No me interesan las críticas sobre mí, nunca las leo

“No me interesan las críticas sobre mí, nunca las leo”, por @guillemrecolons

Quien me conoce ya sabe que yo nunca diría una frase de este estilo “No me interesan las críticas sobre mí, nunca las leo”. Pero la frase es real, la he escuchado en un programa de radio (La Ser, Hora 25), y el literal de la frase era así:

Solo leo lo que me parece interesante, y desde luego, cuando hay críticas sobre mí, no leo ninguna

Pronto desvelo a su autor, pero de entrada te digo que esta reflexión está excesivamente generalizada en nuestra sociedad. Algunos prefieren vivir ajenos a su propia marca personal, entendida como la impresión que dejamos en los demás.

¿Puedes vivir de espaldas a tu marca personal?

Ya lo creo, y no tengo ahora mismo una estadística a mano, pero no me equivocaría demasiado si digo que un 50% de la población en edad laboral piensa así. O lo peor, no lo piensa porque ni siquiera sabe lo que es la marca personal ni le preocupa.

No diré nombres, pero el actual Fiscal Anti-Corrupción de España, autor de la mencionada frase, vive de espaldas a su marca personal. En este caso el asunto es grave. Resulta que el responsable de acabar con la corrupción ha sido acusado -de momento por la prensa y la opinión pública- de corrupción al ser co-propietario de una sociedad offshore con domicilio en Panamá. Ya sabes, “en casa del herrero…”.

Por el momento, sus valedores (el Fiscal General del Estado y el mismo Presidente del Gobierno) tiran pelotas fuera y avalan la gestión de nuestro “héroe”, pero las pruebas, recogidas por un diario, son cada vez más evidentes. En este momento, al Fiscal Anti-Corrupción, la única huella que le preocupa es la que deja en sus valedores. Pero ¿no erosiona eso la marca de quienes le apoyan?

Nota: a las pocas horas de haber publicado este artículo, se hace oficial el cese del Fiscal Anti-Corrupción. Como es habitual en estos casos, disfrazado de dimisión.

El otro lado: Vivir pendiente de tu marca personal en todo momento

Por supuesto, existe el lado opuesto: una excesiva preocupación por saber en todo momento qué opinan los demás. Vivir con un estado de angustia permanente por el qué dirán, perder el gobierno de uno mismo y hacer sólo lo que a los demás les gusta ver de uno.  Hay una reflexión que lo recoge:

La métrica más importante del futuro será lo que piensen de nosotros

La frase es de Vijay Sondhi, VicePresidente de Innovación en la empresa VISA. Y posiblemente no tenga que ver con una excesiva preocupación por la marca que dejamos, sino por adquirir cada vez mayor conciencia de la que dejaremos. Cierto. A pesar de todas las métricas, de los augurios como el de la serie Black Mirror contado hace poco por Cristina Mulero, el boca-oreja, la recomendación directa (word-of-mouth) seguirá siendo la forma más fiable de confianza y conexión entre personas.

Bienvenidas sean las críticas

Por alguna razón que desconozco, se suele creer que toda crítica es negativa. El rostro del experto gastronómico de la película RatatouilleAnton Ego (cuya voz interpretaba magistralmente Peter O’Toole) puede confundirnos, pero hasta Ego sonríe cuando cata la receta clásica que le rememora su infancia.  Las crítica consiste en discernir la verdad, es un examen y juicio, y como todo juicio, puede decantarse a uno u otro lado de la balanza.

Sin miedo

La crítica nos da miedo, por eso a veces nos cuesta pedir feedback. Pero el gran secreto del feedback es que todos dejamos semillas dulces y amargas, y -en mi opinión- no habría desgracia mayor que no conocerlas. Aceptamos tener nuestros propios secretos, pero deberíamos ser capaces de dar feedback a los demás, de recibirlo, de aceptarlo, y de reflexionar sobre si esa huella, esa marca, es la que queremos vestir. Las críticas sobre mí, sobre cada uno, no pueden ser nunca algo a ignorar.

Va por usted, Señor Fiscal Anti-Corrupción: sé que le importa un pimiento choricero lo que yo diga de usted, no soy nadie en su universo. Pero cuando acabe su carrera política (ya sabemos que judicial no lo es), quizás quiera volver atrás para ver dónde estaban las huellas torcidas del camino… y ya será tarde, ¿no cree? No desestime lo que piensan muchas personas no afines; tal vez eso se contagie a las afines.

Imagen: Creative Commons Search Flickr by David Jones

Personal Branding Lab Day 2017 / Webinar

Guillem Recolons on GoogleGuillem Recolons on LinkedinGuillem Recolons on TwitterGuillem Recolons on WordpressGuillem Recolons on Youtube
Guillem Recolons
Personal Branding Strategist
Socio fundador y Personal Brander en Soymimarca.

Convencido de que todo deja marca, ayudo a humanizar empresas y ayudo a profesionales a proyectar su marca para lograr sus objetivos.

Además de Soymimarca, soy consultor en AdQualis Consultants y formador en Ponte en Valor.

Profesor del Posgrado en Personal Branding (URL / Blanquerna) y del Posgrado en Social Media de UPF. Publicitario colegiado, estudiante de Humanidades (UOC). Voluntario comprometido en la fundación La Salut Alta.

Mi ADN está formado por experiencias en Tiempo/BBDO, J.W.T., Bassat Ogilvy, Saatchi & Saatchi, Altraforma y TVLowCost entre otras.

www.guillemrecolons.com
2 comentarios
  1. Segismundo Nogueras
    Segismundo Nogueras Dice:

    Al final, el Sr. Fiscal Jefe Anticorrupción, gracias a su estupenda táctica de esconder la cabeza para no ver las cosas, como el avestruz, ha tenido que terminar dimitiendo. Algo que probablemente no entraba en sus planes. A veces es la soberbia, que nos puede…

    Responder
    • Guillem Recolons
      Guillem Recolons Dice:

      Así es. La palabra dimitir en este caso es puro eufemismo. Queda claro que es un cese, ya que el propio ya ex-fiscal dijo solo 24h antes que no tenía intención de dimitir. Antes de quue la cosa se enquistara, el partido del Gobierno ha organizado la ejecución del acto. Gracias por escribir!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *