Entradas

“Vengo de una nación de nadadoras pero ya nadie me recuerda”, por @jordicollell

Todo tiene un principio que por regla general no es fácil. Lo que es ahora habitual en su momento fue raro, extravagante y muchas veces simplemente ilegal.

Que una mujer se pueda pasear por la playa, por la ciudad o por donde le plazca vestida a su guisa no siempre ha sido posible y ha necesitado que alguien diera el primer paso para convertir lo inusual en simplemente normal.

Tal es el caso de Annette Kellerman, una nadadora australiana nacida en Sídney en 1886. De madre francesa, fue víctima de la polio por lo que su médico le recomendó nadar; se tomo la  prescripción tan en serio que llegó a ser campeona de natación, intentó cruzar el canal de la mancha a nado, tentativa que tuvo que abandonar tras estar más de diez horas en aguas gélidas, y se le atribuye la creación de la natación sincronizada.

Pero lo que hoy quiero destacar es su atrevimiento en lucir el primer bañador ajustado en público, proeza por la que fue arrestada en 1907. Cuentan las crónicas que en aquellas épocas el cuerpo femenino debía estar cubierto y la prenda que Anette osó enfundarse le cubría prácticamente los hombros y se deslizaba hasta casi las rodillas. La ley sólo permitía tener al descubierto hasta quince centímetros de muslo y para mantener esta norma en las playas había un medidor de bañadores, masculino por supuesto, que ejercía las funciones de velador de la moral pública de manera que nadie excediera la dichosa medida.

La osadía y testarudez de Annette luciendo el impúdico atuendo tuvo nefastas consecuencias al ser denunciada por otra mujer a la policía que en aplicación de la ley vigente la arrestó. Pero la hazaña tuvo su primera recompensa, ya que poco tiempo después los bañadores de una solo pieza eran conocidos como los “Annette Kellerman”.

De todos modos el medidor de bañadores no fue suprimido hasta entrados los años 20 del siglo pasado.

El hecho en sí puede parecer banal pero infelizmente está de rigurosa actualidad. El derecho de cualquier mujer de mostrar su cuerpo donde y cuando le plazca sigue perseguido por algunas culturas y religiones que aplican penas dolorosas a sus infractoras, mientras que el cuerpo masculino no está sujeto a ninguna restricción.

No me gusta entrar en polémica en temas de costumbres y de credo, pero por lo menos merece una reflexión. La libertad que gozamos en nuestro entorno inmediato aunque sea evidentemente mejorable es fruto de la lucha y el sacrificio de generaciones anteriores que no podemos tirar por la borda esgrimiendo el argumento de la tolerancia. Quien obligue a otro igual a vestirse o actuar de cualquier manera que sea distinta a su voluntad no puede ni debe ser tolerado y admitido en nuestra sociedad.

Annette Kellerman dejó su marca personal impresa en los anales de nuestra cultura occidental, y es bueno recordarla para que no sea digerida por la historia, sobre todo cuando es contada, todavía, desde una mirada del otro género. Por cierto, también fue la primera mujer en aparecer desnuda en una película y la llamaron la mujer perfecta por su similitud con la Venus de Milo.

Y quizás la gesta de Annete pueda parecer superflua cuando persisten todavía diferencias de trato, de salario y de estatus en nuestro país y en nuestras empresas, pero fue un primer paso hacia esta igualdad de trato que acabará sin duda desembocando en un mundo mejor.

 

Hedy Lamarr, mujer excepcional, por @javisantamarta

A veces dejar marca cuesta lo suyo. Y no porque uno no llegue a ser un profesional de éxito; todo lo contrario. Sino porque el reconocimiento en ocasiones, acaba convirtiendo en marca lo que uno no tenía claro que fuera a ser por lo que pasaría a la posteridad.

Quién era Hedwig Eva Maria Kiesle

Eso le ocurrió a la jovencísima estudiante de ingeniería Hedwig Eva Maria Kiesle, una vienesa superdotada que a sus 16 años ingresó en la universidad de ingeniería con un futuro más que prometedor para la ciencia, pero cuya imagen ha quedado mucho más reflejada en los recuerdos de salas cinematográficas clásicas como el Roxy o el Odeón, en donde su belleza imposible la llevaría a ser imagen incluso de empresas como la Corel Corporation, siendo su rostro la marca del popular CorelDraw durante años.

De ingeniería al cine

Cosa habitual en las grandes mentes, su amor derivó hacia otras artes, en el caso de ella hacia las escénicas, marchando a aprender y actuar en un teatro berlinés donde su director, Max Reinhardt, la introdujo en el mundo del celuloide, siendo gracias a la película checa Éxtasis en la que aparecería desnuda integralmente (la primera mujer que saldría de tal guisa en la historia del cine por cierto), donde su fama y conocimiento mundial empezaría. Una belleza serena, clásica y enigmática… que la llevó a un matrimonio y a un posterior divorcio con un preboste del armamento. Lo que no era mal negocio en esos años treinta, más si eres amigo personal de un tal Hitler y Mussolini como el flamante marido de Hedwig lo era.

Traslado a Estados Unidos

Gracias al productor de Hollywood Louis B. Mayer, presidente y uno de los fundadores de la Metro-Goldwin-Mayer, pudo escapar finalmente de esa Europa al borde de la locura, tras una serie de rocambolescas aventuras que no vienen al caso pero que dan para una buena novela, o más apropiadamente en su caso, una buena peli. Mayer quiso presentarla como la mujer más bella del mundo (sic) a su llegada a California, donde sería una extraña con un sorprendente título de ingeniería y una experiencia vital aún más sorprendente con apenas 28 años. Trabajaría con Clark Gable y Spencer Tracy, o bajo la dirección de Cecil B. DeMille por poner algunos ejemplos, mas los éxitos en el mundo del cine no fueron (ni serían) tan fulgurantes como se esperaban, aunque su nombre artístico, Hedy Lamarr, lo iba a ser en todo el mundo.

La guerra irrumpe en escena

Un mundo… en guerra. La Segunda Guerra Mundial ya era un hecho, y la vienesa de origen judío que era Hedy, excelente conocedora de materia reservada sobre la industria armamentística como consecuencia del matrimonio ya mencionado, quiso poner tales conocimientos y su inteligencia superior a favor de la causa aliada. Esto sería el inicio de una carrera profesional que simultaneará con el cine, en donde su nombre seguiría siendo conocido, pero no el de Hedwig Kiesler Markey con el que firmaría sus patentes. Apellido, el de Markey, que sería el de su nuevo marido en aquel momento. Costumbre anglosajona que afortunadamente no tenemos por estos lares, pero que en el caso de Hedy supondría su nulo reconocimiento personal, especialmente como mujer.

A ella le debemos el WIFI y el bluetooth

¿Y qué tendría que reconocerle el mundo a esta ingeniera–actriz de inteligencia pareja a su belleza, malgré elle? Nada menos que un invento sin el cual hoy no tendríamos cosas tan fundamentales en nuestros días como el Wi-Fi, el GPS o el Bluetooth. Por lo demás, ¡casi nada! Cuando con ocasión de una cena, Hedy conoció al polifacético músico George Antheil, una mente tan brillante como la suya y con la que surgió una afinidad inmediata, era lógico que ambos dos pronto pusieran en común su empeño hacia la consecución de la victoria aliada.

El invento

En una guerra, en cualquiera, el asunto de las comunicaciones queda claro que es una prioridad. El problema surge especialmente cuando pueden ser interceptadas por el enemigo. Y de esta vicisitud, iba a surgir la idea sobre la que iban a desarrollar un gran invento. Se pusieron a trabajar en el diseño de lo que posteriormente se conocería como “espectro expandido” o “espectro ensanchado”. Un sistema de frecuencias de radio que permitiría que los misiles fueran teledirigidos eficazmente contra los submarinos. La ingeniera y el músico aprovecharon sus conocimientos precisamente sobre música para llevar a cabo un ingenioso método que hacía imposible el interferir en la trayectoria de un torpedo. Un sistema con 88 frecuencias. El mismo número de teclas que tiene un piano.

Aplicaciones

La patente tendría fecha de 11 de agosto de 1942, pero jamás fue usada en la Segunda Guerra Mundial. La empresa estadounidense Silvania Electronics Systems Division en 1957 empezó a utilizarla con éxito para vendérsela al gobierno norteamericano, que obviamente la emplearía para fines militares como fue pensada (y como así comenzó Internet), siendo usada con éxito durante la Crisis de los Misiles de 1962, o posteriormente tras avances y mejoras en la Guerra de Vietnam, y así sucesivamente hasta que a partir de 1980 se empezó a trabajar su uso civil en las comunicaciones llegando a esos sistemas de compartición de datos mediante la luz azul o con las ansiadas barritas de cobertura y potencia que buscamos con nuestros dispositivos móviles.

Más inventos

Cuando el gobierno americano adoptó los resultados que la patente de Hedy Lamarr iba a proporcionarles, hacía tres años que los derechos de la misma habían caducado. En cualquier caso, ella la había ofrecido en su momento gratuitamente. Trabajaría también en la invención de un tipo de semáforo mejorado, y hasta en una tableta efervescente que pretendía producir un refresco inmediato al disolverse en agua pero que, en palabras de Hedy Lamarr, “sabía como una tableta de Alka-Seltzer”.

El día del Inventor

Nació el 9 de noviembre. Fecha que es considerada internacionalmente como el “Día del Inventor”. En su honor. ¡Qué menos para quien dejó marca sin ser la que debiéramos de conocer!

Imagen: Wikimedia Commons

5 mujeres programadoras que cambiaron el mundo, por @guillemrecolons

Me pareció tan inspirador el artículo de Joe Myers5 female coders you have probably never heard of who changed the world”  (5 mujeres programadoras que cambiaron el mundo a las que probablemente no conozcas) que no me he podido resistir a la tentación de traducirlo para enriquecer esta sección de agosto de Soymimarca de “Mujeres con marca

La programación informática es un campo dominado por los hombres, ¿no es así?

Pues bien, en términos absolutos es así. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos muestra que el 73% de los trabajadores de la informática de Estados Unidos son programadores masculinos. Al otro lado de la tecnología en general, las mujeres están poco representadas.

Mujeres poco representadas en Silicon Valley

Image: Statista

Sin embargo, una investigación reciente sugiere que las mujeres son consideradas mejores programadoras- pero sólo si ocultan su género.

A continuación destacamos los perfiles de las cinco mujeres que han hecho contribuciones significativas a este campo – y de hecho ayudaron a cambiar el mundo.

Margaret Hamilton

Margaret Hamilton fue directora de ingeniería de software para el proyecto que escribió el código de la Guía de Apollo Computer (AGC). Desarrollado en el Laboratorio de Instrumentación del MIT para la misión Apolo 11, los programadores, literalmente, tuvieron que empezar de cero.

Margaret Hamilton / mujeres con marca

Margaret Hamilton. Imagen: MIT

El equipo escribió el código para el primer ordenador portátil. Su trabajo hizo posible el primer alunizaje y dio lugar a una nueva industria. Hamilton se convirtió en una experta en programación de sistemas, pero como ella explicó a Wired :

“Cuando llegué por primera vez, nadie sabía qué era lo que estábamos haciendo. Era como el Lejano Oeste. No había reglas. Todo lo aprendimos por nosotros mismos.”

Grace Hopper

La contralmirante Dra. Grace Murray Hopper fue pionera en el desarrollo de lenguajes de programación accesibles escritos en Inglés.

Estaba convencida que la informática debía extenderse a las aplicaciones de negocio no científicas y requirió lenguajes de programación más simples. Partía de la idea de que los ordenadores no entienden Inglés, y llevó años antes de que se aceptaran sus ideas.

Pero a través de su perseverancia desarrolló un medio de programación utilizando palabras en lugar de números – el conocido como lenguaje COBOL ( Co mmon B usiness O rientated L anguage).

Ella se describe en el show televisivo de David Letterman como la “Reina de Software”.

Las mujeres ENIAC

Se trata de un grupo de seis mujeres jóvenes que desarrollaron el primer ordenador programable totalmente electrónico como parte del programa militar de la Segunda Guerra Mundial del ejército de Estados Unidos. Cuando la ENIAC fue presentado, estas mujeres no recibieron ningún reconocimiento.

Ada Lovelace

La hija del poeta inglés Lord Byron, Ada Lovelace fue una matemática victoriana. Trabajó con Charles Babbage en sus máquinas calculadoras, y él se refería a ella como la “encantadora de los números”.

En aquel momento eran pocas las mujeres que estudiaban ciencias o matemáticas, y hoy se considera a Lovelace como la fundadora de la ciencia de la informática y la primera programadora de ordenadores del mundo.

Ada Lovelace / The Atlantic / Wikimedia Commons

Ada Lovelace / The Atlantic / Wikimedia Commons

El Museo de Ciencia británico argumenta que configuró la informática moderna del siglo, al comprender la capacidad de las máquinas calculadoras de “manipular símbolos en vez de sólo números”.

Sus notas sobre la traducción del italiano de una descripción de la máquina incluyen lo que se considera como el primer algoritmo diseñado para el procesamiento de la máquina. También sugirió la posibilidad de un dispositivo de este tipo para la creación de gráficos o música.

Joan Clarke

Inmortalizada en la película de Keira Knightley The imitation game, Joan Clarke trabajó junto a Alan Turing en Bletchley Park – el centro de descifrado británico durante la Segunda Guerra Mundial.

Clarke (más tarde Murray) trabajó en el proyecto para romper los sistemas de cifrado nazis de Enigma. Un matemático de Cambridge, ella y el resto del equipo construyeron algunos de los primeros ordenadores, conocidos como bombes . Estos fueron utilizados para descifrar los códigos alemanes. A menudo se sugiere que sus esfuerzos acortaron la guerra hasta dos años.

Máquina de Turing Bombe británica en funcionamiento en el Bletchley Park Museum

Máquina de Turing Bombe británica en funcionamiento en el Bletchley Park Museum

Clarke fue empleada originalmente como oficinista en Bletchley. Una vez que fue promocionada para trabajar en descifrar códigos, tuvo que ser designada oficialmente como lingüista ya que no había procedimientos establecidos para un criptoanalista de sexo femenino.

Conclusión del traductor

Aunque pueda parecer una obviedad, me atrevo a decir sin prejuicios de ninguna clase que cuando una mujer se propone la excelencia, lo más probable es que la consiga. Hay razones antropológicas, como el hecho de que las mujeres siempre han necesitado esforzarse el doble (física e intelectualmente) que los hombres para ganarse un puesto en la sociedad.

Incomprensiblemente, nuestra sociedad enferma continúa debatiendo la paridad en pleno XXI, como si no tuviéramos millones de muestras que sitúan a la mujer en igual plano que el hombre (en muchos casos, claramente superior).

El caso de estas cinco mujeres permite la comparativa sin distracciones de ninguna clase, ni de sex appeal, ni de religión ni de formación, ni de rol… de nada. Cinco mujeres que hicieron lo que parecía reservado a hombres y que desafiaron las convenciones de su tiempo. ¿Lo más triste? que prácticamente no habíamos oído hablar de ellas. Quizás necesitamos más historiadoras…

La juventud eterna… de las neuronas, por @Maria_A_Sanchez

RITA LEVI-MONTALCINI: La juventud eterna de las neuronas

Toda una osadía por mi parte… y un delicioso honor, escribir una modesta reseña sobre esta gran mujer, que recibió el Nobel de Medicina en 1986, por aislar el Factor de Crecimiento Nervioso, que descubrió en el año 1951.

