Si estamos aquí es porque no nos han vencido

Tal vez el nombre de Estela de Carlotto no sea familiar fuera de Argentina, pero seguro que conoces a las Abuelas de la Plaza de Mayo, surgidas a raíz de la desaparición de miles de personas durante la dictadura del Teniente General Videla a finales de los 70.

En Argentina Estela de Carlotto es un símbolo de lucha, representada por un pañuelo blanco en la cabeza. Estela es la madre de Laura, asesinada de un tiro en la cabeza en 1977 por pensar diferente, y también es la abuela de Guido, su nieto recién encontrado (5 agosto 2014) tras 36 años de búsqueda.

Pero Estela, una persona poco comprometida políticamente, se comprometió como ninguna al ser una de las doce fundadoras de las Madres de la Plaza de Mayo y también la presidenta de las Abuelas de la Plaza de mayo.

Las madres del amor –como también son conocidas en su país- han conseguido recuperar a 114 “niños”, la herencia de 30.000 personas torturadas y desaparecidas.

Estela de Carlotto / Abuelas de la Plaza de MayoEstela pertenece a ese grupo de mujeres valientes que escribieron, cantaron y politizaron esta sociedad para hacerla más justa. Leo en un blog local de Marcelo Castro “Porque el destino lo quiso así y sus ganas también. Hay otras que nacieron comunes, toscas, trabajadoras, amas de casa; pero de pronto se hicieron más mujeres de lo que eran, y se atrevieron a gritarle en las cara a las bestias de aquel infierno “dónde están nuestros hijos””.

Aunque aun no he tenido opción de ver la película “Verdades verdaderas, la vida de Estela” que relata los sucesos de 1976 y 1977, he podido ver varias de las entrevistas que distintos periodistas y canales de televisión hicieron a Estela. Después de eso, esta claro que esta mujer no se iba a quedar de brazos cruzados: es una luchadora, una defensora de la verdad, de la justicia, de los derechos humanos. Alguien que ha recibido la visita del Papa Francisco, de Maradona, de Castro, de Hillary Clinton, de Leo Messi…

El nieto recuperado de Estela es el número 114 que las Abuelas logran recuperar, hijo de su hija Laura Carlotto, detenida en noviembre de 1977, durante la dictadura, estando embarazada, y llevada al centro clandestino de detención de “La Cacha”, en la ciudad de La Plata (60 kilómetros al sur de Buenos Aires). Laura tuvo un bebé que nació en cautiverio el 26 de junio de 1978 y al que llamó Guido.

El cuerpo de Laura Carlotto fue hallado sin vida y entregado a su madre el mismo día del asesinato, pero su hijo Guido no fue encontrado y la búsqueda llevó a Estela de Carlotto, de 83 años, a ser una de las fundadoras de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

Unas 30.000 personas desaparecieron durante la última dictadura argentina, según los organismos defensores de derechos humanos, y alrededor de 500 nietos resultaron apropiados y alejados de sus familias biológicas.

Una de las frases célebres de Estela es: “Si estamos aquí es porque no nos han vencido”. La lucha, sin embargo, continúa: quedan más de 300 nietos por localizar.

[subscribe2]

“Cuando recapacite sobre mi vida política, no quiero leer: Ella hizo carrera, pero no hizo nada por las otras mujeres”

La primera vez que vi a Angela Merkel en televisión hace unos 10 años, no me parecía una mujer de carácter y personalidad fuerte, al contrario que otras mujeres de la política alemana. Pero al cabo de algunos años la vi otra vez hablar en el Bundestag. Y he de confesar que mi impresión fue diferente: definitivamente algo había pasado.

Su desarrollo ha hecho de ella una mujer con una marca personal muy característica, casi peculiar. No importa la opinión que se tiene de su partido y de su manera de gobernar, lo que está claro es que la canciller federal alemana Angela Merkel tiene algo único que ninguna otra mujer en el mundo político tiene, su personalidad. El hecho de que haya estudiado física (también es Dra. en física) la hace no sólo admirable, sino también muestra una inteligencia quizás fuera del normal.

personalbrading_soymimarca_merkel

Su primera impresión

Con su sonrisa un poco curva, Angela se acerca a la gente dando abiertamente la mano. Sus hombros un poco encorvados hacia arriba revelan su edad un poco avanzada (ha cumplido 60 años el pasado 17 de julio). Su figura – aunque fuera de los cánones de belleza ideal para muchas mujeres-, la hacen simpática y cercana. Su primera impresión es la de una mujer poco femenina, siempre luciendo vestidos sencillos, poco maquillaje y un corte de pelo bastante sobrio. Aunque es poco conservadora, tiene una imagen muy clara de lo que tiene que ser una mujer política. Tal vez si consiguiera dar un toque más moderno e innovador a su imagen, podría ser un modelo para otras mujeres…

 

Su corte de pelo

Desde hace muchos años tiene el mismo peluquero. Su corte es una leyenda, esta manera de cortarse el pelo ha tomado su nombre en Alemania. Es un corte de longitud media: muy corto sería demasiado andrógino, y largo sería quizás inapropiado para su edad. El color es tenue, y difícil de definir: ¿es rubio oscuro? ¿quizás marrón claro? ¡Es el color Merkel!

 

Su vestimenta

En Alemania bromean diciendo que Merkel tiene en su armario el mismo vestido y chaqueta en todos los colores, con diferentes botones y diferentes cuellos. No es un chiste: es verdad. Desde hace muchos años Angela (o cómo dicen los alemanes Angie), se hace confeccionar el mismo traje por el mismo modisto. Ella dice que este corte es el único que le queda bien… En la fiesta de abertura de la opera en Oslo en el 2008, se atrevió con un escote muy ostentado. ¿Escándalo? O quizás no estamos acostumbrado a una Merkel sexy y femenina…

 

Sus discursos

Su acento del oeste de Alemania da la sensación de falta de perfección y en sus discursos libres muestra mucha confianza hablando en público, quizás es esta mezcla es la que la hace tan cercana. Busca el diálogo, se acuerda de los que han hablado antes que ella en conferencias y menciona lo que está pasando en el mundo. Además no sólo hace bromas simpáticas, también es capaz de reírse de si misma de una manera que te gustaría estar sentado con ella tomando un café.

En discursos serios es capaz de tomar el mando. Sus discursos están preparados hasta el mínimo detalle, y para un político como ella, es seguramente importante no olvidarse de nada. Cuando la ves seguir sus discursos en papeles puesto encima del atril, te das cuenta de que no estás tomando un café con tu vecina, y de que en frente tienes una mujer con un rol específico e importante.

Si podemos mejorar algo de su manera de hablar sería seguramente su postura. Si tuviera una postura más recta teniendo más en cuenta la posición de sus pies, daría una sensación de más seguridad. Aunque, lo cierto es que su postura depende también de sus hombros, que por su edad no se pueden enderezar más, y es de alguna manera eso también es parte de su marca personal.

 

Sus manos

La “Merkelraute” (raute = rombo) es muy famoso. En cada seminario de presentación que doy en Alemania los participantes hacen chistes sobre eso. Esta posición de las manos es una leyenda.

Este gesto es parte de su marca personal. Nunca ha existido un gesto tan famoso. Hace tiempo incuso había un póster de Merkel con este gesto colgado por toda Alemania. ¿Cómo no va a ser famoso después de tanta publicidad?

 

Su vida privada

Angela Merkel ha sido capaz de mantener su vida privada más o menos protegida. Sabemos con quien se ha casado (la que tiene ahora es su segunda pareja), pero no hay mucha información sobre escándalos de tipo privado en la prensa alemana. Tiene un piso en Berlin, su marido es profesor en una prestigiosa universidad de la misma ciudad, y las fotos de sus vacaciones no causan mucho furor.

Angela Merkel puede dar la sensación de mujer poco femenina, de ser asertiva en algunas situaciones o incluso llegar a parecer antipática, pero lo que nadie puede negar es que deja una huella de autenticidad en la gente. Además estamos hablando de la mujer que lleva liderando un país muy potente desde hace muchos años (2005) y es la única mujer en el ámbito político en el mundo que está al poder tantos años. Angela ya ha dejado huella en la historia y aún la sigue dejando.

Y para terminar os dejo una a frase del diario financiero Handelsblatt:Para sus sesenta años es este un mensaje sutil: después de ocho años y medio en el poder Merkel sigue siendo la misma, otros podrían querer una fiesta para divertirse, ella prefiere que sus invitados aprendan algo”.

Que mi nombre no se borre de la historia

Hace unos días, el 5 de agosto, se cumplió el aniversario del fusilamiento de trece mujeres jóvenes, la mayor tenía 29 años y nueve eran menores de edad, conocidas como las Trece Rosas. Era el año 1939.

personalbranding_13-rosasLas Trece Rosas fueron Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente.  Las causas de su fusilamiento fueron el pertenecer a las Juventudes Socialistas Unificadas, estar relacionadas con alguno de sus miembros o pertenecer al Partido Comunista y en el juicio se las acusó también de adhesión a la rebelión.

Días antes del juicio, el 27 de julio, se había producido en Talavera de la Reina el asesinato de un militar, Isaac Gabaldón, responsable del Archivo de Masonería y Comunismo, su hija y su chofer por parte de tres militantes de las Juventudes Socialistas Unificadas. Se juzgó a los  tres autores materiales y a cincuenta y cuatro detenidos la mayoría de los cuales con anterioridad a los hechos. Se dictaron cincuenta y seis penas de muerte. Fue una venganza.

Eran tiempos convulsos en una España desangrada por una guerra civil y una dictadura con sed de venganza. Un país roto en el que se habían permutado los papeles y los que habían luchado contra la rebelión militar eran acusados de rebeldía y en el que la guerra había dejado huellas de atrocidades en todos los bandos. El bando vencedor se tomó la justicia por su cuenta, ay de los vencidos.

Cuentan que se enfrentaron a la muerte en la tapia del cementerio de la Almudena con valentía y que una de ellas, Ana López Gallego, que no murió tras la primera descarga grito al pelotón de ejecución : “ ¿es que a mi no me matan?

Cuando alguien muere se lleva tras de si su universo particular, lo que ha sido y lo que hubiera podido ser, queda su legado: la huella que deja en el corazón de los demás, su marca personal.

Hay instantes de marca personal que explican toda una vida y le dan, perdonad por mis torpes palabras, sentido. Las Trece Rosas tuvieron este instante y es importante que no se borre de la memoria colectiva para que su muerte no haya sido en balde y para que nunca se repitan ni muertes como las suyas ni las circunstancias que las permitieron.

«Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar. No me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia». Estas fueron las palabras que escribió Julia Conesa Conesa a su familia. Su huella sigue presente en todos nosotros.

Enid Blyton, la reina de la literatura infantil no apta para adultos

Enid Blyton es para toda la generación de cuarentones un referente emocional asociado a las primeras lecturas infantiles. Cerca de cumplir los 50 años de su fallecimiento, aún hoy Enid Blyton se encuentra entre los 10 autores más leídos de Reino Unido y en el top 5 de los más queridos por los lectores. En sus 40 años de profesión, publicó más de 700 títulos que han sido traducido a 70 lenguas. Sin embargo, el Reino Unido, tan aficionado a preservar su patrimonio cultural, todavía no le ha reconocido su valor a la creadora de “Los Cinco”, “Los Siete Secretos”, “Torres de Mallory” o “Aventuras”.

UNA VIDA MARCADA POR LOS PROBLEMAS FAMILIARES

Enid Blyton, la reina de la literatura infantil no apta para adultosEnid Blyton nació en Londres el 11 de Agosto de 1897 en el sur de Londres. Fue la mayor la mayor de tres hermanos y sus primeros años estuvieron marcados por constantes cambios de residencia. Desde pequeñita mantuvo una relación muy estrecha con su padre, Thomas, un vendedor de cuberterías del que heredó su gusto por la naturaleza, la jardinería, el arte, la música y el teatro y que posteriormente se vería reflejado en sus novelas. La relación con su madre, por el contrario, fue bastante más complicada. Su madre deseaba educarla como la perfecta ama de casa y no comprendía ni los deseos de libertad de su hija ni sus aficiones, tan poco apropiadas para una señorita de la época.

Antes de que la joven Enid cumpliera los 13 años, su padre abandonó a su familia para irse a vivir con su secretaria. La ruptura matrimonial supuso un escándalo en la conservadora sociedad de entonces y un duro golpe para Enid, del que jamás llegaría a recuperarse completamente. Fue justo en esta época cuando empezó a escribir, actividad que ya no abandonaría.
La relación con el resto de su familia fue deteriorándose y con apenas 18 años Enid decide cortar los lazos definitivamente e ingresa en una academia para formarse como profesora. Enid demostró ser una profesora enérgica y creativa y muy pronto consiguió un trabajo de institutriz para cuatro hermanos en Surrey. Estuvo allí cuatro años “los más felices de mi vida” y creó una pequeña escuela en la que los niños.

Dejó su trabajo como profesora para contraer matrimonio con Hugh Alexander Pollock, editor de libros. Con él tuvo a sus dos hijas, pero el matrimonio nunca estuvo caracterizado por la felicidad conyugal. La afición de él por la bebida y los escarceos amorosos de ella acabaron en divorcio en 1943.

Posteriormente contrajo matrimonio con Kenneth Fraser Darrell, con el que tuvo un matrimonio estable hasta el final de sus días. Fue durante este segundo matrimonio cuando Enid publicó sus obras más famosas. Tras la  muerte de su segundo marido en 1967, la salud de la escritora se deterioró rápidamente. Aquejada de Alzheimer, murió en 1968 dejando uno de los más grandes legados de literatura infantil.

UNA MARCA PERSONAL QUE PERDURA EN EL TIEMPO

Uno de los aspectos más llamativos de la biografía de Enid Blyton fue la importancia que le daba a su propia marca personal. Trabajadora incansable, estampó su firma manuscrita en todas sus obras, convirtiéndolo en un símbolo que diferenciaba sus novelas del resto de los autores.

Enid-Blyton-firma

 

Durante más de 30 años la escritora y su obra fueron vetadas por la BBC, al considerar la literatura de Enid de escasa calidad. Sin embargo, Enid se mantuvo firme en un estilo narrativo propio que demostró conectar con los niños de medio mundo: sintaxis sencilla, vocabulario simple, mucho diálogo y personajes y situaciones que se repiten una y otra vez. Enid tenía la habilidad de narrar aventuras desde el punto de vista de un niño. Alrededor de la figura de Enid Blyton y de su bibliografía no tardaron en crearse clubs de lectura infantiles donde autora y jóvenes lectores se reunían.

 

TRAS LOS PASOS DE ENID

A pesar de no haber sido nunca reconocida la importancia de Enid Blyton en la literatura infantil,  son muchas las escritoras que han reconocido su influencia en su obra. La todopoderosa autora J.K. Rowling, creadora de Harry Potter, reconoció la influencia de los internados de Blyton en el Colegio Hogwarts. La famosa Kate Morton, autora de “El jardín olvidado” o “El cumpleaños secretos”  reconocía en una entrevista a El Periódico: “Las aventuras de Los Cinco fueron los primeros libros que leí por mí misma y me enseñaron que era posible abrir un libro y desaparecer en otro mundo; ahora se los leo a mis hijos: esas cabañas ocultas en el bosque, esos árboles que susurran, esos secretos… Creo que lo que yo hago en mis novelas son variaciones para adultos de Enid Blyton… Ellos me llevaron a ese regusto por el mundo inglés, vital en una australiana como yo”.

El coraje es el precio que la vida exige para conseguir la paz

Sin duda la marca Amelia Earhart –la gran pionera de la aviación estadounidense- representa la marca de la superación, del inconformismo, de la lucha por los derechos de la mujer y de la pasión por alcanzar nuevas metas. Earhart fue lo que hoy llamaríamos una emprendedora.

¿Cómo vivió Amelia Earhart?

soymimarca.com Nació en Atchinson, Kansas (USA) en 1897, y ya desde pequeña quiso dejar huella. Intrépida, prefería escalar árboles, ir en trineo o cazar ratas con escopeta antes que sentarse en el campo con su familia. Tenía 23 años al empezar su primera lección para conseguir el título de piloto de avión. Pocos meses después compró un biplano biplaza de ocasión, que pintó de amarillo y con el que llegó a alcanzar 14.000 pies, un récord femenino de la época. Cuando Amelia tenía 30 años, George P. Putnam le ofreció ser la primera mujer en cruzar el atlántico a bordo de un avión, proeza que consiguió a bordo de un Fokker trimotor bautizado como “Frienship”. No viajó sola, eran tres de tripulación. Amelia Earhart se había convertido en la primera mujer en cruzar el atlántico en avión. Sus predecesoras no tuvieron suerte y murieron en el intento. Se casó con Putnam, y muy pronto se preparó para cruzar volando en solitario el Atlántico, cosa que consiguió no sin dificultades en mayo de 1932, con un vuelo de casi quince horas. Ahí nació la leyenda. [Tweet “@guillemrecolons: Amelia Earhart es la marca del inconformismo”] Tras conseguir otros récords, sus amigos le recomendaron que dejara de volar, pero su marca rebelde la llevó a plantearse el gran reto de su vida: dar la vuelta al mundo por la ruta del ecuador. Una locura. Tras dos años de preparativos, Earhart se dio cuenta de que la parte final del viaje, cruzar el Pacífico, entrañaba muchas dificultades, por lo que decidió contar para su aventura con dos experimentados pilotos, el Capitán Harry Manning y Fred Noonan. Eligió para la ocasión un Lockheed Electra 10E, un bimotor al que añadió un enorme depósito de combustible. El 1 de junio de 1937 el vuelo empezó sin publicidad volando de Los Ángeles a Miami, de allí hasta Puerto Rico, bordeando el continente americano hasta África y llegando hasta el Mar Rojo. De allí siguió hasta Pakistán, India y Singapur. Earhart enfermó de disentería en esa parte del trayecto y sufrieron algunos retrasos por culpa del mal tiempo. El día 29 de junio llegaron a Nueva Guinea, la etapa justo antes de atacar el Pacifico. Habían volado 22.000 millas y quedaban sólo 7.000 millas de cumplir un sueño. Pero algo falló.

