Qué redes sociales debería usar tu empresa en 2015

Reconozcámoslo, a los que nos dedicamos a las redes sociales nos gustan más las tendencias para el año que viene que a una quinceañera un test de compatibilidad con Justin Bieber.
 En un campo tan volátil como el de las redes, cualquier estudio que recoja las apreciaciones y experiencias de los colegas tiene un gran valor y aporta luz para lo que está por venir.

plataformas-usadas-redes-socialesEs frecuente que los artículos sobre redes sociales se centren en la relación empresa-cliente final y se suele descuidar qué acciones tomar cuando deseamos comunicar a través de redes sociales en un entorno de B2B.
Recientemente el Instituto de Marketing de Contenidos llevó a cabo una encuesta de la que se descubría que los profesionales del marketing dentro del B2B usan 5 plataformas de social media para distribuir su contenido, con Linkedin en lo más alto de la lista. El resto de la lista está formado por Twitter (88%), Facebook (84%), Youtube (72%) y Google (64 %).

Un año más Linkedin se consolida como la plataforma más de moda dentro del B2B ya que en 2013 era usada en un 82%, porcentaje que ha subido este año hasta el 91% y se prevé que aumente en 2015 hasta el 96%. Pero eso no es todo, ya que Linkedin también ha sido calificada como la plataforma social media más efectiva para la distribución de contenido, seguida de cerca por Twitter y un poco más lejos por YouTube. Google+ continúa siendo la eterna promesa que, aunque sigue creciendo, sigue siendo la hermana rezagada de las redes sociales.

Para las empresas consultadas, el marketing de contenidos es una técnica conocida y bastante utilizada.  Los tres principales objetivos que se logran a través del marketing de contenidos son el reconocimiento de marca, la generación de leads y el engagement, todos ellos valorados con más del 80%. A un poco más de distancia le siguen las ventas y la fidelización del cliente. 

La consolidación del uso del marketing de contenidos como una estrategia más dentro de las empresas B2B ha hecho que los profesionales del marketing empiecen a demostrar interés en actividades complementarias como las métricas de las redes y las monitorizaciones de la web.

Tal vez el aspecto más llamativo del estudio es que a la pregunta sobre qué tácticas son las que más usan los encuestados han respondido (de más a menos):  Contenido Social Media, Newsletter, Artículos en WEbs, Blogs, Eventos, Case Studies y Vídeo.  tecnicas-mas-efectivasSin embargo,  en efectividad, los mismos encuestados han valorado como más efectivos los Eventos, Webinars, Vídeos, Blogs, Case Studies y los Libros Blancos.

Tal vez un buen propósito para 2015 sería alinear los esfuerzos con los resultados.

PD: Aprovecho para recordar que este jueves 25 de diciembre, día de Navidad, este blog tendrá un regalo muy especial para sus lectores, el ebook gratuito “Auténticos, relevantes y diferentes” prologado por Eva Collado Durán y que recoge lo mejor de este blog durante 2014 con la participación de veintitantos autores.

[subscribe2]

Podemos: el nuevo branding político

Es muy probable que Podemos, en las próximas Elecciones Generales españolas (2015), desbanque al Partido Popular (PP) y al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como la primera fuerza política española. Sería sin duda un hecho inédito e histórico, porque un partido recién creado y en las antípodas de lo que son los grandes partidos políticos españoles y de lo que la gente ha votado en todas las anteriores legislaturas podría acabar con el bipartidismo, podemos from http://www.anticapitalistes.net/ / creativecommons photocaracterística principal del sistema político español

A muchos el fenómeno Podemos les ha pillado en fuera de juego y han tenido que estudiarlo y tratar de entender las claves de su éxito. Después de los resultados de las pasadas elecciones europeas muchos lo descubrieron (me incluyo) y en muy pocos meses se ha consolidado como una alternativa real a PP y PSOE. La cosa parece que va en serio porque, según estudios oficiales y oficiosos, ya es la primera fuerza política en intención de voto directo.

Podemos vende, así se lo reconocía el propio Iglesias a Jordi Évole en la entrevista que le hizo hace unas semanas en el programa de TV Salvados. Las televisiones se los rifan porque saben que si algún dirigente del nuevo partido es entrevistado o aparece en algún debate las audiencias se disparan. Salir en los medios les ha ayudado a darse a conocer y a difundir su mensaje político, permitiéndoles consolidarse como alternativa,   pero también han sido el movimiento político que mejor ha sabido aprovechar el potencial de internet y las redes sociales. Sin ellas no habrían llegado tan lejos y es evidente que representan a una nueva generación que entiende y dominan el nuevo lenguaje digital y la comunicación 2.0.

Aunque, más allá de que hayan sabido exprimir al máximo las posibilidades que los medios de comunicación les ofrecían, si lo que dicen no hubiese gustado no hubiese acabado por atraer a tanta gente.

Podemos representa una cosa, es un mensaje, una idea: la refundación del sistema democrático español, esa es su marca.

Si el cambio lo prometen muchos otros partidos que estaban antes que ellos ¿por qué se les toma en serio, por qué están convenciendo a la opinión pública? Si se analiza el fenómeno, veremos que debajo de la marca Podemos existe un branding político complejo pero de profundo calado. Veamos las marcas de Podemos:

#PabloIglesias. No hay movimiento político que triunfe sin un líder que lo guíe, impulse y dirija. Las personas buscamos liderazgos fuertes que nos digan qué, cómo, cuándo: que nos marquen el camino. Pablo Iglesias es el protagonista indiscutible de Podemos, sin el cual seguramente no habrían llegado tan lejos.

#Casta. Probablemente su idea más popular y de la que se derivan las demás. Han etiquetado al establishment político/económico/empresarial/periodístico como una casta y los identifican con una élite que trabaja sólo para y por ellos en contra del interés general y encerrados en sí mismos e impermeables a las demandas ciudadanas. De esto han hecho su leit motiv.

#Podemos. Toman el relevo de Barack Obama: del “Yes We Can” al “sí se puede” o “claro que podemos”. El movimiento político denuncia una situación determinada pero sobre todo expresa un mensaje positivo de cambio y anuncian que están para ganar: “No hemos venido para ser un partido testimonial, sino para gobernar”, dice Iglesias cada vez que puede. La gente se los cree más allá de que sus propuestas sean realizables porque representan para muchos la “esperanza” del cambio, pero también porque ellos mismos son los primeros que se creen que pueden.

#Aporellos. De la denuncia de la casta a la promesa de hacer limpieza. Si por algo la gente quiere votarlos es porque prometen acabar con la corrupción y con un sistema que juzgan injusto e insolidario. Así fue aclamado Pablo Iglesias cuando fue elegido Secretario General de Podemos, al grito de “a por ellos”.

#Democracia. “La corrupción es una pandemia que amenaza la supervivencia de la democracia”. A Pablo Iglesias, como hemos dicho antes, su propuesta le puede cojear por su discurso izquierda-derecha, económicamente hablando, pero su estrategia está centrada en el eje poder-ciudadanía. Democracia no como un sistema político en el que con votar cada 4 años haya suficiente, sino como un sistema de empoderamiento ciudadano de las instituciones y el poder. La gente quiere protagonismo y que se le tenga en cuenta y el discurso de Podemos encaja muy bien con esta demanda.

[subscribe2]

La triste estupidez de perderse por el camino

¿Quién no quiere tener éxito en la vida? Preguntemos a nuestro alrededor y veremos que muy pocos responden que para ellos el éxito no es relevante. Tener éxito es el motor que impulsa la vida de las personas y que al mismo tiempo las sume

éxito y fracaso from embercarriers.com / creativecommons

en la incertidumbre por saber cuando llegará. Las presiones sociales y personales empujan a tener resultados de manera rápida, si no inmediata, y mientras estos no llegan aumenta la sensación de que se está perdiendo el tiempo y que se avanza en un tortuoso camino hacia ninguna parte. Al final del trayecto el éxito viene definido por haber alcanzado los objetivos que cada cual se ha fijado y tener un lugar en el corazón de los que nos rodean. Sentirse bien en la propia piel , ser conocido, reconocido, relevante y elegido son los pilares que, salvo algunas excepciones, sustentan una vida de éxito.

La vida es afortunadamente un trayecto largo y el éxito final es la suma de muchos éxitos parciales.

Y como no controlamos, también afortunadamente, cuándo vamos a llegar a la parada final es recomendable ir siendo conscientes de que la dirección y el sentido que estamos tomando nos permiten disfrutar del viaje y salir más ricos y más fuertes de cada estación en la que nos apeamos, a sabiendas de que algunos apeaderos nos harán volver subir al tren con las manos vacías.

Gestionar la huella que vamos dejando en cada una de las etapas que vivimos nos ayuda a saber si estamos siguiendo el camino correcto o hemos de hacer modificaciones en el itinerario. Trabajar la marca personal es siempre y en cualquier caso una garantía de éxito porque permite un enfoque completo de la vida, las relaciones con los que nos rodean y el legado que queremos dejar.

El éxito de una marca personal es el legado que va dejando a lo largo de su existencia, lo que los demás dicen de nosotros cuando no estamos o cuando ya no estamos, con permiso de Jeff Bezos.

La visión de conjunto, saber el territorio que estamos recorriendo y un mapa que lo represente adecuadamente es imprescindible para ponerse en marcha. El territorio somos nosotros y nuestros proyectos en bruto, pensando en grande y teniendo muy presente aquello que nos hace diferentes y únicos. Es el autoconocimiento del que tanto hablamos en marca personal y sin el cual nuestro viaje está en manos de cualquiera menos en las que debe estar, las nuestras.

Definir el itinerario, saber cómo explicarnos y cómo explicar a los demás el motivo de nuestro viaje, decidir a dónde queremos llegar y dónde queremos que los demás nos sitúen nos permite ir valorando si las etapas, estaciones y apeaderos por los que vamos pasando nos acercan o nos alejan del destino que nos hemos propuesto. Es la estrategia de la marca personal sin la cual, aun sabiendo hacia dónde queremos ir, podremos acabar en un laberinto.

Dar a conocer que estamos en camino, explicar y que los otros sepan que nuestro viaje tiene sentido porque vamos a ayudarles y a cambiar el mundo. Que lo sepan porque si no lo saben no podrán hablar de nosotros cuando no estemos y no seremos conocidos, reconocidos, relevantes y elegidos. Si hacemos el viaje escondidos en un vagón de carga aunque lleguemos a destino habremos perdido la gran oportunidad de compartir. Por esto decimos que una marca personal que no es visible no es marca. Sin visibilidad el éxito será a medias.

Si lo que acabas de leer te da que pensar no te quedes con los brazos cruzados porque el éxito es para los que se mueven, seria una triste estupidez.

[subscribe2]

 

Spandau Ballet, la marca de los 25 millones de álbums

Spandau Ballet fue una banda pionera en muchos campos y ahora, con el estreno del documental sobre la historia del grupo “Soul boys of the western world” deja al descubierto -más allá del fenómeno musical que se tradujo en 25 millones de álbumes vendidos- la importancia de ser consciente en lo que a gestión de marca se refiere.
[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=cwx333QIwcs[/youtube]

El documental empieza con imágenes del Londres de los 60, la capital de la cultura y la moda, donde los Beatles y los Rolling Stones reinaban y donde el hedonismo era el motor de una sociedad próspera y el carpe diem el leiv motiv de sus habitantes. Tal vez por haber nacido en un ambiente tan positivo, a la aterradora pregunta: “Niño, ¿Qué quieres ser de mayor?Gary Kemp, por aquel entonces mocoso rubio y posteriormente líder intelectual del grupo, no dudaba en afirmar que lo único que quería era tener éxito en el mundo de la música.

Tener un objetivo claro facilita mucho saber por dónde tienes que ir, pero si cuando entras en el bachillerato te encuentras con un par de compañeros de clase que comparten tu objetivo, el camino se hace mucho más sencillo. El siguiente paso a seguir era el de tocar, tocar y tocar para ir afinando el estilo. Corría el final de los años setenta, la era del punk estaba herida de muerte y finalmente se abría un pequeño hueco para algo nuevo. Los cinco muchachos vieron por fin su oportunidad.
Orígenes de Spandau Ballet
Sabían que para triunfar debían diferenciarse, convertirse en algo único y lo hicieron. Su propuesta estaba basada en una música influenciada por estilos como el funky o la música con sintetizadores, aparecer con una imagen muy cuidada y ambigua y apoyarse en un nuevo soporte hasta entonces casi desconocido: el videoclip. Lo empaquetaron todo junto bajo el concepto de Pop Art y ya sólo quedaba encontrar un nombre para el grupo que funcionara. Accidentalmente toparon con el nombre de Spandau Ballet y lo tomaron.

El siguiente paso fue hacer la presentación oficial del grupo. Convocaron a los personajes más influyentes de la escena londinense a un concierto privado en un cine para presentar sus temas. El éxito del grupo dependía de la reacción de los asistentes: al día siguiente todo Londres hablaba del nuevo grupo que acaba de nacer.

Con el apoyo de la vanguardia londinense y siendo el grupo de moda en los locales más in Londres llegó la hora de buscar discográfica. Sabían que jugaban con ventaja y consiguieron cerrar un buen contrato discográfico.

Un par de discos después, Spandau Ballet era un grupo muy conocido, pero no habían conseguido “el éxito” que tanto deseaban. Durante este tiempo habían perdido el factor sorpresa y por contra, un número considerable de grupos habían adoptado su estética y su estilo.

Había llegado el momento de evolucionar. Sin abandonar su gusto por la moda y la estética, evolucionaron hacia un aspecto más sofisticado. Con la publicación del tercer álbum “True” (1983) se coronaron como los reyes de los New Romantics y por fin alcanzaron el ansiado éxito.

Los siguientes años fueron un paseo por la fama sin abandonar los rasgos característicos de la banda: una imagen muy cuidada, el uso del videoclip y una música con un sonido inconfundible. Sus dos siguientes éxitos fueron número uno mundial y se convirtieron en un fenómeno de masas.

Sin embargo los desencuentros empezaron a crearse en el seno del grupo. Aquel mocoso rubio llamado Gary empezó a cambiar de objetivos, algo que no fue compartido por el resto de los miembros que seguían volcados en el grupo. Ese fue sólo uno de los motivos, pero sin duda uno de los motivos clave para la sonada ruptura que se produjo en 1989.

La ruptura de Spandau Ballet fue un duro golpe para las miles de fans incondicionales que durante años pedían una y otra vez la unión del grupo. Tuvieron que pasar 20 años para que el reencuentro se produjera. Todos asumieron su parte de culpa y lanzaron un CD recopilatorio para tantear la acogida del mercado. La acogida ha debido ser algo más que positiva ya que han lanzado CD con tres temas nuevos, estrenan documental y preparan gira mundial para 2015. No hay que ser muy sabio para saber que este grupo está preparando algo importante. Esperemos que la suerte les acompañe.

[subscribe2]

El vacío que esconde la apariencia

Estos días la prensa se ha hecho eco de las aventuras de un farsante conocido popularmente como “el pequeño Nicolás” que consiguió engañar a presidentes, reyes y empresarios. Muchas veces las apariencias engañan, pero muchas otras convencen. El caso que nos ocupa es de un joven que consiguió introducirse en las capas más altas de la sociedad y de la política con la apariencia como única arma, y lo hizo de manera continuada durante años hasta que fue cazado por un cúmulo de mentiras que desbordó el vaso. 

Os adjunto un artículo al respecto publicado ayer en el diario Expansión del periodista Tino Fernández en que colaboran Guillem Recolons y Andrés Pérez Ortega, y que analiza la fijación de forma sobre fondo de directivos, empresarios y reclutadores.

¿Sabes venderte como el ‘pequeño Nicolás’?

Como en la vida, en el mercado laboral el papanatismo de ciertas empresas, reclutadores o jefes les lleva a fijarse más en los fuegos artificiales de una persona que en su solidez profesional o el valor que aporta.

Francisco Nicolas / apariencias vacías

Fuente: 20Minutos

Francisco Nicolás Gómez-Iglesias, el joven detenido la pasada semana acusado de estafa, suplantación y falsedad en documento público tras hacerse pasar presuntamente por agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), después de haber alternado y fotografiarse con políticos, empresarios, famosos y hasta con el propio rey Felipe VI el día de su coronación, no es sólo una muestra de cómo alguien puede venderse personal o profesionalmente con habilidad. También es un ejemplo de cómo en la sociedad –y por supuesto en el ámbito profesional–, ciertas dosis de papanatismo llevan a fijarse en aspectos que no tienen que ver con la solidez, el valor añadido, la eficacia o la relevancia real. Parece contar mucho más la apariencia, las formas, el envoltorio personal y profesional, o la simple visibilidad.

En el terreno laboral hay quien se dedica a hacer política y tiene como actividad principal salir en la foto. Es evidente que muestran una gran habilidad para ello, pero la cuestión es que muchas organizaciones, además de aceptar esto, lo recompensan. No premian los logros. Quien consigue promocionar allí es un tipo de profesional más visible que sólido y efectivo.

De poco sirve decir que eres el mejor para un puesto si no puedes probar que eres lo que prometes

En el entorno que favorece la aparición de individuos como el pequeño Nicolás, cabe preguntarse si hay expertos porque aparecen en todos los sitios, o están en todos los sitios porque son realmente expertos.

Falsos icebergs

Guillem Recolons, socio de Soymimarca, explica que “hay personajes que consiguen saltarse los protocolos y entrar allí donde se proponen. Utilizan lo que conocemos como labia, buena presencia, pero sobre todo una sensación de seguridad que no admite dudas a quien le acoge. Son falsos icebergs. Se ve lo que flota, pero no hay nada debajo”.

Seguir leyendo…

 

[subscribe2]

 

Visual Search: Decirlo con imágenes es lo que se lleva

Los humanos somos seres especialmente visuales que además vivimos inmersos en un mundo ligado cada vez más a la imagen y la inmediatez. Nuestra condición, junto con la revolución de la comunicación online, ha generado la aparición de una generación llamada “The Visual Generation”, en la que lo visual triunfa por encima de todo.

personalbranding_visualsearchLas formas de buscar y recibir información están cambiando, Google nunca desaparecerá por completo, pero se está produciendo la transición de la búsqueda del texto a la búsqueda visual.

Esta tendencia, junto al crecimiento exponencial de redes sociales como Instagram, Pinterest o Vine hace que cada vez más prioricemos los contenidos visuales y audiovisuales por encima de los demás. Seguramente la era del “Visual Search” – búsqueda visual de imágenes – esté más cerca de lo que imaginamos.

Los datos hablan por si solos:

  • Un reciente estudio realizado a más de 3000 profesionales del marketing en Estados Unidos (Fuente:  Social Media Examiner) revela que los especialistas en marketing valoran los contenidos visuales en las redes sociales más que nunca.
  • Pinterest ha comprado a la startup pionera en el reconocimiento de imágenes y tecnologías de búsqueda visual – VisualGraph – para desarrollar esta tecnología en los próximos años. 

Estas dos realidades hacen que los especialistas en marketing digital valoren cada vez más las redes sociales visuales. Y aquí entran en juego dos factores:

–       Creación de contenidos visuales (infografías, memes…)

–       Producción de vídeos originales

¿Cómo afecta el Visual Search a nuestra marca personal?

Seguramente la consolidación de la búsqueda visual sea algo incipiente, pero siempre es bueno anticiparse y estar preparado para lo que llegará. Así que veamos algunos conceptos relevantes para nuestra marca.

  1. Tu imagen 2.0: analiza qué imágenes aparecen relacionadas con tu nombre+apellidos y responde a la pregunta: ¿Mi identidad visual 2.0 refleja los valores de mi marca? Si la respuesta es negativa debes de empezar a trabajar mejor las imágenes que compartes a través de tu Blog o Redes sociales. Como consejo guarda siempre las imágenes con tu nombre junto al concepto que quieras relacionar (por ejemplo: alexiaherms_visualsearch)
  1. Instagram: Tu marca personal contada en imágenes. Está claro que Intagram ha democratizado la fotografía, así que aprovecha para proyectar quién eres y qué haces en imágenes. Si ya hemos visto que “decirlo con imágenes es lo que se lleva”, no pierdas la oportunidad de hacerlo añadiendo un toque de creatividad.
  1. Youtube: El vídeo se impondrá como el medio rey en los próximos años. En primer lugar asegúrate de que los vídeos que Youtube relaciona con tu nombre son los que tú quieres. El vídeo es sin duda la mejor tarjeta de presentación. Una apuesta ganadora es hacer un vídeo de tu relato, eso es la máxima expresión de tu marca personal 2.0.
  1. Pinterest: Da rienda suelta a la imaginación, ya que Pinterest nos permite inspirar con imágenes. Construye algunos tableros con todo lo que te entusiasme, eso también deja marca y muestra tu lado más personal.
  1. Vine: Tienes 6 segundos para transmitir un mensaje, si Instagram nos da la posibilidad de ponernos en la piel de un Fotógrafo, Vine nos permite ser Publicistas – con spots de 6 segundos -. Capta tu realidad y utiliza estos segundos audiovisuales como “teaser” de algún post de tu Blog, de eventos a los que asistas, charlas que impartas…

Las redes sociales visuales enganchan porque son emocionales y nos dan lo posibilidad de proyectar nuestra marca personal de forma diferente.

Imagen CC Search  by qthomasbower / Big Heart of Art – 1000 Visual Mashups

¿Cuánto tiempo necesito para gestionar mi marca personal?

Perdona que te responda a la gallega: ¿Cuánto tiempo necesitas para crear un hábito?

Robin S. Sharma, autor de “El monje que vendió su Ferrari” nos habla de 21 días seguidos el tiempo necesario para crear un hábito. Sin embargo, y conciente de que puedo frustrar expectativas, en marca personal diría que el proceso es algo más largo (aunque muy edificante e inspirador). Me explico.

soymimarca.com personal brandingPara gestionar mi marca personal primero necesito saber cómo se gestiona, y ese PROCESO de aprendizaje lleva unos buenos tres meses si uno quiere hacerlo como Dios manda.

Una vez conocido el proceso, podemos iniciar la fase de desarrollo, para la cual 21 días pueden ayudar si no fuera por un pequeño detalle: no se verán resultados todavía, lo cual puede dejar caer la motivación. Así que diríamos que el tiempo que necesito para gestionar mi marca personal es aquel necesario para observar los primeros resultados deseados. Siento no ser más concreto, pero siempre dependerá de los objetivos marcados.

Si uno pretende posicionarse profesionalmente para dejar clara su propuesta de valor para con los demás, este proceso no tiene fin; una vez se empieza no se puede parar, no se debería parar.

Si el objetivo central es encontrar un trabajo hablamos de un tiempo finito, que supuestamente acabará el día que en que se empiece a trabajar. Y digo supuestamente porque los personal branders nos cansamos de repetir la frase castiza “todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena”, referida a que muchas personas bajan la guardia en cuanto han conseguido un trabajo sin ser concientes de que todo trabajo es efímero.

La pregunta del tiempo necesario para gestionar la marca personal tiene una gemela referida al tiempo necesario para gestionar las redes sociales. Y la pregunta la suelen hacer personas que aseguran no tener tiempo, con lo que la respuesta es mucho más fácil y lógica: si no tienes tiempo, no preguntes, no podrás gestionar jamás tu marca personal, ni tus redes sociales, ni ir al gimnasio, ni aprender a comer más sano, ni nada.

Malas noticias para los que no son de agenda flexible. Buenas para los que piensan que dentro de cada uno de nosotros existe la posibilidad de un cambio a mejor a base de introducir nuevas rutinas y jubilar costumbres que no nos aporten nada.

Foto: SnaPsi Сталкер “magic eye” -Creative Commons-

[subscribe2]

¿”Podemos” compra seguidores? Empieza la guerra de los candidatos

Todos los aficionados a las redes sociales seguimos con interés a principios de septiembre la noticia de los miles de falsos seguidores árabes que seguían la cuenta en Twitter de Mariano Rajoy. Twitter se apresuró a borrar los falsos perfiles, pero la sombra de la sospecha acechaba a la figura del presidente Rajoy. ¿Había sucumbido Mariano a la tentación de comprar seguidores para ser el político más seguido en Twitter o se trataba más bien de una estrategia de desprestigio orquestada por el enemigo?

Pablo Iglesias, líder de Podemos, lo tuvo claro desde el minuto uno y no tardó en calificar de “patético” que Rajoy diese “instrucciones a su equipo” para “comprar seguidores”. Si alguien podía opinar del tema, ése es, sin duda,  Pablo Iglesias  que ha desarrollado una comunicación en redes sociales impecable. La sorpresa se la ha llevado una servidora cuando ha descubierto que en la lista de seguidores de Pablo Iglesias también aparecía un buen número de falsos seguidores al estilo de los que aparecían en la cuenta de Mariano Rajoy.

¿Compra seguidores de Twitter el líder de podemos?

¿Se trata de una compra de followers por parte de Podemos o estamos ante otra posible campaña de desprestigio? Será difícil de descubrir. La compra de seguidores para una cuenta personal es tan fácil (y barato) como comprar seguidores a un tercero, aunque a estas alturas de partido resultaría triste descubrir que Pablo Iglesias y su equipo también hubieran sucumbido a la tentación de comprar Followers. Por mucha presión que se reciba o por muy cerca que se encuentren una elecciones, no hay que caer en la trampa. El que acumula más seguidores no es necesariamente ni el más votado ni el más popular. El secreto de las redes sociales no está en el número de seguidores, sino en el interés y el carisma de una persona.

Pablo Iglesias ha sido el primero en conectar con el electorado a través de las redes, con lo que es lógico que tenga un número de seguidores considerable, pero algunos se empeñan en verlo una amenaza a combatir. Si nos ceñimos sólo a los gráficos y a la evolución de seguidores de ambos candidatos, el perfil de Mariano resulta infinitamente más sospechoso de trampa que el de Pablo Iglesias.

comparativa-mariano-pablo

Fuente TweetAccount

Las cifras sin análisis en las redes sociales son, parafraseando a Risto Mejide “como un consolador, perfecto ejecución pero tremendamente fría en el sentimiento“. Para una figura pública como lo es un político es imprescindible entender lo que se encuentra detrás de las cifras: los seguidores en Twitter no se transforman sistemáticamente en votos.

Si hacemos caso a las cifras obtenidas a 25 de septiembre a las 13:20 horas, el político mejor posicionado sin duda alguna sería Rajoy, tal y como se desprende de la herramienta de monitorización:

Influencia Twitter de Rajoy

Fuente TweetReach

Desde luego un alcance considerable, especialmente si se tiene en cuenta que Pablo Iglesias, a esa misma hora, ni siquiera rozaba un alcance de 30.000 personas. Había que buscar la procedencia de la repercusión de la cuenta de Mariano Rajoy.

El misterio quedaba resuelto si se miraba las noticias publicadas por el diario La Informacion, que recogía el gazapo de EFE en Twitter colocando #RajoyMariquita.

Procedencia tráfico de cuenta de Rajoy

Fuente TweetReach

El caso resulta muy obvio, pero sirve para recordar que el éxito en redes sociales radica en el interés que genera una persona por lo que hace o por lo que dice, no en el número de Followers que obtenga.

Egocéntricos, pesados y spam

Cada vez se me hace más insoportable aguantar personas que solo hablan de si mismas, que se constituyen en el centro del universo y que van aventando sus gracias, saberes y contactos por doquier sin respetar ni la circunstancia ni a los interlocutores. Seguro que conocéis alguna.

Destacar entre los demás es un principio básico de la gestión de la marca personal para poder ser conocido, reconocido, relevante y elegido. Quien no destaca se confunde con la mayoría y no deja marca.

Una cosa es destacar y otra avasallar y abrumar a la audiencia con mensajes de autobombo. Los mensajes egocéntricos son a medio plazo improductivos porque no aportan ninguna propuesta de valor, no ayudan a solucionar ningún problema a nadie y quien los emite corre el peligro de acabar siendo catalogado como pesado, convertido en spam y archivado en el olvido. Pero entre que son identificados y neutralizados hacen perder tiempo y el tiempo, ya lo sabemos, es oro.

Como se que vuestro tiempo es escaso os voy a indicar algunos de los rasgos más característicos para identificar a los pesados egocéntricos de manera rápida.

  1. Personal Branding / Soymimarca

    Caravaggio

    Ideas. El egocéntrico normalmente se presenta como tenedor de ideas geniales. Se presenta como el más innovador entre los innovadores y puntero entre los punteros. Da a entender que se ha leído bibliotecas enteras aunque en realidad siempre repite las mismas citas. Y los demás nunca están a su altura.

  2. Trabajo. Lo que hace es siempre lo mejor, lo que hacen los demás es siempre mejorable. Se presenta como el adalid del buen hacer y pretende dejar a los demás en evidencia haciendo comentarios no precisamente amistosos, algunas veces de manera pública y ostentosa. Si hacéis una actividad conjunta intentarán daros a conocer que si fuera por vosotros ya estaríais descartados y que es gracias a su buen hacer que la actividad se mantiene.
  3. Equipo: No es un buen compañero de equipo.
  4. Relaciones. Tiene en su agenda los mejores contactos. Presume de conocer a lo mejor de lo mejor y cuando aparece el nombre de una celebridad lo más seguro es que haya estado cenando con ella la semana anterior. Muchas veces no se trata de contactos propios sino que vienen inducidos por otras relaciones de proximidad ya sean familiares o amigos de amigos.
  5. Tendencias. Se presentan como marcadores de tendencia. Van siempre a la última y sitúan al resto del mundo a la cola de lo que se lleva y entre ellos estamos nosotros. Si les hiciéramos caso acabaríamos desmoralizados.
  6. Imagen.  Son los mas guapos y los que pretenden hablar mejor por contraposición al resto que son vulgares y poco agradables. Ni en broma se os ocurra haceros cirugía estética o cambiar el vestuario porque seguiríais no estando a la altura.

Si encontráis un perfil que cumpla alguno de estos rasgos seguidle la corriente porque lo cortés no quita lo valiente pero no les prestéis demasiada atención y sobretodo no os dejéis intimidar. Es pura fachada.

[subscribe2]