Entradas

Tres actitudes para ser memorables

Cuando decidimos gestionar nuestra marca personal iniciamos un camino al final de cual conseguiremos que los demás nos recuerden y nos vengan a buscar cuando nos necesiten, seremos memorables y los elegidos. Ponerse a caminar no es garantía de llegar a destino, depende entre otras cosas de que no nos desviemos del camino trazado.

Hoy hablaremos de tres actitudes básicas que ayudarán para que nuestra marca personal sea sólida y consiga sus objetivos.

  • Coherencia. La coherencia es la conexión que existe entre lo que se dice y se hace. Es una actitud , un valor, básico en marca personal. Su falta se llama incoherencia y pone rápidamente en evidencia a las personas. Si declaramos que  gestionamos nuestra marca personal basándonos en principios como solidaridad, ayuda a las personas, trabajo en equipo, potenciación de los colaboradores y similares , hemos de actuar en consecuencia y demostrar que somos solidarios, que ayudamos a los demás, que trabajamos en equipo y que potenciamos a nuestros colaboradores. Parece muy sencillo pero no lo es. Nuestra marca es para los demás, entre otras cosas, una expresión de confianza en lo que prometemos.  Obrar de manera opuesta a nuestros principios, ser incoherentes, rompe está confianza y nos pone en una situación tan comprometida que puede llegar a hundir nuestra propia marca. La coherencia se refiere a lo que se dice con palabras y a lo que se manifiesta con nuestro lenguaje no verbal, atentos a este detalle porque tanto vale lo que está escrito o verbalizado como lo que damos a entender. De aquí que sea tan importante tener bajo control lo que transmitimos aun a riesgo de ser demasiado transparentes.
  • Consistencia. Me refiero a la firmeza o solidez de nuestros actos. Cubre un amplio espectro que va desde hacer bien las cosas materiales, no ser, en pocas palabras, un chapucero a tener trazabilidad en nuestras acciones con los demás. Decir hoy una cosa para mañana afirmar la opuesta puede hacer enloquecer a nuestros interlocutores y convertir nuestra marca en un esperpento, en una imagen distorsionada y grotesca. Si echamos una mano a alguien, si prometemos algo, no podemos convertir por arte de birlibirloque la mano en una soga y la promesa en una maldición. Si nos comprometemos con alguien tanto en lo personal como en lo profesional debemos mantener los términos del compromiso en las mismas condiciones en que fueron emitidos y aceptados. La falta de consistencia nos hace absurdamente impredecibles y lejos de convertirnos en memorables provoca en los demás el deseo de borrarnos de sus registros.
  • Compromiso que es sentirnos obligados a ser fieles a lo que hemos manifestado. Es muy fácil desaparecer de la vida de las personas y de las organizaciones como si nada hubiera pasado. Estar hoy y dejar de estar mañana sin ningún motivo real o aparente descoloca y hace mucho daño a los que han confiado en nosotros. Todos tenemos experiencias de este tipo y muchas veces somos muy laxos, demasiado. Se dice que en el amor y la guerra todo está permitido y basados en este refrán justificamos situaciones absolutamente reprobables. Siempre podemos pedir perdón pero todo tiene un límite y si lo sobrepasamos nuestra marca personal se irá devaluando a medida que corra la voz y seremos olvidados.

Seamos conscientes, de todos modos, de que nuestra historia no es una línea recta. Quien no haya sido incoherente, inconsistente o no haya faltado nunca a sus compromisos o es un santo o miente como un bellaco. Gestionar nuestra marca personal implica tener siempre en la mente nuestra misión, visión y valores para que nos inspiren el día a día y nos aporten grandes dosis coherencia, consistencia y compromiso.  Quizás no lleguemos a ser perfectos pero si que conseguiremos ir mejorando con el paso del tiempo. Este es el reto más importante.

6 trucos para no volver de vacío estas vacaciones

Te vas de vacaciones, quieres desconectar del día a día pero tienes grandes ideas en tu cabeza para hacer aquellas cosas que durante el año no has podido hacer. Escribir un relato, buscar materiales para preparar una idea de negocio, reparar un electrodoméstico o pintar las barandillas que están oxidadas desde hace tanto tiempo. Tu experiencia te dice que siempre, siempre que en vacaciones quieres hacer algo acabas por no llevarlo a buen término; ya sabes, la familia, los amigos, las excursiones que se comen los días enteros. Si quieres que este año sea distinto ahí van algunos consejos que te pueden ser de utilidad.

1) No te escondas, explica a todos los que te pueden poner palos en las ruedas lo que te propones hacer, el tiempo que prevés que te ocupará y que la ayuda que necesitas es que te dejen  tranquilo hasta que acabes. Puedes prometer a cambio que una vez cumplido el objetivo volverás a la normalidad y que tu dedicación con tus próximos será la habitual y esperada.

2) Ponte límites temporales. Evalúa la duración de tu tarea, marca los tiempos de ejecución y mantente fiel, dentro de un orden, a lo previsto. Para cuando lo hayas decidió y si es preciso reelabora las previsiones pero ten siempre en mente el horizonte temporal. Tu productividad aumentará de manera casi milagrosa.

3) Escoge el mejor momento para hacerlo. Puede ayudarte a ser más rápido y a trabajar mejor si buscas las zonas horarias que se adapten mejor a la situación. Por algo todos hemos conducido de noche mientras los niños duermen. No olvides que estás de vacaciones.

4) Créate entornos favorables. Mejor si lo haces mirando al mar o a aquella montaña tan inspiradora o en el jardín o en el balcón ahora que no hay vecinos. ¿Lo pruebas con música?

5) Haz pausas pero no dejes que te corten el rollo. Las paradas técnicas son solo técnicas, no vayas a hacer el aperitivo ni a ver aquel lago tan bonito durante una pausa. Lo que quieres es acabar, hacerlo bien y quedarte tranquilo, tus pausas deben ser breves porque lo bueno si breve dos veces bueno.

6) No abandones. Acaba y rompe con el maleficio. No pares hasta conseguirlo y si ves que no llegas en el tiempo previsto revisa el punto número dos y reprograma.

Ya verás cómo lo conseguirás. Esto funciona, te lo aseguro por propia experiencia y tu promesa de valor será una realidad y tu marca personal se verá reforzada.

Me lo cuentas a la vuelta.

Jordi Collell