¿Sueñas o Haces realidad tus sueños?

El otro día llegó a mis manos un artículo de Bill Tikos, coolhunter de reconocido prestigio  y fundador de TheCoolHunter.net. Su contenido me pareció tan estimulante e inspirador que pensé que tenía que compartirlo con el resto de personas que al igual que yo, creen que la pasión es lo que mueve a las personas a alcanzar sus sueños.

Cierto es que en esta vida hay dos tipos de personas, unos que sueñan y otros que hacen sus sueños realidad. Y yo personalmente admiro profundamente a los segundos, a  esas personas capaces de tomar acción y conseguir que las cosas pasen.

 

Empezar a ir al gimnasio, cambiar de empleo,  hacer lo que realmente siempre hemos querido hacer… de lo más simple a lo mas profundo y complejo. Todo son retos, y el proceso para que se conviertan en resultados es el mismo. Tener iniciativa. Tomar acción. Alcanzar objetivos.

La marca personal tiene mucho que ver aquí, ya que nos ayuda a plantearnos preguntas como:

¿Se lo que quiero?, ¿Me gusta la vida que llevo?, ¿Estoy dispuesto a cambiar? ¿A dónde quiero llegar al final de mi vida? ¿Qué mensaje quiero transmitir?

La respuesta a estas preguntas es el punto de partida para salir de nuestra “zona confort” y empezar con nuestra VIDA. Para así mostrar al mundo quién somos realmente y hacer lo que siempre hemos querido, tanto en el ámbito personal como  profesional.

Aquí os dejo el magnífico artículo de Bill Tikos:

If It’s Important, You’ll Find A Way. If It Isn’t, You’ll Find An Excuse

 

Some people dream of success, others make it happen. Of course, you can dream as much as you like but waiting for things to happen gets you nowhere. Get active and start making things happen.

Whatever journey your path takes you on, the most important thing is to have passion in what you do.

How many of you went to college, got your degree, and ended up doing something totally unrelated to your major? Studying it did not make you passionate about it. It wasn’t your path.

Education or even talent aren’t worth much without passion. So do the stuff that you love and you’ve always wanted to do because without it, you’ll feel stuck and unfulfilled. If you work in a bank but your dream is to be a naturopath, then make those changes now. Make this year the turning point in your life. When you do what you love you will be rewarded — it will just flow naturally.

Look at those around you who just make things happen. They have a clear goal in mind and they know where they want to go. They don’t always have a plan but they have the passion and the tenacity to make it work, and they achieve their goals as the end result.

Trust us when we tell you this. If something important to you, you WILL find a way. If it isn’t, you’ll find an excuse. It’s that simple. Find your way. Make it work, whatever it takes. Are you 10 kilos heavier than you should be? It is simple:

Commit, go to that gym every day, no excuses, and train until you lose those 10  kilos. When you accomplish this, you’ll have the confidence to do more. Set a goal and make it happen.

Want to stop smoking? Stop making excuses, take control of your circumstances before they take control of you.

Success isn’t just about what you accomplish in your life, it’s about what you inspire others to do and when you do accomplish something as simple as quitting smoking or losing weight, you’ll inspire others to do the same. Anyone can change the world, and everybody should try. And it all starts with your own life.

Stop waiting for the perfect time to do what you want to do. Do it now.

Life begins at the end of your comfort zone, so get used to being uncomfortable. It won’t kill you. Do you need a sign? Here it is: – Bill Tikos

Aléxia Herms / Asesora de marca personal

Adopta la filosofía rebelde

Pocas veces me he divertido tanto en la presentación de un libro como en este de “Filosofía Rebelde / Un viaje a la fuente de la sabiduría” del novel Victor Gay Zaragoza (Kairós). Quizás se deba a la juventud de su autor, a la habilidad dialéctica del prologador, Borja Vilaseca, o a la maestría de su editor, Agustín Pániker.

Imagino que no siempre compramos los libros cuando vamos a una presentación: El hecho de ir es importante, algo nos cautiva, el tema, el historial de la editorial que lo publica, el autor, la síntesis del libro que hayamos leído, el prologador, el lugar donde se presenta, nuestra relación personal con alguno de los protagonistas…

Pero luego hay algo mucho más importante: la marca que nos deja su autor. En este caso, os puedo asegurar que tanto el vídeo de presentación, que os adjunto, como la gigantesca empatía de Victor Gay en la librería Bertrand el pasado jueves, me acabaron de convencer para invertir los poco más de 14€ que costaba el libro. Lo importante en mi caso es la marca personal de Víctor, Borja y Agustín, que, aún con un pequeño exceso de familiaridad, llenaron el vacío existencial que me sobreviene algunas tardes a eso de las 7h.

Luego está el libro: me lo leí de una tirada, lo devoré. Lo peor: que el libro, como todo lo bueno, se acaba en la página 149. Lo mejor: que a partir de acabar el libro puede empezar una vida nueva. Dependerá de cada uno.

Victor Gay Zaragoza desgrana las cuatro etapas del conocimiento, y lo hace poniendo en común las enseñanzas de las diferentes religiones y filosofías a través del tiempo. El libro es una guía magistral, no es uno de autoayuda, es un libro sobre amor, valor y su influencia sobre el cambio que nos ha de llevar a traspasar el ego. No se trata de un manual de coaching, se trata de una historia de historias que relaciona el espíritu rebelde que llevó a Zaratrustra, a Sócrates, a Jesús de Nazaret, a Tolstói, a Gandhi o Luther King a cambiar paradigmas que regían el mundo desde una visión de paz y de espiritualidad.

Aquí tenéis alguna de las frases que me parecen interesantes:

“Es triste y dice mucho del nivel de conciencia de nuestra sociedad que nos dediquemos a buscar defectos a los pocos seres que han centrado sus vida en algo que no fueran sus ambiciones y deseos en lugar de intentar aprender de ellos”

“El odio nunca puede terminar el odio; únicamente el amor puede hacerlo” Martin Luther King

“Un paso hacia atrás pueden ser dos hacia adelante”

“Un pez necesita estar unos instantes fuera del agua para poder valorar lo maravilloso que es vivir en el agua”

Os recomiendo el libro de corazón, y para animaros os muestro el excelente vídeo de presentación. Quizás os anime a adoptar cuanto antes la filosofía rebelde.

¿El fin de la privacidad?

La película “La red social” no sólo es una biografía del joven más rico del mundo, hay algo más. Además de ser una buena película, transmite a la perfección uno de los factores de mayor relieve en la era 2.0: Ante el fracaso de intentar encontrar a los amigos a la manera 1.0, es decir, la vía tradicional, muchas personas recurren a la red. Los encuentros son con personas reales, pero son encuentros virtuales.

¿Responde Facebook al perfil de una persona tímida, introvertida? No, en absoluto.  Facebook ha roto esa barrera, y también ha roto la barrera de la privacidad.

Hace algunos años, pasar desapercibido era una virtud. En el servicio militar, por ejemplo, siempre se aconsejaba al recluta no destacar ni por arriba ni por abajo.

La cosa ha cambiado. Ahora pasar desapercibido es, sencillamente, no existir. Ya sea en la forma clásica presencial o en la web 2.0, si uno no existe no progresa, se estanca. Ahora es más necesario que nunca dar va conocer al Mundo cuál es nuestra virtud, qué nos hace diferentes y cómo podemos ser útiles a la sociedad.

La globalización acentúa más aún la necesidad de ser distinto: nuestro terreno de juego se ha ampliado, nuestro mercado no es de 40 o 50 millones de personas, es de miles de millones.

Una buena idea, como la que inspiró a Mark Zuckerberg a crear Facebook, se extenderá como un virus y se instalará en zonas donde quizás comer dos veces al día sea un lujo. Haber ganado 4.000 millones de dólares antes de los 30 años puede no ser una casualidad, pero también puede serlo. La idea: crear un software que permita romper el muro de la privacidad. As simple as this.

A todas aquellas personas que sigan pensando que no quieren poner su vida al alcance del mundo, un mensaje: No es indispensable dar los buenos días en Twitter, compartir las fotos del perro en Facebook o declararse en Tuenti. De lo que se trata es de trabajar un posicionamiento personal y darlo a conocer. No es mucho más que eso. Lo llamamos marca personal, y está formada por un sinfín de atributos, algunos de ellos buscados y otros los fruto de la percepción que forjamos.

Si eres bueno una cosa y no lo haces saber, ¿Quién se va a enterar?. Si no sabes si eres bueno en una cosa, ¿Cuándo y cómo te vas a dar cuenta?. Un consejo: ponte en manos de profesionales. Ser una marca implica abrirse al mundo, romper esa privacidad. El fin aquí justifica los medios.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca