Ni headhunters ni nethunters: recomendaciones, por @jordicollell

Si no nos ven no existimos y sin contactos no somos nada. Dos frases que ilustran el momento presente sobre todo para los que buscan trabajo y quieren realmente encontrarlo. La semana pasada en el AVE hacia Madrid leía un articulo publicado en El País sobre el papel fundamental de las referencias internas para la contratación de profesionales.

Una parte muy importante de las contrataciones que se realizan en las grandes empresas se producen a través de las recomendaciones de los propios empleados que en algunos casos reciben incentivos si al final del proceso su recomendado se incorpora a la compañía. Y la cosa va en serio porque nos cuentan que en España sólo una de cada cinco ofertas de empleo se hace pública y el resto se mueve fuera de los circuitos tradicionales ocupando un lugar destacado las referencias que proporcionan los empleados.

La situación es un ganar- ganar para todos porque la compañía incorpora talento con la garantía que ofrece la opinión de alguien que la conoce bien porque trabaja en ella y mejora su marca como empleador y evita un proceso de búsqueda que siempre es oneroso, el que recomienda hace votos de fidelidad a su empresa, declara de manera evidente su nivel de satisfacción, si no estuviera satisfecho no recomendaría a nadie y además se convierte en un embajador de su empresa y finalmente el candidato también sale beneficiado porque encuentra sin buscarlas en muchos casos nuevas oportunidades.

¿Arrinconarán las recomendaciones a los headhunters o a los nethunters? Es muy posible que no, porque no todas las incorporaciones pueden producirse por este método a menos que se quiera correr el riesgo de caer en una situación de endogamia que acabe con la riqueza de la diversidad. Es una opción que se añade a las ya existentes pero que está entrando con mucha garra.

En cualquiera de los casos tener un buen perfil en el mundo es imprescindible para que alguien sea amigo o un profesional de la búsqueda activa se fije en nosotros, si no estamos presentes de manera activa dentro y fuera de la red, si no contamos lo que somos capaces de hacer y lo que queremos a los más cercanos y a los más lejanos, si no tenemos un mensaje claro y un canal preciso para hacerlos llegar a donde sea necesarios seguiremos perdiendo oportunidades. Ya no sirve tampoco ser un buen profesional porque hay muchos y lamentablemente muy pocos todavía saben explicarlo de manera clara y rotunda.

Volviendo a las dos frases del principio tenemos un motivo más para gestionar nuestra marca personal: que nos vean y nos recomienden.

Jordi Collell on InstagramJordi Collell on LinkedinJordi Collell on Twitter
Jordi Collell
Asesor de marca personal y socio de Soymimarca / Profesor Asociado en la Facultad de Comunicación Blanquerna (URL) y Director del Posgrado en Personal Branding en la Facultad de Comunicación Blanquerna (URL) / Economista (UAB).  / PDD & MBA (IESE Business School & The University of Chicago). / Coach titulado (University of Texas, Dallas). Miembro de AECOP. / Miembro certificado de la International Coach Federation ( Associate Certified Coach). / 25 años CFO,CEO. Co fundador del Grupo Sintax Logistica.

www.personalbrandingquemarca.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *