competencias soft / guillem recolons

La importancia creciente de nuestras competencias transversales “soft”

Hace algunos años los expertos en materia de liderazgo trazaban, según leo en un artículo de 1999 de HBR, las tres grandes competencias que todo profesional debía poseer para liderar:

  • Manejar la ambigüedad
  • Tratar la empresa como una red de múltiples conexiones y relaciones, y no como un sistema lineal
  • Ser concientes de que la capacidad de liderar está presente en empleados a todos los niveles

Es muy posible que esas tres competencias sigan siendo válidas, pero hoy se trabaja con un concepto más amplio y rico, las denominadas competencias transversales, cuya importancia en la gestión del branding personal y de la carrera profesional son cada día mayores.

¿Qué entendemos por competencias transversales?

Se refieren a las características de la persona que entran en juego en respuesta a una petición del entorno organizativo. En este enlace de la Universidad de Córdoba figuran las principales competencias transversales.

En un excelente artículo de la especialista Charo Armenteros en Educaweb, la autora distingue dos tipos de competencias transversales, las hard y las soft: Las hards son aquellas que llevamos con nosotros, aprendidas desde el conocimiento, y que pueden ser útiles para cualquier tipo de empresa, mientras que las soft se refieren al VALOR AÑADIDO que aportamos con nuestra actitud.

Las principales diferencias entre la transversalidad hard y soft son, en opinión de la coach especialista Lei Han, estas tres:

  1. En las “hard” interviene la inteligencia o coeficiente intelectual. Para destacar en “soft”, sin embargo, la clave está en la inteligencia emocional. Ejemplos de competencias transversales “hard” son las matemáticas, la física,la contabilidad, la programación, las finanzas, biología, química, estadística, etc … En este enlace estarías las 28 competencias “hard” que identifica Lei Han.
  2. Las competencias transversales hard son habilidades que se mantienen independientemente de la empresa, circunstancia o personas con las que trabaja. Por el contrario, las “soft” son habilidades de autogestión y habilidades de las personas, que intervienen a raíz de cambios de reglas en función de la cultura de la empresa y la gente que trabaja. Por ejemplo, la programación es una competencia difícil. Las reglas sobre cómo puede uno ser bueno en la creación del mejor código para hacer una función no varía en función del lugar de trabajo. Las habilidades de comunicación son, en cambio, un conjunto de competencias transversales soft, las podríamos definir como aptitudes interpersonales. No será lo mismo comunicar con un programador que con un CEO, y esas habilidades constituyen las competencias soft.
  3. Las competencias hard se pueden aprender en la escuela y en los libros. Por ejemplo, la contabilidad es una habilidad difícil, pero se puede aprender con relativa facilidad. Por el contrario, no hay un camino fácil para aprender las competencias transversales soft, no se suelen enseñar en la escuela y normalmente se adquieren en entornos profesionales con el método de prueba y error.

Entonces, ¿apostamos por hard o soft?

Lamento la ambigüedad de la respuesta, pero depende. Si uno ha estudiado física, mejor apoyarse en competencias hard: el trato con personas quizás no sea prioritario. Un abogado requiere un equilibrio muy claro entre hard y soft. Y un vendedor necesita pocas hard skills y montañas de soft: el trato con personas es prioritario.

Soft skills y personal branding

Con toda probabilidad, las competencias soft, ligadas a la inteligencia emocional, serán cada vez más demandadas en entornos profesionales. La necesidad de un networking constante y eficaz ya no será competencia exclusiva de directivos o profesionales del área comercial y RRPP. Cualquier profesional de una empresa es un embajador de su marca, y tiene en sus manos la capacidad de generar relaciones de valor con los stakeholders y de aportar un valor para si mismo y para su organización que tendrá consecuencias positivas y medibles.

[subscribe2]

Guillem Recolons on GoogleGuillem Recolons on InstagramGuillem Recolons on LinkedinGuillem Recolons on TwitterGuillem Recolons on Youtube
Guillem Recolons
Personal Branding Strategist
Consultor, formador y conferenciante sobre personal branding.
Socio fundador y Personal Brander en Soymimarca.
Convencido de que todo deja marca, ayudo a humanizar empresas y ayudo a profesionales a proyectar su marca para lograr sus objetivos.
Además de Soymimarca, soy consultor en AdQualis HR Consultants y formador en Ponte en Valor.
Profesor del Posgrado en Social Media de UPF, de ISDI, del EMBA de IESE y del Posgrado en Personal Branding (URL / Blanquerna). Publicitario colegiado, master en Mkt y estudiante de grado de Humanidades (UOC). Voluntario comprometido en la fundación La Salut Alta.
Mi ADN está formado por experiencias en Tiempo/BBDO, J.W.T., Bassat Ogilvy, Saatchi & Saatchi, Altraforma y TVLowCost entre otras.
guillemrecolons.com
0 comentarios
  1. Cèlia Hil (@CeliaHil)
    Cèlia Hil (@CeliaHil) Dice:

    Una buena combinación de competencias hard y soft puede ser la clave de tu carrera profesional, de una buena red de contactos de calidad, del éxito en tu startup…

    Pienso Guillem, que como tú dices, será más interesante tener altas unas u otras en función de si tu perfil debe interaccionar más o menos con otras personas y de la parte técnica que se precise demostrar.

    Sobre tu último párrafo, las competencias soft, facilitaran mucho la gestión de la marca personal dentro y fuera de las organizaciones con el consecuente beneficio para la empresa como embajador de marca.

    Un saludo,

    😉

    Responder
    • Guillem Recolons
      Guillem Recolons Dice:

      Cierto Cèlia, no se puede generalizar porque al final el perfil profesional es determinante, pero como apuntas, las soft van al alza en las empresas que apuestas por sus profesionales y los entienden como valor de marca corporativa. Gracias por escribir!

      Responder
  2. Mari Pau
    Mari Pau Dice:

    Pues la verdad es que es una reflexión tan interesante como certera. Y es importante que las empresas, los CEO, directivos y RRHH tengan en cuenta estos múltiples factores. Lo que siempre se dijo de diferencia entre aptitudes y actitudes, pero explicado para dummies. 😉

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *