Para estudiantes y recién diplomados / licenciados

Tres trucos para conseguir llegar a fin de año, por @jordicollell

Para muchos las vacaciones hace poco que se han terminado, por lo menos en este hemisferio septiembre es el mes de la vuelta a empezar de casi todo pero parece que haya pasado una eternidad. A estas alturas del mes ya hemos tenido tiempo de reemprender lo que dejamos pendiente en julio y agosto, los niños, para los que los tenemos es un dato importante, ya están en sus respectivos colegios y empezamos a tomar consciencia de tercer trimestre y vemos que a lo lejos el fin de año acecha y nos recuerda permanentemente lo mucho que nos queda por hacer y el poco tiempo que tenemos. Total un agobio que dependiendo de cómo nos lo montemos puede ser un desastre.

Frente a estas situaciones en las que nos falta tiempo y necesitamos ser extremadamente productivos tengo que decir de antemano que no existe ninguna fórmula mágica que nos permita superarlas de manera totalmente exitosa pero si tenemos en mente algunos aspectos prácticos podemos conseguir salir airosos y pasarlo bien dentro de lo posible.

En primer lugar hemos de evitar caer en la dinámica del agotamiento. Aunque que una mancha de grasa se quita con otra grasa si queremos ser altamente eficaces tenemos que descansar adecuadamente e intentar dormir las necesarias siete u ocho horas diarias. Si descansamos seremos mucho más productivos y trabajaremos con mayor calidad pero para ello hemos de convencernos que trabajar más horas no significa producir más aunque a nuestro alrededor haya muchas personas que se empeñen en querer demostrarlo. Al final la responsabilidad es nuestra y nos juzgarán por los resultados y no por la temperatura de la silla que ocupamos.

En segundo lugar hemos de trabajar de manera organizada poniendo orden dentro del laberinto permanente en que se va convirtiendo nuestra vida profesional y personal. Una vez hayamos dormido bien tomemos un momento para planificar, tomar consciencia de la complejidad de la situación y dirigir nuestras acciones hacia las cosas importantes. Por regla general lo urgente no nos deja ver lo que es importante, acabamos dando auténticos palos de ciego y acabando los días con la sensación de que no hemos hecho nada positivo.

Para planificar se necesita papel, lápiz, tiempo y técnica. Yo recomiendo siempre a mis clientes dibujar mapas mentales para convertir el caos en claridad. Lo que nos marcará la prioridad y la importancia de las tareas será su convergencia con nuestra misión, visión y valores, todo lo que nos aleje de nuestro propósito debe ser delegado y si es posible archivado en la papelera. Y recomiendo hacerlo lejos del ruido, fuera de la oficina y de las interrupciones.

Finalmente, para ser eficaces nos hemos de alejar de todo aquello que nos distrae y nos dispersa. No es necesario tener el teléfono conectado permanentemente, podemos organizarnos para devolver llamadas en una franja horaria que nos convenga y que sea coincidente al máximo con la de nuestros interlocutores y esto mismo aplica para las redes sociales que son fácilmente planificables.

Cuando gestionamos nuestra marca personal nos dotamos de los elementos de autoconocimiento que nos permiten gestionar mejor nuestras capacidades orientándolas hacia aquellos objetivos que nos dan sentido y trabajamos los elementos estratégicos para que esto sea posible. En definitiva nos ayuda a tener los elementos para que nuestra vida sea más plena.

 

La diferenciación asusta a los cobardes, por @jordicollell

El mimetismo es la capacidad que tienen algunos seres vivos para parecerse a otros seres vivos o al entorno en el que se mueven para obtener algún beneficio o alejar algún peligro. Así nos encontramos con insectos que parecen ramas de árbol, mariposas que parecen hojas, moscas que parecen abejas o avispas y, por supuesto, los camaleones que cambian el color de su piel frente a determinadas circunstancias.

Las personas también practicamos el mimetismo pero como no tenemos la capacidad de alterar de manera rápida nuestra características físicas lo hacemos a través de las habilidades sociales.

Ser diferente nos pone en situación de riesgo. Distinguirnos entre una multitud nos hace más vulnerables porque permite que los demás se focalicen en nosotros y seamos el blanco perfecto para lo positivo y para lo negativo.

Mimetizarse es siempre un mecanismo de defensa. Recuerdo muchas veces los consejos de mis padres al principio de cada curso: “hijo, que no te vean demasiado”, la mejor forma de protección era la fusión con el grupo, el anonimato, el pasar desapercibido.

La adhesión a la mayoría es una forma de mimetización social, sin necesidad de citar estudios al respecto, cuántas veces nos hemos encontrado en reuniones poco productivas en las que se ha hecho difícil avanzar porque daba la sensación de que había unanimidad porque todos los participantes se unían a la primera opinión.

El objetivo de la mimetización es evitar la mirada y la atención de los demás, es buscar el anonimato, es fundirse con el entorno para estar sin ser visto, es dejar de existir porque, no lo olvidemos, si no nos ven no existimos a los ojos de los demás.

La prudencia es una actitud o una cualidad que nos lleva a actuar de manera reflexiva para evitar posibles daños, la prudencia no frena la acción si no que la modula para no salir malparado. El prudente no se esconde si no que se manifiesta y da la cara cuando considera que es el momento oportuno.

El que se esconde busca ante todo su protección más allá de su foco y de sus convicciones porque pone por delante el miedo y a esta actitud se le llama comúnmente cobardía. El cobarde evita la acción cuando vislumbra la posibilidad de un riesgo y por ello también evita la exposición.

La gestión de la marca personal no admite mimetismos, para ser conocidos, reconocidos, memorables y elegidos hemos de estar siempre visibles.

Quien se esconde no deja marca.

De cómo un garbanzo puede cambiar tu vida, por @jordicollell

A punto de bajar la persiana de la cotidianeidad para irme de vacaciones he aprovechado un momento libre para leer El Código del Garbanzo que es el último libro de mi amiga Natalia Gómez del Pozuelo,con la que tuve el placer de compartir mesa y charlas en el Personal Branding Lab Day del pasado mes de junio, y que me dedicó con mucho cariño.

Natalia Gomez del Pozuelo siempre sorprende con sus libros cargados de humanidad, sentido común y proximidad. Esta vez nos deleita con una historia corta pero intensa en la que podemos encontrar desde el placer de una lectura amena hasta una reflexión en profundidad sobre lo que es importante o no en la vida.

El Código del Garbanzo es un cuento que no nos deja indiferentes y que nos seguirá dando que pensar tras varias lecturas. Trata de una historia de familia y de pareja que toman la decisión de trasladarse a vivir y trabajar en Paris y a partir de aquí se descubre que toda decisión conlleva riesgos personales que si no se afrontan con valentía y apertura de mente pueden producir el efecto contrario al inicialmente deseado. Es un relato de crecimiento personal porque no podemos nunca olvidar que una pareja y una familia están formadas por personas que están en permanente evolución. Es una fábula sobre la vida en la que se trata desde la doble mirada masculina y femenina el complejo mundo del día a día, de la evolución personal, el amor y la, algunas veces, inconsistente levedad de la infidelidad. Permite varias lecturas porque es interesante, corto y da la oportunidad al lector de sacar sus propias conclusiones.

Las vacaciones pueden servir para hacer simplemente un paréntesis y devolver al cuerpo y a la mente la consistencia y el vigor perdidos durante el resto del año o pueden ser motivo para dar un paso más hacia adelante aprovechando precisamente el momento de reposo y la liberación de las tareas cotidianas. Avanzar o quedarse en el mismo sitio es una decisión personal.

El Código del Garbanzo es una buena excusa para dar este pequeño paso y empezar a replantearse las cosas importantes. En solitario y también en pareja, para poner en evidencia aquello que nos convierte en rutina y para tratar de encontrar el camino del crecimiento o del reencuentro, en momentos de sosiego y en tiempos de cambio.

Natalia nos recuerda que a pesar de que las relaciones y las situaciones puedan parecer estables y fuertes si no se cuidan se pueden marchitar y echar a perder en un plis plas.

No perdáis la oportunidad de convertirlo en vuestro libro de cabecera este mes de agosto.

 

Engagement, un compromiso incondicional con una marca, por @alexiaherms

Engagement: conjunto de tácticas encaminadas a motivar nexos sólidos y permanentes con nuestros públicos objetivos. 

Es posible amar a una marca, aunque el verdadero reto esta en mantener ese amor. Todos sabemos que los flechazos son efímeros, y para que el amor dure hay que regarlo todos los días.

Pues el engagement tiene baste que ver con el amor. Aunque para mantener “viva la llama” hagan falta buenos contenidos, experiencias personalizadas y conectar con nuestro público objetivo.

El engagement es un galán, un “gentlman” sutil…. ya que en el engagement NO son las marcas quienes invaden al consumidor, es éste quien define cuándo, cómo y por qué canal desea iniciar el contacto… y por eso hay que estar preparados y ofrecerle varias opciones de acuerdo a sus comportamientos.

Y eso tiene mucho que ver con el Branding, en crear y hacer marca para conseguir clicks emocionales a través de una estrategia concreta. Lejos queda ya el marketing enfocado solo a vender y a generar números antes que relaciones, está muerto, es invasivo y molesto. 

Engagement y marca personal

Si las marcas comerciales ya están “abrazando” esta nueva forma de conectar con sus públicos, ¿cómo podemos hacerlo con nuestra marca personal?

– Evitando la endogámia: no va sobre nosotros, sino sobre cómo podemos ayudar a los demás. Los contenidos online han de dirigirse a dar respuesta a las necesidades o problemas de nuestros públicos objetivos. Han de informar y aportar valor. 

– Investigando en qué canales están nuestros públicos para poder seleccionar en qué redes sociales debemos tener presencia. A veces no es necesario estar en todas partes, es mejor priorizar y enfocarse. 

– Construyendo un relato emocional, siendo personas que buscan generar conversación y diálogo. Humanizar nuestros contenidos y la manera en la que comunicamos en las redes sociales es la primera premisa para obtener engagement. 

– Contar con buenos partners online que nos ayuden a amplificar nuestros mensajes.

– Ser constantes: No se trata de ser compulsivos, sino de ser pacientes y persistentes. Esta claro que hay que sembrar para recoger y el engagement no es flor de un día. 

– No olvidarse del mundo offline: acudir a eventos, conferencias, reuniones de networking… eso nos mantiene conectados con la realidad y nos permite “desvirtualizar” a potenciales partners y clientes. 

¿Cómo medir el engagement?

– Impacto de nuestros Posts

– Ratio de conversión (Mails recibidos, formularios de suscripción en nuestro blog, preguntas a través de las redes sociales…)

– Amplification Rate: Cantidad de veces que se comparten nuestros contenidos, ya sean posts, tweets o publicaciones en otras redes sociales. 

– Applause Rate: Cantidad de “Me gustas” o “Favoritos” de los posts que compartimos en las redes sociales. 

– Crecimiento de los Canales online

– Visitas de cada uno de los canales (Youtube, Blog)

– Presencia en Listas de Twitter 

Medir el engagement nos permite ir afinando nuestra estrategia en las redes sociales. A veces hay que parar y analizar si lo estamos haciendo bien, y para saberlo es fundamental establecer indicadores concretos que nos ayuden a sacar conclusiones.

“Las empresas (y las personas) que entienden las redes sociales son las que dicen con su mensaje: te veo, te escucho y me importas”. Trey Pennington

Imagen + Mensaje + Emoción. Proyectando tu marca personal, por @pabloadanmico

Le podemos dar todas las vueltas que queramos pero la comunicación personal es la herramienta clave y necesaria para trasladar nuestro mensaje y conseguir nuestras metas. Somos seres sociales y utilizamos la comunicación para, precisamente socializarnos.

Estudiando la comunicación personal en toda su dimensión (mira que le he dado vueltas y más vueltas a raíz de la publicación de “Cómo ser una persona influyente”) te das cuenta que la antropología, la piscología y la neurología nos aportan claves científicas y empíricas de los rincones más complejos de las relaciones personales.

Cierto es que las áreas de la comunicación personal en su lado más académico son la kinesia (gestos, mirada, postura), proxemia (proximidad, contacto) y el paralingüismo (la voz), pero hemos de ser más explícitos y prácticos.

Por eso precisamente vale la pena utilizar toda esa información para intentar sintetizar al máximo las áreas de la persona que comunican, hacerlas sencillas y útiles.

Comunicar para darnos a conocer, comunicar para convencer, comunicar para hacer llegar a los demás nuestros valores, fortalezas, metas, compromisos, nuestro valor diferencial en definitiva. Comunicar nuestra marca personal, que de eso hablamos.

Sintetizando pues nuestras áreas generadoras de comunicación resumiría que son tres:

1. Lo que se ve: la imagen.

2. Lo que se oye: el mensaje.

3. Lo que se percibe: el lado emocional.

Tiene mucho que ver también con la programación neuro lingüística, la PNL, y sus clasificación de las personas en función del uso de los sentidos en la comunicación: visuales, auditivos y kinestésicos.

Vayamos a definir el sentido y el contenido de cada apartado:

1. Lo que se ve. ¿Qué se aprecia de nosotros?

– Tu aspecto, tu imagen física. Debes valorar en qué medida apoya aquello que quieres transmitir y resulta coherente con tu forma de ser.

– Tu actitud. Si mantienes la mirada, si gesticulas y utilizas la comunicación no verbal para apoyar el mensaje.

– Tu tarjeta de visita, si está limpia, arrugada, tachada. Será la herramienta de un posible nuevo contacto.

– Tu CV si estás buscando empleo o mejora, tu proyecto si estás presentando tu idea o empresa. Es lo que quedará de ti.

2. Lo que se oye. ¿Qué se escucha de nosotros?

– Tu mensaje. Las palabras utilizadas, el orden de las mismas. Una estructura coherente, en tiempo adecuado y de fácil interpretación.

– Tu tono de voz, grave, agudo, equilibrado. También el volumen, si se te escucha correctamente. Y la dicción, la limpieza en la pronunciación de las palabras que utilizas.

– Tu entonación, el énfasis que pones al hablar, la pasión o ilusión que pone música a tus palabras.

– Tu vocabulario, cercano a tu profesionalidad pero siempre con naturalidad.

3. Lo que se percibe. ¿Qué sienten al escucharme?

– El lado emocional, el de los sentidos. La percepción queda tras der ti, tu huella.

– Seguridad y confianza, aspectos necesarios para causar un impacto adecuado.

– La seguridad en ti mismo, tu capacidad y tu motivación para conseguir algo

– Tus valores, tu forma de entender el entorno y de relacionarte. Coherencia y compromiso.

Cuidar estas tres áreas requiere conocimiento y trabajo. Pero requiere algo mucho mayor; un proyecto de marca personal.

Porque marca es lo que eres, pero también lo que los demás piensan que eres. El nexo de unión está en la comunicación personal.

¿Podemos conectar con los demás a través de la voz?, por @elenatecchiati

En diferentes ocasiones he oído a la gente decir que alguien “tiene una voz bonita” o que “su voz es suave”, también que “tiene una voz dura a veces…”. La voz nos da la posibilidad de expresar de manera más imponente y fuerte lo que queremos comunicar, pero además es una parte esencial en nosotros, como otra huella. Concéntrate y piensa en alguien a quien conozcas bien, intenta acordarte del sonido de su voz. Lo que sucede es curioso, es como si lo pudieras escuchar en tu cabeza. El sonido de la voz nos conecta con los demás, nos hace más o menos simpáticos, competentes, ridículos, tranquilos, empáticos…

En mis seminarios me preguntan muchas veces si es posible conectar durante los primeros segundos con alguien al teléfono únicamente con el sonido de la voz, con un simple “Hola”. Pues sí, se puede, y no solo al teléfono. Según diferentes estudios la gente prefiere una bienvenida cálida a través de un tono de voz medio agudo, pero que no sea demasiado rígido y duro. Así podemos conectar mejor, pero es imprescindible, sonreír, ya que se “escucha” muy bien cuándo alguien sonríe o no.

La sonrisa y un tono medio agudo dan la posibilidad de tener una imagen más atractiva, simpática y empática al mismo tiempo.

En nuestro discurso, o en relación a lo que estamos hablando, es importante que nuestro tono de voz sea congruente con lo que estamos diciendo. Si estamos hablando seriamente, es mejor sonreír menos, y bajar el tono de la voz, dado que el tono medio bajo da la sensación de tener en frente una persona inteligente y competente, según diferentes investigaciones.

Si tu voz es poco clara o muy baja, la gente tiende a decir que no te oye bien, o que estás poco presente. Es imprescindible aprender a hablar en la “máscara”, o sea en la parte delante de tu cabeza, boca y nariz, imaginándote que tu cara sea un altavoz potente. De esta manera y practicando, podemos aprender a hablar más fuerte, con más presencia y carácter, y con poco esfuerzo.

El “trabajo” que llega, por @pauhortal #RRHH

Al margen de los cambios producidos por el impacto de la crisis que lamentablemente siguen provocando efectos perversos que he analizado en otros momentos lo que constato es que  estamos viviendo otro tipo de cambios como consecuencia de que la cada vez más relevante implantación de la tecnología en los procesos productivos.

La tecnología nos permite hacer independiente el hecho de trabajar de una presencia física en un entorno determinado ademas de estar en situación de permanente disponibilidad.

Los conceptos de lugar y tiempo de trabajo (excepto en las tareas tradicionales relacionadas con la producción y los servicios a las personas) están desapareciendo.

A partir del momento en que muchas de las actividades pueden desarrollarse desde cualquier sitio y fuera de un horario de trabajo determinado nos hemos puesto a rediseñar el espacio para optimizar el hecho de que cada persona puede estar donde desee en función de sus preferencias o necesidades en cada momento, y ofrecer como principal ventaja para una relación física la conveniencia y la interacción social.

He aquí algunas reflexiones personales sobre como es el “trabajo” en el que estamos y el que parece no hará más que consolidarse en los próximos años.

– Desaparición del concepto de carrera. Ya no existirá el modelo de carrera en que uno se forma específicamente para un propósito y lo desempeña durante toda su vida profesional. Los individuos son los responsables de su empleabilidad presente y futura. Un profesional podrá trabajar en más de 10 actividades distintas a lo largo de su vida.

– Trabajaremos casi siempre sin ninguna seguridad de futuro. Los expertos coinciden en que estaremos trabajando durante más tiempo (por el alargamiento natural de la esperanza de vida) pero siempre bajo una situación de inseguridad a medio plazo. Trabajos por proyectos, en formato temporal, actividades independientes etc serán cada vez más comunes.

– Desaparición en muchas actividades del lugar de trabajo “formal”. El concepto de co-working, para referirse a zonas abiertas en las que la gente trabaja de forma autónoma, se ha puesto de moda recientemente y parece seguirá en alza. Excepto en las actividades “productivas” y en los servicios personales la tendencia es a mantener un sitio corporativo, será mucho más reducido y la gente solo irá allí cuando sea imprescindible.

– Elevada flexibilidad en el concepto de tiempo de trabajo. A cambio de condiciones flexibles, aceptaremos una disponibilidad casi permanente: un mensaje instantáneo o un correo electrónico puede demandar nuestra atención a prácticamente cualquier hora.

– Eliminación de los oficios o tareas tradicionales. En este aspecto se han centrado históricamente las predicciones acerca de los cambios futuros en la vida laboral. La robotización o inteligencia artificial (o segunda era de las máquinas) esta ya aquí entre nosotros. En 5 años los robots serán capaces de reproducir con bastante fidelidad la mayor parte de los gestos realizados por el ser humano y esto conllevará la desaparición de muchos de los empleos o trabajos que hoy denominamos “manuales” y otros muchos que no lo son tanto.

– Achatamiento de las estructuras. En contra del modelo jerárquico tradicional, se está produciendo una tendencia imparable al achatamiento de las estructuras. Paralelamente cambia el modelo de liderazgo que tenderá a ser mucho más difuso y colaborativo.

– Cambio de sentido de lo que hoy denominamos jubilación. El concepto de “jubilación” será completamente obsoleto. La robotización y el alargamiento de la vida de la mayoría de la población hará que el concepto de jubilación como “parón total” quede reducido simplemente a aquel periodo en que se produzca una imposibilidad real de desarrollar cualquier tipo de actividad.

El trabajo del futuro no será más que la consecuencia de los nuevos modelos organizativos impulsados por el desarrollo de la tecnología y el resultado de la puesta en marcha de estos cambios. En definitiva un proceso imparable, que salvo catástrofe, se alimentará a si mismo.

Por tanto “el gato que se come la cola”. La segunda revolución de las máquinas (inteligencia artificial) va a impulsar la redifición de muchos conceptos y el del entorno corporativo no será una excepción.

El trabajo del futuro no va a tener nada que ver con el que vivieron nuestros padres o el que hemos vivido las generaciones nacidas hasta los 80. Plantearse los entornos laborales como lo hacíamos hace tan solo 15 años, salvo una catástrofe, resultará insostenible,  (y se produce una catástrofe volveremos probablemente a entornos de hace 200 años).

Por ello necesitaremos rediseñar los entornos corporativos tanto en sus aspectos formales como estructurales. Los ámbitos de relación o bien se mantendrán a través de los medios tecnológicos o bien mediante áreas de colaboración abiertas para maximizar la interacción y en unos entornos que si se manejan bien pueden incluso llegar a ser más productivos, enriquecedores, creativos y humanizados.

Estoy convencido de que de la forma en que las organizaciones sean capaces de materializar esos cambios dependerá de su capacidad para atraer y gestionar el talento que precisarán para conseguir sus objetivos.

La forma de trabajar impulsa un cambio en las organizaciones y éstas impulsan también el cambio.  Es la hora de que aprovechemos lo que tenemos a nuestro alcance para repensar muchas cosas y no dejarnos llevar solamente por la vorágine. 

Por cierto os invito a leer el libro al que hace referencia este link.

Imagen: Freepick

#PBLabDay Un congreso que dejará marca, por @guillemrecolons

BIENVENIDOS AL PERSONAL BRANDING LAB DAY 2015. ALGO MÁS QUE UN CONGRESO DE PERSONAL BRANDING

Los que llevamos un cierto tiempo en esto del Personal Branding echábamos a faltar un evento como Dios manda que agrupe a la flor y nata de la profesión y abra las puertas a la experimentación entre profesionales, empresas y estudiantes. Recuerdo haber asistido con mi socio Jordi Collell  a una jornada de un día que se organizó en Madrid en abril 2010 sobre marca personal, pero aunque fue un éxito de organización y asistencia, la verdad es que entre 10 ponentes sólo hubo uno que hablara con conocimiento de causa de la gestión de marca personal: el sherpa, Andrés Pérez Ortega. Esa jornada fue el germen que provocó que meses más tarde naciera Soymimarca, así que personalmente jamás la olvidaré. Pero dicho esto, no fue un congreso propiamente dicho, y la marca personal estaba aún en pañales.

Ya en 2011, en Valencia, conseguimos reunir a Andrés Pérez Ortega con Pablo Adán y ahí se gestó la idea de un congreso sobre marca personal en sentido mayúsculo, ambicioso, teórico y práctico, con interacción de asistentes y repercusión internacional. Por diferentes razones, y os aseguro que Pablo Adán no ha parado de insistir, la idea se iba aplazando hasta encontrar el marco ideal para celebrarlo. Y el marco ya está aquí.

El impulso definitivo a la organización de un evento “comme il faut” ha sido la apuesta de las instituciones, profesionales y empresas por el personal branding. Ha sido una cocción lenta, pero con muy buenos resultados.

PROFESIONALES

Durante este tiempo, entre 2010 y hoy, han emergido grandes profesionales: Además de Andrés Pérez Ortega, Neus Arqués y Oscar Del Santo, que ya hablaban de esto hacía años, todo un grupo procedente de distintas disciplinas fue añadiendo valor a la marca: El propio Pablo Adán desde el marketing, Xavi Roca desde el management, Alfonso Alcántara desde los RRHH, Arancha Ruiz desde la selección de personas, Risto Mejide desde la experiencia propia y desde la creatividad, Jordi Collell desde el coaching, Aléxia Herms desde la comunicación, Eva Collado Durán desde RRHH y desde 2.0, Ruth Ríos desde comunicación, Alfredo Vela desde las TIC, Paula Fernández-Ochoa desde los despachos de abogados, Cristina Mulero desde RRHH, María A. Sánchez desde la Imagen Personal, Natalia Gómez del Pozuelo desde su rol de escritora,  Cèlia Hil desde RRHH, Javier Zamora (doctorado incluido) desde la marca personal deportiva, Jane del Tronco desde el coaching, Carmen Santo desde la Publicidad, Francesc Segarra desde la psicología, Enrique Rueda desde la visión humanista, Marta Grañó desde formación,  Fabián González desde Colombia y el comercio internacional, Andrea Vilallonga desde la imagen personal, Helena Casas desde la imagen profesional, Esmeralda Díaz-Arocadesde la ciencia, un servidor desde la publicidad, y muchos más que están ahí y nos van a desplazar a todos en breve.

Personal Branding Lab Day logo

INSTITUCIONES

Un gran impulso al personal branding viene de la mano de dos personas con fe: José Mª Carbonell, decano de la Facultat Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals (Universitat Ramon Llull) y mi socio Jordi Collell, que se empecinaron hace tres años en crear el primer posgrado universitario en Personal Branding y lo consiguieron. Y van dos ediciones. De ahí se han consolidado grandes profesionales como Fernando Ríos desde Venezuela, Ilana Berenholc desde Brasil, Oianko Choperena desde Donostia, Ruben G. Castro desde el diseño gráfico (por cierto, el creador de la marca del Personal Branding Lab Day), Ricard Pons desde las ventas, Pau Samo desde las ventas y el TED, Silvia Ríos desde RRHH, Laura Cabezas desde la moda, Verónica Rivero Paredes desde México, Verónica Sánchez desde Colombia, Patricia Dalpra desde Brasil,  Adriana Marins también desde Brasil y muy importante, Anna Noguera, que ha sido el alma de la organización del Personal Branding Lab Day #PBLabDay. Y aquí me dejo a los que acabarán esta temporada, que estarán todos en el evento y espero que se hagan notar.

Me consta que la UNED y otros centros formativos también están haciendo mucho por la marca personal, aunque quizás no tengan la consideración de seriedad de los 35 créditos ECTS  de Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals. No puedo obviar el curso de verano de marca personal de la UdL (Universitat de Lleida) que imparte Xavi Roca, y tampoco la cantidad de escuelas de formación en marketing y liderazgo que han apostado por esta disciplina.

LOS CORTADORES DE DIAMANTES

Además de profesionales “directos” e instituciones, muchos otros profesionales y medios han contribuido a “pulir el diamante” para evangelizar y dar potencia a un concepto que ha llegado para quedarse: Entre los medios quiero destacar a Puro Marketing, con un Andrés Toledo que ha abierto una gigantesca ventana de la marca personal, Expansión y Empleo, con un Tino Fernández que ha creído en esto desde el primer día, pero también con Marketing Directo, El País, Forbes, La Vanguardia y muchos otros que están dedicando algunas buenas páginas y reportajes a la marca personal. En editorial no podemos olvidar el esfuerzo de Alienta (Planeta) y Roger Domingo, que lleva más de 10 títulos publicados sobre el tema, entre ellos dos imprescindibles “Y tu, ¿Què marca eres?” de Neus Arqués y “Expertología” de Andrés Pérez. Y entre los profesionales pulidores, el Personal Branding no se entendería sin los grandes expertos en redes sociales, relaciones públicas, comunicación, creatividad, formación in-company, oratoria, imagen personal, protocolo, TIC, starups, marketing experiencial, blogging: No me cabrán los nombres, pero ahí está Celestino Martínez, Francesc Grau, Víctor Puig, Cristina Aced, Elena Tecchiati, Juan Merodio, Antonio Núñez, Enrique Dans, Virginio Gallardo, Andrés Ortega, Alicia Pomares, Pedro Rojas, María Redondo, Pau Hortal,  Manel Macià, Ximo Salas, María Gómez del Pozuelo,  Álex López, Pablo Alonso, Joan Clotet,  Pedro de Vicente, Vilma Núñez, Yolanda Sáenz de Tejada,  Ana Carmen Moruga, Víctor Candel, Isabel Iglesias, Cristina Díez, Olga Villacampa,  Richard Walkfield, Lola Carrasco, José Castelló, Antonio Monerris, Branzai, Morillas, Summa,David Ruiz,  Virginia Guisasola, Francisco Alcaide,…

Por supuesto, no dejaré de mencionar al que encontró el diamante, Tom Peters, ni a muchos de sus compatriotas que ayudaron a cimentar lo que hoy conocemos como el Personal Branding o gestión de marca personal: William Arruda, Dan Schawbel, Brenda Bence, Hubert Rampersad,  Catherine Kaputa y, cómo no, el granAlexander Osterwalder y su Business Model Canvas.

EMPRESAS

Muchas empresas están apostando fuerte por el personal branding y employeer branding, ya sea en su comunicación externa / interna (Balay, Hasbro, Banco de Sabadell…) como en el capítulo de formación de profesionales, entre las que muchas empresas del Ibex 35 están dedicando un gran espacio. Mención a parte me merece Infojobs de la mano de Jaume Gurt, que ha entendido la necesidad de muchos profesionales de ser auténticos, relevantes y diferentes. 12 millones de inscritos no son ninguna broma, así  que Infojobs tiene en sus manos un gran potencial para conseguir que los profesionales españoles ganen en competitividad.

auditorio  Balnquerna comunicació

CÚANDO, DÓNDE, CÓMO, QUIÉN

Hasta aquí he explicado el por qué de un evento así y los responsables que han dado alas al vuelo de la marca personal. Para saber quiénes son los ponentes, los gestores de las mesas redondas, los protagonistas de los talleres, el programa, los lugares… te invito a visitar el site del evento www.personalbrandinglabday.com, donde también te podrás inscribir a un precio reducido si lo haces antes del 15 de junio. Sólo avanzo dos aspectos importantes: 26 de junio (todo el día) y 27 de junio (mañana) en el Auditorio de Blanquerna Comunicació i Relacions Internacionals (Barcelona).

UN SUEÑO

Mi sueño es que todas las personas mencionadas aquí pudieran participar en el Personal Branding Lab Day, pero necesitaríamos un congreso de una semana al menos para dar cabida a tanto talento. Como diría Adolfo Suárez (EPD), “puedo prometer y prometo” que en ediciones posteriores corregiremos ausencias. La cuestión era poner la primera piedra.

¿Y LA JIRAFA? ¿QUÉ PINTA UNA JIRAFA EN TODO ESTO?

Este es el “quizz” del evento. Te invito a contestar por qué crees que los alumnos del posgrado de la pasada temporada plantearon una jirafa como imagen para estas jornadas.

 

El talento no se puede parar, por @javierzamoraMPD

Guardiola lo dijo en la rueda de prensa previa al partido de semifinales de la Copa de Europa:

“El talento no se puede parar”

Se refería a Lionel Messi, ese pequeño gran jugador que logró después dos goles para su equipo y sellar medio pase a la final de Berlín.

Y es realmente cierto, el talento está dentro de nosotros, mucho antes incluso de saber que lo poseemos. Pero el talento sin entrenamiento no sirve para mucho, sino más bien se acaba perdiendo sin llegar ni si quiera a debutar, y eso realmente es algo triste ¿No creéis?

Los diferentes entrenadores que ha tenido Messi le han ayudado a evolucionar su talento y aprender también a respetarlo. Al igual que ocurre en el mundo del deporte, en la empresa, hay mucho talento perdido, profesionales ocultos, temerosos de salir a jugar y sentirse protagonistas de su vida profesional.

Pero por otro lado, hay unos pocos profesionales con ganas de saltar del banquillo, que quieren enfundarse su propia camiseta, sus colores, convirtiendo su talento en su profesión. Pero ese camino requiere disciplina, entrenamiento, humildad y muchas horas de trabajo extra, quedarse después de los entrenamientos hasta que cierran las luces.

