Entradas

¿Cuál es tu ventaja competitiva?, por @xaviroca1

En la actualidad existe un alto nivel competitivo en la mayoría de sectores. Las empresas compiten con empresas de todo el mundo en un mercado cada vez más globalizado. La mayoría de los mercados se encuentran en plena madurez, con sus ventas estancadas (o en decrecimiento), lo que a la práctica significa que aquellas empresas que quieran crecer deben hacerlo a costa de sus competidoras, es decir, para crecer deben ganarles cuota de mercado (lo que nunca resulta tarea fácil).

En el mercado laboral la situación es muy parecida. Con un alto nivel de paro en la mayoría de profesiones, con una creciente movilidad geográfica por parte de los profesionales y con un exceso de personas competentes en la mayoría de sectores de actividad, la situación es realmente compleja. Competir en este entorno tan feroz, requiere no sólo de buenas competencias profesionales sino también de una correcta estrategia.

Ventaja competitiva

Uno de los elementos más importantes de la planificación estratégica de la marca personal es el concepto de ventaja competitiva. Por ventaja competitiva se entiende cuando alguna empresa o profesional tiene alguna característica diferencial sobre sus competidores que le permite conseguir unos rendimientos superiores de forma sostenible en el tiempo. Uno de los aspectos básicos del concepto de ventaja competitiva es el de diferenciación. En un entorno tan competitivo como el actual, resulta fundamental diferenciarse, hacer cosas de forma diferente ya sea a nivel de producto, de servicio, de estrategia de comercialización… Es más importante ser diferente incluso que ser el mejor o el primero.

Además, la ventaja competitiva debe ser única, exclusiva y a ser posible que no sea fácilmente copiable o imitable por tus competidores. También, ha de ser posible de mantenerla a medio y largo plazo. Pese a que todo cambia a una velocidad de vértigo, debe intentarse que la ventaja competitiva te ofrezca elementos diferenciales durante un cierto tiempo. También debe ser claramente superior a la competencia. Para destacar en mercados competitivos, tu ventaja competitiva debe ser sensiblemente superior a tus competidores y también aplicable a diferentes situaciones de mercado.

Hablando con muchas personas (universitarios que se lanzan por primera vez al mercado laboral, alumnos de talleres de personal branding, o profesionales a los que asesoro…), la inmensa mayoría desconocen el concepto de ventaja competitiva. Y no pasa nada porque no conozcan el significado de este concepto. El problema – a mi entender – proviene de que nunca se han planteado cómo van a competir en un mercado tan competitivo y en una situación tan adversa como la actual. Cuándo les pregunto por qué alguien debería contratarles a ellos en lugar de a otros profesionales competidores, la gran mayoría se quedan en blanco.

Suicidio profesional

¿Cómo alguien les va a dar una oportunidad si ni ellos mismo saben qué aportan de diferente, qué pueden hacer mejor que sus competidores? Quizá hace años, cuando la situación económica y competitiva era francamente diferente, las personas podían no preocuparse de definir su ventaja competitiva. En la actualidad, me parece un suicidio profesional.

¿Y tú, ya has pensado cuál será tu ventaja competitiva?

 

¿En quién confiamos?

 

Hablar de confianza en los tiempos que corren es mentar al mismísimo diablo. Es un concepto que cotiza a la baja ya sea porque los escenarios todavía no son muy halagüeños o porque determinados comportamientos públicos o privados han defraudado las expectativas o simplemente porque hay personas de naturaleza desconfiada, que las hay.

La confianza es la expresión de la seguridad depositada en los actos de otras personas. Confiamos en alguien cuando estamos convencidos de sus actos se harán de acuerdo a unas expectativas depositadas o de acuerdo con unas reglas generales de comportamiento. Hay otras definiciones de confianza que no vienen al caso porque no están relacionadas con el comportamiento de las personas.

La confianza está relacionada con el futuro mientras que la reputación se refiere al pasado. Hay una empresa de relaciones públicas americana que publica cada año un estudio al que llama Barómetro de Confianza en el que se trabaja una muestra de 33.000 personas pertenecientes a 26 países. En el informe de este año hay algunas conclusiones que tienen una cierta relevancia para la marca personal.

Una parte del informe está destinado al mundo empresarial y de los negocios,  y detalla quienes son los actores en los que más se confía distinguiendo cinco grandes grupos de personas: CEO, empleados, consumidores activos, académicos y medios de comunicación y cinco aspectos de la vida empresarial: compromiso, integridad, productos y servicios, propósito y operaciones. Los empleados ganan de calle en todos los conceptos con un 36% del total de confiabilidad seguidos por los CEO con un 27% y el resto se distribuye en consumidores 25%, académicos 21% y medios de comunicación 16%. Los empleados son el referente de confianza de las empresas por delante de sus dirigentes y es un resultado que se repite año tras año y que va en aumento.

Diapositiva1

No es difícil concluir que cuanto más y mejor se deje oír la voz de los empleados tanto más se ampliará la confianza en las empresas o en otras palabras cuanto más potente sea la marca personal de los empleados tanto mayor será la confianza en la marca corporativa.

Cuando desde el personal branding decimos que los empleados son los auténticos y genuinos embajadores de las empresas sabemos que estamos en lo cierto y esto convierte nuestro trabajo en una profesión de futuro.

Orientación Profesional. La búsqueda después de los 45 años

Tengo 51 años. Llevo algunos meses desarrollando un proceso de búsqueda sin éxito ¿Puede hacerme algunas recomendaciones concretas sobre como mejorar mi estrategia con objeto de que pueda acceder a un nuevo empleo?

Entiendo que ya te has percatado que como profesional “senior” no puedes plantearte tu búsqueda como si tuvieras 35 años. Los profesionales como tú y yo debemos utilizar otros medios para la gestión de nuestra carrera y dirigirnos a otras dianas. Con la madurez profesional se reducen las posibilidades de utilizar métodos pasivos para la búsqueda y probablemente el éxito se fundamentará en las relaciones que has podido desarrollar a lo largo de tu trayectoria como profesional y/o directivo las pymes y el autoempleo. Salvo alguna excepción que en todo caso no hará más que confirmar la norma, centrar únicamente la acción de búsqueda en el sector de los “Head Hunters” después de los 50, y más en este momento está probablemente abocado al más rotundo de los fracasos.

lo-conseguire-200x190El hecho de que lleves algunos meses en situación de búsqueda me preocupa en la medida de has podido quemar tus contactos… sin embargo. Paralelamente creo que no debes descartar la alternativa del autoempleo. Buscar un nicho de mercado, crear una sociedad, diseñar una estrategia y ejercer funciones operativas, en solitario o junto con otros socios. Es una opción que no debes descartar y más si ya llevas algún tiempo en búsqueda.

Mientras tanto toma nota de las siguientes consideraciones:

1.    Aún en los 50 o 60 debes de tomar en consideración que sigues siendo el  único responsable y protagonista de la situación. Si has tenido éxito, has manejado bien tu red de contactos y ahora te acompaña un poco la suerte estoy convencido de que, con una cierta flexibilidad sobre tus expectativas, te será posible seguir desarrollando con éxito tu carrera profesional. No existe otra respuesta distinta de sí a la pregunta: ¿Es posible desarrollar la carrera profesional después de los 50?.

2.    Es importante mantener la motivación y el interés y no bajar la guardia. Existen muchas pymes y organizaciones de todo tipo interesadas en aprovechar a alguien de tu experiencia, conocimiento y contactos. La pregunta es: ¿Estoy dispuesto a ser algo más flexible en mis expectativas?.

3.    Ahora es el momento en el que es posible cambiar de sector, de tipo de empresa, inclusive de puesto. Esto no va a ser ahora un problema. Puedes inclusive buscar entornos que hubieran sido inválidos en etapas anteriores. Siente que estás o puedes aportar valor a tu nuevo entorno. ¿Estoy realmente disfrutando con lo que hago?. ¿Me siento útil aunque el status no pueda ser el mismo que en otras etapas de mi carrera?.

4.    Analiza donde puedes aportar valor. Aunque esta actitud es básica en todos los momentos del desarrollo profesional a partir de los 50 es un elemento básico. Recuerda que no debes buscar a alguien que resuelva tu problema profesional sino entornos donde tú puedes aportar valor. ¿Dónde está un entorno, sector o empresa a la que puedo aportar valor?.

5.    Recuerda que salvo que tengas tu vida resuelta vas a tener que seguir “trabajando” probablemente hasta los 70 años. Conozco a mucha gente de esta edad que esta perfectamente y que siguen en una situación plena de actividad, lo que no significa con el “stress” de cuando tenían 40 años. Existen muchas actividades en las que poder aportar valor y que son capaces inclusive de generar ingresos interesantes. Piensa que estar ocupado es el mejor masaje para el cerebro. ¿Cuáles son mis necesidades? ¿Qué puedo aportar y cómo puedo aportarlo?.

Hoy los tiempos han cambiado y a partir de los 50 debes redefinir lo que a uno realmente le gustaría seguir haciendo siempre con una visión puesta en tus capacidades y las oportunidades que puede ofrecer el mercado. Por tanto mi conclusión es: evidentemente que es posible seguir desarrollando una carrera profesional a partir de los 50 años. Para ello recuerda que será necesario disponer de flexibilidad en todos los ámbitos empezando por los del estatus social y económico.

Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza.

Hace más de 500 años, en el canto III de la Divina Comedia su autor Dante Alighieri, situaba esta frase lapidaria en la puerta de entrada al Infierno.

Si Dante la reescribiese, podría situarla en la puerta de las oficinas de empleo, o en la de determinadas empresas. Porque para muchos estar desempleado o ir a trabajar, se ha convertido en un infierno sin esperanza del que no saben cómo salir.

Ahora bien, la Divina Comedia es un canto a la esperanza y a la fe; que empieza de forma impactante con un verso que todos podríamos recitar en algún momento de nuestra existencia:

A mitad del camino de la vida,

en una selva oscura me encontraba

porque mi ruta había extraviado.

Y continúa con el relato del viaje que Dante inicia atravesando la puerta del Infierno, en la que lee la emblemática frase, y en el que está acompañado por el poeta Virgilio que actúa como guía, y al que Dante considera su maestro.

 

A lo largo del camino Virgilio va respondiendo a las preguntas que Dante le hace, le explica lo que se van encontrando, le orienta y le cuestiona sobre las alternativas. De esta forma atraviesan el Infierno, continúan por el Purgatorio hasta llegar al Cielo.

 

Una versión actualizada de la Divina Comedia la podríamos explicar utilizando un proceso de marca personal en el que conscientes de que nos hemos extraviado, decidimos hacer un viaje hacia nuestro propio futuro que podemos hacer solos, o mejor acompañados de un guía que también haga de maestro.

Tendremos que cruzar un Infierno en el que encontraremos muchos que no quieren salir de él, pasaremos por un Purgatorio hasta llegar al “Cielo de nuestra Marca Personal”.

¿Has decidido que quieres hacer este viaje?

Pues entonces, búscate un guía, empieza a caminar y derriba la puerta de tu Infierno.

.

Mejora y Gana: Manual de marca personal para la búsqueda de empleo

Ya está aquí “Mejora y gana”

Esta semana tengo el placer de recomendaros un nuevo libro sobre marca personal que tiene parte del ADN Soymimarca: MEJORA Y GANA, manual para la búsqueda de empleo. El libro está avalado por sus autores y colaboradores: Pablo Adán , Pablo Alonso, Ximo Salas, con prólogo de Pedro Rojas e introducción de nuestro buen amigo Oscar Del Santo

En palabras de Oscar del Santo, “contrariamente a lo que muchos podrían pensar, la marca personal se basa precisamente en lo más auténtico y genuino de nosotros mismos: nuestro estilo e idiosincrasia, nuestros valores y la clarificación cognitiva a la que nos ayuda este libro con sus ejercicios prácticos para determinar cuáles son las metas a las que no estamos dispuestos a renunciar y por las que lucharemos capacitándonos y mejorando nuestras destrezas y conocimientos si esto resultara necesario. A partir de ese momento, se nos invita a tomar las riendas de nuestro propio marketing personal y a configurar una marca que refleje de forma fehaciente tanto en el mundo físico como el virtual quiénes somos y qué aspiramos a ser; una marca viva en el tiempo que se irá transformando y evolucionando al mismo tiempo que nuestras vidas.

Tu marca personal será siempre el acicate y a la vez uno de los instrumentos preferenciales en acercarte más y más a tu sueño en el mercado laboral: hasta que un día, como es mi caso, el sueño se convierta en realidad. Para lograrlo, te animo ahora a empaparte de los conceptos y ejemplos que nos brindan Ximo y los dos Pablos en este utilísimo manual. No tienes nada que perder y sí mucho que ganar. Realmente merecerá la pena.”

Tuve el honor de tener en mis manos y leer uno de los primeros ejemplares, aún con olor a tinta y cizalla, y me parece un excelente ejercicio de concreción de beneficios de una gestión correcta de la marca personal. Muy a menudo nos preguntan ¿Para qué sirve eso de la marca personal? Este libro tiene alguna respuesta, pero ante todo la marca personal no sirve para, se tiene, se gestiona y se implementa para conseguir unos objetivos muy determinados. Entre ellos está encontrar un empleo, el eje central de este libro.

No cuento más, mejor lo descubrís por vosotros mismos en este enlace. Felicidades a los autores por la iniciativa y a los lectores por su voluntad de encontrar el mejor trabajo posible gestionando bien la marca personal.

Por cierto, el color de la cubierta… ¿no os es familiar?

Un trabajo es temporal, una marca personal es para siempre

 

Tu marca personal es tu bien más preciado.  Si haces memoria y recuerdas ¿Has hecho hoy algo para tu marca personal?  Y si haces balance…¿Crees que tu capital de marca está creciendo? Ningún inversor va a invertir en ti si tu capital de marca no crece. Os dejamos un vídeo que reflexiona sobre cómo están cambiando las cosas y sobre cómo el personal branding puede ayudarte a ser el elegido.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=0_CL0sPyzaI&feature=em-share_video_user[/youtube]

Adiós empleo. Hola proyecto.

No es el futuro. Es el presente. El empleo, tal y como lo conocíamos hasta ahora, se transforma, evoluciona, cambia. Esa idea arraigada en muchas personas acerca de encontrar un trabajo para toda la vida pronto desaparecerá. El empleo seguro ya ni existe,ni siquiera como funcionarios o en un banco centenario.

Instituciones que creíamos intocables han caído, en uno y otro lado del Atlántico. Las marcas se tambalean, y solo nos queda fiarnos de una: la nuestra, nuestra marca personal. No se trata de ser egoístas, se trata de verlas venir y de estar preparados para un futuro que promete incertidumbre.

Foto: Flickr CC

Trabajaremos por proyectos, en formato multitarea. Crearemos comunidades de profesionales independientes con nuevas motivaciones y con altas dosis de creatividad, y no estará muy claro que la hiperespecialización sea la clave de la diferenciación. Tener una visión amplia de las cosas, una visión de águila, quizás será de más ayuda.

Somos empresa

Cuando me detengo a leer los perfiles de Linkedin de profesionales veo que muchos están en más de una empresa. Es falso. En realidad están en más de un proyecto, se llame como se llame.

De la misma manera que el empleo se transforma, las herramientas clásicas como el Currículo dan paso a estrategias más completas de branding personal. Esto no lo para nadie.

No hay que tener miedo al cambio, hay que aceptarlo como algo inevitable y positivo, y siempre sin mirar atrás: el empleo tradicional pronto estará en la vitrina de los museos.

Si tienes Facebook, ya tienes Marca Personal online

Mis dos hijos adolescentes tienen Marca Personal online. No son totalmente conscientes de ello pero todo lo que hacen (cada día!!) en Facebook está construyendo su marca. Cuelgan comentarios, comparten links, suben material propio. Sus interacciones y amistades están creando una red de contactos personal que crece y se enriquece cada día. Influyen y son influenciados. Están al día de cosas banales pero también de cosas más importantes. Están aprendiendo, creando opiniones sobre si mismos, sobre los demás, sobre el mundo que les rodea. Producen contenido, crean streams de vida que interactúan y combinan para dibujar un esbozo, una imagen de quienes son y quienes pueden llegar a ser… una Story of You en desarrollo.

Personal Branding es un término que está de moda. Aparece en todas partes y no hará más que crecer y extenderse. Sin duda es la próxima Revolución 2.o y ya estamos inmersos en ella, nos demos cuenta o no. Primero fueron las marcas de consumo. Ahora son las marcas personales y ser una marca supone estar online.

Sin embargo, si preguntas ‘tienes Marca Personal?’ te encontrarás con miradas de incomprensión. Pregunta si están en Facebook y verás cómo se iluminan los ojos y responden con un contundente ‘claro que sí! No estamos todos?’ Pues probablemente… la predicción es que FB llegará a los mil millones en la segunda mitad del 2012 así que claro que ‘estamos todos’!

El caso es que si estás en FB tienes Marca Personal… y ese perfil dice mucho de ti: familia, amigos, antecedentes, intereses, experiencias vitales, planes de futuro, lo que te gusta, lo que no, hábitos, habilidades… En fin, resulta que es una imagen bastante completa de TI y eso, en definitiva, es de lo que va una Marca Personal!  Y ahí estabas, pensando que no iba contigo, que no tenías ni idea de cómo hacerlo y que además no te va todo eso…

Por qué crees que las empresas están desesperadas por echarle un vistazo a tu FB? No es porque quieren ser tu Amigo – es porque es la manera más sencilla de decidir si eres quién dices ser en la solicitud o CV que les acabas de enviar. Es porque es una forma sencilla y económica de decidir si siguen invirtiendo en ti y llegan a entrevistarte.

Así que, dependiendo de si eres más o menos consciente de ser dueño de una Marca Personal, podemos clasificarlas en Marcas Personales controladas o descontroladas. Desafortunadamente, muchos entramos en la segunda categoría.

Estar en esta situación nos debería preocupar por dos razones:

  1. Sabiendo que estamos cada vez más concienciados sobre temas de privacidad y la mayoría de perfiles FB están bajo llave (si no es tu caso ya es hora!)está claro que las empresas buscan maneras de superar este molesto obstáculo. Hacerse amigos de tus amigos, conseguir tu Like de su empresa o marca o directamente pidiéndote que les muestres o facilites tu nombre de usuario y clave de acceso en la entrevista (así es, esto ya ocurre en EEUU).

Para atraer a clientes y realizar su trabajo, las agencias de reclutamiento también se las ingenian para crear sistemas y aplicaciones para superar este obstáculo – ayer mismo leí sobre la herramienta FB que JobandTalent ofrece en su plataforma…

2. Todo ello supone que, si estás en el mercado de trabajo o lo puedes estar pronto, debes tomar conciencia de que tu Marca Personal ya existe y tienes que hacerte cargo de ella.

No puedes permitir que corra por ahí en plan libre y salvaje. Tienes que empezar a pensar como un profesional: tomar el control y definirla para que cuente una ‘Historia de Ti Empleable ’. Evita que se convierta en una barrera con información negativa.  Haz limpieza si es necesario o simplemente incluye elementos que sumen a tu perfil más profesional, que promocionen lo que se te da bien – y a todos se nos da bien algo!

Llegados a este punto, es necesario destacar algo importante. En este tema no hay diferencias generacionales…

–       Se presupone que los jóvenes son ‘expertos’ digitales pero te sorprendería saber que para muchos, la idea de una presencia online más allá de razones puramente sociales sigue siendo la excepción. Estar online no supone necesariamente que lo han considerado desde un punto de vista de Marca Personal ni que estén al tanto de las implicaciones de estar (o no estar) presentes en este medio.

–       Un efecto secundario de la crisis financiera es que mucha gente más ‘mayor’ ha sido desplazada de su zona de confort o directamente de su trabajo. En los últimos meses, hemos visto un incremento de solicitudes de amigos y compañeros que acaban de entrar en LinkedIn o se han afanado en crear o actualizar perfiles dormidos.

Si te acabas de dar cuenta que, efectivamente, SI tienen una Marca Personal online, la curva de aprendizaje es importante pero tampoco es tan complejo como puede parecer. Con una buena estrategia, planificación y desarrollo adaptados a tu situación y objetivos supone una gran satisfacción y, más importante, es efectivo.

En el fondo, que puede haber mejor que ocuparse de construir tu propia marca y la Historia de Ti?

Ya no serás lo que fuiste, pero podrás ser lo que quieras ser

Hemos de interiorizar que “las cosas ya no serán como antes de la crisis”.

Muchos trabajos, profesiones,  estudios, empresas,… deberán reconvertirse o “refundarse”.

No volveremos a ser lo que fuimos, pero podemos ser lo que aún no hemos sido.

Para ello necesitamos adoptar una mentalidad innovadora con la que busquemos nuevas soluciones u oportunidades a nuestra situación actual.

Tenemos unos conocimientos, unas competencias, una experiencia pero muchos no somos conscientes de todo lo que lo tenemos y somos.

Hace años se publico un libro interesante con un título significativo “Si tan solo supiéramos lo que sabemos”, que aunque se refería a organizaciones lo que plantea es extrapolable a las personas. En él hay una frase que deberíamos tener siempre presente “El conocimiento crea valor añadido cuando podemos traducirlo en acción”, pero una acción enfocada hacia el negocio actual y futuro.

Es necesario cambiar nuestros paradigmas personales y profesionales porque tendremos que explorar mares desconocidos de los que no tenemos mapa, y deberemos navegar confiando en nosotros o en los que nos acompañen.

Nuestra brújula será nuestra intuición,

el vigía será nuestro talento,

el timonel será nuestra experiencia,

y el capitán nuestra voluntad.

Las marcas que sobreviven son las que evolucionan, las que se adaptan a las nuevas circunstancias.

A nivel personal no nos hemos de limitar por nuestros estudios, o por nuestra carrera profesional, o por el sector en que llevábamos años trabajando.

¿Sabias que Rowan Atkinson es Ingeniero Eléctrico?

¿Sabias que Fujifilm ha desarrollado una línea de cosméticos con sus conocimientos de películas fotográficas?

Hay muchos más ejemplos que nos vienen a decir: “Hay oportunidades, sólo tienes que buscarlas”.

Para empezar puedes hacer:

1)      Un inventario de tus competencias.

2)      Una mapa mental de los que sabes y dónde lo utilizas

Con esto deberías preguntarte ¿Dónde y para qué podría serian útiles mis conocimientos y competencias?

A partir de aquí… hay que actuar.

Y si necesitas ayuda, cuenta con los profesionales de Soymimarca para ponerte en marcha.

Si no soy jefe y quiero influir, el objetivo es convertirme en experto

Este es el artículo de Expansión de Tino Fernández Usted puede ser influyente sin tener cargo que apareció el pasado 11/11/11 y en que intervengo junto con otros profesionales.

 

Usted puede ser influyente sin tener cargo


Cualquiera que se lo proponga es capaz de crear un momento y una experiencia que llevan a que los demás se interesen por uno y que hacen crecer el propio valor dentro de la organización. Sin poder reconocido y sin ser jefe, es posible ser importante en la empresa.

Aunque usted no tenga cargo, ni sea jefe, puede ser influyente en su empresa. Es una nueva y valiosa moneda de cambio en el escenario profesional cambiante, en su compañía y en su puesto. Sin ella, usted es hoy más vulnerable que nunca. La influencia como poder informal generará un cambio positivo en todo lo que hace.

Si le apasiona su trabajo, puede crear impacto. Es la manera de convertir esa influencia en algo viral y es la forma en la que su voz genera demanda y su valor dentro de la organización crece. Cuando su voz importa y se escucha, la gente quiere ser parte de sus conversaciones. Su talento es descubierto por otras personas influyentes en la organización. La presencia ejecutiva –aunque no se tenga cargo ni poder reconocido– es la capacidad para crear un momento, una experiencia que hace que los demás quieran saber sobre usted y lo que representa.

José Ramón Pin, profesor del IESE, recuerda que poder e influencia no son independientes: “Quien tiene poder acaba teniendo influencia, y el que consigue ésta, termina por tener poder”. Pin explica que la influencia es poder informal. “Una es la que se consigue por la habilidad técnica. La del experto que ve el futuro con claridad. Los demás le reconocen la autoridad técnica, le piden favores y recurren a él”.

Si no soy jefe y quiero influir debo convertirme en experto y dejar una huella de valor

En este sentido Guillem Recolons, socio de Soymimarca, asegura que “si no soy jefe y quiero influir, el objetivo es convertirme en experto. Lo primero es saber escuchar. Después hay que dominar las fuentes de información. Hacer un benchmarking de lo que tiene que ver con mi negocio; compartir esos conocimientos. Y en todo lo que haga debo dejar una huella personal para que me puedan clasificar de alguna manera. No está de más convertirse en un referente en las redes sociales. Sin competir con la propia empresa, cualquier persona puede hacer esto”. Euprepio Padula, presidente de Padula & Partners, advierte sin embargo que “España es un país en el que la jerarquía importa demasiado. No es fácil destacar si no se tiene un estatus determinado, a pesar incluso de las posibilidades que ofrecen las redes sociales. No es como en el mundo anglosajón, donde las organizaciones son más planas”.

Jesús Vega, experto en recursos humanos, coincide en que “hay muchas compañías gestionadas mediante códigos de poder y autoridad, pero la sociedad cambia, y se organiza por redes. Igual que pasa en las redes, que movilizan a tanta gente, hay empresas que desperdician la potencialidad de personas verdaderamente influyentes”

Las compañías, según el experto, están obligadas a detectar a esas personas, porque son las más adecuadas cuando las organizaciones se deciden a generar cambios. Vega considera que estos influyentes “deben ser reconocidos como líderes morales. Son dispersadores, frente a los agujeros negros, que son aquellos que se quedan con lo que reciben”. Jesús Vega recuerda a Malcolm Gladwell y a lo que expresa en The tipping point acerca de que las ideas, productos, mensajes y comportamientos se diseminan igual que los virus. Y se refiere a cómo “las organizaciones se benefician de aquellas personas que pueden catalogarse como canalizadoras”.

Para el experto en recursos humanos una de las grandes habilidades del profesional o líder es precisamente la capacidad de influencia junto con la credibilidad: “Es algo que se gana a lo largo de la trayectoria, propio de personas con gran capacidad de relación, con quien la gente gusta de compartir ideas e información. Son personas generosas, que no esperan nada a cambio de esa generación de ideas. Los demás quieren relacionarse con profesionales creíbles, que el intercambio sea realista y no interesado. Por eso hay gente en las organizaciones que no tiene cargo o poder pero concita apoyos”.
Dentro de la influencia como poder informal, José Ramón Pin añade “la capacidad de convicción y la de ilusionar a los demás, una habilidad psicosocial muy útil en el terreno comercial y de ventas”. En este sentido Euprepio Padula explica que es común, sobre todo en departamentos de recursos humanos y de márketing, que haya personas que destaquen por su capacidad de influencia”. Padula cree que, de modo general, “existen cargos influyentes: hay secretarias de directivos que mandan más que su jefe, por coherencia o por capacidad de comunicación. Esto pasa en el caso de secretarias de dirección y de presidentes. Se vuelven asistentes más allá del papel administrativo y son la voz de su jefe”.

Marketing de uno mismo

Por su parte Douglas McEncroe, director de Douglas McEncroe Group, habla de la necesidad de trabajar y fomentar las habilidades de influencia: “La gente debe hacer márketing de uno mismo, aunque en muchos casos esto está mal visto. Se confunde hacer una promoción de lo que uno aporta con el hecho de ponerse medallas”.

Para McEncroe, “lo primero que hay que hacer es sentarse a reflexionar y hacer un mapa de aquellas personas que resultan interesantes para uno mismo y que podrían ayudarle a conseguir una mejora. Es gente que tiene cierto prestigio y que toma decisiones”.
El experto cree asimismo necesario “conocer muy bien a la gente de tu compañía; saber cuál es su visión del mundo y su paradigma de la empresa. Cada uno debe contar una historia y ésta ha de encajar con la visión de la empresa y aportar valor. Que sea algo diferente que enlaza con su manera de ver el mundo. Y que ofrezca soluciones”.