Entradas

Personal Branding, el arte de invertir en ti (3). Creatividad en la estrategia

Introducción a la estrategia personal

Si el lunes pasado Jordi Collell te daba las bases del autoconocimiento, ahora sentamos las bases de lo que debería ser todo proceso de estrategia personal.

Para dejar una cosa clara, diremos que una marca personal no se crea: se gestiona, se planifica, pero ya está creada desde el momento en que adquirimos consciencia y somos capaces de dejar una huella en el corazón de los demás.

¿Qué tiene que ver creatividad con estrategia?

Todo. Lo que nos distingue de los demás es lo que nos hace especiales, únicos. Y hay que descubrir el nacimiento de ese río, explorarlo.

Visión y creatividad.

La estrategia personal empieza definiendo una visión, un sueño a largo plazo, una respuesta a la difícil pregunta ¿Dónde quieres estar en 10 o 15 años? Muchas veces no lo sabes, es algo natural. Vivimos muy al día, planificamos –como mucho- a un año vista. Otras veces no quieres saberlo, prefieres dejar tu futuro como un barco sin timón, que navega hacia donde le lleven los vientos y las corrientes. Aplicar la creatividad en la visión es clave. Puedes optar a ganar un premio Nobel o convertirte en un referente literario. Las opciones son ilimitadas, y no necesariamente deben encontrarse en tu marco actual de actividad. Deben estar en tu sueño. Personas como Steve Jobs o Bill Gates soñaron que todas las familias podían tener un ordenador en su casa. Ahora nos parece algo normal, pero en 1980 eso podía parecer una locura. Y esa es la clave: si tu sueño, tu visión, no parecen una locura, tendrán poco que ver con la creatividad. ¿Por qué no plantearte reducir un 50% la capa de ozono para que el planeta sea un lugar más habitable? O ¿Por qué no desarrollar una metodología que impida que algunos políticos defrauden, incumplan sus promesas o trabajen sólo para sus votantes?

Misión y creatividad

El primer “Mac”

Una vez has definido tu visión necesitarás herramientas para llegar. Es la misión, construida a base de objetivos específicos que, una vez asumidos y unidos, lograrán llegar al destino final, a ese sueño. Si tomamos el ejemplo de la metodología por una política “limpia”, tal vez la misión sea arrancar una macro-encuesta a nivel mundial para conocer la opinión de los votantes hacia medidas de transparencia, luego realizar la misma encuesta entre políticos de todo el planeta, y luego crear diferentes “área test” en el mundo para aplicar esas medidas aceptadas a priori por votados y votantes. Pero en la misión también necesitamos aplicar la creatividad, el pensamiento divergente, llegar más allá de lo que se ha hecho siempre. Como dijo Einstein, si siempre hacemos lo mismo no podemos esperar resultados diferentes. Aquí la locura también juega, y fuerte. Steve Jobs trabajó para que cualquier persona sin ningún conocimiento previo de informática pudiera manejar un ordenador, y creó el Macintosh, un ordenador que integraba monitor y disco duro y funcionaba ¡con un ratón!

Valores y autenticidad

Llegados a este apartado, he cambiado creatividad por autenticidad. Henry Ford dijo en una ocasión “Un cliente puede tener su automóvil del color que desee, siempre y cuando desee que sea negro”. Yo me atrevo a afirmar que una persona pueda abanderar los valores que tenga, siempre que la autenticidad sea uno de ellos. Aquí no hay creatividad que valga. Los valores son los principios que rigen nuestra actividad en la vida, nuestra manera de pensar. Sin autenticidad nuestra marca personal no existe, sin autenticidad el resto de valores sólo serán promesas.

Mensaje y creatividad

Si tienes un perfil en Twitter, no te pierdas las biografías que cuelgan en 160 caracteres muchos twitteros. Hay auténticas joyas:

  • Su loquero de confianza
  • Eslabón en la difusión de las tendencias. Altavoz de quien tenga algo que contar. Facilitadora de conferenciantes.
  • Periodista autodestructivamente perseverante
  • Los papeles dicen que periodista y publicista. Yo voy viendo cómo lo enfoco… Pero siempre con algún tomate

Un mensaje, para ser creativo tiene que ser capaz de transmitir un beneficio, una promesa, una oferta. Hay muchos mensajes que son divertidos, originales o distintos, pero quizás no contrataríamos a su emisor ya que no sabemos lo que ofrece. Por ejemplo, “Frente a frente con la vida”. Es bonito, distinto, pero no sabemos qué hay detrás, qué ofrece.

Público y creatividad

La clave de todo mensaje es saber a quién lo dirigimos. Si queremos seducir a un colectivo religioso, está claro que deberemos tener cuidado con el lenguaje. Si se trata de llegar a un colectivo de quinceañeras, ya podemos prepararnos para utilizar argot SMS telefónico. Mensaje, medio y audiencia tienen que caminar en convergencia, pero la creatividad aquí también es indispensable. En el caso de esa visión sobre la “política limpia” podríamos lanzar una encuesta masiva a la población o quizás sería mejor involucrar al público, a la audiencia. Imaginaos un libro colaborativo titulado “Si yo fuera político…”. Y que cada uno de nosotros diera respuesta a las múltiples preguntas que se plantean los políticos. Pasarían dos cosas, la primera es que seguramente veríamos que “hacer política” no es tan sencillo, y la segunda es que tendríamos una estadística exacta de respuestas del gran público. Y el gran público lo conformamos los votantes, el sostén de las democracias. Como dijo David Ogilvy, “El consumidor no es estúpido, es tu pareja”.

Posicionamiento y creatividad

El posicionamiento personal es el auténtico generador de la diferenciación. Todo posicionamiento necesita ser creíble (autenticidad), relevante, convincente y… notorio. Esta notoriedad requiere altas dosis de creatividad. Hace unos meses tuvimos un cliente que había trabajado como director comercial en distintas empresas. En la última lo despidieron. Se hundió, pensó que ya no sería útil como director comercial y decidió apostar por convertirse en community manager. ¿Es un posicionamiento diferencial?. No, en absoluto, ya que entra en competencia con miles de personas de generación digital con mayores habilidades en el mundo de los bits. Nuestro consejo fue simple: aprovecha tus habilidades naturales (comercial) y mézclalas con tus habilidades adquiridas (community manager). El resultado: Director Comercial 2.0. Eso es un posicionamiento creativo, diferencial.

Conclusión: la estrategia personal es nuestra hoja de ruta. De nada nos vale salir al ruedo de la comunicación sin conocer a fondo cada uno de los puntos anteriores. Si el autoconocimiento nos abre la puerta de nuestras habilidades y competencias, la estrategia nos enseña las herramientas para elevar estas competencias al terreno de la preferencia, de la elección, de la diferenciación. Iremos entrando en cada uno de los temas esbozados aquí para desarrollarlos y sacarles todo el partido. Recuérdalo, todo los lunes en la serie “Personal Branding, el arte de invertir en ti”.

Personal Branding en Málaga, el CMM y la historia de Marcos

Ayer tuve el placer de dar una charla/seminario sobre personal branding en la grandiosa ciudad de Málaga ante un grupo de profesionales, estudiantes y profesores. Pocas veces he estado ante una audiencia tan interactiva y entusiasmada con el concepto.

La charla tuvo lugar en el Candado Beach Club, un club náutico en cuya playa tuvo el evento posterior de networking. Organizado de manera impecable por el Club de Marketing de Málaga, el acto duró más de 3h., ya que el calor del “terral” invitaba a tomar una cerveza en la zona “Chill out” del Club.

La cosa dio para mucho, pero retengo la sorpresa que causó mi defensa de la AUTENTICIDAD como eje central de la marca personal. En mi presentación, dije sin eufemismos que fui despedido de una empresa y que eso fue la catapulta hacia un mejor planteamiento profesional. Es cierto que en España se “tapan” este tipo de informaciones. Un despido o un cierre de empresa está mal visto, pero certifico sin ambigüedades que el fracaso es la clave del éxito. En otros países muchas empresas confían más en quien ha fracasado que en quien nunca ha roto un plato.

La historia de Marcos y Natalia

Poco antes de la charla fui a dar un paseo por la playa del Palo, donde me habían aconsejado comer algo en “El Tintero”. Sin embargo, me decepcionó el hecho de que el “espeto” de sardinas se hiciera en el interior de un local enorme. Aconsejado telefónicamente por Ignasi, mi socio sibarita, paseé un rato hasta encontrar algo más auténtico y personal.

Y lo encontré. Encontré a Marcos, del chiringuito “El Marval”. Marcos me dio una lección en clave de marca personal que no olvidaré nunca.

  • Me sedujo para sentarme en su mesa sin forzar nada, solo diciendo que las sardinas de ayer eran de una calidad excepcional.
  • Una vez convencido, me explicó su oferta diferencial: el trato personal, el levantarse a las 4h de la mañana para ir por el pescado (muchos esperan a que se lo traigan y, claro, se quedan lo que hay).
  • Pero lo mejor fue la explicación de cómo preparar como nadie el espeto de sardinas y la biografia de Marcos:
  • Marcos, de 33 años, fundó una empresa de construcción a los 24. Llegó a tener más de 100 profesionales a su cargo. El dinero fluía, manejaba cifras con muchos dígitos. Pero en 2009 la crisis lo dejó con deudas de un millón de euros.
  • Hasta aquí es una historia compartida con muchas otras personas. Pero Marcos trazó un plan, una estrategia. Marcos sabe que, en lo que hace, siempre ha de ser el mejor “zoy er mehó”. Y Marcos, apoyado en su fe y en sus valores, supo sacar partido a la crisis. “Pisha, la crisis tiene una cosa buena: pone a cada uno en su lugar”.
  • Marcos volvió a la actividad de la familia, la restauración y abrió “El Marval”, desde ayer un lugar sagrado para los amantes del pescado fresco, el espeto, las ensaladas frescas y la tertulia a 20 metros del mar.
  • Poco a poco ha ido devolviendo su deuda. El secreto: empresa familiar, con Natalia en los fogones, Marcos en las brasas (el espeto) y otros parientes y amigos en el servicio.
  • Marcos sabe latín. Ha descubierto que se puede vivir con menos, y no solo eso, se puede ser feliz con menos.
  • Atrás quedan las negociaciones con los bancos, las presiones, los timings imposibles, los pagarés devueltos. Marcos es la marca del mejor espetador de Málaga.

El espeto de Marcos, de El Narval

Unbranded, el hombre sin marca

¿Te imaginas una mano sin líneas? ¿Te imaginas un rostro sin ojos, boca o nariz?

Hablamos de rasgos físicos, pero ¿Te imaginas a una persona sin ideas propias, sin objetivos, sin mensaje, sin propuesta…? Hablamos de un hombre sin marca, un “unbranded”.

Los unbranded han perdido la condición básica de su marca personal: la autenticidad. Y la han perdido porque sencillamente no creen en sí mismos, en su potencial, en la fuerza de sus ideas. Siempre piensan que las ideas de los demás son mejores que las suyas, así que se mimetizan en otras personas hasta perder su esencia.

Supongo que, de alguna manera, todos tenemos algo de unbranded. No podemos renunciar a la influencia que nos ejercen los más de 1.000 mensajes que nuestro cerebro registra cada día.

La mejor manera de evitar ser unbranded es trazarnos un plan que nos indique dónde podemos llegar y cómo. Y escribirlo. Y sopesarlo. La mejor manera de no ser unbranded es plantearse un refuerzo de marca personal que saque lo mejor de nosotros.

¿En qué te comprometes?

Compromiso es vida, es viaje, es trabajo, es amor,  es estar con uno mismo, es estar con los demás, es estar en el mundo, tener lo que deseas y perseguir lo que  deseas y no tienes y es no tener y no conseguir  lo que persigues y deseas, es estar donde quieres y no estar donde no quieres, pero también estar donde no quieres y no sufrir por ello, es sufrir por lo que quieres y no tienes y disfrutar con lo que tienes y con lo que no tienes… Desigual : just 26 (Libro del 26 aniversario) pags. 62-63

Copyright Desigual, Barcelona 2010

La marca personal es la huella de nuestro compromiso, no existen el uno sin el otro. Es el reflejo de nuestra autenticidad, está forjada con el trabajo diario, se mece con las olas de nuestro sueño, avanza con la fuerza que imprime el mensaje que enviamos al mundo y al universo, se gana paso a paso el respeto de las personas y empresas a las que queremos y servimos, nos hace diferentes de los demás y nos da luz propia para que brillemos en la oscuridad y nos hace todavía más visibles a la luz del sol. Sin compromiso no hay huella, sin huella no hay marca y por supuesto la marca no se compra ni se vende llaves en mano porque la semilla nunca crece sin agua, sol, amor y respeto.

Nuestro compromiso es facilitar los recursos para que el mundo esté surcado de huellas profundas, auténticas y duraderas. Confíanos la construcción de tu marca personal, estás en buenas manos.

La gran incongruencia

 

Muchas personas nos hemos habituado a invertir parte de nuestro dinero en contratar a profesionales para uso personal.

Las aplicaciones son diversas:

  • Están las deportivas, con entrenadores personales para natación, tenis, yoga, triatlon, esquí.. que nos permiten depurar la técnica para conseguir mejores resultados.
  • Tendríamos las relacionadas con ocio y cultura, como cocina, cata de vinos, canto, dicción, pintura, danza, teatro, etc.
  • Y ya en el terreno profesional estamos habituados a contratar profesores particulares -o en pequeños grupos- para mejorar nuestro inglés, nuestras nociones de marketing, de informática, de negociación…

¿No nos estamos olvidando de algo? ¿No hay en todo esto una gran incongruencia?

Estamos obviando invertir en lo que realmente sustenta toda nuestra vida profesional , lo que nos puede brindar posibilidades futuras en momentos difíciles, lo que nos permite diferenciarnos de nuestros competidores, lo que nos da autenticidad: nuestra marca personal, nuestro YO, S.A.

 

Duran i Lleida: Una marca personal entre la coherencia y la pasión

Algo tan sencillo en apariencia como reflejar nuestra personalidad en todas nuestras actividades privadas o públicas nos puede ayudar a reforzar nuestra marca personal. Para ello, siempre es recomendable mostrar cierta pasión por lo que nos gusta o disgusta y mantener una línea de coherencia.

Ya hemos mencionado en otros posts que el principio número UNO de nuestra marca personal es la AUTENTICIDAD. Y ser auténticos no es otra cosa que ser coherentes y reflejar nuestro estilo propio, sin copiar, sin forzar nada, sin pretender gustar a todo el mundo. Siendo lo que somos, fieles a nuestra propia esencia.

Si un día hemos escrito en alguna parte que no creemos en el talento como una habilidad innata de la persona, no vale decir lo contrario al día siguiente. A veces es fácil dejarse llevar por modas “anti” y empezar a cuestionarlo todo. Antes de hacerlo, pensemos: ¿Nosotros somos así? ¿Somos destructivos por naturaleza? ¿No? Pues no lo hagamos. Seamos coherentes.

Uno de los problemas actuales de la política y muchos políticos se llama desafección. Las personas nos cansamos de gestos, poses, promesas… que son flor de un día y no tienen seguimiento. Ideas que cambian según el fluir del viento, según el contexto político o el económico. Las personas consideramos que la incoherencia pisa la frontera de la mentira. Si alguien promete la luna, que presente una hoja de ruta, un presupuesto, una investigación sobre las posibilidades de llegar, un equipo, un calendario. Igual que en una empresa. Si nos prometen la luna con esa hoja de ruta no nos enfadaremos mucho ante un fracaso. Si nos prometen la luna sin hoja de ruta, y no llegamos a la luna, ese político (y su partido detrás) por un lado dejará de ser nuestra opción preferente de voto y por el otro contribuirá a aumentar nuestra desafección por la política, fomentando el voto en blanco o la abstención.

Estoy seguro de que si muchos profesionales de la política aplicaran principios sencillos de management empresarial, otro gallo nos cantaría. ¿Es tan difícil combinar pasión y coherencia? Obama ganó unas elecciones por utilizar muy bien la pasión en sus discursos. Casi todo el mundo le creyó. Pero luego le ha fallado la coherencia: no ha cumplido; el votante americano le ha retirado la confianza; ha perdido las legislativas; ha fomentado el acercamiento hacia visiones radicales como el Tea Party. Un desastre.

Mucha gente en España se pregunta por qué Duran i Lleida es desde hace años el político mejor valorado del país según todos los sondeos. El secreto no está en sus trajes, en sus gafas rojas, en su oratoria, en su filiación política; el secreto es que Duran combina como pocos el binomio PASIÓN + COHERENCIA, creando una marca personal sólida, casi indestructible y de máxima confianza. Cuando habla en la tribuna del Congreso, cuando lo hace en Unió, en CiU, cuando escribe en su blog mantiene siempre las misma ideas, defiende los mismos valores. Ha tenido el coraje de hablar de cosas como los deberes de los inmigrantes cuando todo el mundo habla de derechos. Ha tenido el coraje de reconocer que se ha equivocado. Eso no pasa todos los días en un ámbito como el de la política. Estaremos de acuerdo o no con las ideas que defiende, pero será difícil no reconocer su labor para conciliar política y sentido común.

Solo hay un Duran i Lleida, y eso lo ha hecho posible la coherencia de su discurso mezclada con esas gotitas de pasión que todo estadista necesita para mantener activa, despierta y motivada a una audiencia. Una marca personal entre la coherencia y la pasión.

Os dejo un fragmento de vídeo de Duran valorando la última remodelación de gobierno.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist/ soymimarca