Para profesionales que quieran mejorar sus competencias, visibilidad y habilidades

¿Luchas contra los ladrones digitales del tiempo?, por @guillemrecolons

Reduciendo la marcha

El fenómeno del downshitfing (reducir la marcha, vivir con menos) arrecia de nuevo con la superconectividad creciente de los entornos digitales. Algo así como los ladrones digitales del tiempo. Si ya era importante en sus orígenes el llevar un equilibrio entre lo laboral y lo privado, entre lo material y espiritual, ahora se alzan voces que claman incluso recuperar los viejos terminales móviles sin conexión a Internet para tener un mayor control de la gestión de nuestro tiempo y, sobre todo, de nuestras prioridades.

¿Somos dueños de nuestra vida?

La cuestión es si somos dueños de nuestra vida o si las interrupciones permanentes en forma de alertas, avisos… se adueñan de nuestro tiempo. Muchos hemos caído en el fenómeno de la sobre-saturación de información, que no procede únicamente de las redes sociales clásicas como Twitter, Facebook, Linkedin o Instagram, también de plataformas digitales como Whatsapp, de nuestro correo electrónico y de las “nuevas funcionalidades” que nos avisan siempre que alguien a quien seguimos emite un vídeo en directo (Periscope, Facebook vídeo, Instagram, incluso Whatsapp…).

Posibles rutinas para resolver el problema

La solución a este fenómeno pasa por cuatro rutinas recomendables para reducir la marcha:

  1. Determinar qué fuentes de información y -por tanto, de interrrupción- son prioritarias para nosotros. Por ejemplo, podemos clasificar entre las siguientes:
    • Llamada telefónica de alguien de nuestra lista
    • Llamada telefónica que no identificamos, y que puede ser spam, pero también alguien que nos trae buenas noticias
    • Medios tradicionales (TV, prensa, radio…)
    • Correo postal
    • Correo electrónico. En este sentido, plataformas como GMail que distinguen entre correo normal, social o promociones, son de gran ayuda.
    • Mensajería instantánea: Desde las app como Whatsapp, Telegram o Line hasta los mensajes directos de Messenger (Facebook), Twitter, Instagram…
    • Redes sociales: Menciones directas, etiquetados en fotografías o vídeos…
    • Smartphone: Notificaciones procedentes de apps, de redes sociales, correo electrónico, Whatsapp
    • Medios de comunicación digitales (webs, blogs, portales…)
  2. Colocar nuestra agenda por encima de cualquier fuente de información, dejando que ésta se interrumpa únicamente por aquellas que hemos situado como prioritarias. En otras palabras, dejar un tiempo para cada cosa. Si las redes sociales no son importantes para nosotros lo adecuado sería destinarles un tiempo no pre-asignado a otras tareas. Por ejemplo, tiempos muertos (esperas…) o un momento antes de cenar… Nadie se va a preocupar porque tardemos unas horas en contestar.
  3. Eliminar las notificaciones en el smartphone. Es una solución que muchos psicólogos están recomendando. Significa que cuando quieras ver algo o a alguien, lo harás siguiendo tu voluntad y tus prioridades de tiempo. En Whatsapp y aplicaciones similares, por ejemplo, se pueden “silenciar” grupos (lo más temible) para no estar constantemente mirando el terminal. En las apps de redes sociales sólo hay que eliminar las notificaciones. Así de sencillo.
  4. Desconectar bluetooth y wifi cuando necesitemos concentrarnos en nuestro trabajo o, simplemente, en leer un libro.

¿Más radical?

Quizás no sea necesario recurrir a extremos como recuperar un terminal sin acceso a Internet si seguimos pautas de sentido común y si somos conscientes de que los medios digitales son grandes fuentes de información y conectividad, pero también ladrones digitales del tiempo. El downshitfing digital se va a ir introduciendo en nuestra cultura. Por nuestra salud.

Foto: Unsplash Lionello DelPiccolo

Plan de comunicación personal: ¿Por dónde empiezo?, por @guillemrecolons

El plan de comunicación personal o plan de visibilidad es la última de las etapas del Iceberg de la Marca Personal, la que conseguirá sacarnos del anonimato o potenciar la impresión y difusión de nuestra marca. Podríamos decir que estamos ante la construcción del tejado de la casa, lo que significa que antes habremos consolidado los cimientos (autoconocimiento) y trabajado en la estructura central (estrategia personal). Si no es así, no sigas leyendo, ya que lanzarte a comunicar sin saber qué decir ir como un pollo sin cabeza¹.

 

Plan de comunicación personal, esquema general

el plan de comunicacion personal / guillem recolons / soymimarca

Infographics by Guillem Recolons / Shutterstock

Arrancando el plan de comunicación personal: Objetivo

Date cuenta que he escrito “objetivo” y no “objetivos”. En personal branding el objetivo es uno: conseguir ser reconocido como… Por el momento no necesitamos recurrir a los objetivos SMART, propios del área de comunicación online.

De manera que a modo de ejercicio, te propongo que rellenes las líneas de puntos:

Convertirme en un referente en …………………………………………………….. en la zona ………………………. y con la especialidad ……………………………. y basando mi propuesta de valor en ……………………………………………………………………

Definiendo al público objetivo (target)

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna derecha, definíamos a nuestros clientes. Es lo que Osterwalder, creador del Business Model Canvas, llama “segmentos de clientes”. En otras palabras, a quién ayudas con tu propuesta de valor.

Aquí se trata de definir a quién nos dirigimos, qué segmentos son prioritarios. Se trata de detallar a los que ya son clientes y a los que nos gustaría que lo fueran (potenciales). A modo de ejercicio, escribe 10 empresas que te gustaría que fueran tus clientes. Eso te ayudará a crear un plan para llegar a cada uno de ellos.

En clientes potenciales, es clave que una vez identificados, los prospectemos. Para ello podemos utilizar directorios en papel, revistas sectoriales, directorios online, Linkedin, Twitter…

Prescriptores, socios clave, influencers…

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna izquierda, ahí definíamos a nuestros socios clave, las personas que nos pueden ayudar a llegar a nuestros clientes, nos conocen. Pueden dar fe de que somos buenos en lo nuestro, pueden recomendarnos, abrir puertas. Todos sabemos que es más fácil llegar a un nuevo cliente a través de alguien que a “puerta fría”.

Vale la pena destacar que el mejor prescriptor es un cliente satisfecho, así que yo empezaría por aquí, sin duda. La pregunta es muy sencilla:

En base a la experiencia que tuvimos trabajando juntos, ¿conoces a alguna empresa en la que creas que puedo aportar valor?

Mensaje y contenidos, por eso te recordarán

Este capítulo ya debería estar preparado si has trabajado en la estrategia personal, la segunda fase de trabajo del Iceberg. El mensaje viene determinado por la propuesta de valor y por la definición del territorio de marca.

Propuesta de Valor

Para encontrar tu propuesta de valor te puedes hacer estás preguntas:

¿Cómo añado valor a mis clientes / accionistas / jefes / pacientes….?
¿Qué problema soluciono?
¿Qué necesidad puedo satisfacer?
¿Qué salen ganando si me contratan?
¿Qué ofrezco yo adicional, diferente?

¿Un ejemplo? “Puedo organizar un evento que aumentará el tráfico de clientes y tus ventas”

Territorio de marca

Por su lado, el territorio de marca personal es un espacio competitivo donde conceptualmente nuestra marca personal tiene una serie de oportunidades. Definimos qué lugar queremos ocupar en el mercado, cómo queremos competir, y con qué queremos que se nos asocie. Por ejemplo, ¿qué espacio ocupa para tí BMW? ¿Tecnología, diseño o experiencia? Y ahora pregúntate ¿Qué espacio ocupo yo?

Para definir el territorio de marca te aconsejo la lectura de este post de Iván Díaz (Branzai), en el que también se apoya en los 12 arquetipos de Jung para definir un territorio de marca personal.

Construcción del mensaje

Llegados aquí, podemos crear una estructura básica. Luego el trabajo es adaptarla a distintos medios. Una fórmula puede ser

Mensaje = Nombre + Cargo + Empresa + Propuesta de Valor + Territorio de Marca

Hola, me llamo ………………………….. soy ……………………… en la empresa …………………………….puedo conseguir que su negocio / marca alcance ……………………………………………………………….. y baso mi método de trabajo en …………………………………..

Contenidos

Ahora se trata de crear un listado de los 5 temas principales de los que tenemos autoridad. Por ejemplo, si eres interiorista puedes hablar de análisis previos, de espacios, de iluminación, de muebles, de experiencia, de colores…

Y lo más importante, se trata de crear un calendario y planificar esos contenidos en el tiempo y en los medios. Hablaremos de contenidos con más detalle en un monográfico. El tema lo merece. Recordemos que cada vez más nos recordarán por lo que creamos y compartimos.

Medios

De nuevo ¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Sí, cuando definíamos los canales nos referíamos a eso, a los medios. Los que ya utilizamos (si tienen éxito) y lo que no pero deberíamos. Por regla general aquí todo el mundo piensa en internet y las redes sociales, pero hay vida fuera de internet, y recordemos que muchos tratos se cierran con un apretón de manos real.

No se puede recomendar los mismos medios para todo el mundo. A un cantante de rock, por ejemplo, Linkedin puede no aportarle gran cosa a priori. Por eso, para saber qué medios elegir dependes de tres factores:

  1. Qué medios llegan a tus clientes (afinidad). Es el punto clave. Si decides basar toda tu acción de comunicación en Instagram y tus clientes son abogados senior, fracasarás con seguridad.
  2. Presupuesto disponible. Quítate de la cabeza que los medios como blogs y redes sociales son gratuitos. Escribir este post me ha llevado tres horas, y time is money. Si dispones de presupuesto puedes utilizar medios clásicos offline (escribir un libro, aparecer en anuncios de radio, prensa, TV, exterior…), agencias de RRPP para aparecer en medios (formato redaccional). O medios online: banners, redes sociales, web, blog, campañas social media…
  3. Dominio del medio. Sería absurdo tratar de gestionar un blog sin competencias para ello. Así que o descartas, o delegas o te formas. Y lo mismo con redes sociales: No se te ocurra entrar en Twitter sin haber leído algún libro, que los hay. Y vigila si quieres hacer vídeos “busto parlante” o a hablar en público sin haber pasado por un especialista como Alicia Ro, Terry Mclean, Carles Lombarte o Elena Tecchiati.

Como este aspecto da para mucho lo abarcaremos en dos monográficos, uno sobre medios offline y otro sobre medios online.

Un punto importante en comunicación online es definir objetivos S.M.A.R.T., recuerda, Specific (Específico), Measurable (Medible), Achievable (Alcanzable), Result-oriented (Orientado a resultados) y Time-limited (Fecha límite de ejecución).

 

Espero haberte animado a crear tu propio plan. Es un artículo muy breve, pero tienes lo básico para empezar. Para adentrarte en el tema puedes leer el libro de Andrés Pérez Ortega Te van a oir o el de Neus Arqués Tu plan de visibilidad +40.  Y por supuesto, si necesitas mentor, cuenta con nosotros.

¹Expresión by Eva Collado

²Imagen: Pixabay

 

El efecto perverso del mensaje, por @jordicollell

Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad

Joseph Goebels

El caso de Nadia

Recientemente he tenido la oportunidad de participar brevemente en un programa de Equipo de Investigación  de La Sexta sobre el caso de la niña Nadia. Nadia está afectada por una rara enfermedad desde su nacimiento, y supuestamente estaba en riesgo de muerte a corto plazo si no se operaba de manera inminente. El padre se dedicó durante años a levantar fondos procedentes de donaciones particulares, y al final se pudo demostrar que todo era una farsa, el dinero iba a parar a las arcas patenas y era utilizado para mantener un ritmo de vida a todo tren. Un caso de falsedad en el mensaje y de poca seriedad profesional de los medios que no verificaron la veracidad de las fuentes.

¿Cómo ha podido el mensaje de Fernando Blanco, así se llama el padre, calar en la opinión pública durante años? ¿Cómo ha sido posible que no se verificaran las fuentes de información? La respuesta está en la propia estructura del mensaje.

La enfermedad

Nadia es una niña afectada por tricotriodistrofia, una enfermedad de las llamadas raras que provoca entre otros efectos un envejecimiento prematuro. No se puede curar pero se pueden tratar los síntomas, y no produce necesariamente la muerte a corto plazo.

La manipulación

El padre de Nadia vio que la enfermedad de su hija podía ser una fuente de ingresos y se empleó  fondo en explotarla. Los medios de comunicación se pusieron de su parte hasta que El País se puso a investigar y descubrió que era un fraude.

Los antecedentes: La Marca Personal de Fernando Blanco

La huella dejada por el padre de Nadia era la de un pequeño estafador que había pasado una temporada en la cárcel por apropiación indebida de dinero de la empresa para la que trabajaba.

Tenía fama de buen comercial, don de la palabra y fuerte capacidad para convencer y generar credibilidad.

Tuvo frecuentes cambios de domicilio ya que cada vez que era descubierto en alguna de sus fechorías se trasladaba a otro lugar para comenzar de nuevo.

El mensaje: Cuatro relatos en uno

El objetivo del relato ha sido ablandar corazones y predisponer a la audiencia a la donación de fondos de manera rápida y sin hacer preguntas. A la vista de los resultados ha resultado eficaz hasta el descubrimiento de la farsa.

  1. Relato épico: La lucha contra el tiempo. Fernando presentaba la situación como una lucha contra el tiempo: Si no se le practicaba el tratamiento de turno en un plazo corto la niña moriría inexorablemente. Traspasaba la responsabilidad hacia la audiencia: si no colaboráis seréis los responsables de la muerte de mi hija. Es el efecto de cuenta atrás. El tiempo es un enemigo enorme, Fernando un pobre padre, es David contra Goliat.
  2. Relato de buenos y malos. Durante los años que dura la situación hubo de todo gente mala que se aprovecho de los padres para sacarles dinero y personas que ayudaron a pesar de tener pocos recursos disponibles. Entre los malos destacan la figura del mal amigo que se fuga con su dinero, del mal médico que les cobra una barbaridad por nada y del falso organizador de conciertos para recaudar fondos que también les estafa. Por la parte de los buenos aparece una anciana que con una renta de sólo 360€ al mes hace una donación mensual de 5€. Si ella puede ¿no podrás tu dar una contribución para salvar a una niña?
  3. Relato de amor. La familia se vende todas las propiedades para dedicarse en cuerpo y alma a salvar a la niña. El padre anuncia que ha sido diagnosticado de un cáncer de páncreas muy agresivo del que no piensa tratarse porque necesita todos los fondos disponibles para su hija. Aquí traspasa una doble responsabilidad a la audiencia: Si no colaboras ya no va a morir una sino dos personas, ¿a qué esperas?
  4. Relato heroico. En un punto del desarrollo del drama encuentra un especialista de gran renombre que vive en una cueva de Afganistán y ni corto ni Perozo se padre e hija se trasladan bajo las bombas a buscarle con el riesgo que supone para su vida.

El impostor

Los impostores buscan el reconocimiento de los demás atribuyéndose hechos, situaciones y experiencias que no han vivido, no reconocen en su existencia una propuesta de valor suficiente para ser conocidosreconocidos y memorables y cruzan el umbral de la realidad para entrar en el mundo de la ficción. Intentan suplir carencias personales de formación y experiencia y en otros sociales y de relación y al final deciden cambiar la realidad por la virtualidad.

En este caso el padre de Nadia, el impostor, consigue obtener ingresos “vendiendo” la tranquilidad de su audiencia de haber hecho una buena acción, salvar a su hija, a cambio de una donación. Una propuesta de valor clara que se esconde tras un hecho falso que refrenda su impostura.

¿Marca Personal u olvido?

¿Quién se acordará de Fernando dentro de unos meses? Posiblemente su huella quede difuminada y pase a los anales de la picaresca tan en boga en los últimos tiempos. Al final un impostor se convierte en un artefacto, algo que sirve para una finalidad, que se agota cuando es descubierto.

El compromiso del mensaje

Elaborar el mensaje personal es un gran compromiso, y no es delegable. Se puede asesorar, estructurar y ayudar a que tenga un contenido más depurado, pero nadie puede construirlo por otra persona a riesgo de convertirla en un artefacto y en una impostora.

La manipulación acaba creando un efecto perverso del mensaje.

En la imagen: escena del programa de Antena 3 Espejo Público con los protagonistas de esta historia

Enamórate de tu competencia, por @jordicollell

Las empresas pobres se desentienden de sus competidores; las del montón copian a sus competidores; las ganadoras marcan el  camino a sus competidores

Philip Kotler

 

No estás solo. La competencia está ahí.

Aunque no te lo creas, y a pesar de la originalidad de tu propuesta de valor, no estás solo. No te preocupes, no tienes un clon o, por lo menos, es poco probable que sea así, pero seguro que hay varias personas que hacen cosas semejantes a las que tú estás haciendo. Por lo tanto, es importante que sepas qué pasa por el mundo e intentes conocer a tus semejantes.

¿Benchmarking te suena a chino?

Seguro que no. El benchmarking es, ni más ni menos, mirar lo que hace tu competencia para aprender de ella. Si miras estrategias ganadoras, puedes incorporar a la tuya lo mejor de lo mejor y a además mejorarlo todavía más con tu aportación y tu originalidad. Y no te limites a tus competidores inmediatos. Fíjate en aquellas personas que son referentes para ti y mira que puedes incorporar de su manera de hacer aunque su propuesta de valor sea muy diferente a la tuya, no te cierres en tu entorno y abre la mente al mundo.

¿Y esto cómo se hace?

El primer paso ya lo tienes hecho, que es conocerte a ti mismo y tu propuesta de valor pero si quieres poner la guinda al pastel prepara un DAFO de tu marca personal, que todavía te dará más información.

Piensa en quienes son tus competidores pero no pienses en negativo, tus competidores son también tus aliados. Los personal branders hablamos de coopetidores, de colaboradores y competidores al mismo tiempo, es un concepto acuñado por Andrés Pérez Ortega que si lo interiorizas te aportará paz interior y disminuirá tu beligerancia. Al grano, detecta a quien está haciendo algo similar a lo que tu haces y elabora una lista.

Búscales por la red, utiliza las palabras clave que te definen y busca algunas de similares y empápate de lo que están haciendo. Entra en sus páginas, mira lo que comparten en redes sociales y conócelos tan bien como te conoces a ti mismo.

Detecta sus puntos fuertes y aquello que precisamente tu no estás haciendo y sería interesante que hicieras. Vuelve a hacer una lista.

Sonsaca sus puntos débiles y toma también nota para no caer en los mismos, si te equivocas que no sea por tropezar en las mismas piedras en que lo han hecho otros, se original también en esto.

Finalmente mira que puedes incorporar a tu manera de hacer, a tu estrategia. Y no tengas mala conciencia, no estás copiando, simplemente estás investigando para utilizar lo mejor de los mejores y esto es ser creativo.

Invierte tiempo

No caigas en la simpleza de creer que un ejercicio de benchmarking se hace en un plis plas, lleva su tiempo como todas las cosas importantes de la vida. Pero los resultados siempre son positivos, aprendes un montón y mejoras exponencialmente. La inversión vale la pena. Y si no tienes tiempo búscalo o dedícate a otra cosa.

Es una cuestión de hábito

Cuando hayas conseguido analizar a tus competidores en algo rutinario verás que la cosa es más divertida de lo que parece. Convierte el benchmarking en un hábito y entrarás en una dinámica de aprendizaje continuo y ten la certeza de que conforme tu vayas mejorando los demás se fijarán en ti y formarás parte de su entorno de benchmarking. Al final siempre es un ganar-ganar.

Y ahora, manos a la obra

No esperes más y ponte a trabajar con tus competidores. Y si te cuesta y no sabes como empezar aquí nos tienes, Soymimarca te ayudará siempre que lo necesites, cuenta con nosotros.

Imagen: Replashed.com

El combustible del mensaje, por @jordicollell

El liderazgo personal no consiste en una sola experiencia. No empieza y termina con la redacción de un enunciado de misión personal. Se trata más bien de un proceso que consiste en mantener en mente la propia visión y los propios valores, y en organizar la vida para que sea congruente con las cosas más importantes” Stephen Covey

Qué pretendemos cuando trabajamos la estrategia de la marca personal

Saber dónde queremos llegar es imprescindible para tomar el camino correcto. En la gestión de la marca personal cuando hemos definido nuestro proyecto, dibujado el modelo de negocio y profundizado en la propuesta de valor sólo nos falta comunicar definiendo el mensaje. Es aquí precisamente dónde queremos llegar y para ello nos falta todavía recorrer un buen trecho del camino.

Lo que te da sentido debe formar parte de tu mensaje

Si somos capaces de compartir con nuestro público aquello que  da sentido a nuestra vida tendremos la posibilidad de llegar a su corazón y quedarnos en él para siempre. Pero para que esto sea posible nosotros hemos de ser los primeros en tenerlo claro, el proceso es claro: si soy capaz de explicármelo a mí mismo con un lenguaje llano, claro y conciso podré transmitirlo de la misma forma. Por esta razón trabajamos en profundidad sobre el foco de cada cliente, sobre aquello que constituye el eje vertebrador de su existencia y sobre la manera de llevarlo a término. Definiendo la misión y la visión tenemos una parte del mensaje en marcha.

Sin principios no hay memoria 

Nuestro público nos aceptará por lo que seamos capaces de ofrecerle, por la propuesta de valor, nos dejará entrar en su corazón si compartimos con el nuestro foco y nos recordará si transmitimos de manera clara nuestros principios, nuestros valores , aquello a lo  que no queremos renunciar pase lo que pase y que nos ayuda a decir “no” en unas ocasiones y “adelante” sin restricciones en otras. Los principios marcan y definen la consistencia y la coherencia de nuestra marca personal y se guardan en el corazón de nuestra audiencia que es el motor emocional de su memoria.

La coherencia valida o destruye tu marca

Las grandes declaraciones son papel mojado si no van acompañadas de una vida ejemplar. Lo que sólo se dice con palabras y no se valida con actos acaba teniendo un valor escaso y está sometido de manera permanente a la duda.

Vivir la vida con coherencia con la misión y la visión, tomar las decisiones iluminados con sus postulados y amparadas con nuestros valores da una credibilidad irrefutable.

Explícalo siempre que puedas

Exponer situaciones de nuestra cotidianidad que demuestren que estamos viviendo y actuando de acuerdo con los principios que declaramos es imprescindible para que seamos creíbles. Aquí no vale el pudor porque todo lo que los demás no puedan ver pasará inadvertido y quedará aparcado en el mundo de las sombras, no en el las huellas. Esconderse, explicar que vivir una vida en coherencia vale la pena y que es posible aunque no sea fácil es un primer acto de comunicación de la marca personal. Nadie quiere héroes, nuestro público necesita ejemplos de que, a pesar de las contradicciones, de las idas y venidas, de dar dos pasos adelante y una atrás, de los fallos y de o errores, es posible avanzar hacia la coherencia y que es un camino que enriquece. Busquemos siempre ejemplos de nuestra vida que refuercen lo que estamos contando y si no somos capaces de encontrarlos es mejor callar.

Y, una vez más, te vuelve a tocar a ti

¿Tienes definidas tu misión y tu visión? ¿Has identificado tus valores? ¿Puedes ponerte como ejemplo para validar lo que estás explicando? ¿Te cuesta? No lo olvides, trabajar en visión y misión es el combustible del mensaje.

Si no sabes como hacerlo, no lo dudes, llámanos y te ayudaremos.

Foto: Jason Blackeye. Unsplash

¿Aportan los baby boomer valor a las empresas? por @guillemrecolons

Me llamo Guillem Recolons y soy baby boomer. Lo sé, no estamos en una reunión de alcohólicos anónimos, pero últimamente no sabemos hablar de otra cosa que de millennials y centennials. Parece que si no eres generación Y o Z no eres nadie… ¿Qué pasa con los baby boomer? ¿Todavía están ahí? ¿Aportan algo positivo?

La verdad es que estoy en la frontera entre los baby boomer y los Generación X, y quizás mentalmente soy una mezcla de generaciones que incluye también un cierto espíritu millennial. Como muchos de nosotros. No estereotipan por la edad, pero nuestro ADN no puede configurar ni nuestros valores ni nuestra forma de pensar y de comunicarnos.

Muchos Boomers se han retirado, otros lo están planificando, y a algunos nos queda cuerda. Muchos de mi generación no tienen intención de “dejar el ring” hasta que las fuerzas exijan una retirada prudente.

Las empresas, cada vez más juniorizadas

La crisis ha hecho estragos entre los séniors en las organizaciones. Y se ha cebado duramente entre los que están en el paro (desempleo, búsqueda activa o el eufemismo que prefieras). ¿Quién contrata a un senior -por más experiencia que muestre- pudiendo quedarse con un millennial con el salario mínimo?

A pesar del alto índice de paro juvenil, las empresas han preferido sustituir a séniors por júniors para ahorrarse dinero. Y no sólo por eso. Muchos empresarios prefieren formar desde cero a nuevos profesionales antes que tratar de moldear a los que llevan una buena carrera detrás.

Pero hay más razones en la contratación de talento joven: las competencias digitales son nativas, los idiomas van en la mochila y la forma de entender el trabajo y el ocio son diferentes.

¿Qué aportan los baby bommer a las empresas?

Los boomer aportan experiencia a empresas cada vez más juniorizadas. Hay una escena de la película Jerry MGuire en que el protagonista, un tiburón de los negocios encarnado por Tom Cruise, recuerda una frase de su anterior jefe, un baby boomer: “Recuerda: la clave de todo está en las personas”.

El médico y poeta estadounidense Oliver Wendell Holmes, Sr. solía referirse a los jóvenes como los que conocen las reglas y a los maduros como los que conocen las excepciones. Es una buena aportación de valor, sin duda.

Una función interesante de los boomers sería también que las generaciones que llegan tenga muy en cuenta el poder de las relaciones personales en los negocios. Para un millennial, es posible que un lobby represente la “antigua usanza”, pero lo cierto es que hoy las grandes empresas todavía están dirigidas por boomers, especialmente en USA y Japón, donde el respeto a la experiencia es mayor que en España.

Los boomers saben cuándo necesitan delegar

No nos engañemos. Los principales puestos de dirección de empresas del Ibex 35 están ocupados por baby boomer. Sin embargo, el punto débil de esta generación, comparada con Gen X y millennials es la adopción de las nuevas tecnologías. Lejos de asumirlo como una debilidad, los boomers han delegado el uso en los más jóvenes. Ellos, los boomers, creen a pies juntillas en el big data, el data analytics, los CRM, el correo electrónico, la nube…

Quizás tengan más problemas en asumir la comunicación online desde las redes sociales. El entorno les es hostil ya que para ellos las relaciones personales requieren un apretón de manos de por medio, un almuerzo o un encuentro en un club deportivo.

Especialistas en séniors

En cuanto a la experiencia, algunos consultores especializados en séniors están preparándoles para ser asesores externos en StartUps, empresas familiares… ¿Por qué? por su visión global del negocio y su experiencia. Uno de esos consultores, con el que tuve el placer de coincidir hace unos meses en un congreso, es Prudencio López. Si eres baby boomer y quieres seguir dando guerra te aconsejo que visites su web.

También te aconsejo el artículo de la periodista Alba Casilda en el diario Expansión “Los baby boomer vuelven a interesar a las empresas” en que participo junto a otros profesionales.

Imagen: Foto Sushi. Unsplash

Creando alegrías y aliviando frustraciones, por @jordicollell

“Como cuando voy de pesca no pienso en lo que me gusta a mí, sino en lo que prefieren los peces, no cebo el anzuelo con fresas y crema”

Dale Carnegie en el libro “Como ganar amigos e influir sobre las personas” 1936

Todo empieza y acaba en una propuesta de valor 

Si definimos la propuesta de valor como el eje central de nuestro proyecto es natural que le prestemos un poco más de atención. Y esto es lo que hacemos habitualmente con nuestros clientes y lo que vamos a hacer ahora.

Sin una propuesta de valor clara un proyecto está clínicamente muerto porque nadie le va a prestar la menor atención.

Tu público siempre va delante, tú no eres lo importante

Es lo primero que tiene que quedar claro. A menos que tú seas tu propio cliente vale más que te olvides de ti, te pongas a pensar en los demás y en lo que necesitan. Si construyes tu proyecto pensando en ti acabarás muy satisfecho pero solo y pobre como una rata.

Qué significa la expresión propuesta de valor

Es extremadamente fácil de explicar: la propuesta de valor es aquello que es útil para los demás, que les soluciona un problema o les satisface una necesidad o les alivia de un mal trago o…y pon aquí lo que se te ocurra.

Lo que seguro que no interesa a tu público son tus problemas, tus frustraciones o tus necesidades a menos que sean compartidas.

Qué necesitan los clientes

  1. Tener alegrías, es decir conseguir aquello que necesitan o les aporta sentido.
  2. Aliviar frustraciones que son los malos resultados, los riesgos y los problemas que se presentan en su vida tanto laboral como personal
  3. Conectar las alegrías y las frustraciones con su vida o que les quede claro que lo que ofrecemos y solucionamos esté realmente conectado con ellos.
  4. Que la propuesta de valor se traduzca en una oferta clara por nuestra parte de productos o servicios.

Conoce a los clientes como a ti mismo

Saber lo que necesitan, lo que les falta, que es lo que les hace felices o sufrir.

Y sobre todo, qué puedes hacer tu para aliviar el dolor, aumentar la felicidad o satisfacer su necesidad.

Qué características tiene  las grandes propuestas de valor

Ostewalder, Pigneur, Bernada y Smith lo resumen en 10 características que  giran alrededor de lo que venimos diciendo:

  1. Se afianzan en grandes modelos de negocios
  2. Se centran en los trabajos, frustraciones y alegrías que más les importan a los clientes.
  3. Se centran en trabajos no solucionados, frustraciones no resueltas y alegrías no obtenidas
  4. Tiene como objetivo pocos trabajos, frustraciones y alegrías pero se centran en ellos extremadamente bien.
  5. Van más allá de los trabajos sociales y abordan los emocionales y sociales.
  6. Están en consonancia con el modo con que los clientes miden el éxito
  7. Se concentran en los trabajos, frustraciones y alegrías que tiene mucha gente o por los que pagarán mucho dinero.
  8. Se diferencian de la competencia en los trabajos, frustraciones y alegrías que les importan a los clientes.
  9. Superan a la competencia de manera significativa por lo menos en un ámbito.
  10. Son difíciles de copiar

¿Sobre qué se puede aportar valor?

En el libro Generación de Modelos de Negocio se presentan 11 elementos que pueden contribuir a la creación de valor para tu público:

  1. Novedad
  2. Mejora del rendimiento
  3. Personalización
  4. El trabajo, hecho: outsourcing
  5. Diseño
  6. Marca/estatus
  7. Precio
  8. Reducción de costes
  9. Reducción de riesgos
  10. Accesibilidad
  11. Comodidad/utilidad

Y, como siempre, te toca a ti…

¿Cómo enfocas tu propuesta de valor? ¿Qué alegrías aportas? ¿Qué frustraciones alivias? ¿Con qué productos o servicios lo haces?

Si te cuesta ponerlo en limpio, llámanos. Te ayudaremos.

Imagen: Aziz Acharki

Que tu proyecto camine desde el principio, por @jordicollell

Si crees que eres demasiado pequeño para marcar la diferencia es que nunca has dormido con un mosquito en la habitación. Proverbio africano

Lo primero es empezar con buen pie con tu proyecto

Ya tenemos una idea, un proyecto, un sueño que quieren tomar forma y hemos de dar los pasos necesarios para que esto sea posible. Lo más importante es ponerse a caminar sin demoras y sin complejos. De lo contrario puede ser que la oportunidad pase de largo.

Los proyectos son iniciativas que desde su nacimiento se mueven en condiciones de gran incertidumbre, por lo que hemos de dotarnos de las herramientas para hacerlos lo más sencillos y comprensibles que se pueda. Esto no nos garantiza el éxito, pero sí que nos pone en situación de empezar lo más rápido posible.

La herramienta

Nosotros recomendamos la elaboración de un modelo de negocio utilizando la herramienta del lienzo o business model canvas que permite plasmar en un espacio reducido toda la complejidad de un proyecto.

Se trata de plasmar en una hoja de papel, en un lienzo, nuestra idea como si ya fuera un negocio y para ello se utilizan nueve apartados: Propuesta de Valor que ofrecemos ,en que Actividades Clave se concreta y qué Alianzas debemos configurar. Clientes a los que nos dirigimos, Relaciones que queremos establecer con ellos y a través de que Canales queremos conseguirlos. Y para acabar abordamos los Flujos de Ingresos y la Estructura de Costes.

Si conseguimos transformar el proyecto en un modelo de negocio ya tenemos hecha una parte del recorrido.

Todo empieza y acaba en una propuesta de valor

Todo empieza con una propuesta de valor dirigida a un segmento de clientes con los que entramos en relación a través de un canal online u offline estableciendo unas relaciones determinadas. El inicio de un modelo de negocio y el primer objetivo es establecer de manera clara si lo que ofrecemos es realmente de valor para nuestro público, si es realmente lo que quieren y sobretodo cuanto están dispuestos a pagar. 

Validar el modelo con el público objetivo 

Antes de enzarzarnos en gastos quizás vale la pena preguntar a nuestros clientes si las hipótesis en que hemos basado nuestro modelo son consistentes. Fundamentalmente las que se refieren a la propuesta de valor, los productos y las relaciones. Preguntar es de sabios y ganaremos más de lo que creemos y hasta puede ser que nuestro modelo crezca, os lo digo por experiencia. Y, por cierto, se trata de un trabajo interactivo de co-creación que por algo estamos en la era 3.0.

Ir de menos a más

Siempre que sea posible hemos de empezar por la versión más simple de nuestra oferta de manera que sean los propios clientes los que pida más al darse cuenta que lo que hacemos les aporta valor. En lenguaje de las lean start up se llama producto mínimo viable.

¿Y qué pasa si falla?

En un entorno clásico normalmente abandonamos porque fruto de la planificación previa ya hemos invertido tanto que el cambio se hace complicado, en cambio, en una mentalidad de lean start up cambiamos de rumbo, pivotamos, para tomar un nuevo enfoque.
En los proyectos como en la vida la posibilidad de pivotar nos hace flexibles, adaptables y capaces de evolucionar para tener éxito y no desaparecer.

Y, una vez más, te toca a ti

Ahora saca tu proyecto del armario, de tu cabeza o de la hoja de papel y conviértelo en un negocio. Ya verás como nunca te arrepentirás.

Foto: Boris Smokrovic / Unsplash

Las herramientas no solucionan el problema, por @guillemrecolons

Últimamente parece que sí no se habla de herramientas para resolver esto o aquello no somos nadie. Veamos, si un fontanero no sabe cómo resolver un problema, por muchas herramientas que lleve consigo no lo va a lograr. 

La estrategia por delante de las herramientas

A veces presento planes en que la estrategia representa una parte fundamental, la gran guía. Y curiosamente algunos clientes no están dispuestos a pagar por ella. Prefieren pagar por la aplicación en planes de acción, es decir por el uso de herramientas. 

Cualquiera puede usar una herramienta, no todo el mundo puede definir una estrategia

Lo que nos da valor no es el uso de herramientas, ya que para ello podemos formarnos, leer manuales, ver tutoriales en YouTube (adivino tu sonrisa). Lo que nos da valor, lo que refuerza nuestra marca personal es el pensamiento estratégico. Y para eso no bastan los tutoriales de YouTube. 

¿Cúanto vale tu forma de pensar?

A menudo utilizo el símil del buen fontanero que al ver que una caldera de calefacción a gas no funciona, sencillamente ajusta una tuerca. El cliente, estupefacto, se pregunta por qué debe pagar tanto dinero por haber usado una llave inglesa en un acto de 30″. El fontanero tiene la respuesta: usted no me paga por utilizar una llave inglesa en pocos segundos. Me paga por saber cuál era la tuerca que se debía ajustar para resolver su problema. 

Nos pagan por pensar, por resolver problemas y por plantear oportunidades. 

No ajustamos tuercas, resolvemos problemas

Una de las dificultades de muchas profesiones es que a menudo se quedan con la explicación del método y obvian la solución del problema. 

Me pasa a mi, como personal brander. A veces dedico más tiempo a explicar en las herramientas que emplearé para resolver un problema (algo imitable) que en la idea diferencial que resolverá el problema y en las consecuencias (beneficios futuros) de esa estrategia. 

Una vez más, la propuesta de valor

No olvidemos la propuesta de valor, aquello que justificará que nos paguen más que a otras personas (o que, sencillamente, nos elijan), y que tiene mucho que ver con la creatividad, la planificación, el pensamiento estratégico. Nuestro método (herramientas) nos puede ayudar a diferenciarnos, pero es vulnerable e imitable. Nuestra forma de pensar es única.

Te deseo una semana inspiradora.

Imagen: Felix Rusell-Shaw. Unsplash

Tus sueños pueden ser realidad (si tu quieres), por @jordicollell

“Toma una idea. Haz de esa idea tu vida, piensa en ella, sueña con ella, vive en esa idea. Deja al cerebro, los músculos, los nervios, todas las partes de tu cuerpo, llenarse con esa idea, y simplemente deja sola cualquier otra idea. Este es el camino al éxito”.- Swami Vivekananda 

Tu proyecto es tu sueño

Dejamos marca, entre otras cosas, porque tenemos  capacidad para transformar el mundo que materializamos a través de nuestro proyecto.  Detectadas y consensuadas las competencias con nuestros clientes el paso próximo es definir cual es este proyecto que le distingue del resto porque es personal e intransferible.

Nosotros empezamos hablando de sueños porque detrás de cada proyecto exitoso ha habido un sueño, una intuición una iluminación, un algo que ha encendido la mecha de la pasión y es lo que ayudamos a nuestros clientes a identificar.

Se trata de un trabajo personal e individual

La reflexión para esta toma de consciencia de lo que te ilusiona sólo la puede hacer cada cliente y el consejo general es buscar un lugar tranquilo, tener papel y lápiz a mano o el ordenador a punto y dejar fluir las ideas sin poner trabas ni cortapisas. Un buen filtrado posterior ayudan a separar el grano de la paja. Al final todos lo hemos hecho en algún momento de nuestra vida y cuando nos hemos retrasado en tener claro que es lo que realmente queremos hacer hemos tenido la sensación de ir a la deriva, con los motores parados.

La metodología cuenta

Aunque el trabajo es único y exclusivo de cada persona los consultores en marca personal aportamos la metodología para que que este proceso de toma de consciencia, búsqueda y selección de los sueños que se transforman en proyectos sea más ágil y eficaz. Es cierto que lo podemos hacer solos, pero con la ayuda de un experto los resultados serán más rápidos y completos. Del mismo modo que acudimos al sastre o a la modista para hacernos un traje o un vestido que se ajuste a nuestras necesidades nosotros, los consultores de Soymimarca,  te ayudaremos a que tu proyecto tenga todos los elementos necesarios para que pueda transformarse en algo realizable y con garantías de éxito.

Pasar de lo inmaterial a lo material

Cuando el sueño no se materializa se queda en eso, en una idea. ¡Cuántos sueños se han quedado en el camino por falta de puesta en práctica! Nuestro primer compromiso es convertir lo que es etéreo en concreto y lo que es intangible en material. Por aquí comenzamos siempre dibujando la idea de manera que se pueda descomponer en as partes necesarias para que pueda llevarse a cabo de manera realista. Siempre elaboramos un cuaderno de ruta.

El mapa no es el territorio, pero ayuda a situarte

Nosotros recomendamos el uso de los mapas mentales para tangibilizar las ideas. ¿Qué es un mapa mental? Es una herramienta que nos permite desarrollar una idea compleja de manera intuitiva y visual y dar un empujón a nuestro pensamiento creativo .

Para generar un mapa mental se parte de una idea que se sitúa en el centro de una hoja de papel y a su alrededor  unidos por líneas de manera que formen una especie de racimo se van describiendo los elementos que dependen de ella.  Se pueden utilizar palabras, imágenes o dibujos manteniendo siempre una estructura muy esquemática que defina  la esencia de la idea o proyecto que queremos desarrollar.

Los  mapas recuerdan las ramas de un árbol, las formaciones de coral, las redes neuronales y otras formas que encontramos en la naturaleza.  Del concepto central parten ramas que conducen a los detalles y que as su vez se ramifican y se interconectan unos con otros.

El proyecto no lo es todo. Necesitas validarlo

Para que un proyecto sea factible debe ser útil a los demás. Si lo que definimos sólo nos satisface a nosotros no llegará muy lejos.

Para validar una idea la hemos de transformar en algo que sea entendible para sus usuarios potenciales y es precisamente esto lo que vamos a desarrollar en el próximo artículo.

Y ahora te toca a ti

Piensa en lo que realmente te ilusiona, busca un lugar tranquilo y tómate algo de tiempo y deja ir tu imaginación. Desgrana las ideas que te vayan saliendo hasta que encuentres aquella que realmente te emocione.

Construye seguidamente tu mapa mental y espera a la próxima semana para seguir adelante.

Y por supuesto si necesitas ayuda llámanos, nuestra experiencia y metodología te están esperando.

Imagen: Unsplash