Informaciones, recursos y herramientas destinadas al mundo empresarial

¿Tienes una marca personal Shackleton?, por @guillemrecolons

Quizás la pregunta correcta sería ¿Tienes una marca personal Shackleton o Guadiana?. Si conoces la biografía del explorador Ernest Shackleton o si vives entre Ciudad Real y Huelva sabrás de qué hablo. El epónimo ser como el Guadiana se refiere a algo o alguien de trayectoria irregular, que aparece y desaparece, como el cauce de ese río; en pocas palabras, alguien inconsistente, inconstante.

Quién fue Shackleton

Aunque han pasado casi 100 años de su muerte, Ernest Henry Shackleton es conocido por su gesta al llegar al punto más cercano al Polo Sur en el lejano 1909. Eso le valió el título de Sir, aunque la gloria sólo duraría hasta que en 1911 Roald Amundsen coronara el Polo Sur.  

Ernest Shackleton / consistencia y marca personal

Ernest Shackleton / Wikimedia Commons

Qué lección nos dejó Shackleton

La vida de este hombre es épica, y más allá de sus conquistas, Shackleton dejó marca con un gesto heroico. En una nueva expedición que pretendía cruzar toda la Antártida pasando por el Polo Sur, su barco se hundió, y él y su equipo quedaron aislados en el hielo durante más de dos años. Gracias a su persistencia y sus dotes de liderazgo, consiguió que todos regresaran a sus hogares sanos y salvos. Llamémoslo la marca personal Shackleton.

Los rivales de Shackleton

Amundsen o Scott alcanzaron grandes metas en la conquista del Polo Sur, pero la historia prefiere recordar al héroe que consiguió salvar a su gente gracias a su tenacidad y a la confianza que depositaba en su equipo con unas dotes de liderazgo más propias del siglo XXI que de principios del SXX.

Cierto, no todo fue de color de rosa

Shackleton era un hombre inquieto, inconformista, y su búsqueda de fama y fortuna le llevaron a arrancar numerosos proyectos que fracasaron y le arruinaron. Murió joven, a los 48, sin recursos. Sufrió un ataque al corazón en una nueva expedición a la Antártida con fines científicos.

Liderazgo, éxito y marca personal

Una buena conclusión que sacamos de la biografía de Shackleton es que existen dos claves para llegar al éxito (aunque no siempre sea éxito económico):

  • Constancia: insistir una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez.
  • Confianza: El buen líder es quien inspira la suficiente confianza y credibilidad como para lograr que su equipo le siga aún en circunstancias muy adversas

No tirar la toalla

El mundo empresarial está repleto de textos con recetas múltiples para el éxito. Libros, películas, frases magistrales… Pero cualquier proyecto emprendedor que no recoja esos dos ingredientes mágicos está condenado al olvido y al fracaso. Será como el Guadiana: muy bonito, espectacular, pero irregular.

Sabemos que todo lo que aparece y desaparece, como el Guadiana, no inspira confianza. Si tienes un blog, escribe con regularidad, aunque sea cada tres meses. Si quieres trasladar tu marca real a las redes sociales, respira, comparte, recomienda, comenta, aunque lo hagas un día por semana.

La periodicidad no importa, en mi opinión es más importante la regularidad. Conozco a profesionales que publican todos los días un post en su blog (Isra García, Enrique Dans, Ivan Díaz…). Otros lo hacen dos días a la semana fijos, como mi amigo, colega y mentor Andrés Pérez Ortega o este mismo blog de Soymimarca. Otros lo hacen una vez al mes. No importa, lo que importa es que han creado un hábito y sus comunidades esperan sus ideas puntualmente.

Gestionar nuestra marca debería convertirse en un hábito

Prefiero la palabra hábito a la palabra rutina. Rutina parece que remita a aburrimiento, mientras que hábito nos lleva a costumbre saludable. Necesitamos una marca personal Shackleton, constante, casi obstinada, con objetivos muy claros y estrategias muy claras (y flexibles, sobre todo). Y si puede ser, una marca rentable, que nos mantenga. La marca Guadiana, si os parece, se la dejamos al río.

¿Buscas embajadores de marca? Mira a tu lado. Por @guillemrecolons

Desde hace algunos años muchas organizaciones han estado buscando a sus embajadores de marca en el exterior, en famosos (celebrities, como se llama ahora), influencers de todo tipo y personajes externos al entorno empresarial. ¿Por qué?

¿Debemos buscar embajadores de marca externos o internos?

Aunque la pregunta sea dicotómica me abstengo de apostar 100% por unos o por otros. Por un lado pueden convivir y por otro cumplen roles distintos en la comunicación corporativa y el branding de la empresa.

Ventajas e inconvenientes de los embajadores de marca externos

Ventajas

  • Conocimiento amplio por parte del target de la marca.
  • Mejoran el recuerdo y la notoriedad de la marca. Ejemplo: George Clooney / Nespresso.
  • Llenan auditorios.
  • Tienen miles, incluso millones de seguidores. Son un gran canal de comunicación.
  • Pueden ayudar a abrir mercados que se resisten a la organización. Ejemplo: Gasol o Ricky Rubio / Mercado chino.

Inconvenientes

  • No alineación / conocimiento de los valores de la empresa y de sus objetivos.
  • Riesgo de arrastre en problemas de reputación con el celebrity. Ejemplo: Tiger Woods.
  • Riesgo de banalización por exceso de prensa amarilla. Ejemplo: Pitt / Jolie.
  • Costes muy elevados. Ejemplo: top models y marcas de cosmética.
  • Dificultad de exclusividad en la representación. Ejemplo: Rafa Nadal.
  • Canibalización de marcas: a menudo el personaje queda por encima de la marca.

Ventajas e inconvenientes de los embajadores de marca internos

Ventajas

  • Buen conocimiento de los valores corporativos y alineación con las marcas internas.
  • Contribución al plan de carrera de la organización.
  • Exposición pública de la marca personal, a través de blog corporativo, redes sociales…
  • Costes infinitamente menores. Formación, formación y formación.
  • Motivación interna y efecto arrastre al resto de profesionales de la organización.
  • Contribución al Employer Branding como generador de atracción de nuevo talento.
  • Push, empujan las acciones de comunicación de la compañía desde el OFF y el ON.

Inconvenientes

  • Baja notoriedad pública, menor número de contactos / seguidores.
  • Mindset: Muchos profesionales de la organización no lo entenderán.
  • Envidias internas. Se generan dos grupos, los que suben al carro y los que no.
  • Plazo de efectividad de las acciones.
  • Dependiendo de los recursos de la compañía, dificultad de medir los indicadores.

Balanza

Es evidente que si una compañía se lo puede permitir, lo ideal es disponer de ambos tipos de embajadores de marca.

Desconozco si Nespresso dispone de planes Advocate Ambassador (Embajadores de marca internos), pero si fuera sería el plan perfecto.

Frenos

Para desarrollar un programa de embajadores de marca internos, además de mindset se requiere otros requisitos. Por ejemplo, contar con personas de mente muy abierta y con cierto dominio de competencias transversales y digitales.

Otro inconveniente que frena el avance de este tipo de programas es la no involucración de la dirección. Estos programas son efectivos cuando arrancan desde lo alto de la jerarquía.

Ayuda experta

Finalmente, un consejo –quizás interesado, para qué negarlo- es recurrir a ayuda especializada. Cierto, empresas especializadas en programas de embajadores de marca no hay demasiadas, pero las hay. La inversión suele tener un retorno eficaz al ahorrar muchas horas de de formación de mentores.

Imagen: ACNUR / Angelina Jolie, goodwill ambassador

Qué pasa en Linkedin con el abuso de anglicismos, por @guillemrecolons

El abuso de anglicismos

Hace algún tiempo publiqué en este mismo blog un post con el título Qué pasa en Linkedin que todo el mundo es CEO. En su momento tuvo una buena acogida, y generó no poca polémica, especialmente entre los que defendían con uñas y dientes su posición de CEO aunque solo tuvieran a tres personas en su equipo.

En verano ¿no se mueven los contenidos?

Una gran sorpresa de este verano ha sido que he re-publicado ese mismo contendido del CEO en Pulse, el blog de Linkedin, y la cosa se ha disparado. No suelo alardear de cifras, ya que eso no me da de comer, pero jamás había tenido una respuesta igual y tan amplia:

  • Más de 16.000 lecturas en un mes
  • 170 comentarios (no incluye mis respuestas a cada comentario)
  • Cerca de 1.200 likes
  • Y la que más ilusión me hace, compartido por casi 400 personas

estadísticas post Pulse "Qué pasa en Linkedin que todo el mundo es CEO" por Guillem Recolons

Eso viene a confirmar que durante las vacaciones se publica poco pero se siguen leyendo contenidos. Y cuando éstos activan algún resorte, se mueven y mucho.

El reto de Úrsula

Uno de los 170 comentarios es de Úrsula, y es el siguiente: “Muy bueno. Te animo a escribir otro artículo sobre por qué escribimos nuestro puesto en inglés”. No es una indirecta, es una directa, ya que mi título profesional en Linkedin está en inglés (pudiendo estar en castellano).

Úrsula me hizo reflexionar y le prometí una respuesta, así que ahí va:

Razones que justifican que nuestro título profesional esté escrito en inglés

Antes de enumerar las razones, vale la pena analizar la evolución de Linkedin desde su lanzamiento en 2003 (es anterior a Facebook):

Linkedin nace como una red profesional fundada (según Wikipedia) en diciembre de 2002 por Reid Hoffman, Allen Blue, Konstantin Guericke, Eric Ly y Jean-Luc Vaillant, y fue lanzada en mayo de 2003.

Durante los primeros años, solo existía como plataforma en inglés, y los pioneros que teníamos un perfil ahí lo creamos en inglés, no existía otra posibilidad. Tanto es así que, aun hoy, teniendo dos idiomas, mi perfil matriz no puede cambiarse a castellano.

Desde 2009 es posible crear perfiles en castellano, y desde 2013 lo es en los lenguajes más hablados del mundo. Pero vayamos a las razones:

  • Razón 1. Te mueves en un entorno global. Trabajas en una empresa de implantación internacional, o tienes clientes reales y potenciales de cualquier parte del mundo (y además, por supuesto, hablas inglés razonablemente bien).
  • Razón 2. Tu posición no tiene traducción al castellano. O la que tiene es patillera. Eso pasa con muchas posiciones de la era digital. Aunque existe traducción para Community Manager (gestor de comunidades digitales), los reclutadores te encontrarán más fácilmente por Community Manager.
  • Razón 3. Tu perfil está en dos idiomas, (dos URL), siendo uno de ellos el Inglés. En ese caso, te ves obligado a utilizar el titular en inglés, ya que si no, no apareces correctamente en los resultados de búsqueda. Eso le pasó a un cliente mío, y hasta no averiguar el problema pasaron días.

En mi caso, me afectan las razones 1 y 3. Mi título profesional actual en Linkedin es Personal Branding Strategist & Lecturer (Consultor estratégico de marca personal y profesor asociado), y lo cierto es que me muevo entre clientes potenciales (y reales) globales y al mismo tiempo dispongo de perfil en inglés (el matriz) y en castellano.

Razones que NO justifican que nuestro título profesional esté escrito en inglés

  • Razón 1. Esnobismo. Queda bien, suena bien, es más corto… Si tu mercado es el de habla hispana, no hablas inglés y no dispones de perfil en inglés, puedes perder oportunidades en las búsquedas que hagan reclutadores o clientes.
  • Razón 2. Tu posición es clásica. Pongamos que eres abogado y que tu mercado está en España o en un país de América Latina. Escribir “Attorney” despistará a más de uno.
  • Razón 3. Tu perfil está en un solo idioma, y es castellano. Si el perfil está en castellano, quizás solo tendría sentido disponer de un titular en inglés si tu posición no tiene traducción, pero si es así, un consejo de amigo: crea cuanto antes un perfil en inglés si quieres evitar incoherencias.

La campaña de la RAE

Hace poco me llegó este genial vídeo de la agencia Grey que comparto sobre el abuso de anglicismos en publicidad. Es muy real. Pero también bastante inevitable, ya que la publicidad, al igual que el marketing o el personal branding, son “inventos” anglosajones, y es normal que haya mucha jerga no traducida. Como pequeña contradicción, cuando buscas “Grey España” en Google aparece lo siguiente:

incoherencias y anglicismos

He participado activamente en la concepción de la marca Soymimarca, una empresa focalizada en personal branding (gestión de marca personal), pero también he participado en la creación de la marca Speed Branding, y no pediré disculpas a la RAE, la traducción al castellano es lamentable (gestión rápida de marca).

Con los anglicismos, para acabar, no todo es blanco o negro, hay matices. Se puede hablar de abuso de anglicismos… o no. Pocos hablan de balompié, preferimos la españolización de football convertida en fútbol, lo cual al final es un semi-anglicismo, barbarismo o como queramos llamarle. En el mundo de los negocios, no es imposible pero sí difícil mantener una conversación de diez minutos sin soltar uno o más anglicismos. That’s life!

 

PD: Como estamos en nueva temporada, aprovecho para avisar de que quedan pocas plazas ya para el arranque de la 4ª edición del Posgrado en Personal Branding en formato semi-presencial de Blanquerna Comunicació i R.I. (Universitat Ramon Llull). 

¿Tienes tu marca personal equilibrada 1.0 vs 2.0? por @guillemrecolons

La necesidad de disponer de una marca personal equilibrada entre el mundo real y el virtual es cada vez mayor. Me explico: no se trata de crear un overpromise digital pero menos todavía de crear un reflejo difuso o inexistente en Internet comparado con la impresión que dejas en los demás en la vida real.

Así lo puse de manifiesto ayer en Valladolid en las jornadas #RedesSocialesCyL organizadas magistralmente por Fernando Calderón y Alfredo Vela con el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad y del Banco Sabadell, entre otros. Para ilustrarlo, me valí de las siguientes metáforas visuales:

1. El perfil perfecto en la vida real inexistente en la vida digital

Marca personal fuerte en el entorno real pero inexistente en 2.0

2. El perfil perfecto en la vida real pero difuso en el entorno digital

Marca personal digital difusa

3. Marca personal digital distorsionada

Marca digital distorsionada VS la marca real

4. Marca personal digital perfecta, marca real inexistente

Marca personal digital fuerte pero en la vida real no eres nadie

4. La marca personal equilibrada entre la vida real y el entorno digital

marca personal equilibrada / definición Guillem Recolons

Las imágenes no requieren grandes explicaciones. Por supuesto, la marca personal equilibrada es la última, la que refleja fielmente la vida real en su espejo digital.

¿Tienes una marca personal equilibrada?

Si quieres ver toda la intervención de ayer, aquí te la dejo. Mi intervención empieza en el 2:49:15:

All pictures by shutterstock.com

PD: Desde el punto de vista de la experiencia, debo confesar que la eficacia y amabilidad de todo el equipo organizador de esta Semana de Redes Sociales de Castilla y León desbordó mis previsiones. Aunque conocía virtualmente a Alfredo Vela, tuve el placer de estrechar su mano en Valladolid, su tierra, por primera y espero que no0 por última vez. Todas las personas con las que coincidí en ese evento dejaron una marca imborrable en mí: Desde el propio Alfredo hasta Víctor Candel pasando por José Facchín, Fernando Calderón, Pedro Rojas, Óscar Puente, Fátima Martínez, Alberto Llopart, María Gómez, Antonio Vallejo, Fernando Cubillo, Javier Cámara y por supuesto el siempre bienvenido reencuentro con Cèlia Hil.

 

Si padeces yoísmo, no te preocupes: hay antídotos, por @guillemrecolons

Creo que no será necesario definir yoísmo. Uno de los capítulos del cómic de Daniel H. Pink Las aventuras de Johnnie Bunko” lleva por título “It’s not about you” (no se trata de ti). El capítulo hace referencia a que las personas que realmente tienen éxito mejoran sus vidas a base de mejorar las de los demás.

En un artículo reciente, William Arruda, uno de mis autores predilectos en personal branding, hace referencia a que “Personal Branding Is Not About You” y va más allá afirmando que la gestión de marca personal no trata de nuestra promoción personal sino de añadir valor a los demás. Gran coincidencia con Dan Pink.

Por supuesto, eso no significa que en nuestra gestión de marca no tenga cabida el marketing personal, solo faltaría, se trata de una herramienta fundamental. Me parece oportuno recomendar este artículo de Andrés Pérez Ortega para perder el miedo a promocionarnos.

La confusión de branding personal con auto-promoción

Salvo honrosas excepciones el 90% de los profesionales confunde el personal branding con la auto-promoción al más puro estilo de Donald Trump y su enfermizo “yo, yo, yo” (puro yoísmo). Y aquí se produce una decepción, un choque. Muchos piensan que esto de la marca personal es parecido a lanzar un nuevo refresco, pero incluso un nuevo refresco requiere de una fuerte propuesta de valor y un sólido territorio de marca para convertirse en un éxito.

El antídoto

La fórmula mágica para curar el yoísmo y empezar a ofrecer elementos de valor a los demás se llama estrategia personal, y consiste en entender qué necesitan los demás que no están obteniendo de una manera adecuada y cómo podemos proporcionar ese servicio o producto de forma única, relevante, notoria.

Valores y discurso emocional

Seamos francos, casi nadie bebe Coca Cola por su buen sabor y casi nadie se endeuda en plazos imposibles por comprar un Audi o BMW pensando que que es un automóvil mejor que nos demás. El territorio de las marcas es pura emoción, y lo mismo vale para la marca personal. Es genial que seas ingeniero, o médico, pero a menos que añadas una historia personal que te haga mejor profesional y persona serás como los demás ingenieros o demás médicos.

Me pongo pesado con la propuesta de valor, pero si se trata de marcas y no de productos debemos sobrepasar el aspecto funcional para trabajar una promesa que vaya más allá.

Por cierto, si aun no te has apuntado al congreso Personal Branding Lab Day te recuerdo que está al caer, aquí tienes el formulario de inscripción.

Imagen de pixabay.com

La marca como propuesta de valor, por @guillemrecolons

Con demasiada frecuencia se asocia “marca” a “marketing“, quizás porque la primera sílaba coincide, pero también por una invasión de contenidos en la red llegados de cualquier parte del globo que equiparan el marketing al branding.

No seré yo quien analice las diferencias, hay auténticos expertos en marca muy cerca nuestro, como Antonio Monerris, Antonio Núñez, Ivan Díaz, Andy Stalman y muchos más. Pero quisiera poner el énfasis en un aspecto de la marca que, no por clásico, es menos válido: la marca como propuesta de valor.

Sin  propuesta de valor no hay marca

Dicho de otra manera, sin propuesta de valor no hay marca. Y lo mismo ocurre con la marca personal. Por más marketing que le pongamos a la marca, si no trabajamos la propuesta de valor estaremos promocionando algo sin alma, sin emoción, vendiendo un commodity a bajo precio.

Ya vemos que no se trata un mero tema de sintaxis, hablamos de algo que determinará el grado de atractivo hacia una marca, y consecuentemente hacia sus productos o servicios.

Robert Bean, gran experto en marca, la define como a promise delivered, que prefiero no traducir pero que habla de la marca como una promesa de valor, como algo que uno espera recibir con la experiencia de la marca. El marketing, por su lado, es el conjunto de herramientas que nos ayuda a trasladar esa promesa de marca a un público estudiado y definido a través de productos y servicios, anticipándonos incluso a los deseos de ese consumidor (hoy llamado prosumer).

Lo que necesitamos son clientes

Como apasionado de la gestión de marca personal (personal branding) observo que con demasiada frecuencia priorizamos el medio sobre el mensaje y olvidamos la propuesta de valor, compitiendo por obtener seguidores, likes y recomendaciones y olvidando que lo que realmente necesitamos son clientes. Y los clientes necesitan algo de nosotros: que les hagamos aumentar de valor.

Gold image by Shutterstock.com

Indicadores de progreso en gestión de #marcapersonal, por @guillemrecolons

La literatura surgida de del entorno de internet puede llegar a aturdirnos: mediciones, indicadores, KPIs, Klout, Kred, Linkedin SSI, % de conversión, % de rebote, tiempo medio de lectura, Followers, Engagement…

Todo esto es genial, pero para no perder la perspectiva voy a listar los indicadores REALES de progreso en función de dos categorías: Los indicadores de bienestar (ingresos, contactos, calidad de vida,…) y los de vanidad, que no nos dan de comer pero nos hinchan el ego. Aquí tenemos los más importantes indicadores de progreso en gestión de #marcapersonal:

#Indicadores de Ingresos

  • Autónomos: Este mes he conseguido ganar x dinero, he cubierto costes, he perdido-
  • Cuenta ajena: Este mes me he ganado el sueldo, he conseguido ganar más dinero en remuneración variable, este mes lo olvidamos

#Indicadores de Contactos de valor

  • Este mes he conocido personalmente a tres profesionales que pueden conseguirme contratos nuevos, clientes nuevos…
  • Este mes he contactado vía Linkedin o Twitter con X socios potenciales, con X clientes potenciales. Veré si pueden requerir mis servicios y contactaré de nuevo con una propuesta de colaboración

#Indicadores de Mejora laboral

  • Autónomos: Este mes he iniciado un nuevo proyecto de colaboración con otras tres personas que podrá generarme x ingresos a medio plazo
  • Cuenta ajena: Este mes he conseguido un cambio de categoría laboral, o todo sigue igual, o me han echado o he conseguido un nuevo empleo

#Indicadores de Mejora en la calidad de vida

  • Este mes he conseguido dedicar más tiempo a: hacer deporte, leer, escribir, estudiar, la familia, viajar…
  • O no, este mes ha sido fatídico, el trabajo me ha consumido.

#Indicadores de Referente profesional

  • Este mes he aparecido en tal revista o tal periódico o tal emisora de radio o TV o site en internet como especialista o referente en lo mío.
  • Este mes he conseguido aparecer en el blog/web de la empresa como autor de tal estudio, tal logro.
  • Este mes no he conseguido avanzar como referente.

#Indicadores de Recomendaciones externas

  • Si la marca personal es la impresión que dejamos en los demás, todas las recomendaciones, sean offline u online (recomendaciones en Linkedin, validaciones de aptitudes en la misma red…) serán bienvenidas como uno de los mejores indicadores de nuestra marca. La clave: que sean reales y sinceras. Nunca recomiendes a alguien que no lo merece.

#Indicadores de Mejoras estadísticas

  • ¿Tienes un blog? Un buen indicador es el crecimiento en el número de suscriptores, una condición mejor que la de follower o simple contacto, alguien que quiere saber antes que nadie lo que publicas.
  • También en el blog existen múltiples indicadores núméricos en Google Analytics que te pueden ayudar a mejorar la gestión de contenidos
  • ¿Has escrito un libro o ebook? Un buen indicador es la distribución o las descargas

#Indicadores Vanity A: Social Selling Index

  • Linkedin SSI. Mide cuatro ratios de la red Linkedin: marca profesional, networking fase 1 (encontrar a la gente adecuada), calidad de los contenidos que se comparten y networking fase 2 (establecer relaciones). Va de 0 a 100. Aunque tengas 90 no significa que tu #indicador 1 te tenga que ir mejor, pero es mejor estar más cerca de 100 que de cero.

#Indicadores Vanity B: Klout

  • Klout es un índice de influencia online que va de cero a 100 en base a la interacción que conseguimos (no al número de contactos) en las distintas redes sociales que configuremos en el índice. Roza la imperfección: resulta que según Klout yo soy experto en humidificadores y vaporizadores. A partir de ahí está todo dicho, fiabilidad discutible, pero ciertamente un valor más cercano a 100 indica más influencia que uno más cercano a cero.
  • Actualizado junio 2018: Klout ha cerrado sus puertas. Algo menos de lo que preocuparse. 

#Indicadores Vanity C: Kred

  • Quizás Kred sea el índice menos conocido pero el más completo e interesante, ya que no trabaja en una única medición sino que mezcla algoritmos y da dos valores principales: un índice general de cero a 1.000 sobre cómo influimos en los demás y otro de 0 a 12 sobre cómo los demás influyen en nosotros. Pero eso no es todo, el índice se puede segmentar por variables: marketing, comunicación…

#Indicadores Vanity D: Número de seguidores, contactos…

  • Seamos claros, una persona con 5.000 seguidores en una red, sea cual sea, es –sobre el papel- algo más influyente que una con 50. Pero la clave está en la calidad de esos contactos y en cómo interaccionan con nuestros contenidos. No hay que obsesionarse con la cantidad sino con la calidad de las personas que te siguen. Si vendes servicios de alto valor a empresas, 1.000 seguidores son muchos. Si vendes pulseras de la suerte a 0,1€, necesitas centenares de miles o asociarte con quien los tenga (socios clave).

Posiblemente el amigo Jaume Gurt me añadiría un indicador de felicidad, pero dejaré que lo desarrolle él mismo en sus espacios. En otro post explicaré cómo gestionar estos indicadores. Por ejemplo, una persona con un buen #indicador1 (alguien que se gana muy bien la vida) puede sobrevivir en el corto plazo sin el #indicador5 o los de vanidad, pero a la larga su marca puede ser inexistente (si no comunicas no existes) o su reputación se puede ver afectada.

Gracias por tu tiempo. Si tienes algún indicador más que sugerirme te invito a hacerlo dejando un comentario. Prometo responder!

Progress bar image by Shutterstock.com

La necesaria simbiosis de marca personal y marca corporativa, por @guillemrecolons

La confianza recae

Año tras año, la confianza entre las empresas y los consumidores decrece. El estudio Edelman que se publica cada año quizás muestre algún signo de recuperación, pero el gap entre la confianza hacia un perfil técnico o hacia un CEO sigue siendo gigante. Las personas no confiamos en los CEO, en la alta dirección de las empresas, pero sí confiamos en los empleados con perfiles más técnicos, académicos y personas como nosotros.

La publicidad tradicional se transforma

Las formas clásicas de publicidad en forma de anuncios de 20” en TV o páginas en la prensa necesitan complementarse con acciones de engagement online muy bien dirigidas si quieren conservar la eficacia de la era 1.0. Ya no se entiende una campaña sin una promo online, una landing page específica, una acción viral en vídeo o street marketing. Cada día consumimos más internet y menos de todo lo demás.

Internet se transforma

Del internet como catálogo de empresa pasamos al internet colaborativo y abierto a todos, y eso no se queda ahí, la irrupción del Internet de las cosas requerirá un esfuerzo adicional por parte de las marcas para seguir conectadas a una nevera, a una pulsera o a una prenda de vestir. Las redes corporativas, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp, Messenger o Telegram están sustituyendo al correo electrónico. Esto no lo para nadie.

Las marcas necesitan humanizarse

Marca personal marca corporativa: Para recuperar la confianza, las grandes inversiones en medios -off y online- o el desarrollo de aplicaciones para seguir conectados (Realidad aumentada, apps smartphone, wearables…) no serán suficientes. Se requiere encontrar al portavoz de comunicación perfecto y activarlo, no sin darle algo a cambio. ¿De quién estamos hablando? Sí, de los empleados, o como yo prefiero llamarlos, de los profesionales de las organizaciones.

El embajador de marca

Muchas empresas piensan que los procesos de employee branding solo requieren formar a los empleados en competencias digitales y ya está, como si el problema no fuera más allá. El problema es de raíz, y tiene que ver con el mindset, la mentalización por parte de directivos y luego el resto de profesionales de que la comunicación al exterior será pronto una competencia INDISPENSABLE para mejorar la eficacia y, sobre todo, la credibilidad, el pilar de la confianza.

Cuál es el enfoque

En primer lugar, y antes de abordar las competencias digitales, es necesario que los empleados interioricen hacia dónde va su compañía, cuál es su propósito, su misión y sus valores. Recordemos que no vendemos productos, vendemos experiencia de marcas, y cada marca tiene mucho que contar. En formaciones in-company me llama la atención que apenas un 10% de los asistentes conoce los corporate statements  de su organización ni ha sido invitado a participar en ellos. ¿Cómo es posible hablar de la empresa y “venderla” si no conocemos sus planes de futuro?

Y no se trata de colgar un bonito cartel en la cocina ni de poner una sección en la web. Se trata de crear un relato inspirador que todos estén orgullos de contar (y más si participan en su creación).

La simbiosis

La simbiosis suele ser natural. Si trabajamos en un despacho de abogados posiblemente compartamos muchos valores con la firma. Cierto, nunca se acaban compartiendo todos los valores. Desgraciadamente, contadas empresas apuestan por la familia, pero si existe aunque solo sea un único valor compartido, la ruta hacia el advocate branding se facilita. La sensación es de que navegamos todos en el mismo barco y hacia el mismo destino. Lo contrario es el caos.

La formación

Solo después de este proceso de simbiosis es aconsejable emprender la formación en competencias digitales, protocolos de comunicación interna y externa y, en definitiva, multiplicación del mensaje a través del emisor que genera mayor confianza: el empleado consciente, comprometido e inspirado.

La compensación

Si la organización crea o potencia un blog corporativo, por ejemplo, en el que decenas de empleados pueden tener su propio rincón y potenciar así su marca personal como referentes en su sector, la compensación arranca bien. Todos ganamos, la empresa gana credibilidad, y los profesionales de la empresa ganan visibilidad. Pero recordemos que las casas se construyen a partir de los cimientos, así que tengamos claro que saltar o esquivar etapas equivale a fracaso. Un proceso de mindset, trabajo corporativo, formación y puesta en marcha lleva su tiempo, igual que construir una casa.

El arranque

Ya está todo listo para empezar. Quizás un piloto a través de una intranet o red corporativa sería un buen campo de pruebas. Adelante. Y si se necesita ayuda para llevar a cabo el proceso, hay que pedirla.

Imagen: shutterstock.com

Nuevos procesos participativos desde la marca personal, por @oiankochoperena

Es ver el informativo y darse cuenta que estamos ante un proceso de negociación política con muy poca altura de miras, con poca percepción global, y con un nivel de gobernanza obsoleto.

Nuevos procesos participativos desde la marca personal

Hace poco leía que el Foro Económico Mundial, potenció allá en el 2009 un proyecto sobre el Global Redesign Initiative, con la ayuda de Klaus Schwab, Mark Malloch-Brown y Richard Samans, al fin y al cabo una iniciativa para el rediseño global de la manera de gobernar en un sistema en el que trabajarían conjuntamente diferentes agentes que tuvieran que ver en la solución de un problema determinado, es decir una corriente en pro de un liderazgo global y co-participativo, una nueva gobernanza de calado y con poder.

En España estamos bajo la tutela política de los “yo” y solo “yo”

En España estamos bajo la tutela política de los “yo” y solo “yo”, donde se abre una rueda de prensa pública solicitando ser el vicepresidente de un Gobierno, antes de tan siquiera haber hablado en privado con las personas interesadas. Estamos ante una negociación vulgar y “marketiana”, del bombo y platillo, y en el que mas ruido hace parece que es mas fuerte.

Allá por 2013, la ex-presidenta del PP vasco Arantza Quiroga comentaba que los políticos de entonces no estaban “a la altura” para “abrir y cerrar el melón de la Constitución”, pocos meses después protagonizaría una de las imágenes del año sentándose junto a los diferentes líderes de Euskadi incluido Hasier Arraiz  líder de Sortu en un curso de verano para hablar sobre ¿De Qué Hablamos cuando Hablamos del Derecho a Decidir?. Finalmente dos de los líderes que protagonizaron aquella foto fueron apartados de su puesto antes de final de año.

Por suerte esta situación de inestabilidad está generando procesos de participación ciudadana tanto en grupos pequeños como en la administración pública de manera destacable, procesos de trabajo en el que los líderes de opinión, tanto social, eclesiástico, cultural, político…con verdadera identidad y marca están destacando, y se están posesionando de manera que están saliendo beneficiados del resto de la farándula.

El uso de modelos como el multi-stakeholder o de participación de diferentes partes interesadas y tenidas en consideración como agentes de interés para el nuevo sistema de gobernanza está en auge, consiguiendo mayor apertura, integración y flexibilidad.

No hay jerarquías, hay agentes, personas y cómplices del trabajo en común

El uso de procesos participativos, no solo se está dando en el ámbito social y político, incluso se está trabajando también en proyectos laborales dentro de las empresas, con los que se está consiguiendo pasar de trabajar los proyectos de manera teórica a práctica, actuando, generando dilemas, y alentando resoluciones mediante reflexiones en común. La teoría U de Otto Scharmer, donde el fruto debe de ser trabajado desde el futuro emergente – insight– y no desde la construcción del futuro basándonos en las practicas del futuro, están generando experiencias y resultados muy interesantes y novedosos. No hay jerarquías, hay agentes, personas y cómplices del trabajo en común.

Dentro de este nuevo esquema, es vital el impulso de la identidad personal de los diferentes tanto en las redes sociales y en internet, como en el Offline. Ya que ese posicionamiento, les hará destacar sus mensajes y valores, consiguiendo aunar fuerzas y unir a diferentes, generando sinergías en pro del nuevo modelo de trabajo o de la nueva gobernanza.

Imagen: Kezka Dantza Taldea Eibar2007-05-20_Makila-dantzak-Eibar_FR_0443 CC BY-SA 2.0

Estrategia Personal ¿Trabajo individual o de equipo?, por @PabloAdanMico

Que somos seres sociales está claro. Que una marca personal no tiene sentido en sí misma porque se socializa y se proyecta a los demás… creo que en eso también estaremos de acuerdo.

Pero ¿hasta qué punto influyen los demás en la proyección de mi estrategia personal, y por lo tanto son responsables del éxito o fracaso de mi proyecto? 

Un proyecto de marca personal comienza en ti mismo

Lo que eres viene condicionado por tu pasado; valores, conocimientos, habilidades, experiencias, éxitos y fracasos.

Tu propia conciencia los proceso y les otorga una escala de valores que priorizan en tu vida la forma de relacionarte contigo mismo y con los demás.

El siguiente paso es la actitud

Tu actitud, lo que haces, el presente, tiene otros condicionantes.

Cómo estás sobrellevando la crisis, la reorientación profesional, tu nueva estrategia de adaptación al entorno social y empresarial. Y en qué medida tu situación económica te permite ser dueño de tus propias decisiones.

Nadie habla de esto pero en la mayoría de las consultorías realizadas de branding personal resulta determinante.

Tus expectativas pueden ser más altas

Tu expectativas, tu visión, representan la dimensión futura de tu marca, del efecto que causas en los demás y muy posiblemente sólo no podrás conseguirlo.

El entorno social es necesario y decisivo, pero aún así no es suficiente ser único actor ante los diversos espectadores.

Las relaciones sociales en el mundo profesional, las redes de contacto y las acciones de networking están para crear grupos de apoyo para tu plan.

Tu estrategia de relaciones

Con una estrategia de relaciones adecuada crearemos equipo, donde la colaboración y la ayuda dan sentido a la sinergia propia del trabajo en equipo (1+1=3).

Un proceso de estrategia personal debe huir del individualismo, socializarse no sólo para hacerla común y visible, sino llegar más allá y buscar el equipo adecuado para multiplicar opciones y aumentar la capacidad de construir los objetivos.

Claves para trabajar tu marca personal en equipo

Hay una serie de factores clave para el buen funcionamiento de un equipo, y que cumpla su misión en cuanto a sinergias positivas.

En equipo se llega más lejos y aumentarás tu capacidad, y por lo tanto la calidad de tus metas ¿Por qué entonces hacerlo sólo?

Estas son algunas claves para el trabajo de tu marca personal apoyada en un equipo:

  • Número. La cantidad de personas de tu equipo de proyección debe ser limitada. Pero recurre al equipo suficiente y necesario para cumplir tus objetivos. A mayor número, mayor complejidad de relaciones.
  • Cada uno debe aceptar su papel y colaborar a los fines de los demás. Posiblemente no haga falta un líder como tal, con capacidad de decisión y mando, pero siempre habrá alguien que actúa de guía y mentor. Asume la responsabilidad si lo eres, y acepta el papel que creas que puede ayudar al equipo.
  • Si bien es fácil que no exista una meta común, el objetivo de la dinámica del grupo será colaborar en cada objetivo personal.
  • Cohesión. Activa canales de comunicación internos, genera vínculos, y acciona eventos donde se puedan mostrar cualidades personales y sociales de los miembros del equipo. La motivación y la comunicación son claves en el mantenimiento de la actividad.
  • Plantea una serie de criterios necesarios para el buen funcionamiento y la homogeneidad de acción, pero deja cierta parcela de personalidad, independencia y libertad de acciones.

Reglas básicas para la colaboración

Para este equipo no hacen falta normas complicadas de conducta y colaboración. Bastaría con aplicar las reglas básicas del networking:

  • Dar. Busca ser un referente para los demás en los temas que sirvan de ayuda para ellos. Información, contactos, conocimientos, relaciones. Compartir te posiciona como referente y aumenta tu capacidad de liderazgo. Da a todos los que puedas, pero dimensiona tu equipo bajo un número de personas controlable y con intereses complementarios.
  • Recibir. En la medida en que otorgues ayuda te será devuelta la colaboración aumentando la sinergia positiva. Sólo no podrás, recuerda. Necesitas de los demás para aumentar tu capacidad y aumentar la calidad de tus metas.
  • Agradecer. No seas egoísta, no te sientas mejor que los demás. Si cada uno aporta lo que tiene, lo que puede, lo que sabe, ya es de mérito. Así que agradece expresamente las ayudas, colaboraciones y mediaciones de las personas con las que colaboras.

Huye del individualismo, trabaja en equipo.

¿No es este blog de Soymimarca un gran equipo?