Entradas

Naming y Marca Personal

Cómo debería llamarme para tener una #marcapersonal con un buen naming

O tus padres son unos Personal Branders muy adelantados y previsores o puedes acabar llamándote Luis García o María Sánchez (en función de tu sexo normalmente tendrás uno u otro).

Esto en sí mismo no es malo pero ya sabes que el Nombre de Marca de un producto es un elemento clave para el éxito o fracaso del mismo. Los nombres de Marca comercial más
valiosos del mundo tienen muchísima potencia y cumplen una misión clarísima. El nombre identifica a un producto y es parte de la mística intangible que fortalece la Marca. Cuando escuchamos Nike, Pepsi, Starbucks o Amazon estamos muy seguros de quien es cada uno. Esto es Marca en estado puro.

Por este motivo, llamarse Antonio López no es malo pero con el nombre a palo seco costará mucho identificar quién es exactamente entre los miles de Antonio López que hay en el mundo. Pocos tenemos la suerte de tener un nombre único como el mío, Pau Samo, de momento es una exclusiva mía y me ha permitido ser reconocido fácilmente a partir de mi nombre. He podido, por ejemplo, comprar mis dominios en internet y usar mí nombre en redes sociales sin ningún problema. Ahora bien, ¿Qué pasa si te llamas igual que 8.000 personas más? Pues justo lo contrario, no puedes usar tu nombre ni en tu dominio ni en redes y todo se complica.

Si tu padre o madre te hubiesen llamado Calánico López en lugar de Antonio o Dafrosa López en lugar de María (existen ambos) lo hubieses tenido más fácil y además tus padres serían unos branders fabulosos. Si no has tenido la maravillosa suerte de llamarte Calánico o Dafrosa todavía tienes solución. Hay quién usa el segundo apellido o a veces un pseudónimo y cualquier solución es buena si te hace más único e identificable. Me gusta explicar este tema con un ejemplo que pienso que está súper bien resuelto.

En España tuvimos a un presidente del gobierno que se llama Jose Luís Rodríguez Zapatero. Curiosamente le conocemos como Zapatero, con su segundo apellido, no es que sea único pero no estaba muy explotado a nivel mediático y funcionó muy bien. Incluso caló muy profundamente un pseudónimo muy curioso, durante una campaña lo llamamos ZP. Casi nadie reconoce a la persona por el nombre Jose Luis Rodríguez, lo que hubiera sido lo más lógico u obvio. El problema es que ya había otro Jose Luis Rodríguez mucho más famoso, con mucho más carisma y sobre todo con mucho más salero. Hablo de José Luis Rodríguez “El Puma”, que por cierto, optó por la vía del pseudónimo. Sin duda, en el caso del presidente fue un gran planteamiento usar el apellido Zapatero como eje central en el naming de su branding personal.

Por cierto, siguiendo con el mismo partido político, que opinais del naming del actual secretario general del PSOE? “PDRSNCHZ”, ¿Alguien sabrá pronunciar este galimatias?

Otro ejemplo muy bien resulto es el de Francisco Rabaneda, que se hace llamar Paco Rabanne, mucho más adecuado a su público objetivo. Y si investigas un poco descubrirás a músicos, escritores y otros artistas con nombres o pseudónimos muy bien planteados. Cher, Voltaire o Azorín son ejemplos muy buenos.

También queda la opción de cambiarte el nombre, pero vaya, tus padres se podrían disgustar 😉 . Al fin y al cabo el naming es uno de los primeros y más grandes dolores de cabeza en branding, imagínate si encima está condicionado a tu nombre, sea cual sea. Toca romperse el coco, aquí tienes un artículo donde hablo más sobre el tema.

[subscribe2]

Profesionales que cambian el mundo

En el centro de mi visión están las personas y mi contribución para construir una sociedad mejor se basa en acompañarlas e impulsarlas para que sean independientes, conocidas, reconocidas, memorables y comprometidas con los demás de manera que puedan dejar huella en su corazón y ser las elegidas. Sólo las personas independientes pueden estar realmente comprometidas con la sociedad y dejar huella.

 

soymimarca_posgradopersonalbranding_urlLa independencia es imprescindible para elaborar una propuesta de valor genuina que pueda ser puesta al servicio de los demás. La independencia es el requisito fundamental para construir una sociedad fuerte de personas interdependientes y es la base del personal branding. Sin interacción, sin interdependencia, no tiene sentido hablar de personal branding porque siendo la marca personal una huella se necesita un lugar donde pueda ser dejada y esta es, ni más ni menos, el corazón de los demás.

 

El personal branding apuesta por el cambio. Conseguir marcas personales fuertes y potentes no se  puede lograr con paradigmas anticuados y obsoletos, el mundo cambia a través de las personas y los personal branders debemos estar muy atentos para impulsar, apoyar y acompañar en este proceso ayudando a cambiar a las personas.

 

personal branders _ soymimarcaEl viernes acabamos las jornadas presenciales del Postgrado  en Personal Branding que en versión semipresencial hemos organizado Soymimarca y la Facultad de Comunicación Blanquerna. Durante un curso académico hemos formado a la primera promoción universitaria de expertos en la gestión de las marcas de las personas y durante las dos últimas semanas hemos trabajado de manera presencial e intensiva en Barcelona. El resultado ha sido emocionante, extremadamente estimulante a nivel personal y profesional y nuestra sociedad ya cuenta con un grupo internacional de expertos plenamente capacitados para realizar su trabajo de personal branders con todas las garantías de calidad y conocimiento.

 

Este postgrado se ha creado en base a un compromiso con nuestra profesión y con la sociedad. En un momento en que el Personal Branding es una disciplina en crecimiento nuestro compromiso se materializa en la formación de profesionales competentes capaces de marcar la diferencia, y esta primera promoción es un claro ejemplo.

 

Y queremos que este ciclo se repita tantas veces como sea posible porque sólo los profesionales bien preparados pueden conseguir que sus clientes logren sus objetivos y diferenciarse así del resto.


Damos la enhorabuena a los recién graduados y agradecemos de todo corazón el esfuerzo y la dedicación por parte de todos los profesores.

Imagen Tierra CC Search por Calico Spanish

[subscribe2]

 

Entérate, yo no tengo Marca y tu tampoco

 

Decir esto en un blog de branding merece un apaleamiento, estoy de acuerdo. Por favor sigue leyendo a ver si consigo explicar lo quiero transmitir.

tu_no_tienes_marca_soymimarca

Google Images

Pues que la Marca Personal no es una posesión del individuo. En mi opinión nadie es dueño de su marca por mucho que se empeñe en que esto sea así. No es así en Marca Personal ni en Marca Corporativa. Como mucho deberíamos atrevernos a decir que somos el “Guardián o  el Cuidador” de una Marca.

¿Porqué afirmo esta locura?

Porque en esencia, la Marca es la huella que dejas en los demás y por lo tanto esa huella queda incrustada en los demás; con lo cual pierdes la posesión de la Marca. Son cada una de las personas o empresas con las que interactúas las que se llevan la Marca  a casa y la reflexionan, la comparan, la miden, la aman, la odian y hacen lo que les da la gana con ella sin que tú puedas hacer nada o muy poquita cosa.

“Quizá empezamos a estar un poquito de acuerdo con el título ¿no?”

¿Por qué creo que esto es así?

En gran medida, la Marca la moldeamos nosotros para conseguir un posicionamiento concreto. Intentamos estar en un lugar de privilegio en la mente del consumidor o cliente. Es decir, después de tener un buen producto a un buen precio y tenerlo en el mercado al alcance de tus clientes, debemos promocionarlo para que sea la opción preferente; esto lo solemos trabajar a partir del concepto de posicionamiento. Y fíjate, el posicionamiento tampoco está en tu mano. Puedes trabajar para que los otros te posicionen cada día un poquito mejor y te ubiquen en un lugar cada día más concreto con respecto a tus competidores pero la palabra final la tienen los clientes o consumidores. No la tienes tú!

