Entradas

8 motivos por los que gestionar tu marca personal, por @FranSegarraB

Hoy más que nunca, es más fácil e importante que te decidas a tomar las riendas y gestionar tu marca personal. ¿Por qué? Aquí van 8 motivos:

 

1. Ahora es el momento de gestionar tu marca personal.

La economía digital coloca la gestión de tu marca personal al alcance de tus manos como nunca había sido posible antes. Internet facilita que puedas trabajar en el proyecto más importante de tu vida: tú mismo. Hoy más que nunca, ahora y en estos momentos, es más fácil e importante que te decidas a tomar las riendas de la gestión de tu marca personal.

2. Hoy, implementar tu plan de personal branding es accesible.

Es posible generar una marca personal con una inversión económica mínima. Incluso gratis (aquí te dejo algunos recursos gratis para trabajar tu marca personal: 10 recursos gratis para gestionar tu marca personal.

Internet y las redes sociales han democratizado la posibilidad de que todo el mundo pueda empezar a gestionar su propia marca personal, comunicar su propuesta de valor y optar por posicionarse como referencia en su mercado objetivo con una inversión inicial lejos de las grandes inversiones de las marcas, pero no por ello con menos efectiva. ¿Cuánto cuesta una conexión a internet? ¿Qué precio tiene una cámara de vídeo básica? ¿Cuánto vale un sencillo micrófono para grabarte? Hoy en día, la inversión no debería representar una barrera.

3. La marca personal pone en práctica tus ideas.

Thomas Edison afirmó “El valor de una idea reside en usarla”. ¡Todos tenemos ideas! ¿Por qué no pones en práctica las tuyas? Tener una idea no sirve de nada si no la pones en juego en la realidad, si no la enfrentas con el mercado, si no la validas con los resultados. ¿Qué ideas tienes? Seguro que son fantásticas, pero: ¿Cuál es el primer paso que vas a dar para hacerlas realidad?

4. La marca personal es para toda la vida

Hoy en día, vivimos inmersos en una evolución del mercado laboral que no tiene marcha atrás. No hay negocios, ni puesto de trabajo, ni relación laboral para toda la vida. Los contratos y los negocios vienen y van, pero tu marca personal permanece. Es el mejor activo en el que puedes invertir. El mejor proyecto que existe para ti, eres tú. Si inicias e implementas adecuadamente tu estrategia de personal branding, estás invirtiendo en ti y en tu futuro

5. Si tú no lo haces, otros lo harán por ti.

Si tú no controlas y mimas tu marca personal, dejarás al azar una de las partes más importantes de tu carrera profesional. ¿Estás dispuesto a desaprovechar todo el potencial que ello supone? Toma las riendas de tu proyecto de vida, toma las riendas del desarrollo de tu marca personal y posiciónate como la opción preferente ante tu mercado objetivo. Tu presencia en internet es inherente si existes. Tener un control sobre esta reputación nos da la posibilidad de decidir, dirigir y gestionar de manera estratégica los valores y atributos que queremos transmitir ayudando a posicionarnos de manera específica en su mente.

6. Súmate a una tendencia actual en el mercado.

El trabajo ya no está donde lo buscábamos. El 80% de las ofertas laborales ya solo circulan en la Red. Si tu objetivo al gestionar tu marca personal es el de firmar un contrato con esa empresa, organización, marca o firma en la que siempre has soñado trabajar, debes tener en cuenta que los responsables de selección de personal ya no buscan a sus candidatos en los sitios tradicionales. Los reclutadores, los HeadHunters y los Nethunters te buscaran en la red, te “googlearán”, observarán dónde te posicionas, hablarán contigo y estudiarán tu presencia on-line. ¿Vas a hacer que se fijen en ti?

7. Los negocios lo piden. Los negocios se hacen entre personas.

Por ello, cada vez vamos a reclamar, como empleados, como profesionales y a su vez como consumidores a hablar más sobre personas que sobre marcas. La confianza se deposita en éstas y sólo las marcas personales pueden transmitir este sentimiento a su público objetivo. Crea tu página web, implementa tu presencia on-line Busca tu nicho de mercado, habla con tus seguidores, conviértete en la referencia y emocionales.

8. No queda más remedio.

Probablemente la gestión de la marca personal es inherente en el 99% de las profesiones. Toma consciencia de ello. Plantea una estrategia, impleméntala, comunica tu valor diferencial, aquello que te hace único y empieza a ser valorado tal y como mereces.

 

Foto: Mike Wilson (Unsplash)

Toma el control de una vez, por @fransegarrab

Si preguntamos a cualquier persona: “¿Deseas tomar las riendas de tu propia vida?” Con alta probabilidad nos contestará con un sí. Seguramente tú también pensarás que es algo que quieres para ti. Rotundamente.

Tomar las riendas de nuestra vida, controlar lo que le sucede a uno y a los que le rodean, trabajar para ti… ¡Vaya! ¿Quién no querría eso?

Ahora bien, cuando reformulamos la pregunta a “¿Estás dispuesto a tomar las riendas de tu propia vida?” Parece que la rotundidad con la que respondemos afirmativamente decrece. Incluso oiríamos algunos “esto no es para mí”, “ahora no me va bien” o “con la faena que tengo… ¡Imposible!”, entre otros comentarios de evitación y negación, disfrazados de procrastinación.

Asumir un cambio en nuestra vida cuando nos encontramos en una situación cómoda, por supuesto, es difícil.

Toma el control de una vez

Tomar el control de tu marca personal significa trabajar sobre el cambio, abandonar tu zona de confort y trabajar sobre un terreno a veces lleno de caos e incertidumbre no es apto para aquellos que no lo deseen realmente.

Si decides gestionar tu marca personal, es porque:

Apuestas por apretar con fuerza entre tus manos las riendas de tu vida

Te dedicas a aquello en lo que sientes que eres mejor, en lo que tú crees.

Tú decides el producto, tú buscas a tus clientes, tú transmites tu huella en aquello que haces,

Deseas crear tu propio modelo de negocio y construyes paso a paso tu estilo de vida.

¿Unes trabajo y pasión?

Si la frase “Nunca siento que me he excedido en mi trabajo” conecta contigo, estas de enhorabuena. Según la Teoría del Flow de Mihály Csíkszentmihályi: fluir es aquel estado mental en que nos encontramos concentrados o absorbidos completamente en la actividad que estamos ejecutando. Si no te identificas con esta frase, pero crees que deberías vivir de esta manera y actualmente no lo haces, también siéntete de enhorabuena: quieres jugar al juego del cambio.

Si cuando trabajas, fluyes, probablemente seas más feliz y con total seguridad esto se note en los resultados de tu trabajo.

¿Por qué no trabajar en aquello que te apasiona y ser libre para disfrutarlo? Anímate a creer que mereces exactamente aquello que has imaginado para ti. Lucha por ser quien quieres ser. Por fin ha llegado el momento de tomar las riendas, trazar tu camino y alcanzar tus objetivos.

¿Te atreves?

Imagen: lifeofpix

 

Tres trucos para conseguir llegar a fin de año, por @jordicollell

Para muchos las vacaciones hace poco que se han terminado, por lo menos en este hemisferio septiembre es el mes de la vuelta a empezar de casi todo pero parece que haya pasado una eternidad. A estas alturas del mes ya hemos tenido tiempo de reemprender lo que dejamos pendiente en julio y agosto, los niños, para los que los tenemos es un dato importante, ya están en sus respectivos colegios y empezamos a tomar consciencia de tercer trimestre y vemos que a lo lejos el fin de año acecha y nos recuerda permanentemente lo mucho que nos queda por hacer y el poco tiempo que tenemos. Total un agobio que dependiendo de cómo nos lo montemos puede ser un desastre.

Frente a estas situaciones en las que nos falta tiempo y necesitamos ser extremadamente productivos tengo que decir de antemano que no existe ninguna fórmula mágica que nos permita superarlas de manera totalmente exitosa pero si tenemos en mente algunos aspectos prácticos podemos conseguir salir airosos y pasarlo bien dentro de lo posible.

En primer lugar hemos de evitar caer en la dinámica del agotamiento. Aunque que una mancha de grasa se quita con otra grasa si queremos ser altamente eficaces tenemos que descansar adecuadamente e intentar dormir las necesarias siete u ocho horas diarias. Si descansamos seremos mucho más productivos y trabajaremos con mayor calidad pero para ello hemos de convencernos que trabajar más horas no significa producir más aunque a nuestro alrededor haya muchas personas que se empeñen en querer demostrarlo. Al final la responsabilidad es nuestra y nos juzgarán por los resultados y no por la temperatura de la silla que ocupamos.

En segundo lugar hemos de trabajar de manera organizada poniendo orden dentro del laberinto permanente en que se va convirtiendo nuestra vida profesional y personal. Una vez hayamos dormido bien tomemos un momento para planificar, tomar consciencia de la complejidad de la situación y dirigir nuestras acciones hacia las cosas importantes. Por regla general lo urgente no nos deja ver lo que es importante, acabamos dando auténticos palos de ciego y acabando los días con la sensación de que no hemos hecho nada positivo.

Para planificar se necesita papel, lápiz, tiempo y técnica. Yo recomiendo siempre a mis clientes dibujar mapas mentales para convertir el caos en claridad. Lo que nos marcará la prioridad y la importancia de las tareas será su convergencia con nuestra misión, visión y valores, todo lo que nos aleje de nuestro propósito debe ser delegado y si es posible archivado en la papelera. Y recomiendo hacerlo lejos del ruido, fuera de la oficina y de las interrupciones.

Finalmente, para ser eficaces nos hemos de alejar de todo aquello que nos distrae y nos dispersa. No es necesario tener el teléfono conectado permanentemente, podemos organizarnos para devolver llamadas en una franja horaria que nos convenga y que sea coincidente al máximo con la de nuestros interlocutores y esto mismo aplica para las redes sociales que son fácilmente planificables.

Cuando gestionamos nuestra marca personal nos dotamos de los elementos de autoconocimiento que nos permiten gestionar mejor nuestras capacidades orientándolas hacia aquellos objetivos que nos dan sentido y trabajamos los elementos estratégicos para que esto sea posible. En definitiva nos ayuda a tener los elementos para que nuestra vida sea más plena.

 

El talento no se puede parar, por @javierzamoraMPD

Guardiola lo dijo en la rueda de prensa previa al partido de semifinales de la Copa de Europa:

“El talento no se puede parar”

Se refería a Lionel Messi, ese pequeño gran jugador que logró después dos goles para su equipo y sellar medio pase a la final de Berlín.

Y es realmente cierto, el talento está dentro de nosotros, mucho antes incluso de saber que lo poseemos. Pero el talento sin entrenamiento no sirve para mucho, sino más bien se acaba perdiendo sin llegar ni si quiera a debutar, y eso realmente es algo triste ¿No creéis?

Los diferentes entrenadores que ha tenido Messi le han ayudado a evolucionar su talento y aprender también a respetarlo. Al igual que ocurre en el mundo del deporte, en la empresa, hay mucho talento perdido, profesionales ocultos, temerosos de salir a jugar y sentirse protagonistas de su vida profesional.

Pero por otro lado, hay unos pocos profesionales con ganas de saltar del banquillo, que quieren enfundarse su propia camiseta, sus colores, convirtiendo su talento en su profesión. Pero ese camino requiere disciplina, entrenamiento, humildad y muchas horas de trabajo extra, quedarse después de los entrenamientos hasta que cierran las luces.

Nuestro trabajo se basa en detectar el talento, en descubrir los valores que posees como profesional, en enseñarte a comunicarlos y sobre todo en mostrar tu valor añadido. Nuestro objetivo es que tu marca sea tú número, aquel por el que serás recordado. Lo realmente divertido de nuestro trabajo es ver cómo los profesionales primero debutan, y con el tiempo, acaban siendo identificados por su verdadero talento, al igual que Messi.

Antes de acabar una pregunta ¿Qué número llevará tu camiseta? #soymimarcavisteel10

Empleados influyentes: el nuevo paradigma en la empresa, por @jordicollell

Las empresas son un reflejo de la sociedad . Globalización y gestión de la diversidad son características del mundo en que vivimos y también lo son de las corporaciones. El entorno social y el empresarial se alimentan mutuamente, el mundo no sería como es si no fuera por las empresas que lo han modelado a través de sus prácticas y estas no tendrían cabida en una sociedad que no fuera capaz de adaptarse.

Nuevos entornos físicos y organizativos implican nuevas prácticas, la incorporación de las tecnologías de la información ha cambiado el mundo y ha democratizado el contacto entre personas hasta extremos que hace cuatro lustros formaban parte del imaginario de la ciencia ficción.

Las redes sociales han acercado el intercambio de experiencias, información y conversaciones entre personas para intercambiar información o simplemente para relacionarse, porque lo que antes se hacía única y exclusivamente en el espacio físico ahora se hace también en el virtual que lo enriquece y complementa pero no lo sustituye.

Dentro de las grandes empresas conviven e interactúan diversas generaciones que necesitan no sólo comunicarse sino interactuar y crear conjuntamente cultura, conocimiento así como riqueza para sus accionistas. Si en el mundo el intercambio se realiza a través de las redes sociales en las empresas se ha replicado el modelo con la creación de las redes sociales corporativas.

Las redes sociales corporativas son entornos que reúnen las características de las redes sociales que todos conocemos y facilitan conversaciones, visualización de perfiles, microblogging, feeds, intercambio de documentación y que están especialmente diseñados para que los empleados puedan comunicarse entre si de manera más ágil que la tradicional como son las reuniones y el propio correo electrónico.

Las redes sociales corporativas tienden a convertir en normal dentro de las empresas lo que a nivel social ya lo es.

Para que las redes sociales corporativas funcionen con fluidez y puedan ser útiles se necesitan cambios culturales importantes en la gestión de las personas. De nada sirven nuevos entornos si se aplican métodos de trabajo antiguos. Los usuarios deben estar preparados y formados para participar en entornos que facilitan la colaboración y mejoran el rendimiento ya que aumentan la motivación y refuerzan su vinculación con la cultura de la empresa.

Los entornos sociales corporativos son también plataformas de colaboración que permiten trabajar de manera autónoma en base a resultados sin tener el encorsetamiento de horarios y tiempos de presencia estériles y para ello las personas deben tener la capacidad de coordinar sus objetivos personales con los de la organización, saber comunicar en el sentido más amplio del término y ganarse la confianza de sus interlocutores. Se necesitan empleados capaces de gestionar su marca personal de manera que se conviertan en embajadores de sus departamentos y de los proyectos corporativos en el interior de la organización, capaces de ejercer influencia a todos los niveles para lograr los objetivos propuestos, personas en definitiva conocidas, reconocidas, memorables e influyentes. Es el nuevo paradigma del liderazgo.

Sin la gestión de la marca personal y profesional de los empleados las redes sociales corporativas difícilmente lograrán sus objetivos.

Image from FreePik

Algunos falsos tópicos sobre Branding Personal

A medida que un concepto se populariza, surgen por todas partes supuestos expertos que lo adulteran, prostituyen y degradan. Es algo inevitable y con el Branding Personal no es distinto. Por eso es necesario recordar de vez en cuando lo que es y también lo que no es. Aquí tienes algunas ideas erróneas sobre el desarrollo de la Marca Personal que me encuentro con frecuencia.

Esto es una americanada

personalbranding_marcapersonalRecientemente se ha celebrado Halloween y que parece que se ha asumido casi como si fuese una fiesta patronal más viene a cuento una de las críticas habituales al Branding Personal. Me refiero a que es un invento de los “yankees”.

En primer lugar despreciar una idea por su origen ya descalifica al descalificador. Pero es que, además no es cierto. La idea de gestionar la huella que dejamos en los demás es algo que existe desde que una persona se encontró con otra y trató de influir en ella. Quizás lo que ha cambiado es la posibilidad de dejar esa huella en más gente gracias a las herramientas de comunicación global que nos proporciona La Red y a la creación de algunos modelos y metodologías.

El Branding Personal es un concepto muy potente que tiene muchos elementos diferentes y que está desarrollándose gracias a las aportaciones de gente de todo el mundo.

Es sólo para autónomos, emprendedores y “freelances”

Uno de los pilares del Branding Personal es la responsabilidad individual, la capacidad de pensar por uno mismo y de gestionar un proyecto personal y profesional propio. Pero eso no significa que cualquiera, aunque trabaje para otros, no pueda desarrollar su propia Marca Personal dentro de una organización. Es cierto que quizás tenga algunas limitaciones a la hora de utilizar algunos canales de comunicación pero, a cambio, tendrá otras ventajas como la posibilidad de formarse y aprender en una empresa.

En mi opinión, no hay empleados, emprendedores, empresarios o desempleados, todos somos profesionales que debemos aprender a vender nuestro trabajo. Por lo tanto, el Branding Personal es aplicable en cualquier situación en la que alguien deba influir en otros para aumentar sus opciones de ser elegido.

Es egoísta, egocéntrico y narcisista

Incluir la palabra Personal en algún concepto, parece que se opone a lo colectivo, al grupo o al equipo. Quienes no se han preocupado de entender de qué va esto, rápidamente consideran que para que alguien progrese, el resto debe perder algo. Y no es así.

Una estrategia de Marca Personal tiene como propósito alcanzar unos objetivos personales o profesionales pero esa es sólo la primera parte de la ecuación. Si quieres conseguir cualquier cosa, deberás aportar algo a cambio. Por lo tanto, cuanto más elevadas sean tus metas, más deberás preocuparte por ayudar a otros.

El Branding Personal tiene una parte importante de introspección y autoanálisis, pero esa es sólo la primera etapa para descubrir lo que nos hace valiosos y nos permite ser útiles a los demás. Ninguna empresa o persona podrá dejar huella si no es capaz de aportar algo a su entorno.

Es sólo para famosos y gente con poder y recursos

Es habitual y muy impactante escoger ejemplos de gente popular, conocida o famosa para hablar de Branding Personal. Pero en la mayoría de los casos suelen ser malos modelos. Deportistas de éxito, presidentes de grandes países, actores, cantantes. No digo que no tengan una Marca Personal porque todos la tenemos o más bien la dejamos. Lo que ocurre es que lo que vemos de ellos suele ser una imagen artificial creada por asesores de imagen, expertos en comunicación y profesionales de los Social Media.

Si el Branding Personal se basa en la autenticidad pero no podemos estar seguros de que lo que vemos de ellos sea una persona o un personaje, entonces es mejor elegir otros ejemplos. Cualquier persona de tu entorno que te haya influido o creado un impacto de algún tipo es un ejemplo mucho mejor de Marca Personal.

Los profesionales con Marca Personal son los enemigos de la empresa

Hay un temor absurdo pero muy extendido a que los profesionales que trabajan para una compañía desarrollen una Marca Personal reconocida y se posicionen como expertos en su sector. Los que están en contra de que un profesional tenga cierta influencia porque se ha convertido en una autoridad en su campo suelen acusarles de divos, caprichosos o exigentes. De lo que no se dan cuenta es que si alguien se comporta de un modo tan estúpido, acabará posicionándose como tal y debilitará su posicionamiento.

Pero por otra parte, los que consideran que los profesionales con Marca Personal pueden ser malos para una organización no parecen ver el lado positivo de todo esto. Me refiero a la buena imagen que van a transmitir sobre su empresa. Si en lugar de ocultar a los empleados, se les proporcionasen medios y recursos para posicionarse como especialistas en su sector conseguirían reforzar la marca de su compañía en lugar de debilitarla como piensan algunos.

El Branding Personal es asesoría de imagen o utilizar las Redes Sociales

Quizás nos hemos acostumbrado a la superficialidad, a juzgar todo por las apariencias, a no profundizar demasiado en las cosas por falta de tiempo. Pero parece que lo habitual es preocuparse más por la forma que por el fondo. Y este entorno es un caldo de cultivo perfecto para que al hablar de marcas y personas rápidamente se asocie a lo que se ve o al envase más que al contenido. Pero eso es falso.

Una Marca Personal sólo se sostiene si el individuo que hay detrás tiene unas creencias, valores y cualidades sólidas y bien definidas. Preocuparse por la forma de vestir, por estar en una Red Social o por los colores de la página web más que por la relevancia de la persona es justo lo opuesto al Branding Personal. No digo que no haya que tener en cuenta los factores externos, pero no es no lo primero ni lo más importante. La imagen y la visibilidad online sólo es la guinda del pastel.

La Marca Personal es una forma de engañar

Si te ha quedado claro que la Marca Personal se basa en la confianza y que un engaño puede destrozar años de trabajo no debería explicarte nada más. Pero aun así hay gente que piensa que el Branding Personal consiste en crear una imagen ficticia y poco fiel de uno mismo.

No digo que no haya gente que se dedique a manipular, a mentir o engañar utilizando trucos o herramientas que se utilizan para posicionarse ante una audiencia. Pero el resultado no es una Marca Personal sino una ficción parecida a la de un actor que interpreta un papel.

Si el Branding Personal tiene una carga importante de autoanálisis y de reflexión es porque es imposible mantener una imagen falsa durante mucho tiempo. Sólo si sabes cual es tu identidad podrás dejar una huella clara, profunda y duradera. Si no sabes quién eres y tratas de interpretar un personaje, tarde o temprano se te caerá la máscara y quedarás en evidencia.

El Branding Personal nos convierte en “cosas”.

Una de las consecuencias de asociar un término empresarial como el Branding a un ser humano puede hacer pensar que nos convierte en cosas, en productos, en objetos comercializables. Pero precisamente se trata de todo lo contrario.

Una marca trata de diferenciarnos, sacar lo que nos hace únicos, singulares, valiosos. Por lo tanto, el objetivo del Branding Personal no es homogeneizarnos, deshumanizarnos o “cosificarnos” sino todo lo contrario, sacar lo mejor de cada uno para que dejen de vernos como números.

Si no sabes quién eres ni tienes un plan propio acabarás formando parte de los planes de otros y eso es lo que te deshumaniza. Cuando tienes una Marca Personal fuerte no tienes que “venderte” tu, porque conseguirás que valoren lo que eres capaz de hacer. Eso aumenta tus grados de libertad y te permite ser tu mismo y no lo que quieren otros.

El Branding Personal nos hace ser artificiales

El Branding Personal es un proceso, un método que te permite desarrollarte y posicionarte como deseas para aumentar tus opciones de alcanzar tus objetivos. Sin embargo, para mucha gente, eso de seguir un plan les asusta mucho porque consideran que les va a quitar libertad cuando es justo lo contrario.

Al conocer las reglas del juego es cuando sabes entre qué limites puedes moverte y eso te permite hacer muchas cosas. Cuando no tienes un proyecto de vida no eres más libre, simplemente vas a estar a expensas de lo que suceda en tu entorno.

El Branding Personal es una forma de gestionar tu vida para alcanzar una meta. Es cierto que implica disciplina, trabajo y esfuerzo pero, al mismo tiempo, va a facilitarte las cosas y conseguir que tus esfuerzos sean más eficientes. Eso optimiza tus recursos y podrás utilizarlos para hacer las cosas que más te gustan.

Se puede vivir sin Marca Personal

“Yo no tengo Marca Personal ni quiero tenerla”. Esta es quizás el mayor error que suele leerse o escucharse cuando alguien critica el Branding Personal. No se dan cuenta que lo quieran o no, a todos nos etiquetan, nos “marcan”. Así que aunque crean que no dejan huella, se equivocan. El problema para ellos es que no saben cual es.

El Branding Personal no es más que la gestión consciente de la percepción que generamos para que esas etiquetas que nos van a colgar, si o si, sean lo más parecidas a lo que queremos.

 

Imagen CC Search / by Jerry Silfwer (Flickr)

Si no te quieres no dejas marca

Me preguntaba este fin de semana por los rasgos que tienen de común las personas a las que acompaño en la gestión de su marca personal si es que había alguno o por el contrario predominaba la diversidad.  Trabajo a lo largo del año con personas muy distintas entre si aunque algunas veces compartan profesión y con cada una de ellas mi misión es ayudarlas a tomar consciencia de cual es el universo que generan a su alrededor, de su singularidad enfrente del resto, de cual es su sueño y su propuesta de valor para poder comunicarlos y acabar siendo las elegidas. Como consultor de marca personal me fijo más en lo que diferencia y me paro poco a reflexionar que tienen en común las personas que me han depositado su confianza. Hoy haré una excepción.

 

personalbranding_autoconocimientoAtreverse a gestionar la marca personal requiere una dosis importante de amor hacia uno mismo y  valor. Quien no se quiera no será capaz tomar consciencia de su marca personal y para quererse es necesario estar en disposición de escuchar el propio corazón, de querer reflexionar, asumir y aceptar que estamos donde estamos con un propósito determinado para cumplir una misión. Y todos tenemos un propósito y una misión aunque a veces falte el valor para identificarlos y actuar en consciencia porque es más fácil dejar que los acontecimientos fluyan y seguir la corriente que hacer que las cosas ocurran. Descubrir lo que nos identifica, lo que nos hace realmente diferentes de los demás, lo que nos da sentido nos embarca en una aventura hacia lo desconocido que de entrada da miedo y como nos decía unos post atrás Yoko Ono lo opuesto al amor es el miedo. Sin valor gana el miedo y pierde la marca personal.

 

El primer paso para dejar huella es atreverse a conocerse en profundidad, aceptarse y actuar en consecuencia para poder ser realmente útil a los demás. Quien no quiera o no pueda aceptar su singularidad y la originalidad de su propuesta de valor no tendrá nada propio y original que transmitir y acabará siendo ignorado. Respetarse, quererse y amarse es imprescindible para ser el elegido.

 

Y esto es lo que tienen en común mis clientes. Están dispuestos a mirar a su interior para ver lo que quieren y acto seguido proyectarse hacia los demás con fuerza y con todos los medios a su alcance para ser conocidos, reconocidos, memorables y elegidos.

Picture Google cc search / Flickr by Love

De nuevo en casa

Las vacaciones han pasado como un susurro y ya estamos de nuevo en casa. Hace muy poco nos preguntábamos que pasaba con nuestra marca personal cuando nos íbamos de vacaciones y ahora, de vuelta, la respuesta seguramente sea menos relevante. Ha vuelto la normalidad y nuestra marca sigue aquí porque lo creamos o no un mes no representa nada y la gestión de nuestra marca personal no es un proyecto con enfoque terminal si no un trabajo del día a día.

personalbranding_autoconocimiento_soymimarcaEspero que hayáis disfrutado del periodo de asueto volviendo con las baterías recargadas para iniciar una nueva temporada y con el depósito de buenos propósitos lleno hasta el rebosadero. Septiembre es tradicionalmente un mes de puesta en marcha, programación, materialización y voluntad de cambio, lo que hagamos o dejemos de hacer puede ser que tenga consecuencias durante todo resto del año. Y es que para muchos de nosotros el año empieza en septiembre y acaba en julio, como en el cole, estemos o no relacionados con el mundo docente.

De las reflexiones y decisiones estivales vale la pena separar el grano de la paja para pasar a la acción si atolondramientos pero sin pausas y de manera segura.

Sea cual sea nuestro punto de partida el primer punto a abordar escomo mejorar y continuar gestionando nuestra marca personal. Es el momento de poner en limpio nuestro arsenal de conocimientos, talentos y habilidades para seguir poniéndolos a disposición de los demás porque siempre hemos de tener muy presente que nuestra marca personal si no está al servicio de los que nos rodean carece de sentido.

Antes de proceder a ningún cambio o compromiso redefinamos nuestro modelo personal de negocio y de vida insistiendo en nuestra propuesta de valor, a las personas a las que se la ofrecemos, el tipo de relaciones y roles que queremos tener, las alianzas que necesitamos y finalmente como lo materializamos en una oferta concreta y esto vale tanto para la vida personal como para la profesional.

Los cambios deben ser muy ponderados porque siempre marcan un punto de inflexión e implican renuncias. Un cambio se debe abordar con mentalidad de explorador, sabemos de donde partimos pero ignoramos hasta donde llegaremos. ¿Estamos realmente dispuestos a asumir la incertidumbre del descubrimiento o preferimos quedarnos en terreno seguro aunque menos emocionante?

Si la cosa va de aumentar habilidades volvamos a inventariar nuestros talentos retomemos consciencia de aquello en lo que de manera innata somos buenos y que lo que incorporemos sea una puntal y una palanca de lo que ya tenemos. Un cambio no puede tirar por la borda el acerbo acumulado.

Seamos pacientes, tenemos un año un año por delante y correr no nos llevará a nuestro destino con mayor rapidez porque no se trata de fijar velocidad si no conseguir solidez en el rumbo.

Finalmente valoremos si la inversión que vamos a hacer tendrá su retorno adecuado porque cualquier nuevo planteamiento es una inversión en esperanza, en tiempo, en aprendizaje, en oportunidad y en dinero. preguntémonos siempre cómo sabremos que vamos por el buen camino y que no nos hemos desviado o dormido en los laureles.

Y sobre todo, no hagamos el camino solos. Contemos con los profesionales que nos pueden echar una mano para conseguir que nuestros buenos propósitos se consigan y marquen la diferencia.

Buen viaje y mejor suerte en este año que ahora empezamos.

La esencia del Personal Branding

Hoy compartimos un vídeo en el que Guillem Recolons, Jordi Collell y Alèxia Herms nos hablan de personal branding, de la metodología de soymimarca y de qué es lo que más le gusta de su trabajo. Esperamos que os guste.

[youtube]http://youtu.be/UAophR_ZbsU[/youtube]

En marca personal no hay atajos

 

La marca personal se conjuga en presente fue el título de un post que escribí hace ya un par de años.  A diferencia de la terapia que hurga en el pasado para encontrar elementos que ayuden a comprender una situación que bloquea y crea disfunciones o de los adivinos que escrutan el futuro a través de modelos y proyecciones o de la simple inventiva el personal branding se centra en el momento presente para vivirlo en plenitud y usarlo como palanca de construcción del futuro.

3251209204_26d57b3bbb_oLeo en el número de marzo de este año de la Harvard Business Review una entrevista a la Dra. Ellen Langer’s, experta en mindfulness o procesos de consciencia plena, que vivir el momento presente con consciencia plena es tener activados dentro de nosotros los mecanismos necesarios para saber detectar de manera activa cosas nuevas, es tener los ojos, los oídos y los sentidos preparados y en disposición de captar los mensajes que nos llegan del entorno para analizarlos, procesarlos, integrarlos y gestionarlos. En la práctica esto significa tener una doble visión del día a día por una parte desde la trinchera donde los acontecimientos se suceden uno detrás de otro y por otra desde la colina para enmarcarlos en su contexto global y observarlos con perspectiva para saber como se interrelacionan y gestionar así las respuestas y soluciones más adecuadas. Hacer lo contrario nos focaliza en los problemas individuales, nos lleva a evaluaciones negativas y pesimistas y al final nos incapacita para encontrar soluciones y aparece el monstruo de stress que nos corroe.

Vivir el momento presente con consciencia plena requiere voluntad y apertura de mente y la capacidad de poner en tela de juicio lo que vemos y lo que hemos aprendido, la Dra. Langers nos recuerda que no podemos solucionar los problemas de hoy con soluciones de ayer y esto es uno de los preceptos básicos de la gestión de la marca personal. Quien no esté dispuesto a ser crítico con su vida no será capaz de gestionar su marca personal.

El conocimiento de uno mismo, el saber explicar por qué estamos aquí y que queremos hacer para ser más felices y aportar felicidad a los demás que es ni más ni menos que nuestra propuesta de valor, el dotarnos de las herramientas que nos ayuden a centrarnos en lo que queremos dejando de lado el ruido ambiental que nos contamina y paraliza constituye la base de la huella que vamos a dejar en los demás.

Muchas veces el gran error de los consultores de marca personal consiste en saltarse este paso. Todos hemos tenido la tentación de tratar a  un cliente bien posicionado social y profesionalmente o con habilidades potentes y bien consolidadas como si fuera un producto o una marca comercial y no una persona y pasar directamente a gestionar la estrategia y la visibilidad sin profundizar en la persona, su proyecto y en la manera de enfocarlos para vivir con consciencia plena. Gestionar la estrategia y la visibilidad de algo que no se ha ponderado y puesto en tela de juicio acaba generando un artefacto, un artificio y no una marca.

[subscribe2]