Entradas

El cliente ya no es el rey

El rey eres tú

El rey eres tú. De tu formación, tu motivación, y del auto conocimiento y auto estima dependerá que seas, el mejor vendedor del mundo.

No sé si habéis leído el libro de Og MandinoEl mejor vendedor del mundo”. En su revelador contenido, un maestro revela a su discípulo el secreto mejor guardado del mundo.

No voy a desvelar para que no tengáis más remedio que leerlo y disfrutarlo.

La historia del propio Og Mandino es una historia de superación. Al terminar sus estudios ingresó en el ejército, llegando a participar en la 2GM como piloto de combate. A su regreso se empleó como vendedor de seguros, pero fracasó, se dio a la bebida, se arruinó y perdió a su familia. Todo un drama de posguerra bastante actual si miramos a nuestro entorno. ¿os suena?

Cuando más bajo cayó, y más en el fondo estaba, un libro de autoayuda cayó en sus manos y cambió su vida: “Éxito a través de la Actitud Mental Positiva”

Al cabo de unos años Og Mandino, fue un escritor de éxito y llegó hasta el pasillo de la fama de la Asociación de Oradores Nacionales (National Speakers Association).

Sin embargo quiero volver a la peligrosa afirmación del título de este post para puntualizar y desarrollar el porqué de la misma.

Pensamos demasiado en los demás y muy poco en nosotros mismos

A veces pensamos demasiado en los demás y muy poco en nosotros mismos. Actuamos como avatares de marca ajena, generamos comportamientos hacia los clientes que la empresa espera de nosotros o los propios clientes esperan que cumplamos. Y afirmo con rotundidad que estos comportamientos no hacen mucho bien sobre nuestra marca personal.

El buen vendedor, el mágico vendedor, el más grande del mundo, es aquel se siente como una criatura única, que vive cada día como si fuera el último de su existencia, si se siente de bajón revisará sus metas. Optimismo, pasión, generosidad y caridad, fidelidad a sí mismo.

El mejor vendedor del mundo es aquél que vende su marca mejor que nadie. Es el mejor vendedor del mundo de sí mismo, lo demás vendrá sólo.

No sigas buscando fuera, lo mejor está en ti.