Entradas

#Frases marca personal -semana 29 septiembre 2014-

soymimarca.com / marca personalsoymimarca.com / personal brandingsoymimarca.com RRSSsoymimarca.com brandingsoymimarca / guillem recolonsEsperamos que os hayan gustado las #Frases marca personal de esta semana. Si quieres ver toda la colección te invitamos a visitar nuestro tablero “memes” en Pinterest. Feliz fin de semana!

La marca personal en entornos comerciales B2B de tipo industrial, por @PauSamo

Uno de los aspectos de la marca personal que podemos potenciar de forma más evidente está relacionado directamente con el área comercial de las medianas empresas. En base a mi experiencia en entornos comerciales dentro del sector industrial y en concreto al negocio entre empresas, puedo observar algunos detalles. Detalles que quizá son cambios que podrían estar marcando una tendencia.

En un pasado reciente, las grandes empresas de cada sector eran las que dominaban los mercados con cuotas de penetración muy elevadas, que simplemente debían preocuparse por fabricar bien, deprisa y a poder ser barato. La elevada demanda requería un servicio excelente para no perjudicar los procesos industriales de los clientes o distribuidores, la calidad de los productos se les suponía y lo importante era disponer de soluciones rápidas y eficaces en caso de rotura de stock para evitar retrasos o paradas de los procesos productivos. Lo importante era producir, a más producción más ventas. Por lo tanto, la prioridad de los jefes de compra era encontrar el producto adecuado, con un precio razonable que entrara en costes y con un servicio excelente por parte del proveedor.

A todo esto, el comercial era muchas veces un mero transmisor logístico que gestionaba pedidos/abonos, cubría las faltas de un cliente con material de otro, se desplazaba a fábrica a buscar unas piezas para solucionar una entrega, y de vez en cuando, explicaba algunos detalles sobre productos y precios a nuevos clientes y presentaba las novedades de rigor. Algo de relaciones públicas, alguna cena con copa incluida  y chinpún! En definitiva se trataba de no perder clientes, más que de ganarlos.

Si formas o has formado  parte de un equipo comercial seguramente recuerdas esa época.

Ahora bien, ¿Qué actores forman parte del mercado a día de hoy? Pues resulta evidente que muchas de aquellas marcas potentes ya no existen, otras han sido absorbidas o fusionadas por parte de grandes corporaciones, algunas con mayor solera han sobrevivido a trancas y barrancas. De repente aparecen un ejercito de pequeñas empresas con tecnologías punteras, muy diferenciadas, que trabajan de forma global, son rápidas, efectivas, innovadoras y valientes. Muchas de ellas son de origen centroeuropeo o asiático.

Quizá llegados a este punto, la historia te sigue sonando, las cosas no son como eran y tú, ahora, ya lo tienes claro.

Es evidente que frente a esta situación no puedes mantenerte  impasible. Defender la marca,  hacer vibrar a tu cliente sacándolo de su apatía y abrirle  los ojos a nuevas oportunidades de negocio conjunto, avivar la relación ganar-ganar que necesitáis, generar sinergias, promover la colaboración mutua en aras del beneficio común, es una tarea a la que el vendedor no está acostumbrado y para la cual generalmente no se le ha formado.

¿Justo en este punto empiezas a intuir a cuento de qué viene este artículo?

Pues sí, la mayoría de las empresas han menguado en todos los sentidos, lo cual no significa que tenga que llegar el día de su desaparición, simplemente debemos adaptarnos a una nueva realidad con otros tamaños, otras cifras y otros métodos.

La venta B2B, a diferencia de lo que ocurre por ejemplo en retail, sigue teniendo un alto componente de relación personal, de asesoramiento técnico y por lo tanto de  necesidad de mantener las visitas comerciales como parte ineludible del proceso de venta. Es difícil que se produzca venta online,  en caliente o por impulso.

Aquí entran en juego el vendedor, los técnicos de SAT y el personal de atención al cliente.

El trato directo con el cliente es fundamental en esta industria. Mientras las empresas han cebado los puestos de alta y media dirección de profesionales con MBA, Project Managers o similares, y que conste que lo digo sin desmerecer nada ni a nadie, han descuidado muchas veces la estructura comercial de base que ahora se encuentra indefensa en la jungla del mercado industrial cada vez más global y más especializado.

Al fin y al cabo, estos empleados son la cara, los ojos y la correa de transmisión de valores de la empresa hacia los clientes. Al final del día, la persona de la centralita telefónica ha hablado con muchísimos más clientes que cualquier CEO.

Si algún CEO piensa que el poder de su Marca es infalible y eterna, muy humildemente creo que es una idea ingenua. El poder de la Marca a día de hoy se trabaja más que nunca por la base y por lo tanto potenciar las Marcas individuales de cada uno de los empleados resulta esencial para que la suma de Marcas (individuales + corporativas) sea mayor cada día. Necesitamos ser la opción preferente y esto necesariamente pasa por que nuestro equipo comercial tenga una marca potente, que transmita unos valores positivos y alineados con los corporativos, que se refuercen Marcas de forma mutua. Como resultado de ello tendrás un ejercito lleno de embajadores de tu Marca y sus valores que la fomentarán día a día.

Para finalizar, una reflexión realista:

Esto no es gratuito, para que sea así,  debes invertir muchísimo esfuerzo en valorar a las personas de tu equipo, a aceptarlos como son, a ayudarles a potenciar sus talentos individuales y a compensar sus debilidades. Por supuesto esto va a suponer una mayor autonomía de las personas que te quitará cierto control, pero ganarás el poder del talento de cada una de ellas. Estarán luchando por tu Marca día a día con lo máximo que le puedes pedir a un empleado, que se implique porque lo vive y no porque le obligas.

Tres caminos para ser felices…y triunfar

Muchas empresas ya han experimentado que la última línea de la cuenta de resultados mejora directamente en función de la felicidad y satisfacción de sus colaboradores. Un estudio realizado por Gallup en una cadena de  almacenes  demostró que en las superficies en las que los empleados declaraban tener un nivel de satisfacción vital alto – léase felicidad – se generaba un aumento de beneficios de 21$ por metro cuadrado, que representaba un total de 32 millones de dólares para toda la cadena. Cómo para pensárselo, ¿no?.

Swan Achor nos cuenta en un artículo para la Harvard Business Review  (Enero-Febrero 2012 nº 90) como poder desarrollar un mayor grado de felicidad en el trabajo y también en la vida a través de prácticas sencillas y al alcance de todos. De su trabajo como investigador ha llegado a la conclusión de que las personas con una actitud mental positiva mejoran en todos los aspectos, desde la productividad hasta el compromiso pasando por la creatividad y por supuesto los resultados. El lo llama la ventaja competitiva de la felicidad.

En tiempos revueltos como los actuales puede parecer que lo de ser feliz, o es genético o no lo es. Porque  el horno no está para muchos bollos y las perspectivas en general son inciertas. Pues no señores, no hay ningún determinismo genético o ambiental que nos lleve a la felicidad, como todo en la vida se puede cultivar, si se quiere y además no es complicado.

Desarrollar nuevos hábitos: Simplificando, el cerebro es un músculo como cualquier otro y se puede ejercitar, entrenar, para conseguir mayores niveles de pensamiento positivo y de felicidad.

¿Cómo? Achor nos propone cinco ejercicios diarios:

–       Anotar tres cosas por las que nos sintamos agradecidos.

–       Mandar un mensaje positivo a alguna persona de nuestra red.

–       Meditar en el trabajo dos minutos.

–       Hacer 10 minutos de ejercicio.

–       Tomarse unos minutos para escribir en un diario para escribir la experiencia más significativa de las últimas 24 horas.

Ayudar a los colegas: Así de fácil y sencillo. En vez de poner palos en las ruedas echar una mano. ¿Cuando? Pues por ejemplo cuando van pasados de vueltas por el exceso de trabajo o cuando surgen situaciones especiales que requieren de una mano amiga.

Cambiar nuestra relación con el estrés: En vez de pasarnos la vida pensando en los efectos negativos del estrés y en la manera de controlarlo, pasemos a la acción.

El estrés es una parte inevitable en el trabajo. Siempre hay cosas que nos estresan, que parece que no superan. En la vida hay dos tipos de situaciones: las están bajo nuestro ámbito de control y las que no lo están. Cuando nos sintamos superados por las circunstancias dibujemos dos círculos y en uno de ellos anotemos todas las cosas que podemos controlar y en el otro las que no. Llamaremos al primero círculo de influencia y al segundo círculo de preocupación, y así los definió Covey, el autor de Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. Vayamos luego al círculo de influencia a rematar uno por uno y uno tras otro cada uno de los asuntos y dejemos de lado los que están en el círculo de preocupación, porque hagamos lo que hagamos seguirán estando fuera de nuestro control. Seguro que nuestro nivel de estrés baja.

Y la felicidad es también un atributo de nuestra marca personal. Si se nos percibe como personas felices tendremos una  influencia positiva sobre los demás y conseguiremos nuestro objetivo como  marca: ser los elegidos.

Y ahora… ¿qué hacemos?

Las elecciones han pasado. Ya tenemos el cambio que tiene que devolver la confianza de los mercados. Ayer los mercados seguían castigando las bosas y la deuda, como anteayer, como hace un año. Hagamos lo que hagamos no hay salida, esto no hay quien lo pare y nos dicen que lo peor todavía no ha llegado. ¿Y ahora qué?

A estas alturas ya tengo elementos bastante fiables para empezar a creer que individualmente poco podemos hacer para que la economía remonte y las aguas vuelvan a un cauce lo más parecido al normal porque parece ser que no volveremos a estar como antes. Y el recurso que todavía nos quedaba, votar, ya lo hemos utilizado.

Veo sensación de miedo y está justificado porque seguro que vamos a perder algo y todavía no sabemos qué es. El paro aumenta y nos pone en cabeza de un triste ranking, se recortan salarios, se rebajan servicios y se anuncian más medidas a definir. A pesar de lo que nos está cayendo el grifo sigue dando agua cada vez que lo abrimos, el metro funciona y nuestros hijos siguen yendo a la escuela. La vida sigue.

Nietzsche decía que todo lo que no acaba con un individuo lo hace más fuerte

Si, por el momento, no podemos cambiar este entorno hostil porque no depende de nosotros quizás vale la pena buscar que es lo que podemos cambiar para tener nuestra vida encauzada y con sentido. Nietzsche decía que todo lo que no acaba con un individuo lo hace más fuerte.

Posiblemente hasta ahora hemos tenido muchas cosas aseguradas, sobretodo las relacionadas con nuestra salud, educación, jubilación… y hemos tenido la suerte de contar con un flujo de ingresos que, mejor o peor, nos ayudaban a cubrir el resto de necesidades. Nos hemos convertido en dependientes y no nos hemos de culpabilizar por ello ni dejar que otros lo hagan, pero debemos tomar consciencia de que parte de lo que teníamos seguro se va a acabar. Y podemos aceptarlo sin hacer nada o actuar en consecuencia.

Vivir para verlas venir reaccionando según se vayan produciendo los acontecimientos nos seguirá alimentando la inseguridad, el miedo y el stress frente a lo que está fuera de control.

Los cambios y las mejoras no vendrán del exterior o si lo hacen pueden llegar tarde. Identificar las zonas de nuestra vida en las que podemos hacer algo, definir que queremos hacer y trazar un plan para conseguirlos alimentará nuestra vida de sentido, seremos nosotros los que iremos abriendo camino y volveremos a sentir confianza en el futuro.

Y en esto consiste tomar el control de la marca personal. En ser proactivo y no vivir a remolque de los acontecimientos, en saber que nosotros tenemos la capacidad para ir dirigiendo nuestras vidas donde queramos y no donde nos lleven los acontecimientos, en hacernos más fuertes para poder hacer mejores a los demás.

¿Te atreves a escoger?

Jordi Collell / Coach y Asesor de Marca Personal

¿Cuál es tu marca? ¿Y tú me lo preguntas? Tu marca eres tú

La situación económica y la nueva tendencia laboral obligan a un cambio en la mentalidad de los profesionales, estén o no en activo, tanto si estamos en búsqueda activa como si no, es muy importante mantenerse en el mercado. Nunca se sabe cuándo puede surgir una gran oportunidad laboral y no hay que dejarla escapar por no estar visible. Una correcta visibilidad debería acompañarnos durante toda nuestra carrera profesional. Hacer marca es el principio.

¿Qué es marca?Es la idea clara y poderosa que viene a la mente cuando otra persona piensa en ti”, resume Andrés Pérez Ortega, uno de los pioneros en España sobre marca personal.

Es la huella que hemos dejado en los demás a través de lo que hacemos y decimos; una carta de presentación que, bajo el paraguas del nombre y los apellidos, transmite nuestros valores, creencias, sentimientos, habilidades, pasiones y talento. La gestión de una marca comienza con el conocimiento de uno mismo. Pérez asegura que una marca se crea con componentes intrínsecos al individuo.

Marca personal implica asumir el control y la responsabilidad de tu profesión y de tu vida en lugar de dejarla en manos de otros. Es importante que tenga coherencia, es decir, que la marca sea coherente en los diversos canales dónde estés visible. La clave del éxito de tu marca va unida a: Responsabilidad y Coherencia.

Desde soymimarca podemos ayudarte a desarrollar tu marca personal desde el interior hasta la parte más visible. ¿Cuando empezamos?