Entradas

Lidérate

Cuando hablamos de liderazgo solemos pensar en liderar otras personas, motivarlas, tener seguidores… Pero nada de todo esto es posible si no somos capaces de liderarnos a nosotros mismos. Y para que esto suceda, son necesarios básicament 3 elementos: autoconocimiento, equilibrio y autoestima.

soymimarca.com / Personal Branding

El primero de los elementos es el autoconocimiento, es decir, conocerse a uno mismo. El autoconocimiento resulta imprescindible, no sólo para liderar a los demás sino también para liderarse a uno mismo y vivir una vida plena.

Ya lo decía Aristóteles hace muchos años, “conocerte a ti mismo es la base de cualquier sabiduría”.

Y es en este punto donde la mayoría de personas solemos tener problemas. Durante nuestra vida, especialmente en la escuela y la universidad hemos conocido y aprendido gran cantidad de conocimientos, hemos memorizado muchísimos conceptos (la mayoría de poca utilidad)… pero por el contrario, nunca nadie nos ha enseñado una cosa tan básica como conocernos a nosotros mismos.

Además, con el ajetreo del día a día, el teléfono móvil, las redes sociales, whatsapp… cada vez resulta más difícil que tengamos tiempo para nosotros mismos, para mirarnos introspectivamente y empezar a conocernos de verdad. Y esto supone un gran problema.

Algunas personas apuntan que “el desconocimiento de uno mismo es el auténtico analfabetismo del siglo XXI”.

Debemos por lo tanto y cuanto antes, dedicar tiempo a pensar, a conocernos, a hablar con nosotros mismos. En este sentido, la ayuda de familiares y profesionales expertos en el tema (psicólogos, coachs…) nos puede ser muy valiosa. En un mundo tan competitivo como el actual y en una situación tan compleja a nivel político y económico no nos podemos permitir, bajo ningún concepto, continuar siendo unos analfabetos en el siglo XXI.

También es muy necesario, como apuntaba en el principio, vivir en equilibrio. Seguro que todos conocemos grandes líderes cercanos, que cuentan con grandes conocimientos técnicos y muy buenas competencias interpersonales que han fracasado porque se han desequilibrado. Y cuando digo desequilibrado no quiero decir que se hayan vuelto locos, sino que han perdido su equilibrio tan necesario como personas como imprescindible para desarrollar un buen liderazgo. Demos, por lo tanto, intentar equilibrarnos lo antes posible.

Tenemos que compaginar nuestra vida profesional con la personal, dedicando tiempo a la familia, practicando deporte, disfrutando de aficiones y cuidando también nuestra salud con unos buenos hábitos alimentarios, de descanso…

De esta forma, seremos mucho más felices y haremos mucho más felices a las personas que nos rodean y además, rendiremos mucho más en el ámbito profesional y podremos liderar de forma mucho más eficiente.

Y en último lugar, resulta extraordinariamente necesario para liderar a los demás y para liderarse a uno mismo contar con un buen nivel de autoestima. La autoestima es el conjunto de percepciones, sentimientos y evaluaciones que una persona tiene de sí misma. Está influenciada genéticamente pero también la podemos gestionar con nuestro comportamiento. Está demostrado que las personas que disponen de relaciones afectivas tienen niveles de autoestima superiores. Nos tenemos que esforzar para rodearnos de personas que nos hagan sentir bien, tanto en el entorno profesional como en el personal. Además, para disfrutar de un buen nivel de autoestima también debemos estar ocupados en diferentes actividades sean remuneradas o no. Y las mejores ocupaciones son aquellas que nos plantean retos superables y ponen a prueba nuestra aptitudes intelectuales, sociales o físicas.

Por lo tanto, recuerda que si quieres liderar efectivamente a los demás, en primer lugar tienes que liderarte a ti mismo. Y para conseguirlo, resulta imprescindible dedicar tiempo al conocimiento de uno mismo, vivir una vida en equilibrio y también rodearnos de buena gente y estar ocupados en diferentes retos. Ya sabes, si quieres liderar y cambiar el mundo, lidérate y cámbiate a ti mismo.

[subscribe2]

#Frases marca personal -semana 21 julio 2014-

Personal Branding y empleo, soymimarca.commarcapersonal en la PYME / soymimarca.comknowmad soymimarca.compersonal branding soymimarca.compersonal branding y carrera soymimarca.comgestión de marca personal soymimarca.comEsperamos que os hayan gustado las #Frases marca personal de esta semana. Si quieres ver toda la colección te invitamos a visitar nuestro tablero “memes” en Pinterest. Feliz fin de semana!

Las empresas son personas. La evidencia (II). El caso Hasbro

 

En diciembre hablaba de la necesaria humanización de procesos en la gestión de personas en y comunicación de las empresas con un caso de la compañía Zurich.

Hoy planteo un caso que me llamó mucho la antención, y está referido a la compañía Hasbro, líder mundial en el sector del juguete (tras muchos años persiguiendo a Mattel).  Si no te es familiar la marca Hasbro tal vez sí lo sea Angry Birds, Cluedo, Mi pequeño pony, Monopoly, Furby, Play-Doh, Equestria Girls, Quién es quién, Scattergories,…

Hasbro es una empresa global, con su origen en EEUU, un país donde el personal branding es una estrategia muy consolidada. Hace un tiempo tuve oportunidad de visitar su sede en España de la mano de Pablo Adán. Están en Valencia, y los poco más de 70 minutos que estuve ahí fueron un auténtica lección de branding personal real y operativo. No es storytelling, es puro “storydoing”.

Para que veas lo interiorizada que tienen la marca personal, dale un vistazo a esta hoja que pertenece a un bloc de notas que tiene cada profesional sobre su mesa:

Hasbro_bloc

¿Qué te parece? No está nada mal. Es personal branding integrado. Hasbro es consciente de que su gente es su marca, de que todos sus profesionales son embajadores de Hasbro, y actúa en consecuencia. Además del bloc de notas, el equipo de RH de la compañía es muy sensible a programas de formación continua, entre los que incluyen talleres relacionados con el personal branding. Lo tienen claro, las empresas son las personas, Hasbro es su gente, y cuanto más fuerte sea la marca personal de sus profesionales mayor será la de la corporación.

Cualidades para el liderazgo en 2014

 

Hasta los años 90 del siglo pasado el modelo de competencia necesario para alcanzar una posición de liderazgo se basaba en el carisma, la capacidad de influencia, la experiencia y en el caso de las organizaciones la lealtad a unas determinadas cultura, estructura, personas etc. 

Google Images

Google Images

Sin embargo es muy probable que los nuevos modelos para el liderazgo, en un etapa de profundos cambios con los actuales se fundamenten tanto en determinadas capacidades como en el hecho de saber encontrar las respuestas adecuadas a los retos con los que nos enfrentamos. El probable que el liderazgo esté cada vez más centrado en:

La confianza en uno mismo: 

El líder deberá tener confianza en si mismo, ser autosuficiente, y no necesitar  refugiarse en la seguridad de una organización o del estado.

El mantenimiento de las propias convicciones:

Es necesario que líder esté convencido de lo que quiere hacer. Tras una larga etapa de conformismo social, deberá recuperar la iniciativa y tener convicciones propias. Deberá tener un mayor espíritu emprendedor y capacidad para asumir riesgos.

La capacidad para el aprendizaje:

La formación del ejecutivo y del empresario tendrá que ser permanente debido a la variedad y complejidad de los problemas a los que tendrá que enfrentarse. La curiosidad, la formación y el reciclaje permanente será el mejor remedio para evitar el miedo a lo desconocido.

El instinto para adaptarse a las innovaciones:

Es un factor clave debido a la gran velocidad de cambio de la tecnología.

La valentía:

El directivo tendrá aprender a manejarse en una sociedad debilitada. Los valores personales, familiares y empresariales se han diluido y no es fácil trabajar en este medio ambiente. Siempre es más facil frenar el ímpetu de los subordinados que empujar siempre a los demás. El directivo deberá ser consciente de que su organización saldrá adelante con trabajo constante y bien hecho. Deberá ser valiente para romper la burocracia.

Esperemos que surjan nuevos líderes. ¡Los necesitamos!.

El futuro tiene muchos nombres. Para los valientes es la oportunidad (VÍDEO)

Victor Hugo dijo que “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Hoy compartimos un vídeo con algunas buenas razones para reflexionar sobre el futuro y ver en él la oportunidad de conseguir todo aquello que queramos alcanzar. Sólo hemos de trazar un plan y tomar los pasos correctos. Esperamos que os guste.

“The Future is ours”

Personal Branding, el arte de invertir en ti (30). ¿Tienes espíritu emprendedor?

El gran error que cometen a menudo muchos head hunters es que contratan emprendedores y no espíritu emprendedor. Y hay una gran diferencia. Yo puedo manifestar que soy emprendedor. Y también que soy guapo. Pero la realidad es la que es, y a veces, del dicho al hecho hay un trecho.

Hace un par de semanas leí un excelente artículo aparecido en HBR, en que el consultor Chris Smith alerta de la gran diferencia entre lo que aparece sobre nosotros y lo que nosotros manifestamos. Pero Smith se centra en su experiencia como consultor y head hunter.

Hoy prefiero apuntar algunas claves que podrían configurar el espíritu emprendedor. Muchas son puro sentido común, aquí están:

  • Foto: Pinterest

    Estar dispuesto a fracasar. Nuestra cultura latina entiende el fracaso como un tabú, como un punto final. Si alguien tuvo un negocio fallido, será difícil que bancos, business angels o inversores privados confíen en esa misma persona para un nuevo proyecto. No se dan cuenta de lo mucho que ha aprendido gracias a su fracaso. Tiene una experiencia excelente, que le advertirá de peligros conocidos cuando emprenda de nuevo.

  • Estar dispuesto a triunfar. Puede parecer una obviedad, pero no todo el mundo está preparado para gestionar el éxito con eficacia. Y si no que se lo pregunten a tantas empresas, grupos musicales y equipos deportivos que se han desmontado apenas han llegado a la cima. Se necesita una buena dosis de autoconfianza, haber soñado o visualizado un camino inexplorado, una ruta hacia un caladero lleno de peces.
  • Olvidarte de la mitad de tu DAFO. El análisis de debilidades-amenazas-fortalezas-oportunidades (también conocido como SWOT o FODA) no tiene que convertirse en una terapia empresarial para arreglar desperfectos. Hay que “venirse arriba” con las fortalezas y oportunidades. Ese el el camino. Cuando estemos en marcha, ya nos preocuparemos de las amenazas. Y las debilidades, ni tocarlas, son las que nos diferencian de un robot, las que nos humanizan.
  • Estar dispuesto a “currar”. El esfuerzo es un denominador común de todas las personas con espíritu emprendedor. Sin esfuerzo puedes llegar arriba si eres un especulador (en el peor sentido), un estafador o alguien que trafica con influencias. Pero la mayor parte de seres humanos está dispuesta a asumir que habrá que trabajar duro para levantar un proyecto, una idea, un negocio. Y aquí no se trata de trabajar 12 horas diarias, no es un problema de cantidad, sino de intensidad. El espíritu emprendedor no descansa los sábados ni domingos. Puedes estar paseando, corriendo o viendo un partido de básket y de repente -zas- , te llega una idea, una inspiración que no puedes dejar de anotar con urgencia en un papel o en tu smartphone.
  • Tener una mente abierta. Aunque quieras ser fiel a una idea, la idea de la que surge el proyecto, el negocio, necesitas entender que todo cambia y que a veces hay que ser flexible a los procesos que requieren virar la nave. El proyecto inicial de Soymimarca estaba dirigido a reforzar el branding personal de los estudiantes universitarios, un colectivo muy necesitado de estrategia personal. Al reunir a algunos grupos de estudiantes nos dimos cuenta que el proyecto funcionaría muy bien como ONG, pero no como negocio.
  • Estar apasionadamente enamorado del proyecto. Solo así se entiende que tantas personas con espíritu emprendedor pasen horas y horas trabajando 24x7x12 sin pestañear. Las endorfinas se encargan de mantener la vela encendida, en algo que va más allá del interés personal, el dinero o la idea del éxito: es la pasión por el proyecto, un impulso parecido al de dos personas locamente enamoradas.
  • Tener sobre la mesa un Business Plan. Puede parecer un trámite administrativo, pero el Business Plan es más útil de lo que parece, ya que obliga a fijar objetivos, estrategias, costes, previsiones de ingresos y a disponer de herramientas de evaluación continua. Es posible que al cabo de un año el BP ya no sirva, que el contexto haya cambiado. No hay problema, se hace otro.
  • Tener los ojos muy abiertos. Mostrar inquietud, estar permanentemente dispuesto a aprender cosas nuevas. Saber distinguir el grano de la paja. Aquí no se trata solo de lo que hemos aprendido mediante la educación, sino de seleccionar entre los miles de mensajes que pasan cada día por delante nuestro cuáles nos pueden ser verdaderamente útiles. No es fácil, requiere práctica y mucha voluntad.
  • Pensar a lo grande. A veces los árboles no nos dejan ver que el bosque es muy grande y está lleno de oportunidades. En este punto vale la pena hacerse la pregunta: Lo que yo haga ¿ayudará a cambiar el mundo? ¿contribuirá a mejorar la economía de mi área geográfica? ¿conseguirá salvar vidas o mejorarlas?. A veces puede costar el mismo esfuerzo poner en marcha un proyecto para 5.000 que otro para 3  millones de personas. Muchos de los negocios que han tenido éxito en los últimos años se basaban en precios de venta y márgenes muy bajos pero pensando en mercados muy grandes. Mirad si no el caso de la app Angry Birds; es lo que se conoce como “the long tail“.
  • Estar dispuesto a conocer a gente nueva. Algunos prefieren el término networking, pero al final se trata de vencer la pereza de asistir a actos, intercambiar tarjetas, buscar personas en las RRSS… Sin público no somos nadie, y aunque una parte de los contactos se acercará a nosotros si creamos buenos contenidos, al resto hay que ir a buscarlo. Tirar la red es la acción, pero antes hay que asegurarse que el caladero tiene los “peces” que buscamos.
  • Ser constante, tener paciencia. Suelo repetir que Roma no se construyó en un día. Un proyecto que cuaje requiere tiempo, pero sobre todo requiere constancia, perseverancia. Quien la sigue la consigue, dicen, así que vale la pena marcarse rutinas, disciplinas que nos ayuden a superar los pequeños obstáculos del camino. Llevar una buena brújula siempre nos ayudará a llegar a buen puerto.

Si tienes espíritu emprendedor estoy seguro de que apuntarías alguna clave más. Te invito a hacerlo, será un placer completar esta bitácora.

¿Qué papel juega la marca personal en el liderazgo?

Desde que nacemos todas las personas somos una marca. Tanto en el entorno personal como en el profesional cada uno de nosotros dejamos nuestra huella. Pero…¿es posible compatibilizar las marcas personales en un equipo de trabajo?

Google Images

Y es que al fin y al cabo las marcas personales también juegan un importante papel en las organizaciones. El reto está en hacer visibles y efectivas las marcas personales de un equipo que dispone de normas internas y roles diferentes.

Una marca personal puede estar alineada con objetivos comunes, siempre y cuando esos objetivos sean compartidos por todos sus miembros y además mantener con nuestra marca coherencia hacia nuestros principios, valores y metas.

El trabajo en equipo y la función del liderazgo no son en absoluto incompatibles con las marcas personales. Lo que debes hacer es tener bien claro en qué equipo juegas, si juegas en el puesto adecuado.

Si es así, la marca de un equipo es la suma de las marcas personales de sus miembros. Ese es el equipo ideal; con ambiciones comunes, objetivos compartidos y comunión en valores y actitudes. Para ello, Soymimarca ha diseñado un programa de Liderazgo y Marca personal.

En este programa de Formación in Company , aprenderemos a desarrollar la marca personal dentro de la empresa ejerciendo un liderazgo 360 grados.

Aplicamos el método Iceberg de la marca personal, creado por Soymimarca, aplicado al desarrollo del liderazgo.

  • Marca Personal para desarrollar el liderazgo en una organización.
  • Influencia y Poder, ¿Atributos de marca personal?
  • Como convertirnos en líderes visibles y reconocidos.
  • El líder 360º

Formatos

Podemos confeccionar el programa a medida en distintos formatos, en función de sus necesidades:

  • Conferencia sesión informativa: aprox 1:30h
  • Píldoras formativas: 4 a 5 horas
  • Jornada: 8 horas
  • Taller vivencial de Fin de semana
  • Cursos: 30 a 40h

Contacta con nosotros si quieres más información y diseñaremos tu formación a medida.

 

Los últimos 15 segundos de campaña de Obama… ¿quizás la clave de su victoria?

 

Si tenéis unos segundos os ruego os miréis los 15 últimos del final del último speach que Obama dio en la vigilia de las elecciones. Recogen la fuerza de la emoción, en un Obama casi lloroso que se dirigía a su gente, a sus seguidores, implicándolos y convirtiéndoles en los protagonistas de las elecciones. Este es el texto, pero lo importante es el tono, la fuerza, la pasión. No sabemos si estas frases finales fueron las responsables de su triunfo electoral, pero posiblemente dejaron mejor marca que las de su oponente. Aquí tenéis las frases:

Os diré que se supone que es la democracia:

La fuerza más poderosa de la democracia sois vosotros…

… y que nuestro país vaya hacia adelante empieza por vosotros.

[youtube]http://youtu.be/W26tZ7Upkso?t=4m22s[/youtube]

El líder escucha… ¿Y tu?

Cuando hablamos de liderazgo y sobretodo de grandes líderes, la mayoría solemos pensar en personas como Barack Obama, Steve Jobs, John F. Kennedy… Y a menudo, una de las características más admiradas de estos líderes es su capacidad para comunicar, especialmente lo que llamamos hablar en público. Todos recordamos discursos emblemáticos como el de Steve Jobs en la Universidad de Stanford, el famoso discurso de Martin Luther King con su “I have a dream”, y otros como Gandhi, Margaret Thatcher

También conviene resaltar, que a la mayoría de directivos les suele gustar comunicarse con los demás, hablar en público, explicar su estrategia y formar, informar y motivar a su gente a través de la palabra y el discurso. Además, en las escuelas de negocio y en los masters y postgrados de prestigio, no pueden faltar nunca asignaturas como oratoria, hablar en público o temáticas similares. De toda esta temática existen gran cantidad de libros y artículos que analizan y ofrecen buenos consejos para mejorar la capacidad de hablar en público.

No obstante, y mi según mi humilde entender, existe una característica todavía más importante que diferencia los buenos líderes de los grandes líderes; la capacidad de escuchar. Lamentablemente se trata de una aptitud muy poco reconocida y generalmente se le ha dado muy poca relevancia. Sería difícil, por no decir imposible, encontrar un curso dirigido a líderes y/o directivos que trate de cómo mejorar su capacidad de escuchar a su gente; al igual que encontrar algún libro o artículo que haga referencia al tema.

Pero pese a este escaso reconocimiento, la capacidad de escucha resulta esencial para desarrollar un buen liderazgo. Y cuando hablo de escuchar me refiero  a hacerlo activamente y de forma empática. Para el directivo o líder resulta una excelente forma de conocer otros puntos de vista (de personas que seguramente están más en contacto con la realidad que ellos mismos), de aprender de ellos, de coger buenas ideas, de tener y poder considerar diferentes puntos de vista…. Además, también tiene un gran efecto a nivel psicológico en las personas escuchadas. A las personas nos suele gustar mucho sentirnos escuchadas y especialmente comprendidos. Resulta imprescindible que los buenos líderes dediquen tiempo de conversación a su gente y especialmente a escucharlos, a ponerse en su lugar, a ser empáticos, a entender y comprender sus puntos de vista, a animarlos y motivarlos a través de la escucha activa.

Generalmente, los directivos y líderes tienen que hacer un terrible esfuerzo para escuchar a su gente. Son personas muy atareadas y suelen tener poco tiempo para estas tareas tan poco ejecutivas o glamourosas como escuchar a su gente. Estoy realmente convencido de que es necesario que los líderes dediquen tiempo a conversar y sobretodo a escuchar a los suyos. Seguro que no será fácil empezar, ya que a la mayoría de líderes les costará un gran esfuerzo ya que seguramente prefieren realizar otras tareas directivas. No obstante, estoy convencido de que si hacen el esfuerzo de intentarlo obtendrán grandes beneficios, mejorará su rendimiento y el de los trabajadores y provocará un mayor rendimiento en su empresa u organización.

¿Cuánto hace que no escuchamos a nuestra gente?

Vamos, empecemos cuanto antes; seguro que no nos decepcionará.

¿Cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales?

 

Seguramente no debería haber usado la palabra “retener”, cuya simplicidad queda corta al lado de “motivar para continuar”. Pero el sentido es el mismo. Las empresas necesitan motivar a sus profesionales, eso está claro.

La respuesta a cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales es reforzando sus marcas personales. ¿Cómo hacerlo?

Aquí os dejo un fantástico vídeo australiano de The Strategist Group que resume una fórmula  muy interesante, basada en el refuerzo competencial de tres áreas:

  1. Área estrategia corporativa, donde debe confluir misión, visión y valores con los personales
  2. Área de comunicación y networking, en que la empresa facilita al profesional los recursos para su visibilidad
  3. Área de RRHH, donde la empresa facilita formación continua, programas culturales…

Aquí tenéis el vídeo, muy instructivo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=dN8CNZ78syg[/youtube]