Entradas

Enamórate de tu competencia, por @jordicollell

Las empresas pobres se desentienden de sus competidores; las del montón copian a sus competidores; las ganadoras marcan el  camino a sus competidores

Philip Kotler

 

No estás solo. La competencia está ahí.

Aunque no te lo creas, y a pesar de la originalidad de tu propuesta de valor, no estás solo. No te preocupes, no tienes un clon o, por lo menos, es poco probable que sea así, pero seguro que hay varias personas que hacen cosas semejantes a las que tú estás haciendo. Por lo tanto, es importante que sepas qué pasa por el mundo e intentes conocer a tus semejantes.

¿Benchmarking te suena a chino?

Seguro que no. El benchmarking es, ni más ni menos, mirar lo que hace tu competencia para aprender de ella. Si miras estrategias ganadoras, puedes incorporar a la tuya lo mejor de lo mejor y a además mejorarlo todavía más con tu aportación y tu originalidad. Y no te limites a tus competidores inmediatos. Fíjate en aquellas personas que son referentes para ti y mira que puedes incorporar de su manera de hacer aunque su propuesta de valor sea muy diferente a la tuya, no te cierres en tu entorno y abre la mente al mundo.

¿Y esto cómo se hace?

El primer paso ya lo tienes hecho, que es conocerte a ti mismo y tu propuesta de valor pero si quieres poner la guinda al pastel prepara un DAFO de tu marca personal, que todavía te dará más información.

Piensa en quienes son tus competidores pero no pienses en negativo, tus competidores son también tus aliados. Los personal branders hablamos de coopetidores, de colaboradores y competidores al mismo tiempo, es un concepto acuñado por Andrés Pérez Ortega que si lo interiorizas te aportará paz interior y disminuirá tu beligerancia. Al grano, detecta a quien está haciendo algo similar a lo que tu haces y elabora una lista.

Búscales por la red, utiliza las palabras clave que te definen y busca algunas de similares y empápate de lo que están haciendo. Entra en sus páginas, mira lo que comparten en redes sociales y conócelos tan bien como te conoces a ti mismo.

Detecta sus puntos fuertes y aquello que precisamente tu no estás haciendo y sería interesante que hicieras. Vuelve a hacer una lista.

Sonsaca sus puntos débiles y toma también nota para no caer en los mismos, si te equivocas que no sea por tropezar en las mismas piedras en que lo han hecho otros, se original también en esto.

Finalmente mira que puedes incorporar a tu manera de hacer, a tu estrategia. Y no tengas mala conciencia, no estás copiando, simplemente estás investigando para utilizar lo mejor de los mejores y esto es ser creativo.

Invierte tiempo

No caigas en la simpleza de creer que un ejercicio de benchmarking se hace en un plis plas, lleva su tiempo como todas las cosas importantes de la vida. Pero los resultados siempre son positivos, aprendes un montón y mejoras exponencialmente. La inversión vale la pena. Y si no tienes tiempo búscalo o dedícate a otra cosa.

Es una cuestión de hábito

Cuando hayas conseguido analizar a tus competidores en algo rutinario verás que la cosa es más divertida de lo que parece. Convierte el benchmarking en un hábito y entrarás en una dinámica de aprendizaje continuo y ten la certeza de que conforme tu vayas mejorando los demás se fijarán en ti y formarás parte de su entorno de benchmarking. Al final siempre es un ganar-ganar.

Y ahora, manos a la obra

No esperes más y ponte a trabajar con tus competidores. Y si te cuesta y no sabes como empezar aquí nos tienes, Soymimarca te ayudará siempre que lo necesites, cuenta con nosotros.

Imagen: Replashed.com

Si no soy jefe y quiero influir, el objetivo es convertirme en experto

Este es el artículo de Expansión de Tino Fernández Usted puede ser influyente sin tener cargo que apareció el pasado 11/11/11 y en que intervengo junto con otros profesionales.

 

Usted puede ser influyente sin tener cargo


Cualquiera que se lo proponga es capaz de crear un momento y una experiencia que llevan a que los demás se interesen por uno y que hacen crecer el propio valor dentro de la organización. Sin poder reconocido y sin ser jefe, es posible ser importante en la empresa.

Aunque usted no tenga cargo, ni sea jefe, puede ser influyente en su empresa. Es una nueva y valiosa moneda de cambio en el escenario profesional cambiante, en su compañía y en su puesto. Sin ella, usted es hoy más vulnerable que nunca. La influencia como poder informal generará un cambio positivo en todo lo que hace.

Si le apasiona su trabajo, puede crear impacto. Es la manera de convertir esa influencia en algo viral y es la forma en la que su voz genera demanda y su valor dentro de la organización crece. Cuando su voz importa y se escucha, la gente quiere ser parte de sus conversaciones. Su talento es descubierto por otras personas influyentes en la organización. La presencia ejecutiva –aunque no se tenga cargo ni poder reconocido– es la capacidad para crear un momento, una experiencia que hace que los demás quieran saber sobre usted y lo que representa.

José Ramón Pin, profesor del IESE, recuerda que poder e influencia no son independientes: “Quien tiene poder acaba teniendo influencia, y el que consigue ésta, termina por tener poder”. Pin explica que la influencia es poder informal. “Una es la que se consigue por la habilidad técnica. La del experto que ve el futuro con claridad. Los demás le reconocen la autoridad técnica, le piden favores y recurren a él”.

Si no soy jefe y quiero influir debo convertirme en experto y dejar una huella de valor

En este sentido Guillem Recolons, socio de Soymimarca, asegura que “si no soy jefe y quiero influir, el objetivo es convertirme en experto. Lo primero es saber escuchar. Después hay que dominar las fuentes de información. Hacer un benchmarking de lo que tiene que ver con mi negocio; compartir esos conocimientos. Y en todo lo que haga debo dejar una huella personal para que me puedan clasificar de alguna manera. No está de más convertirse en un referente en las redes sociales. Sin competir con la propia empresa, cualquier persona puede hacer esto”. Euprepio Padula, presidente de Padula & Partners, advierte sin embargo que “España es un país en el que la jerarquía importa demasiado. No es fácil destacar si no se tiene un estatus determinado, a pesar incluso de las posibilidades que ofrecen las redes sociales. No es como en el mundo anglosajón, donde las organizaciones son más planas”.

Jesús Vega, experto en recursos humanos, coincide en que “hay muchas compañías gestionadas mediante códigos de poder y autoridad, pero la sociedad cambia, y se organiza por redes. Igual que pasa en las redes, que movilizan a tanta gente, hay empresas que desperdician la potencialidad de personas verdaderamente influyentes”

Las compañías, según el experto, están obligadas a detectar a esas personas, porque son las más adecuadas cuando las organizaciones se deciden a generar cambios. Vega considera que estos influyentes “deben ser reconocidos como líderes morales. Son dispersadores, frente a los agujeros negros, que son aquellos que se quedan con lo que reciben”. Jesús Vega recuerda a Malcolm Gladwell y a lo que expresa en The tipping point acerca de que las ideas, productos, mensajes y comportamientos se diseminan igual que los virus. Y se refiere a cómo “las organizaciones se benefician de aquellas personas que pueden catalogarse como canalizadoras”.

Para el experto en recursos humanos una de las grandes habilidades del profesional o líder es precisamente la capacidad de influencia junto con la credibilidad: “Es algo que se gana a lo largo de la trayectoria, propio de personas con gran capacidad de relación, con quien la gente gusta de compartir ideas e información. Son personas generosas, que no esperan nada a cambio de esa generación de ideas. Los demás quieren relacionarse con profesionales creíbles, que el intercambio sea realista y no interesado. Por eso hay gente en las organizaciones que no tiene cargo o poder pero concita apoyos”.
Dentro de la influencia como poder informal, José Ramón Pin añade “la capacidad de convicción y la de ilusionar a los demás, una habilidad psicosocial muy útil en el terreno comercial y de ventas”. En este sentido Euprepio Padula explica que es común, sobre todo en departamentos de recursos humanos y de márketing, que haya personas que destaquen por su capacidad de influencia”. Padula cree que, de modo general, “existen cargos influyentes: hay secretarias de directivos que mandan más que su jefe, por coherencia o por capacidad de comunicación. Esto pasa en el caso de secretarias de dirección y de presidentes. Se vuelven asistentes más allá del papel administrativo y son la voz de su jefe”.

Marketing de uno mismo

Por su parte Douglas McEncroe, director de Douglas McEncroe Group, habla de la necesidad de trabajar y fomentar las habilidades de influencia: “La gente debe hacer márketing de uno mismo, aunque en muchos casos esto está mal visto. Se confunde hacer una promoción de lo que uno aporta con el hecho de ponerse medallas”.

Para McEncroe, “lo primero que hay que hacer es sentarse a reflexionar y hacer un mapa de aquellas personas que resultan interesantes para uno mismo y que podrían ayudarle a conseguir una mejora. Es gente que tiene cierto prestigio y que toma decisiones”.
El experto cree asimismo necesario “conocer muy bien a la gente de tu compañía; saber cuál es su visión del mundo y su paradigma de la empresa. Cada uno debe contar una historia y ésta ha de encajar con la visión de la empresa y aportar valor. Que sea algo diferente que enlaza con su manera de ver el mundo. Y que ofrezca soluciones”.