Nuestro trabajo se basa en detectar el talento, en descubrir los valores que posees como profesional, en enseñarte a comunicarlos y sobre todo en mostrar tu valor añadido. Nuestro objetivo es que tu marca sea tú número, aquel por el que serás recordado. Lo realmente divertido de nuestro trabajo es ver cómo los profesionales primero debutan, y con el tiempo, acaban siendo identificados por su verdadero talento, al igual que Messi.

Antes de acabar una pregunta ¿Qué número llevará tu camiseta? #soymimarcavisteel10

¿Preparado para ser espiado por un Nethunter?, por @alexiaherms

Bienvenido a la era del Nethunting. Sí, la palabra Headhunter ha evolucionado al mundo de los bits. El Nethunter es el nuevo reclutador laboral 2.0, que busca posibles candidatos a la empresa a través de sus perfiles en las redes sociales.

personalbranding-nethunting

Lo queramos o no, Google tiene algo que decir sobre nosotros. Resistirse a entrar en el mundo 2.0 puede suponer perder oportunidades profesionales, y no únicamente eso, también renunciar el derecho que todos tenemos a gestionar nuestra identidad digital. Para los que tengan dudas, a continuación os dejo algunas conclusiones contundentes extraídas del “Social Recruting Survey Results” – un estudio realizado a profesionales de los recursos humanos- , por Jobvite.

– El 92% de los reclutadores utilizan o tienen pensado utilizar las redes sociales para captar perfiles profesionales. 

– La red social por excelencia de los reclutadores es Linkedin, pero Facebook y Twitter están ganando en importancia.

– El 73% de los reclutadores han contratado exitosamente a candidatos que fueron identificados a través de una red social.

– El 86% de los reclutadores mira los perfiles en las redes sociales y la identidad digital de los candidatos antes de entrevistarlos.

En un mundo en el que cada segundo cuenta, en el que lo efímero está a la orden del día, en el que las primeras impresiones tienen también su versión digital hay que estar preparado para no dejar escapar ninguna oportunidad. A continuación algunas recomendaciones para estar preparados si buscamos trabajo o queremos anticiparnos y cuidar nuestra huella digital:

– Eres lo que Google dice de ti: “Googleate” y analiza tu primera impresión online, eso equivale a las 10 primeras entradas en Google. Si nunca has compartido nada probablemente aparezcas en directorios que ni imaginas, y si ya tienes presencia digital analiza si lo que aparece refleja tu marca personal. Planifica en que redes te conviene más estar y elabora un Google top 10 ideal que debes ser capaz de alcanzar.

– Lo que compartes habla de ti: nuestra identidad online se compone en gran parte de los contenidos que compartimos. Todo lo que posteas, twiteas o compartes revela información y te posiciona. Desarrolla una pequeña línea de contenidos para compartir aquello que realmente proyecta información valiosa sobre tu perfil profesional: Noticias de publicaciones de referencia, estudios del sector, estadísticas, recomendaciones de libros…

Consejo: Los factores que causan peor impresión a los profesionales de los recursos humanos en el mundo online son: referencias a substancias ilegales, contenidos con connotaciones sexuales, contenidos de mal gusto o banales, faltas ortográficas e imágenes consumiendo bebidas alcohólicas. Por otro lado, los más valorados son: la pertenencia a organizaciones profesionales y el voluntariado o la participación en causas sociales.

– ¿Qué tipo de “prosumer” eres?: Tu nivel de actividad y tu comportamiento en la red responde a un perfil determinado. Dale un vistazo al cuadro que tienes a continuación e identifica cuál es el tuyo. Los nethunters se decantan por perfiles con cierta influencia en la red, que opinan y generan contenidos de valor, y también perfiles con una sólida comunidad de seguidores, los social networkers.

soymimarca-prosumers

Gestionar una marca personal no se basa únicamente en tener presencia en las redes sociales, es una responsabilidad y compromiso mucho mayor con nosotros mismos. Pero una vez sentemos las bases de nuestra marca personal, las redes sociales nos pueden ayuda a construir una buena huella digital para exponer nuestro talento a los “ojos virtuales” de los Nethunters.

Imagen – Freepik

¿Te gustaría mejorar tu perfil de visibilidad en la red?

[contact-form][contact-field label=’Tu nombre completo’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Empresa’ type=’text’/][contact-field label=’Cargo’ type=’text’/][contact-field label=’Correo electrónico’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Teléfono de contacto (añadir prefijo internacional) ej: +34′ type=’text’/][contact-field label=’Prefieres que te llamemos por teléfono: ‘ type=’radio’ options=’Mañana,Tarde,Noche,Prefiero un mail’/][/contact-form]