Para estudiantes y recién diplomados / licenciados

Rituales de marca personal

Llega la Navidad y nos anuncia que el año se está acabando. Esta vez parece que lo del final de la crisis va bastante en serio, se empieza a ver algo de animación, poca pero suficiente para tomas consciencia de que durante este 2013 se ha producido un cambio. Tenemos que estar todavía alerta por si las cosas se vuelven a torcer y sobre todo para no perder oportunidades porque los malos augurios con los que cerramos el pasado año ni se han materializado ni se  espera que lo hagan en el futuro  y sólo por esto podemos afirmar que estamos un poco mejor.

newyearyoga

Google Images

 No me canso de repetir por estas fechas que lo primero  para empezar el nuevo año con buen pie es hacer borrón y cuenta nueva que es un acto de generosidad con nosotros mismos y con los demás. Salgamos en primer lugar de la confortable zona del lamento y perdonémonos y perdonemos aquello que no hemos sido capaces de conseguir  o que los demás nos han impedido alcanzar. Perdonar es cambiar de paradigma, es ser capaz aparcar el lamento o la rabia por nuevos planes de acción, individuales o colectivos, que nos permitan avanzar con fuerzas renovadas, eso si , sin olvidar para poder sacar todo el jugo posible a nuestras experiencias. Es por esto que el perdón es siempre una puerta de salida y un impulso y por supuesto un atributo de la marca personal.

Hecha la limpieza podemos volver a pensar en grande revisando nuestro modelo de negocio y haciendo los cambios necesarios para recibir el nuevo año.

Necesitamos signos y que estos se materialicen en momentos especiales  que son los ritos que nos ayudan a integrar los cambios de nuestra vida y la revisión y planificación del año nuevo es uno de ellos. Aceptémosla como un regalo, disfrutémosla y olvidémonos de sonrojarnos pensando que es un tópico y que al final todo vuelve a ser igual.

Centrémonos en nuestra aportación de valor sin la cual somos uno mas en el montón y pongámosla al día con la inclusión de lo que hemos aprendido en el año pasado y con lo que la crisis que se va nos ha enseñado. Poner nuestra experiencia al servicio de los demás nos posiciona y es un ejercicio de gestión de nuestra marca personal. Pasémosle el tamiz de nuestra visión y misión y moldeémosla con nuestros valores.

Y finalmente solo nos queda explicarlo. Si nadie se entera, si nuestro público no oye la nueva música todo lo anterior es puro humo. Comunicar es dejar constancia de nuestra existencia y de nuestro compromiso con el cambio.

Os deseo una feliz Navidad y un Año Nuevo con Marca Personal.

P.D: estad atentos al regalo que tenemos preparado para el día de Navidad en la web de Soymimarca

No te olvides del producto

 

La irrupción de Internet, las nuevas tecnologías y las redes sociales ha revolucionado el mundo del marketing en los últimos años. El impacto que han tenido estos cambios ha sido enorme. Además, toda esta revolución ha ido (y está yendo) a una velocidad de vértigo. Por ejemplo, la radio tardó 38 años en llegar a los 50 millones de usuarios en todo el mundo, la televisión 13, el Ipod 3 y Facebook… 6 meses. Son muchos los sectores que se han reinventado y han redefinido completamente sus modelos de negocio con la llegada de estos cambios tecnológicos: la música, los viajes,… Lamentablemente la crisis nos está impidiendo ver la realidad con mayor nitidez. Observo muchos sectores que lo están pasando mal y “la excusa” siempre es la crisis, cuando en muchos casos diría que tienen un modelo de negocio obsoleto que debe ser rediseñado para adaptarse a la situación actual.

Google Images

Google Images

En cuanto los profesionales, la situación es parecida. Muchos de ellos, amparados en la situación de crisis económica, todavía no se han percatado de que su modelo de negocio no se adapta a la coyuntura actual. Que deben reinventarse, redefinirse profesionalmente para poder competir con éxito en un mercado laboral muy diferente al que estaban acostumbrados. Generalmente suele ser más cómodo quejarse de la crisis que hacer el esfuerzo por reinventarse, por cambiar.

Afortunadamente, con la llegada de Internet y las nuevas tecnologías, comunicarse a nivel individual, hacer llegar tu mensaje a tu público objetivo es más fácil que nunca. Las páginas webs, los blogs, las redes sociales… han democratizado la forma de comunicarnos con el mercado. Tenemos a mano, de forma gratuita o muy económica herramientas de comunicación que hace poco tiempo eran inimaginables o estaban sólo al alcance de empresas de cierto nivel. Además, resulta fácil y generalmente atractivo introducirse en este mundo 2.0 y comunicar. En mis cursos y conferencias, el apartado de comunicación suele ser el que más atención presta la gente y también el que más incorpora a sus actividades habituales. Que sea gratuito, tan fácil y tan potente ha sido una gran ventaja pero a su vez quizás entre todos lo hemos banalizado un poco. A veces parece que sólo importa comunicar bien. Que cualquier profesional que sea hábil en el entorno 2.0 puede tener éxito. Y, a mi entender, no es así.

Existe una ley en marketing que dice que “la publicidad debe descansar en un buen producto”. De nada sirve invertir mucho en publicidad si el producto no tiene la suficiente calidad como para satisfacer a los consumidores. En el mundo de los profesionales esta ley también aplica. Las acciones de comunicación se deben apoyar en un buen producto. Y en este caso, el producto eres tú. Está muy bien que trabajes a fondo tu blog personal, que seas muy activo en las redes sociales… pero no te olvides del producto, no te olvides de ti. Invierte en ti, fórmate, aprende idiomas, desarrolla nuevas competencias que te ayudarán en tu sector de actividad, coge experiencia, viaja, lee mucho, acude a conferencias y congresos… No pares de trabajar tu producto. Para terminar quería compartir contigo uno de los mejores consejos que me han dado en mi vida. Fue en el día de mi graduación universitaria. Un alto directivo de un organismo financiero internacional me dijo: “llevo toda la vida estudiando inversiones: en bolsa, materias primas, divisas, oro, renta fija, variable… y nunca he visto ninguna inversión más rentable que la formación”. Así que, como te decía al principio, no te olvides del producto, no te olvides de ti, fórmate como debes. Nada te ofrecerá mayor rentabilidad.

WhatsApp para potenciar la marca personal

Whatshapp es una de las aplicaciones que ha cambiado nuestra vida en el terreno personal; conversaciones sin límites, imágenes, vídeos, grupos… esta nueva herramienta ha servido para que las personas sin importar la distancia estemos continuamente conectados.

Google Images

Google Images

En el ámbito deportivo donde desarrollo mi profesión, WhatsApp está siendo sin duda una herramienta clave, ayudándonos a dar valor a la marca personal de nuestros clientes pero también a la nuestra como profesionales.

En primer lugar, nos sirve para tener un contacto directo con nuestros clientes sin importar la distancia, da igual que el deportista este en España o fuera de ella, conociendo bien los horarios de cada país puedes mantener una conversación fluida, superando algunas veces los problemas que plantea Skype.

En segundo lugar podemos conversar con ellos por temas personales, preguntarles cómo les ha ido el día,  cómo están adaptándose a sus nuevos equipos sin están en el extranjero, cómo ha ido el entrenamiento, partido o competición,  en cierta media arropándoles, sintiendo el deportista que estas a su lado.

En tercer lugar, es una herramienta muy útil para compartir fotos o vídeos de forma simultánea, de forma que se pueda actualizar su web, corrección de alguna información enviada  o sirva de documento adjunto para alguna nota de prensa, reportaje o noticia que algún medio solicita.

Este tipo de contenido, también sirve para informar directamente (Antes que el dossier mensual) a patrocinadores, agentes, clubes o distintos gestores que quieren pinceladas de los que ocurre con su deportista sin tener que esperarse.

Además es una herramienta para generar seguridad y confianza a los deportistas, en sus primeros pasos en las redes sociales, medios de comunicación, resolviendo en el acto cualquier tipo de duda que les surgiera.

Si se utiliza dentro de una organización, es también útil al crear un grupo con tus compañeros de trabajo, pero únicamente para utilizarlo de forma profesional y como una herramienta de comunicación interna.

Pero todo lo  bueno tiene su lado malo, al ser una  aplicación que está continuamente contigo, es necesario marcar unas pautas de tiempo y “espacio” con tus clientes evitando el tan famoso 24/7 que suele surgir en el ámbito deportivo.  Si se sabe utilizar puede aligerar los procesos de trabajo, crear sinergias y confianza con tus deportistas y por su puesto potenciar tu marca como profesional.

#nosvamosadivertir

¿Quieres comunicar mejor? Escucha más y habla menos

 

Hoy empiezo mi post con esta historia… 

“Laura trabaja en la Cafetería Kismet. Sueña con ser cantante pero, de momento, le va bien como camarera. Todos en la cafetería la adoran e incluso su jefe ha comprado un karaoke para que Laura pueda cantar delante de la clientela…

Un sábado por la noche, durante uno de sus conciertos improvisados, llega a la cafetería un cliente al que Laura no había visto nunca. Él, con cara de poco interés, se sienta sin prestar ni un ápice de atención a la bella voz de Laura. A Laura normalmente eso no le importaría pero parece que este chico ni siquiera la ve. ¿Quién es? ¿Por qué no la ha mirado no tan sólo una vez?”…

Si quieres saber como acaba la historia te invito a que veas el vídeo entero, son 8 minutos, pero te aseguro que valdrá la pena.

[youtube]http://youtu.be/EJ1sMnlhWLc[/youtube]

 

Esta historia tiene varias moralejas, quédate con la que quieras. Pero en clave de marca personal tiene una realmente clara: De nada sirve que compartas contenidos en las redes sociales si no hablas el lenguaje de tu público objetivo. A veces para poder comunicar, hay que entender, y para entender, lo que hay que hacer es escuchar y observar.

ESCUCHAR, RESONAR Y ACTUAR  estos tres verbos deben acompañarnos en nuestro plan de comunicación

1. Escuchar qué dice el mercado. Hemos de poder convertir la escucha en “escucha comercial”,  para poder conectar lo que ofrecemos con lo que el mercado necesita.

2. Resonar para conectar nuestros contenidos con nuestro público objetivo o las personas claves. Somos usuarios interconectados y hemos de seguir a aquellas personas que son “nodos”, y que al seguirlas pueden acercarnos a nuestro mercado objetivo.

3. Actuar en consecuencia – y digo en consecuencia – porque se nos va a juzgar por los contenidos que compartamos en la red. Comunicar es compartir, y todo aquello que difundamos debe ser parte de nuestra identidad de marca, ya sea personal o profesional. Un posicionamiento de marca claro nos ayuda a que la comunicación sea más auténtica y transmita mejor nuestra marca personal.

Para Laura lo más importante no sólo es cantar la canción adecuada, sino cantársela a la persona adecuada. Para nosotros lo más importante no es tener muchos seguidores en las redes sociales, lo que realmente cuenta es la capacidad de generar influencia, valor y credibilidad con nuestra marca personal para ser relevantes para nuestro público objetivo. Y eso sólo se consigue con ESCUHA y AUTENTICIDAD. 

El intolerable error de creerse el centro del mundo

 

Me estoy volviendo intransigente. Puede ser cosa de la edad o quizás sea un ataque de lucidez pero de todos modos mi intransigencia va cada día en aumento. Cada vez soporto menos la mediocridad de la identidad sin contenido de valor, la presencia narcisista en el mundo de las redes sociales y el hacer ruido para hacerse notar.

its-all-about-me

Google Images

Nuestra marca personal y también  nuestra identidad cobra sentido cuando es conocida y reconocida por los demás, cuando logra fijarse en la mente y en el corazón de los que nos rodean y así y sólo así se convierte en memorable y nos convierte en la opción preferente.

La marca personal no está en función de si misma, si no hay alteridad no hay marca porque no existe la posibilidad de dejar huella. Nuestra marca existe porque los demás existen y este es un principio que no debemos olvidar en ningún caso.

Estamos al servicio de los demás y lo manifestamos explicando nuestra propuesta de valor, aquello que podemos hacer para ayudar a los que nos rodean a ser mejores y a tener una existencia de calidad. Sin propuesta de valor no hay nada que comunicar, no hay mensaje y sólo se genera ruido.

El hablar por hablar, la presencia en las redes sociales con la única finalidad de simplemente estar convierte la marca personal en un repositorio de mediocridad que la hace, seguramente,  visible pero también inútil. Para  ser tenidos en cuenta es imprescindible que expliquemos claramente qué somos capaces de aportar y de que manera estamos dispuestos a colaborar para que nuestros interlocutores puedan alcanzar sus objetivos y puedan materializar su visión y su misión.

Pensar en nuestro público objetivo, en las personas a las que nos dirigimos y en cómo nuestra propuesta de valor, nuestras habilidades, nuestras competencias y nuestros talentos pueden ponerse a su servicio es el primer paso para evitar la generación de ruido. Y esto no significa que debamos renunciar a lo que somos ni traicionar nuestros principios y mucho menos rebajar el contenido de nuestra misión y nuestra visión, claro que no, pero si sólo nos miramos el ombligo embelesados en nuestra ficticia integridad sin tener la voluntad de adaptarnos, estamos simplemente muertos.

Una marca personal que se emboba mirándose en el espejo y que no tiene la sensibilidad de impregnarse de las necesidades de los demás, una marca personal que no rezuma humanidad y voluntad de servicio deja de ser marca. Que no se nos olvide.

¿Precio… o Marca?

 

Estamos viviendo una época realmente compleja, con una gran crisis a nivel económico y financiero que está provocando situaciones francamente difíciles tanto a empresas como a particulares. Los hábitos de consumo también están cambiando notablemente. Ante este entorno tan complejo, muchas empresas están apostando por el precio como su principal variable competitiva. Si observamos muchos sectores, vemos que la mayor parte de las campañas publicitarias se centran en precios bajos, descuentos, ofertas… Y en esta espiral, la mayoría de empresas termina bajando al barro y compitiendo a base de precios bajos. Además, los conceptos outlet y low cost se aplican a gran cantidad de sectores y es muy frecuente observar establecimientos de este tipo en cualquier lugar. La venta por Internet también ha fomentado la comparación de precios y una lucha más dura, si cabe, entre las empresas presentes en un sector determinado. También hay que tener en cuenta el fenómeno marca blanca (o marca del distribuidor). Lo que empezó hace unos años como una iniciativa para que algunas cadenas de establecimientos pudiesen completar su oferta con unos productos más económicos, hoy se ha convertido en una oferta muy habitual. En la actualidad, los productos con marca de distribución están ocupando cada vez más espacio en los lineales… y también en nuestra mente. De hecho, se acaba de publicar un estudio en el que se afirma que en España, 9 de cada 10 personas compran habitualmente productos de marca blanca. Ante este escenario, resulta difícil que muchas empresas puedan competir con éxito y tener unos buenos resultados económicos. En general, las empresas que obtienen mejores resultados son aquellas que evitan la guerra de precios y apuestan por competir con una marca fuerte y reconocida.

Google Images

Google Images

Y en el mercado laboral la situación es muy parecida. Con más de 6 millones de parados, una tasa de paro del 26% y un paro juvenil superior al 50% la situación es insostenible para muchas personas y familias. Muchos de los profesionales, acuciados por la necesidad han apostado por una estrategia de precios bajos, es decir, de rebajarse el sueldo para competir en el mercado laboral. Cada vez resulta más fácil encontrar buenos profesionales, bien preparados y con experiencia, a unos sueldos cada vez más bajos. Me parece un error entrar en esta guerra de sueldos, aunque entiendo la situación desesperada que lleva a muchos profesionales a apostar por el precio como su (única) estrategia competitiva.

No obstante, creo que es mucho más interesante apostar por una marca personal fuerte y reconocida. El problema de esta vía es que requiere tiempo, así que cuanto antes empieces mejor. Para ello debes en primer lugar trabajar bien tu producto, es decir, tu competencia profesional. Debes esforzarte en ser cada vez mejor, estudiando y completando tu formación con experiencia profesional. También debes elegir qué estrategia vas a seguir para competir con éxito en el mercado laboral. Ya he comentado en otro artículo que, sólo existen 2 estrategias competitivas válidas para los profesionales: la especialización y/o la diferenciación. Y además también debes comunicar tu marca personal, ya sea a nivel tradicional (Curriculum Vitae) como a nivel 2.0 (blog personal, redes sociales…), relacionarte con otros profesionales y empresas (networking)… En definitiva, trabajar tu propia marca personal, tal y como lo hacen las grandes empresas con sus marcas. A mi entender, es la mejor forma de competir en un mercado laboral como el actual sin tener que recurrir a precios (salarios) bajos. La decisión es tuya: ¿Quieres ser un profesional con marca blanca y competir por precio o un profesional con una marca potente?

Lenguaje no verbal IV: ¿Se puede leer la mente a través de los gestos?

 

¿Se puede leer la mente a través de los gestos? Sí, se puede. En cualquier reunión con un cliente o acto importante nos preocupamos de tener bien preparada la presentación y de traer buenos y trabajados argumentos. Pero a veces nos olvidamos del famoso “7%”, que significa que las palabras representan únicamente el 7% del mensaje.

Nuestros gestos y posturas corporales son grandes portadores de mensajes subliminales, aprender a leerlos no sólo nos puede ayudar a mejorar nuestra comunicación no verbal, sino también a entender qué emociones y percepciones estamos causando a nuestro interlocutor. En definitiva, saber interpretar y gestionar mejor las relaciones interpersonales en el mundo profesional puede hacernos más empáticos y creíbles.

Ahí van algunos de los gestos más comunes y su significado, a partir de ahora os resultará mucho más fácil leer el lenguaje no verbal de aquellas personas a las que tengáis delante.

“Yo tengo el poder”, estos gestos indican dominio e intención de mostrar superioridad.

5179555-hombre-de-negocios-en-un-traje-a-rayas-de-pie-con-las-manos-sobre-sus-caderas-aisladas-sobre-fondo-b

  • Manos a la cadera
  • Manos a tras de la nuca
  • Piernas sobre la silla
  • Pies sobre el escritorio
  • Dedos gordos sobre el cinturón
  • Saludo con la palma hacia abajo 

 

“¡Qué nervios! ” Movimientos que indican ansiedad o submisión

Captura de pantalla 2013-11-12 a las 14.28.07

  • Movimientos inquietos
  • Manos sudorosas
  • Parpadeo constante
  • Tronarse los dedos
  • Saludo con la palma hacia arriba
  • Tocarse mucho el cabello

 

“No me creo nada de lo que me está contando…” Posturas que muestran un estado de Desacuerdo o escepticismo. 

10742025-joven-empresario-confia-en-el-ceno-fruncido-las-cejas

  • Brazos o piernas cruzadas y cuerpo hacia atrás.
  • Dedo entre el cuello de la camisa y la piel
  • Ceño fruncido
  • Cuerpo volteado (miramos al interlocutir pero nuestro cuerpo se enfoca a otra dirección)
  • Dedo índice apuntador
  • Sonrojo

 

“Menudo rollo …” Gestos que indican Desinterés 

jovenes-desinterés

  • Simula tocar el piano
  • Mirar constantemente hacia la puerta o el reloj
  • Mirar al vacío
  • Baraja los papeles
  • Mece el pie

 [subscribe2]

Conquistar en 3 minutos, la clave de un buen elevator pitch

 

3 minutos. Las palabras adecuadas, un mensaje claro y mucha pasión: estos son los requisitos de un buen elevator pitch. 

Google Images

Google Images

Y es que el arte de convencer en un ascensor se ha convertido en una herramienta de comunicación verdaderamente eficaz, por esa razón he querido recopilar en este post 8 frases de escritores, empresarios e inversores que ponen en evidencia la importancia de saber persuadir con nuestro discurso personal.

  • Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña nos aconseja que a la hora de redactar nuestro discurso personal hemos de responder a las preguntas más obvias de entrada. 1) Quién eres y qué experiencia tienes; 2) Qué haces; 3) Qué necesitas para tener éxito; 4) Qué mercado y qué posibles salidas hay, tanto para ti como para tu interlocutor. 
  • El 80% del éxito esta en cómo empieces tu discurso, debes arrancarlo con un “gancho”. Mel Pirchesky cree que: » El objetivo de los primeros 10 o 15 segundos es que su potencial inversor quiera escuchar los siguientes 45 o 50 segundos con mucha más atención”.
  • Seth Godin cree que: “El propósito de un elevator pitch no es cerrar la venta. El objetivo ni siquiera es dar una descripción corta, precisa, estilo Wikipedia, de tu proyecto. Y resulta estúpida la idea de utilizar palabras vacías y vagas para crear una insípida frase de misión. No, el propósito de un elevator pitch es describir una situación o solución tan cautivadora que, una vez acabado el viaje en ascensor, la otra persona desee escuchar más.”
  • Los inversores apuestan por las personas y por un equipo de trabajo – tú eres el valor no tus ideas – . Como escribe Chris Dixon en su frase, » La realidad es que las ideas no son lo más importante, en primer lugar porque en casi todas las nuevas empresas la ideas cambian y evolucionan a través del tiempo. Y en segundo lugar , las ideas son relativamente abundantes, por eso habla de tu experiencia, tus logros, tus habilidades y enfócate en una meta futura”.
  • Craig Malloy, cofundador y CEO of Bloomfire nos habla de la importancia de las palabras: “No vale con ser original, hay que ser genuino. Usa un lenguaje simple, directo y sin florituras.”
  • Para Richard Branson, CEO de Virgin, el elevator pitch efectivo es aquel que: “Explica cómo tu nuevo negocio va a marcar la diferencia, pero no basta con explicarlo, hay que relatarlo con mensajes directos y realistas. Y sobretodo resaltar tu experiencia y las fortalezas de tu equipo.”
  • Ángel Cavada, gestor de inversores y business angel, se entrevista con numerosos emprendedores y asegura que «en el momento que dedican más de dos minutos a explicar el producto, la cosa va mal. Eso denota que no están realmente enfocados al negocio».
  • «El discurso del ascensor es una tarjeta de presentación oral. Para que sea eficaz, debe ser convincente. Debemos de ser concretos, sin embargo, hemos de de ser capaces de dejar con ganas de saber más.» Leah Grant, NASDAQ

La “oportunidad” que anhelamos puede hacer acto de presencia en cualquier lugar, y como el destino es caprichoso y las casualidades no existen , siempre es mejor salir de casa con el “elevator pitch” a mano.

Comunicación no verbal III: La marca personal entra por los ojos

 

La mirada es la puerta de entrada a una relación. A través de los ojos nos comunicamos, observamos e incluso podemos llegar a “enamoramos”. Recuerdo aquella frase que dice “Los ojos son la ventana del alma”, que resulta muy explicativa de que la mirada nos permite hacer un pequeño análisis de cómo es la otra persona sin tener que cruzar ni una sola palabra.

Miradas - Google Images

Miradas – Google Images

De entre todas las formas de comunicación no verbal, la mirada es la que más información y de mayor calidad nos proporciona. Un estudio realizado en la Universidad de Aberdeen descubrió que aquellas personas que miraban a los ojos, resultaban más atractivas que las que no lo hacían. Incluso dicen los expertos que :

Para entablar una buena relación con otra persona, se le debe mirar a los ojos entre un 60% y un 70% del tiempo.

Además, la mirada transmite información sobre nuestro estado de ánimo de distintas maneras, entre las más relevantes se encuentran:

  • La dilatación de las pupilas: Nuestras pupilas se dilatan cuando vemos algo interesante. De esta forma es posible evaluar los cambios de actitud a través del tiempo mediante los cambios paralelos en las respuestas de las pupilas.
  • El número de veces que se parpadea por minuto: nos indica si nuestro interlocutor está tranquilo o no.
  • El contacto ocular y la forma de mirar: Aquí los aspectos claves son, la frecuencia con la que miramos al otro y el mantenimiento del contacto ocular. La frecuencia con la que miramos al otro es indicador de interés, agrado o sinceridad. Evitar la mirada o el mirar a los ojos solo fugaz y ocasionalmente reduce la credibilidad del emisor y da lugar a que se atribuyan a esté características negativas.

