Informaciones, recursos y herramientas destinadas al mundo empresarial

Marca Personal: Tener poder para crear valor -I-

“Management is doing things right; leadership is doing the right things.”  Peter F. Drucker

Este es un post escrito para todos aquellos profesionales y empresas que creen que su misión en la vida es hacer que las cosas, las personas y las organizaciones con las que se relacionan avancen, prosperen, cambien y tengan resultados extraordinarios. Está pensado para aquellos que tienen o quieren tener poder para dejar su huella en el mundo, en su empresa, en su familia, en las asociaciones en las que participe, en sus amigos y para los que intuyen que pueden ser actores del cambio en general.

El poder es esto, la habilidad para hacer que las cosas cambien, para dirigir este cambio de acuerdo con unos valores y una misión personales. También es la capacidad para conseguir que otras personas hagan cosas que de manera ordinaria no harían.

Hablar de poder escuece, no es políticamente correcto y muchas veces negamos nuestro interés  hacia él en un arrebato de pudor. No hemos sido educados para ejercer el poder, no hemos sido formados para destacar, es mas destacar está socialmente mal visto y lo legal es pasar desapercibido, ser del montón, ir tirando y evitar el riesgo por si las cosas salen mal. ¿Nos es familiar este razonamiento?

En toda organización hay dos tipos de poder, el que podríamos llamar formal y que depende de la posición que la persona ocupa  y el informal que se origina a través de características individuales como la personalidad, las habilidades y las aptitudes. Es poder formal el que permite recompensar o castigar, controlar o usar recursos y tener acceso y control a la información. Dentro del poder informal encontramos el de los expertos basado en tener una habilidad fuera de lo común, el de relación basado por un lado en ser apreciado, admirado o querido y por otro en la capacidad de tener contactos y finalmente el poder carismático basado en la capacidad de convicción de algunas personas que hace que los demás les sigan a pies juntillas.

Lo fastidioso del poder formal es que mandar,  mandar, mandan pocos, lo del mando y ordeno está mal visto y puede acabar induciendo a errores, es decir mal. La mayoría de nosotros necesitamos para ejercer nuestra capacidad de acción, nuestro poder, trabajar  y relacionarnos con otras personas que están fuera de nuestro ámbito jerárquico por lo que la cosa está difícil.

¿Podemos poner nuestra marca personal al servicio de los demás, de las organizaciones en las que participamos, de nuestra empresa para hacer que las cosas que dependen de nosotros funcionen, prosperen y cambien cuando sea preciso? ¿Puede ser nuestra marca personal una fuente de poder al servicio de la marca corporativa?

Lo que caracteriza nuestra marca personal es lo que nosotros somos, nuestra autenticidad, lo que queremos ser y hacer, nuestra manera de ver el mundo y de relacionarnos con los demás. La marca corporativa se basa en lo que la empresa quiere ser, en su misión, en como enfoca la manera de estar en el mundo, en su visión y bajo que principios lo hace, sus valores.

Si las empresas fomentan no sólo que sus colaboradores conozcan y compartan su marca corporativa sino que además también fomentan que sus colaboradores desarrollen su marca personal de manera que compartan algunos de los aspectos clave de su misión, visión y valores, ¿no estarán creando PODER?, ¿no estarán facilitando que los que tienen que hacer que las cosas funcionen lo hagan con convicción, motivación y entusiasmo?

Tener profesionales y colaboradores implicados requiere darles la capacidad para llevar a término su misión personal dentro de la empresa,  darles poder, apoderarles, para que la huella que deje la compañía en forma de creación de valor sea mayor y más profunda. ¿Negaría un propietario, un accionista la posibilidad de ver aumentado el valor de su empresa?

Un colaborador sin marca propia es una persona sin poder en la organización y no crea valor.

No detectar e impulsar las marcas personales dentro de la empresa degrada al colaborador, al profesional a la categoría de empleado y destruye valor.

soymimarca ha nacido para impulsar la creación de valor en las empresas desarrollando las marcas personales de sus colaboradores al servicio de la marca corporativa.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca

Coming together is a beginning. Keeping together is progress. Working together is success.

Coming together is a beginning.
Keeping together is progress.
Working together is success.

La frase es de Henry Ford, aunque no fue el único que ensalzó el trabajo en equipo. Recordamos el proverbio japonés:  una sola flecha se rompe fácilmente, pero no un fardo de diez flechas. Y otro que dice que cuando un equipo funciona, se trabaja la mitad y se rinde el doble

Proverbios al margen, cuando las marcas personales de los integrantes de un equipo son fuertes, y además se respetan las habilidades, recursos y competencias de cada uno, llegar al objetivo és más fácil.

Aquí os describimos 5 claves para desarrollar una buena marca de equipo

1. Creatividad 1+1=3

Todos tenemos diferentes habilidades, conocimientos y atributos personales. Si utilizamos todos los atributos de un equipo, se pueden generar más ideas . Más ideas son soluciones más creativas y son mejores resultados.

2. Satisfacción

Las encuestas a profesionales de una empresa suelen destacar la falta de satisfacción en el trabajo. Las personas que trabajan en equipo para lograr un objetivo común progresan de forma continua. A medida que interactúan, generan mayor energía y entusiasmo, y eso produce resultados que afectan positivamente en la motivación y facilitan el camino del éxito.

3. Habilidades

Incluso la persona mejor cualificada no puede reunir todas las habilidades para hacerlo todo. Algunos tienen su punto fuerte en dar con la idea. Otros manejan bien el detalle, mientras que hay algunos cuya especialidad es “the big picture”. Los hay que no entienden de estrategia pero son buenos en táctica. Pero la clave es que cuando un equipo trabaja en armonía, tiene mayores posibilidades de conseguir resultados.

4. Agilidad

Imaginemos que tenemos un proyecto que requiere investigación, una propuesta, su financiación, su aplicación y una expectativa de beneficios . Si se asigna a una sóla persona, podría tardar meses o años en conseguirlo. Al repartir el proyecto en un equipo, el trabajo puede avanzar en paralelo para lograr el objetivo final mejor y más rápido.

5. Apoyo mutuo

Es increíble el “coleguismo” que se genera en los equipos, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. La gente está más dispuesta a arriesgar cuando sabe que puede apoyarse en un equipo.

Así que ¿cómo podría una empresa aprovechar las ventajas del trabajo en equipo? Quizás haya muchas vías, pero el refuerzo de marcas personales es un atajo. Un atajo que implica un tu ganas/yo gano/todos ganamos.

Desde soymimarca podemos ayudar a reforzar esas marcas personales en beneficio del branding corporativo. Es menos complejo de lo que parece. Sea como sea, os dejamos este vídeo titulado “Lessons from geese”, creado por Saatchi & Saatchi Australia en 1996, una obra maestra de la época que loa el trabajo en equipo.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca

Conseguir resultados excepcionales fomentando la marca personal en la empresa

Montse Mateos nos explica en Expansión y Empleo de este fin semana, 30 de Octubre, que la organización forma a base de mandos y burocracia esté en vías de extinción. La organización informal  basada en la adaptabilidad, la espontaneidad, la colaboración y la motivación se está abriendo camino de manera imparable e un artículo titulado Adiós a los mandos y a la burocracia, llega la organización informal que os animamos encarecidamente a leer. De la combinación de los elementos formales con los emocionales, que están en la base de la organización informal, saldrá la organización del futuro que reforzará la excelencia en la gestión de las compañías.

Ya lo contábamos la semana pasada en “Rebelión en la Empresa. De empleados mediocres a profesionales motivados” que una de las maneras de hacer más eficaces a los colaboradores es permitir que desarrollen todo su potencial. En el artículo que ahora comentamos David Suárez, Vicepresidente de CStrategyand.PWC en España, nos complementa diciendo que “…las estructuras en las que el jefe manda y el empleado asume están en desuso…No sólo se ve a las unidades de negocio como departamentos que se pueden autogestionar; se habla de individuos independientes que funcionan como pequeñas empresas: Tienen objetivos y son evaluados y retribuidos por el cumplimiento de los mismos”.  El desarrollo del potencial individual y la evolución del empleado hacia un profesional independiente, hacia el Yo S.A., requieren un elemento de conexión que por un lado identifique los valores, las motivaciones, las actitudes y las aptitudes del profesional con su misión y visión profesionales y este elemento no es ni más ni menos que su Marca Personal, su sello de identidad, su huella dactilar, el lacre con el que personaliza cada una de sus acciones.

Ya tenemos al profesional con marca, a los profesionales con marca que conforman el núcleo de trabajo de la compañía, ¿tendremos resuelto con esto el problema de gestión de la empresa?, ¿generaremos un cambio espontáneo sólo por este hecho?, ¿hay alguna acción más a realizar? Sigue el artículo aludido en palabras de Suárez “…Las empresas líderes no se conforman con gestionar el desempeño: trabajan la motivación e inculcan la satisfacción y el orgullo entre sus empleados para conseguir resultados excepcionales”. El profesional con marca necesita que haya armonía entre sus intereses profesionales y los de la compañía de lo contrario la motivación la satisfacción y el orgullo, de estar en el grupo, se verán seriamente menoscabados.

La Marca Corporativa, la huella identitaria de la empresa, y las Marca Personales de los empleados comprometidos deben ir de la mano, tienen que dialogar y complementarse, deben intercambiar los aspectos básicos de la misión y la visión y compartir valores. El Personal Branding, la Marca Personal de los colaboradores, y el Corporate Branding tienen que prestarse un servicio recíproco, la empresa debe potenciar de manera activa las marcas de sus profesionales aportándoles elementos de identidad y recibirá a cambio creatividad, motivación, implicación y valor para la compañía que se traducirá en mejores resultados.

Rebelión en la empresa: de empleados mediocres a profesionales motivados

Si alguien nos preguntara cual es el atributo que distingue a una empresa moderna, competitiva y dirigida hacia el éxito casi sin dudar responderíamos que se trata de la innovación. Sin innovación no hay progreso y sin progreso el futuro es baldío y turbio.

Cuando una empresa no es capaz de innovar, de aportar nuevas ideas, de ser una cabeza de puente en su mercado pierde su fuerza, su eficacia y se convierte en una mediocridad, en una del montón y  su marca acaba siendo una marca blanca.

Que la empresa tenga una marca innovadora no depende únicamente de su capacidad de creación  de nuevos productos, la auténtica innovación proviene de tener equipos humanos comprometidos, imaginativos, inspirados para que cada uno de sus miembros contribuya con todo su potencial en encontrar las mejores soluciones al servicio de sus clientes y al servicio de la misión de la compañía.

Es una verdad de Perogrullo afirmar que si el personal al servicio de la empresa tiene la oportunidad de ofrecer lo mejor de sí mismo tiene mayor sintonía con la organización, está más motivado y comprometido y es en definitiva más feliz. Y todo ello se acaba reflejando en una mayor satisfacción de los clientes y en la última línea de la cuenta de resultados.

Una de las maneras más eficaces para desarrollar el máximo potencial de los colaboradores es permitirles que sean conscientes de todo su potencial individual y que además lo utilicen y esto no es una necedad. ¿Con cuanta frecuencia centramos los programas de desarrollo personal y directivo en analizar aquello de que se carece?, ¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué es lo que hace que nuestros colaboradores sean únicos y cómo reforzarlo?. Si nos concentramos únicamente  en las debilidades y en cómo superarlas porque las fortalezas ya se sobreentienden lo que hacemos en realidad es abrir la puerta a la mediocridad, a lo standard. Y corremos el riesgo que el equipo humano se convierta, hasta ahora había evitado el término, en un conjunto de “empleados”, elementos de uso sin personalidad.

Las empresas comprometidas en el desarrollo de sus colaboradores y en lo que les hace fuertes y únicos tienen un salvoconducto para el éxito.  Para que esto sea posible cada persona, cada equipo de trabajo y cada departamento deben ser conscientes de que es lo que les hace únicos y excepcionales y como pueden ponerlo a disposición de la compañía en el bien entendido su aportación será también en beneficio propio.

Basarse en las debilidades aparte de obsoleto es caro. Devolver a los colaboradores el derecho de ser responsables de su carrera profesional , que compartan sus valores, misión y visión personales con los de la compañía y que la elijan y valoren como la mejor opción para trabajar es un reto que ocupa la atención de las compañías orientadas al éxito.

La Marca Personal ofrece a los colaboradores las herramientas y las habilidades necesarias para comprender qué es lo que les hace únicos, para poner de manifiesto por qué son valiosos para la organización y para traducir su aportación en un aumento de valor para la compañía.

Mediocridad, marca blanca o valor y liderazgo, este es el reto. soymimarca y sus herramientas de Personal Branding al servicio del Corporate Branding de empresa ofrecen la solución para que todos los actores se conviertan en ganadores. ¿ Es responsable no considerarlo?

Os inviatmos a leer nuestras propuestas para la empresa.

Jordi Collell / Personal Brand Coach / soymimarca

El iceberg soymimarca de la marca personal

Queríamos encontrar una metáfora visual para explicar nuestro proceso de construcción de la marca personal, y nos ha parecido que el iceberg es la representación perfecta de nuestro método de trabajo. Muchos piensan que la marca personal es la parte emergente del iceberg, la de las redes sociales, los blogs, el networking… , pero lo cierto es que esa parte no sirve de gran cosa si antes no hemos trabajado la parte sumergida, la que define nuestra posición actual, analiza el porqué de esa posición, traza una nueva hoja de ruta y determina unas herramientas para seguirla.

La marca personal es el iceberg al completo. No existe lo uno sin lo otro. Igual que no existe 2.0 sin 1.0 Además de la imagen, os dejamos un vídeo que explica con mayor detalle el funcionamiento del iceberg soymimarca.

Esperamos que os animéis a construir desde hoy vuestra marca con nosotros. Es una buena inversión: invertir en uno mismo. ¿Cuándo empezamos?

¿Compartimos misión, visión y valores las marcas comerciales y las personales?

A lo largo del proceso de branding observamos una dinámica fascinante entre las marcas comerciales y las personales: las marcas comerciales están tratando de humanizarse cada día más y las marcas personales están tratando de parecerse más a empresas.

¿Compartimos misión, visión y valores las marcas comerciales y las personales?

Misión: Sin duda compartimos el ¿Por qué existo? La pregunta no nos la planteamos desde un punto de vista existencial sino profesional, y ahí nos obligamos a definir unos objetivos a lograr.

Visión: También compartimos el ¿Qué quieres ser? y el ¿Dónde quieres llegar?. Se trata de un plan complejo de redactar, ya que debe ser medible, y las personas no siempre podemos trazar con tanta exactitud lo que queremos hacer con nuestras vidas. En este sentido, es más fácil plantear la visión de una marca comercial. En el caso de personas, la ayuda de un Personal Branding Coach puede ser determinante.

Valores: La pregunta aquí es ¿Cuál es la principal promesa de la marca? Como marca, ¿qué es lo que tenemos que ofrecer? La definición de valores como la honestidad, universalidad, cercanía emocional pueden ser muy apropiados para marcas comerciales. Valores como la autenticidad, el liderazgo, el respeto, la contribución, la integridad, o la independencia pueden ser interesantes para marcas personales. La definición de valores en marca personal nunca puede ser obra de un Personal Branding Coach, pero éste puede ayudar a sacarlos a la superficie, a potenciarlos y a darles visibilidad.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca

¿Es siempre bueno que su gente sea su marca?

Adjuntamos artículo muy interesante de Tino Fernández sobre la marca personal en los profesionales activos que se publicó el pasado 28 de mayo en Expansión y Empleo. En artículo colabora nuestro consultor de marca personal Guillem Recolons y nuestro amigo Andrés Pérez Ortega, entre otros.

Muchas compañías recelan de los profesionales clave que alcanzan un protagonismo superior al de la identidad corporativa. Resulta difícil luchar contra ello.

Son embajadores excepcionales de las empresas, de sus marcas y de sus productos. Pero su gran capacidad de comunicación, la cantidad de seguidores que arrastran y el protagonismo que alcanzan, impulsado por las redes sociales y profesionales, asusta a más de una compañía.

Eva Levy, socia fundadora de Eva Levy & Partners, habla de empleados con mucho talento que son excelentes comunicadores. Se trata de profesionales clave que han entendido el poder de las redes sociales haciendo márketing de su marca personal a la vez que impulsan la de sus firmas, creando un auténtico valor económico y estableciendo relaciones con los clientes, los medios, los analistas y los accionistas.

Mónica Deza, socia directora de W&M Consulting Group, añade que estos empleados clave aprovechan las ventajas y circunstancias de un nuevo paradigma económico: “Cada vez hay más freelance en lo que se conoce como la gigeconomy, el entorno del pequeño trabajo. Se trata de profesionales bien formados, con una buena gestión de su marca personal y que aprovechan el talento fuera de las organizaciones, con grandes posibilidades de desarrollar su propia carrera”. Enseñar a la gente clave dónde está la suma de su marca personal con la de la compañía es un beneficio indudable para la propia empresa.

Nuevos expertos
Dan Schawbel, socio director de Millennial Branding y autor del bestseller Me 2.0, asegura que la recesión implica que no sea suficiente con ser bueno en el propio trabajo. “El escenario económico obliga a que cada uno sea un experto en su campo. Cada vez más, es necesario ser creativo para distinguirse de los demás. Tu gente es tu marca –talento es lo mismo que marca–, y una compañía debe decidir si finalmente permite a sus empleados este tipo de evangelización. Las ventaja de hacerlo es contar con una voz mucho más poderosa, con un mensaje más consistente para los clientes y que los empleados se sientan autorizados y mucho más productivos. Si las empresas no ven a sus plantillas como embajadores de su propia marca corren el riesgo de perderlos para otras compañías”.

Guillem Recolons, fundador de Lateral Consulting, explica que “las organizaciones se van dando cuenta de que resulta cada vez más difícil frenar el hecho de que la gente con talento desarrolle una identidad fuerte. Es mejor apoyarlas, porque al final van a favor de la corporación, siempre que esta marca personal esté vinculada a ella. Hay que dejar camino para desarrollar esa marca personal, que hablen de ella en la compañía, porque es un medio de comunicación con más fuerza y credibilidad que los mensajes corporativos. Y se debe vincular a los valores positivos de la firma”.

Detener o retener
Eva Levy coincide en que “si no te diferencias y no tienes a los mejores no es posible sobrevivir en un mercado tan competitivo. Hoy existe una necesidad de distinción de las empresas, y esta se da más por las personas que por los productos. Hasta ahora las organizaciones daban escasa importancia a esos profesionales”.

Levy advierte que, evidentemente, esa visibilidad puede implicar que headhunters y otras compañías puedan pujar por esos profesionales más brillantes. La cuestión es cómo retener el talento, y esto implica más una simbiosis que ofrecer más dinero. La búsqueda de los mejores ha de ser constante.

Mónica Deza asegura que “las empresas las hacen las personas. Muchas compañías están en la fase de detener el talento, en vez de retenerlo. Hay que tratar de que la gente no se vaya, invirtiendo en ella”. En este sentido Andrés Pérez Ortega, experto en marca personal, afirma que una de las claves es “captar a ese 1% de profesionales que realmente quieren desarrollar este tipo de actividades, utilizando como herramienta de márketing a esa minoría que tiene voluntad de sobresalir. De directores de recursos humanos se debe pasar a gestores de marcas personales”.

Sintonía
Por su parte Dan Schawbel cree que “al reclutar a cada profesional hay que estar seguro de que existe una visión y una misión común, y atributos de marca. Si no se contrata talento que se pueda integrar en la cultura de la empresa, este puede abandonar la organización en poco tiempo y arruinar el ambiente corporativo”.

La idea es que, una vez que se capta a los empleados adecuados, es necesario formarlos en todo lo que se refiere a la agenda de la compañía y permitirles el uso de las redes sociales para construir su marca y apoyar la misión de su compañía.

Schawbel considera que “la marca personal se vuelve egoísta y trata de ser más importante que la propia compañía cuando la persona y la organización no están en sintonía. Es entonces cuando el empleado tiende a abandonar la organización, a crear la suya propia o a trabajar para otra empresa que sí esté alineada con sus principales intereses”.

Guillem Recolons se refiere asimismo al temor que muestran numerosas firmas ante la posibilidad de desarrollar las marcas personales. “En esto influyen negativamente los casos de personas que no están contentas en su compañía. Crean su marca personal para decir ‘¡Aquí estoy!’; es una forma alternativa de salir de la empresa. Lo ideal sería que las organizaciones conozcan con qué empleados pueden contar, y que éstos sepan que las empresas cuentan con ellos”.

Andrés Pérez recuerda que “muchas compañías tienen miedo de la información que sale, de que la percepción que se tiene desde el exterior no sea la que controla el departamento de comunicación. Que la imagen que ofrece la compañía no sea la que esta desea que se tenga. Es un miedo absurdo a perder el control, porque no se puede ocultar ni tratar de controlar, sino sacar el máximo rendimiento a esa capacidad de comunicación y favorecer las herramientas de visibilidad”.

Nace un referente en la gestión operativa de marcas personales

¿Qué significa “gestión operativa de marcas personales”? Significa que soymimarca no actúa como un coach o como un psicólogo, sino que llega al planteamiento táctico de IMPLANTAR la marca personal utilizando todos los recursos offline y también los recursos de la web 2.0.

Esta es una diferencia de soymimarca con otras ofertas de marca personal, pero aún hay más:

1.    Autenticidad de las propuestas y de los profesionales

  • En los últimos años han proliferado muchos falsos coach
  • Para ser coach se necesita, entre otras cosas, haber estudiado específicamente cursos de coaching
  • Para ser especialista en personal branding se tiene que haber trabajado para muchas marcas

2.    Integración de disciplinas estratégicas y tácticas para ofrecer un servicio único de gestión de marcas personales

3.    La capacidad de medir el éxito a corto plazo, que vendría dado en múltiples parámetros:

  • Seguimiento e interactividad en un blog
  • Networking, número de contactos positivos generado online (LinkedIn, Plaxo, Viadeo…) y Offline
  • Seguidores en otras redes como Twitter…
  • Peticiones de consulta a través de LinkedIn, Twitter o blogs
  • Rankings Google en comparación con el día cero, especialmente en relevancia
  • Apariciones en Whostalkin
  • Capacidad de convocatoria en eventos offline