Impostores por @jordicollell

Impostora es aquella persona que finge ser alguien diferente. No debe confundirse con un embaucador o charlatán que es alguien que hace promesas que no piensa cumplir basándose en la ingenuidad o inexperiencia de sus interlocutores. De todos modos en muchas ocasiones son perfiles complementarios.

La impostura es un tema serio, los impostores nos rodean y nos acechan y es un concepto que se presta a la frivolidad porque descontextualizado en muchas ocasiones tiene tintes grotescos. Desde el Pequeño Nicolás hasta la actriz Anna Allen, de la que nos habló la semana pasada Alexia Herms,  pasando por personajes como Alicia Esteve que simuló víctima de los atentados del 11 S y Enric Marco que fingió ser superviviente de los campos de concentración nazis tenemos una larga colección que nos puede proporcionar horas y horas de conversación.

Los impostores tienen su lado morboso porque es relativamente fácil verse reflejados en ellos, todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido momentos de impostura, posiblemente leves, presumiblemente de buena fe con la única finalidad de conseguir pequeños momentos de gloria, de reconocimiento, seducción o de lo que fuere. Una mirada retrospectiva de nuestra historia personal nos ayudará a refrescar la memoria y a aumentar nuestro apartado de autoconocimiento.

Javier Cercas en su novela y ensayo El Impostor sobre la vida de Enric Marco relaciona al impostor con la incapacidad o falta de voluntad para decir no a situaciones diversas. El querer ir a favor de la corriente, de lo que se lleva, de lo que es políticamente correcto es el germen de la impostura. El primer acto de impostura se genera cuando uno mismo renuncia a vivir su propia vida por miedo a los costes, renuncias y daños colaterales que puede suponer y pasa a vivir la existencia que le toca a tenor de las circunstancias. La rebeldía es el antídoto contra la impostura.

Los impostores buscan el reconocimiento de los demás atribuyéndose hechos, situaciones y experiencias que no han vivido, no reconocen en su existencia una propuesta de valor suficiente para ser conocidos, reconocidos y memorables y cruzan el umbral de la realidad para entrar en el mundo de la ficción. Intentan suplir carencias personales de formación y experiencia y en otros sociales y de relación y al final deciden cambiar la realidad por la virtualidad.

Es impostor el que ejerce una actividad e intenta hacer creer que dispone de una experiencia profesional previa que en realidad es inexistente, también lo es quien se atreve a opinar como un experto sin serlo o el que se apropia de los logros de los demás en provecho propio. Es también impostor quien infla su curriculum para causar una mejor impresión en un proceso de contratación o que se atribuye hechos y andanzas para seducir a otra persona.

Puede suceder que de manera poco consciente se entre en el juego de la impostura. Es una situación que reafirma la importancia del autoconocimiento en la gestión de la marca personal ya que permite detectar aquellos comportamientos que nos pueden perjudicar y que se adoptan de manera mecánica o inconsciente. Tener el kit de valores personales a punto y querer decir no puede ser un remedio efectivo para salir de estas situaciones, si entre los valores se incluye la autenticidad y la integridad ya tenemos un trecho del camino recorrido y en cualquier caso reflexionar sobre ellos será de gran ayuda.

Ser claros en el mensaje, en la formulación de la propuesta de valor y no pensar exclusivamente en el corto plazo alejan del rol de impostor, la ambigüedad y el cortoplacismos pueden fomentarlo.

La impostura es un enemigo de la marca personal porque al desarrollarse al margen de su autenticidad obedece a criterios y finalidades puramente mercantiles. Cuando caemos en la tentación de entrar en este juego hay que ser consciente de los riesgos que se corren para valorar si vale la pena el riesgo que supone.

El impostor es un artefacto y los artefactos no dejan marca, no dejan huella y se les olvida con la misma facilidad que se les ha ensalzado al descubrir su realidad.

Desconfianza: la marca que nos deja 2014

Hoy no hablo de balances en el terreno personal, lo hice hace algunos días en mi blog personal y reconozco que hablaba muy en positivo.

En el terreno social, y muy referido a España pero también a una Europa que pierde valores a favor de magnitudes económicas (ver discurso de Francisco I en el Parlamento Europeo), lo cierto es que tras darle muchas vueltas solo hay una palabra que resuma de forma clara la realidad de la marca España: DESCONFIANZA.

Si la desconfianza es el fin, el medio y el germen ha sido la CORRUPCIÓN generalizada y la falta de TOMA DE DECISIONES valientes por parte de un gobierno instalado en el “ya vendrán tiempos mejores”.

Dorothea Lange. 'Migrant Mother, Nipomo, California' 1936

Dorothea Lange. ‘Migrant Mother, Nipomo, California’ 1936 / Creative Commons

Generalizar no es bueno, pero los partidos políticos en el poder –y en la oposición- no han sabido estar a la altura de las circunstancias y no han entendido que gobiernan para el pueblo, y que el mismo pueblo que les ha puesto les depondrá por frustrar las expectativas y las esperanzas.

PP y PSOE se han instalado en el “y tú más” y están paralizados viendo como un fenómeno casi imparable llamado PUEBLO CANSADO les retira día a día la confianza para dársela a formaciones surgidas del descontento popular. Podemos no es el lanzamiento de una marca, es el derrumbe de las marcas tradicionales de hacer política. Y lo mismo sucede con Ada Colau y su PAH, que no es en absoluto un movimiento asistencial a favor de los desahuciados, es una escuela de cómo evitar los abusos de los bancos e instituciones poniendo como escudo los derechos humanos y los medios de comunicación.

Curiosamente, la respuesta a todo esto por parte del partido en el poder es una estrategia de distracción –por un lado- y otra de involución –por el otro-.

La distracción está clara. Al presidente se le escapó en público que la crisis era historia, y eso en un país con 4,5 millones de parados y empleo de baja calidad no se puede ni pensar. Le llovió fuego del infierno y tuvo que rectificar al cabo de pocos días.

La involución es el fruto de una generación de políticos de pensamiento pre-constitucional que se resisten a mejorar la sociedad con métodos modernos y aplican fórmulas de tiempos dictatoriales: de ahí nacen la Ley de Propiedad Intelectual y la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. La LPI, restringe los derechos de información de los ciudadanos a través de un canon el canon AEDE, forzado por un ministro mediocre que no ha sabido mantener el sentido común ante la presión de los lobbies periodísticos. Nadie mejor que Enrique Dans para explicar la estupidez de una ley que ya ha forzado a Google News a retirarse a España. Y en cuanto a la Ley de Seguridad Ciudadana, a muchos nos ha recordado la prohibición del derecho de reunión y los toques de queda de la época de Franco.

Como catalán, no puedo dejar de referirme a la falta de diálogo que ha propiciado una consulta, para unos legal y para otros ilegal, todo amparado bajo el escudo de una Constitución obsoleta que se redactó a la sombra de los militares y que solo 15 de los 47 millones de españoles de hoy votaron.

En resumen, la corrupción y el desgobierno han sido el germen para caer en la desconfianza. Si ya no confiamos en el sistema, tiene cierta lógica que se imponga el anti-sistema. Luego nos quejaremos, pero la sociedad también ha tenido su parte de culpa por omisión, por miedo. En fin, esperemos que la marca de 2015 sea mejor que la de 2014, lo cual no es difícil. Nuestra gran esperanza está en las personas que como diría el Gran Wyoming en su libro “No estamos solos”, hacen cosas.

PD: si lleváis unos días sin visitar el blog os recomiendo dar un vistazo el post del pasado 24 de diciembre, en que regalamos a nuestros lectores el e-book “Auténticos, relevantes, diferentes“.

 

La política necesita un re-branding

Caso 1. El abuso del banco.

Ayer sonó el teléfono de una buena amiga a la que hacía tiempo que no veía y con la que compartía almuerzo. Era su banco, para ser exactos CaixaBank, que le advertía que le cobrarían una comisión de 15€ por tener un descubierto -atención- de 2,87€. Ella comentó “estamos a día 21 y ustedes ya saben que cobro la pensión el 25“. Pero la comisión se la cobrarán igualmente ya que figura en las cláusulas del contrato que firmó con la entidad. Quince euros por un préstamo de 3€ durante tres días: si no lo calculo mal, el TAE equivalente es del 60.834% (sí, sesenta mil ochocientos y pico por ciento).

¿Podemos tolerar acciones abusivas como éstas? Posiblemente son muchos los bancos que utilizan esta práctica desproporcionada y usurera, pero legal. Entonces podríamos decir que la culpa es de los bancos, pero también de los que redactan y aprueban las leyes que permiten este tipo de abusos.

Caso 2. El abuso de la gobernadora

Ayer también supimos que la portavoz española de la PAH Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colau, vio archivada su demanda por injurias contra Cristina Cifuentes, gobernadora civil de Madrid, que la acusó de “filoetarra”. Colau debe pagar las costas del juicio.

Al igual que Colau, muchos pro-independentistas catalanes se han visto comparados durante estos últimos meses con Hitler, los nazis, Goebbels, por parte de autoridades del Estado y de los partidos mayoritarios sin que hubiera la menor consecuencia legal.

Caso 3. El abuso del consejero

Teresa Romero, auxiliar de enfermería, se presentó voluntaria para ayudar a curar a un hombre enfermo de Ébola en Madrid. Tuvo la desgracia de contagiarse debido sobre todo a errores graves de protocolo sanitario y a una absoluta falta de formación por parte de los responsables sanitarios. Días más tarde sucedió lo mismo a una enfermera en el Estado de Texas, en Estados Unidos de América.

Para abreviar, Teresa fue considerada culpable y la enfermera americana una heroína. Y lo peor, el responsable de las injurias a Teresa, de liquidar a su perro y de echar la marca España por los suelos sigue ocupando su cargo de consejero de salud en la Comunidad de Madrid.

Caso 4. El abuso de un expresident

Cataluña despertó conmocionada la madrugada del 26 de julio de 2014 tras conocerse la confesión de su presidente durante 23 años, Jordi Pujol, en que reconocía no haber declarado una herencia de su padre durante 35 años. Uno de los símbolos de Cataluña, con 84 años y un prestigio político inmaculado, caía por los suelos al saberse en días posteriores que la cuantía inicial de 3 millones de euros se podría multiplicar por mucho si se suman las operaciones fraudulentas y opacas de la mujer y los hijos del ex president.

En paralelo al caso Pujol, parece que el expresidente del Barça, J. L. Núñez, está a punto de ingresar en prisión por estafa a la hacienda pública.

Caso 5. El abuso de los partidos políticos

Tras una etapa en que los partidos favorables a una consulta sobre la independencia de Cataluña estuvieron unidos, finalmente se rompe el acuerdo debido a diferencias de índole partidista que no tienen nada que ver con los que pidieron miles de personas en distintas manifestaciones.

Actuando de manera infantil e irresponsable, cada formación ha barrido para casa a la hora de proponer los próximos pasos de una consulta descafeinada prevista para el 9 de noviembre. Unos, empecinados en una lista unitaria a todas luces innecesaria, otros añadiendo cláusulas imposibles, otros, dando un paso atrás…

Caso 6. El abuso de las tarjetas opacas

15 millones de euros en gastos de bolsillo. Eso fue lo que gastaron algunos consejeros de Caja Madrid en la época de Miguel Blesa y Rodrigo Rato con unas tarjetas no declaradas. Algunos han devuelto el dinero, otros ni lo sueñan. El gran jefe, Blesa, debe pagar una fianza de 16 millones de euros para la que pretende que la aseguradora Mapfre cubra los gastos. Entretanto, miles de pensionistas esperan que les sea devuelto el capital de unas “preferentes” de la misma entidad que resultaron ser una estafa masiva.

