Quiero saber lo que se experimenta al sentir tanta pasión por algo

Meryl Streep lleva implícito el aroma de un Hollywood dorado, en el que se hacía imposible separar la belleza y la inteligencia de sus intérpretes.

Mary Louise Streep nació en Summit, New Jersey (Estados Unidos), en el seno de una familia presbiteriana. Hija de Mary W. Streep, una artista comercial, descendiente de británicos, irlandeses y suizos, y de Harry William Streep Jr., un ejecutivo de la industria farmacéutica, descendiente de holandeses. A los 8 años hizo su primera función y poco después decidió ser actriz. Estudió música, arte dramático y ópera en la Universidad de Yale.

En la prestigiosa escuela de interpretación Vasser College su maestro le pidió una improvisación. Y ella se atrevió nada menos que con un monólogo de Blanche Dubois, de la mítica obra “Un tranvía llamado deseo”. Dejó sin habla a profesores y compañeros. Sus primeros pasos los dio en los escenarios de teatro y en 1977 debutó en el cine con “Julia” de Fred Zinnemann. Dos años más tarde, Meryl Streep era una actriz reconocida gracias a “Manhattan”, una de las películas más inolvidables de Woody Allen, o su gran éxito “Kramer contra Kramer”, película por la que ganó su primer Oscar.

En la década de los ochenta, la actriz fascinó a Jeremy Irons en “La Mujer del Teniente Francés” y posteriormente interpretó una de las películas más románticas de todos los tiempos, “Memorias de África”, donde un imponente Robert Redford lograba conquistar el corazón de Karen, una danesa de corazón no tan frío. Diez años más tarde, Meryl Streep volvió a hacer magia con los sentimientos del espectador, brindando por las noches antiguas y la música lejana con Clint Eastwood, en la magnífica “Los puentes de Madison”.

Tanto romanticismo no le ha impedido saber reírse de sí misma y hacer de la comedia otro registro lleno de sabiduría con “La muerte os sienta tan bien”, “El Diablo viste de Prada” o la entrañable “No es tan fácil” donde provocó un desmayo a Alec Baldwin.

Meryl Streep es la actriz más nominada de todos los tiempos, 17 veces en los Oscars, consiguiendo tres estatuillas, la última este año por su gran interpretación de Margaret Tatcher en “La Dama de Hierro”.

A pesar de su virtuosismo ante las cámaras, y su conocido perfeccionismo, ha luchado para mantener lejos de la frivolidad de Hollywood su vida privada. Casada desde 1978 con el escultor Don Gummer, la actriz es madre de cuatro hijos y una de las pocas cosas que teme en la vida es viajar en helicóptero.

Diane Keaton dijo de ella: “Sin duda, es el genio de nuestra generación”. Basta con ver alguna de sus interpretaciones.

Para seguir esta serie sobre mujeres excepcionales, haz clic en este ENLACE

Emma Giné
Emma Giné. Consultora Social Media & Community Manager. Publicidad y RR.PP e Historia del Arte (UB). Especialista en Comunicación Estratégica y Perfiles Sociales. 15 años de experiencia en Comunicación Empresarial y RRPP.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *