Qué pasa cada segundo en Internet, y cómo afecta a tu #marcapersonal, por @guillemrecolons

Internet no es Matrix, es el reflejo digital de lo que hacemos

En lo que tardemos en leer este post, aproximadamente tres minutos, se habrán enviado 66 millones de mensajes más en Whatsapp, habrá 10 millones más likes en Facebook, 7 millones más likes en Instagram, 1,2 millones de nuevos tweets, 18 millones más de visionados en YouTube…

Lo cierto es que las cifras marean, y lo que indican es que Internet no es Matrix, no se trata de un mundo recreado para ilusionar a nadie: es el mero reflejo digital de la vida real.

Se habla mucho de los peligros de internet, del mal uso de las redes para nuestra marca personal, de la falsa imagen que generan algunos en ese medio… Nada nuevo. Nada que no se haya producido en el entorno real: siempre ha habido timadores, trolls, aprovechados. Lo único que hace Internet es que amplifica y acelera los procesos. Si un estafador del timo piramidal podía llegar a 300 personas, en Internet el mismo esfuerzo le puede acercar a 300.000, es lo que se conoce como long tail o cola larga, ingresos muy pequeños pero generados a gran escala.

 

powered by Betfy.co.uk

Cuál es la parte positiva y cómo afecta a nuestra marca personal

El desarrollo de Internet hacia un servicio de mejor usabilidad, intuición y cada vez más alejado de los dispositivos tradicionales (PC, tablet, smartphone) está siendo real gracias al IOT, Internet of Things (Internet de las cosas) que nos permitirá ejecutar ciertas tareas rutinarias de forma automática, y por tanto, mejorará nuestra calidad de vida. Una nevera conectada a Internet puede enviar un pedido al supermercado cuando detecte que se ha terminado un alimento “esencial”. En mi ciudad hay varios miles de motos conectadas a Internet que puedo reservar a través del teléfono móvil y que puedo activar o desactivar. El servicio no es nuevo, funciona y está establecido.

El BigData, otro de los grandes aplicativos del estudio de los grandes movimientos en Internet, nos permite ya crear modelos predictivos muy fiables. Permite también reforzar la toma de decisiones sumando a la experiencia y la intuición un conocimiento profundo de la realidad de muchos datos  acumulados.

La automatización de procesos y la AI (Inteligencia artificial) está siendo otro aliado de la transformación digital, que transformará muchos puestos de trabajo en un movimiento semejante pero con mayores consecuencias que la revolución industrial. Amazon dispone de robots para quitar y poner cargas en sus almacenes, pero necesita personas humanas que lo gestionen, programen, supervisen y midan. El mozo de almacén quizás desaparezca, pero en su lugar estará el controlador de almacén.

Tanto el IOT como el Big Data como la inteligencia artificial y la automatización pueden ser herramientas que nos ayuden a gestionar mejor nuestra marca personal. La cuestión no es preguntarnos qué herramientas hay para hacerlo ya, sino pensar en qué herramientas nos vendrían bien para agilizar nuestro trabajo, conectar mejor con nuestros clientes o analizar a tiempo real si las métricas de lo que hacemos se ajustan a nuestros objetivos. Y dicho esto, recalco la importancia de los objetivos sobre las herramientas.

La parte negativa es inevitable, y hemos de aprender a convivir con ella

Hace pocos días, Enrique Dans se preguntaba si un presidente puede bloquear a sus ciudadanos en las redes sociales. Sr. Dans, usted sabe que puede hacer más que eso: puede bloquear el acceso a determinados contenidos en la red, puede establecer la censura -como sucede en muchos países-, puede restringir o alterar las señales de wifi y puede lanzar ciberataques contra sus adversarios.

Ayer, sin ir más lejos, un reportaje titulado “Las cloacas de Interior” emitido por TV3 fue bloqueado por el gobierno español para su emisión fuera de las fronteras del estado. En mi pueblo a eso se le llama censura. En el tuyo también, imagino.

Cuanto más evolucione Internet y la transformación digital, más evolucionará la maldad, lo hará en la misma proporción: un IOT para hacer daño, un Big data para hacer daño y procesos de inteligencia artificial para hacer daño. Eso sin hablar de los ciberataques, los virus, malware…

Cuanto más digital, más humano. Exquisita contradicción

Puede parecer contradictorio, pero el avance digital está ligado al avance e implantación de la inteligencia emocional, del la potenciación del Brand Engagement a través de personas (people trust people), del desarrollo de las competencias transversales soft, de técnicas como el mindfulness… No es una contradicción, es la necesidad de contrarrestar la robotización a través de la humanización. No nos conformamos en saber quién es un posible contacto, queremos saber cómo es, cuál es su relato, su propuesta de valor, qué valores le mueven y qué causas le importan.

Internet es sin duda uno de los mayores avances de los últimos siglos. Tiene su lado malo, pero también nos está ayudando a conocer a personas en la distancia que de otra manera sería complejo conocer. Por una vez, veamos el lado positivo y pensemos qué podemos hacer, cómo Internet puede contribuir a mejorar nuestras vidas… y gestionar con mayor eficacia nuestra marca personal.

Imagen cabecera: Google CC Search Stratcont

 

Y erre que erre con la Marca Personal, por @MMercedesRomero

Algunos profesionales os habéis vuelto locos, sólo os oigo hablar de marca personal, que si un evento de marca personal por aquí y otro por allá, que si quieres conseguir un empleo tienes que tener una buena marca personal, que si hay que ver ese foro o webinar de marca personal, últimamente oigo marca personal por todos sitios… como si fuese la panacea y la solución a todo! Los de RRHH debemos dejarnos de tonterías y dedicarnos a lo “nuestro” y dejar de estar erre que erre con la marca personal…

Esto es lo que piensan, sin filtros, algunos profesionales de RRHH y me consta, no sólo porque he tenido oportunidad de leerlo sino también de escucharlo, y es que es verdad, en parte llevan razón, últimamente nos encontramos la expresión marca personal por todos sitios, pero ¿nos hemos preguntado por qué?

Te resumiré como profesional de RRHH cuáles son las 10 claves por las que creo que no debemos perder de vista este concepto:

1.- La marca personal no es ninguna moda, no es nada nuevo, de hecho, ha existido siempre, la única diferencia es que antes no teníamos el altavoz de las redes sociales para mostrarla, así que más te vale que asumas que este término tiene que tener un lugar dentro de los planteamientos estratégicos de RRHH si no quieres quedarte fuera de lugar, y obsoleto.

Ah! Y recuerda que tú también como profesional de RRHH dejas tu marca personal, con lo que dices y con lo que callas, con lo que haces y, sobre todo, con lo que no haces.

2.- La marca personal no es sólo la herramienta que necesitas para encontrar un empleo, sino que es el instrumento que pone a disposición de RRHH facilidades para encontrar ese valor añadido que necesita tu organización. Debes dejar de reclutar sin más, y empezar a mirar más allá de los curriculums.

3.- Como buscador de talento ¿qué quieres para tu organización o empresa? Quizás más de lo mismo, más trabajadores o más marcas blancas? Ahora, querido profesional, y gracias a ese vocablo que todavía no te convence, tienes la oportunidad de sacar partido a ese cambio de paradigma de tu sector y del mercado laboral, gracias a ella tienes la oportunidad de poder elegir a ese profesional que tiene la llave a tus problemas, ese que está más cerca de tu cultura de empresa, ese que aporta no sólo lo que sabe, sino todo su talento social con todo el mundo de relaciones e influencias de su 2.0.

4.- Qué no! Que la marca personal no resta a tus candidatos y a tus futuros colaboradores, no es ningún arma que se vuelva en tu contra, ese arma, como tú lo llamas, bien gestionada, te va a permitir saber incluso antes de contratar a quién tienes en frente, qué hace, y qué valor y qué talento puede aportar a tu empresa.

5.- Elimina de una vez por todas y de un plumazo tus creencias limitantes, el acceso a la información se ha democratizado, gracias a Dios! Si piensas que lo que pasa en tu casa, se queda en tu casa, andas muy equivocado. Afortunadamente, la información ya no fluye en un único sentido, aquí hace tiempo que entró en juego, el término “participación” jugando las dos partes en igualdad de condiciones.

6.- Propicia e invierte en cambios desde el proceso de selección, los candidatos de hoy en día saben lo que quieren, eligen dónde quieren trabajar y tienen información previa, te conocen y saben qué haces y cómo lo haces, es evidente que si no eres su mejor opción terminaran en brazos de otra. No tengas miedo a mostrarte y no tengas miedo a dar cabida en tu organización a profesionales con otra visión diferente a la tuya, es probable que esa diversidad sea beneficiosa para las dos piezas del puzle.

7.- Marca Personal, una relación win-win.  Mientras que para la empresa se trata de una inversión, porque los beneficios retornaran en clave de embajadores de marca, para los colaboradores esto les va a permitir seguir publicando sus contenidos y proyectos con total libertad, seguir re-inventándose, conectando y haciendo crecer su Red.

8.- Marca Personal, un proceso continuo de aprendizaje, gente que entiende la marca personal como una forma de vida, dispuestos a aprender y re-aprender una y otra vez, gente que no tiene suficiente y que están siempre en un proceso de formación continua, y no hablo sólo de nuevas tecnologías, aunque es evidente que éstas tienen un peso muy pero que muy importante.

9.- Dejar entrar la marca personal en tu empresa hará que tengas que revisar y poner patas arriba tu casa, empieza por analizar determinadas normas que ya no tienen valor, procedimientos que ya no aportan, nadie dijo que fuera fácil, pero quizás ha llegado el momento de dejar atrás esa imagen de empresa “de siempre”.

10.- Da el paso de una vez por todas, deja de ser simplemente ese profesional de RRHH, ese que elige o recluta, y pasa a ser un Gestor de Marcas. ¡Venga! Reconócelo, los de RRHH llevamos años reclamando un papel protagonista en la organización, llevamos mucho tiempo pidiendo cambios y que nos dejen aportar y participar en éstos, gracias a la marca personal tienes una oportunidad única, la oportunidad de:

  • Ser impulsor del cambio
  • No perder de vista el objetivo de las marcas personales de tus colaboradores
  • Incrementar el compromiso y la vinculación con tus trabajadores

Qué, ¿seguimos erre que erre con la marca personal o prefieres que volvamos a lo mismo de siempre? Tú eliges.

Imagen: Manuel Morillo @MMorilloFoto

 

Faltan solo 3 días para uno de los mayores eventos de marca personal. En formato webinar ¿Aún no te has inscrito? Es gratuito. Clica en este banner:

Personal Branding Lab Day 2017 / Webinar

El álter ego de la marca personal, por @SYimin

El álter ego, es una frase muy usada y escuchada en estos últimos años; pero ¿Puede influir a la marca personal? ¿Puede ser positivo o negativo?, por ello antes de comenzar debemos conocer el significado de esta frase:

¿Qué significa álter ego?

El álter ego significa ‘el otro yo’; en ocasiones se utiliza para referirse a la doble personalidad de alguien; esto significa que es cuando una persona se muestra o comporta de un modo diferente en un sitio y de manera muy diferente en otro, como si tuviera dos personalidades. Sin embargo originalmente la expresión álter ego no tenía que ver con esta dualidad de la personalidad que hoy en día, ya que el creador de esta frase es del  famoso filósofo y matemático griego Pitágoras, donde el significado real es  ‘qué es un amigo’. Donde hace referencia a aquel que se mira en su propio reflejo en el agua, contestó: ‘Un amigo es otro yo’.

Partiendo desde este punto, una persona tiene diversas personalidades. Por tanto hay diferentes álter egos o sub-personalidades que se pueden asumir a lo largo de nuestra vida donde dependiendo de la circunstancia se van desarrollando algunas facetas, pueden ser el del  protector, el de rumbero, el de controlador, el de héroe, el de víctima, entre otros.

¿Es necesario tener un álter ego?

¿Sabes quién es Stefani Joanne Angelina Germanotta? Puede ser que no la conozcas a esta persona pero si te digo que ella es el álter ego de Lady Gaga ¿Te sorprendiste? Si te sorprende entonces puedes entender el poder del álter ego, ya que tener diversas personalidades te ayuda a ser multifacética, por ello a lo largo de la vida podemos desarrollar álter egos para poder adaptarnos a cada situación y vivir una vida plena. Te estarás preguntando ¿Por qué una vida plena? Porque tener diferentes personalidades te ayuda a proyectar y expresar tu propio espíritu.

Pero

¿Puedes nacer o crear un álter ego?

Realmente puedes nacer y crear tus diversas personalidades y así mostrarlo a flote, dependiendo de la situación, circunstancia e influenciado por las experiencias vividas y las circunstancias que nos rodean. Si naces con él, es lo mejor del mundo  ya que te ayuda a defenderte y desarrollarte no solo a nivel personal sino también a nivel profesional, personalmente te puedo contar de mi experiencia personal que me ha hecho madurar de manera rápida pero hay que ir fortaleciendo nuestra base.

Pasos crear un álter ego

Antes de crear un álter ego, hay que responder diversas preguntas ¿Para qué deseas desarrollar un álter ego? ¿Qué quieres conseguir a través de él? ¿te ayudará a alcanzar tu sueño? ¿te servirá para proyectar tu imagen como profesional? Lo más importante de un álter ego es que no debes perder la vista de tu objetivo real.

Paso 1: Define la personalidad de tu álter ego.

Debes definir las características de tu álter ego, normalmente posee una personalidad y habilidades diferentes de la principal.

Paso 2. Crea una apariencia e imagen para tu álter ego.

Define bien la imagen que quieres proyectar, describe la historia detrás de tu álter ego, define los proyectos que quieres lograr a corto y a largo plazo.

Paso 3. Dale un nombre a tu álter ego.

Ponle nombre a esta nueva identidad que estás desarrollando, recuerda que una nueva personalidad puede estar de por vida o mantenerse en períodos importantes de tiempo, por ello es necesario que siempre realices un autoanálisis para mantener siempre los pies en la tierra.

Paso 4. Desarrolla nuevas habilidades y hobbies.

Recuerda que dependiendo de tus nuevos álter egos debes desarrollar y afinar tus nuevas habilidades y hobbies que te permitirán proyectar e impulsar tus nuevas facetas y personalidades.

Pero

¿Cómo el álter ego puede impulsar una marca personal?

Desarrollar diversas personalidades nos permite crecer y poder adaptarnos a cualquier momento durante el desarrollo de nuestra marca personal, recuerda que una marca personal tiene por objetivo dejar una huella en el mundo y ser un referente en el área que se quiere desempeñar, durante este trayecto si un profesional no desarrolla sus diferentes personalidades y no lo sabe controlar puede afectar al crecimiento en su carrera profesional.

Un álter ego es un gran aliado para nuestro crecimiento, imagínese que cada álter ego es un pétalo de rosa, donde cada vez que una rosa tenga más pétalos da una imagen imponente, robusto y posee una belleza radiante; por ello para tener diversos álter egos debemos vivir una gran diversidad de circunstancia o situaciones que pone a prueba nuestra constancia, adaptabilidad y tiempo de respuesta.

Álter ego en un mundo virtual

Desde los inicios del internet y el surgimiento de las comunidades virtuales y digitales se han hecho mucho más conscientes los álter egos de los usuarios, y las grandes ventajas que puede tener, ya que el mundo digital te da el poder expresarse más libremente. Por esta razón es que cada vez más personas crean álter egos para ser lo que aspiran o desean ser. Podemos ver este comportamiento a través de los diversos nombres de usuarios o la descripción de los perfiles en las redes sociales, por supuesto no todas las personas lo hacen pero si la gran mayoría, pero ¿por qué las personas crean nombre falsos? Para mantenerse en el anonimato y así sentirse más seguro a la hora de expresarse y “enfrentarse” a alguien de manera digital. A parte de ello un álter ego también les da más privacidad y así separar su vida profesional de su vida personal.

En fin, tener un álter ego te permite protegerte contra las opiniones, ataques y prejuicios de otras personas. Existen personas que quieren crear una nueva vida desde cero y ser alguien que no es, pero ¿está correcto hacer esto? Depende mucho, ya que jamás debemos dejar que nuestra vida digital nos aísle de la realidad y nos impida vivir.

Sin embargo, debemos tomar:

Precaución con el álter ego dentro de una marca personal

Hay muchas personas que asocian el álter ego como algo negativo o bipolar, sin embargo hay una gran diferencia entre bipolar y álter ego. La bipolaridad son cambios marcados o extremos en el estado de ánimo, donde una persona puede sentirse triste o deprimida, también pueden alternar con períodos de sentirse muy feliz y activa o malhumorada e irritable. Y el álter egos son diversas personalidades que pueden desarrollar las personas, que nos permiten adaptarnos a un medio que no siempre es agradable, fuera de nuestra zona de confort, impulsándonos a convertir nuestras debilidades en fortalezas y reforzar las fortalezas.

Sin embargo, el álter ego en cierta forma es una manera de idealizar lo que nos gustaría ser, o cómo nos gustaría actuar, pero internamente no podemos realizarlo realidad, por ello siempre debemos siempre ser realista y no abusar los álter egos. En ocasiones muchas personas desarrollan diversos álter egos para escapar de la realidad que están viviendo o pretender vivir una vida que no es la propia.

Por ello te invito leer el siguiente artículo de 10 consejos para evitar perder una marca personal

¿Qué tipo de álter ego has creado?

Imagen Lady Gaga: Wikimedia Commons

¿Aún no te has inscrito? Clica en este banner:

Personal Branding Lab Day 2017 / Webinar

A tu mejor versión le sobra firmar autógrafos, por @doctorbrandorg

¿Qué es un genio?

El Diccionario de la RAE define el genio como «una capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables». Sin pretender polemizar en lo que concierne a la definición de la genialidad en el ámbito de las manifestaciones artísticas, sí me gustaría expresar aquí mi opinión al respecto.

Pero hay algo más. La mejor versión. En personas como tú.

Aun siendo consciente de la facilidad y habilidad innata de algunas personas para el desarrollo de algunas actividades, creo que la genialidad es una consecuencia del esfuerzo, la dedicación, el trabajo y la constancia, más que el resultado de un pacto con las musas. En vez de hablar de genialidad, me gusta pensar en la mejor versión de nosotros mismos, esa que todos tenemos, no solo aquellos seres tocados por la divinidad. Digamos que esa mejor versión es la genialidad de las personas normales, que dan lo mejor de sí mismas en base al autoconocimiento para alcanzar la excelencia en aquellas actividades que desarrollan con el consiguiente aporte a la sociedad y a su propio placer por el objetivo cumplido.

Hope, música y esperanza

Recientemente, gracias a una sorpresa de mi amiga Susana para celebrar mi cumpleaños, he tenido la suerte de poder escuchar al violinista Daniel Hope, también en esta ocasión actuando como director de la Orquesta Sinfónica de Barcelona. Durante la actuación tuve la ocasión de reflexionar y de tratar de entender y profundizar sobre este tema, y llegué a trazar una fórmula y definición gracias a lo experimentado durante la velada.

Daniel es un hombre corpulento, y lo más característico en su forma de tocar el violín es que está totalmente implicado, con todo su cuerpo, que participa en los sonidos que emite su violín. Desde los dedos de los pies hasta la punta del cabello, puedes sentir que lo da todo; interpreta inmerso totalmente en su música, lo que le permite generar una conexión muy especial con el público, que rápidamente detecta esta honestidad interpretativa y se une a ella.

Podríamos calificar a Daniel como un genio, puesto que ejecuta a la perfección las piezas del concierto, pero él va mucho más allá: la fórmula que desarrolla se compone, efectivamente, de una perfecta ejecución instrumental, pero también de una actitud fabulosa, de una entrega y, sobre todo, de un maravilloso entusiasmo. Daniel conecta de persona a persona a través de la música, y ahí está su genialidad, en la fórmula Perfecta ejecución+Actitud+Entusiasmo.

Mejor versión y marca personal, huella emocional

Antes de comenzar la segunda parte, avisaron por megafonía de que Daniel firmaría los programas de mano al finalizar el concierto. Acabado el evento, me fui entusiasmado, con el corazón y el alma cargados de emociones por lo vivido y sin esperar a la firma de autógrafos. El mejor autógrafo, la mejor huella ya había quedado grabada en mí, como un recuerdo imborrable de una experiencia maravillosa e inolvidable. En este concierto aprendí que a tu mejor versión le sobra firmar autógrafos.

Imagen: Wikimedia Commons By Superbass – Own work, CC BY-SA 4.0

 

Personal Branding Lab Day 2017 / Webinar

Marcando con tu marca, el ebook del profesor V. Estrada, por @guillemrecolons

Aunque llevo algunos años deambulando por el pantanoso pero enriquecedor terreno de la gestión de marca personal (personal branding), este ebook “Marcando con tu marca” me ha dejado -y valga la redundancia- marca. El profesor Vladimir Estrada, de origen cubano pero afincado en la República Dominicana, ha emergido con una visión académica del branding personal con mucha fuerza en los últimos años. 

Su currículum es extenso, y lo podéis leer aquí, pero a modo de resumen, el profesor es: licenciado en Educación. Máster en Consultoría Gerencial. Postgrado en Capacitación Gerencial. Postgrado en Gestión de Recursos Humanos. Diploma Europeo (Postgrado) en Administración y Dirección de Empresas. Doctor en Desarrollo Gerencial y Organizacional (PhD), con Diploma en trámite de expedición. Otros 30 cursos y entrenamientos especializados en varias áreas temáticas. Casi nada. Además tiene tiempo para componer boleros, baladas, salsa, merengue…) y para escribir poesía. ¡Un portento de hombre!

Aquí os dejo el prólogo que hice de este trabajo recopilatorio del profesor, y también el ebook en descarga gratuita:

Prólogo de Marcando con tu marca

Es un inmenso placer prologar este trabajo del Profesor V. Estrada publicado en el blog de Soymimarca a lo largo de 2016. Y lo es por partida doble: por un lado el autor formula preguntas y las responde, siempre desde una visión académica y holística en cuanto a la influencia del personal branding. Pero por el otro por la facilidad de involucrar al lector con un lenguaje cercano, propositivo, muy familiar y empático.

Entre los distintos autores que abordan con criterio profesional o académico la gestión de marca personal, el Profesor Estrada ha sabido crearse un posicionamiento diferencial y por tanto único, no exento de la máxima relevancia y credibilidad. En un magma de autores muy noveles, la voz de la experiencia y la metodología universitaria a la hora de redactar los contenidos aporta un gran valor al lector de sus textos, ya se trate de un colega de profesión -como es mi caso- como el de un lector que entra por vez primera en el mundo complejo pero maravilloso del personal branding.

Uno de los aspectos que me llama la atención en la lectura de los contenidos que vienen a continuación es la importancia casi enfermiza que el profesor da al lenguaje y a la precisión de los conceptos que circundan las distintas etapas y momentos del entorno de la marca personal. En efecto, aunque en apariencia pueda parecer similar, no es lo mismo el valor de tu marca que tu valor como marca. El matiz es parte de la marca del Profesor, y a menudo en los detalles se encuentra la diferencia entre un trabajo ordinario y otro como el que vas a encontrar a continuación, que no merece otro calificativo que extraordinario.

Espero de corazón que disfrutes tanto de la lectura de este ebook Marcando con tu marca como lo he hecho yo.

Aquí está el ebook: 

[slideshare id=68073233&doc=ebookmarcandocontumarcavaldimirestrada-161102174403&type=d]

​5 errores que sería genial cometer para triunfar, por @guillemrecolons

Sé que el título puede parecer chocante, pero no por ello es una simple llamada de atención. Se suele decir que cometer errores es humano. En la época de las automatizaciones mostrar algo de proximidad, aunque sea incluso una debilidad, no es mal consejo.

Aquí van 5 errores que podrías cometer y que potenciarían tu marca personal:

5 errores para triunfar

1. Auto-denomínate “Experto”, “Líder” o “Gurú”

Muchos puristas, hasta yo lo habré escrito alguna vez, creen que el título o el rol de “experto”, o “líder” o “gurú” sólo puede ser utilizado por los demás cuando se refieren a ti. Pamplinas!

He leído por ahí que si has leído 10 libros sobre un mismo tema ya eres un experto. ¿Por qué, entonces, no “venderte” como tal”?

2. Exagera tu currículum

La cuestión es: Si lo hace todo el mundo ¿por qué no lo iba a hacer yo?. Total, nadie notará unos añitos más en tal empresa o tal otra. O un logro un poco pasado de vueltas.

En Linkedin, por ejemplo, poner que eres CEO aunque trabajes solo siempre da un toque de distinción. En el fondo, si un cazatalentos busca a un jefazo, le será más fácil encontrarte, ¿no?

3. Pasa del feedback

Hoy en día todo el mundo está obsesionado con el feedback. Que si la ventana de Johari, que si el 360, que el test de inteligencia emocional… ¿Quién te conocerá mejor que tú mismo?

Si resulta que proyectas indecisión pero eres una persona decidida, solo tendrás que tomar las decisiones algo más rápido. Se acabó el problema.

4. Busca seguidores a toda costa

Los puristas dicen que no, que si compartes contenido de valor los seguidores vendrán. Mentira. A no ser que estés pegado todo el día a las redes sociales y pagues por conseguir seguidores, eso no se mueve.

Tiempo, paciencia, constancia, bla, bla, bla. Tú pon 300€ en Twitter y verás qué legión de seguidores consigues en 24h.

5. Habla solo de lo tuyo

El mundo happy flower que nos envuelve insiste: comparte información de otras fuentes. Ya. ¿Y cuánto me pagan? Ah, ya, lo tengo que hacer gratis, ¿no?

Y encima hablan de compartir información de nuestros competidores. ¿Nos han visto cara de tontos? Nada hombre, si quieres vender habla de lo tuyo e ignora al resto.

Resumiendo

Espero que estos 5 consejos que hayan sido útiles. Si has llegado leyendo hasta aquí o me conoces un poco, sabrás que la ironía forma parte de mi marca personal.

No te he timado. Solo tienes que invertir el valor de los consejos, no son malos del todo. Hablando en serio, sí creo que a veces seguir ciertos convencionalismos o utilizar palabras muy gastadas no nos ayudan a diferenciarnos. Y la diferenciación es una parte importante en nuestra gestión de marca.

Seguro que hay errores que sería genial cometer, que cada uno se busque los suyos, y que sean naturales, que formen parte del ADN. Mi amiga Eva Collado está orgullosa de sus pocas patas de gallo. Y yo de mi calva. No los consideramos defectos ni errores. Eso sí, no nos llamarán para ser modelos, pero sí transmitiremos más proximidad, mayor confianza.

Foto: Wikimedia Commons

Estilo artístico para una marca con estilo, por @doctorbrandorg

¿Marca con estilo?

De las múltiples definiciones de estilo que ofrece el diccionario de la RAE rescato las que más tienen que ver con el tema que nos atañe. Estilo es «el conjunto de características que identifican la tendencia artística de una época, o de un genero o de un autor». Es también «el carácter propio que da a sus obras un artista plástico o un músico». Quiero detenerme un instante en la etimología de la palabra carácter, que proviene del griego y del latín charakter para significar hacer una incisión o marcar. Nuestro carácter es el conjunto de cualidades y características propias que nos definen y nos distinguen de los demás. Estamos marcados por él y es, a su vez, nuestro carácter el que marca, deja una impronta frente a los demás. Interesante reciprocidad si la pensamos desde el punto de vista del personal branding.

Estilo desde el arte

El estilo es, desde el punto de vista del arte, el conjunto de elementos y formas de expresión característicos de un artista o un grupo de artistas.  Si partimos de este punto podríamos preguntarnos, como un posible aprendizaje del mundo del arte para el personal branding, si nuestra marca tiene un estilo propio. Si queremos ser rigurosos y partir de la realidad de que la marca personal no es algo que se adquiere sino algo que viaja con nosotros, el planteamiento sería descubrir qué es lo que nos hace diferentes, es decir, reconocernos. Por tanto, con el estilo nos topamos, puesto que solo podemos ser los que somos. Lo diré de otro modo: ¿Hemos encontrado lo que tenemos en común con nosotros mismos?

Valor

La artista china Cui Xiuwen nos dice que «el valor del arte consiste en crear, hacer surgir un sistema de pensamientos y estilo que el resto del mundo no tiene». El expresionista abstracto americano Jackson Pollock decía que «la pintura es autodescubrimiento. Todo buen pintor pinta lo que él es». Louis Bourgeois afirmaba «yo no tengo ningún yo. Yo soy mi obra».

Pasar a limpio lo que somos

Estos testimonios de grandes artistas confirman la directa relación entre la expresión artística y la autenticidad  del ser que cada uno es. Es exactamente el mismo tipo de correlación que podemos establecer al hablar de marca personal. Aquí tenemos por tanto una magnífica aportación que el arte ofrece para la mejor comprensión del personal branding. Yo diría que hablando desde el punto de vista del personal branding, tener un estilo propio «consiste en pasar a limpio lo que sabemos que somos». Para concluir recordaré que son muchos los artistas que han dejado huella en nosotros y muchos los que han sido copiados, imitados e, incluso, falsificados hasta la saciedad. Es cierto que a base de horas y esfuerzo uno puede llegar casi a imitar una pintura de  Durero, Goya o Leonardo, pero difícilmente se puede llegar a ser Durero, Goya o Leonardo porque ni tú, ni yo, ni nadie podemos ser el «ser» de otro. Marca con estilo.

Imagen: Detalle de “La Cabeza de Leda” Leonardo da Vinci 1504-6. Flickr CC

66 preguntas hacia el éxito, por @guillemrecolons

Aunque 66 preguntas hacia el éxito podría ser el título de un libro, solo es un titular para anunciar y resumir el que reseño a continuación, no puedo evitar mi ADN publicitario ni cuando duermo.

Gente corriente con éxito

Le prometí a mi amigo Francesc Assens, el autor, que estaría en primera fila en la presentación de su libro Gente corriente con éxito y así fue. Me acompañó mi buen amigo y humanista digital Joan Clotet, y creo que hablo en nombre de ambos cuando afirmo que fue algo más que una presentación de un libro, fueron cuatro lecciones de vida desde cuatro personas que han sabido dejar una marca personal en una sociedad necesitada de la inspiración que emanan sus acciones y sus palabras.

Con estos mimbres se crean grandes cestos

Arrancó el omnipresente escritor David Escamilla, autor prolífico de más de 40 libros (lo que lees), cuyo entusiasmo fue el motor para que Francesc Assens publicara este libro.

Escamilla dio paso a Jordi Nadal, el editor, una figura clave de Plataforma Actual que solo publica cuando además de ver negocio tras un escrito se emociona con él; y vaya si se emociona, Nadal dispone de toda la gama cromática de emociones, y no se cortó un pelo al llorar de alegría mientras escuchaba los elogios de Escamilla y del propio autor.

El último telonero fue el conferenciante, formador, consultor, escritor y entusiasta (así se define) Victor Küppers. Victor siempre consigue arrancar sonrisas y reflexiones, es un tipo grande que lleva una vida sencilla. Si no conoces a Victor o nunca le has visto en acción, te recomiendo que busques en la red un TED muy breve que dio en Andorra que puede cambiar tu manera de ver el mundo y tu vida. Me parece curioso que los grandes oradores e inspiradores que escucho últimamente hablen a una gran velocidad, como si no quisieran dejarse nada en el tintero en el tiempo que tienen asignado.

Francesc Assens Gente corriente de éxito

Francesc Assens en la presentación de Gente Corriente de Exito. Foto G. Recolons

Finalmente, el autor, Francesc Assens, visiblemente emocionado y rodeado de la modestia que siempre le acompaña, explicó los motivos e inspiraciones que le llevaron a escribir Gente corriente con éxito. El auditorio, la sala principal de la librería “Casa del llibre” de Rambla Catalunya en Barcelona, estaba a rebosar, con más de cien personas muchas de las cuales de pie para ser testigos del nacimiento de esta obra inspiradora.

El libro que no se puede tuitear

A mí me siguen fascinando las cuestiones formales, así que destaco que el libro sigue un estructura que lo convierte en libro de cabecera. Por varias razones:

  • Quizás el libro arranca como muchos: índice, agradecimeintos, prólogo, introducción, frase inspiradora…
  • Pero cada capítulo es una historia en si misma de apenas dos páginas, un micro-relato basado en una experiencia real de alumnos de cursos de Carnegie
  • A acabar ese mismo relato, Assens traza una conclusión en un recuadro sobre esa experiencia y la convierte en un consejo vital
  • Y lo mejor, tras ese consejo lanza una pregunta poderosa que hace tambalear nuestra visión de nosotros mismos y nuestra actitud ante la vida. 66 preguntas hacia el éxito, movilizadoras, sencillas y directas que quizás fuera contexto del relato no tienen  sentido, no se pueden “tuitear”
  • Interesante: son historias no concatenadas, el libro se puede empezar por cualquier capítulo, por cualquier pregunta
  • La sorpresa, un bonus extra “treinta principios para el entrenamiento básico de la vida” de los que cada uno de ellos podría constituir un capítulo de un nuevo libro o un artículo de un blog (anímate, Francesc)
  • La otra sorpresa, otro bonus en forma de “Diez buenos hábitos para cada día” de los que tengo la suerte de ejercitar casi todos de forma natural.
  • La penúltima sorpresa, los 12 libros que más huella han dejado al autor, con firmas de Eckhart Tolle, Dale Carnegie (cómo no), Tony Robbins, Napoleon Hill, Stephen Covey, Daniel Goleman, Robin Sharma, Paulo Coehlo, Wayne W. Dyer, Antoine de Saint-Exupéry y Jean Giono
  • Y last but not least, Assens acaba el libro con su marca personal, agradeciendo la lectura y animando al lector a enviar nuevas historias inspiradoras para armar la una posible segunda parte. Ser amable cuesta realmente poco

La influencia Dale Carnegie

Sin duda Francesc Assens está íntimamente comprometido y asociado a la marca Dale Carnegie, de la que tuvo conocimiento desde joven gracias a su padre y al primer embajador que tuvo Carnegie en España, Eduardo Criado. La idea de que el éxito es consecuencia de la felicidad, aunque dicha por Ferran Adriá, es la esencia de los cursos Carnegie.

Francesc, de la mano de Miquel Lladó, contribuyó a la expansión de Carnegie en España a través de Acrecentia Training, y no lo hizo solo por ver un modelo de negocio, sino por pura convicción en la potencia del producto. Gente corriente de éxito, Francesc Assens, Plataforma ActualNo en vano, el autor es experto en marketing, así le conocí yo cuando fue durante años el máximo responsable de marketing de Fujifilm en España.

17€ bien invertidos

Hasta aquí puedo leer, no se trata de desvelar ni las micro-historias ni las 66 preguntas hacia el éxito que contiene el libro, pero te puedo asegurar que es una inversión con ROI rápido hacia ti y hacia la gente que te rodea. Si tomas Prozac no soy nadie para decirte que dejes de tomarlo, pero después de leer a Platón paséate por Gente corriente con éxito, te ayudará a ser feliz de forma orgánica.

Foto cabecera by Guillem Recolons

 

 

5 conexiones entre deporte y marca personal, por @fransegarrab

Deporte y marca personal tienen más cosas en común de lo que podríamos pensar. Aquí detallo cinco conexiones entre deporte y marca personal:

1. Empieza, ahora

Recuerdo que el primer día que pisé una cancha de voleibol. No tenía ni idea de cómo diablos se jugaba.

Y así se lo comuniqué al entrenador. Me respondió: “Eso ahora no importa, en cuanto empecemos a tocar el balón, ya te sabrás las normas. De momento, olvídate de eso.”

Y vaya que si me olvidé. Mientras sudaba “la gota gorda”, poco importaban las normas del juego. Antes de aprender a jugar un deporte, debía aprender a ser un deportista. Aprender a ser disciplinado, a respirar bien, a construir unos fundamentos físicos sólidos para que mi cuerpo no se quebrantara, a trabajar con compañeros.  Debía empezar por el principio.

El personal branding funciona de la misma manera: primero requiere crear algo contundente y sólido que nazca de dentro para luego, proyectarse fuera.

2. Respeta a quien te precede

Domingo. Así se llamaba mi primer entrenador, del que te he hablado antes. Como la profecía que se autocumple, adoptó el temperamento de un día con su nombre. Un hombre con pinta de sabio helénico, con frondosa (pero estratégicamente recortada) barba que “ocultaba” un carácter pausado y tranquilo. Un señor afable, pero absolutamente respetable. ¿Su carácter? Para mí, la personificación de “lo cortés no quita lo valiente”.

De él aprendí algo importante que puedo aplicar hoy. Respeto. Respeto por quién lleva un recorrido.

Cuando gestiones tu marca, busca a las personas más respetadas de tu profesión. Síguelas. Aprende en silencio de ellas.

No quieras “inventar la sopa de ajo”: recoge los frutos de quien ha sembrado antes que tú y si quieres luego mejorarlo, mejóralo.

3. El “qué” es la excusa, lo que importa es el “cómo”

Una pelota. Al final, comprendí que en el deporte ese objeto era lo de menos.
A las personas nos chiflan los objetos (tangibles o intangibles). Necesitamos manipular algo. Esa necesidad canaliza el centro de atención de nosotros hacia afuera. Necesitamos algo que justifique todo lo que sucede en una interacción humana. Y necesitamos crear “excusas perfectas” para generar algo en lo que depositar todo nuestro esfuerzo en un proyecto. Para algunos es el dinero, para otros crear una App, algunos quieren conseguir un puesto de trabajo o trabajar en su propio proyecto.
Alrededor de estos “qué” canalizamos nuestros esfuerzos.

Nos empeñamos en centrar toda nuestra atención en fabricar o conseguir algo creado fuera de nosotros olvidando que lo importante es el cómo lo hacemos:

  • ¿Desarrollamos nuestros valores cuando hacemos lo que hacemos?
  • ¿Fluimos cuando trabajamos?
  • ¿Mejoramos?
  • ¿Cómo nos sentimos?
  • ¿Vale la pena nuestro viaje?

Encuentra “la salsa” en la interacción humana de tu trabajo. Luego, qué es lo que haces, podría ser substituido, en el peor de los casos.

4. Individuo = 0

Superestrella. Todos queremos ser una cuando hacemos algo “en serio”, en el deporte o en la vida.

Pero la individualidad no es viable. El individuo vale 0. Cualquier deporte, sea individual o en equipo, necesita un grupo de gente que trabaje para un mismo objetivo. Todo el conjunto debe ir en la misma dirección. Los que están en la cancha, son los representantes del grupo. Entrenador@s, jugador@s en el banquillo, gestor@s en los despachos, emplead@s del club, madres y padres, parejas e hij@s… deben ser incluidos en el proyecto. Compartir ilusiones y objetivos.

En el desarrollo de tu marca personal, no dejes a nadie que te importe al margen. Explica, a todo aquel que quiera escuchar, tu proyecto. Hazlos partícipes. Genera ilusión. Implícales en tus logros y déjate ayudar en los momentos difíciles. Sin la gente que te rodea, no puedes llegar a ningún sitio.

5. Gestión de la frustración: no todos llegan

“No todos llegan”, nos repetían Domingo y sus auxiliares periódicamente. El objetivo era prepararnos para la realidad. De los 15 integrantes de ese equipo de jovenzuelos, sólo uno ha llegado a ser profesional.

Nos preparaban para que fuéramos capaces de trabajar con la expectativa de que lo más probable es que no fuéramos profesionales. Intenté “quedarme con la copla” de que valía la pena vivir toda aquella experiencia, aunque el resultado no fuera el esperado.
Al final, sucede: hoy solo me quedan buenos amigos, alegrías, viajes y experiencias que de otra manera nunca hubiera podido vivir tan intensamente.

Es posible que al gestionar tu marca personal mires a tus referentes y nunca llegues a ser como ellos.

Probablemente no llegues a ser un@ estrella del rock o un@ icono de la televisión. No importa. Y piensa si de verdad ese es realmente tu objetivo.
Sea cual sea empieza, decídete a cambiar las cosas, disfruta del camino que has de recorrer hasta llegar a tus sueños, vive y atesora las experiencias que hay en él.

Encanta a unos pocos y centra tu atención en ellos.

Quizás encuentres la sorpresa cuando llegues a sitios que nunca pensaste que ibas a llegar.

Karate picture by Albumarium

Sin marca personal no hay artista, por @doctorbrandorg

El diccionario de la RAE define al artista en una de sus acepciones como aquella «persona dotada de la capacidad o habilidad necesarias para alguna de las bellas artes». Si nos preguntasen a bote pronto cómo imaginamos a un artista, no faltarían los calificativos que están presentes en su definición, de donde surge la gran dificultad de su tarea. También utilizaríamos calificativos como excéntrico, sensible, obsesivo, diferente, rebelde, libre, solitario, bohemio, neurótico o loco, por poner algunos ejemplos. Pues bien, para llegar a esta visión y concepción de su labor, los artistas han pasado por muchos momentos complejos a lo largo de la historia para centrar y acotar su papel en la sociedad.

Los primeros artistas

Históricamente, la tarea del artista ha formado parte de los oficios que utilizaban las manos para su elaboración, los oficios manuales, que no eran los más valorados, sino uno más, compartido con tejedores u orfebres, por poner un ejemplo. Históricamente se citan dos momentos en los que las cosas empiezan a cambiar: la Grecia del siglo IV a.C. y, por supuesto, el Renacimiento. Es en estos momentos cuando los artistas toman conciencia de su propia labor, de su individualidad y del valor de su trabajo, y empiezan a romper  barreras.

La huella

Wikimedia Commons CC

Zeuxis y las muchachas de Crotona de François-André Vincent. Museo del Louvre

Durante esa toma de conciencia empiezan a elaborar la huella que planean dejar para la historia, su marca personal: se produce el tránsito de artesano a artista.  El artista es un artesano con marca personal, podríamos decir. Es una constante en los pintores de Grecia el hecho de negar el carácter meramente artesanal del trabajo que implicaba la pintura y su progresivo intento de integrar su arte en su forma de vivir y de vestir. En un ejercicio que ahora consideraríamos como branding en estado puro, se cuenta que el pintor Zeuxis «puso su nombre tejido en letras doradas en las bordaduras de sus vestidos».

Sin  marca personal no hay artista: el principio

A pesar de este y otros múltiples gestos que denotan un cambio de mentalidad y un respeto por la propia personalidad de los artistas, no será hasta finales del siglo IV cuando el historiador Duris de Samos escriba su Vidas de pintores y escultores. El salto definitivo del artista hacia la conquista del respeto hacia su condición se produce en el Renacimiento. Es ahora cuando los artistas se liberan del estigma de haber trabajado, como los artesanos, con sus manos para ganar dinero. En este sentido, los pintores son mejor considerados que los escultores, ya que su trabajo requiere un menor esfuerzo físico. Los artistas se agrupan dentro de un gremio que se rige por reglas, valores y circunstancias de las que progresivamente se van liberando.

El gremio

Un punto de inflexión decisivo en la vara de medir los oficios dentro del marco de un gremio, fue la necesidad de adecuarse a los logros y la perfección técnica que marcaban las reglas, que excluían por completo una característica intrínseca y esencial de lo artístico: la creatividad. En el nuevo contexto surgido en el Renacimiento, el artista participa de una toma de conciencia individual al afirmar su personalidad, y se libera así del yugo de un organismo que inicialmente había velado por sus intereses y que acabó siendo su propia cárcel: el gremio.

Un caso célebre, en este sentido, fue el de Brunelleschi, que fue encarcelado por negarse a pagar la cuota del gremio al que pertenecía. Once días más tarde, gracias a la intervención de las autoridades catedralicias, fue puesto en libertad y pudo continuar con los trabajos en la cúpula de la catedral de Florencia. Como nos recuerdan Rudolf y Margot Wittkower en Nacidos bajo el signo de Saturno: «El reto que hizo Brunelleschi a las leyes gremiales tiene una importancia no meramente personal: salió victorioso y estableció el derecho que tenía un hombre de velar por sus propios intereses y actuar de acuerdo con su conciencia». Por tanto, es el Renacimiento el momento histórico que pone al artista en la senda de lo que hoy conocemos como tal. Es el momento en que el artista, para ejercer como tal, ha de dominar todos los saberes de su tiempo, y en que la destreza técnica, la sensibilidad, la matemática y la ciencia se alían para adentrar al arte en el terreno de las profesiones liberales. Cuestión nada desdeñable si pensamos desde nuestra actual mentalidad de colocar las ciencias y las letras en cajones-estanco completamente aislados en perjuicio de todos.

Artista y estrategia (no consciente) de Personal Branding

En ese momento histórico, el artista va conociéndose a sí mismo, toma conciencia del valor de su trabajo y, como consecuencia, se hace respetar en un ejercicio que, con criterios actuales,  no podríamos calificar de estrategia de personal branding en sentido estricto. No obstante, de alguna manera, comparte algunos parámetros que esta disciplina pone en valor para ser alguien conocido y valorado en el mercado al que uno se dirija.

Un artista es un artesano con marca personal

En definitiva, para concluir este breve repaso histórico, podríamos decir que un artista es un artesano con marca personal, y que para ser un artista es necesario trabajar la huella personal en los demás, tal y como demuestra la historia del arte.