Entradas

Ya está aquí el Personal Brand Video

Sin duda la visibilidad de la marca personal se puede beneficiar con una adecuada puesta escena del vídeo online. Si un vídeo convencional ya supone una serie de ventajas como ayuda al posicionamiento, efectividad (con respecto a otros medios), versatilidad, estrategia multicanal y aumento del tráfico web, el Personal Brand Video suma otras ventajas añadidas.

¿Qué es el Personal Brand Video?

Se trata de un formato -ideado por Soymimarca- que es el fruto de un proceso de consultoría de personal branding, ya sea particular o in-company. No se trata de ver a una persona hablando a cámara, eso ya existe y no nos parece que sea ninguna novedad, además de suponer un problema para los que no han estudiado interpretación.

Personal Brand Video = Personal Branding + Storytelling + Elevator Pitch + Buena producción

Una buena forma de resumir el proceso es esta fórmula. El Personal Brand Vídeo utiliza como base de imagen el relato personal de una persona, sus pasiones, sus aficiones, sus iconos. A partir de ahí nuestros redactores crean un texto que irá sobre la imagen y que sería una versión cinematográfica del Elevator Pitch, es decir, la puesta en relieve de la propuesta de valor profesional. Eso, además, requiere un tratamiento de producción impecable.

El caso Vicenç Urrutia

Mejor lo vemos con un ejemplo. Aquí os dejamos el caso de Vicenç Urrutia, abogado especialista en prevención y resolución de conflictos en las empresas.

Tras un trabajo de personal branding utilizando el método Iceberg, se escribió un guión para el Personal Brand Video que vinculaba una de las pasiones de Vicenç, volar, con su discurso de marca. Aquí tenemos el resultado. Recomendamos verlo en HD, pantalla completa, y con buen sonido.

Ficha técnica:

  • Cliente: Vicenç Urrutia Ricart
  • Idea, consultoría de personal branding y guión: Soymimarca
  • Producción vídeo: Feriche Produccions
  • Sonido: Idea Sonora
  • Música: Robert Karpinski CC

[contact-form-7 id=”20978″ title=”Personal Brand Video”]

Tu marca es la suma de tus marcas

Google Images

Google Images

Las marcas son, a parte de un logotipo, un producto, una imagen… la percepción que tenemos sobre un determinado producto, empresa, ciudad, persona… Las marcas ocupan un espacio en nuestra mente. Son básicamente percepciones que van formándose, que van moldeándose con cada una de nuestras interacciones y están totalmente condicionadas por cómo percibimos (de forma totalmente subjetiva) cada una de estas interacciones.

Uno de los conceptos más importantes del marketing es lo que se conoce como los momentos de la verdad. Son aquellos momentos en los que el consumidor entra en contacto directo con el producto. Son momentos realmente importantes pues en ellos se decide el éxito de un producto e incluso de la empresa. El concepto de “momento de la verdad” fue creado por la multinacional Procter & Gamble hace ya unos cuantos años para referirse a estos instantes en los que un producto “se la juega”. Durante muchos años, los profesionales del marketing han considerado básicamente 2 momentos de la verdad. Se conoce como el primer momento de la verdad cuando el consumidor entra en contacto con el producto (generalmente en el punto de venta) y es en ese preciso instante cuando decide comprarlo o bien escoger otra marca o incluso no comprar. El segundo momento de la verdad tienen lugar cuando el consumidor, una vez ha comprado el producto, empieza a utilizarlo. En ese momento, de forma consciente o inconsciente el consumidor empieza a valorar el producto, lo compara con las expectativas que tenía sobre el mismo y, cuando el resultado supera las expectativas está satisfecho (o insatisfecho en caso contrario). Más adelante, los profesionales del marketing añadieron un nuevo momento de la verdad; le llamaron el “momento cero” (el conocido como ZMOT – “zero moment of truth”). Este momento es también realmente crítico y sucede básicamente Internet, antes del contacto físico con el producto cuando el consumidor empieza a obtener información sobre el producto en cuestión.

En las marcas personales sucede de forma francamente parecida. Tu primer contacto con alguien influye notablemente en la percepción que tenga sobre ti. Recuerda la famosa cita “sólo existe una ocasión para causar una buena primera impresión”. A partir de este momento, cada interacción que tengas con alguien, cada apretón de manos, conversación, artículo, charla, ponencia… va a significar un momento de la verdad. Diferentes momentos, diferentes contactos que van a ser decisivos en la percepción que alguien se forme sobre ti.

También en el mundo del personal branding resulta decisivo el llamado momento cero. Este momento también tiene lugar en Internet y básicamente se produce cuando alguien obtiene información de ti a través de Internet (mayoritariamente a través de Google. Por este motivo debes prestar especial atención a lo que Google dice de ti. Googleate con frecuencia o utiliza las alertas de Google para monitorizar qué información aparece en la red relacionada con tu marca personal. En un mundo cada vez más digital, tener una buena presencia en Internet resulta imprescindible para dejar una buena  marca personal.

Recuerda que, a parte de este momento cero (previo al contacto real), cada interacción cuenta. Presta especial atención a cómo son tus contactos con tu público objetivo. Todo cuenta. Cada palabra, cada acción va dejando marca en los demás. Al final, tu marca personal (la imagen que tienen las personas de ti) es la suma de todas las veces que has dejado marca. Aprovecha y cuida cada momento de la verdad, desde el momento cero hasta el momento de la verdad más insignificante ya que cada momento cuenta. Porque, al final, tu marca es la suma de tus marcas. Aprovéchalas, valdrá la pena.

[subscribe2]

Corporate Branding + Personal Branding = Full Branding

 

Casi todas las organizaciones invierten en branding, branding corporativo y también branding de marcas/productos asociados. Para ello, existen múltiples herramientas a partir de un proceso esmerado de investigación y planificación estratégica.

El resultado de una buena gestión en branding corporativo es, entre muchas otras cosas, que la imagen y reputación de la marca o marcas corporativas se mantiene arriba, hay un buen recuerdo espontáneo y los valores asociados a la marca son suficientes como para hacerla preferente en sus mercados.

Pero ¿El branding corporativo es un proceso completo?

fullbranding_soymimarcaDe nada sirve mantener unos parámetros de marca inmaculados si luego fallan las personas. Y como dice Dan Schawbel, “your people are your Brand” (tu gente es tu marca). Si la reputación de los directivos de una organización y de sus profesionales públicos no existe o es deficiente, los esfuerzos en branding corporativo son inútiles. Es como ir rellenando de agua una jarra agrietada. Y por si fuera poco, hay una sensación de que “aquí huele a marketing”. Imaginemos un banco, por ejemplo, que realiza una excelente campaña a favor del diálogo y de la proximidad con los clientes. Si luego entras en una sucursal y te tratan como a un perro, el “overpromise” de su publicidad se volverá en contra. Y lo mismo pasará si decidimos confiar en un bufete de abogados y vemos que la reputación online del letrado que llevará nuestro caso dice lo contrario que su recargada página web.

Coherencia, por favor.

Recuerdo que hoy los mercados no son entes demográficos, hoy los mercados son conversaciones. Y una organización, como ente abstracto, no tiene poder de conexión  con las personas, con sus clientes, con sus stakeholders. Para que una organización conecte con personas debe hacerlo a través de personas, de valores y de una visión y misión compartida.

El personal branding no es ninguna estupidez en este contexto, y tampoco un factor efímero o modal, ya que complementa los esfuerzos de una marca en su branding corporativo para constituir una fuerza holística de marca que podríamos denominar “full branding”.

El entorno digital actual favorece la comunicación entre profesionales y stakeholders, y esa es una oportunidad que no se puede desaprovechar. El personal branding es un proceso estratégico e integral, y dista mucho de tener seguidores en Twitter o de tener mucha influencia online: se requiere un proceso, una idea clara de dónde queremos llegar en un plazo de tiempo. Es como un iceberg: parte de la zona interior y sumergida de la persona (autoconocimiento), sigue con su hoja de ruta /estrategia personal) y acaba en el área de comunicación y networking (visibilidad). Pero en realidad no acaba ahí, es un proceso continuo.

No es oro todo lo que reluce

Las organizaciones tienen una excelente oportunidad para reforzar sus marcas de una manera global, un full branding. Para ello deberán investigar quién hay en el mercado que pueda guiarles en este proceso, y no todo es válido. Para gestionar adecuadamente este proceso se necesitan equipos con especialistas en las tres áreas, autoconocimiento, estrategia y comunicación, pero también que estos equipos sean integrados y persigan un objetivo común: que cada profesional, directivo o no de una empresa con visibilidad pública sea capaz de transmitir la visión y misión de la organización, de explicar un relato de marca, de entender cuál es su diferencial de marca, transmitir valor y de facilitar la conexión con clientes y agentes del mercado. ¿Las ventas? Por supuesto, las ventas llegarán con esa coherencia de marca corporativa y personal.

Cómo transformar empleados en embajadores de marca, por @guillemrecolons

 ¿Por qué una marca como Mercadona, que apenas invierte en publicidad, es tan poderosa?

Aunque no acostumbro a hacerlo, traduzco y resumo el excelente artículo del especialista en Personal Branding William Arruda “Three Steps For Transforming Employees Into Brand Ambassadors” publicado en la revista Forbes el pasado agosto. Muchas empresas centran sus esfuerzos de branding en actividades tradicionales del marketing como la promoción, la publicidad, las relaciones públicas. Todo eso está muy bien, pero tal vez esas mismas empresas olvidan que uno de sus mejores activos de marca es su gente, sus profesionales.

William Arruda

William Arruda

No importa cuál sea el sector, la construcción de una gran marca requiere que todos los profesionales de la empresa conecten con la marca corporativa y comprendan la importancia de caminar juntos para lograr objetivos. Si no inspiramos a nuestra gente para ser embajadores de marca, estamos desaprovechando una oportunidad única (y permitiendo que nuestros competidores avancen posiciones). Según el barómetro Edelman Trust de 2013, “los empleados puntúan más alto en confianza pública que el Departamento de Relaciones Públicas, el Presidente o el fundador de la compañía. Un 41% piensa que los empleados son la fuente de información más creíble cuando hablan de su empresa”. Para construir una marca corporativa fuerte se necesitan embajadores de marca, profesionales comprometidos, conectados y motivados: personas con un nivel de proximidad emocional con su trabajo, colegas y organización que les empuja constantemente a mejorar, a aprender y a desarrollar mejor sus tareas. El compromiso es esencial, y acarrea múltiples ventajas. Entonces ¿Cómo conseguir profesionales comprometidos? Para transformar empleados en embajadores de marca se pueden seguir estos tres pasos:

1. Promueve el autoconocimiento y la identidad personal (Personal Branding)

Una investigación reciente de la Cornell University demuestra que para conseguir un alto grado de satisfacción de los empleados, la nueva cultura empresarial debería centrarse en la identidad personal, no en la corporativa. Cuando los empleados pueden convertirse en “los mejores aliados de si mismos” la productividad laboral y el apego a la compañía aumentan notablemente. En la misma investigación, a los empleados recién llegados se les preguntaba ¿Qué hay de “único” en ti que te ayuda a ser más feliz y hacer mejor tu trabajo? . Esa pregunta provocaba reacciones positivas: menor índice de baja laboral, mayor eficacia en el trabajo y mejora en el nivel de compromiso. La pregunta encierra un interés hacia el empleado por parte de la empresa en cuanto a su potencial de crecimiento personal (no solo profesional). También demuestra que la organización cuida el nivel de bienestar de su gente. Todo eso, al final, redunda en un mayor beneficio para la marca. Si en vez de esa pregunta, la fórmula hubiera sido la clásica ¿Qué has oído de nuestra empresa que te haga orgulloso de pertenecer a ella? se vería “el plumero” del interés meramente económico de la relación profesional. Es como decir a un empleado la suerte que tiene de trabajar en la compañía, seguramente es contraproducente, transmite arrogancia, repele. Nuestro objetivo es generar un ambiente atractivo con nuestra gente que les dirija, de manera natural, a ser embajadores de marca. Hemos de ayudar a nuestra gente a “desenterrar” su mejores fortalezas para integrarlas en toda su actuación, eso conduce directamente al éxito del equipo.

2. Convierte el conocimiento de marca interno en una prioridad (Corporate Branding)

El instituto Gallup pregunto a más de 3.000 trabajadores seleccionados aleatoriamente si estaban de acuerdo con la siguiente afirmación: “Sé cuál es la misión de mi empresa y qué diferencia a nuestra marca de nuestra competencia” Sorprendentemente, solo un 41% de los empleados estaban de acuerdo, lo que indica que más de la mitad no eran conscientes del posicionamiento de su compañía y de su clave diferencial. ¿Cómo puede un equipo trasladar al mercado la “promesa” corporativa si no sabe lo que es? A los que lideran las empresas les toca la tarea de “educar” al equipo sobre todo lo relacionado con la marca.

3. Conecta lo personal y lo corporativo

Uno de los mayores malentendidos que conozco se refiere al hecho de que las marcas personales y las marcas corporativas compiten (en vez de cooperar). Nada puede estar más alejado de la realidad. Las compañías de mayor éxito –añado: como el caso de Mercadona- ayudan a su gente a conocerse mejor, a conocer su marca personal, y capitalizan la integración de esos rasgos individuales con los más amplios objetivos de la compañía. A eso se le llama Personal Branding aplicado, y representa una estrategia simple pero imbatible. Se basa en el principio de personal más (+) corporativo, no personal vs. corporativo. Cuando los empleados tienen más claro quiénes son y qué les hace excepcionales (un proceso que se puede implementar promoviendo el autoconocimiento), y además tienen claros los objetivos corporativos de marca, pueden poner en marcha sus competencias únicas y su experiencia para activar esos objetivos. Pensando de manera consistente e inconformista se puede seguir el trazo de experiencias excelentes como el Apple Genius Bar. Una marca consistente no emerge a partir de empleados instalados en la zona de confort. Cada profesional necesita determinar cómo puede –a su manera- trasladar la promesa de marca de una forma auténtica, aprovechando y uniendo la identidad corporativa con lo que le moviliza y hace único. Aunque no seas el presidente de la compañía, si te interesa aumentar ese nivel de compromiso entre la empresa y los empleados, tu rol es clave. Asume la tarea de “branding” para tu equipo. Haz saber a tu superior que quieres liderar una iniciativa de branding grupal. Este nuevo rol te brinda la oportunidad de moverte fuera de las jerarquías habituales, mejorar tu propia marca de cara a tu equipo y asumir un papel relevante en el éxito de tu empresa. Una marca fuerte requiere el compromiso de todos los profesionales de la compañía, y se consigue integrando las marcas personales con la corporativa. Ellos, los profesionales, son el mejor recurso del que pueda disponer cualquier organización.

Un Posgrado para los que quieren ayudar a crecer a las personas

 

Si tienes vocación por ayudar a los demás, si te gusta potenciar el talento humano y quieres ayudar a otros a crecer y alcanzar sus objetivos, este es tu Posgrado.

En este vídeo, Jordi Collell – director académico del posgrado en Personal Branding, nos habla del contenido, estructura, metodología y salidas profesionales del posgrado.

[youtube]http://youtu.be/-jFqZa8CGHU[/youtube]

Lenguaje no verbal (I) Gestos que nos delatan, por @alexiaherms

“Las acciones hablan más que las palabras”. Gran frase que pone en evidencia la importancia de que las palabras, por muy buena intención que tengan, en ocasiones, han de venir acompañadas por algo más.

Y ese algo más son los gestos. Y cierto es, que hay algunos gestos que nos delatan, ponen en evidencia lo que decimos, o simplemente evocan significados por si mismos sin que nos demos cuenta. A continuación damos significado a algunos de los gestos más comunes y que más repetimos a lo largo de nuestra vida.

La palma de la mano abierta en todo momento: Es un gesto característico de las personas sinceras.

El puño cerrado: Revela tensión nerviosismo, con este gesto se oculta la verdad

Los hombros caídos: Sugiere depresión incapacidad, para hacerle frente a ciertas situaciones en la vida.

Sentarse con las dos piernas unidas paralelamente: Denota una personalidad cuidadosa y ordenada.

Cruzar la pierna en un ángulo de 90º al nivel de la rodilla: Persona ambiciosa. competitiva. Es un gesto poco común en las mujeres.

Sentarse sobre una pierna:  Sugiere una personalidad muy conformista a quien no le es fácil tomar decisiones.

Si la persona camina muy a prisa:  Sugiere una personalidad dinámica, inquieta, ansiosa por cumplir metas que se ha trazado en un tiempo determinado.

Si el individuo camina con pasos irregulares, y no mantiene una relación recta al caminar:  Denota una personalidad insegura, tímida y cansada.

Echarse hacia atrás en una butaca:  Sugiere confianza en uno mismo

Estos son algunos de los más comunes pero existen muchos más. A lo largo de esta serie de posts de lenguaje no verbal iremos desvelando el porqué los gestos, los silencios, las miradas y las posturas corporales a veces dicen mucho más que las palabras.

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

Aviso legal:
La información que nos facilitas se integrará en el fichero automatizado de SOYMIMARCA para poder enviar nuestras futuras comunicaciones. En todo momento puedes ejercer tu derecho de oposición, acceso y rectificación y cancelación a SOYMIMARCA, S.L. CIF B65445959, Entença 161, bajos 3, Barcelona -, o mediante un correo electrónico a este mismo formulario de contacto, todo ello en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/99 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal y la Ley 34/2002 de 11 de julio, Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.

¿Sirve un blog personal para encontrar trabajo? por @guillemrecolons

Si asumimos de una vez que el CV ha muerto o se está existiendo tenemos que ver qué maneras tenemos de trasladar nuestra marca personal a posibles contratadores. En el mundo online, a menudo hemos hablado de Linkedin, Viadeo u otras redes profesionales como plataformas abiertas y de fácil acceso para que nos encuentren y para trasladar una idea de valor. Pero hoy os hablo del blog, una herramienta que, dotada de buenos contenidos, puede convertirse en un excelente previo a una entrevista o a un proceso de selección.

Antes de asegurar si con un blog encontrarás trabajo, déjame explicarte exactamente cómo funciona el asunto. Sin pelos en la lengua, toda persona que quiera tener una marca personal saludable debería tener su propio blog (o uno compartido, también me vale). El blog actúa como el centro neurálgico de una estrategia personal online. Es un medio tuyo, que dominas, tu casa virtual.

Objetivos de un blog

  • Crear un canal de comunicación externo propio
  • Posicionarte como especialista
  • Promocionar productos o servicios
  • Generar contactos cualitativos (networking)
  • Vender, conseguir donativos
  • Aumentar las opciones de ser contratado

Ventajas del blog

  • En realidad, el blog es mucho mejor que un CV, porque te posiciona. Da una información sobre ti que raramente aparece en un CV.  En un CV cuentas cosas, en un blog las haces. Puedes colgar vídeos tuyos, fotografías, debates, podcasts…
  • Permite interacción con otras personas, es un medio vivo, genera un debate de ideas.
  • El blog permite que los demás nos encuentren. Eso es posible gracias a los tags (etiquetas), a las categorías que generemos, a la potencia de los títulos, a los enlaces externos (links) que utilicemos… Es decir, el blog dispone de herramientas (llamadas SEO) para ser fácilmente localizables por personas objetivo.
Requisitos del blog
  • Constancia, regularidad. Puedes escribir cuando quieras, una vez al día, dos por semana, una por semana o una al mes. Pero hazlo de forma regular. Entrar en un blog y ver que no hay nada escrito desde hace 6 meses da sensación de abandono y trabaja en negativo.
  • Planteamiento estratégico, no táctico. Si buscas trabajo, el blog no te generará entrevistas en una semana. Si quieres eso, abandona. El blog requiere que te marques una línea editorial, unas categorías y un libro de estilo, y que lo vayas siguiendo. Dará frutos, pero recuerda que Roma no se construyó en un día.
  • Seriedad. No paro de ver blogs de personas mostrando lo peor de sí mismas. Si buscas trabajo, olvídate de fotografías o vídeos comprometedores, no cometas faltas de ortografía y trata de plantear una redacción coherente a tu estilo.
  • No engañes. El blog requiere una dosis muy alta de autenticidad. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. No te pongas más medallas de las que tienes, trata de ser humilde.
  • Generosidad. Considera a tus competidores, comparte tus referentes. En el fondo, Internet es pequeño y nos conocemos todos.
Cómo llegar a tu público objetivo (clientes, directores RH…)
  • Haz una lista de las 10 principales empresas o personas a las que quieras llegar a través de tu blog.
  • Escribe sobre su sector, con conocimiento, con expertise.
  • Menciona sus nombres y marcas en los tags.
  • Formula preguntas que ellos aún no hayan formulado.
  • No “regales” respuestas, pero tenlas a punto y redacta algunos tips (pistas).
  • Cuando hayas completado un post o artículo, compártelo en redes como Linkedin, que permiten envíos individuales o grupales.
Llegados a este punto, ¿Sirve un blog personal para encontrar trabajo? Sirve para que -entre varios candidatos- tu tengas más posibilidades de ser elegido. ¿Es una opción arriesgada? Sí, para qué negarlo. Es posible que el blog hable mal de ti si no lo cuidas con esmero.¿Es laborioso? Sinceramente, al principio, hasta que no se conoce el mecanismo, es algo liado. Pero en un par de semanas lo tienes por la mano.

 

Aquí tenéis algunos blogs personales de visita recomendable:

Dime qué colores llevas y te diré quién eres

Decía Kandisnky que “El color es un medio para ejercer influencia directa sobre el alma”. Y es que los colores transmiten sensaciones y comunican emociones.

Google Images

Nuestra imagen se compone de líneas, formas, volúmenes y colores. Lo queramos o no, los colores proyectan mucha información sobre nosotros. No sólo tienen que ver con la moda, en un entorno profesional pueden transmitir seguridad y confianza o por lo contrario inaccesibilidad y rigidez. Así que debemos elegir correctamente el arco iris de nuestro vestuario para proyectar exactamente aquello que queramos.

Veamos lo que los colores pueden llegar a decir sobre nosotros en una entrevista de trabajo:

 

Negro

Es el color de la autoridad y del poder. Un color muy apreciado en el mundo de la moda, ya que estiliza y tiene mucho estilo. Aunque no hay que abusar de él en una entrevista, puede hacernos parecer demasiado serios e inaccesibles.

 

Gris

Dicen que es el color que la gente más se pone para ir a una entrevista de trabajo. Representa a la perfección sofisticación y seguridad. Es un color neutro que no va a hacer que el entrevistador se distraiga con nuestra ropa y se fije más en lo que llevamos que en lo que decimos.

 

Blanco

El blanco es un color ligero, neutro y que además encaja con todo. En una entrevista proyecta frescura y simplicidad.

 

Rojo

El rojo es una explosión de emociones: intensidad, agresividad, amor y pasión. Es un color que se hace notar pero debido a su intensidad hace que nuestra imagen parezca más pesada. Así que puede que no sea el color más adecuado para una entrevista.

 

Amarillo

Positivo y llamativo. Un color que despierta amores y odios. Dicen que potencia la concentración.

 

Verde

Simboliza la naturaleza. Resulta agradable y relajante para nuestros ojos. Sus tonalidades aportan distintas connotaciones. El verde oscuro, por ejemplo, es masculino, conservador y transmite estatus.

 

Azul

Es cielo y océano, es uno de los colores más populares. Transmite paz, tranquilidad y hace que nos sintamos más calmados. La mayoría de asesores de imagen recomiendan ese color por las cualidades que transmite: lealtad y control.

 

Violeta

El color de la realeza, el lujo y la sofisticación. No es el color más apropiado para una entrevista de trabajo ya que es percibido como muy femenino, romántico y artificial.

 

Marrón

Solidez y flexibilidad. Es el color de la tierra y abunda en la naturaleza. El marrón claro implica pureza. En una entrevista proyecta estabilidad y facilita la comunicación.

 

Dime qué colores llevas y te diré quién eres. Elige adecuadamente tu vestuario para una entrevista, ahora ya sabes qué color se adapta mejor a la imagen que quieres proyectar.

 

¿Qué es marca personal? -el vídeo-

Feliz 13 a todos!

Nos parecía una buena manera de empezar este 2013 con este vídeo, producido por Soymimarca, que recoge definiciones e ideas muy diversas sobre qué es la marca personal. ¿Las fuentes? de lo más diverso:

Miguel de Cervantes, Oscar Wilde, Bob Marley, Margaret Thatcher, Kurt Cobain, Coco Chanel, Brenda Bence, Dan Schawbel, Catherine Kaputa, William Arruda, Jeff Bezos, Tom Peters, Oscar Del Santo, Roberto Álvarez del Blanco, Andrés Pérez Ortega, Neus Arqués, Arancha Ruiz, Alfonso Alcántara, Risto Mejide, José Manuel Casado, Pablo Adán, Jordi Collell y un servidor, Guillem Recolons.

Si se te ocurre alguna definición interesante, te invitamos a participar. Ánimo y mis mejores deseos para un 13 que pinta mejor que el 12, mucho mejor.