Entradas

Pasamos a la acción: es momento de Conectar, por @guillemrecolons

Por si te perdiste las anteriores, este es el desarrollo del artículo Las 5 C’s de la gestión de nuestra marca personal en las redes sociales, y consta de:

  1. Conocer
  2. Compartir
  3. Conversar
  4. Conectar
  5. Controlar

Nos acercamos a la hora del networking, con la “C” de CONECTAR.

Conectar (Networking), la 4ªC de nuestra gestión de marca personal en las redes sociales

Ya nos hemos informado sobre los contenidos a través de la 1ª C, hemos creado un posicionamiento con la 2ª C, hemos demostrado que no somos robots con la 3ª C. Estas tres C’s, bien gestionadas, actúan como foco de marketing de atracción (no empujamos, atraemos) y nos empezarán a generar imagen referente en nuestra área. Ese (y no antes) es el momento de solicitar contactos a las personas que en aquel momento sean potenciales clientes, reclutadores, colaboradores, proveedores, responsables RR.HH de empresas…

Pregúntate qué puede aportarte cada contacto

Antes de salir “a la caza” del contacto es importante entender que por encima de todo son personas. Vale la pena contar hasta 10 y preguntarte qué puede aportar cada uno. Yo lo gestiono de esta manera:

  1. Profesionales de los que puedo aprender y a los que vale la pena seguir de cerca

  2. Profesionales a los que puedo aportar valor en un futuro

  3. Socios clave que pueden ayudar (será recíproco) a llegar a empresas o contactos clave

  4. Potenciales clientes, personas a las que hoy ya podría resolver un problema

Particularidades por redes sociales

 

Linkedin (también vale para BeBee)

La manera de identificar a los contactos es sencilla:

  • Los mejores: Personas que han interactuado con nosotros, compartiendo un contenido nuestro o comentándolo (una recomendación simple es demasiado débil). Ahí se trata de entrar en los perfiles y ver cuál de las 4 categorías anteriores pertenece cada uno. Entrar en su perfil y solicitar la conexión con un mensaje personalizado, ya que tiene más probabilidades de éxito. Los anglosajones llaman a este tipo de contactos hot prospects, porque han mostrado un interés previo y su predisposición a aceptar la conexión es mayor.
  • Los desconocidos pero interesantes: Fíjate que cuanto compartes un contenido en Linkedin (propio o ajeno) dispones de una estadística que te aporta estos datos:
    • Qué empresas han visualizado más tu contenido: aquí vale la pena entrar en el perfil de la empresa e identificar al responsable del área que podría ser tu cliente, colaborador… y contactar
    • Qué perfil de personas (a través del cargo de su trabajo actual) han visto el contenido
    • De dónde procede tu audiencia
    • De qué fuente procede el contenido
    • El peso de audiencia de contactos de 1er nivel (contactos ya reales) o de 2º nivel (potenciales)
  • Los que han visto tu perfil y son contactos de 2º o 3er nivel, es decir, potenciales. En este caso se trata de evaluar a cuál de los 4 perfiles corresponde y enviar una invitación personalizada que corresponda.
Twitter

En Twitter podemos seguir a quien queramos, pero solo podemos enviar mensaje directo a quien seguimos y nos sigue. La manera de identificar hot prospects en esta red es:

  • Los RT o que comparten un contenido directamente desde nuestra red: Si no los seguimos, vale la pena hacerlo. Los likes son demasiado débiles como para presuponer un interés. Aquí no se lleva el mensaje personalizado, y francamente, no soy partidario de enviar mensajes directos automatizados. Prefiero personalizar: “Gracias, Juan por seguirme, estoy seguro de que…”
  • Los que nos envían mensajes directos no automatizados y que podamos valorar como interesantes. De hecho ya son contactos, y hemos de valorar si damos un paso más y pedimos teléfono o correo electrónico (a diferencia de Linkedin, en Twitter no disponemos del email de nuestros seguidores).
  • Listas: Indagar en qué listas nos han incluido, son fuente de posibles contactos. Crear nosotros listas incluyendo a personas de cada categoría (pueden ser secretas).
Facebook

No es cierto que Facebook sea una red exclusivamente personal. Cada vez más se está llenando de contenido profesional, por lo que la primera decisión a tomar es si nos abrimos al networking profesional o no.

Facebook requiere, como Linkedin, contacto mutuo para acceder a los mensajes directos de Messenger. Si decides compartir contenidos profesionales en esta red, fíjate en quién comparte, comenta o interactúa y a partir de ahí puedes solicitar contacto en función de las cuatro categorías mencionadas anteriormente.

Prepara un mensaje personalizado, un Social Media Pitch

Es importante que en aquellas redes que lo permitan (Linkedin y BeBee) personalicemos el mensaje. No sólo por aumentar las posibilidades de éxito, también para dejar claro desde el primer momento qué tipo de relación pueden esperar de nosotros.

En este sentido, te invito a crear cuatro plantillas de mensaje de contacto en base a los cuatro tipos de relación que hemos mencionado anteriormente. Recordemos que los del grupo 4 son los que requieren un discurso (social media pitch) mejor pensado y estructurado. Son el grupo más difícil pero el que antes puede dar conversión. Eso no significa que una vez aceptado el contacto les bombardeemos con ofertas a las pocas horas del noviazgo.

Esencial: en cada mensaje solicitando el contacto tener en cuenta el protocolo: idioma de la persona, tipo de relación (usted o tú), mencionar el nombre o el apellido, dejar claro el objetivo de la conexión, pedir directamente formar parte de su red y despedirse formalmente. El que quiera puede adjuntar su teléfono o email junto a la firma. Yo no lo hago, pero no me parece mal.

Construye agenda

Conectar no es coleccionar. Mejor pocos, enfocados y buenos que muchos y dispersos. Están para ayudarnos en nuestra estrategia personal (y nosotros en la suya), y por ello es importante ir creando una agenda por tipos, y acordarnos cuando sea el momento de pedirles algo. Puede ser invitarles a un evento, a visitar una web, a quedar para tomar un café, reunión…

Paciencia: Roma no se construyó en un día

Ya tenemos una agenda de valor creada. Hemos de ser pacientes. Al conectar, muchas personas verán más nuestros contenidos e interacciones, la relación se irá creando poco a poco. Ahora nos queda algo importante: controlar (o medir), la 5ª y última C de nuestra proyección de marca personal en las redes sociales. Te espero en una semana.

Si crees que he olvidado algo importante en este post, te invito a dejar un comentario. Siempre contesto.

#Frases marca personal -semana 6 octubre 2014-

soymimarca.comsoymimarca.comsoymimarca.comsoymimarca.comsoymimarca.comEsperamos que os hayan gustado las #Frases marca personal de esta semana. Si quieres ver toda la colección te invitamos a visitar nuestro tablero “memes” en Pinterest. Feliz fin de semana!

#Frases marca personal -semana 28 julio 2014-

personal branding + guillem recolonsmarca y valor / soymimarcasoymimarca.com personal brandingsoymimarca.com empresas fuertesbranding soymimarca.comnetworking soymimarca.comEsperamos que os hayan gustado las #Frases marca personal de esta semana. Si quieres ver toda la colección te invitamos a visitar nuestro tablero “memes” en Pinterest. Feliz fin de semana!

Personal Branding, el arte de invertir en ti (30). ¿Tienes espíritu emprendedor?

El gran error que cometen a menudo muchos head hunters es que contratan emprendedores y no espíritu emprendedor. Y hay una gran diferencia. Yo puedo manifestar que soy emprendedor. Y también que soy guapo. Pero la realidad es la que es, y a veces, del dicho al hecho hay un trecho.

Hace un par de semanas leí un excelente artículo aparecido en HBR, en que el consultor Chris Smith alerta de la gran diferencia entre lo que aparece sobre nosotros y lo que nosotros manifestamos. Pero Smith se centra en su experiencia como consultor y head hunter.

Hoy prefiero apuntar algunas claves que podrían configurar el espíritu emprendedor. Muchas son puro sentido común, aquí están:

  • Foto: Pinterest

    Estar dispuesto a fracasar. Nuestra cultura latina entiende el fracaso como un tabú, como un punto final. Si alguien tuvo un negocio fallido, será difícil que bancos, business angels o inversores privados confíen en esa misma persona para un nuevo proyecto. No se dan cuenta de lo mucho que ha aprendido gracias a su fracaso. Tiene una experiencia excelente, que le advertirá de peligros conocidos cuando emprenda de nuevo.

  • Estar dispuesto a triunfar. Puede parecer una obviedad, pero no todo el mundo está preparado para gestionar el éxito con eficacia. Y si no que se lo pregunten a tantas empresas, grupos musicales y equipos deportivos que se han desmontado apenas han llegado a la cima. Se necesita una buena dosis de autoconfianza, haber soñado o visualizado un camino inexplorado, una ruta hacia un caladero lleno de peces.
  • Olvidarte de la mitad de tu DAFO. El análisis de debilidades-amenazas-fortalezas-oportunidades (también conocido como SWOT o FODA) no tiene que convertirse en una terapia empresarial para arreglar desperfectos. Hay que “venirse arriba” con las fortalezas y oportunidades. Ese el el camino. Cuando estemos en marcha, ya nos preocuparemos de las amenazas. Y las debilidades, ni tocarlas, son las que nos diferencian de un robot, las que nos humanizan.
  • Estar dispuesto a “currar”. El esfuerzo es un denominador común de todas las personas con espíritu emprendedor. Sin esfuerzo puedes llegar arriba si eres un especulador (en el peor sentido), un estafador o alguien que trafica con influencias. Pero la mayor parte de seres humanos está dispuesta a asumir que habrá que trabajar duro para levantar un proyecto, una idea, un negocio. Y aquí no se trata de trabajar 12 horas diarias, no es un problema de cantidad, sino de intensidad. El espíritu emprendedor no descansa los sábados ni domingos. Puedes estar paseando, corriendo o viendo un partido de básket y de repente -zas- , te llega una idea, una inspiración que no puedes dejar de anotar con urgencia en un papel o en tu smartphone.
  • Tener una mente abierta. Aunque quieras ser fiel a una idea, la idea de la que surge el proyecto, el negocio, necesitas entender que todo cambia y que a veces hay que ser flexible a los procesos que requieren virar la nave. El proyecto inicial de Soymimarca estaba dirigido a reforzar el branding personal de los estudiantes universitarios, un colectivo muy necesitado de estrategia personal. Al reunir a algunos grupos de estudiantes nos dimos cuenta que el proyecto funcionaría muy bien como ONG, pero no como negocio.
  • Estar apasionadamente enamorado del proyecto. Solo así se entiende que tantas personas con espíritu emprendedor pasen horas y horas trabajando 24x7x12 sin pestañear. Las endorfinas se encargan de mantener la vela encendida, en algo que va más allá del interés personal, el dinero o la idea del éxito: es la pasión por el proyecto, un impulso parecido al de dos personas locamente enamoradas.
  • Tener sobre la mesa un Business Plan. Puede parecer un trámite administrativo, pero el Business Plan es más útil de lo que parece, ya que obliga a fijar objetivos, estrategias, costes, previsiones de ingresos y a disponer de herramientas de evaluación continua. Es posible que al cabo de un año el BP ya no sirva, que el contexto haya cambiado. No hay problema, se hace otro.
  • Tener los ojos muy abiertos. Mostrar inquietud, estar permanentemente dispuesto a aprender cosas nuevas. Saber distinguir el grano de la paja. Aquí no se trata solo de lo que hemos aprendido mediante la educación, sino de seleccionar entre los miles de mensajes que pasan cada día por delante nuestro cuáles nos pueden ser verdaderamente útiles. No es fácil, requiere práctica y mucha voluntad.
  • Pensar a lo grande. A veces los árboles no nos dejan ver que el bosque es muy grande y está lleno de oportunidades. En este punto vale la pena hacerse la pregunta: Lo que yo haga ¿ayudará a cambiar el mundo? ¿contribuirá a mejorar la economía de mi área geográfica? ¿conseguirá salvar vidas o mejorarlas?. A veces puede costar el mismo esfuerzo poner en marcha un proyecto para 5.000 que otro para 3  millones de personas. Muchos de los negocios que han tenido éxito en los últimos años se basaban en precios de venta y márgenes muy bajos pero pensando en mercados muy grandes. Mirad si no el caso de la app Angry Birds; es lo que se conoce como “the long tail“.
  • Estar dispuesto a conocer a gente nueva. Algunos prefieren el término networking, pero al final se trata de vencer la pereza de asistir a actos, intercambiar tarjetas, buscar personas en las RRSS… Sin público no somos nadie, y aunque una parte de los contactos se acercará a nosotros si creamos buenos contenidos, al resto hay que ir a buscarlo. Tirar la red es la acción, pero antes hay que asegurarse que el caladero tiene los “peces” que buscamos.
  • Ser constante, tener paciencia. Suelo repetir que Roma no se construyó en un día. Un proyecto que cuaje requiere tiempo, pero sobre todo requiere constancia, perseverancia. Quien la sigue la consigue, dicen, así que vale la pena marcarse rutinas, disciplinas que nos ayuden a superar los pequeños obstáculos del camino. Llevar una buena brújula siempre nos ayudará a llegar a buen puerto.

Si tienes espíritu emprendedor estoy seguro de que apuntarías alguna clave más. Te invito a hacerlo, será un placer completar esta bitácora.

¿Quién dice que las tarjetas de visita se han extinguido?

A menudo hablo con jóvenes universitarios que no se han planteado tener una tarjeta de visita, la ven como algo anticuado, superado. Llámame nostálgico, pero cuando voy a los eventos que ahora se conocen como “offline” (yo prefiero denominarlos “de la vida real”), el intercambio de tarjetas es algo recurrente, protocolario e interesante.

Origen

Hace poco leí que el origen de las tarjetas se encontraba en la Francia del siglo XVII. En aquellos tiempos las clases más afortunadas tenían por costumbre y por protocolo visitar. Al no existir cita previa, podían encontrarse con la sorpresa de que la persona a la que iban a ver no estaba en casa, y por eso surgió la idea de dejar un “testigo” de la visita en forma de tarjeta que contenía los datos básicos del visitante: la tarjeta de visita. Pero luego, hurgando por la red, veo que como siempre China se adelantó a occidente también en esto de las tarjetas, con origen en el siglo XV.

Utilidad

Según el networker Emilio Márquez, “Las tarjetas de visita son objeto esencial para practicar networking, es un modo rápido y claro de intercambiar datos. Estas basicamente tienden a contener nombre, apellidos, teléfono de contacto y correo electrónico de la persona.”

Protocolos de entrega

Existen diversas formas de entregar una tarjeta según si estamos con de la persona receptora o no.

  • El caso más antiguo es el dejar una tarjeta como testimonio de una visita en la casa u oficina de quien hemos ido a visitar.
  • A distancia: un protocolo que se repite en Navidad es el de enviar un pequeño obsequio a alguien, siempre acompañándolo con una tarjeta firmada.
  • Eventos: se considera ya habitual que un ponente en una charla deposite en una bandeja un buen montón de tarjetas a disposición de los asistentes. También es habitual que, al finalizar la sesión, un asistente quiera compartir en privado su tarjeta con el orador.
  • El protocolo presencial occidental es el intercambio de tarjetas al inicio de la reunión. Cada uno tiene enfrente la de los demás para recordar nombres y cargos, pero se miran pocos detalles. En ocasiones también se entregan al final de la reunión si ésta ha sido fructífera.
  • El protocolo oriental es más complejo. Entrega primero la persona de mayor rango o edad. Quien entrega la tarjeta debe hacerlo con las dos manos y haciendo un acto de reverencia. Quien la recibe debe analizarla minuciosamente y dejarla a la vista, no guardarla.

Ideas de diseño

Nuestros amigos del blog “Una docena de” nos dan doce pistas geniales para diseñar nuestra tarjeta:
  • Incluir una foto
  • Incluir una caricatura o dibujo
  • Que las de cada empleado sean distintas
  • Jugar con tipografías y relieves
  • Utilizar troquelados especiales
  • Incluir alguna sorpresa (olor, sabor, un microchip…)
  • Hacer que sea interactiva
  • Incluir notas de color
  • Imprimir con nuevos materiales
  • Trabajar con estampados
  • Cambio de formato (un muñeco, un coche en miniatura…)
  • Una pincelada de creatividad sectorial (como la última foto del artículo, la del dentista)

Un poderoso medio de comunicación

Pero más allá del protocolo, para mi las tarjetas me hablan de las personas y empresas que representan. Una tarjeta nos indica si el tipo de empresa es creativa, industrial, de abogado, de arquitecto… Hay unos códigos no escritos que siempre están ahí: el abogado suele tener una tarjeta de diseño sobrio, fondo blanco, letra cursiva inglesa. El diseñador gráfico, por contra, tiene una tarjeta repleta de originalidad, color, tipografías arriesgadas… Pero a veces hay excepciones que se convierten en obras de arte. Aquí tenemos alguna:     

Gestionar nuestra marca personal es invertir en nosotros

Entrevista radiofónica a Jordi Collell, socio de Soymimarca, economista, coach y optimista patológico.

Aunque solemos entrevistar a personas de fuera de nuestro ámbito, siempre pensamos que las reglas están para romperlas, así que os pasamos el enlace de la entrevista que hizo Carmela Pérez de Radio Exterior de España (Grupo Radio Televisión Española) el pasado martes a Jordi Collell.

Aquí tenéis el ENLACE, pero también os destacamos algunas frases:

Una marca personal es la propuesta de valor que lanzamos directamente al corazón de los demás.
Un empleado con marca personal potencia su desarrollo profesional y refuerza la marca corporativa.
En cada etapa de la vida gestionamos la marca personal de manera distinta, dejándonos fluir al ritmo de la vida, permitiendo que la vida vaya indicando el camino.
Es imprescindible conocernos bien para poder darnos a conocer a los demás. si no nos ven no existimos.

Personal Branding, el arte de invertir en ti (22). Se buscan personas.

No busques trabajo. Encuentra a quien lo ofrece. ¿De verdad crees que las buenas ofertas llegan a las bolsas de trabajo?

Cuando se trata de buscar trabajo se pueden adoptar dos posiciones: la clásica, pasiva o la dinámica, activa. Veamos las diferencias:

Búsqueda clásica de trabajo:

  • Se basa en un documento anticuado llamado CV, currículo o curriculum vitae. Nadie lee ya un CV si no hay una información previa de la persona que mueva a la acción. No diré que el CV ha muerto, pero si que está en la UVI (unidad de vigilancia intensiva).
  • Supone que, al haber dejado el CV en varios portales de empleo o al haberlo enviado a una lista de mail, ya nos vendrán a buscar. Conozco casos de personas que han enviado 800 CV’s y han conseguido dos entrevistas. El envío masivo no es la fórmula.
  • Las bolsas de trabajo o los famosos tableros tampoco son la solución.. En cualquier caso, será difícil -no imposible- que encontremos un trabajo cualificado en estos soportes.
  • Un error común es no saber a quién estamos dirigiendo nuestra petición. La enviamos al vacío, a ver si alguien la caza al vuelo.
  • Otro error común es suponer que las mejores ofertas de empleo están expuestas a todo el mundo. Sabemos que un 80% de las plazas de empleo disponible no llegan a anunciarse.

    Foto: Flickr CC

Búsqueda dinámica de trabajo:

  • Se basa en una gestión adecuada de la marca personal, en la que un papel llamado CV sea un instrumento más de una cadena de instrumentos que darían la información adecuada sobre nosotros.
  • Pero, sobre todo, se basa en localizar a las personas que ofrecen trabajos de calidad. Se basa en investigar, se basa en networking, tanto real como virtual.
  • Si conocemos nuestras competencias, nuestra oferta de valor diferencial, si articulamos un mensaje clave y si encontramos a las personas adecuadas para emitirlo, estamos en la buena vía.

La clave es moverse. Ir a todos los eventos relacionados con nuestro mundo que podamos, intercambiar tarjetas (por cierto, ¿Tienes tarjeta?). Investigar en Internet quién es quién en nuestro mundo, por dónde pasan las ofertas laborales clave. Se trata de trabajar para conseguir el posicionamiento que queremos; no es un concepto de posicionamiento en buscadores de Internet, es de definición de ejes personales y profesionales. Si quieres ser percibido como un experto en fitoterapia, ya puedes empezar a conocer los medios que utilizan los interesados en esta terapia y estar ahí, con tus ideas, tus propuestas, tu valor.

¿Difícil? Por supuesto. Si fuera fácil lo haría todo el mundo. Pero hazte la siguiente pregunta: si un trabajador emplea una media de 8 horas diarias en su tarea, ¿Por qué el buscador no emplea las mismas horas?

¿Tienes un Plan de Comunicación On y Offline?

El Personal Branding Plan se expande con dos nuevos programas de formación online: El Plan Estratégico Personal y el Plan Personal de Comunicación

Hoy nos centraremos en el Plan de Comunicación Online y Offline. Un programa pensado para aquellas personas que quieren aprender a utilizar las herramientas de comunicación y obtener un plan de acción que les permita trabajar y mejorar su visibilidad tanto online como offline.

En apenas 2 meses y con una dedicación media de 6 horas semanales:

  • Se obtienen las claves para que el mensaje llegue al público deseado.
  • Se definen cuales son los mejores medios y las soluciones más tácticas tanto en entornos virtuales como en virtuales.
  • Se traza un plan de acción para conseguir tus objetivos.
  • Y finalmente, se construye un observatorio de indicadores numéricos para constatar los progresos de la marca personal.

Programa:

Este curso es el último módulo del itinerario formativo del Personal Branding Plan.

  • ¿Cómo me vendo? y Mi blog: ¿Qué le contarías en 30″a un posible cliente en un ascensor para llamar su  atención? ¿Cómo harías un resumen de tu oferta en 5 líneas de texto? ¿Cómo te vendes en 140 caracteres de un SMS o un tweet? ¿Sabes qué es un blog?
  • Storytelling, tu relato personal: Cuando estás en el proceso de transmisión de tu marca personal no puedes limitarte a la elaboración de un mensaje. No se trata de comunicar, debes ser capaz de emocionar. Y para ello nada mejor que narrar tu historia.
  • Reputación on-line, networking y redes sociales: Nuestra reputación digital es un activo cada vez más importante para nuestra marca personal. Para posicionarnos correctamente, debemos saber qué sabe Google de nosotros. Necesitamos conocer qué contenidos encontrarán las personas (los clientes, los colegas, los competidores) que nos busquen en Internet.
  • Construir tu propio social media plan: En esta sesión se pasa por las siete fases del personal social media plan. Cada una de ellas nos servirá para ir conociendo quien somos en la Red, Cómo es la Red en nuestro sector y qué queremos hacer en la Red para que los demás puedan apreciarnos profesionalmente y que nuestra marca personal destaque por encima de la de los demás.

Matrícula y condiciones:

Nuestra especial metodología on-line nos permite que el curso se pueda iniciar cuando se desee, tan solo es necesario decidirse a dedicar un tiempo a dar visibilidad a nuestra marca personal y a proyectarla al mundo.

El precio del programa es de 320 euros.

Si quieres más información sobre el Plan Estratégico Personal haz click aquí y descubre todo lo que este programa formativo puede ofrecerte.

¿Sabes qué dice Internet de ti?

Entramos en la penúltima sesión del Curso ICEBERG del Personal Branding Plan. Seguimos con la visibilidad, de la que ya hemos tratado los formatos del mensaje, las técnicas de relato o storytelling, y el blog. Hoy avanzamos el contenido creado por Neus Arqués -pionera de la marca personal con su libro “Y tu… ¿Qué marca eres?”: Se tratan temas tan importantes como la Reputación online, las redes sociales y el networking.

Nuestra reputación digital es un activo cada vez más importante para nuestra marca personal. Para posicionarnos correctamente, debemos saber qué sabe Google de nosotros. Necesitamos conocer qué contenidos encontrarán las personas (los clientes, los colegas, los competidores) que nos busquen en Internet.

Para lograr que tu reputación digital refuerce tu marca personal, esta sesión analiza los objetivos siguientes:

  • Comprender cómo funciona hoy la reputación.
  • Presentar los pasos que debemos seguir para gestionar tu reputación online.
  • Realizar el ejercicio de averiguar cuál es tu reputación digital.
  • Familiarizarte con el networking como método para crecer profesionalmente.
  • Valorar las implicaciones y los retos de tu presencia en las redes sociales.

Aquí os dejamos el vídeo de introducción a la sesión. No olvidéis que el próximo sábado volveremos con la presentación de la última sesión dedicada a crear tu social media plan.

[youtube]http://youtu.be/tKgPpa4LOVs[/youtube]

Sé quién soy y dónde quiero llegar. Me quiero hacer visible.

Introducción al módulo VISIBILIDAD del Personal Branding Plan

Presentamos la introducción al tercer y último módulo del iceberg del curso online Personal Branding Plan, la dedicada a visibilidad y que tratará cuatro sesiones:

  • Cómo me vendo + Blog, de la que os hablará su autor, Guillem Recolons, el próximo sábado 11
  • Storytelling, de la que os hablará su autora, Arancha Ruiz, el sábado 18 de agosto
  • Reputación online, RRSS y networking, de la que os hablará su autora, Neus Arqués, el sábado 25 de agosto
  • Construyendo mi Social Media Plan, de la que os hablará David Alcubierre, su autor, el sábado 1 de septiembre

Aquí tenéis el vídeo de presentación de este módulo:

[youtube]http://youtu.be/TNkURCK8ZOo[/youtube]

Si queréis ver todo lo publicado hasta la fecha sobre este curso online solo tenéis que clicar este ENLACE.