Para estudiantes y recién diplomados / licenciados

La marca personal del reclutador… ¿debería preocuparle?

La aparición de las redes sociales ha conseguido dar un vuelco a la forma en la que los profesionales de Recursos Humanos reclutamos a las personas que requieren nuestras empresas, haciendo que dejemos de preguntarnos cómo contactar con candidatos idóneos que en ocasiones están trabajando en otras organizaciones, y dejando de existir diferencias entre los profesionales que se encuentran buscando activamente empleo y aquellos que no lo hacen. Ahora sólo existe la búsqueda del mejor talento, no importando si se trata de “candidatos activos” o “candidatos pasivos”.

Pero para llevar a cabo este tipo de Reclutamiento Social, no sólo adquiere gran importancia que el candidato tenga una asociación positiva de la marca empleadora de una empresa, sino también de la Marca Personal del Reclutador.

Es un error muy común dar por hecho que esto de la marca personal no es cosa de los que ofertan trabajo.

Y yo te pregunto, ¿Por qué una persona debería prestarte atención o confiar en lo que le estas diciendo cuando contactas con ella a través de tu perfil social, mediante una llamada de teléfono o por medio de un correo electrónico, para ofrecerle una oportunidad laboral o proyecto?.

La desconfianza es una actitud que nos permite ser cautos y evitar engaños en nuestras relaciones sociales, y de forma generalizada cualquier persona que no busca activamente empleo, desconfía de una propuesta laboral si no conoce nada sobre la persona que le realiza dicha oferta.

Durante años los profesionales del reclutamiento hemos realizado procesos de selección oscuros, en los que los postulantes desconocían quien era la persona que les realizaría una entrevista, quién contactaba con ellos, e incluso cómo se desarrollaría el proceso en sí.

Es aquí donde entra en escena la marca personal del reclutador, ya que si tu imagen profesional viene respaldada por una marca visible, transparente, coherente y basada en hechos y no en palabras, las puertas para establecer una conversación con un potencial candidato, se abrirán solas. Así como un reclutador busca en Google información sobre sus potenciales candidatos, estos también desean conocer más información sobre el reclutador, por lo que realizan búsquedas en la red.

Hace unos años, cuando contactaba con un candidato pasivo y le ofrecía un posible puesto de trabajo, en la mayoría de ocasiones, o no recibía respuesta, o se convertía en una negativa a escuchar la propuesta. Principalmente debido a la falta de confianza, algunos pensaban que podía tratarse de una trampa de su propia empresa, que estaba intentando poner a prueba su fidelidad hacia ella; otros al no conocerte simplemente desconfiaban de si realmente se trataba una verdadera oportunidad.

Ahora la cosa ha cambiado.

Qué cambios he percibido desde que comencé a desarrollar mi marca personal

Como en el caso de cualquier otro tipo de profesional,  dedicar tiempo y esfuerzo para desarrollar tu propia marca, debe formar parte de tu rutina diaria como reclutador.

Personalmente, desde que comencé este camino hace casi tres años, los beneficios obtenidos han superado cualquier tipo de expectativa que pudiera tener.

1.     Gran parte del éxito de un reclutador se basa en la forma de comunicarse con sus candidatos. Los reclutadores que son accesibles en la comunicación y sensibles a responder cualquier duda que se le plantea a una persona, suelen conseguir ganarse su confianza. ¿Qué crees que pensará un potencial candidato si al buscarte en Google o en redes sociales, encuentra a una persona abierta que entabla conversaciones y establece relaciones con sus posibles candidatos?

2.     Cuando desarrollas tu marca personal y esta se hace reconocida, el talento viene a ti y en muchas ocasiones no tienes ni siquiera que salir a buscarlo.

3.     La marca personal es un valioso y duradero activo, algo que permanece contigo aunque cambies de empresa. Tener un determinado número de conexiones, de seguidores y otras estadísticas… te harán atractivo para otras empresas como profesional del reclutamiento.

Imagen: Freepik

[subscribe2]

Naming y Marca Personal

Cómo debería llamarme para tener una #marcapersonal con un buen naming

O tus padres son unos Personal Branders muy adelantados y previsores o puedes acabar llamándote Luis García o María Sánchez (en función de tu sexo normalmente tendrás uno u otro).

Esto en sí mismo no es malo pero ya sabes que el Nombre de Marca de un producto es un elemento clave para el éxito o fracaso del mismo. Los nombres de Marca comercial más
valiosos del mundo tienen muchísima potencia y cumplen una misión clarísima. El nombre identifica a un producto y es parte de la mística intangible que fortalece la Marca. Cuando escuchamos Nike, Pepsi, Starbucks o Amazon estamos muy seguros de quien es cada uno. Esto es Marca en estado puro.

Por este motivo, llamarse Antonio López no es malo pero con el nombre a palo seco costará mucho identificar quién es exactamente entre los miles de Antonio López que hay en el mundo. Pocos tenemos la suerte de tener un nombre único como el mío, Pau Samo, de momento es una exclusiva mía y me ha permitido ser reconocido fácilmente a partir de mi nombre. He podido, por ejemplo, comprar mis dominios en internet y usar mí nombre en redes sociales sin ningún problema. Ahora bien, ¿Qué pasa si te llamas igual que 8.000 personas más? Pues justo lo contrario, no puedes usar tu nombre ni en tu dominio ni en redes y todo se complica.

Si tu padre o madre te hubiesen llamado Calánico López en lugar de Antonio o Dafrosa López en lugar de María (existen ambos) lo hubieses tenido más fácil y además tus padres serían unos branders fabulosos. Si no has tenido la maravillosa suerte de llamarte Calánico o Dafrosa todavía tienes solución. Hay quién usa el segundo apellido o a veces un pseudónimo y cualquier solución es buena si te hace más único e identificable. Me gusta explicar este tema con un ejemplo que pienso que está súper bien resuelto.

En España tuvimos a un presidente del gobierno que se llama Jose Luís Rodríguez Zapatero. Curiosamente le conocemos como Zapatero, con su segundo apellido, no es que sea único pero no estaba muy explotado a nivel mediático y funcionó muy bien. Incluso caló muy profundamente un pseudónimo muy curioso, durante una campaña lo llamamos ZP. Casi nadie reconoce a la persona por el nombre Jose Luis Rodríguez, lo que hubiera sido lo más lógico u obvio. El problema es que ya había otro Jose Luis Rodríguez mucho más famoso, con mucho más carisma y sobre todo con mucho más salero. Hablo de José Luis Rodríguez “El Puma”, que por cierto, optó por la vía del pseudónimo. Sin duda, en el caso del presidente fue un gran planteamiento usar el apellido Zapatero como eje central en el naming de su branding personal.

Por cierto, siguiendo con el mismo partido político, que opinais del naming del actual secretario general del PSOE? «PDRSNCHZ», ¿Alguien sabrá pronunciar este galimatias?

Otro ejemplo muy bien resulto es el de Francisco Rabaneda, que se hace llamar Paco Rabanne, mucho más adecuado a su público objetivo. Y si investigas un poco descubrirás a músicos, escritores y otros artistas con nombres o pseudónimos muy bien planteados. Cher, Voltaire o Azorín son ejemplos muy buenos.

También queda la opción de cambiarte el nombre, pero vaya, tus padres se podrían disgustar 😉 . Al fin y al cabo el naming es uno de los primeros y más grandes dolores de cabeza en branding, imagínate si encima está condicionado a tu nombre, sea cual sea. Toca romperse el coco, aquí tienes un artículo donde hablo más sobre el tema.

[subscribe2]

5 ideas para potenciar tu marca personal en 2015

A continuación te presento 5 ideas que estoy seguro te ayudarán a potenciar tu marca personal en este nuevo año:

Fórmate: desde mi punto de vista, la formación es la mejor inversión que puedes realizar en este 2015. Ninguna otra inversión te va a ofrecer mejor retorno. Y cuando hablo de formación no sólo me refiero a cursar un master o algún curso en concreto. Me refiero a leer libros y artículos, asistir a seminarios y conferencias… en definitiva, fórmate y adquiere nuevos conocimientos. Encuentra el tiempo (y el dinero) para aprender. El factor más importante para desarrollar una gran marca personal es que seas realmente bueno en lo que haces. De nada sirve que te comuniques muy bien, que hagas muy buen marketing personal si no eres un gran profesional. Y para ello, la formación (junto a una amplia experiencia), resulta imprescindible. Comparto totalmente la conocida cita “si piensas que la formación resulta cara, prueba con la ignorancia”.

Conócete más: sin duda uno de los principales talones de Aquiles de muchos profesionales. Te aconsejo encarecidamente dediques tiempo a conocerte mejor. Analiza a fondo cuáles son tus talentos, tus competencias, qué disciplinas o habilidades se te dan bien. Compáralo con tus motivaciones, con aquello que disfrutas realizando, con aquellas tareas que te apasionan, en las que el tiempo vuela, que las harías incluso aunque no te pagaran por realizarlas. Y sobre todo, no te olvides de estudiar el mercado: ¿alguien estará dispuesto a pagar por tus competencias y tus motivaciones? Recuerda la famosa frase “el desconocimiento de uno mismo es el auténtico analfabetismo del siglo XXI”.

Afina tu estrategia: a mi entender, lamentablemente uno de los aspectos de gestión de la marca personal más olvidados. Muchas personas dedican gran cantidad de tiempo a comunicar su propuesta de valor. Creo sinceramente que en muchos casos obtendrían mejores resultados comunicando algo menos y preparando mejor su estrategia. Tener claro el punto de partida, dónde quieres llegar y qué camino vas a seguir para conseguirlo resulta fundamental. Como decía Séneca: “No hay buen viento para quien no sabe a qué puerto va” 5 ideas, por @xaviroca1 / soymimarca

Practica el networking: sal a la calle, asiste a congresos, seminarios, participa en eventos. Recuerda que el networking es un deporte de contacto. Resulta una gran forma de actualizar tus conocimientos, de conocer personas interesantes, de intercambiar experiencias… En la actualidad, la mayor parte de oportunidades profesionales se consiguen a través de los contactos. Como decía Tom Peters “el networking es la mejor herramienta para desarrollar la marca personal.”

Aprovecha el potencial de la comunicación digital: las personas estamos de enhorabuena. En la actualidad tenemos a nuestra disposición herramientas de comunicación que hace muy poco tiempo sólo estaban a disposición de las grandes empresas. Además la mayoría son gratuitas (o muy económicas). Reserva cuanto antes tu dominio y prepara tu página web, que debe ser el eje central de tu comunicación online. Aprovecha las redes sociales para comunicar tu propuesta de valor con tu público objetivo. Analiza qué dice Google de ti con frecuencia. Y sobre todo mide tu actividad online, revisa y analiza tus resultados y corrige tu estrategia. Además, en el entorno digital todo cambia muy rápidamente así que oblígate a estar al día y actualiza tus conocimientos digitales.

En definitiva, 5 ideas con las que potenciar tu marca personal, la mejor manera de tener éxito y ser feliz. ¡TE DESEO UN MUY FELIZ 2015!

[subscribe2]

En el 2015 ni egoístas ni abnegados

De manera periódica San Silvestre nos visita para anunciarnos que el año se acaba y como cada año bajaremos la persiana pero nos quedaremos. Al final de cada día tras una jornada, más o menos dura por los tiempos que corren, hacemos un receso, cerramos los ojos y nos preparamos para despertamos con las luces de un nuevo día. Es el momento de hacer balance, para retener lo bueno y reciclar lo malo en el arcón de la experiencia y retomar fuerzas para seguir. Lo más certero que nos trae el alba es la seguridad de que aquí estamos, nos guste o no, para echar otro capote a la vida. Lo mismo sucede cada fin de año.

¿Qué quiero para el nuevo año? Que pensemos un poco en nosotros porque en muchas ocasiones somos los grandes olvidados, queremos hacer grandes cosas y no nos acordamos de que existimos. Un buen propósito para el nuevo año es querer para nosotros lo mismo que queremos para los demás, ni más ni menos, sólo lo mismo. Y que tengamos el valor, el aplomo y la paciencia para incorporarlo al redactado de nuestro propósito y convertirlo en realidadtrust yourself / creative commons photo / pixabay.com.

Es fácil olvidarse de uno, es bastante frecuente girar la cabeza cuando nos cruzamos con nuestros sueños y es todavía habitual justificarlo bien sea por las circunstancias o por que los demás nos exigen tanto que hemos de escoger entre ellos o nosotros y acabamos perdiendo nosotros en la elección.

Si creernos el centro del universo es un error de bulto, blandir la bandera de la abnegación puede ser un suicidio porque tan nocivo es dejar a los demás de lado como negarnos a nosotros mismos. Si bien es cierto que nuestra marca personal existe porque los demás existen también lo es que se forja a través de nuestro propósito, de nuestros sueños y de nuestros valores.

Ser conocidos, reconocidos, relevantes y escogidos es el objetivo la nuestra marca personal. Si en el año 2015 queremos dar un impulso substancial a nuestra propia marca es necesario que en los buenos propósitos nos pongamos en lugar preferente, nosotros, nuestro proyecto y nuestros valores y que lo revisemos cada día antes de dormir, cada semana al programar nuestra agenda y en cada momento en que valoremos nuestro recorrido. Así llegaremos al final del año con la certeza de un trabajo bien hecho. Que el 2015 sea el año de nuestra marca, nuestro año.

¡Feliz año nuevo!

[subscribe2]

1.000 posts sobre marca personal, casi nada

Hace pocos días mi colega Alèxia Herms publicó el post Nº 1.000 de este blog con un artículo de muy aconsejable lectura sobre las tendencias del personal branding para 2015.

Para los que pensaban que la marca personal no daba para tanto, ahí va esa cifra, mil. Con cerca de un millón de visitas. Recuerdo como si fuera ayer los inicios, allá por octubre 2010: un post diario, sin importar fiestas ordinarias ni fiestas de guardar como año nuevo, Navidad o el Día del Trabajo. Una producción prolífica, solo explicable por la presencia obligada de varios autores “fijos”, un buen número de guest bloggers y todas las ganas del mundo. Ahora se ha relajado el ritmo de publicación y ha quedado en tres semanales, cada lunes, miércoles y viernes.

El personal branding da de sí porque habla de las personas, de sus relaciones con otras personas, de la marca que dejan en otras personas y en sus entornos, en la sociedad, en las organizaciones. Y hablar de personas no tiene fin, solo tiene principio y continuidad.

[Tweet «El personal branding da de si porque habla de las personas»]

soymimarca.com personal brandingA lo largo de estos cuatro años y más de mil posts hemos descubierto que hablar de personal branding no es hablar de recursos humanos, ni de psicología, ni de coaching, ni del estrategia ni de comunicación. Es mejor que todo eso, es la suma.

Uno de los culpables de nuestra pasión por la marca personal es, sin ninguna duda, Andrés Pérez Ortega, cuya charla en abril de 2010 sobre el tema en una jornada monográfica en Madrid nos convenció a mi socio Jordi Collell y a mí para especializarnos en el tema aprovechando nuestras experiencias anteriores. A Andrés le damos las gracias, pero también a todos los que han alimentado este blog de forma completamente altruista. Es un equipazo, más de treinta profesionales de distintas áreas aportando su grano de arena para evangelizar sobre un tema que todavía muchos creen una moda pasajera.

¿Moda pasajera? Desde que Tom Peters hablara de personal branding en su artículo “The Brand called You” de la revista Fast Company han pasado ya 17 años. Y esto sigue, ya que la consolidación pasa por la asimilación del concepto en las empresas, una de las asignaturas pendientes.

Lo que mejor demuestra que no es una moda pasajera sino que ha venido para quedarse es que cada año descubro a nuevos autores que enriquecen la conversación alrededor de la gestión de marca personal: este año he conocido a Cristina Mulero, a María A. Sánchez, a Eva Collado, a Enrique Rueda, a Francesc Segarra, a Elena Tecchiati, Gabriel Aúz y Rubén G. Castro, que se unen al pequeño comando de personal branders que ya se movía en años anteriores.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar dos cosas importantes: la primera es la consolidación del único posgrado universitario en Personal Branding, ya en su 2ª edición, gracias al empecinamiento de un socio de primera, Jordi Collell, y del apoyo imprescindible de la Universitat Ramon Llull y la Facultat Blanquerna de Comunicación y Relaciones Internacionales.

La segunda es que el próximo día 25 de diciembre, fieles a la tradición, tendremos listo para los lectores de este blog el 4º ebook de Soymimarca, un resumen de los mejores artículos de 2014 que este año lleva por título: “Auténticos, relevantes, diferentes” y que vendrá prologado por una persona especialista en personas: Eva Collado Durán.

Mil posts, nada menos que mil, casi nada. Y amenazamos de que vamos a por más, gracias por leernos; como dice la canción de Amaral “sin ti no soy nada”.

 

Marca Personal y Psicología, por @FranSegarraB

“No hay nada tan práctico como una buena teoría”, decía frecuentemente Kurt Lewin (1890 – 1947), uno de los fundadores de la psicología moderna. A mi entender, no le faltaba razón. Cuando quiero colgar un cuadro, uso un martillo. Cuando mi objetivo es ajustar un tornillo, uso un destornillador. Cuando pienso en la psicología, veo una gran caja de herramientas a mi disposición. ¿Entonces, por qué no hacer lo mismo?

personalbranding_soymimarca_psicologiaLa psicología, básicamente, es la ciencia que estudia la experiencia humana, los procesos mentales y las conductas.

¿Y qué es el personal branding sino una experiencia humana? ¿No es acaso una manera de reconocernos a nosotros mismos y de reconocer lo que nos rodea?

La psicología certifica científicamente cómo funciona un proceso psicológico. Esto supone que, con cierta garantía, podremos ponerlo en práctica en la realidad. ¡Tenemos una herramienta! Imaginemos las posibilidades que nos brinda tener una inmensa caja de herramientas para usar en un proceso de personal branding.

La psicología nos da un baño de humildad, descubriendo las imperfecciones de nuestro cerebro y nuestra cognición. A cambio, nos dotará de recursos para superar nuestros límites, abrir puertas cerradas, generar cambio en nosotros y en los demás, pasar de la idea a la acción y hacer que suceda aquello que creíamos imposible.

Descubriremos que somos seres inherentemente sociales. Y ello nos hace percibir la realidad que nos rodea de una manera única. Pretendemos e intentamos entenderla, ordenarla, etiquetarla, categorizarla, dimensionarla, etc. No negaremos la dificultad que ello representa hoy en día. Algunos esquemas aprendidos se nos han diluido en nuestras manos. Pero tampoco vamos a negar las oportunidades increíbles que la situación nos otorga.

