8 ventajas de ser embajador de marca en tu empresa, por @guillemrecolons

Ser embajador interno de marca o embajador de marca de tu empresa tiene infinitas ventajas para la organización. Y también para ti. En muchas charlas los profesionales de la empresa me preguntan qué salen ganando ellos por compartir información corporativa. Al tratarse de una cuestión recurrente, he decidido dedicarle este artículo.

Parte 1. Si no sientes la camiseta, cambia de equipo

Es algo brusco, pero es así… ¿cuánto tiempo crees que pasará hasta que tus compañeros y jefes sepan y noten que no tienes un cierto orgullo de pertenencia?

Si tus valores no están alineados con los de tu empresa o sus marcas, piensa un poco antes de seguir adelante. Lo que te pasa puede obedecer a varias razones:

  • Entraste porque querías a toda costa un empleo y no te importaba dónde
  • Las circunstancias han cambiado, nueva dirección, nueva filosofía de empresa
  • Estás en un equipo tóxico, la respiración es cada día más difícil
  • Quizás no te des cuenta, y la persona tóxica eres tú

En este caso, lo mejor que puedes hacer es empezar a buscar otra cosa. Por tu bien. Por el de tus compañeros y el de tu empresa.

Parte 2. Sientes la camiseta, pero no tienes tiempo

No eres un caso aislado. El 99% de los profesionales alegan falta de tiempo para ser portavoces de su empresa. Y como todo, esto es una cuestión de prioridades.

El síndrome #notengotiempo debería cambiarse por #estonomeinteresa. Y claro, si no interesa, ¿para qué dedicarle un minuto? Desde luego, a la corta no te hará ganar más dinero, pero gracias a la suma de esfuerzos corporativos y personales, las marcas de la compañía se pueden ver fortalecidas. Y lo que es bueno para las marcas de tu compañía es bueno para ti.

Parte 3. No te veas como empleado, eres un accionista, una parte de la marca es tuya

Sí. Con todas las horas, esfuerzo, know-how (odioso palabro) y hasta cariño que le has puesto a la marca, ¿no crees que es un poco tuya? Quizás no tengas acciones o participaciones en el sentido estrictamente mercantil, pero en el plano emocional esta marca es tuya, o al menos un poco tuya.

Yo he tenido la gran suerte de estar muy orgulloso de todas las empresas y marcas para las que he trabajado. Y seguro que ninguna era perfecta, pero al llevar parte de mi ADN, esas marcas eran parte de mi patrimonio.

Ahora sí, las ventajas de ser embajador de marca (para ti)

Think big. Cuando trabajas para una marca, lo haces en todos sus ámbitos

Tenemos tendencia a centrarnos únicamente en nuestras tareas, nuestro job description. Pero los profesionales inconformistas siempre van más allá y miran globalmente por la marca. Ahí está la gran diferencia entre alguien que “cumple” o alguien que aporta. Evita que los árboles no te dejen ver el bosque.

Sé de las primeras personas en estar a la última

Recibirás las noticias más frescas de tu empresa y sus marcas. En un programa avanzado, tú mismo crearás contenidos para un blog corporativo que llevarán tu firma.

Pon en valor tu marca profesional

Quizá tengas creada una marca personal basada en lo que has compartido en tus redes sociales. Cuando compartes contenidos de tu organización, además de ser algo natural, empiezas a fortalecer tu marca profesional al hacerte con un campo de experiencia. En pocas palabras, la marca corporativa proyecta la marca personal.

Crea relaciones nivel 1

A menudo nos quejamos de no tener tiempo para crear relaciones profesionales. Entonces, ¿por qué no hacerlo desde las redes? Linkedin y otras redes te permiten acceder a posibles clientes, posibles colaboradores, proveedores, prescriptores. Quizás el entorno virtual no sea tan auténtico, pero a falta de tiempo/espacio, es una alternativa más que buena.

Adquiere nuevas competencias digitales

Quizás sepas interactuar, compartir un contenido, conversar en red. Pero ¿sabes dónde encontrar los mejores contenidos (sin que se llene tu buzón de mails)? ¿Sabes cómo guardar y clasificar enlaces? ¿sabes cómo tratar el SEO de las redes profesionales? ¿sabe cómo dejar programados los contenidos de una semana entera? ¿sabes cuáles son las mejores horas para publicar en cada red?

Sin duda, la formación que trae consigo este tipo de programas es de gran valor, y contribuye a sumar competencias de comunicación y digitales.

Tú eres más creíble que tu marca ¿cómo llevas esa responsabilidad?

Hemos hablado mucho del Edelman Trust que se publica cada año. Los empleados y personas como nosotros ofrecen más confianza que los CEO, los comités de dirección, los analistas…

Eso significa que en una situación de crisis, tu papel de refuerzo al Dpto. de Comunicación puede ser crucial. Nadie habla con marcas. Personas se entienden con personas. Entre las ventajas de ser embajador de marca, la generación de confianza es una de las más importantes.

¿Te gusta jugar? esto es un juego, y tiene premio

Si un programa de Employee Advocacy (así se llama técnicamente) está bien hecho, incluye una parte de gamificación. Vamos, que hay puntos, premios… No. Dinero no. Pero sí algunos regalos muy hechos a medida.

Reconocimiento, influencia, éxito

Para acabar, el llevar la camiseta de tu marca te convertirá no solo en portavoz, también en un profesional reconocido e influyente. Entre tu equipo y en el entorno digital de tu empresa, que no deja de ser un reflejo online del mundo real.

Alguien influyente es un líder informal, como lo define Eva Collado. Quizás no tenga el título o el cargo, pero todo mundo acude al líder informal cuando hay que resolver un problema.

En mi opinión, el éxito es una medida que cada uno debe definir. Define qué es éxito para ti, y verás como ser co-partícipe de tu marca entra en juego. En el libro The Social Employee encontrarás casos prácticos de varias empresas como IBM, CISCO, DELL… que han llevado a cabo estos programas, multiplicando el alcance de la marca gracias a su gente.

 

Ya lo ves. Las ventajas de ser embajador de marca no solo son para la empresa, son compartidas. Lo difícil es romper el miedo a aplicar estos programas. Los de marketing y comunicación prefieren utilizar los medios convencionales, sin saber que un programa employee advocacy, al ser digital, es 100% medible. Los de RR.HH no quieren asumir nuevas responsabilidades. Parece una utopía, pero si no se involucra la dirección general en esto, no hay programa. Quizás no sepas aún que tu competencia lo puede estar aplicando. Vamos! nunca es tarde.

 

Imagen: publicdomainpictures.net CC

Las 5 C’s de nuestra #marcapersonal en las redes sociales, por @guillemrecolons

A menudo me preguntan por la importancia de nuestra marca personal en las redes sociales. Yo creo que la cuestión se debería formular al revés: ¿Cuál es la relevancia de las redes sociales en la gestión de nuestra marca personal?

Las redes sociales representan una excelente plataforma de comunicación omnicanal para la proyección pública de nuestra marca personal

Nunca he buscado un “empaquetado” de letras, acrónimos y cosas por el estilo, pero la casualidad ha querido que los pasos para gestionar nuestra marca en las redes sigan la regla de las 5 C’s.

Las 5 C’s de la gestión de nuestra marca personal en las redes sociales

1 Conocer

Las Redes Sociales nos permite saber qué es lo que interesa en nuestro sector de especialidad. Por ejemplo, los grupos de Linkedin o las colmenas de beBee. También Twitter a través de los hashtags es una excelente plataforma. Nos permiten seguir a las personas o empresas de referencia, a través de herramientas como Feedly, por ejemplo. Y nos permiten guardar y clasificar esa información a través de herramientas como Pocket o Evernote.

Relacionado: Cómo podemos conocer los contenidos que nos interesan

2 Compartir

Podemos compartir contenido propio, con una máxima: mejor poco y bueno. Y podemos compartir contenido ajeno de valor que nos ha llegado a través de la etapa “conocer”. Para ello, herramientas como Buffer o Hootsuite son excelentes para planificar contenidos a una o dos semanas vista.

3 Conversar

Se refiere al famoso engagement, a interacturar con las personas que hemos definido como clave en nuestro modelo de negocio: recomendaciones, comentarios, debates. Y por otro lado se trata de contestar a quien interactue con nosotros, aunque no sea persona clave, por pura cortesía. Agradecer no mata, y si lo hacemos en la vida real, ¿por qué no hacerlo también en las redes sociales?

4 Conectar

Las tres C’s anteriores, bien gestionadas, nos empezarán a posicionar como especialistas en nuestra área, y ese (y no antes) es el momento de solicitar contactos a las personas que en aquel momento sean potenciales clientes, o reclutadores, responsables RR.HH de empresas… Siempre con mucha educación, con mensajes personalizados y sin avasallar. Se busca calidad, no cantidad. Mejor 100 contactos de valor que 1.000 de bulto.

5 Controlar

Finalmente, necesitamos ir midiendo cuáles de las acciones que llevamos a cabo son más eficaces y valiosas para los demás, y focalizar al máximo en ellas. Para ello existen múltiples herramientas: Google Analytics si tienes web o blog. El Social Selling Index de Linkedin, excelente herramienta de control de nuestra marca personal en esa red. En Twitter puedes utilizar Twitonomy. Y en Facebook o Instagram (ambas de Zuckerberg) puedes utilizar su propia estadística de medición.

Parece sencillo. Y lo es. Sólo requiere aprender a planificarlo. Y hacerlo. Y hacerlo. Y hacerlo.

Imagen: Matt Duncan / Unsplash

Plan de comunicación personal: ¿Por dónde empiezo?

El plan de comunicación personal o plan de visibilidad es la última de las etapas del Iceberg de la Marca Personal, la que conseguirá sacarnos del anonimato o potenciar la impresión y difusión de nuestra marca. Podríamos decir que estamos ante la construcción del tejado de la casa, lo que significa que antes habremos consolidado los cimientos (autoconocimiento) y trabajado en la estructura central (estrategia personal). Si no es así, no sigas leyendo, ya que lanzarte a comunicar sin saber qué decir ir es como un pollo sin cabeza¹.

 

Plan de comunicación personal, esquema general

el plan de comunicacion personal / guillem recolons / soymimarca

Infographics by Guillem Recolons / Shutterstock

Arrancando el plan de comunicación personal: Objetivo

Date cuenta que he escrito “objetivo” y no “objetivos”. En personal branding el objetivo es uno: conseguir ser reconocido como… Por el momento no necesitamos recurrir a los objetivos SMART, propios del área de comunicación online.

De manera que a modo de ejercicio, te propongo que rellenes las líneas de puntos:

Convertirme en un referente en …………………………………………………….. en la zona ………………………. y con la especialidad ……………………………. y basando mi propuesta de valor en ……………………………………………………………………

Definiendo al público objetivo (target)

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna derecha, definíamos a nuestros clientes. Es lo que Osterwalder, creador del Business Model Canvas, llama “segmentos de clientes”. En otras palabras, a quién ayudas con tu propuesta de valor.

Aquí se trata de definir a quién nos dirigimos, qué segmentos son prioritarios. Se trata de detallar a los que ya son clientes y a los que nos gustaría que lo fueran (potenciales). A modo de ejercicio, escribe 10 empresas que te gustaría que fueran tus clientes. Eso te ayudará a crear un plan para llegar a cada uno de ellos.

En clientes potenciales, es clave que una vez identificados, los prospectemos. Para ello podemos utilizar directorios en papel, revistas sectoriales, directorios online, Linkedin, Twitter…

Prescriptores, socios clave, influencers…

¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Ahí, en la columna izquierda, ahí definíamos a nuestros socios clave, las personas que nos pueden ayudar a llegar a nuestros clientes, nos conocen. Pueden dar fe de que somos buenos en lo nuestro, pueden recomendarnos, abrir puertas. Todos sabemos que es más fácil llegar a un nuevo cliente a través de alguien que a “puerta fría”.

Vale la pena destacar que el mejor prescriptor es un cliente satisfecho, así que yo empezaría por aquí, sin duda. La pregunta es muy sencilla:

En base a la experiencia que tuvimos trabajando juntos, ¿conoces a alguna empresa en la que creas que puedo aportar valor?

Mensaje y contenidos, por eso te recordarán

Este capítulo ya debería estar preparado si has trabajado en la estrategia personal, la segunda fase de trabajo del Iceberg. El mensaje viene determinado por la propuesta de valor y por la definición del territorio de marca.

Propuesta de Valor

Para encontrar tu propuesta de valor te puedes hacer estás preguntas:

¿Cómo añado valor a mis clientes / accionistas / jefes / pacientes….?
¿Qué problema soluciono?
¿Qué necesidad puedo satisfacer?
¿Qué salen ganando si me contratan?
¿Qué ofrezco yo adicional, diferente?

¿Un ejemplo? “Puedo organizar un evento que aumentará el tráfico de clientes y tus ventas”

Territorio de marca

Por su lado, el territorio de marca personal es un espacio competitivo donde conceptualmente nuestra marca personal tiene una serie de oportunidades. Definimos qué lugar queremos ocupar en el mercado, cómo queremos competir, y con qué queremos que se nos asocie. Por ejemplo, ¿qué espacio ocupa para tí BMW? ¿Tecnología, diseño o experiencia? Y ahora pregúntate ¿Qué espacio ocupo yo?

Para definir el territorio de marca te aconsejo la lectura de este post de Iván Díaz (Branzai), en el que también se apoya en los 12 arquetipos de Jung para definir un territorio de marca personal.

Construcción del mensaje

Llegados aquí, podemos crear una estructura básica. Luego el trabajo es adaptarla a distintos medios. Una fórmula puede ser

Mensaje = Nombre + Cargo + Empresa + Propuesta de Valor + Territorio de Marca

Hola, me llamo ………………………….. soy ……………………… en la empresa …………………………….puedo conseguir que su negocio / marca alcance ……………………………………………………………….. y baso mi método de trabajo en …………………………………..

Contenidos

Ahora se trata de crear un listado de los 5 temas principales de los que tenemos autoridad. Por ejemplo, si eres interiorista puedes hablar de análisis previos, de espacios, de iluminación, de muebles, de experiencia, de colores…

Y lo más importante, se trata de crear un calendario y planificar esos contenidos en el tiempo y en los medios. Hablaremos de contenidos con más detalle en un monográfico. El tema lo merece. Recordemos que cada vez más nos recordarán por lo que creamos y compartimos.

Medios

De nuevo ¿Recuerdas cuando trabajábamos el modelo de negocio? Sí, cuando definíamos los canales nos referíamos a eso, a los medios. Los que ya utilizamos (si tienen éxito) y lo que no pero deberíamos. Por regla general aquí todo el mundo piensa en internet y las redes sociales, pero hay vida fuera de internet, y recordemos que muchos tratos se cierran con un apretón de manos real.

No se puede recomendar los mismos medios para todo el mundo. A un cantante de rock, por ejemplo, Linkedin puede no aportarle gran cosa a priori. Por eso, para saber qué medios elegir dependes de tres factores:

  1. Qué medios llegan a tus clientes (afinidad). Es el punto clave. Si decides basar toda tu acción de comunicación en Instagram y tus clientes son abogados senior, fracasarás con seguridad.
  2. Presupuesto disponible. Quítate de la cabeza que los medios como blogs y redes sociales son gratuitos. Escribir este post me ha llevado tres horas, y time is money. Si dispones de presupuesto puedes utilizar medios clásicos offline (escribir un libro, aparecer en anuncios de radio, prensa, TV, exterior…), agencias de RRPP para aparecer en medios (formato redaccional). O medios online: banners, redes sociales, web, blog, campañas social media…
  3. Dominio del medio. Sería absurdo tratar de gestionar un blog sin competencias para ello. Así que o descartas, o delegas o te formas. Y lo mismo con redes sociales: No se te ocurra entrar en Twitter sin haber leído algún libro, que los hay. Y vigila si quieres hacer vídeos “busto parlante” o a hablar en público sin haber pasado por un especialista como Alicia Ro, Terry Mclean, Carles Lombarte o Elena Tecchiati.

Como este aspecto da para mucho lo abarcaremos en dos monográficos, uno sobre medios offline y otro sobre medios online.

Un punto importante en comunicación online es definir objetivos S.M.A.R.T., recuerda, Specific (Específico), Measurable (Medible), Achievable (Alcanzable), Result-oriented (Orientado a resultados) y Time-limited (Fecha límite de ejecución).

 

Espero haberte animado a crear tu propio plan. Es un artículo muy breve, pero tienes lo básico para empezar. Para adentrarte en el tema puedes leer el libro de Andrés Pérez Ortega Te van a oir o el de Neus Arqués Tu plan de visibilidad +40.  Y por supuesto, si necesitas mentor, cuenta con nosotros.

¹Expresión by Eva Collado

²Imagen: Pixabay

 

Cómo potenciar tu marca personal en Linkedin, por @guillemrecolons

Nuestra marca personal en Linkedin puede responder a un patrón estandarizado. O también podemos aprovechar esta plataforma para mostrar de forma clara nuestra propuesta de valor, y también el cómo somos, no sólo quién somos y qué hacemos.

Como dice el consultor José Manuel Casado, “o me distingo o me extingo“, y ese principio vale también para Linkedin. Tener un perfil repleto de palabras “gastadas” y de cargos, galones y petulancias nos lleva al postureo y a la indiferenciación. No hace mucho publiqué una lista de las palabras más utilizadas en esta red, quizás eso nos ayude a buscar alternativas.

¿De qué manera podemos potenciar nuestra marca personal en Linkedin?

El título profesional

No le damos suficiente importancia al título profesional, el que nos define a primera vista y está justo debajo de nuestro nombre.

Los errores comunes aquí son:

  • El síndrome “tarjeta de visita”: redactar nuestro titular profesional en base a nuestro cargo y empresa. Si pones “director de ventas en xxxx” está muy bien, pero ¿no crees que esa información ya aparece más abajo en el apartado “experiencia”?. Con eso explicas tu posición, pero no tu propuesta de valor. Además, directores de ventas hay a patadas.
  • El que se dedica a “en búsqueda activa de empleo”: ¡menuda propuesta de valor! Verás, si busco a alguien que pueda potenciar nuevos canales de venta para una empresa no te voy a encontrar, así que mejor deja eso para el extracto.
  • El que únicamente habla de su grado o licenciatura: “Lic. en periodismo”. Pero bueno, ¿cómo te vas a distinguir de otros 50.000 que también lo son? Está bien la brevedad, pero siempre que sea relevante. El Sr. Richard Branson se puede permitir un parco “Founder at Virgin Group”, tú no.

El titular profesional puede ser un resumen de nuestra propuesta de valor. Ejemplos:

  • Sarah HarmonChief Motivator @ LinkedIn Iberia, transforming the way companies Hire, Market, Sell & Grow. Aquí Sarah utiliza uno de sus roles (ver business model canvas), el de motivadora, en vez de utilizar su cargo (actividad) de CEO. Acto seguido, Harmond añade su propuesta de valor: transformar la forma en que las empresas contratan, comunican, venden y crecen.
  • Joan Clout-Kruse: Writing Made Easy. Lo bueno, si breve… Escueta, directa, clara y diáfana. Así se muestra la sra. Clout-Kruse con una propuesta de valor brillante. Facilitar la escritura.
  • Andrés Ortega. Creating the Future of Work through innovation in Talent Management and Human Resources. La propuesta de valor no sólo está, sino que se proyecta en una semilla para el mañana. Me parece brillante. Creando el futuro del trabajo a través de la innovación en la gestión del talento y recursos humanos.

El extracto

El extracto o resumen es un lugar cada vez más visitado por personas que quieren saber algo más de nosotros que nuestro historial profesional o nuestra formación. Supone una auténtica oportunidad de explicar cómo somos y de desarrollar nuestra propuesta de valor y lo que la avala.

Si somos capaces de desarrollar un elevator pitch, ésta es una ocasión de oro para plasmarlo en formato menos agresivo pero igual de efectivo. Suelo recomendar tres secciones en un extracto:

Área de relevancia. ¿Qué ofrezco?

Espacio para la descripción de la propuesta de valor, un texto que debe dejar claro qué saldrá ganando aquella empresa o persona que nos contrate para su proyecto

Área de seguridad. ¿Qué me avala?

Espacio para describir en síntesis la experiencia, los logros y formación que permiten desarrollar las competencias del apartado “qué ofrezco”

Área de elección. ¿Dónde está la diferencia?

Espacio importante que justifica la elección hacia nuestra propuesta. Puede ser un recurso (idiomas, premios), una afición que sintonice con los valores de la empresa, el dominio de herramientas tecnológicas o del entorno internet, el conocimiento exhaustivo del mercado (investigación…), y sobre todo, las competencias “soft” , las relacionadas con la comunicación y la empatía.

Algún ejemplo de extracto

  • Guillermo Matía, coach sistémico: Aquí lo puedes encontrar. Lo tiene todo y en la forma descrita.
  • Carmen Rodrigo de Larrucea, abogado / médico. Aquí tienes su extracto.
  • Joan Clotet, gestor de innovación en el talento: Aquí tienes su extracto.

Otras áreas para potenciar tu marca personal en Linkedin

Una marca personal es lo que dicen los demás de ti, así que el área de “skills” es una plataforma perfecta para dejar que los demás validen tus habilidades principales.

Aquí el consejo es ser generoso, podemos llegar hasta 65 skills, y la clave es que los coloques (se puede hacer) en el orden que mejor responda a tu propuesta de valor actual.

Recordemos que únicamente pueden validarnos nuestros contactos directos, y también que posiblemente lo harán por la calidad de lo que compartimos, no por nuestra cara bonita, así que ya sabes: crea valor en Linkedin y tu valor de marca se potenciará.

Feliz semana!

Imagen: Flickr CC

 

5 mujeres programadoras que cambiaron el mundo

Me pareció tan inspirador el artículo de Joe Myers5 female coders you have probably never heard of who changed the world”  (5 mujeres programadoras que cambiaron el mundo a las que probablemente no conozcas) que no me he podido resistir a la tentación de traducirlo para enriquecer esta sección de agosto de Soymimarca de “Mujeres con marca

La programación informática es un campo dominado por los hombres, ¿no es así?

Pues bien, en términos absolutos es así. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos muestra que el 73% de los trabajadores de la informática de Estados Unidos son programadores masculinos. Al otro lado de la tecnología en general, las mujeres están poco representadas.

Mujeres poco representadas en Silicon Valley

Image: Statista

Sin embargo, una investigación reciente sugiere que las mujeres son consideradas mejores programadoras- pero sólo si ocultan su género.

A continuación destacamos los perfiles de las cinco mujeres que han hecho contribuciones significativas a este campo – y de hecho ayudaron a cambiar el mundo.

Margaret Hamilton

Margaret Hamilton fue directora de ingeniería de software para el proyecto que escribió el código de la Guía de Apollo Computer (AGC). Desarrollado en el Laboratorio de Instrumentación del MIT para la misión Apolo 11, los programadores, literalmente, tuvieron que empezar de cero.

Margaret Hamilton / mujeres con marca

Margaret Hamilton. Imagen: MIT

El equipo escribió el código para el primer ordenador portátil. Su trabajo hizo posible el primer alunizaje y dio lugar a una nueva industria. Hamilton se convirtió en una experta en programación de sistemas, pero como ella explicó a Wired :

“Cuando llegué por primera vez, nadie sabía qué era lo que estábamos haciendo. Era como el Lejano Oeste. No había reglas. Todo lo aprendimos por nosotros mismos.”

Grace Hopper

La contralmirante Dra. Grace Murray Hopper fue pionera en el desarrollo de lenguajes de programación accesibles escritos en Inglés.

Estaba convencida que la informática debía extenderse a las aplicaciones de negocio no científicas y requirió lenguajes de programación más simples. Partía de la idea de que los ordenadores no entienden Inglés, y llevó años antes de que se aceptaran sus ideas.

Pero a través de su perseverancia desarrolló un medio de programación utilizando palabras en lugar de números – el conocido como lenguaje COBOL ( Co mmon B usiness O rientated L anguage).

Ella se describe en el show televisivo de David Letterman como la “Reina de Software”.

Las mujeres ENIAC

Se trata de un grupo de seis mujeres jóvenes que desarrollaron el primer ordenador programable totalmente electrónico como parte del programa militar de la Segunda Guerra Mundial del ejército de Estados Unidos. Cuando la ENIAC fue presentado, estas mujeres no recibieron ningún reconocimiento.

Ada Lovelace

La hija del poeta inglés Lord Byron, Ada Lovelace fue una matemática victoriana. Trabajó con Charles Babbage en sus máquinas calculadoras, y él se refería a ella como la “encantadora de los números”.

En aquel momento eran pocas las mujeres que estudiaban ciencias o matemáticas, y hoy se considera a Lovelace como la fundadora de la ciencia de la informática y la primera programadora de ordenadores del mundo.

Ada Lovelace / The Atlantic / Wikimedia Commons

Ada Lovelace / The Atlantic / Wikimedia Commons

El Museo de Ciencia británico argumenta que configuró la informática moderna del siglo, al comprender la capacidad de las máquinas calculadoras de “manipular símbolos en vez de sólo números”.

Sus notas sobre la traducción del italiano de una descripción de la máquina incluyen lo que se considera como el primer algoritmo diseñado para el procesamiento de la máquina. También sugirió la posibilidad de un dispositivo de este tipo para la creación de gráficos o música.

Joan Clarke

Inmortalizada en la película de Keira Knightley The imitation game, Joan Clarke trabajó junto a Alan Turing en Bletchley Park – el centro de descifrado británico durante la Segunda Guerra Mundial.

Clarke (más tarde Murray) trabajó en el proyecto para romper los sistemas de cifrado nazis de Enigma. Un matemático de Cambridge, ella y el resto del equipo construyeron algunos de los primeros ordenadores, conocidos como bombes . Estos fueron utilizados para descifrar los códigos alemanes. A menudo se sugiere que sus esfuerzos acortaron la guerra hasta dos años.

Máquina de Turing Bombe británica en funcionamiento en el Bletchley Park Museum

Máquina de Turing Bombe británica en funcionamiento en el Bletchley Park Museum

Clarke fue empleada originalmente como oficinista en Bletchley. Una vez que fue promocionada para trabajar en descifrar códigos, tuvo que ser designada oficialmente como lingüista ya que no había procedimientos establecidos para un criptoanalista de sexo femenino.

Conclusión del traductor

Aunque pueda parecer una obviedad, me atrevo a decir sin prejuicios de ninguna clase que cuando una mujer se propone la excelencia, lo más probable es que la consiga. Hay razones antropológicas, como el hecho de que las mujeres siempre han necesitado esforzarse el doble (física e intelectualmente) que los hombres para ganarse un puesto en la sociedad.

Incomprensiblemente, nuestra sociedad enferma continúa debatiendo la paridad en pleno XXI, como si no tuviéramos millones de muestras que sitúan a la mujer en igual plano que el hombre (en muchos casos, claramente superior).

El caso de estas cinco mujeres permite la comparativa sin distracciones de ninguna clase, ni de sex appeal, ni de religión ni de formación, ni de rol… de nada. Cinco mujeres que hicieron lo que parecía reservado a hombres y que desafiaron las convenciones de su tiempo. ¿Lo más triste? que prácticamente no habíamos oído hablar de ellas. Quizás necesitamos más historiadoras…

¡Quiero encontrar trabajo de una puta vez!

¿Sí? ¿de verdad quieres encontrar trabajo? ¿de una “puta vez”? Pues vamos allá. Te propongo un test muy sencillo para ver si esa “puta vez” está a punto de llegar o el resto de tu vida va a transcurrir en la ciénaga del paro.

  1. ¿Sigues cobrando el paro?
  2. ¿Tienes claro en qué sobresales?
  3. Si es que sí, ¿Se lo has dicho a alguien?
  4. ¿Sabes de qué tienes fama entre tus amigos?
  5. ¿Has trabajado antes?
  6. Si es que sí, ¿Alguien que haya trabajado contigo te puede recomendar?
  7. ¿Cuántas horas dedicas al día a buscar trabajo?
  8. ¿Sabes dónde te gustaría estar en 5 años?
  9. ¿Sabes cuáles son tus valores irrenunciables?
  10. ¿Tienes alguna idea sobre a quién tienes que dirigir tu oferta profesional?
  11. Si la tienes ¿has buscado información en internet?
  12. ¿Asistes a eventos profesionales, presentaciones de libros, conferencias?
  13. ¿Te estás formando continuamente?
  14. ¿Se te ocurren al menos tres motivos por los que alguien debiera contratarte?
  15. ¿Has pensado en montar tu propio negocio?

1.Si sigues cobrando el paro es importante que sepas que te has enquistado, te has metido en el círculo de las subvenciones. Vamos mal. No soy liberal, pero vivir de las ayudas ajenas fomenta la política de sofá. No esperes a que se agote la subvención, cada día que pasa pierdes la oportunidad de demostrar al mundo que prefieres currar que tumbarte en un sofá.

2.Tener claro en qué sobresales es una ventaja. En un mundo masificado, sobresalir no es un lujo, es una necesidad. Si no lo tienes claro, pregúntalo de una “puta vez” a tu entorno; no hay dos gotas de agua iguales, y me juego el desayuno de mañana a que sabes hacer algo que no todo el mundo domina como tu.

3.Saber en qué sobresales mola. Pero si no comunicas no existes. Ponte las pilas y trabaja en tu mensaje personal y en las maneras de hacerlo visible. Hay miles, desde las clásicas (CV, boca oreja…) hasta las digitales (Blog, Linkedin…).

4.Todos tenemos fama de algo: de graciosillos, de tecnos, de ligones, de empollones, de listillos, de animales. Si nunca lo has preguntado, hazlo ahora. Quizás te sorprenda saber lo que todo el mundo ya sabe… y quizás detectes una habilidad desconocida.

5. Si has trabajado antes, pregúntate urgentemente qué pasó, qué has aprendido, qué te ha enseñado el fracaso. En un mercado como el de EEUU se rechaza a menudo al emprendedor que no ha fracasado con anterioridad. Si no has trabajado antes, quizás hayas puesto el listón muy alto. Bájalo, carajo, la cuestión es empezar, y a nadie le gusta contratar a una persona que con 28 tiene el currículum en blanco.

6. Lo sé, te da vergüenza pedir a otro que te recomiende. ¿Es que a ti nunca te piden favores?. Lo creas o no, una recomendación de un ex colega vale oro, ya que cuando la redacta se juega su reputación. Vamos, a mi no se me ocurriría para nada recomendar a alguien que no vale para un puesto. Las obras de caridad las hacemos en la ONG, pero no con las cosas de comer.

7. ¿Cuántas? ¿Solo? Dios bendito! Con eso no llegamos a ninguna parte!. Si un trabajo estándar ocupa 8 horas diarias, ¿por qué no dedicas el mismo tiempo a buscarlo? Haz la prueba. Dudo que tardes más de 15 días en encontrar algo interesante. A veces no se trata del talento, se trata del esfuerzo.

8. No saber dónde quieres ir a parar en 5 años es normal. Sólo un 0,5% de los mortales lo sabe. Pero la cuestión no es baladí. Si uno investiga un destino le será más fácil encontrar un camino. Plantéate dos o tres escenarios, intenta visualizar qué cosas cambiarán y como puedes ofrecer valor y soluciones para encontrar tu mercado y tus conversaciones (recuerda que los mercados son conversaciones). Pero lo más importante aquí es entender cuál es tu sueño. Si lo conoces, persíguelo.

9. Valores. Si los conoces, te aseguro que no te ayudarán a fijar el destino pero sí la forma en que vas por el camino. Sean cuales sean tus valores, incluye siempre la autenticidad en ellos, sin ellos no hay mapa. Si no los sabes, te recomiendo una visita a este blog (gracias blog micumbre) donde podrás identificar tus principios entre un listado de 90.

10. Lo llamamos público objetivo, audiencia, target, stakeholders… El nombre no es importante, pero son los que te sacarán las castañas del fuego, tus clientes. Definirlo no siempre es fácil, se tiende a generalizar “cualquier persona puede ser mi cliente” pero esto no funciona, ahora no funciona. La clave aquí es entender qué perfiles de personas o empresas ayudarás con tus actividades y tus propuestas de valor.

11. Puedes aprender mucho de tus futuros clientes en Internet. Si se te dan bien los buscadores (buscar bien es un arte, da un vistazo a este enlace) puedes encontrar estudios sobre hábitos de consumo y compra, definiciones sociológicas sobre comportamientos, y muchas cosas que te pueden ser de utilidad. En este punto vale la pena que le dediques un par de días como mínimo (16h).

12 Ya, esto no va contigo. Será la timidez, será la pereza, o será que crees que todos estos eventos son de pago. En cualquier ciudad de un cierto tamaño cada día se producen eventos de todo tipo. Busca en Internet, podrías estar 10h seguidas diarias saltando de acto en acto. Estos eventos ofrecen la posibilidad de aprender, de conocer personas, de intercambiar tarjetas … ¿Qué? No tienes tarjeta ?, llama ahora mismo a tu amiga diseñadora y que te prepare una, y rápido!

13 Los ingleses tienen una expresión extraordinaria “excuses don’t go”. No valen excusas. Hoy hay hasta cursos gratuitos online de la Universidad de Harvard o Stanford, los famosos MOOC. Pero más cerca, en tu propio país, encontrarás todo tipo de formación que pueda ayudarte a reforzar o adquirir nuevas competencias. Desde idiomas hasta formación sobre física cuántica. Todo. Si corres por España, aquí tienes un listado (gracias wwwhatsnew) de 125 cursos universitarios gratuitos en línea que arrancan en septiembre.

14 La verdad es que no importa si son tres o son cinco, pero la clave es encontrar los elementos que te hagan ser alguien preferente, los que te hagan ganar una elección. Piensa de manera divergente, no busques sólo el lado lógico; quizás tu afición por un deporte pueda ser un elemento decisivo, o tal vez el dominio de sudokus o Apalabrados. Trata de encontrar algo que implique el factor diferencial, y si ese “algo” es emocional, mejor. Las competencias “soft” se valoran más que las “hard”, no lo olvides. Consulta aquí para más información.

15. El plan B. Si el plan A no funciona (que te fichen), ficha por ti, emprende, arranca con esta idea que seguro que has tenido en más de una ocasión y adelante. Explícale a los demás, pide opiniones, trabaja el modelo de negocio y averigua qué cuesta ponerla en práctica, averigua qué ayudas hay disponibles para este proyecto, y … lánzate, te aseguro por experiencia que no hay nada como trabajar para uno mismo, con socios pero sin jerarquías. Es una aventura, pero, ¿y qué es la vida si no?. El libro “Branding OFF ON” de Andy Stalman nos habla de Israel como una de las cunas de emprendedores del planeta. Parece que la tensión continua fomenta una cultura económica basada en la valentía.

¡Qué! Te parece complicado? Pues eso es, ni más ni menos, trabajar tu marca personal. Puedes hacerlo en solitario, siguiendo -o no- estos consejos o puedes buscar ayuda de profesionales, que los hay. Vamos, levántate del sofá, el mundo te está esperando ahí fuera.

La felicidad tras el despido. Parte I

Es un tópico hablar de despido y depresión, de fases de luto, de indefinición, desorientación, crisis. Como hubiera dicho Louis Van Gaal, “siempre negativo”. Pero, ¿Qué pasa con el lado positivo del despido? ¿Por qué nunca se habla de personas que han descubierto que existe una vida mejor tras un ERE? ¿Qué hay de todos aquellos que, de la noche a la mañana, han descubierto que eran auténticos emprendedores? ¿Por qué insistimos tanto en tapar nuestros fracasos? ¿Hay vida tras el despido?

Hoy iniciamos una sección nueva, una sección, parafraseando a mi querida amiga y “coopetidora” Arancha Ruiz, de historias de cracks, de historias de reciclaje positivo. Las hay, y muchas, aunque muchos nos hagan ver únicamente el lado negativo. Los anglosajones nos llevan ventaja, ellos saben sacar tajada de un fracaso como nadie. Es más, en un país como Estados Unidos, por ejemplo, muchos headhunters y muchos Capital Risc prescinden sin piedad de profesionales que no hayan conocido el fracaso.

Bienvenidos pues a la serie “La felicidad tras el despido“. Para poder completar esta serie necesitaré vuestros testimonios. Os ruego que si habéis experimentado un proceso de felicidad post-despido me escribáis en la sección de contacto de este blog con el asunto “La felicidad tras el despido“. Como no podía ser de otra manera, comenzaré con un caso que creo conocer bien, el mio.

El caso GR. La vida comienza a los cuarenta

El qué

Cuento con el privilegio personal y profesional de haber experimentado un despido, lo que fue la palanca de lanzamiento de una nueva vida con más sabores que sinsabores. Con más destellos de felicidad que de tristeza. Si  hoy me dedico al personal branding es gracias a lo que aconteció a finales de 2004.

El cómo

Inicié mi carrera profesional muy joven. Mi primera nómina, un contrato de prácticas en la agencia de publicidad Tiempo BBDO, está fechada en enero de 1979. Yo tenía 16 años y estudiaba por las noches. Ahí entendí que el entorno de la comunicación, la creatividad, la publicidad y toda la locura que conllevan se convertirían en mi profesión.

Y así fue. Pasé 11 años por J. Walter Thompson, luego por Bassat & Ogilvy y luego por Saatchi & Saatchi. En total, unos 20 años en el entorno de la agencia de publicidad internacional, trabajando para anunciantes de gran presupuesto y para marcas globales. Tras esos 20 años quise probar el sabor de formar parte del accionariado de una empresa, así que acepté la oferta para dirigir la agencia barcelonesa Altraforma. Corría el año 1998 y la experiencia no pudo empezar mejor.

Me sentía a gusto, trabaja con la misma intensidad o más, fines de semana, algunas noches. Pero trabaja “para mi”. Un cachito del resultado (si no recuerdo mal un 15%) era mio. En 2000 y 2001 conseguimos colocar a la agencia en lugares de ranking reservados a grupos muy grandes. Éramos un bombón. Recibimos muchas ofertas de compra de grupos multinacionales. Las circunstancias hicieron que no se aceptara ninguna de esas ofertas (craso error) y que en 2003 se avistaran signos de desaceleración. Algún cliente perdido, algún despido inoportuno, cosas que pasan en las mejores familias y que se suelen superar.

Pero sucedió algo que marcaría mi vida para siempre. Sin saberlo, me instalé en la “zona de confort“, en esa zona cerebral que impide ver la necesidad de cambiar la manera de hacer las cosas. Es posible que alguna circunstancia adversa en mi entorno familiar influyera en mi estado de ánimo, pero fuera como fuere en septiembre de 2004 llegué a un acuerdo de salida con el socio mayoritario de la agencia. Eufemismos al margen, me despidieron de la compañía. Hablemos claro, por favor. Vendí mis acciones y me fui en diciembre de ese mismo año, tras una fiesta de Navidad que se convirtió en mi funeral publicitario.

En enero de 2005, y gracias a algún anunciante que no se quería desprender de mi, inicié mi propio negocio, Lateral Consulting. Lo de lateral venía por la influencia positiva de Edward de Bono y su “Lateral thinking”, un libro que se debería leer a los bebés en la cuna.

Ahí descubrí que se podía trabajar como un burro y ser feliz. Las presiones eran mis presiones, nadie me ponía metas, me las ponía yo solo. Sin  saberlo, ideé mi propio personal branding plan. En 2007 acepté una oferta para gestionar en España el negocio de TVLowCost, una joven agencia francesa que rompió moldes y abrió en dos años filiales por todo el mundo desafiando con su filosofía a las grandes multinacionales. El invento no funcionó aquí, lo que me dio nuevos parámetros para saber lo que no hay que hacer, pero afortunadamente mi negocio con Lateral Consulting funcionaba bien.

En 2007, desde Lateral, empecé a trabajar en proyectos de estrategia y comunicación orientados a personas, a profesionales. Políticos, emprendedores, personas que habían sufrido un despido… Aun no lo sabía, pero mi buena amiga Linda Reichard un día me dijo que lo que yo hacía se llama “personal branding“.

A principios de 2010, de la mano del que luego sería mi actual socio, Jordi Collell, asistimos a una jornada en Madrid sobre marca personal capitaneada por el sherpa Andrés Pérez Ortega, y en octubre de ese mismo año abríamos SOYMIMARCA.

El porqué. Key learnings.

La felicidad existe. Solo hay que ir a buscarla. Y eso se consigue superando miedos.

Arriesgar es clave. Si no arriesgas puedes vivir razonablemente bien con un sueldo digno, pero será difícil que vayas a trabajar con el grado de motivación adecuado.

Se puede vivir con  menos. Muchas personas se cierran en banda a emprender por miedo a no llegar a los niveles de retribución  que tenían trabajando como empleadas.

Think big. Piensa en grande. Si tienes una buena idea, ponle recursos, no seas tacaño. No hay idea que prospere sin una inversión decente.

Rodéate de los mejores. Hasta ahí el tópico. Pero quiero decir rodéate de las mejores personas, de gente a la que puedas confiar las llaves de tu vida. Despréndete rápidamente de quien no comparta tu grado de entusiamo por el proyecto, se convertirá en un agente tóxico.

Hazte un plan. Tu plan. Sigue un guión. Y ves adaptándolo según las circunstancias. No te cierres a cambios de rumbo, pero mantén el destino. Y recuerda, como dijo el poeta griego Constantino Kavafis, que lo importante no es solo llegar al destino, sino aprender del viaje sin forzar la travesía.

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

Contáctanos aquí y buscaremos soluciones.

 

Personal branding y polémica

Hace poco cayó en mis manos un vídeo de Risto Mejide sobre personal branding titulado “La importancia del personal branding / Hazte imprescindible“. Más allá de la posible crítica, me alegro de que una persona tan pública como el publicitario Risto Mejide hable de marca personal. Sin duda, se trata de un altavoz importante.

En el vídeo, que os adjunto, Mejide avanza los contenidos de una conferencia sobre marca personal, que resume en 5 puntos:

  • Encontrar tu rareza (tu diferencia)
  • A quién molesta esa rareza
  • Cómo hacer de esa molestia algo inevitable
  • Cómo hacer de la rareza algo imprescindible
  • Cómo ser una molestia imprevisible
No cabe ninguna duda de que Mejide ha sabido explotar su diferencia y que su marca personal está alrededor de la polémica. Es coherente con esa marca y eso le da credibilidad. Hay otras personas famosas que han situado su marca personal en la órbita de la polémica: Paris Hilton, el desaparecido Jesús Gil, el presidente de Venenzuela Hugo Chávez, y muchos más.

 

Cuando nos habla de molestar nos habla de SU marca personal, pero cabría preguntarse si molestar a los demás -una forma de notoriedad clásica- es una marca adaptable por cualquiera. Me explico. Si mi marca personal es la de un tío cachondo debo ser coherente con eso y hacer cosas que lo demuestren. Y no tengo porqué molestar a nadie.

 

Él aparece siempre con gafas de sol. ¿Quiere eso decir que ocultarse bajo una gafas de sol es algo que debamos hacer los demás?. No, las gafas es la marca de Mejide, pero puede no ser la tuya.
Si por molestar entendemos crear un rasgo diferencial notorio, entonces cambiemos el verbo por “destacar“. Edurne Pasaban no ha centrado su marca en la polémica, sino en el valor del esfuerzo y la superación, que la llevaron a conquistar los picos más altos de nuestro planeta.

 

¿Dónde quiero llegar con esta reflexión? Que la estrategia que vale para una persona puede no valer para todas. Por un lado me satisface que alguien con miles de seguidores ayude a introducir el personal branding. Por el otro lado lamento que pretenda convertirnos a todos en clones suyos.

 

Emprendedor versus empleado ¿Con quién te identificas?

En este cuadro te proponemos unas cuantas razones para que identifiques cuál es tu perfil. ¿Eres emprendedor o eres empleado?

 

Emprendedor

Empleado

1. Obtiene ingresos incluso mientras duerme. Los empresarios ganan ingresos pasivos. Sólo obtiene ingresos durante las horas de trabajo. Los empleados ganan renta activa, es decir, “no hay trabajo no hay paga”, sobre una base diaria o mensual.
2. Tiene oportunidades ilimitadas de tener ingresos. Tiene un ingreso limitado y una remuneración fija y segura.
3. Da puestos de trabajo. Encuentra un trabajo.
4. Es responsable de que sus clientes, el público y sus empleados estén contentos. Un emprendedor tiene una responsabilidad mayor. Sus ingresos dependen de los interesados en su negocio. Es responsable de hacer feliz a su jefe ya que su remuneración depende de él.
5.. Los emprendedores están comprometidos con su pasión. Y invierten mucho trabajo y paciencia porque creen en lo que hacen. Hace las horas regulares de trabajo. Los empleados suelen hacer las tareas rutinarias.
6. Da a sí mismo descanso y vacaciones, cuando su empresa se convierte en estable (flexible) Hace las vacaciones anuales limitadas y permitidas por su jefe (restringido)
7. Paga impuestos sobre sus ingresos después de deducir sus gastos. Un emprendedor puede reclamar como deducciones de su renta imponible los gastos deducibles de su relación con su negocio Paga impuestos sobre sus ingresos. Un empleado no puede reclamar como deducciones de su renta imponible su transporte, combustible, alimentos y otros gastos relacionados con su empleo.
8. Toma riesgos y se hace responsable de ellos. Los emprendedores son revolucionarios e innovadores. Se queda en su zona de confort . Pero, ¿podemos llamarla zona de comodidad, cuando el aburrimiento es el pan de cada día?
9. Contrata y despide a los empleados. Cuando un empresario tiene un empleado incompetente e irresponsable, si ha despedirlo lo hace a través de un debido proceso. Es contratado y despedido por el empresario. Si el trabajo no le gusta le es difícil dejarlo ya que depende de él para sobrevivir.
10. Da puestos de trabajo. El emprendedor es el dueño de la empresa y el entrevistador. Encuentra un trabajo. El solicitante es empleado de la persona por la que es entrevistada para el trabajo.
11. Creador de contenidos Es lector
12. Puede ser propietario de otros negocios similares. Los emprendedores pueden ampliar sus empresas y compartir las rebanadas de su éxito con los demás. No puede ser trabajador en otras empresas similares. Los empleados están restringidos por una cláusula del acuerdo, es decir, no se les permite compartir sus habilidades, talentos y educación con la competencia.
13. No requieren de títulos de educación para convertirse en emprendedores. Podemos ver que los emprendedores más exitosos son desertores de la universidad. Algunos incluso son ya millonarios. Requiere de una educación superior para obtener una posición más alta. Los empleados están expuestos a la discriminación educativa.
14. Adquiere un poder económico alto a una edad joven. Adquiere la riqueza después de largos años de trabajo. Excepto, por supuesto, si es empleado de Microsoft, Apple o Google.
15.  Crea un sistema que le gusta y lo siguen. Ha de seguir el sistema le guste o no
16. Saca el máximo partido de sus talentos y habilidades. Y aquí es donde empiezan la pasión, el entusiasmo y su felicidad. Utilizar sus talentos y habilidades a medias, a menos que haya encontrado un trabajo, literalmente, perfecto!
17. Tiene un horario flexible y siempre puede cancelar su agenda para dar tiempo a su familia y a sus obligaciones espirituales. No tiene flexibilidad de horario y tiene que pedir permiso de su jefe para dedicar tiempo a su familia y sus obligaciones espirituales.
18. Hace ejercicio físico regular, si lo programa en su agenda. Puede hacer ejercicio físico regular, si su trabajo le permite tener un horario adecuado para ello.
19. Puede controlar su vida privada. No puede controlar su privacidad dentro de su lugar de trabajo.
20. Puede transferir su empresa como un legado o herencia a su cónyuge o hijos. No puede transferir su trabajo como un legado o herencia a su cónyuge o hijos.