Informaciones, recursos y herramientas destinadas al mundo empresarial

La necesidad de ser mentorizados no acaba, por @guillemrecolons

¿Qué es un experto y qué tiene que ver con ser mentorizados?

Dicen que un experto es aquel que nunca deja de formarse sobre el tema que le apasiona. El coach necesita ser coachee de vez en cuando, de la misma manera que todos los profesionales necesitamos ser mentorizados para evitar la endogamia de un sistema cerrado y reforzar así nuestra área de especialidad.

La frase que Platón atribuyó a  Sócrates “sólo sé que no sé nada” no es un trabalenguas, es una realidad que toma forma a medida que adquirimos nuevos conocimientos y habilidades.

El peligro de estancarse

Renunciar a ser mentorizados es firmar un certificado de aislamiento, de reclusión mayor. Y por interesante y rápido que sea encontrar tutoriales en Internet que informen sobre cosas de aplicación general, una mentorización es un proceso hecho a medida que no tiene rival en el territorio 2.0.

No me atrevo que afirmar que mentorizar sea arte o ciencia, pero sí es acompañar, apoyar, ayudar a través de la experiencia, y en esto último se diferencia del coaching.

A menudo se atribuye la figura del mentor como guía para star-ups, como guía en educación, pero cualquier proceso que tengamos en la vida -profesional y personal- puede contar con un mentor específico.

¿Cuándo recurrir a un mentor?

Te diría que siempre que el presupuesto te lo permita. Yo lo he hecho en menos ocasiones de las que me hubiera gustado, pero siempre he sacado un provecho extraordinario.

Este pasado martes estuve en Madrid preparando una ponencia de cierto compromiso con un mentor. En menos de tres horas de trabajo, una sucesión de ideas se convirtió en un relato capaz de generar reacciones positivas. Ningún tutorial general, ni libro ni artículo hubiera tenido el mismo efecto, ya que el mentor tiene en cuenta el “MI”: mi base de valores, mi capacidad de oratoria, la fuerza de mi discurso, en definitiva, mi marca personal.

Dotar de sentido, foco y seguridad

El mentor no sólo sugiere mejoras y dota de mayor sentido lo que podemos hacer, también nos dota de foco (indispensable para no dispersar) y mayor seguridad y confianza en nosotros mismos.

Cuando está en juego nuestra imagen, reputación, marca, vale la pena no arriesgar y contrastar nuestro proyecto con alguien que no sólo está dispuesto a escuchar, también a guiar, a enderezar y a poner la sal y pimienta para lograr un equilibrio razonable entre la fuerza del mensaje y la de su emisor.

Gracias Terry! Salga como salga, sea lo que sea, lo haré convencido y con toda confianza.

semana internacional del personal branding

PD:

Os recuerdo que sigue en marcha la Semana Internacional del Personal Branding, un evento online y gratuito organizado por Daniela Viek y que cuenta con grandes profesionales entre los que figuramos mi socio Jordi Collell y yo mismo, Andrés Pérez Ortega, William Arruda, Susan Chritton, Phil Pallen, Esther Liska, Ilana Berenholc, El profesor Vladimir Strada, Nelson Emilio, Henrique Silva, Malu Neves, Kaitlin Zhang, Luciano Larrossa, DANIELA VIEK, Priscila Stuani, Andrio Ferreira, Nancy Vázquez, Mariana Henriques, Luigi Centenaro, Tana Storani, Pedro Caramez y muchos más. Aquí tenéis el enlace para conectar. Se acaba mañana viernes!

Ilumina tu vida con valores, por @jordicollell

Las organizaciones humanas y las empresas no son todas iguales. Esta semana que dejamos atrás hemos tenido la oportunidad de trabajar la marca personal con directivos de una compañía que ha sido diversas veces elegida Great Place To Work. Una de las cosas que más me chocó con respecto a otras empresas fue el orgullo que transmitían los participantes de pertenecer a la organización. Su manera de actuar los convertía de hecho en embajadores de la marca.

Ilumina tu vida con valores

Las empresas que cautivan a sus empleados son empresas con grandes valores. Y del mismo modo las personas que además de ser conocidas y reconocidas se convierten en memorables, se graban en la memoria de los demás porque también son portadoras de valores potentes.

Pero hoy no hablaré de empresas si no de personas.

Los valores son el faro

En la vida pasamos momentos de calma y de tempestad, momentos felices y amargos. La vida tiene siempre una de cal y otra de arena. Los momentos bajos refuerzan el carácter y cuando han pasado nos convertimos en mejores personas, más fuertes y más sabias. Pero también puede suceder lo contrario y que un momento bajo nos hunda en la tristeza, la depresión y no levantemos cabeza.

Que suceda una cosa u otra depende de los valores que tengamos. Cuando un barco atraviesa un banco de niebla en el que no se ve más allá de unos pocos metros hace sonar la sirena para evitar colisionar con otro buque. Del mismo modo cuando atravesamos momentos de confusión e incertidumbre los valores nos indican el camino que nos hemos propuesto seguir.

Los valores no se improvisan. Todos somos portadores de valores y de contravalores y es importante que los descubramos, los ordenemos y los incorporemos de manera consciente a nuestro día a día.

Detectar los valores

Detectar los valores forma parte del proceso de autoconocimiento y con el tiempo pueden cambiar y se pueden ampliar. Nos permiten saber como vamos a dirigir nuestra vida.

Nuestro sistema de valores se refleja en el día a día en la manera como tomamos las decisiones y nos sentiremos mejor o peor en función de cómo estemos alineados con ellos.  Nos proporcionan seguridad, coherencia, equilibrio y madurez. Es por esto que nos ayudan a entrar en el corazón de los demás para ser recordados.

En los momentos de crisis, tanto personal como en las organizaciones, es importante tener a punto el sistema de valores porque tendemos todos al egoísmo y corremos el riesgo de tomar decisiones incorrectas.

¿Cómo podemos detectar nuestro sistema personal de valores?

  1. Busca un momento de calma y un lugar tranquilo. Y ten algo con que escribir, libreta, Tablet o similar.
  2. Piensa en aquellas cosas que son esenciales en nuestra vida y prepara una lista. Sin pasarte en extensión porque el exceso nos hará perder visión. Amistad, amor, familia, solidaridad, trabajo, creatividad…
  3. Ordénalos de más a menos importante para ti.
  4. Señala cual es el contravalor en el que corres el riesgo de caer si te despistas.
  5. Escoge los diez más importantes y críbalos sucesivamente hasta que queden cuatro.
  6. Guarda la lista y revísala al cabo de una semana. Mira si los sigues compartiendo y en que situaciones cuotidianas te resultan más válidos y aplicables.
  7. Revisa tu vida de acuerdo con tus valores. Si no la vives en coherencia con ellos trabaja lo que puedes cambiar: hábitos, maneras de relacionarte con los demás, diálogos contigo mismo, creencias o comportamientos.
  8. En las decisiones importantes revisa tu lista de valores y mira si lo que vas a hacer está alineado con ellos o no. Actúa en consecuencia.

Todos tenemos valores

Todos tenemos valores. En mucha literatura de autoayuda se ha tratado de poner los valores como algo, de facto, desfasado. Se habla de la importancia de los acontecimientos porque nada pasa por casualidad. Bajo esta última óptica, como dice una buena amiga, se suele esconder la incapacidad de algunas personas para justificar lo injustificable y una conducta terriblemente egoísta, muy alejada de los objetivos de la marca personal. Los valores nos alejan del egoísmo y nos acercan a los demás.

Y volviendo al principio, las empresas con un sistema de valores potente acaban convocando colaboradores que los comparten, los incorporan a su autoconocimiento y se distinguen de sus competidores.

Feliz semana.

Imagen: Pixabay

semana internacional del personal branding

PD: Hoy comienza la Semana Internacional del Personal Branding, un evento online y gratuito organizado por Daniela Viek y que cuenta con grandes profesionales entre los que figuramos mi socio Guillem Recolons y yo mismo, Andrés Pérez Ortega, William Arruda, Susan Chritton, Phil Pallen, Esther Liska, Ilana Berenholc, El profesor Vladimir Strada, Nelson Emilio, Henrique Silva, Malu Neves, Kaitlin Zhang, Luciano Larrossa, DANIELA VIEK, Priscila Stuani, Andrio Ferreira, Nancy Vázquez, Mariana Henriques, Luigi Centenaro, Tana Storani, Pedro Caramez y muchos más. Aquí tenéis el enlace para conectar.

Si no pides no te quejes, por @jordicollell

Esta semana pasada hemos facilitado un nuevo taller de Marca Personal de dos días con uno de nuestros mejores clientes. Siempre es buen momento para compartir con los asistentes durante las comidas y pausas de café situaciones relacionadas con su marca personal y su carrera profesional.

En esta ocasión una de las participantes me comentaba que veía que su desarrollo profesional no iba por los mismos derroteros que sus intereses personales. Realmente era un caso interesante ya que tenía bien definidos sus objetivos y estaba haciendo un esfuerzo por complementar con formación sus carencias, estaba bien enfocada. Hacía algún tiempo que había buscado en la organización un puesto acorde con sus intereses pero no lo había conseguido por no tener fluidez suficiente con el inglés y decidió ponerle solución.

Me sorprendió que cuando le pregunté si mantenía un diálogo fluido con la empresa para tenerla al corriente de sus avances y seguir pidiendo un encaje en un nuevo puesto la respuesta fue negativa. ¿Para qué?, si ya lo hice una vez.

