Entradas

¿Quién dice que se mueren los blogs?

 

No podemos negar que la conversación visual se impone. Plataformas como Instagram, Pinterest o Snapchat emergen con fuerza mientras algunas redes clásicas como Facebook, que acaba de cumplir 10 años, entran en su fase de declive. La gente de JWT, en su análisis de tendencias 2014, define muy bien las claves del éxito de estas redes visuales: Por un lado los mensajes visuales aumentarán su protagonismo dado que sintetizan mejor los conceptos que las palabras. El segundo factor que impulsará esta tendencia es la impaciencia cada vez mayor de los usuarios. El reto actual para las marcas es adaptarse a un lenguaje de imágenes y no de palabras.

Y algunos avanzan que el éxito de la conversación visual está yendo también en detrimento de los blogs y de las palabras. Pero cuesta creer que el blog sea una herramienta de comunicación en peligro de extinción, al menos eso cuestiono al ver este gráfico (no he encontrado información más actualizada).

evolucion blog

Los blogs no mueren, pero la discusión se traslada las redes sociales

Lo que está pasando es que el blog sigue siendo el lugar perfecto para leer un post pero ya no es el lugar preferido por los internautas para discutir, para comentar. Esa parte interactiva de conversación está pasando al terreno de las redes sociales. A hechos me remito. Si analizo la cantidad de comentarios generados a raíz de un post, por ejemplo en Soymimarca, no solo se mantienen, sino que crecen, pero lo hacen a menudo fuera del propio blog, lo hacen en Twitter, en Linkedin, en Facebook…

Esta misma teoría compartí hace unos meses con Andrés Pérez Ortega, que observó un fenómeno parecido con su blog. La pregunta es ¿Por qué la conversación que tenía lugar en los blogs tiene ahora lugar fuera de ellos?. A falta de datos científicos diría que redes como Twitter facilitan más una discusión, quizás por el formato corto, quizás por la facilidad de seguimiento (hashtags). Linkedin ofrece mayor afinidad sectorial, ya que muchas conversaciones tienen lugar en grupos, y los grupos son temáticos o de networking.

En resumen, el blog no muere, sigue siendo la mejor plataforma digital para la marca personal, la que nos permite disponer de una “casa virtual” en toda regla y la que nos permite dirigir nuestro propio contenido. Lo que muta es la discusión, que se traslada hacia lugares más habitados.

¿Sabes ya si eres influyente en la red?

Existen multitud de herramientas para conocer el grado de “presencia” o notoriedad que una persona tiene en la red. Sin ánimo de aburrir demasiado con eso, existe un dato que me parece más interesante: conocer el grado de influencia. Desde hace poco más de un año existe un servicio de medición de la influencia en red llamado Klout.

Klout es una empresa con base en San Francisco que proporciona análisis de los medios de comunicación social tomando datos de redes como TwitterFacebookLinkedInFoursquareYoutube y mide la influencia de la red de una persona, el contenido creado y cómo otras personas interactúan con ese contenido.

Lo que me parece significativo del índice Klout es que no mide dónde estamos, sino cómo influenciamos a los demás. Desde un punto de vista de marca personal, cuantificar la “influencia social” que uno puede tener parece más interesante que simplemente cuantificar número de seguidores, amigos, contactos…

Cómo funciona. Una vez que introducimos nuestro usuario de Facebook o Twitter, Klout nos ofrece un informe detallado sobre nuestra posición como influenciador y nos asigna una nota que puede variar entre 0 y 100 puntos, que es calculada a través del análisis de muchas variables diferentes.

Es curioso que Klout “castigue” a aquellos perfiles que tienen muchos amigos/seguidores/contactos pero que no interactuen con ellos. Me parece excelente esta vía de medición, ya que de alguna manera desenmascara a los buscadores indiscriminados de followers.

En definitiva, parece que Klout es un buen índice, ya que basa gran parte de su cálculo en factores cualitativos. Si tuviera que encontrarle algo mejorable, que siempre lo hay, es que los blogs quedan fuera del índice. Quizás será el próximo reto de Klout.

Lo relevante es que desde la perspectiva del personal branding tenemos un nuevo punto de mira, que podría ser mejorar puntos en el índice Klout.

Guillem Recolons / asesor de marca personal / Klout 46

La soledad del community manager

Últimamente estoy muy en contacto con community managers, un oficio que hace solo 5 años no parecía existir. La explosión de la web más participativa, conocida como web 2.0, junto con un modelo evolucionado de comunicación de crisis han hecho del community manager una figura indispensable en toda organización que requiera crear y gestionar comunidades online.

En algunos foros se tiende a menospreciar esta figura, aduciendo simplemente que “parece que ahora todo el mundo es community Manager”. Nada más lejos. Esa es una realidad distorsionada por el hecho de que los pocos que hay son muy visibles en las redes sociales, y puede dar la impresión de que hay más de la cuenta.

Me doy cuenta de que faltan community managers. Veo a muchas empresas haciendo intentos de crear comunidades sin ninguna hoja de ruta, veo auténticos desastres.

Rompo una lanza a favor de estas personas cuya misión va mucho más allá de crear páginas de Facebook: tienen bajo su responsabilidad la reputación online de una empresa, la gestión de algo muy serio llamado comunicación. Muchos son lobos solitarios, o lobas. A menudo trabajan desde su casa, con poco contacto con personas reales y con mucha presión. Yo lo llamo la soledad del community manager.

Hace poco mis socios de Soymimarca y yo tuvimos ocasión de dar una charla monográfica sobre marca personal para community managers. Vino buena parte de la última promoción de INESDI, posiblemente uno de los mejores centros para formarse en esta materia. Nos dimos cuenta de que algunos llegan a mimetizarse con las marcas que gestionan. Me recuerda mis años mozos en publicidad: solo consumía las marcas de los clientes de la agencia. Era algo casi obsesivo. Con los CM’s pasa algo parecido: se imbuyen tanto de las marcas que gestionan que el resto del mundo desaparece tras ellas. Es un tipo muy actual de soledad, en la que están acompañados por miles de personas desde páginas de Tuenti, de Linkedin, de Facebook, de Twitter, de Foursquare, de blogs…

Curioso lo que les sucede a estos emprendedores, tan acompañados y tan solos.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Las 8 virtudes de la marca personal

Todo veneno tiene su antídoto, aunque para evitar males mayores es más práctico estar siempre alerta para eludir el peligro.  Para prevenir que los vicios tomen por asalto nuestra marca personal lo mejor es mantener una actitud virtuosa. Es fácil, es barato, es seguro y nos pone más a tiro conseguir el objetivo número uno de nuestra marca que es, ni más ni menos, ser la opción preferente, ser los elegidos.

Consistencia: Mantener el timón con un rumbo definido.  No dar bandazos, saber explicar el por qué de lo que hacemos.

Nos ayudará el tener claros nuestra misión, visión y valores.

Humildad: No somos los reyes del mambo. Apreciemos las aportaciones de los demás y considerémoslas una aportación positiva y un regalo.

Dejemos de compararnos  con los demás, tomemos consciencia de nuestras limitaciones y abrámonos a la ayuda. Si pedimos seguro que se nos dará, haced la prueba.

Generosidad: Se trata de dar y de devolver. Acabaremos recibiendo con creces.

Devolvamos favores, agradezcamos las recomendaciones. Si nos retwitean o mencionan  seamos recíprocos y crearemos una onda expansiva de abundancia.

Pasión, compromiso y buen humor: Seamos vehementes, mostremos nuestras ilusiones, pongamos los medios personales para realizarlas y siempre con una sonrisa. Crea efecto llamada.

Pensar en grande,  apuntar alto y buscar los medios a nuestro alcance para ir avanzando nos ayudará en este cometido.

Proactividad: Se trata de que estemos atentos  a lo que pasa a nuestro alrededor para anticiparnos a los acontecimientos. Nuestra marca será un referente.

Tomemos un poco, muy poco, de tiempo para contemplar nuestra marca como  si fuéramos un observador externo. Preguntemos a los demás. Informémonos sobre lo que pasa y lo que pasará. Y, siempre, actuemos.

Creatividad: Podemos cambiar las cosas, podemos hacer cosas nuevas, ¿a qué esperamos?

Una propuesta nueva, un artículo inédito, un pensamiento innovador a la semana es un reto fácil de conseguir y de superar. ¿Qué perdemos en intentarlo?

Visibilidad: Recordemos que nuestra marca es un iceberg. Hagamos quela punta brille.

Redes Sociales, blog, twits. Conferencias, artículos cursos. Eventos, reuniones de amigos, tertulias. Todo vale y además divierte.

Buenas maneras: Imagen que proyectamos, lenguaje no verbal que utilizamos y como nos expresamos. Así nos ven, así nos mostramos.

¿Proyectamos a través de nuestra imagen los valores de nuestra marca personal? Cuando hablamos, ¿transmitimos eficazmente lo que queremos decir? ¿Nuestros gestos nos acompañan?

Los profesionales de la marca personal te ayudamos a poner en práctica las Ocho Virtudes de Tu Marca Personal. Sólo tienes que confiar en nosotros.

Jordi Collell / asesor de marca personal

En el espacio virtual la competencia está por todas partes, por @guillemrecolons

Si quieres seguir dormido, adelante. Pero si muchos de los mejores empleos del mundo están yendo hacia India no es casualidad. Ni es porque los salarios allí sean más bajos. Es, sencillamente, porque están mejor preparados que el resto del mundo y porque el espacio virtual permite llegar fácilmente a ellos. No en vano, India ya es el tercer PIB del mundo.

Cuando fundé en 2005 la empresa Lateral Consulting, la visión de la compañía era poder facilitar las herramientas que permitan aflorar la creatividad en todos los departamentos de las empresas. En cierta forma, mi inspirador era el pensador maltés Edward de Bono, autor del libro “Lateral thinking” (1970) acerca del pensamiento lateral.

La casualidad quiso que la única escuela de formación rigurosa sobre pensamiento lateral en el mundo estuviera en India. ¿Casualidad? En absoluto, India sabe muy bien que estimular la creatividad es la única manera de ser competitivo; por eso no pasará mucho tiempo para que este país pase a ser la primera potencia económica y educativa del mundo. Ayer mismo hablaba en este blog de los cambios de paradigma de Sir Ken Robinson. El día que los dirigentes políticos quieran entender a Robinson, el mundo cambiará.

¿Cómo nos está afectando el espacio virtual? Economía global, tecnología global, modelos de organización globales. Parece que las empresas solo tengan dos salidas: macro o micro. Si tu marco de competencia es puramente geográfico, tu oferta tiene los días contados.

Una de las cosas que queremos dejar claras en nuestros programas de marca personal es que nuestros perfiles públicos deben ser globales. ¿Por qué alguien de Zaragoza no puede hacer negocios con alguien de Lima? En muchos negocios, la distancia no es un handicap. Si trabajas en el sector servicios, la videoconferencia, skipe… te ayudarán a saltar barreras.

Cuando uno crea un perfil en Linkedin o en Xing o en Twitter tiene que entender que ese perfil puede interesar a alguien que está al otro lado del océano. Los que hablan de los peligros de la globalización hacen incapié en la pérdida de la identidad y los valores. No estoy de acuerdo. Creo que la globalización nos obligará a ser más creativos, más eficaces, diferentes. Esa es la esencia de la marca personal, conseguir convertirse en la opción preferente en un mundo globalizado y competitivo donde la ubicación geográfica no es un problema.

La marca personal rompe muchos tabúes, como el de compartir conocimientos. Compartir no solo es aconsejable, es necesario en un mundo que nos permite estar al día gracias a la generosidad y altruismo de aquellos que comparten. Por supuesto, todo tiene un límite; las aplicaciones de teléfonos móviles gratuitas ofrecen las funciones básicas, las funciones extras tienen un pequeño coste.

Si quieres seguir soñando en que todo es como era antes, adelante. Si despiertas, ten claro que sin una marca personal fuerte y global no llegarás muy lejos.

¿Qué es lo que encuentras cuando pones tu nombre en Google?

Por su interés, reproducimos este post de Guillem Recolons publicado en su blog 

En otras palabras, ¿Cómo gestionamos nuestra presencia en la red?

Nos hemos encontrados con diversos casos

  • En un caso, el personaje sólo aparecía en un contencioso jurídico de hace 10 años por una deuda impagada (que luego fue satisfecha, pero eso no lo refleja la red)
  • En otro, encontramos que el personaje tenía un falso “otro yo” creado por un tercero en LinkedIn. Obviamente, imposible encontrar las claves y contraseñas para eliminar esa cuenta fraudulenta.
  • En muchos casos, los personajes sólo aparecen en listados de competiciones de golf, padel, windsurf. Algo que no suele ayudar mucho cuando se trata de encontrar trabajo o buscar clientes.
  • En casos de gente más joven, es habitual ver el nombre asociado a frases poco edificantes en Facebook, relacionadas con fiestas, sexo…
  • Pero en la gran mayoría de casos vemos que lo que aparece en Google no ha sido gestionado por la persona interesada. La red se ha encargado de marcar sus preferencias.

¿Cómo evitarlo?  En líneas generales, se trata de aplicar cierto sentido común. No comprometerse en frases que tengan efecto boomerang. Evitar al máximo los conflictos. Generar noticias positivas. Usar Twitter es una buena recomendación. Son frases cortas (tipo SMS, de 140 caracteres) que ayudan a posicionar a la persona con un ámbito particular.