Podemos volver a humanizar todo lo que hemos creado. Necesitamos volver a confiar en aquello que nos hace únicos, imprescindibles, insubstituibles. Tomemos de la ciencia recursos que nos permitan humanizar proyectos, empresas y organizaciones, dotándolos de cualidades lo más similares posibles a las que solo poseemos las personas.

Hoy, más que nunca, necesitaremos coger de esta gran caja de herramientas llamada psicología, recursos y estrategias para poder ser flexibles y determinantes en reordenar nuestro contexto.

¿Abrimos la caja?

Foto Google CC Search / by Pixabay

Estrategia MRF: Movimiento, Reconocimiento y Fama

Si sólo hablas te pierdes una gran parte de cosas mucho más interesantes de las que tienes en tu cabeza. Y eso (lo reconozco) es lo que me suele pasar a mi.

Pero cuando escuchas, por muy difícil que parezca (con lo que me cuesta a veces), te encuentras con planteamientos tan interesantes como éste, que reproduzco de forma literal: MOVIMIENTO, RECONOCIMIENTO Y FAMA.

personalbranding_soymimarca
Así lo escuché de Roselvi Ibáñez, mi gran conocida, directora de la agencia Premier Models y habitual escaneadora de perfiles de diferentes personas a las que, por su habilidad especial y también por su trabajo, se dedica a escuchar, analizar, y si acaso otorgar su confianza.

MOVIMIENTO, RECONOCIMIENTO Y FAMA, me decía el otro día y MOVIMIENTO, RECONOCIMIENTO Y FAMA ha estado revoloteando por mi cabeza desde entonces.

Es cierto que es lo que debe hacer un artista. Y no es menos cierto que es lo que debe hacer en general un buen profesional. Y lo que me sorprende es que encaja perfectamente en el cuadro de acción y visibilidad para una marca personal.

El Movimiento

El movimiento es un cambio de posición y, por pura necesidad, representa un punto de partida. Nada ocurre sin acción, no hay progreso sin movimiento. Tampoco hay posibilidad de conquista.

Sin movimiento no hay ser, ni hay estar. Ni mucho menos posibilidad de hacer.

El Reconocimiento

La consecuencia de la acción, fruto de esa mezcla necesaria entre visibilidad (estar), notoriedad (destacar) y diferencia (personalidad, carácter, marca). Es la acción que distingue una persona de otra, debido a lo especial y único de sus cualidades.

El reconocimiento es nuestro innegable objetivo a medio plazo. Cierto es que para muchos, más introvertidos y menos sociables, poco interés propone. No pasa nada, es un camino sólo para aquellos que “quieren”, que “necesitan” o que “deben”.

Al socializarnos el reconocimiento es el impacto positivo que dejamos en los demás.

La Fama

La fama es el destino de las marcas personales más globales y retadoras. Es el sueño de los competidores y de todos aquellos que quieren dejar huella.

La fama es un concepto algo banalizado y muy asociado a la soberbia y la vanidad. Sin embargo hay una fama sana. Es el resultado de nuestro impacto, el legado, la consecuencia del impacto de nuestra marca. Su reconocimiento social.

Así pues añado a mi repertorio de conceptos válidos y que pueden ayudar a una estrategia de marca personal este trinomio: MOVIMIENTO, RECONOCIMIENTO Y FAMA

Image CC Search / by Flickr Village9991

La culpa es tuya… y la solución también

Con la crisis económica que estamos viviendo y la época de profundas cambios que se suceden sin parar, echar la culpa a los demás se ha puesto muy de moda. Lamentablemente es muy frecuente escuchar o leer que la culpa de los problemas que una persona, marca, empresa, institución o país siempre está en los demás. Los aficionados a las quejas y a las excusas están de enhorabuena; nunca antes lo han tenido tan fácil para expresar sus sentimientos. Empresarios que centran sus males en la crisis o en las políticas del gobierno, padres que culpan del fracaso de sus hijos a las malas compañías, a su entorno, a los profesores, deportistas que se excusan en la mala suerte, en el árbitro… Seguro que te suenan todos estos ejemplos; sabes perfectamente de qué estoy hablando.

morguefile.comPero la verdad es que este tipo de comportamientos no suelen conducirte a nada positivo. Me molestan mucho las personas que centran siempre sus problemas en los demás, que la culpa de lo que les está pasando nunca es suya. Precisamente admiro y respeto mucho a las personas que se comportan de forma totalmente contraria. Es decir, las que no echan las culpas a los demás y asumen totalmente su responsabilidad. Es lo que en psicología se conoce como “locus de control interno” es decir, la percepción que tiene una persona de que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones. Son los que no buscan excusas, ni suelen quejarse ni echar la culpa en los demás. Asumen en primera persona sus propios éxitos y fracasos. Precisamente, numerosos estudios científicos demuestran claramente cómo este tipo de personas suelen ser mucho más exitosas y felices tanto en su faceta profesional como en la personal. No eches la culpa a los demás pues seguro tú también tienes parte de culpa, parte de responsabilidad. Además, hacerlo tampoco te ayudará en nada.

Pues estoy totalmente convencido que la solución está en ti y no en los demás. Lamentablemente también resulta muy frecuente comprobar cómo la mayoría de personas espera a que las soluciones les lleguen a través de los demás. Suelen tener una actitud pasiva frente sus problemas y esperan que los demás (padres, jefes, políticos…) les saquen “las castañas del fuego”. Y si antes comentaba que me parece muy interesante que asumas tus responsabilidades, todavía me parece más necesario que asumas que la principal solución a tus problemas o a tus retos está en ti mismo. No esperes que las soluciones te vengan de los demás. Sé proactivo, toma las riendas de tu propia vida. Deja de ser efecto para empezar a ser causa. Analiza, piensa y decide, pero sobretodo actúa. No esperes nada de nadie (si viene, mejor). Piensa qué puedes hacer tú, céntrate en tus fortalezas, en tus habilidades y recursos y gestiónalos de forma eficiente para dar con la solución. Seguro que la solución también es tuya. ¡A por ella!

Foto: morguefiles.com

[subscribe2]

Cómo dar la cara y no perder la cabeza

No estamos en el mundo para agradar a todos, y en la vida y en el desarrollo de nuestra marca personal aparecen situaciones en las que mantenemos objetivos, intereses y posiciones diferentes a las de otras personas, son los temidos conflictos.

personalbranding_metodoicebergLos conflictos son siempre una molestia cuando aparecen porque nos obligan a pensar, decidir y actuar, actividades no siempre bienvenidas, y tenemos la sensación de que las cosas se complican y de que por su culpa nos alejamos de nuestro camino y de nuestros objetivos.

Cuando aparecen situaciones discrepantes es preciso tener muy claro que el pensamiento único no existe y que a pesar de que seamos los mejores la percepción y las posiciones de los demás pueden ser diferentes a las nuestras. Los conflictos aparecen porque el mundo es diverso, sin ellos la vida sería muy aburrida así pues demos gracias a Dios de que sean inevitables.

La manera de hacer frente a los conflictos es distinta en cada persona y es un elemento identificativo de su marca personal y se resume en dos tipos de actitudes: ignorarlos, negarlos y hacerles frente. Mi experiencia personal y profesional me ha acabado demostrando que la ignorancia o la negación a medio plazo pueden convertir las situaciones en un peligroso polvorín y el profesor Pablo Cardona nos indica que haciendo frente a los conflictos podemos tener una mayor comprensión de los problemas y de las personas. Tomar el toro por los cuernos o esconder la cabeza debajo del ala son dos grandes decisiones a tomar por las que al final seremos conocidos y reconocidos por los demás. La manera de posicionarse frente a un conflicto es un indicador de la calidad de la marca personal.

¿Qué podemos hacer para que nuestra marca personal no salga trasquilada cuando valientemente nos disponemos a dar la cara para solucionar un conflicto?

En el iceberg encontraremos la solución:

AUTOCONOCIMIENTO: Para poder desarrollar las competencias necesarias para tomar perspectiva frente al conflicto teniendo la información necesaria para poder gestionarlo.

  • Empatía: Sabernos poner en lugar de los demás. Desarrollar esta competencia pasa por saber escuchar activamente las posiciones de los demás para comprenderlas. Nos permite abordar los problemas sin atacar a las personas. 
  • Manejar nuestras emociones para ser capaces de enfocar nuestra posición y orientarla hacia el cambio.
  • Ganar-Ganar que es una actitud y una competencia que nos permite enfocar la solución desde una perspectiva beneficiosa para todas las partes.
  • Asertividad para ser capaces de mantener nuestras posiciones sin ceder más allá de lo que es necesario para conseguir el equilibrio final, para mantener alta la autoestima no cediendo de manera indiscriminada.

 ESTRATEGIA: Para dibujar la hoja de ruta que nos encamine a la solución.

  • Dibujar un mapa de opciones para ubicar visualmente el punto de partida y las posibles alternativas. Posicionar el problema con sus posibles alternativas ayuda a la comprensión y encontrar soluciones.
  • Trabajar el relato para convertir la situación conflictiva en una oportunidad de mejora tanto para nosotros como para nuestros adversarios. No se trata en absoluto de manipular ni intentar dar gato por liebre si no de explicar las cosas desde una visión distinta e imaginativa resaltando aquello que nos refuerza a todos y que será la base de la solución final.

VISIBILIDAD: Porque al final la solución de un conflicto pasa por un apretón de manos.

  • Presentar acuerdos claros, factibles y sin trampas que es la base para que todos ganemos y sepamos a que atenernos.
  • Integrar los acuerdos en un marco de crecimiento para el proceso vivido ayude a crear unas relaciones futuras más ricas entre las partes convirtiendo el conflicto en un proceso de aprendizaje.

Quien gestiona su marca tiene la capacidad para hacer frente a los conflictos y salir reforzado. Los personal branders estamos a tu servicio para que seas el elegido en todas las situaciones de tu vida.

 

Algunos falsos tópicos sobre Branding Personal

A medida que un concepto se populariza, surgen por todas partes supuestos expertos que lo adulteran, prostituyen y degradan. Es algo inevitable y con el Branding Personal no es distinto. Por eso es necesario recordar de vez en cuando lo que es y también lo que no es. Aquí tienes algunas ideas erróneas sobre el desarrollo de la Marca Personal que me encuentro con frecuencia.

Esto es una americanada

personalbranding_marcapersonalRecientemente se ha celebrado Halloween y que parece que se ha asumido casi como si fuese una fiesta patronal más viene a cuento una de las críticas habituales al Branding Personal. Me refiero a que es un invento de los “yankees”.

En primer lugar despreciar una idea por su origen ya descalifica al descalificador. Pero es que, además no es cierto. La idea de gestionar la huella que dejamos en los demás es algo que existe desde que una persona se encontró con otra y trató de influir en ella. Quizás lo que ha cambiado es la posibilidad de dejar esa huella en más gente gracias a las herramientas de comunicación global que nos proporciona La Red y a la creación de algunos modelos y metodologías.

El Branding Personal es un concepto muy potente que tiene muchos elementos diferentes y que está desarrollándose gracias a las aportaciones de gente de todo el mundo.

Es sólo para autónomos, emprendedores y “freelances”

Uno de los pilares del Branding Personal es la responsabilidad individual, la capacidad de pensar por uno mismo y de gestionar un proyecto personal y profesional propio. Pero eso no significa que cualquiera, aunque trabaje para otros, no pueda desarrollar su propia Marca Personal dentro de una organización. Es cierto que quizás tenga algunas limitaciones a la hora de utilizar algunos canales de comunicación pero, a cambio, tendrá otras ventajas como la posibilidad de formarse y aprender en una empresa.

En mi opinión, no hay empleados, emprendedores, empresarios o desempleados, todos somos profesionales que debemos aprender a vender nuestro trabajo. Por lo tanto, el Branding Personal es aplicable en cualquier situación en la que alguien deba influir en otros para aumentar sus opciones de ser elegido.

Es egoísta, egocéntrico y narcisista

Incluir la palabra Personal en algún concepto, parece que se opone a lo colectivo, al grupo o al equipo. Quienes no se han preocupado de entender de qué va esto, rápidamente consideran que para que alguien progrese, el resto debe perder algo. Y no es así.

Una estrategia de Marca Personal tiene como propósito alcanzar unos objetivos personales o profesionales pero esa es sólo la primera parte de la ecuación. Si quieres conseguir cualquier cosa, deberás aportar algo a cambio. Por lo tanto, cuanto más elevadas sean tus metas, más deberás preocuparte por ayudar a otros.

El Branding Personal tiene una parte importante de introspección y autoanálisis, pero esa es sólo la primera etapa para descubrir lo que nos hace valiosos y nos permite ser útiles a los demás. Ninguna empresa o persona podrá dejar huella si no es capaz de aportar algo a su entorno.

Es sólo para famosos y gente con poder y recursos

Es habitual y muy impactante escoger ejemplos de gente popular, conocida o famosa para hablar de Branding Personal. Pero en la mayoría de los casos suelen ser malos modelos. Deportistas de éxito, presidentes de grandes países, actores, cantantes. No digo que no tengan una Marca Personal porque todos la tenemos o más bien la dejamos. Lo que ocurre es que lo que vemos de ellos suele ser una imagen artificial creada por asesores de imagen, expertos en comunicación y profesionales de los Social Media.

Si el Branding Personal se basa en la autenticidad pero no podemos estar seguros de que lo que vemos de ellos sea una persona o un personaje, entonces es mejor elegir otros ejemplos. Cualquier persona de tu entorno que te haya influido o creado un impacto de algún tipo es un ejemplo mucho mejor de Marca Personal.

Los profesionales con Marca Personal son los enemigos de la empresa

Hay un temor absurdo pero muy extendido a que los profesionales que trabajan para una compañía desarrollen una Marca Personal reconocida y se posicionen como expertos en su sector. Los que están en contra de que un profesional tenga cierta influencia porque se ha convertido en una autoridad en su campo suelen acusarles de divos, caprichosos o exigentes. De lo que no se dan cuenta es que si alguien se comporta de un modo tan estúpido, acabará posicionándose como tal y debilitará su posicionamiento.

Pero por otra parte, los que consideran que los profesionales con Marca Personal pueden ser malos para una organización no parecen ver el lado positivo de todo esto. Me refiero a la buena imagen que van a transmitir sobre su empresa. Si en lugar de ocultar a los empleados, se les proporcionasen medios y recursos para posicionarse como especialistas en su sector conseguirían reforzar la marca de su compañía en lugar de debilitarla como piensan algunos.

El Branding Personal es asesoría de imagen o utilizar las Redes Sociales

Quizás nos hemos acostumbrado a la superficialidad, a juzgar todo por las apariencias, a no profundizar demasiado en las cosas por falta de tiempo. Pero parece que lo habitual es preocuparse más por la forma que por el fondo. Y este entorno es un caldo de cultivo perfecto para que al hablar de marcas y personas rápidamente se asocie a lo que se ve o al envase más que al contenido. Pero eso es falso.

Una Marca Personal sólo se sostiene si el individuo que hay detrás tiene unas creencias, valores y cualidades sólidas y bien definidas. Preocuparse por la forma de vestir, por estar en una Red Social o por los colores de la página web más que por la relevancia de la persona es justo lo opuesto al Branding Personal. No digo que no haya que tener en cuenta los factores externos, pero no es no lo primero ni lo más importante. La imagen y la visibilidad online sólo es la guinda del pastel.

La Marca Personal es una forma de engañar

Si te ha quedado claro que la Marca Personal se basa en la confianza y que un engaño puede destrozar años de trabajo no debería explicarte nada más. Pero aun así hay gente que piensa que el Branding Personal consiste en crear una imagen ficticia y poco fiel de uno mismo.

No digo que no haya gente que se dedique a manipular, a mentir o engañar utilizando trucos o herramientas que se utilizan para posicionarse ante una audiencia. Pero el resultado no es una Marca Personal sino una ficción parecida a la de un actor que interpreta un papel.

Si el Branding Personal tiene una carga importante de autoanálisis y de reflexión es porque es imposible mantener una imagen falsa durante mucho tiempo. Sólo si sabes cual es tu identidad podrás dejar una huella clara, profunda y duradera. Si no sabes quién eres y tratas de interpretar un personaje, tarde o temprano se te caerá la máscara y quedarás en evidencia.

El Branding Personal nos convierte en “cosas”.

Una de las consecuencias de asociar un término empresarial como el Branding a un ser humano puede hacer pensar que nos convierte en cosas, en productos, en objetos comercializables. Pero precisamente se trata de todo lo contrario.

Una marca trata de diferenciarnos, sacar lo que nos hace únicos, singulares, valiosos. Por lo tanto, el objetivo del Branding Personal no es homogeneizarnos, deshumanizarnos o “cosificarnos” sino todo lo contrario, sacar lo mejor de cada uno para que dejen de vernos como números.

Si no sabes quién eres ni tienes un plan propio acabarás formando parte de los planes de otros y eso es lo que te deshumaniza. Cuando tienes una Marca Personal fuerte no tienes que “venderte” tu, porque conseguirás que valoren lo que eres capaz de hacer. Eso aumenta tus grados de libertad y te permite ser tu mismo y no lo que quieren otros.

El Branding Personal nos hace ser artificiales

El Branding Personal es un proceso, un método que te permite desarrollarte y posicionarte como deseas para aumentar tus opciones de alcanzar tus objetivos. Sin embargo, para mucha gente, eso de seguir un plan les asusta mucho porque consideran que les va a quitar libertad cuando es justo lo contrario.

Al conocer las reglas del juego es cuando sabes entre qué limites puedes moverte y eso te permite hacer muchas cosas. Cuando no tienes un proyecto de vida no eres más libre, simplemente vas a estar a expensas de lo que suceda en tu entorno.

El Branding Personal es una forma de gestionar tu vida para alcanzar una meta. Es cierto que implica disciplina, trabajo y esfuerzo pero, al mismo tiempo, va a facilitarte las cosas y conseguir que tus esfuerzos sean más eficientes. Eso optimiza tus recursos y podrás utilizarlos para hacer las cosas que más te gustan.

Se puede vivir sin Marca Personal

“Yo no tengo Marca Personal ni quiero tenerla”. Esta es quizás el mayor error que suele leerse o escucharse cuando alguien critica el Branding Personal. No se dan cuenta que lo quieran o no, a todos nos etiquetan, nos “marcan”. Así que aunque crean que no dejan huella, se equivocan. El problema para ellos es que no saben cual es.

El Branding Personal no es más que la gestión consciente de la percepción que generamos para que esas etiquetas que nos van a colgar, si o si, sean lo más parecidas a lo que queremos.

 

Imagen CC Search / by Jerry Silfwer (Flickr)