Si no pides no te quejes

En definitiva sus esfuerzos, su inversión en tiempo y dinero son totalmente invisibles para la organización en la que trabaja. Si no te ven, no existes, ella lo sabía -lo habíamos también trabajado en la sesión de la tarde- pero sus actos revelaban que no era en absoluto consciente de ello.

Tener plan y considerar el cambio de paradigma

Si tenemos un plan trazado con unos objetivos identificados pero nos los guardamos para nosotros ¿de qué sirve?

Yo sigo hablando muy a menudo, siempre que se me presenta la ocasión, del cambio de paradigma respecto del trabajo: Se acabó lo del puesto de trabajo para toda la vida, ha llegado el momento de trabajar por proyectos y si no nos buscamos la vida nadie lo hará por nosotros.

Buscarse la vida, proyectando nuestra marca

Buscarse la vida quiere decir dar a conocer a quien pueda interesar lo que sabemos hacer. También es dar a conocer en qué estamos trabajando y compartir nuestros avances y conocimientos en aquello hacia lo que nos interesaría evolucionar. Todo esto con la única finalidad de que nos conozcan por nuestra aportación, nos reconozcan entre los muchos o pocos que están haciendo cosas similares, nos recuerden para que, cuando surja una oportunidad, nos tengan en cuenta. Se trata en definitiva de proyectar nuestra marca personal en el interior de la empresa.

Consejos para ser tenidos en cuenta

Tanto en las empresas como en la vida en general, hemos de cuidar algunos aspectos de nuestra relación con los demás para dejar de ser transparentes y conseguir ser la opción preferente:

  1. Participar en debates, discusiones y compartir información y conocimiento. Las redes sociales y en especial las redes sociales corporativas son una herramienta fantástica para comunicar. En ambos casos hemos de estar bien identificados, con unos perfiles bien construidos y que den información relevante sobre nosotros. Y compartir, compartir y compartir y agradecer los comentarios y las interacciones que se produzcan
  2. Aprovechar las reuniones, convenciones, aperitivos de trabajo y viajes para tener o mantener contacto físico con aquellas personas con las que nos interesa interactuar. Es necesario tener siempre bien preparado nuestro mensaje para no perdernos por las ramas e ir lo más al grano posible. No olvidando en ningún caso que hemos de dejar un espacio para la creatividad, la improvisación y la conversación personal, pero en lo que se refiere a nuestros objetivos profesionales hemos de ser efectivos y directos.
  3. Hemos de perder el miedo a pedir. Si no lo hacemos no tendremos la posibilidad de recibir ya sea ayuda personal, profesional o un aumento de salario. Pedir es un ejercicio de autoconocimiento porque requiere que sepamos lo que queremos y lo tengamos tan claro que podamos explicarlo de manera clara. Mi experiencia personal me ha demostrado que siempre que me he atrevido a pedir ayuda la respuesta ha sido muy superior a la que me hubiera imaginado. Pedir es un acto imprescindible para conseguir nuestros objetivos.
  4. Tener un mensaje para cada ocasión. Ya lo apuntaba en el punto segundo. Estructurar la información para cada tipo de público al que nos dirigimos nos permita no desaprovechar ocasiones por falta de palabras e ideas. Podemos improvisar cada mensaje pero teniendo en mente aquellas palabras clave que nos conviene difundir. No se trata de memorizar, sino de tener claro lo que queremos. Y todo lo anterior requiere reflexión y preparación, imaginar escenarios y las respuestas a dar para que cuando se materialicen las ocasiones podamos ser eficaces.

Si no pides no te quejes, ya que nadie sabrá lo que quieres.

Feliz semana y buena comunicación.

Imagen: Unsplash

 

Las personas lo son todo y todo son las personas, por @guillemrecolons

Espero que a mi admirado Iván Díaz (Branzai) no le moleste que le robe la frase “Las personas lo son todo y todo son las personas” como título de este artículo. De hecho, recomiendo con el alma la lectura del artículo de Iván del cual he sacado la frase Tus empleados son tu cultura para encarar mejor mi siguiente reflexión.

Cuando el Branding no sólo incluye a las personas, sino que se apoya en ellas

Conozco a muchas empresas que se dedican al branding, entendido como el proceso integral de construcción de una marca. Pero pocas como Branzai están integrando el aspecto humano en el tratamiento de la marca.

Si las marcas no se dirigen a marcas sino a personas, está claro que las marcas deben hablar el mismo lenguaje de las personas para conectar. Iván sostiene que es tan importante el posicionamiento de marca que idearon Al Ries y Jack Trout como LA CULTURA DE MARCA.

La definición que hace -y que comparto- de cultura de marca es “Lo que determina la forma en la que nos comportamos, nos relacionamos, e incluso establece las creencias por las que funcionamos. Es una parte vital de la construcción y gestión de cualquier Marca.”

Las marcas creadas desde los consejos de administración no conectan

Puede que esta afirmación me cierre puertas, pero estoy cansado de leer definiciones de visión y misión corporativa como “Aspiramos a ser los líderes de nuestro sector”. El liderazgo económico es un objetivo empresarial, nunca puede ser una visión de empresa y menos de marca. Aceptaría liderazgo emocional como visión, el proyectar una marca para que conecte con los valores de sus stakeholders.

Es vital que las marcas se construyan desde las personas de TODA la organización, ya que la cultura de marca es la suma de las culturas de los profesionales que trabajan para potenciar esa marca, sean contratados o subcontratados.

El papel de los valores en la conexión de marcas

Hace un tiempo hablaba en este blog de la tercera dimensión de la marca personal, y con ello me refería a un nuevo tiempo en que ya no preguntamos a las marcas para qué sirven, cómo están hechas ni siquiera por qué están hechas, ahora preguntamos si ven el presente y el futuro como lo vemos nosotros. A eso se le llama compartir valores, compartir, en definitiva, cultura de marca.

Las personas lo son todo, y todo son las personas

Si queremos que las marcas corporativas vivan 24h al día, necesitamos que formen parte de las personas y respiren con ellas

Acabo como empezaba. Si queremos que las marcas corporativas vivan 24h al día, necesitamos que formen parte de las personas y respiren con ellas. Las marcas creadas en laboratorio o a espaldas de las personas están condenadas a vivir únicamente gracias a la fuerza de los GRP’s (unidad de medida de presión publicitaria en medios convencionales).

Hoy sabemos que el engagement sólo se consigue cuando una marca conecta emocionalmente con una persona y comparte alguno de sus valores. Cuánta razón tienes, amigo Iván: las personas lo son todo y todo son las personas.

¿Instagram para lograr un empleo? por @guillemrecolons

Lo sé. Puede parecer una locura eso de Instagram para lograr un empleo. Hace una semana estuve dando una clase sobre personal branding a los alumnos del Máster en Industria Farmacéutica y Biotecnología de la UPF. Tras la exposición sobre el modelo Iceberg de marca personal, en el capítulo de preguntas se repitió la cuestión ¿Tener un perfil en Instagram nos puede ayudar en la búsqueda de empleo?

Instagram no te ayudará a buscar, pero sí a que te encuentren

No quiero engañar a nadie ni crear falsas expectativas. Instagram no te ayudará a buscar, pero te puede ayudar a que te encuentren. Veremos cómo los hashtags y las buenas descripciones de perfil pueden ser buenos vehículos para ese «encuentro» virtual.

Quién es Instagram

Creada en 2010 originalmente para el sistema IOS, pronto fue adaptada a Android. En 2012 Mark Zuckerberg (Facebook) pagó 1.000 millones de dólares para hacerse con ella dado el éxito que estaba cosechando y la amenaza que suponía para la propia Facebook. Según la última oleada del estudio Observatorio de Redes Sociales elaborado por Arena Media y The Cocktail Analysis, en 2015 el 27% de los internautas españoles era usuario de Instagram, con un incremento de 7 puntos sobre el año anterior.

Perfil de usuario

Si bien inicialmente Instagram se asociaba a perfiles millennial, hipsters y profesionales de la imagen, hoy su transversalidad es evidente, y su público se ha ampliado notablemente de una edad media de 18-30 hasta alcanzar de forma no generalizada a franjas Generación X y Baby Boomers. El lanzamiento reciente de Instagram Stories -para competir con Snapchat- ha dado un empujón a la red social

Qué publicar para que las empresas o reclutadores te encuentren

Esta es otra pregunta recurrente. Y la respuesta solo puede ser una: lo que publicarías si ya tuvieras empleo. Es decir, y en pocas palabras, se trata de ser uno mismo. No cuela que un millennial de 23 empiece a colgar frases de Paulo Coelho o Einsten: en su lugar que cuelguen fotos y vídeos de sus viajes de sus curiosidades, aficiones.

Nadie espera que Instagram sea un CV (de momento)

Un elemento clave para que encuentren nuestras publicaciones son los hashtags, que le dan sentido a esta red social. Existen incluso herramientas para sugerir hashtags a partir de una palabra clave, entre ellas hashtagify. La diferencia con Twitter es que en Instagram podemos utilizar hashtags ilimitados, aunque algunas fuentes como la que muestra este gráfico no recomiendan utilizar más de 7.

eficacia hashtags instagram

Fuente: www.rivaliq.com

A quién seguir

La otra cuestión clave relacionada con Instagram y la búsqueda de empleo (o que el empleo te encuentre) es a quién seguir. Y de nuevo, la respuesta es muy sencilla. A quien seguirías en circunstancias normales y también a todas aquellas empresas o marcas que constituyan tu «top 50 brands» en la que te gustaría trabajar. Síguelas y no esperes que te devuelvan el seguimiento, simplemente al seguirlas eres coherente con tus aspiraciones laborales.

¿Contactarán a través de Instagram?

Si una empresa se viera atraída por un perfil tiene dos opciones: devolver el seguimiento y así utilizar la mensajería instantánea de la red social para solicitar un correo electrónico, teléfono. Pero tiene otra opción:

Lo más probable es que Instagram represente un primer lead o impacto que quizás no desemboque directamente en una oferta de empleo. En este sentido, vale la pena que en los pocos caracteres que tenemos para definir nuestro perfil coloquemos un enlace que pueda dar más información profesional sobre nosotros, como un blog (ideal) o un perfil en Linkedin, BeBee o About-me. Y, sobre todo, utilicemos también los hashtags en nuestra descripción de perfil (sin abusar).

Más información

Esta semana se ha publicado en Expansión el artículo de Alba Casilda Por qué Instagram te puede ayudar a encontrar un empleo, en que colaboro junto con Eva Collado, Pablo Urquijo y Pablo Sammarco. Se amplía más la información que has leído aquí. Y se incluyen casos de empresas que han reclutado a través de esta red. En resumen, Instagram para lograr un empleo es viable. Se han dado casos.

Imagen cabecera: Pixabay

 

¿Tienes una marca personal Shackleton?, por @guillemrecolons

Quizás la pregunta correcta sería ¿Tienes una marca personal Shackleton o Guadiana?. Si conoces la biografía del explorador Ernest Shackleton o si vives entre Ciudad Real y Huelva sabrás de qué hablo. El epónimo ser como el Guadiana se refiere a algo o alguien de trayectoria irregular, que aparece y desaparece, como el cauce de ese río; en pocas palabras, alguien inconsistente, inconstante.

Quién fue Shackleton

Aunque han pasado casi 100 años de su muerte, Ernest Henry Shackleton es conocido por su gesta al llegar al punto más cercano al Polo Sur en el lejano 1909. Eso le valió el título de Sir, aunque la gloria sólo duraría hasta que en 1911 Roald Amundsen coronara el Polo Sur.  

Ernest Shackleton / consistencia y marca personal

Ernest Shackleton / Wikimedia Commons

Qué lección nos dejó Shackleton

La vida de este hombre es épica, y más allá de sus conquistas, Shackleton dejó marca con un gesto heroico. En una nueva expedición que pretendía cruzar toda la Antártida pasando por el Polo Sur, su barco se hundió, y él y su equipo quedaron aislados en el hielo durante más de dos años. Gracias a su persistencia y sus dotes de liderazgo, consiguió que todos regresaran a sus hogares sanos y salvos. Llamémoslo la marca personal Shackleton.

Los rivales de Shackleton

Amundsen o Scott alcanzaron grandes metas en la conquista del Polo Sur, pero la historia prefiere recordar al héroe que consiguió salvar a su gente gracias a su tenacidad y a la confianza que depositaba en su equipo con unas dotes de liderazgo más propias del siglo XXI que de principios del SXX.

Cierto, no todo fue de color de rosa

Shackleton era un hombre inquieto, inconformista, y su búsqueda de fama y fortuna le llevaron a arrancar numerosos proyectos que fracasaron y le arruinaron. Murió joven, a los 48, sin recursos. Sufrió un ataque al corazón en una nueva expedición a la Antártida con fines científicos.

Liderazgo, éxito y marca personal

Una buena conclusión que sacamos de la biografía de Shackleton es que existen dos claves para llegar al éxito (aunque no siempre sea éxito económico):

  • Constancia: insistir una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.
  • Confianza: El buen líder es quien inspira la suficiente confianza y credibilidad como para lograr que su equipo le siga aún en circunstancias muy adversas

No tirar la toalla

El mundo empresarial está repleto de textos con recetas múltiples para el éxito. Libros, películas, frases magistrales… Pero cualquier proyecto emprendedor que no recoja esos dos ingredientes mágicos está condenado al olvido y al fracaso. Será como el Guadiana: muy bonito, espectacular, pero irregular.

Sabemos que todo lo que aparece y desaparece, como el Guadiana, no inspira confianza. Si tienes un blog, escribe con regularidad, aunque sea cada tres meses. Si quieres trasladar tu marca real a las redes sociales, respira, comparte, recomienda, comenta, aunque lo hagas un día por semana.

La periodicidad no importa, en mi opinión es más importante la regularidad. Conozco a profesionales que publican todos los días un post en su blog (Isra García, Enrique Dans, Ivan Díaz…). Otros lo hacen dos días a la semana fijos, como mi amigo, colega y mentor Andrés Pérez Ortega o este mismo blog de Soymimarca. Otros lo hacen una vez al mes. No importa, lo que importa es que han creado un hábito y sus comunidades esperan sus ideas puntualmente.

Gestionar nuestra marca debería convertirse en un hábito

Prefiero la palabra hábito a la palabra rutina. Rutina parece que remita a aburrimiento, mientras que hábito nos lleva a costumbre saludable. Necesitamos una marca personal Shackleton, constante, casi obstinada, con objetivos muy claros y estrategias muy claras (y flexibles, sobre todo). Y si puede ser, una marca rentable, que nos mantenga. La marca Guadiana, si os parece, se la dejamos al río.

¿Buscas embajadores de marca? Mira a tu lado. Por @guillemrecolons

Desde hace algunos años muchas organizaciones han estado buscando a sus embajadores de marca en el exterior, en famosos (celebrities, como se llama ahora), influencers de todo tipo y personajes externos al entorno empresarial. ¿Por qué?

¿Debemos buscar embajadores de marca externos o internos?

Aunque la pregunta sea dicotómica me abstengo de apostar 100% por unos o por otros. Por un lado pueden convivir y por otro cumplen roles distintos en la comunicación corporativa y el branding de la empresa.

Ventajas e inconvenientes de los embajadores de marca externos

Ventajas

  • Conocimiento amplio por parte del target de la marca.
  • Mejoran el recuerdo y la notoriedad de la marca. Ejemplo: George Clooney / Nespresso.
  • Llenan auditorios.
  • Tienen miles, incluso millones de seguidores. Son un gran canal de comunicación.
  • Pueden ayudar a abrir mercados que se resisten a la organización. Ejemplo: Gasol o Ricky Rubio / Mercado chino.

Inconvenientes

  • No alineación / conocimiento de los valores de la empresa y de sus objetivos.
  • Riesgo de arrastre en problemas de reputación con el celebrity. Ejemplo: Tiger Woods.
  • Riesgo de banalización por exceso de prensa amarilla. Ejemplo: Pitt / Jolie.
  • Costes muy elevados. Ejemplo: top models y marcas de cosmética.
  • Dificultad de exclusividad en la representación. Ejemplo: Rafa Nadal.
  • Canibalización de marcas: a menudo el personaje queda por encima de la marca.

Ventajas e inconvenientes de los embajadores de marca internos

Ventajas

  • Buen conocimiento de los valores corporativos y alineación con las marcas internas.
  • Contribución al plan de carrera de la organización.
  • Exposición pública de la marca personal, a través de blog corporativo, redes sociales…
  • Costes infinitamente menores. Formación, formación y formación.
  • Motivación interna y efecto arrastre al resto de profesionales de la organización.
  • Contribución al Employer Branding como generador de atracción de nuevo talento.
  • Push, empujan las acciones de comunicación de la compañía desde el OFF y el ON.

Inconvenientes

  • Baja notoriedad pública, menor número de contactos / seguidores.
  • Mindset: Muchos profesionales de la organización no lo entenderán.
  • Envidias internas. Se generan dos grupos, los que suben al carro y los que no.
  • Plazo de efectividad de las acciones.
  • Dependiendo de los recursos de la compañía, dificultad de medir los indicadores.

Balanza

Es evidente que si una compañía se lo puede permitir, lo ideal es disponer de ambos tipos de embajadores de marca.

Desconozco si Nespresso dispone de planes Advocate Ambassador (Embajadores de marca internos), pero si fuera sería el plan perfecto.

Frenos

Para desarrollar un programa de embajadores de marca internos, además de mindset se requiere otros requisitos. Por ejemplo, contar con personas de mente muy abierta y con cierto dominio de competencias transversales y digitales.

Otro inconveniente que frena el avance de este tipo de programas es la no involucración de la dirección. Estos programas son efectivos cuando arrancan desde lo alto de la jerarquía.

Ayuda experta

Finalmente, un consejo –quizás interesado, para qué negarlo- es recurrir a ayuda especializada. Cierto, empresas especializadas en programas de embajadores de marca no hay demasiadas, pero las hay. La inversión suele tener un retorno eficaz al ahorrar muchas horas de de formación de mentores.

Imagen: ACNUR / Angelina Jolie, goodwill ambassador

Qué pasa en Linkedin con el abuso de anglicismos, por @guillemrecolons

El abuso de anglicismos

Hace algún tiempo publiqué en este mismo blog un post con el título Qué pasa en Linkedin que todo el mundo es CEO. En su momento tuvo una buena acogida, y generó no poca polémica, especialmente entre los que defendían con uñas y dientes su posición de CEO aunque solo tuvieran a tres personas en su equipo.

En verano ¿no se mueven los contenidos?

Una gran sorpresa de este verano ha sido que he re-publicado ese mismo contendido del CEO en Pulse, el blog de Linkedin, y la cosa se ha disparado. No suelo alardear de cifras, ya que eso no me da de comer, pero jamás había tenido una respuesta igual y tan amplia:

  • Más de 16.000 lecturas en un mes
  • 170 comentarios (no incluye mis respuestas a cada comentario)
  • Cerca de 1.200 likes
  • Y la que más ilusión me hace, compartido por casi 400 personas

estadísticas post Pulse "Qué pasa en Linkedin que todo el mundo es CEO" por Guillem Recolons

Eso viene a confirmar que durante las vacaciones se publica poco pero se siguen leyendo contenidos. Y cuando éstos activan algún resorte, se mueven y mucho.

El reto de Úrsula

Uno de los 170 comentarios es de Úrsula, y es el siguiente: “Muy bueno. Te animo a escribir otro artículo sobre por qué escribimos nuestro puesto en inglés”. No es una indirecta, es una directa, ya que mi título profesional en Linkedin está en inglés (pudiendo estar en castellano).

Úrsula me hizo reflexionar y le prometí una respuesta, así que ahí va:

Razones que justifican que nuestro título profesional esté escrito en inglés

Antes de enumerar las razones, vale la pena analizar la evolución de Linkedin desde su lanzamiento en 2003 (es anterior a Facebook):

Linkedin nace como una red profesional fundada (según Wikipedia) en diciembre de 2002 por Reid Hoffman, Allen Blue, Konstantin Guericke, Eric Ly y Jean-Luc Vaillant, y fue lanzada en mayo de 2003.

Durante los primeros años, solo existía como plataforma en inglés, y los pioneros que teníamos un perfil ahí lo creamos en inglés, no existía otra posibilidad. Tanto es así que, aun hoy, teniendo dos idiomas, mi perfil matriz no puede cambiarse a castellano.

Desde 2009 es posible crear perfiles en castellano, y desde 2013 lo es en los lenguajes más hablados del mundo. Pero vayamos a las razones:

  • Razón 1. Te mueves en un entorno global. Trabajas en una empresa de implantación internacional, o tienes clientes reales y potenciales de cualquier parte del mundo (y además, por supuesto, hablas inglés razonablemente bien).
  • Razón 2. Tu posición no tiene traducción al castellano. O la que tiene es patillera. Eso pasa con muchas posiciones de la era digital. Aunque existe traducción para Community Manager (gestor de comunidades digitales), los reclutadores te encontrarán más fácilmente por Community Manager.
  • Razón 3. Tu perfil está en dos idiomas, (dos URL), siendo uno de ellos el Inglés. En ese caso, te ves obligado a utilizar el titular en inglés, ya que si no, no apareces correctamente en los resultados de búsqueda. Eso le pasó a un cliente mío, y hasta no averiguar el problema pasaron días.

En mi caso, me afectan las razones 1 y 3. Mi título profesional actual en Linkedin es Personal Branding Strategist & Lecturer (Consultor estratégico de marca personal y profesor asociado), y lo cierto es que me muevo entre clientes potenciales (y reales) globales y al mismo tiempo dispongo de perfil en inglés (el matriz) y en castellano.

Razones que NO justifican que nuestro título profesional esté escrito en inglés

  • Razón 1. Esnobismo. Queda bien, suena bien, es más corto… Si tu mercado es el de habla hispana, no hablas inglés y no dispones de perfil en inglés, puedes perder oportunidades en las búsquedas que hagan reclutadores o clientes.
  • Razón 2. Tu posición es clásica. Pongamos que eres abogado y que tu mercado está en España o en un país de América Latina. Escribir “Attorney” despistará a más de uno.
  • Razón 3. Tu perfil está en un solo idioma, y es castellano. Si el perfil está en castellano, quizás solo tendría sentido disponer de un titular en inglés si tu posición no tiene traducción, pero si es así, un consejo de amigo: crea cuanto antes un perfil en inglés si quieres evitar incoherencias.

La campaña de la RAE

Hace poco me llegó este genial vídeo de la agencia Grey que comparto sobre el abuso de anglicismos en publicidad. Es muy real. Pero también bastante inevitable, ya que la publicidad, al igual que el marketing o el personal branding, son “inventos” anglosajones, y es normal que haya mucha jerga no traducida. Como pequeña contradicción, cuando buscas «Grey España» en Google aparece lo siguiente:

incoherencias y anglicismos

He participado activamente en la concepción de la marca Soymimarca, una empresa focalizada en personal branding (gestión de marca personal), pero también he participado en la creación de la marca Speed Branding, y no pediré disculpas a la RAE, la traducción al castellano es lamentable (gestión rápida de marca).

Con los anglicismos, para acabar, no todo es blanco o negro, hay matices. Se puede hablar de abuso de anglicismos… o no. Pocos hablan de balompié, preferimos la españolización de football convertida en fútbol, lo cual al final es un semi-anglicismo, barbarismo o como queramos llamarle. En el mundo de los negocios, no es imposible pero sí difícil mantener una conversación de diez minutos sin soltar uno o más anglicismos. That’s life!

 

PD: Como estamos en nueva temporada, aprovecho para avisar de que quedan pocas plazas ya para el arranque de la 4ª edición del Posgrado en Personal Branding en formato semi-presencial de Blanquerna Comunicació i R.I. (Universitat Ramon Llull). 

¿Tienes tu marca personal equilibrada 1.0 vs 2.0? por @guillemrecolons

La necesidad de disponer de una marca personal equilibrada entre el mundo real y el virtual es cada vez mayor. Me explico: no se trata de crear un overpromise digital pero menos todavía de crear un reflejo difuso o inexistente en Internet comparado con la impresión que dejas en los demás en la vida real.

Así lo puse de manifiesto ayer en Valladolid en las jornadas #RedesSocialesCyL organizadas magistralmente por Fernando Calderón y Alfredo Vela con el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad y del Banco Sabadell, entre otros. Para ilustrarlo, me valí de las siguientes metáforas visuales:

1. El perfil perfecto en la vida real inexistente en la vida digital

Marca personal fuerte en el entorno real pero inexistente en 2.0

2. El perfil perfecto en la vida real pero difuso en el entorno digital

Marca personal digital difusa

3. Marca personal digital distorsionada

Marca digital distorsionada VS la marca real

4. Marca personal digital perfecta, marca real inexistente

Marca personal digital fuerte pero en la vida real no eres nadie

4. La marca personal equilibrada entre la vida real y el entorno digital

marca personal equilibrada / definición Guillem Recolons

Las imágenes no requieren grandes explicaciones. Por supuesto, la marca personal equilibrada es la última, la que refleja fielmente la vida real en su espejo digital.

¿Tienes una marca personal equilibrada?

Si quieres ver toda la intervención de ayer, aquí te la dejo. Mi intervención empieza en el 2:49:15:

All pictures by shutterstock.com

PD: Desde el punto de vista de la experiencia, debo confesar que la eficacia y amabilidad de todo el equipo organizador de esta Semana de Redes Sociales de Castilla y León desbordó mis previsiones. Aunque conocía virtualmente a Alfredo Vela, tuve el placer de estrechar su mano en Valladolid, su tierra, por primera y espero que no0 por última vez. Todas las personas con las que coincidí en ese evento dejaron una marca imborrable en mí: Desde el propio Alfredo hasta Víctor Candel pasando por José Facchín, Fernando Calderón, Pedro Rojas, Óscar Puente, Fátima Martínez, Alberto Llopart, María Gómez, Antonio Vallejo, Fernando Cubillo, Javier Cámara y por supuesto el siempre bienvenido reencuentro con Cèlia Hil.

 

Si padeces yoísmo, no te preocupes: hay antídotos, por @guillemrecolons

Creo que no será necesario definir yoísmo. Uno de los capítulos del cómic de Daniel H. Pink Las aventuras de Johnnie Bunko” lleva por título “It’s not about you” (no se trata de ti). El capítulo hace referencia a que las personas que realmente tienen éxito mejoran sus vidas a base de mejorar las de los demás.

En un artículo reciente, William Arruda, uno de mis autores predilectos en personal branding, hace referencia a que “Personal Branding Is Not About You” y va más allá afirmando que la gestión de marca personal no trata de nuestra promoción personal sino de añadir valor a los demás. Gran coincidencia con Dan Pink.

Por supuesto, eso no significa que en nuestra gestión de marca no tenga cabida el marketing personal, solo faltaría, se trata de una herramienta fundamental. Me parece oportuno recomendar este artículo de Andrés Pérez Ortega para perder el miedo a promocionarnos.

La confusión de branding personal con auto-promoción

Salvo honrosas excepciones el 90% de los profesionales confunde el personal branding con la auto-promoción al más puro estilo de Donald Trump y su enfermizo “yo, yo, yo” (puro yoísmo). Y aquí se produce una decepción, un choque. Muchos piensan que esto de la marca personal es parecido a lanzar un nuevo refresco, pero incluso un nuevo refresco requiere de una fuerte propuesta de valor y un sólido territorio de marca para convertirse en un éxito.

El antídoto

La fórmula mágica para curar el yoísmo y empezar a ofrecer elementos de valor a los demás se llama estrategia personal, y consiste en entender qué necesitan los demás que no están obteniendo de una manera adecuada y cómo podemos proporcionar ese servicio o producto de forma única, relevante, notoria.

Valores y discurso emocional

Seamos francos, casi nadie bebe Coca Cola por su buen sabor y casi nadie se endeuda en plazos imposibles por comprar un Audi o BMW pensando que que es un automóvil mejor que nos demás. El territorio de las marcas es pura emoción, y lo mismo vale para la marca personal. Es genial que seas ingeniero, o médico, pero a menos que añadas una historia personal que te haga mejor profesional y persona serás como los demás ingenieros o demás médicos.

Me pongo pesado con la propuesta de valor, pero si se trata de marcas y no de productos debemos sobrepasar el aspecto funcional para trabajar una promesa que vaya más allá.

Por cierto, si aun no te has apuntado al congreso Personal Branding Lab Day te recuerdo que está al caer, aquí tienes el formulario de inscripción.

Imagen de pixabay.com