Entradas

¿Cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales?

 

Seguramente no debería haber usado la palabra “retener”, cuya simplicidad queda corta al lado de “motivar para continuar”. Pero el sentido es el mismo. Las empresas necesitan motivar a sus profesionales, eso está claro.

La respuesta a cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales es reforzando sus marcas personales. ¿Cómo hacerlo?

Aquí os dejo un fantástico vídeo australiano de The Strategist Group que resume una fórmula  muy interesante, basada en el refuerzo competencial de tres áreas:

  1. Área estrategia corporativa, donde debe confluir misión, visión y valores con los personales
  2. Área de comunicación y networking, en que la empresa facilita al profesional los recursos para su visibilidad
  3. Área de RRHH, donde la empresa facilita formación continua, programas culturales…

Aquí tenéis el vídeo, muy instructivo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=dN8CNZ78syg[/youtube]

El regalo sorpresa de KLM. Un lección de social media.

 

La compañía aérea KLM puso en marcha una campaña excepcional para conectar con sus clientes. La campaña, llamada “KLM surprise at the Amsterdam Schiphol Airport”. A través de la observación de los perfiles de cada viajero en las redes sociales decidieron hacer un regalo afín a los gustos personales de cada uno. Por ejemplo, a una corredora de maratón le regalaron un reloj pulsómetro.

Se trata de un caso interesante de marketing de atracción y de social media. Os dejo el vídeo que nos mostró este lunes la especialista en personal branding Jane Del Tronco. Vale la pena.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Sh-JRoY7_LU&feature=results_main&playnext=1&list=PLF76739E6EC1BF11C[/youtube]

¿Tu sabes donde coño vas a llegar?

Si tu eres de los que cree que ya has llegado donde querías o que nunca llegarás a ninguna parte porque eres demasiado joven o mayor, con poca formación específica o sobrecualificado, gris o brillante en exceso, no sigas leyendo este post porque te pondrás de un humor de perros y más vale que te quedes tranquilo aunque sea a costa de tus creencias.

Uno de los aspectos interesantes del cambio de paradigma del que últimamente venimos hablando es que acabará rompiendo creencias que hasta ahora han condicionado y limitado a un alto porcentaje de la humanidad. Convertirnos en profesionales que trabajan por proyecto, de ahora en adelante PPP, nos obliga a estar alerta para adaptarnos permanentemente a las necesidades de los clientes potenciales, a usar la imaginación par buscar los huecos en los que colocar nuestra propuesta de valor y a explicarla a los demás de manera ágil y comprensible. Y por supuesto a dotarnos de los medios técnicos para dar soporte a nuestra oferta.

Las limitaciones de edad, formación o de otra índole empiezan a pasar a segundo plano porque pasan a tener un peso relativamente más bajo porque al perder la categoría de “recurso humano” y pasar a la de “persona” dejamos de depender de la evaluación de un intermediario, llámese departamento de RRHH o como se quiera, que tiene sus propios criterios interpretativos y en muchas ocasiones necesita alimentar creencias para sobrevivir. De quien realmente dependemos es de nosotros mismos y de cómo somos capaces de transmitir nuestro proyecto para que se engarce en el nuestros clientes.

Cada éxito, cada proyecto cubierto de manera satisfactoria no es más que el santo y seña para abrir la puerta al siguiente, sin límite y sin acomodación. Nunca  podemos dejar de aprender y crecer, nunca podemos dejar de andar del mismo modo que nunca dejamos de respirar. No tenemos estación de destino definida.

Conseguir nuestros objetivos, el éxito, no es un destino sino un viaje durante el cual vamos dejando huella, nuestra marca personal.

Desde Soymimarca te animamos a que sigas tu camino para que llegues lo más lejos posible y te ayudamos a allanar el recorrido. Confía en nosotros.

Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

planesconsult

Ser joven, ¿tocado y hundido?

Veo en muchos jóvenes signos palpables de desesperación en la manera de cómo hacer frente al futuro. El paro y la falta de oportunidades lastran su esperanza, detrás de cada negativa o de cada silencio no se abre ninguna vía de salida a la que agarrarse, muchos aunque sobradamente preparados no tienen la más mínima posibilidad de independizarse porque lo que debería ser su salario no alcanza los mínimos vitales. ¿Los tiempos pasados fueron mejores? Yo creo que no.

El jueves pasado abrimos en la Facultad de Comunicación de Blanquerna ( Universitat Ramon Llull) las actividades del curso para sus Alumnii hablando de lo nuestro: la Marca Personal y dado que es una facultad joven, poco más de una década, sus antiguos son en su mayoría jóvenes también.

El debate final abordó la falta de posibilidades para encontrar un trabajo estable y bien remunerado a pesar de los intentos múltiples y fallidos y de la situación de vacío, indefensión y hastío que genera en cada persona. Es una situación de difícil digestión pero estoy convencido de que hay una puerta abierta a la esperanza que se basa en un cambio de paradigma y en una cuestión de método, de filosofía de vida.

A los baby boomers, generación a la que pertenezco, se nos educó todavía en la filosofía de un empleo , si no de por vida, por lo menos de larga duración y donde no llegaba la oportunidad en el mundo privado el Estado con su legión de funcionarios cubría la necesidad. Bastantes de mis colegas de universidad optaron por el funcionariado aprovechando que la transición generó una demanda considerable. La situación ha cambiado completamente, por una parte los puestos de trabajo de larga duración están en fase de clara extinción y los de por vida suenan a recuerdo lejano y la crisis actual, que no será la última, ha lanzado serios avisos a los servidores del Estado, esto no se puede sostener y lo peor está por llegar. Del recorte de salarios, caso de la sanidad pública, es fácil pasar al recorte de plazas como en Grecia. El cambio de paradigma se impone, se ha acabado el trabajo fijo o estable de por vida y hemos de enfocarnos por otros derroteros.

Lo que podría parecer un desastre, una puerta abierta a un apocalipsis social y económico yo lo leo en clave positiva. Se ha acabado la era de los empleados y se abre la era de los profesionales, se ha agotado el trabajo fijo o estable de por vida y se abre la época del trabajo por proyecto. En los tiempos no tan lejanos cambiábamos de empresa alguna veces durante nuestra vida profesional, y a partir de ahora nunca trabajaremos de manera fija para la misma empresa, para el mismo cliente. Perderemos en seguridad pero ganaremos en motivación y en calidad de nuestra intervención, no habrá lugar para la permanencia aburrida en un trabajo y tendremos que renovar día a día las ganas de hacer una tarea bien hecha, estamos saliendo de la mediocridad para entrar el la auténtica excelencia.

La situación anterior que recomendaba situarse en el centro de la distribución de competencias profesionales, ni demasiado bueno, ni demasiado malo, en definitiva no destacar en exceso para ir tirando. Y si esto agotaba la pasión y la ilusión en el campo profesional, qué le vamos a hacer , era el peaje a pagar por la seguridad y la continuidad en el empleo. En la nueva situación esto también se está acabando. Dejaremos atrás las mayorías silenciosas para pasar a los profesionales con marca personal ya que al trabajar por proyecto y proyecto a proyecto tendremos que tener muy claro y muy visible quiénes somos y lo que realmente queremos y sabemos hacer para que los demás nos encuentren, crean en nosotros y nos convirtamos en los elegidos. Adiós la mediocridad, la monotonía y lo gris , llega la excelencia, la marca personal.

El momento presente es de transición, las transiciones crean vacíos e incertidumbres pero también oportunidades. Abandonar el viejo paradigma y las prácticas grises y abrazar el trabajo por proyecto apoyado en una marca personal potente marca la diferencia y es el punto de luz al final del túnel. Depende de cada cual. Yo prefiero lo que viene a un mundo de zombies.


Jordi Collell / Coach y Asesor de Marca Personal

¿La crisis está matando tu pasión?

Uno de los efectos laterales de la crisis, o por lo menos yo lo interpreto así, es que cada vez con mayor frecuencia me encuentro con personas que parecen recién salidas de un congelador.

Encuentro a faltar este estado febril por hacer cosas nuevas, por buscar que se puede hacer para que el mañana sea algo mejor que el hoy, la tibiez es en el mejor de los casos el estado de ánimo imperante. ¿Qué nos está pasando?, ¿Dónde hemos escondido la pasión?

La pasión, tal como nos cuenta Wikipedia, es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, pues, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo.

Una de dos o realmente estamos en hibernación a la espera de recuperarnos en el mismo estado en que estábamos antes de la crisis o realmente no estamos esperando nada. Las dos situaciones explican la falta de pasión.

Me cuesta creer que seamos tan necios e incapaces de vivir sin esperar algo, como mínimo que las cosas mejoren y  que lo de la amenaza por no poder pagar la hipoteca se quede en una simple pesadilla.

Ya se que el horno no está para bollos pero también se que a río revuelto ganancia de pescadores, no nos quedemos en la orilla y echemos el sedal, seguro  que algo pica.

Cuando el desánimo empieza a corroerme tengo una pequeña liturgia que siempre acaba por funcionar y conste que he vivido varias crisis, económicas y personales y he llegado hasta aquí. Por si os es de utilidad os lo cuento:

1)    Recordar cuales son mis competencias, aquello que me hace fuerte y único. Me ayuda  a encontrar recursos para tirar adelante en cada situación comprometida.

2)    Yo siempre creo que puedo hacer algo para cambiar las cosas. Porque si yo no actúo alguien lo hace por mi y con mi vida no tolero que nadie se meta. Es una cuestión de actitud, cuesta pero siempre hay una vía para la acción.

3)    Cualquier acción tiene un plan estructurado. No se confunda con un plan de negocio, esto viene luego, pero partiendo del principio visualizo dónde quiero llegar y pongo de manifiesto los pasos intermedios a seguir y los indicadores que me indicarán si voy por el camino previsto.

4)    No dudo en consultar a profesionales competentes cuando lo necesito. Y no es siempre una cuestión de tener o no recursos sino de prioridades. Los recursos pueden ser escasos pero sus usos son alternativos. En los momentos de crisis se pone de manifiesto la mediocridad  y se intenta buscar gangas que siempre son peligrosas. Un buen profesional tiene su coste pero aporta valor.

5)    Pido ayuda. Pedir nos cuesta mucho, no nos atrevemos y no sabemos hacerlo. Os confieso que cada vez que he pedido ayuda la he obtenido con creces. La ayuda es amiga de la reciprocidad, no lo olvidemos.

6)    Comparto con mi entorno. Compartir aumenta mi confianza, convierte la esperanza en inyecciones de pasión y da vida anticipada al proyecto.

Si tu pasión está en horas bajas, si ves que el futuro pinta tempestad, tómate un respiro y dedícate a trabajar tu proyecto. Cuenta con nosotros, desde Soymimarca te ayudaremos a  darle forma, a integrarlo en tu vida y darlo a conocer al mundo. Nosotros cuidaremos de que tu seas el elegido, por algo somos tus expertos en Marca Personal.


Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

¿Te vas a dejar engullir por la crisis?

No se si será casualidad o que la situación está realmente peor de lo que parece pero cada vez con mayor frecuencia me encuentro personas que están en situación de búsqueda activa de trabajo, que están en el paro. Hay colectivos que parecen estar especialmente tocados como los arquitectos y otros algo menos pero recibo avisos de casi todos los sectores y me da que pensar.

Bastantes de mis contactos que están a pleno, medio o bajo gas profesionalmente hablando dejan entrever signos de preocupación por lo que pueda pasar a muy corto plazo, según la mayoría a partir de las elecciones vendrá lo que tenga que venir y parece que no será muy bueno.
Las actitudes inmediatas de los dos grupos que acabo de definir son sin embargo dispares. Los primeros, que están en el paro y por ello ya son sufridores en propia carne, se ven en la necesidad de hacer algo para encontrar lo más rápidamente posible un empleo, poder decir que todo ha sido un susto fenomenal y que por suerte ha vuelto  a salir el sol. Los segundos esperan a verlas venir y se mueven con tiento absoluto con miedo de despertar alguna fuerza oculta que actúe en su contra.
La búsqueda por lo general es apresurada y comienza por una entrada en tromba en las redes sociales sobre todo las profesionales, llenando perfiles, escribiendo currícula apresuradamente y buscando cuantos más contactos mejor.
Los que trabajan no tienen tiempo y me cuentan que cuando lo necesiten ya se pondrán a hacer algo, así de simple y así de indefinido.
Tengo la sensación y así se lo doy a entender a los que tienen ganas de escuchar que se están dando muchos palos de ciego.
De esta saldremos, esto lo tengo muy claro, pero el futuro será algo distinto de lo que hemos vivido hasta ahora. Se está poniendo fin a la época de las certitudes en el terreno laboral y profesional, lo que parecía intocable se está poniendo en tela de juicio, los funcionarios , adalides del empleo seguro, comienzan a ver las garras del paro arañar cada vez más cerca para pones sólo un ejemplo fácil. El trabajo fijo y de por vida se está acabando y esta afirmación que hasta hace poco parecía un tópico prospectivo se está convirtiendo en una evidencia.
Los que lean la realidad con los ojos del viejo paradigma sufrirán y se darán de bruces mil y una veces hasta que decidan abrir los ojos y aquellos que se muestren abiertos a las exigencias de la nueva realidad deberán trabajar duro pero estarán mejor posicionados y se ahorrarán un dolor estéril.
El futuro que se nos viene encima estará marcado por los proyectos personales, por lo que cada cual decida hacer con su vida y por supuesto con su profesión. Estamos abocados a vivir en un mundo de profesionales independientes en función de lo que ofrezcan y de cómo lo hagan encontrarán clientes individuales o empresas que les contratarán. Y la relación será, en todo caso temporal, en función de las necesidades y de cada situación. Trabajaremos por proyecto.
Tanto los que ahora están en el paro como los que sufren porque no ven el futuro claro tienen la oportunidad de convertirse en el profesional del futuro descubriendo en su interior qué es lo que les apasiona, qué es lo le permite ser felices y escribiendo su propio proyecto personal que les permitirá dejar huella, ser reconocidos como la opción proferente y ser los elegidos.
Si tú, querido lector, aun no has empezado ponte manos a la obra y no te dejes engullir por la crisis. Apúntate al carro de los ganadores, te lo mereces.
Y por supuesto puedes contar con nosotros.
Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

Dale una patada a la crisis

Si cada mañana consigues despertarte y ponerte en marcha sin que el temor se instale en tu cuerpo, enhorabuena, puedes evitar leer este post y pasar a otras actividades. Si por el contrario, como a mi me pasa, has pasado del prudente escepticismo a la preocupación por lo que todavía no nos ha venido encima hablemos y veamos lo que podemos hacer.

El viernes pasado, como cada mañana, me desperecé con un zapping a través de las emisoras de gran audiencia en nuestro país. La recaída de las bolsas vuelve a golpear nuestros oídos, nuestros bolsillos y nuestro futuro y lo peor es que vuelve a pasar lo de siempre que no tengo claro lo que puedo hacer y que los que pueden hacer algo no hacen nada. Y esta vez, la enésima, quizás la cosa vaya en serio.

Hace dos semanas definía cuatro vías de acción que aunque clásicas me parecían razonables, y probadas por mi, basadas en pasar a la acción de manera organizada. Lo primero, recordemos, es entender lo qué está pasando y no es cosa fácil pero es el paso previo para analizar como nos vemos o nos podemos ver afectados para poder finalmente preparar un plan de acción y siempre teniendo en cuenta que a río revuelto vale más que me conozcan y sea la opción preferente o seguro que lo pasaré peor porque a parte de cornudo me caerán los peores palos.

La novedad  es que he tomado consciencia de que la cosa se nos escapa de las manos a todos, colectivamente veo pocas salidas a corto plazo porque un recorte que parecía fundamental una vez realizado se convierte en inútil y justo después de haberse puesto en marcha ya se pide el siguiente y no se ve el final del túnel y si no pongámonos en la piel de los griegos.

Entramos en el verano con vientos frescos que se crearon desde las filas de los indignados, parecía que los políticos habían entendido la letra de la canción y nos decían que hacían suyas las tesis. Ayer se acabó la legislatura con olor a tomadura de pelo y a falta de alternativas definidas desde todos los bandos parlamentarios.

