La historia de la mujer que rompió las cadenas

Victoria Kent

Victoria Kent es un personaje que siempre me ha intrigado y es uno de los iconos históricos  y casi mágicos de mi infancia junto con Aniceto Alcalá Zamora, Alejandro Lerroux, Julián Besteiro, Miguel Primo de Rivera, Antonio Maura, el general Silvestre, el del desastre de Annual, y muchos otros, producto de largas charlas con mi abuelo que había vivido en primera persona los grandes momentos de la historia de España del siglo XX.

Nació en Málaga un tres de marzo entre 1892 y 1897, dependiendo de los textos legales consultados, hija de José Ken Román, de origen británico, y de Maria Siano González de origen italiano.

Victoria Kent Siano

Victoria Kent Siano

En 1911 obtuvo el título de maestra pero en  1917 se marchó a Madrid donde cursó estudios de derecho  y en 1924 se incorporó al Colegio de Abogados de Madrid siendo la primera abogada colegiada de España.

Aunque no tenía previsto ejercer profesionalmente la abogacía en 1930, a raíz de la Sublevación de Jaca a favor de la instauración de la república, tuvo la oportunidad de defender a Álvaro de Albornoz ante el Tribunal Supremo de Guerra y Marina de un delito de conspiración contra el estado y la convirtió en la primera mujer del mundo en intervenir ante un consejo de guerra consiguiendo la absolución de su cliente.

Tras la instauración de la República fue elegida diputada  por Madrid en las Cortes Constituyentes de 1931 por el Partido Radical Socialista y en 1936 diputada por Jaén en las listas de Izquierda Republicana.

En Mayo de 1931 aceptó el cargo de Directora General de Prisiones desde el que inició una reforma profunda del sistema penitenciario que le otorgaron una gran popularidad no exenta de críticas.  Se comprometió totalmente con la rehabilitación de los presos en contra de los criterios de castigo y ejemplaridad mayoritariamente vigentes en la época, puso en funcionamiento el sistema de permisos por razones familiares y las visitas vis a vis, permitió la libertad de culto en los centros de reclusión, mejoró la alimentación y la calidad de vida de los penados y mando cerrar 114 cárceles por sus malas condiciones.  Creó el cuerpo auxiliar de mujeres que sustituyeron a las Hermanas de la Caridad en la gestión de las cárceles femeninas y mandó construir la nueva Cárcel de Mujeres de Ventas en Madrid  con instalaciones que permitían a las reclusas estar al cuidado de sus hijos y otras medidas innovadoras. También promovió la eliminación definitiva de las cadenas y grilletes de las cárceles y con el metal obtenido hizo  modelar un busto de Concepción Arenal  que en el siglo anterior había sido la primera mujer que ocupó el cargo de Visitadora de Cárceles de Mujeres.

Como diputada tuvo un papel polémico en las discusiones para conseguir el sufragio femenino ya que se posiciono tácticamente en contra de que se otorgara de forma inmediata el voto a las mujeres ya que según su opinión por influencia de la Iglesia y del bajo nivel educativo su voto sería conservador . Se manifestó claramente a favor del voto femenino  aunque se posicionó por un aplazamiento hasta que las condiciones culturales de las españolas fueran mejores, por este motivo mantuvo en sede parlamentaria una dura discusión con Clara Campoamor y se forjó una cierta impopularidad que le llevó a no renovar su escaño en las elecciones de 1933.

Durante la guerra civil fue nombrada secretaria de la embajada de España en Paris y tras la caída de la República su nombre figuró entre los que la policía franquista entregó a las autoridades de Vichy por lo que tuvo que refugiarse en la embajada de México y vivir hasta el final de la Segunda Guerra Mundial con una identidad falsa, Madame Duval. Escribió un diario novelado Cuatro Años enParís que posteriormente fue publicado como libro.

Fue juzgada en 1943 por el Tribunal contra la Masonería y el Comunismo y condenada en rebeldía a 30 años de prisión con las accesorias de inhabilitación absoluta y expulsión del territorio nacional.

Se exilió a México y formó parte del gobierno republicano en el exilio en el que en 1945 ocupó un ministerio sin cartera.

En 1950 se trasladó a Nueva York ciudad de la que no se movería hasta su muerte en 1987, en esta ciudad creó junto con Salvador de Madariaga la revista Ibérica, en la que colaboraron intelectuales y políticos de relevancia como Tierno Galván y Mario Soares, que dirigió hasta la muerte de Franco en 1975. En 1977 hizo un breve viaje a España y a pesar de los actos que se celebraron en su honor se encontró desplazada.

Mi abuelo canturreaba unas estrofas del Pichi, de la  revista “Las Leandras” que  decía más o menos: “ anda que te ondulen con la permanén/ y pa suavizante que te den col crem/ Se lo pués pedir a Victoria Kent/ que lo que es a mí, no ha nacido quien/”. Quizás fue este estribillo el que ha mantenido siempre vivo el interés por el personaje.

Marcas personales como la de Victoria Kent han forjado una parte poco conocida y explicada de la historia de España.

El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza.

 

Una mente optimista con alma luchadora y una mujer capaz de plantarle cara a la adversidad: Hellen Keler. (27 de junio de 1880 – 1 de junio de 1968), Alabama, Estados Unidos.

 

HelenKeller

Helen Keller

Con tan sólo 19 meses se quedó sorda y ciega. Más allá de avocar su vida al fracaso, este hecho marcó el comienzo de una vida de superación. Gracias a su institutriz Anne Sullivan aprendió a comunicarse, y gracias a ello pudo optar a una educación digna, incluso llegándose a graduar en la universidad de Radcliffe, siendo la primera persona ciega y sorda en obtener un título universitario.

 

Consiguió ser autora, activista política y oradora mundialmente famosa, llegando a impartir conferencias en más de 39 países.  Su segundo cometido en la vida fue fundar  la Helen Keller International, una organización sin fines de lucro para la prevención de la ceguera. Helen murío el 1 de junio de 1968, murió mientras dormía.

 

Helen tiene una de esas vidas de las que vale la pena aprender.  Ella es el claro ejemplo de que nada es imposible.  De que podemos llegar a ser lo queramos ser. De que el esfuerzo determina nuestro destino. De que aunque tengamos todo en contra, no hay excusa para luchar y hacer que la voluntad y el deseo ganen la batalla al miedo.

 

Sus frases derrochan optimismo y esperanza. Existe lección de vida en cada una de ellas. Siempre recurro a ellas en busca de inspiración. Gracias Hellen.

 

  • “Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón.”

 

  • “La seguridad es más que nada una superstición. La vida es una aventura atrevida o no es nada.”

 

  • “Mucha gente se hace una idea equivocada sobre la verdadera felicidad. No se consigue satisfaciendo los propios deseos, sino siendo fieles a un cometido que merezca la pena.”

 

  • “Lo que una vez disfrutamos, nunca lo perdemos. Todo lo que amamos profundamente se convierte en parte de nosotros mismos.”

 

Leila Janah, la marca del microtrabajo

 

Es más que posible que no conozcamos a Leila Janah ni a Samasource. Pero hay más de 15.000 personas que han salido de la miseria gracias a ella y a su iniciativa.

Leila es fundadora y CEO de Samasource, una empresa social sin ánimo de lucro que da empleo digital para  personas pobres de todo el mundo. Fundada en 2008, Samasource ha facilitado un microtrabajo a 15.000 personas en 9 países, ha conseguido más de 5 millones en contratos con 75 empresas de tratamiento de datos (eBay, Walmart, Linkedin…) y conseguido financiación de donantes como la Fundación Google, la Rockefeller, Cisco y Ford. Por si fuera poco, Samasource ha recibido decenas de premios, incluyendo el Premio de Innovación de la Secretaria de Hillary Clinton (2012), el Templeton Freedom Award, y el Premio NetExplorateur por parte del Senado francés. Además, Leila ha sido incluida en la “League of extraordinary women 2012” de la revista Fastcompany

Leila Janah / Foto: Mike McGregor

Leila Janah / Foto: Mike McGregor

Leila (Nueva York 1982)  se crió en un suburbio de Los Angeles, California. Ganó una beca de la universidad a los 16 años, se graduó en Universidad de Harvard en 2005 con una licenciatura en Estudios para el Desarrollo de África. Tras su graduación, Janah trabajó como consultora de gestión en Katzenbach Partners hasta 2007 donde pasó a ser profesora de la prestigiosa Universidad de Stanford con el Programa de Justicia Global, fundado por el profesor de derecho de Joshua Cohen. 

En 2008, creó Samasource, una idea que se inspiró en sus experiencias en el Banco Mundial y en el trabajo de campo en Mozambique, Senegal y Ruanda, durante su proceso en Harvard.

Nina Simone: la marca personal fraguada por la adversidad

Habrían de pasar aún veinte años para que fuese conocida como Nina Simone, y alguno más para convertirse en una de las más grandes divas del jazz pero, a la edad de cuatro años, Eunice Kathleen Waynon, ya cantaba y tocaba el piano con soltura en los oficios religiosos. Su familia apenas podía mantenerse pero, a los seis años, y gracias a una ayuda anónima, pudo comenzar sus estudios de piano clásico.

Cuatro años más tarde, Eunice, que ya era una pianista prodigiosa, ofreció un concierto en la biblioteca de su ciudad. Sentados en la primera fila, sus orgullosos padres aguardaban a que comenzase el concierto cuando fueron obligados a levantarse de sus asientos para que unos ciudadanos blancos ocupasen su lugar.

Este hecho marcaría para siempre a Eunice que, con los años, se convertiría en una activa defensora de los derechos de la población afroamericana.

A pesar de este incidente, Eunice continuó sus estudios de piano y canto hasta que, tras ver denegada una beca de estudios, asumió que no iba a ser la primera concertista negra de la historia de los Estados Unidos y comenzó a trabajar como pianista en un bar de Atlantic City.

Cada noche debía tocar y cantar durante seis horas, así que creó un repertorio de música popular, que personalizaba con toques de jazz y clásicos y que interpretaba con un estilo vocal intenso y desgarrado. Sería entonces cuando adoptaría el nombre artístico de Nina Simone para que su madre no se enterase de que tocaba el piano en un bar.

Su inconfundible estilo pronto la haría popular, posibilitando la grabación del primero de una larga lista de discos. Comenzó entonces una carrera llena de éxitos, que no la hicieron abandonar de su posición comprometida contra la discriminación racial.

Hay pocos ejemplos tan claros en el mundo del espectáculo de lo que es una marca personal: la suma de conocimiento, actitud y valores hacían de Nina Simone una artista irrepetible e inimitable.

Por eso, en estos tiempos en los que soplan vientos de cambio, encuentro inspiradora su historia, la de alguien que supo crear su marca y su futuro a partir de la adversidad.

No hablo de milagros, de secretos, de atracción, ni de positivismo barato. Hablo de estudiar, de practicar, de ser constante, de tener determinación e integridad.

En los próximos años tendrás que acostumbrarte a evolucionar, a cambiar de ocupación, a adquirir conocimientos de manera continua. Lo que no cambiará nunca, si está bien construida, es tu marca.

En la discografía de Nina Simone hay música que podríamos clasificar como jazz, soul o pop, aunque sería irrelevante hacerlo. El estilo, o la marca, de Simone son tan inconfundibles que traspasan los límites de las etiquetas.

Hace ya casi diez años que el piano y la voz de Nina Simone se apagaron para siempre, pero nos queda su música y una declaración de intenciones que, aún hoy, no hace más que reforzar su marca:

Me gustaría que se me recordara como una diva comprometida con sus sentimientos hacia el racismo y sobre cómo debería ser el mundo; y que, hasta el final de sus días, permaneció fiel a sí misma

Nina eligió como título de su autobiografía “I put a spell on you”, uno de sus temas más conocidos, en el que versionaba al extravagante Screamin’ Jay Hawkins, y no se me ocurre mejor cierre para apreciar las inimitables cualidades artísticas de la Simone.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=UGvI3dXldPI[/youtube]

 

Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar

Si algún personaje público ha mantenido intacta su notoriedad más de medio siglo después de su muerte, éste es Eva Duarte de Perón, Evita.

“Confieso que tengo un ambición, una sola gran ambición personal: quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi patria”. Es una gran declaración de marca personal de una mujer que habiendo nacido en una de las capas más humildes de la sociedad argentina logro ilusionar e impulsar a su país.

Producto de una época de grandes desequilibrios sociales, Evita nació en 1919 en Junín, provincia de Buenos Aires, en el seno de una familia ilegítima porque su padre mantenía otra familia oficial. Este hecho, que podría pasar como anecdótico, le hizo tomar consciencia práctica de la palabra injusticia, que se materializó de manera dramática al no serle permitido asistir al velatorio de su padre en 1926, aunque sí pudo acompañarle al cementerio.

“ Para explicar mi vida de hoy, es decir, lo que hago de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar en mis primeros años, mis primeros sentimientos…he hallado en mi corazón, un sentimiento fundamental que domina desde allí. En forma total, mi espíritu y mi vida: ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. Desde que yo me acuerdo cada injusticia me hace doler el alma como si me clavase algo en ella. De cada edad guardo el recuerdo de alguna injusticia que me sublevó desgarrándome íntimamente” así lo explica nuestro personaje en el libro La razón de mi vida ( Ediciones Peuser 1951).

Siempre tuvo un carácter fuerte sobre todo para conseguir sus objetivos. Logró labrarse una reputación como actriz sin dudar en sacrificar su bienestar y su salud, viviendo en pensiones baratas y en algunas ocasiones con síntomas de malnutrición. En 1935, con quince años, llegó a Buenos Aires dispuesta a triunfar en el mundo del espectáculo y lentamente fue logrando un cierto reconocimiento. Pero su situación no se estabilizó hasta bien entrado el año 1942, en que consiguió hacerse un lugar en las emisiones de radio, en el teatro y el cine. Fueron ocho largos años de restricciones que acabaron de forjar su carácter.

La situación en su país, Argentina, no era fácil. Grandes desequilibrios internos que ocasionaron migraciones significativas desde las zonas rurales a las urbanas y que provocó la llegada a las grandes ciudades, y entre ellas Buenos Aires, de los cabecitas negras, los trabajadores deslocalizados de sus empleos en el campo. La urbanización y la industrialización se caracterizaron también por la presencia de un gran número de mujeres buscando un lugar en el mercado de trabajo.

A nivel político los partidos políticos tradicionales estaban en claro y franco desprestigio porque habían apoyado a un sistema político corrupto sin ser capaces de dar respuestas a las necesidades de la población.

En 1943 se produjo un golpe militar en el que Juan Domingo Perón, el hombre con el que Evita viviría hasta su muerte y forjaría su mito, era un integrante de tercera fila.

Perón se fue comprometiendo en el avance de las conquistas sociales y laborales con la oposición de los sectores más tradicionales y de la embajada de los Estados Unidos.

Evita y Juan Domingo Perón se conocieron en 1944 y se casaron en 1945. Entremedio, otro golpe militar llevó a la destitución y detención de Perón, cuya liberación se llevó a cabo por la movilización de los trabajadores que ocuparon la Plaza de Mayo.

En el año 1946 Evita comenzó su carrera política acompañando a su esposo en la campaña electoral para las presidenciales de 1946. Fue la primera esposa de candidato que estuvo presente en una campaña electoral y que acompañó su consorte durante sus giras.

Tres días después de las elecciones pronunció su primer discurso político a favor de los derechos de la mujer, y un año más tarde la Cámara de diputados sancionó la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres.

En 1947 Perón fundó el Partido Peronista, que en realidad se constituyó como un movimiento integrador de múltiples clases y tendencias. Evita se erigió como nexo entre los sindicatos y Perón y fue el movimiento sindical el que la promovió en 1951 a la vicepresidencia del Partido Peronista, iniciativa que se vio frustrada por su enfermedad y su muerte.

Evita tenía una visión muy combativa de los derechos sociales y laborales y estaba convencida que la oligarquía y el imperialismo actuarían incluso utilizando la violencia para anularlos. Por ello impulsó la formación de milicias obreras y fue partidaria de armarlas.

“El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podio comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos”

En 1947 hizo una gira internacional visitando varios países europeos y entre ellos España, que estaba sometida a la dictadura franquista. De regreso declaró que “a la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de “rojos” porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dijo que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por la imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada”

Participó en múltiples iniciativas a favor de la justicia social y de los más desfavorecidos.

Eva Perón enfermó de leucemia y falleció en 1952.

El gran éxito de Eva Duarte fue el haber sabido conectar con su pueblo, con su público objetivo, con un lenguaje claro y llano. Siempre estuvo atenta a lo que realmente importaba y se consolidó como una gran marca personal.

Más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o sonrisas las felicidad de sus pueblos”

Acusada de demagógica y populista por unos, elevada casi a los altares por otros. Si en algo pudo equivocarse Evita, fue en haber estado siempre al lado de los más débiles.  Algo a ser tenido en cuenta en los tiempos que corren por todos aquellos que se dedican a la política.

Lo único que debemos hacer es adquirir plena conciencia del poder que poseemos y no olvidarnos de que nadie puede hacer nada sin el pueblo”

Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos

Adicta confesa a las joyas, mujer de figura envidiable, mirada seductora y  carácter indomable. Dicen de ella que nunca quiso ser una mujer “normal”, para ella solo bastaba la categoría de “estrella”. Así era esta diva de ojos violeta: Elisabeth Taylor.

Su infancia

Nunca quiso ser actriz, y creció bajo la sombra de una madre obsesionada por el triunfo a cualquier precio, lo que la llevó a ser un ejemplo de lucha personal y superación. Ya desde muy pequeña protagonizó algunos anuncios y cameos en películas pequeñas.

“Mi madre dice que no abrí los ojos durante ocho días después de nacer, pero cuando lo hice, lo primero que vi fue un anillo de compromiso. Quedé enganchada”

 

El estrellato

Entre los años 1950-1960 se convirtió en una de las mayores divas de Hollywood. Participó en grandes clásicos que han pasado a la historia del cine como Gigante (1956), junto a James Dean y Rock Hudson o La gata sobre el tejado de zinc (1958), junto a Paul Newman-juntos formaron una de las parejas más bellas del cine- un filme que le reportaría su primera nominación al Oscar. A lo largo de su carrera también ganó el BAFTA y El Globo de oro, y se alzó con dos estatuillas por Quien teme a Virginia Woolf (1961) y por Una mujer marcada (1967), llegó a estar nominada en cinco ocasiones. Pero sin duda fue con Cleopatra, – la película más cara de la historia- con la que brillaría como una auténtica estrella.

“Todo me pone nerviosa, excepto hacer películas”

 

El amor

Tubo múltiples matrimonios pero según ella un único gran amor: Richard Burton. Y pese a lo turbulento de su relación y de su divorcio en junio de 1974, soprendieron al mundo al volver a casarse. Esta vez, duraron juntos menos de un año. Nunca tuvieron hijos biológicos, pero en 1964 adoptaron a Maria Burton.

“Sólo me he acostado con hombres con los que me he casado. ¿Cuántas mujeres pueden decir eso?”

 

Su glamour y adición a las joyas

La gran dama pasó a la historia no sólo por ser una de las grandes divas de Hollywood, sino también por ser la dueña de una de las mayores colecciones de joyas del mundo. Nadie como ella supo lucir espectaculares piezas con su misma elegancia y glamour. Su favorita era “La Pelegrina”, dicen que solía llevarla cada día ya que se trataba de uno de los numerosos obsequios del amor de su vida, Richard Burton. Este colgante se subastó recientemente por 9 millones de euros junto con el resto de sus legendarias joyas.

“La Pelegrina” AFP

 

“Adoro usar joyas, pero no porque sean mías. No puedes poseer resplandor, sólo puedes admirarlo”

 

Su marca personal: Autenticidad y Pasión

Carismática, icónica, rebelde y amiga de sus amigos: estos son algunos de los adjetivos con los que sus amigos la describen. Incluso Michael Jackson le escribió una canción exclusiva con motivo de su cumpleaños llamada Elizabeth I love you.

Además se involucró en labores de ayuda contra el hambre en Asia y África y aportó grandes cantidades de dinero y numerosas posesiones. Por su labor humanitaria recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, en 1992.

Sus ojos violetas se apagaron en Marzo del 2011, pero sus películas, su glamour y su pasión permanecerán para siempre.

Termino con una de sus míticas frases que sin duda es 100% Elisabeth Taylor:

 “Sigue tu pasión, sigue a tu corazón, y las cosas que necesitas llegarán”

Lo más sexy de una mujer son sus neuronas

Sarah Jessica Parker no es una típica y convencional belleza de Hollywood, fue llamada en sus años de juventud “un patito feo”, inadaptada, estrafalaria, no se quería operar la nariz, depilar las cejas, arreglar el cabello, usaba la ropa ancha, no le importaban las tendencias, combinaba todos los estilos que encontraba en su armario, y la palabra “moda” significaba solo estar cómoda.

Sarah Jessica Parker nació en Ohio en 1965. Estudió canto y baile desde muy pequeña. Consiguió su primer papel en televisión con ocho años y con apenas once subió a los escenarios de Broadway para participar en la obra The Innocents. Desde entonces, toda su familia decidió seguir a la joven prodigio y se mudaron a Nueva Jersey para estar cerca de Nueva York, donde Sarah Jessica siguió actuando durante algunos años.

En 1979 la compañía The Sound of Music le ofreció su primer papel importante, en el espectáculo Annie en Broadway. En 1984 participó en las películas Footloose y Un extraño en casa. Un año más tarde obtuvo el papel protagonista en Las chicas sólo piensan en divertirse. Sarah Jessica encadenó varias películas: Tres mujeres para un caradura junto a Steve Martin en 1992, Luna de miel para tres con Nicolas Cage en 1993, Persecución mortal con Bruce Willis y Ed Wood de Tim Burton en 1994.

Pero la estrella de Sarah brilló con todo su esplendor con su interpretación de una columnista de sexo de Manhattan llamada Carrie Bradshaw en la serie “Sex and the City” (Sexo en Nueva York). Fue un éxito mundial y la actriz menuda, de rostro asimétrico se convirtió en un icono de belleza y estilo, referencia de muchas mujeres. Recibió el Globo de Oro a la mejor actriz de una serie de comedia en 2000, 2001, 2002 y 2004. La serie terminó en 2004 en su sexta temporada.

Posteriormente obtuvo el papel protagonista en La joya de la familia, en la que volvió a demostrar sus dotes para la comedia y participó en la comedia romántica Novia por contrato junto a Matthew McConaughey. En 2008 Sexo en Nueva York dio el salto a la gran pantalla. Sarah Jessica se volvió a meter en la piel de Carrie. La segunda parte, Sexo en Nueva York 2, se estrenó en 2010.

Sarah Jessica Parker está casada con el actor Matthew Broderick y tiene tres hijos.

Cuando no está protagonizando y produciendo “Sex and the City”, Sarah es miembro del comité de mujeres políticas de Hollywood, representante de la UNICEF para las artes y protagonizó el primer vídeo de la campaña por la reelección del presidente Obama.

La actriz que ha logrado un espacio en el mundo de las estrellas dice que “con el tiempo todas las piezas encajan en su lugar…hasta entonces, ríete de la confusión, vive el momento, y piensa que todo sucede por una razón”.

Para seguir esta serie sobre mujeres excepcionales, haz clic en este ENLACE

Simply the best!

Tina & Ike Turner. Hamburgo 1971. CC Wikicommons

Simply the best. Es difícil que tu marca personal sea tan potente, musical y reconocida. Con un “simply the best” todo el mundo sabe que hablamos de Tina Turner, el nombre artístico de Anne Mae Bullock. Pero esta mujer acumula más etiquetas: The Acid Queen, la reina del Rock, y, de cosecha personal, “la energía”.

Nacida en 1939, ha actuado durante más de 50 años sobre los escenarios del rock mundial con la fuerza y energía de una leona. Aunque le debe su nombre y su carrera musical a Ike Turner, un divorcio sonado en 1976 hizo que Tina brillara en solitario con álbums que jamás olvidaremos y con una puesta en escena que dejaba marca (ver bio). Algo inaudito en una carrera musical: comenzó una gira mundial con casi 69 años de edad.

Las canciones que yo destacaría son Private Dancer, What’s love got to do with it, Let’s Stay Together, I can’t stand the rain, We Don’t Need Another Hero (de la película Mad Max), Simply the best, y I don’t wanna loose you. 

Llenar un estadio con 180.000 personas no está al alcance de cualquier mortal. Tina lo hizo en Brasil, consiguiendo un record Guiness.

Aquí tenemos la energía de Tina Turner interpretando la pieza inmortal de los Rolling Stones “Honky Tonk Woman” en 1970.

[youtube]http://youtu.be/JLBuTkIPbSA[/youtube]

Uno nunca se da cuenta de lo que se ha hecho, sólo puede ver lo que queda por hacer

Sin lugar a dudas ésta era Marie Curie, porque siempre miró hacia delante, fue la primera en casi todo lo que hizo y un ejemplo de trabajo y perseverancia. Veamos algunos hitos de su brillante historial:

  • La primera de su promoción en la carrera de físicas y la segunda en la de químicas.
  • La primera mujer en doctorarse en Francia y la segunda en Europa.
  • La primera mujer en obtener un Premio Nobel, el de Física.
  • La primera catedrática en la Sorbona.
  • La primera persona a la que se concedieron dos Premios Nobel en dos campos diferentes, en Física primero y años después en Química.

Marie Curie. Fuente: Wikimedia CC

Y para comprender mejor el mérito de esta gran mujer nos hemos de remontar al final del siglo XIX en una Polonia ocupada por Rusia.

Marie Sklodowoska, este era su nombre de soltera, nació en el año 1867 en Varsovia y fue la menor de cinco hermanos.

Desde su infancia destacó por su interés por la lectura, el dominio de las lenguas, hablaba polaco, ruso, alemán y francés y su pasión por la física.

La vida no es fácil para ninguno de nosotros. Pero…¡Que importa! hay que perseverar y, sobretodo, tener confianza en uno mismo. Hay que sentirse dotado para realizar alguna cosa y alcanzarla cueste lo que cuesta

Marie se inscribió en 1891 en la Facultad de Ciencias Matemáticas y Naturales en la Sorbona, dejando definitivamente su Polonia natal. Tras licenciarse en Física y Matemáticas. Por el camino conoció, en 1894, al que sería su marido Pierre Curie con el que se casó el año siguiente y pasó a llamarse Marie Curie.

En 1985 se descubrieron los rayos X y en 1896 la radioactividad natural siendo este último descubrimiento el que inspiró la elaboración de su tesis doctoral.

Soy de las que piensan que la ciencia tiene una gran belleza. Un científico en su laboratorio no es sólo un técnico: es también un niño colocado ante fenómenos naturales que le impresionan como un cuento de hadas

Con esta visión decidió investigar la naturaleza de las radiaciones que producían las sales de uranio  motivada por los trabajos del físico Henri Becquerel que fue su director de tesis. En 1903 obtuvo su doctorado con la mención cum laude.

Y con el doctorado llegó su primer reconocimiento público ya que en este mismo año 1903 se le concedió el Premio Nobel de Física junto a su marido Pierre Curie y a su director de tesis Henri Becquerel.

El camino del progreso no es ni rápido ni fácil.

El año 1906 falleció su marido atropellado por un carruaje de seis toneladas y Marie perdió a uno de sus más sólidos apoyos pero lejos de amilanarse perseveró en su trabajo. Obtuvo la cátedra que tenía su marido en la Sorbona y se convirtió en la primera mujer catedrática.

En 1910 demostró que se podía obtener un gramo de uranio puro consiguiendo al año siguiente y en solitario el Premio Nobel de Química  “ en reconocimiento de sus servicios en el avance de la Química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio  de la naturaleza y compuestos de este elemento”.

Su amor por la ciencia y su actitud desinteresada  hicieron que no patentara el proceso de aislamiento del radio dejándolo abierto  a la investigación y a toda la comunidad científica.

No hay que olvidar que cuando se descubrió el radio, nadie sabía que resultaría útil en los hospitales. El trabajo era ciencia pura. Y esto es una prueba de que el trabajo científico no debe considerarse desde el punto de vista de la utilidad directa de la misma

Durante  la Primera Guerra Mundial Marie propuso el uso de la radiografía móvil para el tratamiento de los soldados heridos, se utilizó un coche que se conocía por el Petit Curie.

Marie entabló una relación con un científico casado hecho por el que fue dura e injustamente atacada por sus adversarios y un sector de la presa de la época.

Al final de su vida Marie se quedó ciega y falleció en 1934 a causa de una anemia aplásica  debida posiblemente a la exposición a la radioactividad durante sus trabajos cuyos efectos nocivos no eran todavía conocidos. Fue enterrada junto a su marido.

En 1994 sus restos junto con los de Pierre fueron trasladados al Panteón de París siendo la primera y única mujer cuyos restos reposan en este recinto.

Su hija mayor Irène Joliot-Curie obtuvo en 1935, un años después de la muerte de Marie, el premio Nobel de Química por su descubrimiento de la radiactividad artificial.

La humanidad también necesita soñadores, para quienes el desarrollo de una área sea tan cautivante que les resulte imposible dedicar su atención a su propio beneficio. Así fue Marie Curie.

¿Queréis ver el Nilo? Ahorraos el viaje… ella lo lleva en sus ojos..

No se me ocurre una mujer frase para definir a esta gran mujer: Cleopatra Filopator Nea Thea, o Cleopatra VI.

Inteligente y culta, consumada política, superviviente nata, de físico poco impresionante y, pese a su fama de seductora, mujer con solo dos hombres en su vida: así era Cleopatra, la Reina de Egipto.

Su pelo negro azabache y sus ojos rasgados son su mayor sello de identidad. Una fémina obsesionada con la belleza y el culto al cuerpo. Dicen de ella que 20 mujeres se encargaban de la preparación de sus baños de plantas aromáticas, en los que se sumergía hasta seis horas.

Son muchas las biografías y películas que hablan y especulan sobre la vida de La Reina del Nilo. Una mujer, una “reina de reyes”, un ser humano poderoso, pero sobretodo: un mito.

Algunos la describen como una persona extraordinariamente fuerte y una “superviviente” nata. Otros destacan de ella su espectacular capacidad intelectual y su facilidad para aprender idiomas. Pero lo que es indiscutible es que fue la única mujer del mundo antiguo que gobernó sola, además de ser una de las personas más ricas de su época.

Su fama de mujer extremadamente seductora ha provocado que sea recordada como una femme fatale, aunque algunas biografías la describen como una mujer recatada y solitaria. Los grandes amores de su vida fueron Julio César y Marco Antonio, con los que tuvo 4 hijos (uno de César y tres de Marco Antonio).

Amor, odio y poder son los ingredientes presentes en la vida de una de las mujeres más importantes de la historia. Murió por amor a la edad de 39 años, aunque las causas de su muerte siguen siendo un misterio.

Y para terminar quiero compartir este poema en el que Shakespeare descubre el secreto de esta mujer de leyenda.

La edad no podrá marchitarla,

ni la rutina helará sus encantos.

 

Otras mujeres sacian el hambre que alimentan,

ella provoca más hambre cuanto más sacia.

 

Pues hasta lo más impuro tanto purifica,

que incluso los santos sacerdotes la bendicen si peca.

 

La Vida de Antonio y Cleopatra