En su trabajo hubo una mezcla poco usual -de fondo y forma / cientificismo y humanismo- como la hay en muchas de las frases de Albert Einstein.

Rita Levi-Montalcini recogiendo el Premio Nobel

Rita Levi-Montalcini recogiendo el Premio Nobel

Quizás sólo es un romántico rumor, pero sé de fuentes cercanas, que era el gran amor del que fue maestro de quien yo llamo, desde hace casi 25 años, mi maestro 🙂

Nacida en 1909, murió el año 2012, a los 103 años de edad. En 1909, cuando cumplió un siglo de vida, en plena actividad de investigación y difusión, le hicieron numerosas entrevistas y escribieron muchos artículos y tesis sobre su vida y obra, de cuya recopilación destaco algunos párrafos sobre temas muy concretos: su optimismo, feminidad, feminismo, recomendaciones para la <<juventud neuronal>> y para nuestros jóvenes adolescentes.

Desde la BBC

Preguntada sobre su activa longevidad, responde: << Para mí lo que es importante es el optimismo y no sobrevaluar las dificultades. Por ejemplo, yo considero que llegué al Premio Nobel en 1986 gracias al gobierno de Mussolini>>

No le permitían desarrollar su carrera y lo hizo de modo clandestino, en su casa, utilizando todo su tiempo, de un modo <<enfocado>>. Tenía su objetivo muy claro.

Defensora de la paridad

<< Trasladé los descubrimientos de Roger Sperry sobre los hemisferios –cerebrales- para considerar el aporte físico y biológico del hombre y la mujer. Ahí también hay dos modos de enfrentar la vida, y son complementarios; no es que uno es superior al otro, es diferente el abordaje de los problemas, no las capacidades mentales.>>

Desde El PAÍS

@mikelemora

Apenas oye y ve con dificultad, pero no para: investiga, da conferencias, ayuda a los menos favorecidos, conversa y recuerda con lucidez asombrosa.

Sobrada de carácter, deja ver su coquetería –feminidad– en las preciosas joyas que luce: un brazalete que hizo ella misma para su gemela Paola, el anillo de pedida de su madre, un espléndido broche también diseñado por ella.

@FMayorZaragoza

De origen judío sefardita, siempre fue <<libre y responsable>>, como define la Unesco a las personas educadas, y actuó en virtud de sus propias decisiones.

En 1994 creó una fundación que ha presidido hasta su muerte, dedicada a prestar ayuda para la educación, a todos los niveles, de mujeres jóvenes, especialmente en África. Se inspiró, como tan bien describe en su libro Las pioneras, en <<las mujeres que cambiaron la sociedad y la ciencia a través de la historia>>.

Decía que sus únicos méritos habían sido la <<perseverancia y el optimismo>>. Nunca se jubiló. <<El cuerpo se arruga>>, comentaba, <<pero no el cerebro>>.

Según Rita Levi-Montalcini que eran <<la inacción, el desencanto, la desmotivación, los que “arrugan” el cerebro>>.

En 1993 apareció su libro <<Tu futuro>> dirigido a los jóvenes.

<<Nadie posee la piedra filosofal>>, escribe, <<pero sí la experiencia que proporciona la facultad creadora que distingue a todo ser humano. Los principios éticos deben dirigir el comportamiento. Espero poder ayudar a los adolescentes para que sean capaces de hacer frente a estas etapas tan decisivas y delicadas de su camino, cuando se preparan para una confrontación directa con la vida.>>

<<El mundo debe inventarse>> es el título de uno de los capítulos de este libro. Hoy los jóvenes ya tienen acceso al conocimiento de lo que sucede en el mundo en tiempo real. Al adquirir esta visión global nos damos cuenta de lo que debe cambiarse y lo que debe conservarse.

En uno de sus mejores libros, <<Elogio de la imperfección>>. Parecía dar a entender que ella y su hermana -gemela- se dedicaron a la perfección de su obra -arte y medicina-, y no a los deberes de una vida ordinaria.

Gracias, Rita Levi-Montalcini, por dedicar tu vida a hacer de este mundo, algo mejor y dejarnos esta estela de impecable <<Marca Personal>> que seguir, cada una según nuestra modesta capacidad y desde luego por abarcar un tema tan apasionante como la juventud eterna… de las neuronas.

 

Mucha información pero poca emoción: Christine Lagarde, por @jordicollell

El personaje

Nos dice el ranking de Forbes que Christine Lagarde es la sexta mujer más influyente del mundo, posición que conserva desde 2015, el año pasado, a la que escaló desde el puesto número veintitrés. Y es, ni más ni menos, la directora gerente del FMI: el fondo monetario internacional.

Hablar de marca personal es buscar la huella que una persona deja en el corazón de los demás. En el caso de la señora Lagarde la búsqueda en la red ofrece mucha información pero poca emoción. Puede ser que nuestra protagonista sea así, brillante en lo profesional  pero distante en lo personal o que no haya hecho ninguna inversión en transmitir su auténtica identidad. Sea como sea los medios, sus lectores y todos aquellos que de un modo u otro son o han sido objeto de sus decisiones la juzagn por lo que ven y esto es, en definitiva, su auténtica marca.

Primera en casi todo

De su época universitaria poco dicen las crónicas. Se graduó en derecho en la universidad Paris X de Nanterre, estudió un postgrado en el Instituto de Estudios Políticos de Aix en Provence y tuvo la oportunidad de hacer prácticas como pasante en el mismísimo Capitolio.

La cosa cambió a mejor al iniciar su carrera profesional ya que entró a trabajar en el bufete Baker & McKenzie y llego a ser la primera mujer que ocupó el cargo de presidenta de la compañía. Y todo en tan solo dieciocho años de carrera, de 1981 a 1999.

En el año 2004 probó fortuna en el mundo de la política y fue ministra de comercio entre los años 2005 y 2007 siendo la primera mujer que tuvo entre sus manos los destinos de la economía gala.

En el año 2011 sustituyó a Dominique Strauss-Kahn al frente del FMI y una vez más fue la primera mujer en ocupar la plaza, siendo una ferviente defensora de las medidas de austeridad aunque en este campo posiblemente le robó la primera posición la cancillera Angela Merkel.

Seguidora de las tradiciones

Los últimos directores gerentes del FMI han acabado procesados por diversos motivos relacionados con algunos de los pecados capitales.

Rodrigo Rato, que estuvo al mando de la nave entre 2004 y 2007, dimitió por motivos personales tras una gestión gris y acabó procesado por corrupción en España. La avaricia rompió el saco.

Dominique Strauss Kahn fue el siguiente capitán de la nave entre los años 2007 y 2011 pero acabó saliendo por piernas tras ser detenido por acoso sexual a una empleada de un hotel. La lujuria acabó con su carrera profesional y política.

Christine Lagarde ha sido fiel heredera de esta tradición y en 2014 fue investigada y posteriormente procesada por negligencia y abuso de poder en el caso de Bernard Tapie pero rompiendo con la tradición en vez de dejar el cargo anuncia que se presenta a la reelección. Soberbia y el orgullo son malos consejeros.

Epílogo

Algunas instituciones han condicionado el futuro de personas y países a través de sus decisiones. En el caso del FMI la polémica ha existido desde el principio de la crisis y de la manera en como ha participado en los rescates de algunos países.

La rigidez de la institución  convirtiéndose en paladín de la austeridad frente a otras posibles alternativas ha marcado generaciones y exacerbado los estados de ánimo. El máximo representante de una institución puede optar por cubrir las deficiencias comunicativas corporativas a través de la pedagogía personal y no ha sido el caso de la Sra. Lagarde o por lo menos no ha sabido llegar al gran público ni convencer a los medios.

Puede ser una oportunidad personal y corporativa perdida. Lo que nos queda a simple vista son la rigidez, la altivez y la distancia. Cada cual decide como quiere gestionar su marca personal.

Imagen: Wikimedia Commons

 

De FLOTUS a POTUS ¿Lo conseguirá Hillary?, por @guillemrecolons

Para evitar malos entendidos con el título de este artículo “De FLOTUS a POTUS…” FLOTUS es el acrónimo de la primera dama en EEUU, corresponde a las siglas First Lady Of The United States, y POTUS es el acrónimo del presidente, correspondiente a President Of The Unites States.

Se puede hacer historia… otra vez

Si Hillary Clinton consigue pasar de FLOTUS a POTUS será no solo el primer caso en la historia de los Estados Unidos en que una primera dama logra la presidencia, también estaremos ante la primera mujer presidenta.

Obama lo consiguió

Barack Obama consiguió convertirse en el primer presidente de color de la historia, y además repitió mandato, así que un logro de la Sra. Clinton supondría ya muchos cambios de paradigma en la política USA.

La 2ª mujer más poderosa del mundo

La revista Forbes ha considerado a Hillary Clinton la 2ª mujer con mayor poder del mundo, solo por detrás de la omnipresente Merkel, pero por encima de personas que han levantado imperios empresariales.

Superviviente nata

Hillary Clinton sobrevivió al oscuro caso de Monica Lewinsky durante el mandato de su esposo Bill Clinton, y ha sobrevivido francamente bien al emailgate sufrido recientemente mientras ejercía sus funciones de secretaria de Estado.

Contrincante difícil

Aunque desde lejos parece que una persona como Donald Trump jamás llegaría a presidente, lo cierto es que en la política interna americana todo es posible, y no olvidemos que Trump es un modelo clásico de populista de ala dura (menos impuestos, más armas para defender a los estadounidenses, nuestra nación está en peligro…), y en un momento como este, con atentados permanentes de Estado Islámico en el mundo, el votante americano es sensible que nunca a estas ideas.

Historial político imponente

Con momentos de gloria y otros de incomprensión, la carrera política de la abogado nacida en 1947 en Chicago Hillary Rodham es espectacular, y si algún valor la impulsa a llegar a lo más alto es la resiliencia, el insistir, la persistencia.

La nominación como candidata

Perdió en el último tramo la nominación demócrata a favor de Obama en 2008, pero tras su período como secretaria de Estado en la administración del mismo Obama y después sus años como senadora por el estado de Nueva York, Hillary no renunció a ser presidenta y se volvió a presentar a la nominación, que ganó aun teniendo a un contrincante, Bernie Sanders, que dio mucha guerra.

Para saber más

Existen centenares de “bios” de Hillary Clinton, desde su extenso perfil en Wikipedia hasta los más de 100 títulos entre libros y estudios académicos. En esta página están listados los libros escritos por ella, las biografías a su favor, en su contra, las neutrales, etc. Y por supuesto, su web es indispensable.

Sin duda, una mujer con marca. Veremos si pasa de FLOTUS a POTUS.

Hillary Clinton image by Joseph Sohm Shutterstock

Zaz: embajadora transcultural para un París mestizo, por @jordicollell

Nuevos tiempos traen estilos renovados, si en el siglo pasado fue Edith Piaf la embajadora de Paris en el presente es posible que lo sea Zaz si sigue con el ritmo, la creatividad y la racha que la sostienen.

En el siglo XXI Europa ya no produce de manera masiva niños de la calle que se convierten en artistas, los artistas salen del conservatorio, se instalan en la calle para nutrirse y volcar en los escenarios el conocimiento adquirido.

Así es Isabel Geffroy, Zaz. Nacida en Tours en 1980 pasó del conservatorio a los bares, cafés, cabarets y antros del Barrio Latino combinando el jazz con el hip hop, el gipsy con el blues y dejándose llevar por los ritmos españoles, latinoamericanos, árabes y africanos, mestizaje puro, imagen auditiva de la Francia actual.

De los cabarets pasó a la calle, a actuar en la calle, para sumergirse en la gente y encontrar su esencia en Montmartre o donde sea.

En el año 2010 lanzó su primer disco, Zaz, con una declaración de principios: “no es el dinero lo que me hará feliz, quiero morir con la mano en el corazón” materializada en Je veux y aprovechó la ocasión para hacer un guiño a Edith Piaf reinterpretando su canción Ma rue, mi calle. Una declaración de la identidad de su marca personal, la promesa de una propuesta de valor que se materializará en el futuro, branding en estado puro.

En 2013 sacó su segundo álbum Recto Verso en el continúan las manifestaciones identitarias con un apuesta por la interculturalidad en On ira o con la visón del paso del amor infantil al adulto en Gamine o con un canto a la esperanza en Nous debout o con un grito al autodescubrimiento en Déterre . La marca de la artista vuelve a unirse con Piaf en una reinterpretación de La vie en rose .

Su último disco es de 2014 y está dedicado en su integridad a Paris. Paris, implemente Paris, es el título del trabajo. La cantante se confirma como embajadora de la ciudad, marca personal y marca ciudad se unen para crecer juntas, otro ejercicio de branding. De la mano de Zas podemos descubrir su Paris, una mirada a la ciudad personal y un recorrido no turístico por la ciudad emocional a través de la canción Dans mon Paris, redescubrimos el Paris canalla con una reinterpretación de la canción de Léo Ferré Paris Canaille, disfrutamos de un duo con Charles Aznavour en J’aime Paris au mois de mai , una magnífica versión de Sous le ciel de Paris a duo con Pablo Alborán son un aperitivo de un trabajo excepcional.

La marca ciudad, la marca país, París y Francia, tienen en Zaz una nueva embajadora que a donde va arrasa. ¿Durará el conjuro de por vida?

Negra, mujer y pobre en los Estados Unidos de la segregación, por @scristinadiez

Maya Angelou lo tenía todo para que su biografía se perdiera entre la de los millones de anónimos compatriotas. Ser negra, mujer y pobre en el interior de los Estados Unidos a principios del siglo XX era sinónimo de partir con una desventaja extrema, pero cuando en 1993 fue invitada a leer “On the Pulse of Morning”, uno de sus poemas, durante la toma de posesión de la presidencia de Bill Clinton se hacía un reconocimiento público a la vida singular de una mujer excepcional que destacó como activista de los derechos civiles, novelista, actriz y conferenciante.

Maya Angelou (Marguerite Ann Johnson) nació en 1928 en el seno de una familia desestructurada que vivía en un pueblecito de Missouri donde la segregación racial ni siquiera era cuestionada.

A los siete años fue violada por el novio de su madre y poco tiempo después el agresor apareció asesinado presumiblemente a manos de la familia de Maya. Tales hechos impactaron tanto a la pequeña niña que durante más de cinco años fue incapaz de articular una sola palabra. Toda esta etapa de su vida quedaría recogida en su novela autobiográfica “I Know why the caged bird sings”, una de sus obras más conocidas. Tal y como reconoció en la novela “Cuando me enteré del asesinato, pensé que mi voz había matado a un hombre, así que no era seguro hablar. Al poco tiempo, ya no sabía por qué había dejado de hablar, simplemente no hablaba”. Fue durante esta etapa en la que se convirtió en una lectora voraz que aprendió a valorar las palabras y tomar consciencia del valor de las palabras. En definitiva, a amar el lenguaje.

A los catorce años se convierte en la primera mujer afroamericana conductora de tranvía en San Francisco

Marcada por la difícil relación que mantuvo con su madre, llena de idas y venidas, con catorce años se convierte en la primera mujer afroamericana conductora de tranvía en San Francisco. Aunque pudiera parecer anecdótico, aún faltaban un par de décadas para que se firmara la Ley de Derechos Civiles que acabara con la segregación y ser la pionera en cualquier ámbito no hace si no destacar la fortaleza de carácter y la voluntad de Maya.

Con 16 años deja de estudiar al quedarse embarazada de su primer y único hijo y decide emanciparse y vivir por su propia cuenta. Empieza entonces una etapa en la que deambuló por los más variopintos trabajos, incluidos periodos en los que trabajó como bailarina, camarera, prostituta y proxeneta.

Su primer matrimonio, con un músico griego, la llevó a Europa en 1951. Allí probó suerte como cantante, llegando a hacer una gira, y allí conoció a James Baldwin, escritor y activista por los derechos civiles, que la incitó a que escribiera.

De regreso a los Estados Unidos mantuvo una gran amistad con Martin Luther King, con quien luchó por los derechos civiles de los afroamericanos y con Malcolm X, con el que empezó a colaborar poco antes de su asesinato en 1965. Vivió en primera persona el proceso de independencia de diferentes estados africanos, llegando a vivir en El Cairo y en Acra. Tras su experiencia en África realizó una serie de documentales para la National Educational Televisión y finalmente en 1969 publicó su primera autobiografía “I Know why the caged bird sings”, convirtiéndose en el primer best-seller de no-ficción de la historia escrito por una mujer negra.

Sus obras están marcadas por la denuncia al racismo y por su exaltación del valor, la perseverancia, la supervivencia y la propia autoestima. De sus reflexiones se han sacado decenas de frases inspiradoras que han recorrido el mundo, pero desde aquí recogemos una que tiene mucho que ver con la marca personal: “Todos olvidarán lo que dijiste, todos olvidarán lo que hiciste, pero nadie olvidará lo que les hiciste sentir.”

A partir de los años 70 Maya compaginó su trabajo como escritora con el de profesora universitaria sin rechazar pequeñas incursiones en el mundo del espectáculo, ya que participó como actriz en la serie “Raíces” y llegó a componer letras para Roberta Flack.

La estrecha amistad con la todopoderosa Oprah Winfrey la convirtió en figura popular en los hogares norteamericanos y su último reconocimiento llegó en 2011, cuando el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla de la Libertad, el galardón civil más prestigioso entregado en Estados Unidos. En 2014 Maya Angelou fallecía con una tan vida plena que daría para vivir, como mínimo, otra vida más.

A PESAR DE TODO ME LEVANTO (And still I raise)

Tú puedes escribirme en la historia

con tus amargas, torcidas mentiras,

puedes arrojarme al fango

y aún así, como el polvo… yo me levanto.

 

¿Mi descaro te molesta?

¿Por qué estás ahí quieto, apesadumbrado?

Porque camino

como si fuera dueña de pozos petroleros,

bombeando en la sala de mi casa.

 

Como lunas y como soles,

con la certeza de las mareas,

como las esperanzas brincando alto.

Así, yo me levanto.

 

¿Me quieres ver destrozada?

Con la cabeza agachada y los ojos bajos,

los hombros caídos como lágrimas,

debilitados por mi llanto desconsolado.

 

¿Mi arrogancia te ofende?

No te tomes tan a pecho

que yo ría como si tuviera minas de oro,

excavándose en el mismo patio de mi casa.

 

Puedes dispararme con tus palabras,

puedes herirme con tus ojos,

puedes matarme con tu odio,

y aún así, como el aire, yo me levanto.

 

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa

que yo baile como si tuviera diamantes

ahí, donde se encuentran mis muslos?

 

De las barracas de la vergüenza de la historia,

yo me levanto.

Desde el pasado enraizado en dolor,

yo me levanto.

Soy un océano negro, amplio e inquieto,

manando,

me extiendo, sobre la marea,

dejando atrás noches de temor, de terror.

Me levanto,

a un amanecer maravillosamente claro,

me levanto,

brindado los regalos, legados por mis ancestros.

Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

Me levanto.

Me levanto.

Me levanto.

“Yo he perdonado”, por @CarolaMorato

Aunque Irene nace en Madrid en 1978, todos la conocemos en 1991, cuando ella y su madre resultan gravemente heridas en un atentado de la banda terrorista ETA.

Entonces Irene es una niña de 13 años, justo la edad que tiene mi hija actualmente. Por ese motivo, me atrevo a imaginar qué ilusiones, motivaciones, situaciones cotidianas podía vivir Irene antes del atentado. Sus ocupaciones cotidianas debían ser los estudios, sus amigas, un primer amor preadolescente…

En octubre de 1991, toda esa vida queda truncada. El atentado le causa la pérdida de sus dos piernas y un cambio radical en su vida. A partir de ese momento, Irene pasa a ser una de las niñas más conocidas de España. Es la Víctima de un terrible atentado. Hablar de Irene Villa es hablar de tragedia, de terror, de pena… Su nombre e imagen está íntimamente relacionado con un sentimiento de horror que genera lástima sobre ella.

En esa situación, hubiese sido una opción muy lícita que Irene fuera la víctima eterna de España, la niña por la que todo el mundo  sintiese pena de por vida. Lejos de querer anclarse en esa esa imagen pública, Irene optó rápidamente por el PERDÓN , por ser RESILIENTE y ver más allá de su desgracia. Pasó lógicamente por un dolor , entiendo inmensurable, pero una vez aceptada la situación,  no se quedó en el sufrimiento, resurgió. Lejos de quedarse en la queja, Irene vio el “lado positivo”.  Según sus propias palabras “perdí las piernas ,pero tengo la oportunidad de vivir y lo voy a hacer”.

Cuando nos topamos con una situación que nos daña podemos optar generalmente por una de estas cuatro opciones:

1.- Quejarnos; Es lógico hacerlo pero no podemos quedarnos allí. La queja nos sirve para descargar la emoción pero no nos soluciona nada

2.- Ventilar; buscamos comprensión y cariño compartiendo lo que nos ha sucedido, pero aquí tampoco avanzamos.

3.- Reclamo productivo; en el caso de Irene el reclamo único es frente a la Justicia, pero por desgracia no puede ir más allá.

4.- El Perdón.

Hace poco en una entrevista Irene citó: “El perdón es necesario, es el único camino para continuar con tu vida y no arrastrar el dolor. A veces nos centramos en lo malo y sólo tenemos que abrir el foco, salirse del cuadro y ver el lado positivo”.

Actualmente Irene se define como una persona entusiasta y alegre. Campeona de esquí, licenciada en periodismo, escritora y con estudios de psicología.  Además contribuye en la integración de las personas con discapacidad. Explica con entusiasmo el día que un lector la reconoció por la calle por su labor periodística y no solamente por ser la niña del atentado. Irene lucha por mostrar al exterior la misma imagen que ella tiene de sí misma. Trabaja para dar visibilidad a su marca personal. Por mostrar lo que realmente es Irene Villa.

Hoy en día está casada y tiene dos hijos. Hablar de Irene Villa es hablar de una mujer que sufrió un atentado pero que supo ver lo que de ello podía aprender. Su marca personal es un reflejo de bondad, de resiliencia, de optimismo, de valor y de PERDON.

La mujer que se atrevió a cortar la falda, por @oiankochoperena

Las personas nos hemos convertido en esa raza en el que el día a día lo desperdiciamos de manera vulgar, en el que el tiempo nos absorbe  sin llegar a metas o emprender aventuras, una raza que no profundiza o no dedica tiempo a entender o valorar el por que de las cosas que nos rodean, nos hemos convertido en meros observadores del día a día, en meros objetos pasivos de una rutina en la que no apreciamos aquello que nos rodea.

Los galos temían al cielo pensando que algún día se les podría caer encima, hoy en día la mayoría de los mortales ni tan siquiera le dedicamos un minuto a observar y a admirar la belleza y la simbología que nos regala la belleza de las estrellas, o tan siquiera en soñar en ver una estrella fugaz perdida en el cielo… hemos convertido la vida en  mera travesía en la que embarcamos, navegamos y amarramos…

Por suerte hay personas que viven la vida entre pleamares, marejadas, tormentas, ciabogas o incluso llegando a encallar con una intensidad que podría llegar a sorprender y  en la que la en la mayoría de los casos termina en un frasco sin tan siquiera llegar a ser valorada o descubierta. Eso mismo ocurre con los productos que nos rodean, tienen una marca por lo que  los compramos y los consumimos, pero no pensamos en el porqué de ellos, en el como han llegado a nosotros o la historia que tendrán alrededor de ellos.

Esto me ocurrió con un pequeño frasco que encontramos en las perfumerías de nuestras ciudades, un pequeño frasco etiquetado con el  Nº5  y apellidado Chanel, detrás de este pequeño frasco hay un nombre de una gran mujer, el de Gabrille Bonheur una luchadora que nació en la pobreza siendo abandonada junto a su hermana  en un orfanato de Aubazine por su padre, un vendedor ambulante  pero que terminó revolucionando el mundo de la alta costura en la Francia mas elegante de los años 20 rodeándose de duques, pintores de la talla de Picasso o modistos admirados por Coco Chanel como  Cristobal Balenciaga  que fue adquiriendo renombre y del  que Chanel llegó a  decir que era el único modisto que existía ya que los demás no eran mas que meros diseñadores…

Chanel fue una mujer que se convirtió en un símbolo de la mujer moderna, empresarial y liberal en una de las épocas mas duras en Europa en continuo estallido de tifones a modo de guerras. Muchos simplemente conocen su marca, su logotipo, y realmente no conocemos el símbolo y la gran marca personal que puede haber detrás de ello, o que su seudónimo “Coco” se lo puso un apuesto militar  nazi tras una buena interpretación en un café de una canción llamada “Qui qu`a vu Coco?” (Quién ha visto a Coco).

La fuerza se construye con los fracasos, no con los éxitos

Una mujer con identidad propia que vivió conforme a lo que pensaba y creía, sin tener miedo a ser diferente e ir contra corriente, una mujer que empezó con una pequeña tienda de sombreros en el 21 de la Rue Cambon de París, la ciudad de la luz, una mujer que se atrevió a presentarse en plena ópera con el cabello corto conllevando una verdadera revolución de imagen en la mujer y consiguiendo que las mujeres empezaran a cortarse el pelo, una mujer que hizo copiar las perlas que su amigo Dimitri Stravinsky al que conoció en Biarritz y lo convirtió en un collar de perlas con múltiples vueltas convirtiéndose en uno de sus iconos, una mujer que se atrevió a cortar la falda y desnudar el tobillo femenino o crear el “chanel Suit” por encima de la rodilla dejando anonadados a los mas puristas, o incluso a ir a una cacería en pantalón sorprendiendo a todos los presentes.

Al fin y al cabo una mujer que vivió, sufrió y triunfó de la que muchos deberíamos aprender, ya que como  Coco Chanel  decía, “la fuerza se construye con los fracasos, no con los éxitos“.