Vamos, que mirar es comunicar.  Y debemos de ser conscientes de todas las funciones comunicativas que podemos ejercer con la mirada:

  • Regula el acto comunicativo. Con la mirada podemos indicar que el contenido de una interacción nos interesa, evitando el silencio.
  • Fuente de información. La mirada se utiliza para obtener información. Las personas miran mientras escuchan para obtener una información visual que complemente la información auditiva.
  • Expresión de emociones. Podemos leer el rostro de otra persona sin mirarla a los ojos, pero cuando los ojos se encuentran, no solamente sabemos cómo se siente el otro, sino que él sabe que nosotros conocemos su estado de ánimo. Asociamos diversos movimientos de los ojos con una amplia gama de expresiones humanas.
  • Comunicadora de la naturaleza de la relación interpersonal. Al encontrarse las miradas se dice el tipo de relación que mantienen, del mismo modo que la intención de que no se encuentren.

Dice un proverbio árabe que “Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.” Y es que lo ojos, las miradas y las no miradas… lo pueden llegar a decir -casi- todo.

Los 7 mandamientos de una «vídeo-presentación»

 

Estamos en la recta final del año 2013 y todos divisamos al horizonte un nuevo y flamante 2014 plagado de nuevas oportunidades y tendencias. Dicen los expertos que este 2014 el vídeo será uno de los protagonistas en las estrategias de marketing y comunicación de las grandes marcas, vamos, que el vídeo será la nueva revolución del contenido este 2014

shooting-video

Google Images

Y es que los datos hablan por si mismos: Cisco estima que en 2015 el 85% del tráfico de internet estará basado en vídeos. Es decir, vivimos “Infoxicados” y la manera más cómoda de engullir información será de manera audiovisual.

La realidad es que  no únicamente las marcas comerciales pueden aprovecharse del poder del vídeo, las marcas personales también pueden encontrar un gran aliado en esta herramienta de comunicación.

El vídeo es un formato muy completo, nos permite llegar a nuestro público objetivo, llamar su atención y conectar. Eso sí, hay que ser meticuloso y estratégico tanto en su elaboración como en su difusión. A continuación los 7 mandamientos para elaborar un buen vídeo de presentación:

1.Mensaje + Posicionamiento = Buena comunicación de nuestra marca personal.

Antes de grabarte has de trabajar tu mensaje y posicionamiento. Una vez lo tengas claro, planifica un guión en el que expliques de forma clara y directa: quién eres , qué ofreces, cuál es tu valor y qué te avala. Aprovecha la oportunidad para hacer “brillar” los puntos fuertes de tu marca personal.

2. “Menos es más”, también en marca personal.

Al grano. El vídeo no debe durar más de 2-3 minutos. Di lo que quieras decir, y piensa que el objetivo es despertar la curiosidad y generar la inquietud de que quieran saber más sobre ti.

3. El “no es lo que llevo es lo que soy, no vale”. La imagen sí importa, y mucho.

La imagen y la ropa son fundamentales ya que reflejan gran información sobre nosotros. Hay que elegir prendas que nos identifiquen y evitar siempre rayas y estampados. Para una imagen impecable es siempre aconsejable recurrir al uso de maquillaje, (polvos traslúcidos) para que la piel luzca mate y más bonita.

4. Elige bien lo que te rodea.

Lo que tienes detrás de ti habla sobre tu marca, puede reforzar tu mensaje o diluirlo. Sé muy consciente de lo que está en el marco mientras te están grabando.

5. A veces lo barato sale caro. Apuesta por profesionales

Es mejor no tener ningún vídeo en la red, que tener algo poco profesional. Un buen vídeo es la suma de una buena definición de tu marca personal, una correcta ejecución y el uso de las herramientas adecuadas de audio y vídeo. Por eso, siempre es aconsejable recurrir a profesionales para asegurarse que la imagen y sonido transmiten profesionalidad y calidad.

6. Sí! A un buen plan de comunicación.

Para darle visibilidad a tu vídeo de presentación crea tu propio canal en Youtube, esta red de contenidos te va a permitir enlazarlo con tu Linkedin y tu Blog. Puedes incluirlo en la firma de tu mail con un enlace que vaya directo al vídeo e incluso puedes convertirlo un CV audiovisual.

Dicen que «Si no comunicas, no exites» y las tendencias para este próximo año apuntan a que «Si comunicas en vídeo, ganas».