¿Cómo desapareció Amelia Earhart?

Partió  de Nueva Guinea a las 0:00 GMT el 2 de julio de 1937 bajo una situación atmosférica poco favorable. A las 19:30 GMT se recibió el siguiente reporte: «KHAQQ llamando al Itasca. Debemos estar encima de ustedes, pero no los vemos… El combustible se está agotando…» A las 20:14 GMT el guardacosta recibió el último mensaje dando su posición; hacia las 21:30 GMT determinaron que el avión pudo haberse estrellado en el mar y entonces comenzó la búsqueda. Se cree que el avió cayó de 56 a 160 kilómetros de la costa de la isla Howland. Algunos creen incluso que el avión pudo haber flotado debido a los tanques vacíos. Franklin D. Roosevelt autorizó la búsqueda con 9 barcos y 66 aviones, una operación de 4 millones de dólares. El 18 de julio se abandonó el rescate. Circulan decenas de teorías sobre el destino de Earhart y su equipo, tantas que han dado pie a documentales muy interesantes y a películas, la última de ellas “Amelia” protagonizada por Hillary Swank y Richard Gere. También es recomendable el artículo de National Geographic titulado ¿Dónde está Amelia Earhart? Tres teorías sobre su misterioso final y su web oficial www.ameliaearhart.com. A pesar de su misterioso final, Earhart sigue siendo una leyenda, una marca viva y un referente de voluntad, de esfuerzo y de resiliencia. Y como no, con un punto de locura. Entre sus frases célebres destaco tres:

  • El coraje es el precio que la vida exige para conseguir la paz
  • Soy muy consciente de los riesgos… Lo hago porque lo quiero hacer. Las mujeres deben tratar de hacer las cosas tal como los hombres lo han hecho. Y cuando fallen, su fracaso no debe ser sino un reto para otras.
  • La manera más efectiva de hacer algo es hacerlo

[subscribe2]

“Pretendo que mi ropa provoque alguna emoción a quien se la pone”

Hija de Paul (McCartney, claro), una de las figuras más legendarias de nuestra época, un hombre de música y, sobre todo, de negocios. Con un padre así y una madre, Linda, también artista (fotógrafa), el resultado no podía ser otro que una hija con mucho talento visual y creativo.

stellamccartneySu esencia personal y la de su firma de moda son un punto de inflexión en un mundo que puede parecer superficial e incluso despiadado – como ella misma lo califica -. Su profundo convencimiento por la sostenibilidad y la defensa de los derechos de los animales la alejan de la frivolidad que muchas veces viene de la mano de la palabra “Moda”.

Se califica como una “Diseñadora emocional que diseña para mujeres” pero su misión va mucho más allá: El respeto hacia el planeta tierra y todos los seres que habitan en él.

Con 13 años hizo su primera chaqueta, en 1995 para su graduación (de la prestigiosa universidad Londinense St.Martins), presentó su primera colección, la cual fue modelada por sus amigas, Naomi Campbell, Kate Moss y Yasmin Le Bon.

McCartney no es únicamente su apellido, también es el nombre de su marca de moda y la diana de muchas críticas que han cuestionado su talento creativo (achacando su éxito al nombre de su padre), pero el tiempo y su savoir faire han provocado que incluso el mítico Karl Lagerfeld tuviera que tragarse sus palabras.

Afirma que cada uno de sus diseños tiene una reflexión física, mental y espiritual, y es de las que cree que los pequeños detalles tienen un impacto masivo en la forma en las que nos proyectamos.

¿Qué esconde el armario de Stella McCartney? Pues incorpora todo esto: sus antecedentes, sus creencias, su trabajo, su faceta de madre, su Londres y los estilos de vida de los países que la han marcado.

¿A quién admira Stella McCartney? A su madre, Linda (murió cuando ella era muy joven). Una mujer pionera y sorprendente de la que destaca su confianza interna, su valor, su libertad… y todo eso es lo que quiere reflejar en la “mujer Stella”.

Stella ha conseguido ya 20 años de carrera, pero sobretodo ha logrado que su nombre se aparte completamente del mundo musical y se convierta en referente en el mundo de la moda. Una diseñadora emocional que ha transcendido sus valores y ética personal a su carrera profesional consiguiendo hacer una moda más sostenible y respetuosa con el planeta sin renunciar a estar en lo más alto.

 Photo: Stella McCartney photographed for the Fashion by Allison Michael Orenstein

Richmall Crompton, forjadora de iconoclastas, inconformistas y rebeldes

Si hay un personaje de ficción que todavía me hace sonreír con una mezcla de alegría y nostalgia es sin duda Guillermo Brown, uno de los hijos literarios de Richmal Crompton.

personalbranding_richmallcromptonTengo muy presentes en mi imaginario infantil los sábados al mediodía que con rutinaria puntualidad visitaba a mi abuela y su hermano. Antes de comer y mientras los mayores descansaban yo leía vorazmente los libros de Guillermo Brown en una de sus primeras ediciones publicadas antes de la guerra civil española. Me los había recomendado mi padre que los había leído en su niñez y a el le debo estos momentos de solaz, sonrisa y rebeldía que, estoy casi convencido, han configurado mi sentido británico del humor.

Que Richmal Crompton fuera una mujer hija de un pastor anglicano, Edward John Sewell Lamburn, y de la señora  Clara, nacida Crompton de quien presuntamente tomó el nombre literario y naciera en 1890 me importa relativamente poco. Que iniciara sus estudios en la St Elphin’s School para hijas de clérigos anglicanos y luego se fuera al Royal Holloway College a realizar estudios clásicos de latín y griego y posteriormente enseñara en St. Elphin’s y en la Bromley High School y que publicara más de veinte títulos distintos a los de la saga de Guillermo Brown y falleciera en 1969 también me deja indiferente. Para mi Crompton será siempre la creadora de Guillermo.

Quizás su militancia como sufragista le hizo ser una buena conocedora de la Inglaterra post victoriana que se refleja en todos y cada uno de los libros del pequeño Brown y le inculcó a este último un alto espíritu de inconformismo y rebeldía.

soymimarca.comGuillermo y su pandilla Enrique, Pelirrojo, Douglas, el perro Jumble y Juanita, los Proscritos, vivían en un estado de casi vacaciones donde lo mas importante era plantar cara a la autoridad, al orden establecido y al sistema de valores de la clase media inglesa del primer cuarto del siglo pasado. Un mundo que ahora leeríamos como ingenuo en el que los insultos mas horribles y soeces eran “ recristo, rediez y caray” según la traducción al castellano y la manera de gastarse los ahorros era comprando pegajosas bolas de caramelo. Un mundo en el que a pesar de hacer pasar las de Caín al Sr. y la Sra. Brown y a los hermanos mayores Roberto y Ethel las cosas acababan siempre bien y las situaciones más disparatadas provocaban una carcajada o una sonrisa.

Richmall Crompton ha dejado en mi corazón la huella de Guillermo Brown y por esto puedo afirmar que tenía una marca personal potente. Si soy rebelde e iconoclasta es en alguna medida gracias a lo que aprendí del pequeño Guillermo y esto al final es un indicador de la potencia de su marca.

[subscribe2]

Creían que las balas nos silenciarían (Malala Yousafzai)

Como los últimos meses de agosto, el pasado viernes 1 de agosto reemprendimos la serie “mujeres con marca”. Este agosto contaremos con grandes mujeres, así que no dejéis de leernos los lunes, miércoles y viernes.

El relato inspirador de Malala Yousafzai

Malala Yousafzai / marca personal¿Quién no conoce a Malala? La historia de Malala es la historia del coraje de una niña que no estaba dispuesta a renunciar a su educación.

El relato empieza en 2009, Malala tenía 12 años y los talibanes paquistaníes controlaban el valle del Swat, en el noreste de Pakistán, e imponían la Sharia, la lectura más rigurosa del Islam. Una de sus medidas fue prohibir que las niñas acudieran a la escuela.

Malala se saltó la medida y acudía a la escuela de forma clandestina.

El blog fue la clave

Malala utilizó el seudónimo de Gul Makay para escribir a diario sus experiencias en un blog que publicaba en urdu (lengua mayoritaria de Paquistán) la BBC. Ahí denunció “En el mundo las niñas van a la escuela libremente y sin miedo, pero en Swat si vas a la escuela tienes mucho miedo de los talibanes. Ellos nos matarán. Nos lanzarán ácido a la cara. Pueden hacer cualquier cosa”.

“Un día, de camino a la escuela, oí a un hombre decir ‘Te mataré’. Aligeré el paso y un momento después miré si estaba detrás de mí. Afortunadamente estaba hablando por teléfono y debía estar amenazando a otra persona”.

La venganza talibán

Adam B. Ellick, periodista del New York Times, se sintió atraído por el relato y entrevistó a Malala. Ahí apareció el problema, ya que le puso cara, para el mundo y también para sus enemigos.

En 2010 los talibanes del Swat fueron expulsados y Malala volvió a su escuela con normalidad. El Gobierno paquistaní le otorgó el premio nacional a finales de 2011.

Desde que su identidad había sido revelada, Malala y su familia sufrían amenazas continuas, amenazas que se convirtieron en realidad en octubre de 2012 cuando un grupo de talibanes, a la salida de la escuela, le dispararon a en la cabeza y el cuello, dejándola herida de muerte.

Sobrevivió milagrosamente

Malala fue trasladada en un avión desde Islamabad a un hospital del Reino Unido, donde se sometió a dos intervenciones quirúrgicas y salvó su vida.

Al recuperarse, Malala reafirmó su compromiso con el derecho de la mujer a la Educación.

Un referente internacional

Malala Yousafzai / TimeMalala apareció en la revista Time como una de 100 personalidades más influyentes del mundo. En noviembre de 2012, la ONU dedicó un día en su nombre al derecho universal a la Educación. Durante su discurso Malala afirmó que no estaba en contra de nadie, ni siquiera de los talibanes de Paquistán, y aseguró que no quería venganza: “Es algo que aprendí de Mahoma, de la herencia de Martin Luther King y de Nelson Mandela, la filosofía de la no violencia que aprendí de Gandhi y la madre Teresa, el perdón que aprendí de mi padre y de mi madre”.

Refiriéndose a los talibanes comentó “Creyeron que las balas iban a silenciarnos pero fallaron“.

Malala ha solicitado a la comunidad internacional que se negocie con los talibanes, pero estos la han vuelto a acusar de abandonar el Islam y de “convertirse al laicismo”, por lo que sigue bajo amenaza. En cierta manera, el caso recuerda algo al de Salman Rushdie, que aun vive amenazado.

Resiliencia y marca personal

Sin duda la marca Malala está formada por valores muy sólidos, entre los que destacaría la resiliencia, la fe en la educación como palanca de la cultura y el diálogo, la lucha por los derechos de las mujeres en el mundo y el respeto a la diferencia.

Os invito a ver este excelente reportaje elaborado por el mismo periodista del New York Times que “descubrió” a Malala. Es realmente impresionante.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=AitiZ8nTabM[/youtube]

Foto: Russell Watkins/Department for International Development. Available free under the terms of Crown Copyright/Open Government License/Creative Commons – Attribution.

[subscribe2]

 

“Tengo el mejor trabajo del mundo”

Agatha Ruiz de la Prada, un referente en Personal Branding

Agatha Ruíz de la Prada y Sentmenat, XXII marquesa de Castelldosríus, XXIX baronesa de Santa Pau, Grande de España, diseñadora de modas, empresaria, activista y madre de Cósima y Tristán Ramírez. Mujer, Asertiva, Coherente, Honesta, Accesible y Estratégica, todo con mayúscula. Parece haber tenido desde muy joven una idea muy clara de la importancia de ser ella misma y de diferenciarse. soymimarca_personalbranding_grandesmujeres

La marca personal se asienta en la autenticidad, y en la capacidad de sintonizar y conectar con tu público.

Desde hace más de 30 años Agatha Ruíz de la Prada, una década o dos antes de que se acuñara el concepto marca personal a finales de los 90 , ha trabajado incansablemente para quizás sin proponérselo, ser un magnífico ejemplo de personal branding, y sin duda, un gran ejemplo de comunicación personal. Esta vez sí de forma decisiva.

Como Coco Chanel, o Claire MacCardell ella es la mejor modelo y la mejor imagen de su marca. Tenemos más o menos la misma edad, por lo que he podido seguirla desde una perspectiva horizontal. La he encontrado en los medios y la he buscado como diseñadora. He tenido la oportunidad de saludarla en varias ocasiones, de entrevistarla y hasta de pedirle que diseñase unos pendientes exclusivos para Audi cuando yo era la responsable de la publicidad de esa marca en España.

Siempre ha accedido gustosa a hacer de todo y a hacerlo con una consistencia tan sorprendente como probablemente meditada que la ha llevado a apoderarse con una rotundidad épica de territorios tan comunes y recurrentes como los corazones, las flores o los colores amarillo, turquesa y fucsia. Sin pretender dejar nada al azar, ni intentar dejar estar presente en todo lo que ella hace por lejano, pequeño e insignificante que sea ha conseguido fusionar nombre, marca, estilo y esencia a niveles que sólo las grandes firmas consiguen gastando cifras astronómicas en Publicidad o RRPP. Su notoriedad espontánea y sugerida es indiscutible en el mercado español.

Después de varias décadas de constante esfuerzo y perseverancia por estar en todas partes ahora puede hacer sólo lo que la divierte, pero adivino que es una de esas personas apasionadas por su trabajo a las que todo les atrae o les reta. Es en sí misma un fenómeno de conexión, una “performance”, que como Salvador Dalí o Madonna saben que sorprender sigue despertando del letargo a audiencias átonas o plumas aburridas de lo clonado . Forma parte de ese tipo de marcas que han impregnado su ADN de creatividad y aprovechan cualquier ocasión para desplegar su atractivo y atraer. Me gusta porque provoca cuestionando sutilmente, demostrando que todo lo escrito se puede reescribir pero también por ser capaz de pelear durante años por sus títulos nobiliarios y presentarse a la boda de los reyes vestida con los colores de la bandera republicana. Quizás sólo para beneficio de su negocio pero a la par para dejar abierta una ventana al pensamiento libre.

Su actitud no denota un ápice de incongruencia sino más bien todo lo contrario: coherencia. No es Agatha Ruiz de la Prada de las costureras que dan puntada sin dedal. Artista, culta e intensa como los colores relucientes que ha hecho que la definan. Hay pocas mujeres en la piel de toro o en el continente con la capacidad de reflejar la forma y el fondo de una marca personal única y bien construida. Ella vende. Un modelo a seguir. Eso sí encontrando nuestra diferencia y exprimiendo su zumo gota a gota mientras definimos nuestra trayectoria. Algo aparentemente sencillo para lo que además de ser listo hay que ser inteligente y tenaz.

Feliz Verano

Aquí,

Reyes Ferrer, Diferencióloga

La mujer que no temía volver a empezar de cero

 

Maria Aurèlia Capmany (Barcelona, 1918-1991) fue, ante todo, una mujer con carácter. Un alma libre. Novelista, dramaturga, ensayista y a la vez maestra, mujer política, feminista, barcelonesa de raíz y catalanista, Capmany fue una de estas mujeres que fue libre en unos momentos de nuestro país en que todos, pero sobre todo las mujeres, estábamos más que encorsetadas.

aurelia4

Foto: Google CC

Capmany, hija y nieta de intelectuales, se crió cerca de Las Ramblas de Barcelona y fue al Institut-Escola de la Generalitat republicana, un sistema educativo laico, mixto y progresista que la formó en un ambiente cultural e intelectual abierto y librepensador que más tarde completó con la carrera de Filosofía en la Universidad de Barcelona.

Maria Aurèlia era una mujer con una fuerte personalidad. Ahora diríamos que con marca propia. Franca, dura a veces, con un torrente de palabras y de ideas bien enlazadas siempre en la boca.  Apasionada, algo insolente, arisca pero curiosa, un vendaval intelectual e ideológico que, a través de su voz ronca, casi varonil, podía fácilmente plegar al interlocutor si no se andaba con cuidado.

Nunca seré lo bastante vieja ni lo bastante cobarde como para no volver a empezar de cero y con las manos vacías

M_AureliaGran feminista, desacomplejada y poco agraciada, fumaba a menudo unos puritos de nombre anacrónico, los “señoritas”. Su imagen, como la de Chavela Vargas o la de Sara Montiel, está muy ligada a éstos puros, que no se sabe si fumaba más por provocación que por convicción.

La polifacética obra literaria de Maria Aurèlia – narrativa, novela, teatro, ensayo, opinión, memorias – es quizá menos conocida que su faceta política, que ejerció con pasión desde los inicios de la democracia, siendo una de las voces más ovacionadas en el llamado “Miting de la Llibertat”, que en junio de 1976 desbordó el Palau Sant Jordi de Barcelona.  Después, y hasta su muerte, fue Concejal de Cultura y de Ediciones durante la etapa de Pasqual Maragall frente al Ayuntamiento de Barcelona.

Luchadora inquebrantable, rebelde inconformista, murió en 1991 casi al mismo tiempo que su compañero de vida, el poeta y escritor mallorquín Jaume Vidal Alcover.  Antes del mítico 1992, se fue Maria Aurèlia Capmany, una mujer con marca propia.