Entradas

Transformando el capital humano de la empresa en Embajadores de Marca, por @guillemrecolons

La marca es el activo más preciado de una empresa. La imagen corporativa, la publicidad, los productos y las acciones de la empresa son los elementos que la constituyen. La marca no deja de ser un reflejo de lo que la compañía es, hace y representa. Pero… ¿Qué pasa con el capital humano? ¿Qué son los embajadores de marca?

Cuestión de identidad corporativa

La responsabilidad de transmitir la identidad de la compañía, su marca, es tarea de toda la organización, desde la recepción, primera toma de contacto, hasta la dirección general y el consejo de administración.

Es de vital importancia que toda la organización comprenda perfectamente lo que la marca representa, y tenga las habilidades necesarias para transmitirlo donde sea necesario. Una empresa que convierte su capital humano en embajadores de marca potencia su marca global, la hace más potente y más coherente. Es el claro ejemplo de la que la unión hace la fuerza, en este caso, de la marca.

Si además tenemos en cuenta que la confianza empresarial está por los suelos, los profesionales de las organizaciones pueden mejorar ese aspecto dotando de autenticidad y humanidad a la comunicación corporativa. El barómetro Edelman de Confianza junto los distintos estudios que se lanzan desde el CIS dan cuenta de la crisis que viven los CEO y algunas marcas corporativas que siguen utilizando viejos esquemas de comunicación.

En Soymimarca proponemos un programa de “Embajadores de marca” con un claro objetivo: Desarrollar y poner en marcha un plan de comunicación y creación de marca que asegure que la Marca de la compañía se apoya y se alimenta en toda la organización entendida en sentido amplio.

¿Se puede desarrollar una marca Mayor y Mejor?

Una Marca más Fuerte es una marca Mayor, y si además le damos más Valor los resultados se verán notablemente mejorados y aumentados.

Netiqueta

Netiqueta. No es la primera vez que me encuentro con esta palabra. Define un conjunto de normas por las que cualquier empresa responsable modularía su discurso dentro de la red. La netiqueta está a caballo entre la función del responsable de RSC (responsabilidad social corporativa) y el community manager. A mi juicio, la netiqueta no es otra cosa que aplicar en el plano internet la misma coherencia de marca que cualquier empresa o persona aplicaría a toda su actividad, ya sea online como offline.

El vocablo lo he leído esta misma mañana en un excelente artículo del periodista Pepe Cerezo publicado hoy en El País, titulado Las leyes de la frontera digital y que podéis encontrar en este enlace.

Cerezo aborda en su artículo uno de los temas que más preocupan hoy desde la perspectiva de la gestión de marca personal: la alineación de valores entre personas y empresas. La red, y especialmente la llegada de blogs y microblogs, ha hecho aflorar el perfil personal y profesional de muchas personas; y resulta que, a menudo, esos perfiles “chocan” frontalmente con la visión, misión y valores de las empresas para las que trabajan.

No es difícil encontrar en Twitter a alguien que se defina como “el azote del sistema, voy contra todos los políticos y las grandes empresas”. Esta persona marca un perfil muy claro, tanto que dudo que pudiera encontrar un trabajo como asalariado en una empresa, grande o pequeña. Si las empresas son coherentes, nunca contratarían a un perfil como este. Si el twittero es coherente, nunca aceptaría una oferta que proceda del “sistema”.

Así que, para concluir, existen programas específicos para conseguir una cierta alineación de valores entre empresa y profesional. Entre la marca coprporativa y la marca personal. En el caso de SOYMIMARCA lo llamamos “Embajadores de marca“, y es sin duda ninguna el programa de mayor implantación. ¿Cuestión de netiqueta?

Guillem Recolons / asesor de marca personal