Lo peor, los españoles ha tenido que cubrir los 23.465 millones de euros del rescate de la entidad peor gestionada de la historia de la banca. Nadie está, por el momento, en la cárcel.

elblogdenadie.comCaso 7. El abuso del presidente plasma

España es de los pocos países del mundo que cuenta con un “presidente plasma”, un mandatario que no da la cara en momentos difíciles, que tolera altas cuotas de corrupción y se enroca en hundir a sus comunidades más productivas (Madrid incluida) sin permitir el más mínimo diálogo ni apertura de miras.

Conclusión final.

Algunos creerán que el auge de formaciones como Podemos se debe a una mayor exposición mediática de su líder o a una supuesta financiación opaca llegada desde dictaduras bananeras. Pero está claro que el ascenso imparable de esta formación se debe al hartazgo general por un sistema enfermo de corrupción y basado más en las disciplinas de los partidos que en los intereses a medio plazo de los ciudadanos.

Llegará un punto en que muchos votantes históricos de derechas e izquierdas darán un puñetazo sobre la mesa para acabar con este sistema viciado y probar mejor suerte con una generación inexperta pero joven y hambrienta de justicia y de futuro.

Quizás Podemos no gane las siguientes elecciones en España, pero si los políticos y sus líderes no cambian su forma de gobernar, de financiarse y de operar, será cuestión de pocos años ver como presidente a alguien que no tenga nada que perder.

La marca de los partidos políticos necesita un proceso de re-branding, y no en sentido de cambiar la marca, sino de cambiar su misma organización, sus equipos y su “conversación” con el pueblo, hoy inexistente. No se trata de una crisis de valores, se trata de que los valores están en crisis.

[subscribe2]

Cómo trabajar sobre logros profesionales

He trabajado durante más de 20 años en el sector del interiorismo/decoración. Perdí mi empleo hace unos meses. No tengo una formación reglada finalizada aunque me considero un excelente profesional y creo que he conseguido éxitos que pueden ser útiles en otros ámbitos. ¿Cómo debo enfocar mi búsqueda?. Pedro L….. (Málaga)

Stefan Neuweger_SoymimarcaEntiendo que eres consciente de que los handicaps que pueden ser rémoras para tu éxito en el proceso se refieren a edad, tu experiencia en un sector en recesión. Probablemente el hecho de que no dispongas de formación universitaria sea, para tu caso un handicap menor.  Creo que debes de tomar en consideración que en la actual situación de mercado las organizaciones están aprendiendo a valorar en sus candidatos no sólo los títulos ni la formación sino la experiencia profesional y los logros alcanzados.
A lo largo de nuestra trayectoria profesional en diferentes organizaciones y puestos, hemos realizado hechos relevantes. Hemos solucionado problemas y ofrecido resultados concretos que han sido beneficiosos para la compañía. Es lo que técnicamente denominamos logros. Estos antecedentes o logros pueden ayudar a dar una visión sobre nuestro potencial para enfrontar y solucionar futuros problemas.
Un logro es cualquier actividad que haya aportado valor a tu ex-empresa. Debe ser algo que tu hiciste; no algo que te ocurrió. Debe ser específico y concreto. Puedes utilizar las preguntas siguientes para identificar tus logros profesionales:
¿Lograste más resultados con los mismos recursos?.
¿Conseguiste los mismos resultados con menos recursos?
¿Hiciste algo que nadie había probado antes?. ¿Hiciste más simples y más fáciles ciertos trabajos?
¿Conseguiste resolver situaciones difíciles con poco incremento en tiempo, dinero, recursos humanos?
Para identificar tus logros puede serte de utilidad el esquema siguiente: Un problema (P), una acción (A), un resultado (R), las competencias que has desarrollado (C). Trabajar de esta forma sobre tus logros profesionales te ha de permitir:

  1. Elaborar un currículum que genere impacto y que de una visión relevante sobre nuestras capacidades y competencias.
  2. Ayudar a definir un perfil profesional y un objetivo de búsqueda cuando éste además se produce en un sector/actividad distinto al que hemos desarrollado nuestra trayectoria profesional.
  3. Ser mucho más eficaz en las entrevistas.
  4. Acceder a una nueva oportunidad profesional.

Te deseo mucha suerte!

Foto: Stefan Neuweger CC Licencia atribución https://www.flickr.com/photos/sneuweger/

[subscribe2]

Branding social + Branding personal = éxito, por @guillemrecolons

Hace poco más de un año hablé en este blog de mi visión personal sobre los tres tipos de branding: corporativo, personal y social. El branding social es algo desconocido en los ámbitos marketinianos, pero sin duda es un fenómeno emergente.

Casos claros de branding social los podemos tener en los movimientos originados desde el pueblo, el 15M, la PAH, y muchos más.

Sin persona no hay caso

¿Qué pasó con el 15M? ¿Triunfó? ¿Fracasó?. No seré yo quien haga una valoración política del 15M (también llamado movimiento de los indignados), pero lo cierto es que consiguió levantar millones de páginas de prensa. Desde esta perspectiva, este movimiento de protesta originado en Madrid y seguido en todas las ciudades de España y secundado en las redes sociales, podríamos decir que tuvo un amplio eco.

Pero le falló algo importante. Al ser un movimiento tan asambleario, adoleció de falta de liderazgo. Le faltaba un nombre propio, una persona, un portavoz, una marca.

El caso PAH

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca, a diferencia del 15M, tuvo desde su inicio a una portavoz, una persona de carne y hueso. Ada Colau ha sido hasta hace apenas un mes la cara visible de ese movimiento sin precedentes en la historia de la defensa de los derechos de las personas desahuciadas.

El caso Pablo Iglesias: la personalización de un movimiento social

El caso de Podemos es el caso de Pablo Iglesias, y de ahí una buena parte de su éxito. El 15M no tuvo portavoz hasta que hace pocos meses emergió la figura de Pablo Iglesias, que creó Podemos, un partido político alternativo de raíz reivindicativa. Algunos lo llaman antisistema, pero desde el momento en que se erige en partido entra en el sistema.

Podemos ha conseguido 5 eurodiputados con más de un millón de votos y superando incluso al que parecía el partido revelación UPyD que se ha llevado 4 diputados al Parlamento Europeo. Lo increíble del caso es que además Podemos no se ha nutrido de Izquierda Unida, sino que ha arrancado votos de la abstención y –muy especialmente- del PSOE. Y aún más, Podemos ha conseguido 100.000 votos en Catalunya, un territorio “comanche” con amplia implantación de la izquierda, y lo ha hecho sin desgastar a Iniciativa per Catalunya, ni a ERC.

Votamos a personas, no a siglas

  • El triunfo de Podemos en España se debe a Pablo Iglesias, un profesor y doctor de ciencias políticas de la Complutense de Madrid con un historial anti-globalización impresionante y con un excelente poder comunicativo.
  • El triunfo de ERC en Catalunya es el triunfo de un tipo campechano de gran oratoria llamado Oriol Junqueras que consigue reposicionar un partido manchado por la corrupción y el despilfarro y le devuelve su orientación revolucionaria e independentista.
  • La caída del PSC en Catalunya está muy unida al anti-liderazgo de Pere Navarro, su secretario general.
  • Los partidos son personas, y las grandes formaciones de este país no ha sido capaces de entenderlo, han priorizado los “aparatos” y las fidelidades internas a las nuevas propuestas de branding desde las personas.
  • Ningún partido en el poder se atreve a promover o aprobar un cambio en la ley para crear listas abiertas y que, por fin, podamos votar a personas y no a siglas. Pablo Iglesias, Ada Colau y Oriol Junqueras, aunque no sean de tu cuerda política, son un grandísimo ejemplo de branding personal que se impone a los sistemas obsoletos electorales de listas cerradas.
  • Si el bipartidismo empieza a agonizar en España es por falta de visión y de renovación de los grandes partidos, pero sin duda también es mérito de los Albert Rivera, de los Pablo Iglesias y de esas personas capaces de liderar, dar la cara y ofrecer un discurso coherente y sólido.

Bienvenido sea el branding personal a la política; ya es hora de ir dejando atrás las estructuras burocráticas, antiguas, viciadas y ultrajerárquicas.

[subscribe2]

Todos somos candidatos: la importancia de la #marcapersonal, por @guillemrecolons

Por alguna razón tenemos asociada la palabra candidato al entorno de la política. Y por otra razón tenemos asociada la palabra política a los profesionales de partidos políticos, ejerzan o no cargos públicos.

Pero lo cierto es que todos somos candidatos cada día y que todos utilizamos tácticas propias de la ciencia política para lograr nuestros fines. A estas alturas, definir la gestión de marca personal se puede hacer cansino, pero una de las definiciones más comerciales y directas es la que en su día lanzó Andrés Pérez Ortega y secundó Soymimarca: el camino para convertirte en la opción preferente.

Ser la opción preferente pasa por ser opción. Y ser opción pasa por ser candidato.

En tiempo del emperador Gordiano llamaron también candidatos, candidati, a ciertos soldados de las legiones romanas, que para diferenciarse de los demás soldados vestían unas túnicas blancas. Se distinguían además de los otros legionarios por su talla, figura y valor y por lo común peleaban cerca del general o del emperador.

Aquí ya tenemos una primera característica del candidato: alguien que necesitaba diferenciarse de los demás ofreciendo un valor distintivo.

No hace mucho, un pariente mío me envió un currículum para que le echara un vistazo. A punto de terminar sus estudios universitarios, mi pariente dedicaba la casi totalidad de su CV a su historial académico. Algo habitual. Pero precismente lo habitual no nos distingue.

¿De qué me sirve un expediente académico brillante si no sé cuál es el VALOR que puede aportar un candidato? Los CV necesitan ser revisados para ofrecer de manera clara y directa la aportación de valor de un candidato, su diferencia, lo que le convierte en una persona única. Sería un equivalente del USP (Unique selling proposition) pero reeditado como UPP, Unique Person Proposition.

Así, no cualquiera es candidato. Solo lo es esa persona que ha trabajado lo suficiente su marca personal como para entender la fuerza de su propuesta de valor, aquello que le convertirá en la opción única, la opción preferente.

¿Las personas tenemos producto y envase?

 

Sé de antemano que la pregunta es algo demagógica. Pero desde una perspectiva de branding, podríamos trazar un símil entre el producto y lo que sabemos hacer, nuestra propuesta de valor, y siguiendo el mismo símil podríamos hablar de nuestras habilidades comunicativas y persuasivas como el envase.

Ana-Botella-en-la-rueda-de-pre_54380110666_54374916805_576_694

© La Vanguardia

En los campos industrial y comercial es frecuente encontrar productos sin envase –los graneles, por ejemplo-, pero en territorio personal ambos activos se necesitan, se retroalimentan. Si una persona tiene una excelente oferta profesional pero no sabe comunicarla, no encontrará mercado. Si, por el contrario, se trata de alguien con grandes dotes comunicativas pero vacío de contenido, sin oferta de valor, encontrará un mercado hostil.

No me gusta hacer leña del árbol caído, pero en el caso de la candidatura olímpica de Madrid 2020 parece que ha fallado el envase. Todo el mundo estaba de acuerdo en que, tras muchos años de candidaturas e inversiones, la ciudad estaba sobradamente preparara para acoger los juegos de 2020. Tanto en infraestructuras como en la fuerza del voluntariado y en la cantidad y calidad de embajadores mediáticos.

¿Dónde está el problema? Desde una perspectiva (subjetiva, eso sí) he leído tres errores que pueden haber sido clave:

  • Valores. Ha faltado humildad. Se ha dado a entender que esto estaba ganado, que a la tercera va la vencida. He visto una actitud institucional de cierta prepotencia, de querer arrasar con todo. Se llegó a publicar que 50 de los 98 miembros del COI con  derecho a voto apostaban por Madrid, con nombres y apellidos. Si yo soy uno de ellos, retiro el voto, no lo dudaría. La indiscreción se paga cara.
  • Incoherencia. ¿Cómo se entiende que un país en profunda crisis económica envíe el doble de delegados que Tokio a Buenos Aires? O lo que es peor ¿Cómo se entiende que un país en plena crisis económica destine una cantidad ingente de recursos económicos a potenciar –no una- tres candidaturas?
  • Incompetencia. La parte final, la que rodea las votaciones, es la culminación del envase. Es donde se demuestra la habilidad de los portavoces para convencer a los miembros del COI. Y esa parte de improvisó, se dejó en manos de personas con escasa habilidad para comunicar, para presentar. Empezamos a estar hartos de tener responsables políticos e institucionales que no conozcan más que su lengua materna. Ese es un asunto grave. Nadie, entre los votantes que hallaban en Buenos Aires el pasado viernes, entendió a la alcaldesa de Madrid, nadie. Ella tampoco entendió las preguntas que le hicieron. Se sacó de la manga un relato equivocado, el café con leche de la Plaza Mayor. España fue el hazmerreír del mundo. España no supo comunicarse.

Se ha hablado muchos de aspectos técnicos, como la poca lucha contra el dopaje, etc. No creo que sea la clave. Sé que es fácil decir esto “a toro pasado”, pero la primera rueda de prensa y los errores de la alcaldesa de Madrid ya hacían presagiar que las cosas no acabarían bien.

Producto y envase. No hay una cosa sin la otra, y menos en el terreno personal. Me hubiera gustado que Madrid se lo llevara. En vez de eso, siento vergüenza.

¿Por qué los implicados ya no son presuntos?

 

Pensemos por un momento que un implicado en algún proceso, por ejemplo de corrupción, sea inocente. Sí, siempre cabe esa posibilidad. Desde un delator que mintió hasta una mala lectura de correos electrónicos pasando por pruebas insustanciales. Imaginémoslo por un momento. Esas personas son inocentes, pero el mero hecho de ser implicados ya implica su culpabilidad.

El juicio mediático

Digámoslo claro, hay días que las noticias son francamente aburridas, así que los diarios, emisoras de radio, TV… necesitan generar grandes audiencias. ¿Cómo? con el juicio mediático. Es muy sencillo. Se trata de conseguir cualquier pista que lleve directamente a pensar que el implicado es culpable, colocarlo en letras bien grandes en las portadas de diarios e informativos y el resto se hace solo: las redes se encargarán de amplificar la noticia en proporción geométrica, llegando a generar chistes, vídeos, powerpoints y todo tipo de artilugios digitales que permitan compartir la noticias por internet o por mensajerías instantáneas.

Para mantener las audiencias, algunos medios no pueden esperar el veredicto del juzgado y se apresuran a servir por capítulos todo el culebrón de cada caso. ¿Es éticamente correcto?. Supongo que no, aunque seguramente alguna vez se me ha escapado un “qué cabrón” al saber que un personaje público estaba implicado en un caso de corrupcción.

La marca “implicados” no funciona. Habrá que cambiarla.

Eso es lo que ha pasado por la cabeza del ministro de justícia español, Don Alberto Ruiz-Gallardón. Cambiar la marca. No le falta razón. La marca se ha devaluado. Es como la palabra “calidad”: de tanto utilizarla ya simboliza lo contrario. Gallardón propone utilizar como sustitutivo de “implicado” la palabra “encausado”. Aunque se acerca, no es exactamente un eufemismo. Encausado es, según el diccionario de la RAE, una persona sometida a un procedimiento penal (Real Academia Española © Todos los derechos reservados), mientras que un implicado sería, según la misma fuente alguien “envuelto” o “enredado” en algún asunto.

¿”Encausados” delimita mejor el tema?

La palabra encausado es, pues, más acertada ya que se refiere a asuntos penales, mientras que implicado puede ser alguien que haya ayudado a un anciano a cruzar la calle o que sencillamente haya tenido una participación muy fugaz e indirecta en un hecho delictivo. Así que ya tenemos un nuevo vocablo para referirnos a las personas que están a punto de ser juzgadas. O eso parece.

¿Y “sospechoso”?

Pero yo, como amante del cine negro, como odiante del eufemismo sutil y como mosca cojonera del lenguaje, prefiero “sospechoso”. Miremos por ejemplo, en caso de un tipo que se cree ha cometido un asesinato:

Fuente: http://nostalgic-radio.com/

Fuente: http://nostalgic-radio.com/

  • Opción 1: Implicado en asesinato: pudo participar, pero no apretó el gatillo. Quizás le encendió un pitillo al asesino o le llamó por error al teléfono.
  • Opción 2: Encausado en asesinato: se ha abierto una causa que podría delimitar responsabilidades directas o indirectas en el asesinato.
  • Opción 3: Sospechoso de asesinato. No ofrece dudas. Lo mató -o no-. No ayudo, no participó, no es testigo. Lo mató -o no-.

Así pues, y respetando la elección del ministro, que no me parece del todo equívoca, me permito sugerirle recuperar el lenguaje de las mejores películas de cine negro y hablar de sospechoso.

¿Creéis que Humprey Bogart, Orson Wells o Dick Powell se referirían a “el encausado”?

El empleo: el uso del hombre por el hombre en la sociedad contemporánea

 

[vimeo]http://vimeo.com/32966847[/vimeo]

Ficha técnica en este enlace

El 15M, ejemplo de lo importante de la influencia en la red

15M

Gráfico de usuarios influyentes en el 15M (2011)

Hoy hace un año del 15M, y hoy, como entonces, la red es parte protagonista. La conversación se distribuye en la red articulada en una serie de hashtags que nos permiten seguir la conversación y saber lo que está pasando en la red y fuera de ella, en nuestras plazas y en el resto de plazas de España y del mundo. El tag principal para seguir la conversación es #15m pero surgen multitud de hashtags asociados para la ocasión, la mayoría de ellos creados tan espontáneamente como lo fue la creación del movimiento hace un año: #12Mnonosvamos, #desalojoSol, #volvemosalas5,…

Todavía es pronto para analizar cómo ha sido el movimiento 15M en la red, pero es importante destacar lo importante de la influencia en la red en la participación del propio movimiento. Si bien este tipo de movimientos son creados desde la masa, son los usuarios influyentes quienes acaban dando visibilidad a la conversación, siendo parte importante del flujo de comentarios.

En este sentido, analizando a través del estudio realizado por bifi el pasado año sobre la conversación en twitter, podemos ver que un grupo reducido de usuarios fueron los realmente relevantes. Entre ellos, usuarios ligados al movimiento (con cuentas creadas en el momento, como @acampadasol, @acampadabcn, @acampadaGranada,…), medios de comunicación (@el_pais, @elmundoes, @la_informacion,…), periodistas (@iescolar, @anapastor_tve,), partidos políticos (@psoe), políticos (@patxilopez) o simplemente personajes relevantes de la red (@earcos, @martinvars, @buenafuente, @dbravo,…). La participación en la influencia en este caso tiene que ver, como vemos, con lo especializados que seamos (las cuentas creadas en el momento), pero vemos que hay sitio para aquellos que sin tener que ver directamente nada que ver con el tema disponen de una influencia en la red notable. La moraleja de esta historia es pues que siempre es importante no solo estar en la red, sino estar de una forma inteligente, aprendiendo y siendo parte de la misma, tratando de ser lo más influyentes posible y cuidando de nuestra reputación pues se trata de uno de nuestros mejores activos.