Para estudiantes y recién diplomados / licenciados

Contar historias con imágenes es posible

Dicen que vamos hacia lo visual. Y la red social visual por excelencia es “Instagram”. Está creciendo a pasos agigantados, cuenta con más de 200 millones de seguidores a nivel mundial y el 71% de las grandes marcas ya están presentes en ella. Y es que contar historias con imágenes es posible gracias a redes como Instagram.

personalbranding_storytelling_instagramPero no sólo basta con compartir imágenes creativas acompañadas de “hashtags», si queremos dejar y ser marca hemos de tener en cuenta ciertos elementos que van a ayudarnos a impulsar nuestra marca también en Instagram. Y no hablo de promoción, sino de autenticidad: de ser genuino, coherente y constante.

  1. ¿Cuál es tu historia? (Tu relato)

Define el guión que quieres seguir en tu Instagram: protagonistas, escenarios, mensajes claves…Tu perfil debe ser el escenario en el que cada día – o cada semana – hagas visible tu marca. Mezcla tu lado personal con tu faceta profesional, la suma de ambos es la clave para proyectar todo lo que te hace relevante.

  1. Encuentra un hilo conductor (Actividades clave)

Crea un hilo conductor entre tus fotos, relaciónalas entre si. Piensa en compartir series de imágenes que muestren un conjunto de acciones con una progresión en el tiempo. Conseguirás proyectar y dar continuidad a las actividades que quieras relacionar con tu vida personal o profesional (hobbies, asistencia a eventos, rutinas profesionales, recomendaciones de libros…)

  1. ¿Qué te hace diferente? (Propuesta de valor)

Convertir tu propuesta de valor es una pieza visual no es fácil, pero si eres constante y consistente con todo lo que publicas puedes conseguirlo. No se trata de hacerlo con una única imagen, sino con la suma de todas ellas. La creatividad con contenido es la clave para conseguirlo.

  1. No te olvides de las palabras (Mensajes)

Los memes tienen mucha fuerza en Instagram. Si además son propios, mucho mejor. Puedes recopilar las mejores frases de tus posts y generar titulares potentes y llamativos que den a conocer tu propuesta de valor. Aunque compartir frases, reflexiones o ideas con las que te sientas identificado/a también te ayuda a posicionarte.

  1. Hashtags relevantes (Palabras clave)

Todos sabemos que los Hashtags son increíblemente importantes en Instagram. Investiga cuáles son los que generan mayor “engagement” en tu sector y empieza a utilizarlos. Analiza a tus competidores o aliados y verás qué palabras clave debes empezar a utilizar.

  1. Enfócate en tu Comunidad (Público objetivo)

Observa, comenta, inspira, comparte… Responde siempre a los comentarios de los demás usuarios, etiqueta a otros usuario en imágenes que les puedan interesar y participa en diálogos activos dentro de tu comunidad.

  1. Estadísticas de Instagram (Resultados)

Siempre está bien analizar los resultados de tus publicaciones y saber qué es lo que está generando mayor interacción entre tu comunidad. Una herramienta útil para hacerlo es IconoSquare, que una vez configurada, te permitirá ver las estadísticas de todo: número de «me gustas»,  crecimiento de tu base de seguidores…

Imagen CC Search / by JAM Project 

Para que no piensen que das gato por liebre, conviértete en liebre.

Para vender cada vez lo tenemos más difícil. No es un eufemismo ni un tópico, es la dura realidad. Hemos entrado en un contexto de precios bajos, en muchos casos una auténtica caricatura de lo que fueron en un pasado reciente. Muchos profesionales expulsados por la crisis de sus puestos de trabajo han decidido establecerse por su cuenta basando su plan de negocios en la supervivencia ya sea a través de la guerra de precios o simplemente ofreciendo servicios de manera gratuita con la esperanza de que una vez conocidos podrían proponer tarifas acordes a sus necesidades y a su valía profesional.

personalbranding_posgradomarcapersonalCualquier propuesta es contra ofertada a la baja porque sigue habiendo alguien que es capaz de prestar un servicio o vender algo a cambio de casi nada. Todos hemos vivido situaciones similares de este tipo, yo recuerdo concretamente una en la que una persona  que solicitó nuestros servicios, hacia la que nos volcamos todo el equipo en cuerpo y alma para ayudarle porque su situación personal nos emocionó y a la que hicimos una propuesta económica muy ventajosa nos contestó ofendida que había encontrado a otra profesional, competidora nuestra, dispuesta rebajar la tarifa en más de un sesenta por ciento que dadas las circunstancias solo podía hacerse posible incurriendo en pérdidas. Íbamos a ayudar y encima salimos trasquilados. Por suerte fue un caso aislado y nuestros clientes valoran los servicios que prestamos aceptando nuestras propuestas que siempre son las más ajustadas para poder ofrecer el mejor servicio y por esto seguimos dando guerra día tras día.

La única manera sobrevivir en un entorno como el actual es que nuestros clientes se den cuenta de que somos únicos.

No todos los competidores tienen nuestras capacidades y aun cuando estemos ofreciendo productos o servicios similares nuestras historias son tan distintas que si somos capaces de contarlas con toda su riqueza llegaremos con seguridad a su corazón. Y cuando alguien compra lo hace con la mente y con el corazón, no lo olvidemos.

Para vender necesitamos que nuestros productos y servicios estén amparados por una marca personal potente, la nuestra y así se convertirán en únicos como nosotros.

Nuestra marca personal enriquece y da más valor a nuestros productos y servicios. Cuando nos interesamos por una actividad, por un servicios o por un producto en concreto lo normal es indagar acerca de lo que es y de quien hay detrás y si la promesa única de valor que ofrece es puramente retórica o está sustentada por personas de carne y hueso. Y cuando encontramos nombres y apellidos buscamos las historias personales y acabamos escogiendo aquello que nos ofrece mayor credibilidad con un precio que sea, lógicamente, asequible.

Si quien nos ofrece un producto determinado nos explica que además de ser un buen vendedor es un experto en el propio producto y que este forma parte de las actividades que dan sentido a su vida conectará con nosotros con mayor credibilidad que otra persona que podría estar haciendo cualquier otra cosa. Si quien intenta vendernos un producto financiero o una póliza de seguros tiene una buena visibilidad tanto en la red como fuera de ella y de manera sostenida ofrece consejos e informaciones de valor que le sitúan no ya como vendedor si no como un experto ganará nuestra confianza con mayor facilidad que otro profesional que realice simplemente un acción de venta.

Si la tienda que nos vende los ultramarinos, el azúcar y las latas de conserva tiene al frente un profesional con una historia relevante o con un nivel de competencia singular como profesional de la alimentación, ya sea por estudios o por experiencia o por las dos cosas, acabará siendo nuestra preferida frente a muchas otras.Y así podríamos dar ejemplos hasta la saciedad.

Nuestra sociedad necesita profesionales con marca personal fuerte, expertos en cada uno de sus productos y servicios que sean capaces de comunicar que son únicos en su ámbito de actividad. Para quienes están al frente de una actividad, un servicio o un comercio gestionar su marca personal es un seguro de supervivencia porque supone el pasar de ser uno más a ser el único. Y los consultores, asesores y estrategas de la marca personal estamos aquí para ayudarles.

Formarse como experto en Personal Branding es una opción  que permite obtener las herramientas para definir y trazar el propio camino profesional y el de los demás y poder ser la opción preferente. El Personal Branding es una profesión de futuro.


La Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna de la Universitat Ramón Llull y Soymimarca hemos puesto en marcha una nueva edición del Postgrado en Personal Branding con la finalidad de formar a profesionales  que desde sus ámbitos de actividad estén capacitados para impulsar y ayudar a gestionar marcas personales. Está especialmente diseñado para que los directivos y los responsables de la gestión de personas ayuden a convertir a sus empleados en embajadores de la marca corporativa y es en formato a distancia con a sesiones presenciales al final del programa para que pueda ser compatible con las tareas habituales. La matrícula está abierta y las clases se iniciarán a final de octubre. Te esperamos.

Imagen by MarketingDirecto

Cómo salir de la Universidad y caer en el paro

Ya has acabado la  universidad ¿y ahora qué? Entrar en el mercado laboral no es evidente y el propio concepto de carrera profesional está perdiendo sentido porque el signo de los tiempos en que vivimos nos empuja más a trabajar por proyectos que en progresar indefinidamente dentro de una empresa. El futuro profesional depende cada vez más de la capacidad individual de gestionar la propia vida e intuir las etapas por las que se quiere pasar y esto requiere invertir un tiempo en pensar en uno mismo, en tener las antenas abiertas a las oportunidades y una gran dosis de improvisación.

personalbranding_soymimarca_posgradoTener claros los propios intereses y la propuesta de valor que se pueda poner a disposición de los demás y buscar todos los caminos posibles para ponerlos en práctica acabará siendo más productivo y positivo que empecinarse en encontrar un empleo que cual príncipe azul profesional proporcione una solución a largo plazo. Ser el propio director general es una actitud que comienza desde el momento en que se deja la universidad.

Poder ser el centro de interés de una empresa para integrarse en algún proyecto requiere disponer de unas competencias que estén en comunión con los tiempos en que vivimos y con el convencimiento que el primer paradigma para gestionar la ocupabilidad es estar convencido de que e empleo de por vida ha dejado de existir.

En el año 2013 la Cátedra de Inserción Profesional de la Universidad de Salamanca junto con el Servicio de Inserción Profesional, Prácticas y Empleo y la Caja Rural de Salamanca publicaron el estudio Como ser competente. Competencias profesionales demandadas en el mercado laboral que es un catálogo de 18 competencias que son tenidas en cuenta por las organizaciones, algunas de ellas son innatas y el resto se pueden aprender, entrenar y adquirir.

Fijémonos  en el enunciado de cada ámbito competencial:

  • Consciencia de uno mismo.
  • Análisis, síntesis y crítica.
  • Organización y planificación.
  • Habilidades de comunicación.
  • Responsabilidad y perseverancia.
  • Toma de decisiones.
  • Orientación a clientes.
  • Trabajo en equipo y cooperación.
  • Capacidad de orientación y aprendizaje.
  • Flexibilidad y orientación al cambio.
  • Motivación por el logro.
  • Compromiso con la organización.
  • Capacidad para trabajar bajo presión.
  • Resolución de conflictos y técnicas de negociación.
  • Búsqueda de la excelencia.
  • Innovación.
  • Emprendimiento.
  • Liderazgo

Del desarrollo de cada competencia nos ocuparemos en futuros artículos pero si nos fijamos atentamente hay un común denominador en todas ellas: las organizaciones quieren profesionales con marca personal que sean capaces de dejar huella y autogestionarse en un entorno laboral cambiante que requiere adaptación y aprendizajes continuos.

Los recién licenciados que sean capaces de desarrollar y dar a conocer que son poseedores de este marco competencial tendrán mayor facilidad para entrar y mantenerse en el mercado laboral.

Formarse como experto en Personal Branding es una opción  que permite obtener las herramientas para definir y trazar el propio camino profesional y el de los demás y poder ser la opción preferente.

La Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna de la Universitat Ramón Llull y Soymimarca hemos puesto en marcha una nueva edición del Postgrado en Personal Branding con la finalidad de formar a profesionales  que desde sus ámbitos de actividad estén capacitados para impulsar y ayudar a gestionar marcas personales.

Está especialmente diseñado para que los directivos y los responsables de la gestión de personas ayuden a convertir a sus empleados en embajadores de la marca corporativa y es en formato a distancia con a sesiones presenciales al final del programa para que pueda ser compatible con las tareas habituales. La matrícula está abierta y las clases se iniciarán a final de octubre. Te esperamos.

Imagen cc search / by Monover

Personal Branding: algo va mal con los universitarios

Inicios

El “ruido” sobre los temas relacionados con gestión de marca personal empezó tarde en España (como siempre) pero bien, y fue de la mano de Neus Arqués y Andrés Pérez Ortega, con sus respectivos “Y tú, ¿qué marca eres?” (Alienta, noviembre 2007)  Y “Marca personal” (ESIC, septiembre 2008).

Desde entonces muchos hemos sido los discípulos de los pioneros que hemos tratado de “crear mercado” y de ayudar a fomentar la marca personal, tanto en el plano de profesionales como de empresas. Una tarea compleja no exenta de instrusismo y de falsos profetas que han contaminado el entorno haciendo creer que esto del personal branding es gestionar la reputación online o cosas por el estilo.

Hoy

No es necesario volver listar los nombres de los que nos dedicamos al tema, aunque os aseguro que no somos legión, y por eso pensamos que es bueno ayudar a separar el grano de la paja y fomentar el estudio reglado del personal branding en el ámbito universitario. De momento puedo decir que ha sido un éxito la primera promoción del Posgrado en Personal Branding semipresencial que Soymimarca ha impulsado de la mano de la Facultat Blanquerna Comunicació / Universitat Ramon Llull, y que ya se van cubriendo con éxito las inscripciones para la segunda edición cuyo inicio está previsto para noviembre.

soymimarca.comVolviendo a lo que nos ocupa, aunque los pocos que somos “gritamos” mucho (no paramos de publicar) e incluso contamos con algún “Celebrity” (Risto Mejide, por ejemplo), el concepto no ha calado ni ha aparecido en foros muy populares.

Y lo más preocupante es que muchos estudiantes de 20/22 años no hayan oído hablar del tema, ya que si la gestión de marca personal es importante para todo el mundo, para alguien que empieza es absolutamente necesaria. Sus dudas, razonables, emergen con fuerza ¿debo hacer un máster ahora o de aquí a unos años? ¿encontraré trabajo sin especializarme? ¿cómo relleno un currículum si no tengo experiencia?… Y esas dudas pueden tener respuesta en un proceso bien trabajado de gestión de marca personal.

Os contaré un secreto. Soymimarca, meses antes de nacer, era un proyecto de marca personal dirigido exclusivamente a universitarios. Mi socio Jordi Collell y yo nos planteamos crear una metodología que ayudara a convertir a los estudiantes en opciones preferentes de reclutadores. La idea era interesante, se llamaba “I ara, què?” (Y ahora, qué), y la descartamos tras celebrar una dinámica de grupo con 10 estudiantes de 2º y 3er curso de grado universitario: ninguno estaba dispuesto a pagar por eso ni a pedir dinero a la familia. Fracaso estrepitoso.

Mañana

No tengo claro que, en general, los estudiantes se planteen seriamente trabajar su marca. Las dudas son tantas que impera el cortoplacismo, y pocos vislumbran la posibilidad de trabajar en una estrategia que no dé fruto en máximo dos meses. No es culpa suya. Vivimos en la sociedad de la inmediatez: todo lo que no genera un resultado hoy (máximo mañana) se desprecia. Queremos respuestas a nuestros mensajes o tweets YA, sin demora, queremos que todo se mueva a tiempo real. Solo personas que tengan una idea de visión clara serán capaces de enfocar bien su camino y llegar al destino deseado. Si BMW hubiese querido una campaña para vender mañana, jamás hubiera aprobado la filosofía “te gusta conducir” que tan buenos frutos ha dado a la marca a medio y largo plazo.

No me extiendo, ahora toca ponerse a trabajar: quizás los personal branders debamos ponernos de acuerdo en proponer una asignatura obligatoria de marca personal en todos los grados universitarios ¿una locura? Quizás, ¿y?

[subscribe2]

El mundo necesita más personal branders

Todos somos diferentes. Todos tenemos talento. Todos podemos aportar valor. Pero no todos somos capaces de entender y conocer las herramientas necesarias para enfocarnos hacia un objetivo y trazar un plan que nos dirija a él. Y eso es exactamente lo que hace un Personal Brander. Una profesión relativamente nueva, y que nace del cambio de paradigma que estamos viviendo, en el que ya no somos trabajadores sino profesionales y en el que nuestro valor personal cotiza a la alza el ser capaces de ofrecer precisamente VALOR para los demás.

El mundo necesita profesionales formados en Marca Personal y capaces de potenciar esta profesión. A continuación os dejamos una recopilación de frases de la primera generación de Personal Branders. Quién mejor que ellos para explicarnos por qué motivos decidieron convertirse en profesionales de la Marca Personal.

logo_posgradopersonalbranding (1)

¿Por qué ser Personal Brander?

«El personal branding aplicado a las organizaciones puede ayudar a que los trabajadores se sientan más personas y menos trabajadores» por @rubengcastro

«Creo en corporaciones y profesionales independientes que crean sinergias, donde la gestión de la marca personal y corporativa es fundamental.» @depiesacabezas

«El personal branding ayuda a empresas y organizaciones a ser mejores. Les permite crecer intelectualmente, mayor inteligencia emocional, mayor capacidad de comunicación interna y externa, mayor capacidad de consenso y asertividad, mayor creatividad y muchas otras habilidades de las que cualquier organización, sin lugar a dudas saldrá reforzada.» por @pausamo

«Creo que toda organización o profesional que tome consciencia del Personal Branding y se decida a invertir tiempo y recursos en ello demuestra una inquietud, una apertura de miras y una sensibilidad que sólo por ello les diferencian de los demás.» por @ricardponspes

«En un mercado tan homogéneo y tan saturado de productos y servicios, como el de hoy, lo único que puede implicar un punto diferenciador es: la Marca.» por @vero_riverap

«El Posgrado me ha parecido la forma mas clara y directa de poder fusionar multitud de conocimientos, y poder ponerlos en un orden lógico, además de poder homologar de una manera lógica la anarquía general que se da en nuestro sector.» por @oiankochoperena

 

¿Por qué cursar el Posgrado en Marca Personal?

«Enseña un método y unas herramientas para poder ayudar a las personas en su camino profesional y también en el personal.» por @rubengcastro 

«Es un posgrado 100% útil y del cual se puede sacar mucho provecho, tanto si la intención es ejercer como personal brander o simplemente ampliar los conocimientos para aplicarlos a la vida o a la empresa.» por @depiesacabezas 

«Este posgrado tiene la virtud de haber sido capaz de sintetizar en un único curso una enorme variedad de disciplinas que son necesarias para dominar el proceso de Branding Personal.» por @pausamo

«Las personas más interesadas en la marca personal son las que tienen en vistas un cambio en su vida profesional y están en un proceso de reflexión que les abra un poco la mente.» por @ricardponspes

«Cómo no me va a gustar un posgrado en el cual no sólo aprendes teoría, sino que además es tan práctico que te cambia la vida para mejor y te da herramientas para ayudar a otros a lograr lo mismo.» @vero_riverap

«Los empleados se han convertido en verdaderas delegaciones de la marca, por lo que es mejor, gestionar la marca personal de los trabajadores, para que a su vez, estos con su influencia, sean los influenciadores de la marca.» por @oiankochoperena

 

Si quieres más información sobre el Posgrado universitario en Personal Branding creado conjutamente por la Universitat Ramon Llull –  Facultat de Comunicació Blanquerna y soymimarca puedes llamarnos al +34 934 449 926 o mandar un correo a jordi.collell@soymimarca.com

 

El mito del 93% en comunicación no verbal

En entrevistas, conferencias o apariciones públicas todos hemos visto alguna vez estas cifras:

  • 55 % del mensaje general se transmite a través de la imagen al entregar el mensaje.
  • 38 % del mensaje general se transmite a través del tono de voz.
  • 7 % del mensaje general puede ser atribuido a las palabras que la persona utiliza.
Google Images

Google Images

Estos porcentajes aparecen por primera entre 1967 y 1969 en los estudios de Albert Mehrabian, en base a su investigación realizada en la Universidad de Stanford. Puede que muchos de vosotros ya supierais de esta información sobre la comunicación no verbal, pero lo curioso es que estas cifras son comúnmente mal utilizadas, y su aplicación poco se parece a lo pensado originalmente por el Profesor Mehrabian .

Mehrabian utiliza dos ecuaciones en Silent Messages  para describir los resultados de una parte de su investigación (en el capítulo «El Mensaje de doble filo»):

  • Agrado Total = 7 % agrado verbal + 38 % agrado vocal + 55 % agrado facial
  • Sentimiento Total = 7 % sentimiento verbal + 38 % sentimiento vocal + 55 % sentimiento facial

La conclusión del Profesor Mehrabian es la siguiente: las palabras, la voz y el cuerpo tienen que ser coherentes entre sí . Si el receptor de la información detecta una inconsistencia, él o ella se basa más en otros factores que en las palabras dirigidas para transmitir el mensaje general. Es decir, si se utiliza el lenguaje corporal para pretender ser alguien distinto en una presentación o entrevista ( tratando de utilizar la mayor cantidad posible del 55 %), el público percibirá esta incoherencia y será menos probable que crean lo que estamos diciendo .

«Cuando las acciones contradicen las palabras, la gente confía más en las acciones para inferir los sentimientos de otro.»

Esto pone en evidencia la importancia de ser uno mismo también en nuestra comunicación personal. No debemos renunciar a los gestos que nos hacen únicos, o a nuestro tono de voz personal… una cosa es aprender o optimizar la forma en la que nos comunicamos en público y la otra es jugar a ser quien no somos.  La autenticidad y la coherencia son los pilares básicos de nuestra marca personal, y también refuerzan nuestra capacidad de influencia en nuestra comunicación interpersonal.

 

La esencia del Personal Branding

Hoy compartimos un vídeo en el que Guillem Recolons, Jordi Collell y Alèxia Herms nos hablan de personal branding, de la metodología de soymimarca y de qué es lo que más le gusta de su trabajo. Esperamos que os guste.

[youtube]http://youtu.be/UAophR_ZbsU[/youtube]

Apasiónate

A mi entender, el aspecto más importante para tener éxito y ser feliz es la pasión. Resulta francamente difícil encontrar una persona muy exitosa que realice alguna actividad que no le apasione. A su vez, también resulta prácticamente imposible encontrar alguna persona muy feliz y que no se dedique o practique habitualmente alguna disciplina que le apasione.

Google CC Search

Google CC Search

No acabo de entender por qué motivo – si la pasión resulta tan importante tanto a nivel profesional como personal – la mayoría de personas le prestamos tan poca importancia. Los padres y las madres nos esforzamos en educar bien a nuestros hijos e hijas, les educamos, les solemos costear sus estudios… pero la mayoría somos incapaces no sólo de conocer qué les apasiona sino también cómo ayudarles a encontrar su pasión. En el ámbito de la docencia sucede exactamente igual. La mayoría de los docentes nos centramos en transmitir conocimientos pero obviamos, de nuevo, el tema de la pasión. Buena parte del conocimiento adquirido, lo van a olvidar o les será de poca o nula utilidad en su futuro personal y profesional. En cambio la pasión puede ser el aspecto más decisivo. Como docente y padre cambiaría buena parte de los conocimientos que adquieren mis alumnos o hijos a cambio de que encontraran su auténtica pasión y que pudieran apostar por ella.

Existen incontables ejemplos de personas que eran unos auténticos fracasados… hasta que encontraron su auténtica pasión. Entre este grupo de personas se encuentra Albert Einstein (quien no habló hasta cumplir los 3 años, pasó sus estudios con dificultad e incluso trabajó a nivel precario durante años en la oficina de patentes). Bill Gates fracasó en el colegio, incluso le llevaron al psicólogo para descubrir si tenía algún problema a lo que el psicólogo les contestó que Bill no haría nada bueno en su vida, que sería un fracasado. Su historia cambió radicalmente cuando descubrió su pasión.

No obstante, conviene reconocer que no es fácil descubrir tu pasión. Una de las vías es explorar diferentes opciones, probar diferentes experiencias, buscar nuevas aventuras… hasta dar con la pasión. Sin embargo, el mejor consejo que me han dado nunca para encontrar la pasión es escuchar a tu corazón y dejar a un lado el dinero. Como solía decir Steve Jobs “sigue tu corazón, tu intuición, ellos saben realmente lo que deseas”. Existen muchísimas personas que han renunciado a su pasión para asegurarse un sueldo o para (al menos a corto plazo) ganar más dinero. Creo que es un gravísimo error. Las pocas personas que han tenido claro y han seguido su pasión a medio y largo plazo suelen ganar muchísimo más dinero que los que han renunciado a la pasión buscando precisamente el dinero. Como bien recomienda Richard St. John (autor, conferenciante y estudioso del éxito), “sitúa el dinero al final de la lista de prioridades y a la pasión en la cabeza de ellas”.

La auténtica “prueba del algodón” para saber si has encontrado tu verdadera pasión es determinar si la actividad en cuestión la realizarías sin cobrar, de forma gratuita. Sólo en los casos que así sea, habrás encontrado tu auténtica pasión. Si no es el caso, te recomiendo que trabajes de lo que puedas pero que nunca dejes de buscar tu pasión. La diferencia es abismal. Cuando encuentras tu pasión le dedicas mucho más tiempo, eres mucho más creativo y terminas por ofrecer un gran producto o servicio, con lo que aportas más valor a la sociedad y también suele redundar en conseguir excelentes resultados. No dejes de buscar tu pasión, vale la pena. Te permitirá tener más éxito y ser más feliz. Porque ya lo decía Confucio hace muchos años “escoge un trabajo que te apasione y no trabajarás ni un día más en tu vida”. Apasiónate.

 

¿El arte de comunicar se puede aprender?

«El arte de la comunicación es el lenguaje del liderazgo» James Humes

La comunicación es una potente arma de influencia. Nos permite generar oportunidades, aprender, conectar, escuchar…y mucho más. Pero, ¿Un buen comunicador nace o se hace? ¿Podemos todos llegar a convertirnos en grandes comunicadores o por el contrario ese «don» queda reservado sólo a unos pocos afortunados?

Ángel Majorana en su libro «El arte de hablar en público» menciona dos tipos de habilidades en la comunicación: las innatas y las aprendidas. Es cierto que algunas personas poseen ciertas cualidades que influyen en su capacidad para comunicar mejor: una constitución física armoniosa, carisma, una voz sonora, fluidez al hablar, gracia en sus movimientos corporales, la dirección en las miradas… Pero la buena noticia es que todas estas habilidades pueden ser aprendidas y desarrolladas para convertirlas en uno de nuestros talentos.

La fórmula V-V-V de elementos visuales, vocales y verbales

Otro grande de la comunicación, Albert Mehrabian (experto en comunicación interpersonal) señala que para lograr una comunicación más efectiva es importante la unión de los tres tipos de elementos que se relacionan en un mensaje cada vez que hablamos: elementos visuales, vocales y verbales.

Elementos visuales

Se relacionan la imagen física que los demás perciben de nosotros en el momento de la comunicación. Estos elementos  envían estímulos a nuestro receptor o público y deben de provocar un impacto favorable en nuestra comunicación: contacto visual, postura, movimientos, expresión facial, el desplazamiento y la gestión de los espacios físicos. 

Elementos vocales

Aprender a manejar nuestra voz es uno de los factores indispensables para el desarrollo de nuestra habilidad oral, pues la gente tiende a escuchar y relacionar la personalidad de nuestra voz. Y eso no es todo, Mehrabian afirma que «el tono y la calidad de la voz pueden determinar la efectividad del mensaje y la credibilidad del comunicador».

Los elementos vocales más importante son: voz, entonación, velocidad, volumen, énfasis o fuerza, ritmo, proyección y resonancia. 

Elementos verbales

Tienen que ver con todas las palabras y los métodos lingüísticos que utilizamos para hablar, desde la forma de estructurar las ideas que formulamos, la selección del lenguaje y los términos que utilizamos.

Fórmula V-V-V de la comunicación

Fórmula V-V-V de la comunicación

Para traducir estos elementos a la vida real, diremos que cuando nos comunicamos lo primero que hacemos es analizarnos los unos a los otros: cómo somos, cómo nos movemos, cómo vamos vestidos… Diríamos que los elementos visuales producen este primer impacto que determina la aceptación o no de la interacción –  es decir, si nos gusta o no esta persona – y eso va a hacer que emitamos un primer juicio de valor hacia el comunicador y su mensaje.

Luego nos fijamos en la voz, sería el «cómo lo dice». Y eso hace que se refuerce o rectifique el primer juicio visual hacia el comunicador.

Y finalmente lo que hacemos es racionalizar el contenido. En esta fase, las ideas convertidas en palabras serán el elemento verbal que complete o no la aprobación o rechazo inicial.

Merhabian decía que para asegurar el efecto deseado de la comunicación es necesario que estos tres elementos: visuales, vocales y verbales sean «consistentes» y que además exista equilibrio entre ellos. La que determina el éxito es hacer congruente el todo (VVV) y expresar ideas con imagen (fondo y forma).

[subscribe2]

 

Nuestro regalo de Navidad: el eBook «Soy mi marca o no soy nada»

 

El eBook que regalamos la Navidad anterior, “Es algo personal” se acerca ya a las 300.000 descargas (sí, trescientas mil). El listón se ha situado muy alto, así que el eBook regalo de este año 2013, además de incluir nuevos autores, va prologado nada menos que por Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal.

Este año el título es algo agresivo, lo reconocemos. “Soy mi marca o no soy nada” es un manifiesto sobre la marca personal que recoge los mejores textos del blog Soymimarca durante 2013, escritos por Jordi Collell, Guillem Recolons, Aléxia Herms, Xavier Roca Torruella, Celestino Martínez, Javier Zamora Saborit, Olga Villacampa, Neus Fornells, Pablo Adán Micó, Carme Gibert, Gian-Lluís Ribechini, Pau Hortal, Paula Fernández-Ochoa, Pau Samo y Alejandro Capparelli. Casi nada

En el eBook del primer año, “Personal y transferible“ y el del segundo “Es algo personal” los artículos se habían clasificado en función de las tres partes del iceberg de marca personal: autoconocimiento, estrategia y visibilidad. En el nuevo eBook “Soy mi marca o no soy nada” hemos añadido además una sección dedicada al branding personal en la empresa.

Esperamos que lo disfrutéis. Sólo tenéis que hacer un click en la imagen. Feliz Navidad!