Yo creo que BMW no dice -Soy como Audi pero más sobrio-, ni al revés. O Fairy no dice -Soy como Mistol pero duro más-.No obstante todos hacemos esta comparación en el momento de comprar. Estos mensajes siempre son implícitos y somos nosotros los que decimos que un Renault es un pelín mejor que un Citroën o al revés. Cada consumidor tiene su propia percepción y en función de lo bien elaborados que sean los mensajes de branding, los productos y las promociones; el consumidor tendrá más claro donde se ubica cada Marca.

Por otro lado debemos tener en cuenta que el posicionamiento se consigue trabajando las variables que importan a los posibles consumidores y no con las variables que a ti te importan.

Por ejemplo:

Si yo quiero posicionar mi Marca Personal como consultor puedo decir: Soy como Seth Godin pero un poquito peor. O podría decir: Soy como Seth Godin pero más atractivo.

Probablemente a nadie le importa lo atractivo que yo sea y eso no mejorará mi posicionamiento por guapo que sea.

La reflexión final a la que quería llegar simplemente hace referencia a al hecho de que para desarrollar una Marca Personal potente y relevante no deberías mirarte demasiado el ombligo. Una vez sepas quién eres y quien quieres ser y que esperan los demás de ti; ponte manos a la obra y ayuda a todo aquel que se cruce en tu camino a que te vea como te mereces. Evita la dispersión, concentra tus mensajes, se coherente con tus hechos y con tus actos. En definitiva, cuida de la Marca que vas a dejar en los demás, seguramente les gustará llevarse a casa una buena Marca con la que empatizar e incluso llegar a “Amar”.

Nuestro regalo de Navidad: el eBook “Soy mi marca o no soy nada”

 

El eBook que regalamos la Navidad anterior, “Es algo personal” se acerca ya a las 300.000 descargas (sí, trescientas mil). El listón se ha situado muy alto, así que el eBook regalo de este año 2013, además de incluir nuevos autores, va prologado nada menos que por Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal.

Este año el título es algo agresivo, lo reconocemos. “Soy mi marca o no soy nada” es un manifiesto sobre la marca personal que recoge los mejores textos del blog Soymimarca durante 2013, escritos por Jordi Collell, Guillem Recolons, Aléxia Herms, Xavier Roca Torruella, Celestino Martínez, Javier Zamora Saborit, Olga Villacampa, Neus Fornells, Pablo Adán Micó, Carme Gibert, Gian-Lluís Ribechini, Pau Hortal, Paula Fernández-Ochoa, Pau Samo y Alejandro Capparelli. Casi nada

En el eBook del primer año, “Personal y transferible“ y el del segundo “Es algo personal” los artículos se habían clasificado en función de las tres partes del iceberg de marca personal: autoconocimiento, estrategia y visibilidad. En el nuevo eBook “Soy mi marca o no soy nada” hemos añadido además una sección dedicada al branding personal en la empresa.

Esperamos que lo disfrutéis. Sólo tenéis que hacer un click en la imagen. Feliz Navidad!

 

La marca personal en entornos comerciales B2B de tipo industrial, por @PauSamo

Uno de los aspectos de la marca personal que podemos potenciar de forma más evidente está relacionado directamente con el área comercial de las medianas empresas. En base a mi experiencia en entornos comerciales dentro del sector industrial y en concreto al negocio entre empresas, puedo observar algunos detalles. Detalles que quizá son cambios que podrían estar marcando una tendencia.

En un pasado reciente, las grandes empresas de cada sector eran las que dominaban los mercados con cuotas de penetración muy elevadas, que simplemente debían preocuparse por fabricar bien, deprisa y a poder ser barato. La elevada demanda requería un servicio excelente para no perjudicar los procesos industriales de los clientes o distribuidores, la calidad de los productos se les suponía y lo importante era disponer de soluciones rápidas y eficaces en caso de rotura de stock para evitar retrasos o paradas de los procesos productivos. Lo importante era producir, a más producción más ventas. Por lo tanto, la prioridad de los jefes de compra era encontrar el producto adecuado, con un precio razonable que entrara en costes y con un servicio excelente por parte del proveedor.

A todo esto, el comercial era muchas veces un mero transmisor logístico que gestionaba pedidos/abonos, cubría las faltas de un cliente con material de otro, se desplazaba a fábrica a buscar unas piezas para solucionar una entrega, y de vez en cuando, explicaba algunos detalles sobre productos y precios a nuevos clientes y presentaba las novedades de rigor. Algo de relaciones públicas, alguna cena con copa incluida  y chinpún! En definitiva se trataba de no perder clientes, más que de ganarlos.

Si formas o has formado  parte de un equipo comercial seguramente recuerdas esa época.

Ahora bien, ¿Qué actores forman parte del mercado a día de hoy? Pues resulta evidente que muchas de aquellas marcas potentes ya no existen, otras han sido absorbidas o fusionadas por parte de grandes corporaciones, algunas con mayor solera han sobrevivido a trancas y barrancas. De repente aparecen un ejercito de pequeñas empresas con tecnologías punteras, muy diferenciadas, que trabajan de forma global, son rápidas, efectivas, innovadoras y valientes. Muchas de ellas son de origen centroeuropeo o asiático.

Quizá llegados a este punto, la historia te sigue sonando, las cosas no son como eran y tú, ahora, ya lo tienes claro.

Es evidente que frente a esta situación no puedes mantenerte  impasible. Defender la marca,  hacer vibrar a tu cliente sacándolo de su apatía y abrirle  los ojos a nuevas oportunidades de negocio conjunto, avivar la relación ganar-ganar que necesitáis, generar sinergias, promover la colaboración mutua en aras del beneficio común, es una tarea a la que el vendedor no está acostumbrado y para la cual generalmente no se le ha formado.

¿Justo en este punto empiezas a intuir a cuento de qué viene este artículo?

Pues sí, la mayoría de las empresas han menguado en todos los sentidos, lo cual no significa que tenga que llegar el día de su desaparición, simplemente debemos adaptarnos a una nueva realidad con otros tamaños, otras cifras y otros métodos.

La venta B2B, a diferencia de lo que ocurre por ejemplo en retail, sigue teniendo un alto componente de relación personal, de asesoramiento técnico y por lo tanto de  necesidad de mantener las visitas comerciales como parte ineludible del proceso de venta. Es difícil que se produzca venta online,  en caliente o por impulso.

Aquí entran en juego el vendedor, los técnicos de SAT y el personal de atención al cliente.

El trato directo con el cliente es fundamental en esta industria. Mientras las empresas han cebado los puestos de alta y media dirección de profesionales con MBA, Project Managers o similares, y que conste que lo digo sin desmerecer nada ni a nadie, han descuidado muchas veces la estructura comercial de base que ahora se encuentra indefensa en la jungla del mercado industrial cada vez más global y más especializado.

Al fin y al cabo, estos empleados son la cara, los ojos y la correa de transmisión de valores de la empresa hacia los clientes. Al final del día, la persona de la centralita telefónica ha hablado con muchísimos más clientes que cualquier CEO.

Si algún CEO piensa que el poder de su Marca es infalible y eterna, muy humildemente creo que es una idea ingenua. El poder de la Marca a día de hoy se trabaja más que nunca por la base y por lo tanto potenciar las Marcas individuales de cada uno de los empleados resulta esencial para que la suma de Marcas (individuales + corporativas) sea mayor cada día. Necesitamos ser la opción preferente y esto necesariamente pasa por que nuestro equipo comercial tenga una marca potente, que transmita unos valores positivos y alineados con los corporativos, que se refuercen Marcas de forma mutua. Como resultado de ello tendrás un ejercito lleno de embajadores de tu Marca y sus valores que la fomentarán día a día.

Para finalizar, una reflexión realista:

Esto no es gratuito, para que sea así,  debes invertir muchísimo esfuerzo en valorar a las personas de tu equipo, a aceptarlos como son, a ayudarles a potenciar sus talentos individuales y a compensar sus debilidades. Por supuesto esto va a suponer una mayor autonomía de las personas que te quitará cierto control, pero ganarás el poder del talento de cada una de ellas. Estarán luchando por tu Marca día a día con lo máximo que le puedes pedir a un empleado, que se implique porque lo vive y no porque le obligas.