Entradas

Detrás de cada número hay historias potentes, por @guillemrecolons

Números insignificantes, historias potentes

Tendemos a analizar y medir con números, pero detrás de cada número hay historias, muchas veces historias potentes.

¿Qué te sugiere el Nº 5? ¿A qué huele? ¿Sabes por qué la modista Coco Chanel encargó este perfume a Ernst Beaux?

¿Y el 39? ¿Por qué es tan popular el Pier 39 de San Francisco? ¿Cuál es el relato?

¿Y el 24601? Si has visto o leído “Los Miserables” de Victor Hugo seguro que recuerdas la vida de Jean Valjean, el prisionero 24601.

¿Por qué en algunas religiones el Nº 7 representa lo bueno y el Nº 8 lo malo?

Ya ves, detrás de cada número hay historias potentes.

Big data, people analytics

El Big Data, y recientemente el People Analytics buscan extraer conclusiones tras analizar los grandes números que se desprenden del comportamiento humano.

Big data. Empresas como Google o Facebook posiblemente tengan la capacidad de predecir el traslado de una epidemia de una región a otra muy alejada. Nuestros gobiernos disponen de datos sobre nuestra historia fiscal, penal, laboral, con los que podrían afinar muy bien en sus formas de hacer política. Lo mismo pasa con las grandes empresas.

De la misma manera, el people analytics puede constituir una excelente herramienta en la gestión del talento. Lo que busca es crear modelos predictivos en base a las personas y sus comportamientos.

Pero lo que por un lado es un claro avance, por otro nos previene de algo: ¿Quién quiere ser considerado como un número?

Nuestras historias personales quedan fuera del análisis

En efecto, estos sistemas de predicción olvidan que detrás de cada persona hay una historia y unas realidades y contextos que la hace diferente a otra. No mejor ni peor, diferente, singular, única.

La cuestión es ¿cómo podemos las personas salir del número, de la mera estadística y dejar una marca diferencial, de valor, relevante, única?

Personal Branding y storytelling, una combinación única para salir del rebaño

Este fin de semana he viajado a lo largo de El Camino Amarillo, de Víctor Gay Zaragoza, para confirmar algo que ya intuía y practicaba de forma desestructurada: la potencia del storytelling como elemento de comunicación emocional de nuestra marca personal.

Volviendo a los números, el relato personal los puede utilizar como comodines para reforzar un concepto, una ventaja, un resultado. En otras palabras, somos nosotros quienes hemos de servirnos de los números y no al revés.

El Camino Amarillo es un recorrido en siete etapas que nos obliga a revisar elementos introspectivos, historias de superación, éxitos, fracasos, aprendizajes… Pero también elementos estratégicos relacionados con nuestra propuesta de valor y modelo de negocio, territorio de marca, mensaje.

Si además tenemos en cuenta que el último paso es el storytelling transmedia, también incluye nuestro plan de comunicación.

En pocas palabras, el storytelling es la exposición de nuestra propuesta de marca en un formato que combina lo racional (qué te ofrezco) con lo emocional (por qué yo).

El número 11 no dice nada. Pero 11 historias potentes lo trascienden todo

El camino amarillo feb 2017 barcelona

Los peregrinos del Camino Amarillo, arropados por Víctor Gay Zaragoza

Once. Somos los que hemos vivido la experiencia de 16 horas de puro storytelling con tintes amarillos. El primer día, al llegar, éramos eso, un número. Al acabar éramos un  libro de relatos inspiradores: un storyteller que jamás volverá a tomar café con mantequilla, una lectora de emociones que te quita kilos y complejos, un “yes we can” venezonalo para el que los muros no existen, una rejuvenecedora con GPS, un IT interesado en TI, un limpiabotas del SXXI, una promesa de la nueva educación, un manager que utiliza técnicas teatrales para generar empatías, un decorador del futuro, una solución contra la ansiedad y por una vida plena, y una emprendedora apasionada del “somos lo que comemos”.

Las personas somos historias. Lo que hemos vivido y aprendido nos proyecta hacia el futuro, hacia lo que queremos vivir y seguir aprendiendo. Como decía una vieja campaña del Midland Bank, cuanto más escuchamos, más aprendemos. Y cuanto más aprendemos, mejor podemos ayudar.

Gracias Víctor, por hacernos vivir historias potentes, únicas, y por ayudarnos a contar las nuestras.

Imagen cabecera: Alexey Lin / Unsplash

 

Storytelling y Personal Branding , por @guillemrecolons

Me complace compartir un excelente vídeo del especialista en storytelling Antonio Núñez en que de una manera muy simple destaca los cinco tipos cinco tipos de relatos personales que se puede utilizar para conectar con los demás, ayudar a construir su estilo de liderazgo y crear su marca personal. Storytelling y personal branding, gran binomio.

1 El relato “Quién soy yo”

Típica de reuniones de negocios, conferencias. Núñez comenta que si no introducimos el elemento emocional y vamos con los títulos por delante seguro que no conectamos.

2 El relato “Por qué estoy aquí”

En algunas culturas no explicamos la razón o el objetivo de lo que queremos conseguir, lo que suele generar desconfianza.

3 El relato “visionario”

El caso “I have a dream” se basa en una visión, un sueño, un propósito. Es un relato inspirador y en clave de hipótesis, de escenarios de futuro, de “qué pasaría si…”.

4 El relato “didáctico”

Si ya has conectado con tu audiencia, quizás te falte explicar cómo funciona tu idea de una manera muy práctica.

5 El relato “Sé lo que estáis pensando”

El relato es perfecto para audiencias que son escépticas o tienen una idea preconcebida negativa sobre lo que van a oír, un caso en que se recomienda detener el speech y pensar qué es lo que falla y reconducir la presentación.

Aquí tenemos el vídeo, que os aconsejo ver, es breve y muy directo.

En consultoría de marca personal solemos trabajar la adaptación del mensaje personal a distintos formatos, tales como la presentación telefónica, el elevator pitch, el extracto de Linkedin, el perfil de Twitter… pero es acertado pensar, como hace Antonio Núñez, en los distintos tipos de audiencia que podemos encontrar y en su predisposición hacia nuestro discurso.

Antonio Núñez es autor de varios libros, entre ellos “Será mejor que lo cuentes” (Empresa Activa), un must del storytelling, “La estrategia del pingüino” (Editorial Conecta), gran texto sobre la comunicación digital y en cadena y también “Storytelling en una semana” (Gestión 2000), una introducción al arte del relato.

Imagen: Gratisography

No seas tóxico, cuenta sólo lo que sea relevante

Para presentarnos a los demás necesitamos haber trabajado un mensaje que contenga información relevante. Aunque esta afirmación sea una verdad de Perogrullo es importante saber que tiene consecuencias prácticas que afectan a la parte visible de nuestra marca personal.

personalbranding_propuestadevalorTodo mensaje va dirigido a un público objetivo que hemos escogido como receptor y nuestra presentación debe de tener en cuenta este principio. Cuando nos presentamos ya sea en una entrevista de trabajo, en la contraportada de un libro, en una reunión de trabajo, en una cena de amigos o cuando escribimos nuestro perfil en redes sociales no estamos haciendo un acto de exhibicionismo en el que nos desnudamos completamente frente a nuestros interlocutores ni tampoco hacemos un ejercicio de narcisismo para contar lo extremadamente buenos que somos si no que debemos explicar en cada caso aquello que  nuestro público necesita saber de nosotros para valorarnos adecuadamente con la finalidad de que desde este momento cero empecemos a convertirnos en conocidos, reconocidos y relevantes y que podamos a partir de aquí ser los elegidos para, por lo menos, continuar la relación.

Preparar el mensaje significa pensar de manera activa y positiva en la audiencia, en lo que es relevante para ella y sobretodo en el encaje de nuestra propuesta de valor con sus necesidades. Al final nuestro mensaje llegará a su destino si somos capaces de explicar en qué podemos ser útiles y necesarios a nuestros interlocutores que no es ni más ni menos que la materialización de nuestra relevancia.

El mensaje tiene que ser clarificador, tiene que aportar más luces que sombras sobre nosotros por lo debe de valorarse y ponderarse lo que se va a contar para dar a conocer aquello que es relevante para la audiencia sin dejarse en el tintero elementos clave para nuestro posicionamiento. Lo que nos callamos, nuestra zona secreta, debe ser lo imprescindible para no crear confusión y para no perder oportunidades porque en marca personal quien mucho calla mucho yerra.

Algunas veces nos preguntamos si debemos dar a conocer de manera pública y en el primer contacto, sobre todo en redes sociales, información referente a nuestra militancia política, confesión religiosa u orientación sexual. La respuesta siempre tiene que venir ponderada por otra pregunta: ¿manifestarlo, aportará información relevante sobre mi propuesta de valor a mi audiencia? y si vemos que la información que aporta no es relevante puede ser que facilitar la información cree más sobras que luces. En cualquier caso la decisión no debe ser ni producto de la irreflexión ni de un voluntarismo mal entendido porque si decidimos no hablar sobre estos temas no estaremos mintiendo, de ninguna manera, si no que lo pospondremos para la ocasión en que desvelarlos sea realmente relevante. Nuestro es el derecho a contar y nuestro es el riesgo por lo que podemos perdernos por no hacerlo.

Ya hemos iniciado  la nueva edición del Postgrado en Personal Branding que coeditamos Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna   y Soymimarca en el que nuestros alumnos profundizarán en la como elaborar mensajes que sean realmente eficaces. Como es  semipresencial  la organización del programa permite quela matrícula siga abierta hasta final de noviembre. Todavía estás a tiempo.

Imagen CC Search / by Pixbay

Amateurs Top

 

Si nos alejamos de las grandes estrellas, de los galardones bañados en oro, si nos situamos fuera de las portadas de las revistas, lejos de los grandes estadios deportivos, observamos con admiración, como desde hace unos años, hay un gran movimiento de personas anónimas que entrenan cada día y compiten cada fin de semana, en carreras populares, triatlones, duatlones, aguas abiertas…

bota-circulo-2

http://www.javierzamorasaborit.com/

Si nos centramos en esa “masa silenciosa” de deportistas amateurs o semiprofesionales, podemos darnos cuenta, que se abre un nicho de oportunidades para un abanico de profesionales que están alrededor de ellos.

En otros artículos he destacado la importancia del “storytelling” como herramienta de construcción de una marca personal para deportistas profesionales, siguiendo esa misma línea, el uso del “storytelling” también puede servir para los profesionales que rodean a esa “masa silenciosa” de deportistas amateurs o semiprofesionales que cada semana entran en competición.

Os pondré en contexto, a parte de las marcas principales que albergan este tipo de eventos,  se abre un nicho de oportunidades donde cada semana, existe una competición donde se reúnen miles de personas con ganas de practicar su deporte.

En este tipo de eventos, nos damos cuenta, que un amplio porcentaje de deportistas que compiten, únicamente lo hacen por el mero hecho de acabar la competición, de superarse a sí mismo, de mejorar tiempos…

¿Qué papel juega la marca personal y el Storytelling?

Los distintos perfiles profesionales que rodean al deportista de este tipo de competiciones, fisioterapeutas, entrenadores personales, readaptadores, nutricionistas… tienen la oportunidad de crearse una marca personal que les ayude, en primer lugar a ser visibles dentro de este perfil de deportistas amateurs o semiprofesionales  (quitando el intrusismo profesional evidente que existe)  Y en segundo lugar, a crear oportunidades de conexión con este tipo de deportistas.

Es cierto, que un porcentaje de deportistas amateurs, no necesitan de los servicios continuos de estos profesionales, pero si en algún momento puntual. Y en ese punto, es donde entra en juego la importancia del “Storytelling”, para conseguir que sea de forma continua y no únicamente puntual.

Un buen profesional cualificado con una buena marca personal, puede aprovechar su imagen de marca, sus medios propios on y off line para conseguir ser el narrador de la historia de los deportistas a los que entrena o trata.  Siendo el altavoz de las historias personales de sus deportistas, de sus retos, de sus logros o fracasos, en definitiva poner rostro a ese deportista “silencioso” que cada fin de semana compite.  El deportista por tanto, sabe  que su historia va a ser contada  antes, durante y después de la competición a través del profesional.

 

En esa unión entre deportista amateur y  el profesional que lo prepare o trate (remarco y doy importancia a la palabra profesional) se establece un vínculo emocional, clave para conseguir un prescriptor ideal que atraiga a otros deportistas.

En esa vinculación, abre también la oportunidad a crear “miniclubs” alrededor de la figura del deportista, aprovechando esa vinculación para que sus clientes unidos por unos colores, ideales o sentimientos,  sean un vehículo de comunicación perfecto no tan sólo para los servicios que ofrece el  profesional sino también para  crear  “merchandising”  propio donde incluir a patrocinadores que quieran entrar dentro de este “miniclub”.  Un buen ejemplo de esto es “Noteparesteam”

Patrocinadores, que quieren aprovechar esa “mayoría silenciosa” para estar presente dentro de este tipo de competiciones, dado el amplio número de deportistas que son prescriptores y consumidores a la vez. Ejemplos como “Taymory” o “Orbea” son los que más me han llamado la atención.

Si el profesional logra, mediante su marca personal crear un “miniclub” donde unido a otros profesionales puede ofrecer un servicio más completo y colaboraciones con marcas patrocinadoras, entra en disposición de potenciar su marca personal, ganar visibilidad, dar credibilidad a su trabajo y conseguir nuevos clientes.

En resumen, cuando hablamos de la construcción de la imagen de marca personal, no siempre debemos imaginarnos a los grandes deportistas, sino también a cualquier profesional del ámbito deportivo que bien asesorado sepa potenciar y aprovechar su imagen de marca personal. 

Storytelling en clave personal

 

Recientemente mi colega Guillem Recolons y yo hemos impartido 8 talleres sobre storytelling para la Diputació y la Càmbra de Comerç de Barcelona dirigidos básicamente al sector turístico.

DSC_0147

Guillem Recolons y Olga Villacampa en uno de los talleres de Storytelling

Ha sido una experiencia única ya que para muchos el concepto de relato como poderosa herramienta de comunicación era desconocido. El sentido práctico de los talleres, cuya parte final era casi de consultoría personal ha sido uno de los elementos de mejor valoración.

Lo que quizás ha sido una de las mayores aportaciones de valor, además de la necesidad de comunicar emocionalmente, es la estructura de los mensajes a partir del modelo centrífugo. Me explico.

En consultoría de marca personal, Soymimarca utiliza un esquema propio para llegar a desarrollar el mensaje que sigue el siguiente camino:

  • Por qué hago lo que hago (La visión)
  • Cómo lo hago (La misión)
  • Qué hago (La oferta profesional)

Este esquema sustituye y amplifica al clásico “me llamo Olga Villacampa y soy consultora de marketing”, y le da un sentido más emocional y vital a nuestra introducción profesional.

Un ejemplo que utilizamos a menudo en las presentaciones es el caso de alguien conocido, ya que eso simplifica la explicación: el caso de Steve Jobs.

  • El por qué de Jobs: Para hacer más cómoda y fácil la vida de las personas (Visión)
  • El cómo de Jobs: Simplificación de la tecnología. Menos botones, funcionamiento intuitivo basado en movimientos naturales (Misión)
  • El qué de Jobs: ordenadores, sistemas operativos, tablets, smartphones, iTunes… (oferta profesional)

Este sistema centrífugo (de dentro hacia fuera) permite conocer las motivaciones, los detonantes de una vida profesional forjada alrededor de un sueño, y eso otorga un valor a nuestra presentación que sobrepasa al clásico nombre + oferta o cargo.

Sabemos que la comunicación es clave, pero aún lo es más la diferenciación, no en vano la humanidad se mueve en más de 7.000  millones de almas. Y una forma interesante de diferenciarse es hablar de detonantes, de sueños y dejar la “titulitis” para el final.

6 razones por las que “amo” la marca personal

ilovepersonalbranding

Google Images

 

Hace unos días llegaba a mis manos un articulo publicado en el Huffington Post en su versión digital titulado “6 Reasons Why I Hate the Term ‘Personal Brand’(6 razones por las que odio el término “marca personal”). La autora de este post cuenta qué motivos la han llevado a ver con ojos de desconfianza la marca personal. No voy a entrar en el juego de decir si lleva o no razón, únicamente voy a hablar del lado positivo del personal branding.

Todos sabemos que del amor al odio hay un paso. Y yo, por lo que refiere a la “marca personal” estoy en el lado dulce, el lado que confía, respeta y aprende de esta disciplina y de los profesionales que se dedican a ella.

Así que dejando odios y rencores a un lado, ahí va un punto de vista más positivo e optimista – para mi el único-.

Seis buenas razones por las que “amo” la marca personal:

1. Porque ayuda a personas y a profesionales a conocerse, a descubrir su talento. Les invita a soñar y a descubrir su grandeza.

2. Porque da impulso a los emprendedores a sacar adelante sus proyectos. Y lo hace con una hoja de ruta y las herramientas necesarias para conseguirlo.

3. Porque trabajar en personal branding significa relacionarse con personas de perfiles y características muy diferentes. Algo enriquecedor, que supone aprender algo nuevo cada día. Y en ocasiones incluso a vivir momentos únicos –que un cliente músico interprete una canción en directo sólo para 3 asistentes no pasa todos los días-.

4. Porque ayudar a alguien a desarrollar su estrategia personal y ver cómo avanza hacia sus objetivos es más que un incentivo profesional. Es dar sentido a lo que haces.

5. Porque combina disciplinas tan diferentes como el marketing, la comunicación, el coaching…. Da versatilidad a mi profesión y me permite ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

6. Porque se basa en la autenticidad. Aunque muchos crean que el personal branding consiste en inventarse una nueva identidad o en hacerse famoso, para nada es así.  Es un proceso estratégico que pretende ayudar a las personas a llegar donde quieran llegar.

Por estos 6 motivos y por muchos más creo en la marca personal.

¿También crees que el social media mejorará tu valor como profesional?

 

Los períodos vacacionales nos permiten salir de la burbuja del día a día y nos permiten observar con mayor atención los temas que nos rodean. Si uno quiere saber cómo funciona una cortina de humo, no tiene más que leer la sección de política de la prensa durante las vacaciones.

Estas breves semanas de descanso me han permitido constatar que, desgraciadamente, el personal branding se confunde cada día más con la autopromoción de uno mismo a través de las redes sociales, una especie de mercantilización de la persona a través de un medio virtual con el único objeto de aumentar la relevancia personal.

El personal branding responde a una estrategia planificada basada en un mayor conocimiento de nosotros mismos y en una hoja de ruta para alcanzar unos objetivos

CC Google Images

CC Google Images

Estoy suscrito a la alerta de “Personal Branding” y “marca personal” y cada día me llegan correos con noticias y artículos al respecto. Y cada día la confusión aumenta, ya que quien escribe sobre el tema a menudo ignora que el personal branding responde a una estrategia planificada basada en un mayor conocimiento de nosotros mismos y en una hoja de ruta para alcanzar unos objetivos.

El límite de lo personal y lo profesional cada día está más diluido, ya que las redes sociales no duermen, así que nuestra marca digital no descansa.

Pero para poder aumentar la relevancia personal, antes de acudir de manera precipitada y sin guión a los social media es necesario trabajar a fondo sobre quiénes somos, cómo nos perciben, qué competencias conocemos y cuáles desconocemos sobre nosotros, dónde nos gustaría estar en 5 o 10 años, cómo queremos contribuir a la sociedad, qué valores únicos serán nuestros pilares de marca, a quién queremos dirigirnos, cómo trazamos nuestro relato.

Sin trabajar a fondo nuestra estrategia personal, los social media poco podrán hacer por nosotros que no sea amplificar un mensaje sin contenido.

Propósitos

Si hay un momento en el año para plantearse nuevos retos, éste es septiembre, el comienzo de una nueva temporada, de un nuevo curso. No importa lo difíciles de alcanzar que puedan ser los retos, siempre serán alcanzables si sabemos planificarlos.

A menudo nos ponemos metas excesivamente complejas, objetivos pensados para 3 años que queremos realizar en 6 meses. Eso casi nunca funciona, y además desmotiva a seguir. Lo ideal –solo es un consejo de amigo- es trabajar con micro-objetivos.

 Micro-objetivos

Me explico. Puedes plantearte perder 10 kilos en dos meses y empezar una dieta dura en mayo, poco antes de las vacaciones estivales. Pero será mejor empezar una dieta blanda, equilibrada de 10 meses en septiembre con el objetivo de perder 1 Kg al mes, unos 250 g por semana, ¿No es mejor eso que tratar de perder 1 Kg a la semana?.

Los propósitos no pueden plantearse a corto plazo, acaban por abandonarse. Es preferible trabajar con la perspectiva de mayor tiempo / menor esfuerzo / mejor resultado. En el ejemplo de la dieta blanda, si una semana o dos no cumplimos con la bajada de peso (algo normal si hay acontecimientos a celebrar) no pasa nada. En el caso de la dieta dura, posiblemente el no cumplir dos semanas signifique abandonar.

Los social media son un excelente medio, de los mejores, más rápidos y económicos. Pero ellos no decidirán por nosotros dónde queremos estar en 10 años. Ese es un trabajo que te corresponde a ti. ¿Necesitas ayuda? Para eso estamos. Pero no lo olvides: los social media no aumentarán tu valor como profesional, solo servirán para comunicarlo.

 

PD: A los que os interese dedicaros profesionalmente al Personal Branding, os recuerdo que la Universitat Ramon Llull / Facultad Blanquerna lanza el primer posgrado universitario en Personal Branding en formato semi-presencial. Más información en la web del posgrado o en la de la Universidad. Me consta que no quedan muchas plazas.

¿Por qué nuestro cerebro elige el Storytelling? 20 realidades

 

Según un estudio de la Universidad de Princeton y Universidad de Yale  y artículos publicados en las revistas Forbes  y Post Advertising he recopilado 20 realidades en forma de Twitt sobre el Storytelling.

1. En una enumeración de datos sólo se activan las áreas de procesamiento del lenguaje.

iraglass2. Si nos cuentan una historia el cerebro pone en funcionamiento las mismas áreas que se activarían si experimentásemos lo narrado.

3. Cuando leemos una descripción detallada, una metáfora o sobre las emociones de los personajes se activan los mismos conjuntos neuronales que lo harían de suceder en la vida real.

4. El relato es la única manera de plantar ideas en la mente de la gente.

5. Cuando se cuenta una historia el cerebro del que la cuenta y el que escucha se sincronizan.

6. Relatar una historia que nos ha sido útil tiene efecto en la manera de pensar de los que nos escuchan.

7. El 65% de nuestras conversaciones son sobre historias reales.

8. Cuando oímos un relato… Buscamos un hecho similar que nos haya sucedido. Y empezamos a relacionar sensaciones o emociones transmitidas por el contador de la historia con las vividas por nosotros.

9. El Storytelling es la única forma de activar partes del cerebro que integran la Historia con las ideas y experiencias de la audiencia.

10. Nuestro subconsciente controla en un 95% nuestro comportamiento.

11. El reto del emprendedor es el de comunicar efectivamente su propuesta de valor, no sólo a los clientes, sino también a los proveedores, socios, inversores, y a su propio equipo. Especialmente para los perfiles más técnicos la presentación de su proyecto se basa en datos y cifras. Pero en realidad las datos funcionan sólo hasta cierto punto. A menudo funcionan mejor las historias, porque los seres humanos no siempre toman decisiones racionales. (Forbes)

12. Decía Brené Brown “Las historias son informaciones con alma”, llegan directamente al corazón y conectan a personas con personas.

13. Las historias son una de las formas de comunicación más efectivas con las que compartimos nuestra realidad con los demás. Y combina pasión, curiosidad, autenticidad, esperanza, conexión emocional, y se refuerzan con el poder de la imagen.

14. Las historias producen experiencias. Van más allá que las cifras y los datos, quedan asentadas en los corazones de los que las escuchan.

15. Las historias ponen en evidencia un mensaje de una forma única.

16. Una buena historia genera un “pegamento emocional” que conecta marcas con clientes.

17. Las historias se pueden moldear para conseguir transmitir un concepto, un significado.

18. En una presentación motivarás y dejarás huella a tu audiencia únicamente con una buena historia.

19. Las historias tienen más posibilidades de ser compartidas entre personas.

20. Nadie puede resistirse al la magia de una buena historia, en cambio las personas muestran más rechazo ante anuncios y textos sin relato.

 

Personal Branding es el arte de invertir en ti

 

Compartimos con vosotros la entrevista realizada por Javier García Barros, autor del libro “Haz, marca personal para personas” a Guillem Recolons a través del Blog Siempre con algo en la cabeza

 

JG: Dentro de la cantidad de cosas que has vivido en tu carrera profesional, me llama mucho la atención que después de casi 20 años trabajando “para otros” decidieras emprender tu propio proyecto ¿Cuál fue la razón principal que te motivo a HAZerlo? 

GR: El despido podría haber sido el elemento detonante y el ansia de cambio el elemento motivante. Tras una carrera de éxito en agencias “de otros”, llega un momento en que me despiden. Ahí hay dos salidas:

1. El mundo se viene abajo. Te vas a la cola del paro y te pones a buscar trabajo.

2. La vida sigue, y 24h después del despido estás firmando ante notario la constitución de tu propia compañía.

Opté por la segunda, y volvería a repetirlo una y otra vez.

 

Guillem_RecolonsJG: Por si fuera poco, tiempo después fundaste soymimarca. ¿Por qué iniciar un nuevo proyecto si el que tenias funcionaba? Muchos quizás no hubiéramos arriesgado otra vez.

GR: Creo que la clave está en la propia pregunta, en el concepto de proyecto. El nuevo formato laboral se basa más en proyectos y clientes que en abstracciones como “compañía”. Trabajando solo podía llegar a cubrir una parte muy amplia del personal branding, pero me faltaba una pata: el área de autoconocimiento.

Además, me aburre bastante la acción comercial. Por todo ello creí necesario unir fuerzas con uno de los mejores coach de marca personal que conozco, Jordi Collell.

 

JG: Sé por experiencia propia que los inicios son difíciles ¿Cómo superaste en ambos proyectos esos momentos?

GR: Te parecerá simple, pero la ilusión y la convicción del proyecto eran el aliciente para seguir.

Además, redacté mi propia estrategia personal, mi visión, mi misión, valores, objetivos, targets, mensajes, partners, plan de comunicación. Me pregunté dónde quería estar en 10 años. Trabajé escenarios y estoy en el camino.

 

JG: ¿Ha sido duro el camino recorrido desde ese día que te “invitaron a irte” hasta hoy? ¿Has tenido ganas de abandonar alguna vez?

GR: No, y eso que entre medio sufrí otro fracaso.

En 2007 abrí la delegación española de TVLowCost, una agencia especializada en campañas TV. No funcionó, la cerramos en 2009, ya que en España el concepto low cost no representaba nada nuevo. Acumulo dos fracasos, y eso ayuda mucho a generar nuevos enfoques.

Un país como España penaliza el fracaso, pero créeme, es una lección de vida por la que creo que hay que pasar.

 

JG: Uno de los principales obstáculos que tenemos es “el miedo al fracaso” ¿Qué pasa si alguna de tus iniciativas/productos no funciona? ¿Cómo reaccionas?

GR: No pasa nada. Al contrario, aprendes. Recuerdo una campaña cuyo cierre era “The more we listen, the more we learn. And the more we learn, the more we can help”.

Creo que hoy no sería un consultor creíble si no conociera lo que NO hay que hacer. Y no supiera escuchar.

 

JG: Tu experiencia es muy inspiradora para mucha gente qué después de bastante tiempo trabajando se ven en la calle ¿Cómo le animarías a seguir hacia adelante, a actuar?

GR: La clave es hacerse un plan. Todo pasa por ahí, hay que dibujar una hoja de ruta, tener claro un norte, una meta, un sueño. Levantarse por la mañana sin tener una misión a corto y a medio plazo desmotiva y desanima a cualquiera.

 

JG: Para mi la marca personal es la mejor herramienta para HAZer, para actuar. ¿Cómo definirías la marca personal? ¿Cuáles son su principales ventajas?

GR: Utilizo a menudo una definición emocional “Personal Branding es el arte de invertir en ti”.

No considero el personal branding como una ciencia, lo considero una inversión a futuro, algo que, bien gestionado, nos podrá llevar al lugar que visualizamos como objetivo en un plazo razonablemente largo.

Además, y como díría el poeta griego Kavafis, no se trata solo de llegar a un lugar deseado, también hay que saber disfrutar de la travesía.

 

JG: Uno de los principales “peros” que argumentan muchas personas para empezar a desarrollar su marca personal es la exigencia de resultados en muy breve espacio de tiempo ¿Cómo vencer esas urgencias?

GR: Con una frase sencilla: Si no gestionas tu marca, otros lo harán por ti. Eso puede llevar algún tiempo, pero que alguien te destruya es cuestión de minutos.

 

JG: Con estás charlas quiero inspirar a la gente HAZer, a moverse, a no quedarse quieta ¿Qué le dirías a esa persona que lleva tiempo con una idea en la cabeza pero no se atreve a dar el paso?

GR: No tengas miedo al ridículo, no tengas miedo al fracaso, no te expongas sin haberte trazado un plan, y cuando lo tengas, lánzate con paracaídas.

Al principio puede dar cierta sensación de vértigo, pero siempre será mejor eso que la falsa comodidad del sofá (metáfora de la zona de confort). Recuerda que todo deja marca. Y mantente siempre, siempre, siempre con algo en la cabeza ;-)

 

JG: Guillem, muchísimas gracias por pasarte por mi casa en la red. Ha sido un enorme placer y sé que tu historia y experiencia va a servir de ayuda e inspiración a mucha gente. ¡Gracias!

GR: Gracias a ti, Javier por esta oportunidad de conectar con tus seguidores.

 

Storytelling: el kit básico para emprender

 

Comentamos muchas veces que las cosas han cambiado y que en materia de trabajo nada volverá a ser como antes, que hemos de ver la realidad con nuevos ojos, lo llamamos el cambio de paradigma, y actuar en consecuencia para no quedarnos anquilosados en un pasado que se fue para siempre. En estos  nuevos tiempos  el trabajo de por vida se va volviendo un recuerdo cada vez más difuso y si no nos preparamos para funcionar por proyectos acabaremos fuera de juego; nos guste a no hemos de actuar con mentalidad emprendedora, buscar e identificar las oportunidades y conseguir que nos elijan.

Flickr CC

Flickr CC

Emprender en la vida es algo que, de no llevarse, se puede entrenar y en cualquier caso es necesario dejar que las ideas fluyan para aceptarlas como vienen, sin prejuicios, vergüenzas ni miedos. Tener la mente abierta y una cierta dosis de ingenuidad  ayudarán a abrir el camino siempre con un mapa en la mano para no andar a trompicones y dar demasiados palos de ciego.

Hace unos días me encontré con dos individuos de ocho años que en la fiesta de su colegio estaban vendiendo petardos de papel. Se trataba de  una hoja de papel convenientemente doblada que agarrada por un extremo y lanzadas hacia delante sin soltar producía un ruido seco y potente similar a un petardo. Me comentaron que se trataba de una apuesta ecológica porque el papel era reciclado de la basura de sus respectivas casas y que se habían metido en este tinglado porque sabían que una fiesta de verano sin petardos no es fiesta pero que en el cole la pólvora no entraba ni por recomendación. Cada artefacto se vendía a cincuenta céntimos y pretendían colocar un stock de cincuenta unidades, suficiente para proporcionarles los recursos necesarios para tener autonomía financiera durante toda la fiesta.

Sea por curiosidad o por deformación profesional me dediqué a seguirles los pasos desde cierta distancia para ver como evolucionaba el asunto.

Cuando acababan de contarme su idea de negocio se acercaron unos compañeros, que me dijeron que eran de su curso, para decirles que estaban locos, que cómo pretendían que alguien les comprara semejante tontería; que no venderían ni uno, vaya. Me sorprendió la seguridad con la que al unísono contestaron los noveles empresarios que propusieron montar una porra para ver quien adivinaba la cantidad vendida y que ellos apostaban por la totalidad.

Tenían producto, unas ganas locas de vender y abordaban a su clientela explicando su propuesta de valor y las bondades de un producto construido con material reciclado

Al cabo de dos horas tenían su producción vendida y estaban haciendo cola para comprarse unas latas de bebida y pedazo de pastel. Por suerte para sus agoreros colegas no hubo porra.

Al final de la tarde uno de ellos invirtió lo que le quedaba en unos boletos para la tómbola y acabó con un espléndido robot para amenizar las tardes de verano.

Un proyecto emprendedor es eso, una idea bien estructurada que arropa una propuesta de valor dirigida a un público objetivo que explicada con un mensaje claro y convincente a través del canal adecuado se convierte en un negocio de éxito. Si a ello le unimos un bajo nivel de inversión, como en el caso que os he contado, miel sobre hojuelas.

Y por cierto un proyecto es solo eso, un proyecto. Después viene otro y otro, la vida es una suma de proyectos y si esperamos encontrar el proyecto de nuestra vida, el que nos saque el estómago de penas para siempre posiblemente acabemos nuestros días pobres y esperando.