Exigir claridad a los que nos gobiernan o pueden gobernarnos es no sólo legítimo sino  una obligación para que podamos ejercer nuestro derecho a escoger porque para esto hacen falta alternativas que por ahora yo no soy capaz de ver. Y quede claro que una vez más iré a votar porque tolerar que los demás decidan por mi lo considero una actitud cobarde y contraria a mis valores.

La buena noticia es que las personas vamos cobrando cada vez mayor protagonismo y tenemos en nuestras manos el salir a flote o hundirnos. Podemos cambiar el mundo, nuestro país, nuestra ciudad, nuestro pueblo, nuestro barrio o nuestra empresa si primero cambiamos nosotros. Y aquí es cuando nuestra Marca Personal adquiere un sentido extraordinario.

Ahora veo con claridad diáfana que ayudando a las personas, nuestros clientes, a que impulsen su marca personal estoy poniendo mi contribución a la salida de la crisis. Y por suerte son bastantes las que han trabajado con nosotros y ahora están  navegando con rumbo definido y sabiendo como actuar cuando soplan vientos hostiles.

Por favor no claudiques ante la crisis, tú tienes las fuerzas y el impulso necesario para salir de esta y si tu sales empujas a los demás. Eres un motor y una fuente de esperanza, no lo dudes. Nosotros sabemos como impulsarte, cuenta con nosotros, conmigo, con Soymimarca.

¡Dale una patada a la crisis!

Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

3 trucos para tener el control de tu vida

A todos nos gusta triunfar aunque hablar de ello pueda parece políticamente incorrecto porque se ha hecho un mal uso de la palabra. Triunfar no es ni más ni menos que conseguir aquello que nos hemos propuesto y por esta misma razón solo triunfan los que se proponen algo en la vida. Si has tenido la sensación de que tu vida es como un canto rodado arrastrado por una corriente o que está metida en un laberinto, te recomiendo la lectura de este post, lo he escrito expresamente para ti.

Las buenas cosas nunca vienen por casualidad. Para ponernos en la senda del éxito necesitamos una marca personal fuerte y hemos de estar convencidos de tres cosas básicas:
  • Nuestra vida es responsabilidad única y exclusivamente nuestra.
  • Para navegar a buen puerto hemos de fijar el rumbo y conocer el puerto. Necesitamos tener metas y comprometernos hasta el tuétano para conseguirlas.
  • Las cosas malas, aquellas que nos separan del camino que nos hemos propuesto recorrer, llegarán alguna vez y nos hemos de preparar desde el principio para que cuando esto suceda sepamos actuar de manera positiva para mantener viva la luz de nuestras metas y no perder el rumbo.
Los objetivos que nos fijemos tienen que ser claros y una manera de hacérnoslos comprensibles es escribirlos ya que así podremos verlos cuando queramos y tenerlos presentes siempre que tomemos decisiones o planifiquemos acciones.
En nuestros cursos de marca personal recomendamos pasar el filtro SMART para saber si unos objetivos están claramente definidos y para ello verificamos que sean específicos, mesurables, alcanzables, realistas y temporalmente definidos, con plazos fijados.
Y con ello ya estamos preparados para conseguir lo que queramos.
¿Te quieres poner en marcha hacia tu éxito? Cuenta con nosotros.
Jordi Collell / asesor de marca personal

15 M: Los 7 pilares de la indignación. ¿Los apoyas?

Hace tres meses desde Soymimarca preguntábamos ¿Tú te indignas o tragas con todo? comentando el libro de Stéphane Hessel “Indignaos”. La pantalla ha sido sustituida por las plazas y la pregunta está más viva que nunca.

¿Debemos aguantar estoicamente todas las situaciones que se producen? ,  ¿Hemos de aceptar las acusaciones de que somos unos malgastadores y frívolos que nos están lloviendo?, ¿El ajuste de cinturón es para todos o sólo para unos cuantos que son los que además están pagando el desaguisado? Y a la vista de lo anterior, ¿hay o no hay razones para indignarse?

La indignación se traduce en siete puntos que nos resume la publicación www.20minutos.es;  apoyarlos o no depende de cada cual.

  1. Control Político: Eliminación de los privilegios de la clase política con un control estricto del absentismo de cargos electos, eliminación de la inmunidad asociada al cargo, supresión de los privilegios respecto a impuestos, años de cotización y monto de las pensiones.
  2. Bancos: Prohibición de cualquier rescate o inyección  de capital a entidades bancarias, devolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado y la prohibición de bancos españoles en paraísos fiscales.
  3. Servicios: Servicios públicos de calidad, con la supresión de gastos inútiles en la Administración y el establecimiento de un control de gastos, la contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera y de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, reducción del coste de matrícula en la educación universitaria, financiación pública del la investigación, y un transporte público barato, de calidad y ecológicamente sostenible. Reducción del gasto militar.
  4. Participación: Mayor participación en aspectos como el control de internet         ( con la abolición de la ley Sinde), protección de la libertad de información, referéndums obligatorios y de gran calado por cuestiones que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos y para medidas dictadas desde la  Unión Europea.
  5. Paro: Fomentar las reducciones de jornada, la conciliación laboral, la jubilación a los 65 años, bonificaciones para empresas con menos de un 10% de contratos temporales y el establecimiento del subsidio de 426 euros para parados de larga duración.
  6. Impuestos: Aumento del tipo impositivo alas grandes fortunas y entidades bancarias, eliminación de las SICAV, recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio, el control de la fuga de capitales a paraísos fiscales y la promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales ( tasa Tobin)
  7. Vivienda: Expropiación por el Estado y alquiler de las viviendas construidas y n vendidas, ayudas al alquiler para jóvenes y personas con escasos recursos y la cancelación de la hipoteca con la entrega de la casa al banco.

Las personas con marca se distinguen del conjunto por sus decisiones y por sus actitudes, huyen de lo gris  y de lo políticamente correcto, quieren ser singulares y dejar huella. Son personas comprometidas y por ello acaban siendo la opción preferente. ¿Puede tener marca personal alguien que no tenga la capacidad de indignarse?

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Por qué te quedarías tú en una empresa?

Nos decía ayer nuestro amigo y socio Pau Hortal que hoy saber retener a la gente valiosa ha de ser uno de los hitos de la buena gestión empresarial. ¿Qué necesitamos para poder decir “me quedo”?

En un momento como el actual puede parecer una frivolidad hablar de retener talento con un índice de paro que está por las nubes, digámoslo de entrada. Pero retener no tiene solo un significado físico porque muchas personas ante la imposibilidad, real o no, de largarse optan por aletargarse y este estado de hibernación es también una pérdida de talento en si misma.

Me he puesto a pensar en los motivos que he ido acumulando a lo largo de mi carrera para saber si una empresa me interesaba  y os los resumo:

Si no me siento comprometido con mi trabajo me largo. Necesito compartir la misión, visión y valores de la compañía y disponer de los elementos necesarios que me permitan ser consecuente con ellos, no me gustan las declaraciones de papel mojado.

Quiero sentirme apreciado, valorado y único, si no me largo. Sea a través de un plan de carrera o de por lo menos de una hoja de ruta que me permita evolucionar, crecer profesionalmente y que se reconozca en la organización.

No me conviertas en una máquina o me largo. Tener el grado suficiente de libertad y que se promueva mi creatividad experimentando cosas nuevas y que se valoren mis fracasos como parte integrante del proceso de crecimiento o aprendizaje.

Si me aburro tendré que largarme. Mi antídoto contra el aburrimiento es tener responsabilidades y desafíos que sellen mi compromiso con la empresa y ayudar a crecer a los demás.

Si me consideras un” empleado” no cuentes conmigo. Porque yo soy un profesional que tiene vida propia y quiero desarrollar proyectos con sentido que me permitan aportar lo mejor de mí mismo, crecer profesionalmente y tener una vida personal equilibrada. Yo soy mi marca y estoy a tu servicio porque eres mi mejor opción. Si mi marca no puede evolucionar con la empresa lo hará sin ella.

¿Qué quitáis o añadís? El debate está abierto.

Jordi Collell / asesor de marca personal