Entradas

Embajadores de Marca: El futuro del marketing corporativo, por @fransegarrab

El creciente poder de la conexión emocional

No me cansaré de insistir: por muy racionales que nos creamos que somos, tomamos decisiones de manera emocional. Y la influencia que ejerce sobre nosotros el mismo mensaje es muy diferente si es un mensaje corporativo, técnico, impersonal, justificado en datos, aunque éste contenga altas dosis de racionalidad, que si el mensaje está firmado por una persona y creado desde la humanidad.

Un mensaje creado y suscrito por una persona se le presupone, de manera prácticamente inmediata, inconsciente, casi sin quererlo, una historia detrás: unos éxitos, unos fracasos, unas ambiciones, unos miedos…. El mensaje pasa a estar cargado de humanidad. De la humanidad del que firma. Y es que todos tenemos una historia. Y claro, cuando el que emite el mensaje es alguien como nosotros, conectamos más, porque le añadimos la pieza clave en la comunicación: la emoción.

La emoción es un atajo mental

Según el Modelo Psicológico de Infusión Afectiva (MIA) de Forgas (1995) la emoción influye directamente en nuestra cognición como una señal heurística (o atajo mental). La emoción facilita el procesamiento de la información. Lo emocional se convierte en información más “consumible” para nuestro cerebro y nos aferramos a la emoción para tomar decisiones que nos lleven a la acción.

Y es que nuestra mente necesita procesos que faciliten la gestión de la información ante la cantidad ingente “inputs” que compiten por llamar nuestra atención cada segundo, en este mundo híper-conectado en el que nos encontramos.

Por ello, si despojamos el mensaje corporativo de la necesidad de ser racional y lo convertimos en un mensaje más humano (emitido por humanos para humanos),  será un mensaje más “accionable” para su audiencia. Facilitará la conexión y el movimiento, porque, como humanos, no tenemos más remedio.

Y esta conexión emocional, humana, es irremediablemente,  la que va a marcar el futuro de la influencia de las organizaciones, porque éstas van a comprender que es el tipo de conexión que va a mover a la audiencia hacia la hacia la acción, sea cuál sea ésta (empujar a la compra, asistir a un evento, reproducir un video, apretar un botón…).

Las organizaciones son cada vez más sociales

Transformación digital. Al principio nos creíamos que iba de tecnología, pero cada vez somos más conscientes que va de personas.

Y no nos engañemos, las empresas cada vez son más sociales, porque les empuja el negocio, no porque quieran ser más “guays”. Por eso, los modelos de negocio están mutando, y van integrando elementos cada vez más orientados y basados en las personas y su poder de influencia: embajadores de marca (employee advocacy), liderazgo digital, employee centricity, integración de nuevos perfiles laborales, captar, conectar, detectar  y fidelizar el talento digital, e-recruitment, nethunting….

Pero son las personas las que las hacen sociales

“El mercado es una gran conversación” (Cluetrain Manifesto), pero no son las empresas que forman el mercado los que van a conversar, son las personas que las construyen.

Los negocios no son otra cosa que los resultados de interacciones entre personas. Entregando el poder de ser sociales a los integrantes de una organización, las organizaciones  amplifican el alcance de su mensaje de manera exponencial. Y sobre todo crean un mensaje más intenso y singular.

La “conversación” se vuelve más real, palpable, bidireccional. Más poderosa. Con más capacidad de influencia y si, amig@s, con más impacto en la “data” (que tanto nos importa ahora) y en la cuenta de resultados (que tanto nos ha importado siempre).

Embajadores de marca: Si le entregamos el poder de comunicación a nuestra gente, el mensaje será amplificado, será más intenso (más emocional) y será un mensaje único, porque estará formado por nuestras personas. Ninguna otra empresa podrá tener nunca jamás uno igual.

Se podrá decir más alto, quizás más claro, pero nunca, nunca, de la misma manera. Y la singularidad es increíblemente poderosa.

Tendencias #PersonalBranding 2017 (3): El auge del empleado social

Los pasados 19  y 29 de diciembre publicábamos la 1ª parte  y 2ª parte de las tendencias en Personal Branding 2017 proyectadas por Willian Arruda.

William Arruda es una de las referencias en Personal y Executive Branding a nivel mundial. Creador de Reach Personal Branding, Arruda es de los pocos profesionales que acredita una certificación propia. Autor del libro “Career Distinction”, es considerado por muchos medios estadounidenses como el “gurú” del Personal Branding. Días después de publicar la 1ª y 2ª parte de sus tendencias sobre marca personal para 2017 , acaba de presentar la 3ª parte también en la revista Forbes. Como considero que el contenido es revelador, me he atrevido a traducirlo para que pueda llegar a cualquier interesado en la materia.

Tendencias en Personal Branding 2017, 3ª parte: El auge del empleado social

NdelT: En una traducción menos literal podríamos llamarlo “empleado conectado”

Hubo un tiempo en que muchas empresas bloqueaban el acceso de sus empleados a las redes sociales. Por un lado, los directivos creían que sus empleados perderían el tiempo por el otro creían que los mismos empleados hablarían de la empresa en las redes. Pensaban que, al fin y al cabo, ese era un cometido del Departamento de Comunicación ¿no es así?

Según los estudios de Gartner, el 50% de las empresas bloquearon el acceso a las redes sociales en 2010, pero ahora esa tendencia disminuye en casi un 10% anual. El temor a los social media se atenúa. Las organizaciones más progresistas no sólo están permitiendo que sus empleados utilicen las redes sociales en el trabajo, sino que lo promueven.

Según Dave Kerpin, CEO de Likeable “Cada vez más, 2017 verá el auge de la “compañía social”, ya sea porque los equipos o empleados utilicen Slack o Workplace para comunicarse entre sí o que trabajen con LinkedIn para compartir noticias con el mundo, o que incluso  un número cada vez mayor de CEO utilicen Twitter. Hasta las pequeñas empresas utilizan las redes sociales para construir una presencia y administrar sus negocios”.

Employee Advocacy

Cheryl y Mark Burgess, autores de The Social Employee, comparten en su libro hallazgos clave:

  • Un embajador de marca (employee advocate) ofrece el doble de confianza que un CEO.
  • Los empleados suelen tener de promedio 10 veces más conexiones en redes sociales que una marca.
  • Sólo un 33% de los compradores confía en la marca, mientras que el 90% de los clientes confía en las recomendaciones de productos o servicios de las personas que conocen.
  • Los mensajes de marca llegaron a un 561% personas más cuando los compartieron los empleados frente a los mismos mensajes compartidos a través de los canales sociales corporativos.
  • Los mensajes de marca son compartidos 24 veces más frecuentemente cuando son distribuidos por los empleados frente a la marca.
  • El 98% de los empleados utilizan al menos una red social personal, y en ésta el 50% ya está publicando noticias de su empresa.

Predicar con el ejemplo

Si eres un líder senior en una organización, conviértete también en un líder en el uso de social media. Según MSLGroup, el 77% de los compradores tienen más probabilidades de comprar a una empresa cuyo CEO utiliza las redes sociales.

Y de acuerdo con Weber Shandwick, los CEOs sociales son mucho más propensos a ser visto como buenos comunicadores, en comparación con CEOs menos sociales (55% frente a 38%, respectivamente). Si eres un líder y realmente quieres dejar marca en tu organización, abrazar una cultura social y tomar la iniciativa en tu empresa te ayudará a destacar, y también que dará a tu empresa una ventaja competitiva.

Y si eres un líder RR.HH, los beneficios son demasiado grandes para ignorarlos. Según el Altimeter & LinkedIn Relationship Economics 2014, los empleados de las empresas socialmente comprometidas tienen:

  • 57% más probabilidades de alinear el compromiso de los social media con más oportunidades de ventas
  • 20% más probabilidades de permanecer en su empresa
  • 27% más probabilidades de sentirse optimistas sobre el futuro de su empresa
  • 40% más probabilidades de creer que su empresa es más competitiva

Conviértete en un líder de base

Aunque no pertenezcas al staff directivo, puedes utilizar tu experiencia social para mejorar la marca de tu empresa y tu perfil personal. No tienes que contestar cada opinión (la sobreexposición es negativa), pero sí compartir contenidos de valor y relevantes sobre una base consistente. Ser parte de la conversación significa invertir algo de tiempo discutiendo ese contenido. Añade tu punto de vista, explicando por qué el contenido es valioso para tu audiencia. Si la mayoría de tus seguidores son empleados de junior, eso es positivo: estarás creando adhesiones y haciendo que todos salgan ganando.

Ya lo ves, el auge del empleado social, del empleado conectado, es imparable.

Imagen: Unsplash. Llywelyn Nys