Entradas

Personal Branding para emprendedores (1)

 

Hace pocos años, se les preguntaba a los estudiantes catalanes cuál era su máxima aspiración laboral: El resultado no pudo ser más deprimente, y hubo dos elecciones mayoritarias:

  1. Trabajar en La Caixa (Ahora CaixaBank)
  2. Ser funcionario

Si comparábamos esa encuesta con otra realizada en el norte de Europa o en los Estados Unidos, las diferencias eran notables: ahí todos los estudiantes querían montar su propio negocio.Está claro que hay elementos que van contra el espíritu emprendedor, y que uno de ellos es la seguridad laboral, un concepto que hoy ya no existe en casi ningún país del mundo.

Habiendo enterrado la seguridad laboral, estamos viviendo un auge de la figura del emprendedor, que tiene varias procedencias, de las que destacaré cuatro:

  • Jóvenes que no consiguen un primer puesto de trabajo, y que, al año o dos años de terminar sus estudios deciden arrancar su propio negocio. No tienen más remedio.
  • Profesionales “cansados” de trabajar por cuenta ajena y con una buena idea de negocio entre manos. Están dispuestos a arriesgar.
  • Profesionales que, al sobrepasar los 40, son reemplazados por savia nueva. Al encontrarse en mercados en recesión, reincorporarse al mercado laboral se convierte en una quimera. No tienen más remedio que emprender.
  • Emprendedores natos: Personas que mucho antes de acabar los estudios ya tenían claro su proyecto de negocio. Suelen ser insensibles al fracaso, y lo vuelven a intentar una y otra vez hasta conseguir el éxito. Son emprendedores naturales, lo llevan en su ADN.
Foto: Iván Melenchón Serrano (morgueFILE)

Foto: Iván Melenchón Serrano (morgueFILE)

Para ser emprendedor hace falta una idea, pero sea cual sea el perfil del mismo, el emprendedor tiene ante sí un camino que le requerirá reflexiones estratégicas. Y de ahí la importancia del personal branding.

El emprendedor requerirá tres procesos antes de lanzarse en la búsqueda de financiación para su idea.

  • Conocerse mejor. Analizar sus puntos fuertes y débiles, detectar cuál es su Personal Brand (marca personal), entendida como la visión que tienen los demás. Entender y abrir los ojos a competencias que pudieran permanecer ocultas.
  • Trazarse una estrategia personal con simbiosis absoluta con su estrategia de negocio. Esta es una fase clave, que requiere trabajar el modelo de negocio, el posicionamiento, visión, misión y valores y objetivos a 10 años (sí, a 10 años como mínimo).
  • Conocida la estrategia, hacerla visible a sus públicos objetivos, empezando por los inversores y acabando por colaboradores y clientes. En esta etapa se trabaja el mensaje, el relato y la estrategia de comunicación.

Y para ser emprendedor hace falta también algo que en la era de Internet y de la inmediatez escasea: PERSISTENCIA de marca. Como decían los abuelos, quien la sigue la consigue.

La semana que viene seguimos hablando del tema.

El iceberg de la marca personal, un proceso integral de branding

 

Por si no llevas tiempo en este blog, si te atrae el tema de la marca personal me complace poner a tu alcance algunas definiciones y conceptos que te ayudarán a tener una idea más clara.

¿Marca personal? ¿Personal Branding? ¿Branding Personal? ¿Marketing personal? ¿Marca personal 2.0? ¿Iceberg de la marca personal?

Marca personal sería un equivalente al término inglés Personal Brand: Se trata de la huella emocional que dejas en los demás. Por tanto, no la decides tu, es lo que perciben los demás, sea real o no. Es una fotografía estática. Como diría Jeff Bezos, presidente de Amazon -y del Washington Post-, “marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante“. Uno de los problemas con este concepto en castellano es que se confunde a menudo con puntuación, con “score”. Por ejemplo, “el atleta consiguió batir su marca personal en 400 metros”. De ahí a que haya tanta confusión cuando se busca en internet.

Personal Branding, al incorporar el gerundio “branding” ya nos habla de acción, de proceso. Si españolizamos el término, podemos hablar de Branding Personal. Sería lo mismo, pero en versión castiza. En este caso hablamos de un proceso que consiste en alcanzar objetivos personales, ya sea individualmente o dentro de una organización. Si no hay objetivos que alcanzar, no hay proceso. También necesitamos que haya motivos que justifiquen los objetivos. Oí por ahí una frase interesante (desconozco al autor, pero le felicito): “Si tienes un por qué, ya encontrarás el cómo”. El Personal Branding requiere medición, KPI’s, o como quieras llamarlo, no importa. Y algo importante, el Personal Branding no tiene nada que ver con  la presencia en las redes sociales, eso sería sólo la punta del iceberg.

Marketing Personal: Es una parte del Personal Branding, la que define elementos estratégicos y de comunicación. Pero no es el todo. El marketing personal no incluye las áreas de autoconocimiento, imprescindibles para un correcto diagnóstico de partida, para detectar y conocer competencias y para analizarnos internamente.

Marca Personal 2.0. Es un término confuso que hace referencia a el poso que deja nuestra marca en las redes. Y digo confuso porque hay quien lo plantea como un proceso integral cuando se trata únicamente de una fase de comunicación. Las redes son un medio, como también lo es una tarjeta de visita o una aparición en un programa de radio. Lamentablemente, hay mucho falsos gurús que llevan a engaño, ojito con esa gente.

soymimarca_iceberg4-219x300Iceberg de la marca personal. Si ya tenemos un por qué, ahora podemos hablar del cómo. El Iceberg de la marca personal es una metodología de trabajo que utiliza Soymimarca con sus clientes, y que se basa en tres etapas:

  • Autoconocimiento: Representa la parte menos visible de nuestra marca, con aspectos desconocidos incluso para nosotros mismos. Es la base del iceberg, la parte más sumergida y profunda. Nos ayuda a entender quiénes somos, cómo nos ven (personal brand), qué desprendemos, frenos, miedos, sueños, fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. Sin esta parte es difícil fijar objetivos.

 

  • Estrategia personal: Sigue sin ser visible, pero analiza en profundidad la hoja de ruta que necesitamos para llegar a un objetivo. Empieza a partir de una visión, misión y ratificación de valores. Sigue con nuestro modelo personal de negocio, analiza posibles clientes, propuestas de valor, prespcritores clave, actividad central, roles, canales de comunicación, recursos… Luego entra a fondo en posicionamiento y mensaje.

 

  • Visibilidad: Es la parte que ven los demás. Es importante trabajar esta fase únicamente cuando se han trabajado anteriormente autoconocimiento y estrategia personal. De lo contrario seríamos vendedores de humo o especialistas en multinivel. Se trabajan los distintos formatos de un mensaje, se traza un plan de medios off y online para que nuestro mensaje llegue con la máxima efectividad a nuestros públicos objetivo. Se gestionan esos contactos (networking) y las respuestas a nuestros mensajes. Se establecen y siguen los indicadores de éxito.

De acuerdo, ¿Cómo trabajo mi marca personal?

Espero haber ayudado un poco a aclarar conceptos. No dudes en contactar si necesitas más información.

 

Personal Branding, el arte de invertir en ti (16). Las fronteras de tu marca personal

Las fronteras de tu marca personal

Para dejar huella en el corazón de los demás, que es el objetivo final de toda marca personal, no vale todo, existen fronteras que no es conveniente rebasar. Los que nos rodean nos ven y nos sitúan  dentro del territorio que nos es propio, que nos hace fuertes, diferentes y memorables, enrocarnos en su interior nos fosiliza y abandonarlo de manera improvisada nos volatiliza. ¿Cuáles son los límites de nuestra marca personal?

Foto: Flickr CC

Nuestra identidad y su hoja de ruta definidas en la misión, visión y valores son nuestra tarjeta de presentación que se resume en un mensaje claro y entendedor. Preservar la propia identidad de intrusiones indeseadas que puedan dañarla y, en el límite destruirla, es una tarea que requiere atención, escucharse a uno mismo y una enorme capacidad de autocrítica y humildad. Nuestro territorio es  objetivo permanente de envites foráneos y todos estamos expuestos a ellos porque somos seres sociales, porque no vivimos aislados y porque sin la referencia  e interacción de los demás no seríamos marca.

Definir nuestras propias fronteras no es fácil y en la mayoría de las situaciones nos damos cuenta de que algo no funciona cuando realmente no va, somos poco precavidos, no tenemos el hábito de ser previsores. Recuperar las posiciones perdidas es costoso y a veces doloroso porque puede representar rupturas, pérdidas, distorsiones  y dinero.

Con tres ejemplos basados en experiencias recientes, anónimos por motivos de rigor profesional, lo entenderemos mejor.

La pareja, la nuestra, la de cada cual, es una parte importante de la hoja de ruta, constituye una de las opciones personales básicas. Con ella crecemos, tenemos hijos, perfilamos proyectos y la definimos como elección a largo plazo. Al ser cosa de dos se mueve en nuestro territorio de frontera porque está expuesto constantemente al exterior. Es fácil, sobretodo en las personas que tienen un carácter abierto o una actividad basada en las relaciones sociales, encontrarse en situaciones en las que uno se debe dar a conocer o hacer un esfuerzo para comprender a los demás y es aquí donde la exposición implica tener detectores de atención a punto y en buen estado de uso. Encontrar a alguien interesante, con una visión del mundo sugerente, complementando alguna carencia propia puntual no es difícil y hasta frecuente. El café de un día que se convierte en varios cafés, las confesiones personales más allá de lo que es profesionalmente  o funcionalmente necesario, comidas en lugares cada vez más privados, mensajes por los canales multimedia pueden llevar sin uno darse cuenta a  situaciones que ponen en peligro la existencia de la propia pareja. ¿ Cuales son tus límites que no debes en ningún caso rebasar?

El trabajo, sea por cuenta ajena o propia, consolida nuestra aportación a la sociedad, nos permite desarrollar habilidades profesionales que nos posicionan, nos da el fuelle económico necesario para sobrevivir y, como su producto va dirigido a alguien externo, se sitúa en territorio de frontera. Como los tiempos andan revueltos y hay que ir a por todas por aquello de mejor tener los huevos repartidos que en una sola cesta resulta poco complicado aceptar más tareas de las que realmente podemos hacer porque la cosa está tan mal que quien se atreve a decir no a alguien con ganas de contar con nosotros. Un encargo tras otro que se acumulan y que encadenan excusas cada vez más sofisticadas, el tiempo libre ocupado permanentemente en intentar acabar lo inacabable y que deteriora las relaciones personales y sociales, la desazón, el malestar y el disgusto por no llegar a donde nos hemos comprometido afectan a la autoestima y la salud física y emocional. ¿Cuáles son los límites que nunca debes rebasar?

La visibilidad, si no te ven no existes, es la parte descubierta del iceberg de la marca personal y por derecho propio se sitúa en territorio de frontera. Todos necesitamos ser visibles y tener un buen posicionamiento en los marcadores porque en el mundo tan global en el que nos movemos se hace imprescindible llegar a todos los lugares. Inflar las habilidades en los perfiles de las redes sociales, mencionar como clientes y casos de éxito a personas y empresas con las que se tuvo contacto en ocupaciones anteriores que no tienen nada que ver con la actual, lanzar opiniones atrevidas e innovadoras leídas por ahí como si fueran de cosecha propia y tantas cosas más, nos acaban convirtiendo en algo visualmente atractivo que se derrite progresivamente en cada contacto en el mundo real en el que se ponen a prueba las habilidades y la influencia reales. Y al final se acaba consiguiendo lo contrario de lo que se perseguía con un alto costo en esfuerzos y recursos para reorientar la situación. ¿Cuáles son los límites que nunca debes rebasar?

Poner límites, y más aun ponérselos, no gusta en general y siempre que hablo de este tema alguien arruga la ceja porque hay una creencia muy extendida que lo relaciona con la falta de libertad. Nada tan lejos de la realidad. Preservar la integridad de los compromisos, de los proyectos y de las metas a alcanzar refuerza las decisiones que un día se tomaron y permite gestionar la vida y la marca. Y no olvidemos que la gestión de la marca personal es ante todo un acto de libertad.

Personal Branding en Málaga, el CMM y la historia de Marcos

Ayer tuve el placer de dar una charla/seminario sobre personal branding en la grandiosa ciudad de Málaga ante un grupo de profesionales, estudiantes y profesores. Pocas veces he estado ante una audiencia tan interactiva y entusiasmada con el concepto.

La charla tuvo lugar en el Candado Beach Club, un club náutico en cuya playa tuvo el evento posterior de networking. Organizado de manera impecable por el Club de Marketing de Málaga, el acto duró más de 3h., ya que el calor del “terral” invitaba a tomar una cerveza en la zona “Chill out” del Club.

La cosa dio para mucho, pero retengo la sorpresa que causó mi defensa de la AUTENTICIDAD como eje central de la marca personal. En mi presentación, dije sin eufemismos que fui despedido de una empresa y que eso fue la catapulta hacia un mejor planteamiento profesional. Es cierto que en España se “tapan” este tipo de informaciones. Un despido o un cierre de empresa está mal visto, pero certifico sin ambigüedades que el fracaso es la clave del éxito. En otros países muchas empresas confían más en quien ha fracasado que en quien nunca ha roto un plato.

La historia de Marcos y Natalia

Poco antes de la charla fui a dar un paseo por la playa del Palo, donde me habían aconsejado comer algo en “El Tintero”. Sin embargo, me decepcionó el hecho de que el “espeto” de sardinas se hiciera en el interior de un local enorme. Aconsejado telefónicamente por Ignasi, mi socio sibarita, paseé un rato hasta encontrar algo más auténtico y personal.

Y lo encontré. Encontré a Marcos, del chiringuito “El Marval”. Marcos me dio una lección en clave de marca personal que no olvidaré nunca.

  • Me sedujo para sentarme en su mesa sin forzar nada, solo diciendo que las sardinas de ayer eran de una calidad excepcional.
  • Una vez convencido, me explicó su oferta diferencial: el trato personal, el levantarse a las 4h de la mañana para ir por el pescado (muchos esperan a que se lo traigan y, claro, se quedan lo que hay).
  • Pero lo mejor fue la explicación de cómo preparar como nadie el espeto de sardinas y la biografia de Marcos:
  • Marcos, de 33 años, fundó una empresa de construcción a los 24. Llegó a tener más de 100 profesionales a su cargo. El dinero fluía, manejaba cifras con muchos dígitos. Pero en 2009 la crisis lo dejó con deudas de un millón de euros.
  • Hasta aquí es una historia compartida con muchas otras personas. Pero Marcos trazó un plan, una estrategia. Marcos sabe que, en lo que hace, siempre ha de ser el mejor “zoy er mehó”. Y Marcos, apoyado en su fe y en sus valores, supo sacar partido a la crisis. “Pisha, la crisis tiene una cosa buena: pone a cada uno en su lugar”.
  • Marcos volvió a la actividad de la familia, la restauración y abrió “El Marval”, desde ayer un lugar sagrado para los amantes del pescado fresco, el espeto, las ensaladas frescas y la tertulia a 20 metros del mar.
  • Poco a poco ha ido devolviendo su deuda. El secreto: empresa familiar, con Natalia en los fogones, Marcos en las brasas (el espeto) y otros parientes y amigos en el servicio.
  • Marcos sabe latín. Ha descubierto que se puede vivir con menos, y no solo eso, se puede ser feliz con menos.
  • Atrás quedan las negociaciones con los bancos, las presiones, los timings imposibles, los pagarés devueltos. Marcos es la marca del mejor espetador de Málaga.

El espeto de Marcos, de El Narval

Personal Branding, el arte de invertir en ti (1)

En este tiempo de crisis posiblemente estás dejando de lado muchas inversiones que consideras secundarias, superficiales o un lujo innecesario. Pero quizás sea este el momento de entender mejor el personal branding para plantearte una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida: invertir en ti.

¿Te suena bien? Lo cierto es que no necesitas mucho dinero, solo necesitas ser sensible a una pregunta:

¿Dónde quieres estar de aquí a 10 años?

Si ya tienes respuesta para esta pregunta, posiblemente te plantees otra:

¿Cómo quieres llegar ahí?

Te damos la bienvenida la branding personal, el arte de invertir en ti, que te permitirá:

  1. Conocerte a fondo (algo que no siempre es fácil)
  2. Marcarte un objetivo y una hoja de ruta para conseguirlo (una estrategia)
  3. Conocer las herramientas de comunicación y networking que necesitarás para el viaje.

Todos los lunes estaremos con vosotros para desarrollar todos los procesos que necesitarás para invertir en ti de la mejor manera posible.

Si crees que el branding personal es una moda o algo prescindible, te invitamos a responder a otra pregunta:

¿Dejarás que sean otros los que gestionen tu marca personal?

Estamos seguro de que prefieres tomar las riendas tu, sin intermediarios. Por otro lado, el branding personal no consiste en abrir y gestionar perfiles en las redes sociales. Esa es la parte final del un proceso, la comunicación online. Antes de llegar ahí hay mucho trabajo, así que ármate de tiempo y paciencia, no tengas prisa, ya que al final del camino nos espera algo muy importante: tu.

Desde estas páginas trataremos de entender mejor lo que nos han enseñado algunos especialistas de la marca personal como Peter Drucker, Tom Peters, Dan Schawbel, Andrés Pérez Ortega, William Arruda, Hubert Rampersad, Neus Arqués, Catherine Kaputa, Brenda Bence, Oscar Del Santo y muchos otros…

Para no quedarnos en procesos teóricos, iremos incorporando case studies que te ayudarán a entender mejor los mecanismos de puesta en práctica y medición de resultados de la marca personal.

Te esperamos el lunes que viene con el 2º capítulo que está preparando Jordi Collell.

Qué, a quién, cómo, cuándo, dónde: La estrategia.

Introducción al módulo ESTRATEGIA del Personal Branding Plan

Los sábados anteriores hemos ido tratando el primer módulo del curso Iceberg del Personal Branding Plan, el de autoconocimiento. Jordi Collell nos guió durante las tres primeras sesiones:

Y Oscar Del Santo nos guió en la sesión que cierra el autoconocimiento:

Hoy os presentamos el vídeo de introducción al 2º módulo ESTRATEGIA, que iremos detallando los próximos sábados a través de las siguientes sesiones:

  • Sábado 7 de julio. Misión, visión y valores. Con Natalia Gómez del Pozuelo.
  • Sábado 14 de julio: Mensaje. Con Natalia Gómez del Pozuelo.
  • Sábado 21 de julio. A quién me dirijo. Con Pablo Adán.
  • Sábado 28 de julio. Posicionamiento y naming. Con Guillem Recolons.

Acabado el módulo estrategia, iniciaremos el módulo final del Iceberg: Visibilidad y networking, la zona emergente de la marca personal.

Ahora os dejamos con el vídeo que introduce ESTRATEGIA:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=nicg6M008O0&feature=plcp[/youtube]

La eficacia del modelo ICEBERG de marca personal

A lo largo de estos casi dos años que llevamos aplicando el modelo Iceberg hemos podido trabajar con perfiles personales muy diferentes: empresarios, emprendedores, personas en situación de desempleo, profesionales activos, estudiantes… En cuanto a sectores, nos quedan pocos por descubrir, hasta hoy hemos tenido la suerte de trabajar para economistas, abogados, artistas, ingenieros, deportistas, políticos, bioquímicos, diseñadores, APIs, publicitarios, médicos, formadores, coach, pintores, esteticienes, joyeros, negociadores, dentistas, escultores,  decoradores, comerciales, fotógrafos, inversores, distribuidores, registradores, secretarios, impresores y muchos más.

Y podemos constatar una cosa: El modelo funciona. A modo de recordatorio, el ICEBERG Soymimarca de la marca personal es un proceso estratégico de tres fases, dos sumergidas (autoconocimiento y estrategia), que no se ven pero deben estar, y una emergente, la de visibilidad y networking.

  1. Autoconocimiento (quién soy, de qué tengo fama, competencias, cuál es mi sueño)
  2. Estrategia (misión, visión, valores, mensaje, público, posicionamiento)
  3. Visibilidad y networking (formatos del mensaje, storytelling, networking, blog, redes sociales, reputación)

La ventaja del Iceberg es la claridad del modelo, que además se adapta a las circunstancias particulares de cada persona. Me explico: si el perfil a trabajar es el de un especialista en comunicación, en consultoría damos mucho más peso a las fases 1 y 2, ya que esta persona conoce los medios para vehicular su mensaje. Si el perfil es el de un ingeniero, posiblemente daremos algo más de peso a reforzar habilidades sociales y de comunicación, justo la fase visible del Iceberg.

Lástima que no podamos poner case studies con nombres y casos reales. Los contratos de confidencialidad nos lo impiden. Pero sucede algo curioso cuando alguien decide ponerse en nuestras manos para reforzar su branding personal: prefiere que no se sepa. Que nadie se ofenda por el símil, pero casi es como operarse los pechos. Se hace pero no se dice.

¿Te has preguntado si tu marca tiene poesía?

Uno de los elementos distintivos de una marca relevante es que genera sentimientos. Una de las formas en que las personas transmiten sentimientos por medio de la palabra oral o escrita es la poesía.

La expresión poética de una marca supone dirigirnos al sentimiento de los que la escuchan y con ello conseguimos abrir un surco en el campo de su memoria. El verso repetido es como el arado que recorre día tras día el camino que con el tiempo es paso obligado de caminantes y de lluvias.

La poesía de tu marca te permite ser innovador porque puedes usar la escritura, la voz, una imagen, un aroma, una canción,…

Por eso pregúntate: ¿Tiene mi marca poesía?

 

Surca el mar el Iceberg de mi marca.

Oculto lleva carácter y valores.

Yunque y martillo que forja entereza.

Maestro y aprendiz hasta el fin de los tiempos.

Ingenio para transformar creatividad en realidad.

Mensajero de presencia y voz, que transmite confianza.

Artista que decora con pasión la imagen del líder interior.

Radiante armadura que protege de las saetas que envía la vida

Constancia en la visión, compromiso en la misión

Aventurero que con sus manos escribe su destino.

 

Tu tiempo es oro: eres rico

A pesar de la crisis tenemos a muchos clientes con la sensación de no llegar a todo. Vaya paradoja, cuando todo el mundo se queja por no tener trabajo suficiente en nuestro entorno, falta tiempo. ¿Será que somos el Rey Midas? Algo de esto hay, modestia aparte, porque gestionar la marca personal  con los compañeros de viaje adecuados es un salvoconducto hacia el éxito.

De todos modos llegar o no llegar es una cuestión de método y de elección, y forma parte del entramado básico de la marca personal. Si transmitimos inseguridad, aires de zozobra o simplemente estrés, nuestros interlocutores o nuestro público objetivo, nos percibirán como poco fiables, sin rumbo y se lo pensarán dos veces antes de confiar en nosotros. Alguien que va permanentemente con la lengua fuera da la sensación de estar al límite de sus fuerzas y “¿qué seguridad tenemos de que, a pesar de su buena fe, no nos dejará colgados?” se preguntarán y con razón.

Poner pilares sólidos a la gestión del tiempo no es complejo, tan sólo requiere tener claro lo que queremos y una mecánica de planificación. El éxito está asegurado, os lo digo por experiencia propia y por el testimonio silencioso y satisfecho de muchos y muchos clientes.

Como se trata de una tarea importante y no urgente objeto de la tan oprobiosa procastinación – dejar para mañana lo que podemos hacer hoy – es mejor emprenderla acompañado que solo. Que nadie se preocupe porque en Soymimarca sabemos como hacerlo y con garantías.

Para ir haciendo boca un buen kit inicial de supervivencia siempre puede ir bien, por lo menos ayuda a plantearse la cosa y a ir poniendo cartas sobe el asunto. Allá vamos.

El tiempo es un recurso escaso con usos alternativos. Su gestión es pues una actividad económica en el sentido más puro y nos obliga a tomar decisiones sobre como invertirlo.

Si tenemos una misión, una visión, unos valores y un sueño o proyecto a realizar, ¿Qué mejor manera de decidir que en función de todo esto? Esto es la base de nuestra marca personal, la parte de autoconocimiento del ICEBERG

– El gran Steve Covey en sus libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” nos recomienda poner primero lo primero. Vaya verdad de Perogrullo ¿no?. Pero ¿lo hacemos?

– La manera más fácil de poner primero lo primero es preparar una vez a la semana, una vez solamente a la semana, nuestra agenda y analizar si las tareas que vamos a hacer o los compromisos que hemos adquirido nos ayudan a realizar nuestro proyecto, nos alejan de el o son indiferentes.  Todo lo que no nos conduce hacia nuestro objetivo es necesario replantearlo o renegociarlo. Un buen momento es durante el fin de semana o el lunes a primera hora.

– Y durante la semana, en el fragor de la batalla, vale la pena preguntarnos en el momento de anotar una cita o un compromiso en la agenda si nos ayuda o no a conseguir nuestros objetivos. Mejor decir un no a tiempo o posponer una actividad  que vivir angustiados.

– Recordemos otra vez a Covey: Hay tareas “importantes y urgentes” y lo que toca es hacerlas cuanto antes y bien para que dejen de importunar, las hay “importantes y no urgentes” que suelen ser estratégicas y que deben de tener un lugar en nuestra agenda antes de que quemen, otras son “urgentes y no importantes” y lo mejor es que las deleguemos si podemos. Y finalmente “las no importantes ni urgentes” que si las archivamos en la papelera a lo mejor no pasa nada.

Centrémonos en lo “importante y no urgente” que nos permitirá acercarnos a nuestros objetivos con paso firme.

1. Es importante repetir la actividad semana tras semana hasta que lo convirtamos en un hábito. Que nada vuelva a caer en nuestra agenda al azar, que nada nos vuelva a pillar por sorpresa.

2. Y finalmente no hagamos el camino solos. Busquemos aliados que nos den feedback. Soymimarca es tu mejor aliado porque te acompaña en la gestión de tu marca desde todas las perspectivas, 360 grados.

Ya te puedes poner las pilas

Comentaba en mi último post que cuando tomas la decisión de gestionar tu marca personal ya nada vuelve  a ser como antes. Ponerse en marcha es una decisión, una actitud y algo más. Podemos decidir entre ponernos en marcha solos o de la mano de un guía que nos ayude a desbrozar el camino y nos sintamos acompañados hasta la meta que nos hemos fijado aunque el camino lo recorramos solos porque nadie, nadie puede hacerlo por nosotros.

¿Y ahora que hago? Se preguntan muchos de nuestros clientes cuando ven claro que sin tomar el control de su marca personal son los demás los que lo toman y todo parecido con la realidad puede ser pura coincidencia. Pues ponerse las pilas solemos responder y cuanto antes mejor porque aunque tenemos un camino de largo recorrido cuanto  mas tardemos en movernos mas tarde llegarán los resultados.

Entrar en el Iceberg de la marca personal se puede hacer de muy diversas maneras y adaptarse a nuestras disponibilidades. Una de ellas es hacerlo en grupo que nos permite compartir nuestras experiencias, validar nuestras hipótesis y en definitiva aprender de los demás, en un ambiente distendido y siempre acompañados por profesionales que actúan de guías,  proponen ejercicios y transmiten su conocimiento.

Experimentar y aprender es la base del trabajo de marca personal en grupo porque lo que se ha vivido queda grabado en nuestro corazón y en nuestra mente de manera imborrable.

¿Os habéis preguntado lo que los demás opinan de vosotros? ¿tenéis fama de algo? ¿cómo empezar a gestionar vuestro proyecto de vida o vuestro sueño profesional? ¿a quién le interesa lo que estáis haciendo? ¿habéis pensado en cómo explicárselo?…

Pues todo esto y  mucho más lo trabajaremos en el Seminario Práctico de Marca Personal que haremos en Valencia los días 20 y 21 de Abril y próximamente en Madrid, Barcelona, Sevilla y Bilbao. Pide más información.