Ser o parecer

Eterno dilema que acometemos hoy con valentía. ¿Ser o parecer? Dejaremos a un lado leyendas y referencias cesáreas y nos centraremos en nosotros y en la perspectiva de una marca personal.

Es muy posible que si optas a un contrato, un depósito de confianza, una cesión de responsabilidad o un puesto de trabajo tengas la tentación de mirarte en el espejo de todos aquellos que, siendo mediocres, falsos y mentirosos han llegado más lejos que tú o están disfrutando de parabienes y beneficios muy lejos de los merecimientos que sabes o sospechas que les corresponde.soymimarca_personalbranding_autenticidadEs no está bien, pero es humano.

Hay un mundo poblado por la mediocridad que domina de forma injusta destinos y ha ocupado inmerecidos altares. Tú lo sabes, notros lo sabemos y, posiblemente, los que deberían saberlo no lo saben.

Es la gente del sólo parecer.

Hay otro mundo, paralelo, real y callado que mira perdedor cómo su destino es usurpado, y cómo han sido adelantados con trampa. Merecedores pero perdedores, aunque sólo ellos lo saben.

Es la gente sólo del ser.

Por eso una marca personal trabaja el ser y también el parecer. ¿Y en qué orden?

Para gestionar el camino deberemos trabajar el parecer: gestionar la comunicación, desplegar las plumas coloreadas de nuestro valor personal y profesional, ser visibles y conocidos, activar nuestra red de contactos. Construir el mensaje, determinar entornos y trabajar la estrategia y la táctica.

Después (sólo es un segundo lugar en la acción) el ser. Guardamos el secreto para cuando lleguemos a la meta. Es el momento de la verdad, la promesa de valor, la demostración. Por que si no soy es que he mentido, he fallado, no soy merecedor.

¿Y por qué en este orden?

En primer lugar medimos nuestra capacidad, después la meta. Esto es, de forma sintética, un proyecto de marca personal.

Una vez definida la meta planteamos la estrategia: ya somos (aunque nadie la sepa) y entonces emprendo mi estrategia de visibilidad y comunicación: parezco.

Llego a la meta, llega el momento, es hora de demostrar que soy.

Es una cuestión de orden y conjugación: ser y parecer son ambas dimensiones necesarias de un proyecto y un plan personal. Pero hay que saber jugar cada una en su momento.

El caso es llegar en mejores condiciones que los demás, y conquistar una vez llegado.

Image CC Search by smithsonianmag

 

Pablo Adán Micó on LinkedinPablo Adán Micó on TwitterPablo Adán Micó on Wordpress
Pablo Adán Micó
Pablo Adán Micó. Consultor de marketing y estrategia personal. Docente y conferenciante de Habilidades Directivas y Sociales, Marca Personal y Liderazgo para empresas, centros de formación, universidades y escuelas de negocio. Autor de "Cómo ser una Persona Influyente" y "El Reto, estrategia personal para tiempos de incertidumbre", entre otros.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *