Entradas

Cinco valores sociales para tu marca personal

Vivimos momentos de espera. La crisis, todavía no resuelta, nos ha dejado como herencia una nube de incertidumbre, no hay caminos trazados, en general estamos en una situación más precaria que antes y hemos perdido por el camino derechos y libertad. De momento sólo hay cifras de crecimiento que no se traducen en mayor bienestar para las personas, los ricos lo son cada vez más, los pobres lo son cada vez más y los que provocaron la crisis al final, han salido mejor parados que el resto.

Google CC Search

Google CC Search

A pesar de ello los ciudadanos nunca habían tenido tanta capacidad de movilización, pensemos por ejemplo en el 15M o las acciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca o el 22 de Marzo en Madrid, que son movimientos de personas interconectadas, algunas veces de manera espontánea, que comparten algunos valores y principios básicos y que los aúnan en pos de una finalidad común. El Primero de Mayo de cada año es una ocasión especial para tener un recuerdo hacia aquellos que nos precedieron y pelearon por conseguir mejores condiciones de vida para generaciones posteriores y que son auténticos referentes de marca personal ya que sus actos son conocidos, reconocidos y memorables.

En el momento presente nada ni nadie puede garantizar un futuro mejor, faltan referentes y visión para saber hacia donde podemos dirigirnos y todavía se pueden seguir perdiendo derechos, libertades y bienestar. Para construir el futuro no hay salvadores ni se les espera, estamos en la era 3.0, todos podemos y debemos tener voz y, nunca mejor dicho, voto para cocrearlo y así podemos y debemos exigirlo a los políticos que nos representan. Es el momento de los ciudadanos con marca que son portadores de cinco valores fundamentales:

  • Libertad. Que es la capacidad para actuar según la propia voluntad sin ataduras ni lastres y con mucha imaginación.
  • Espíritu de cambio. Para reconocer que el mundo y la sociedad están en permanente evolución y que se debe adaptar el enfoque a las nuevas realidades. De nada sirve mirar el futuro con gafas viejas.
  • Solidaridad. Para que los que tienen menos se beneficien de la ayuda de los que tienen más. Compartir no es en ningún caso regalar ni trabajar de gratis.
  • Rebeldía. Saber decir no a las situaciones de injusticia social, al inmovilismo y a lo que no es humanamente tolerable, no conformarse con lo que está establecido y colaborar activamente para que las cosas cambien. Porque nada es eterno.
  • Compromiso. Fidelidad a los propios valores y a las responsabilidades sociales de manera asertiva para colaborar con los demás en la construcción del futuro y en hacer un presente mas vivible para aquellas personas que sufren y están más desfavorecidas.

Estamos en el tiempo de la persona. Cada cual es responsable de lo que sucede a su alrededor en la medida que puede actuar para que cambie. Todos somos sujetos del cambio y no estamos solos, internet y las redes sociales amplifican, impulsan el mensaje individual, lo divulgan y lo engrandecen. La marca personal de cada ciudadano refuerza y catapulta la marca de la sociedad, es momento del full branding social.

Rituales de marca personal

Llega la Navidad y nos anuncia que el año se está acabando. Esta vez parece que lo del final de la crisis va bastante en serio, se empieza a ver algo de animación, poca pero suficiente para tomas consciencia de que durante este 2013 se ha producido un cambio. Tenemos que estar todavía alerta por si las cosas se vuelven a torcer y sobre todo para no perder oportunidades porque los malos augurios con los que cerramos el pasado año ni se han materializado ni se  espera que lo hagan en el futuro  y sólo por esto podemos afirmar que estamos un poco mejor.

newyearyoga

Google Images

 No me canso de repetir por estas fechas que lo primero  para empezar el nuevo año con buen pie es hacer borrón y cuenta nueva que es un acto de generosidad con nosotros mismos y con los demás. Salgamos en primer lugar de la confortable zona del lamento y perdonémonos y perdonemos aquello que no hemos sido capaces de conseguir  o que los demás nos han impedido alcanzar. Perdonar es cambiar de paradigma, es ser capaz aparcar el lamento o la rabia por nuevos planes de acción, individuales o colectivos, que nos permitan avanzar con fuerzas renovadas, eso si , sin olvidar para poder sacar todo el jugo posible a nuestras experiencias. Es por esto que el perdón es siempre una puerta de salida y un impulso y por supuesto un atributo de la marca personal.

Hecha la limpieza podemos volver a pensar en grande revisando nuestro modelo de negocio y haciendo los cambios necesarios para recibir el nuevo año.

Necesitamos signos y que estos se materialicen en momentos especiales  que son los ritos que nos ayudan a integrar los cambios de nuestra vida y la revisión y planificación del año nuevo es uno de ellos. Aceptémosla como un regalo, disfrutémosla y olvidémonos de sonrojarnos pensando que es un tópico y que al final todo vuelve a ser igual.

Centrémonos en nuestra aportación de valor sin la cual somos uno mas en el montón y pongámosla al día con la inclusión de lo que hemos aprendido en el año pasado y con lo que la crisis que se va nos ha enseñado. Poner nuestra experiencia al servicio de los demás nos posiciona y es un ejercicio de gestión de nuestra marca personal. Pasémosle el tamiz de nuestra visión y misión y moldeémosla con nuestros valores.

Y finalmente solo nos queda explicarlo. Si nadie se entera, si nuestro público no oye la nueva música todo lo anterior es puro humo. Comunicar es dejar constancia de nuestra existencia y de nuestro compromiso con el cambio.

Os deseo una feliz Navidad y un Año Nuevo con Marca Personal.

P.D: estad atentos al regalo que tenemos preparado para el día de Navidad en la web de Soymimarca

El anuncio más visto de la historia no es un anuncio. Adiós, publicidad

El gran salto

Tres protagonistas: Felix BaumgartnerRed Bull Stratos y el desafío a la gravedad. Juntos consiguieron con el salto al vacío de Baumgartner la mayor audiencia que jamás haya conquistado un anuncio. Ni siquiera “1984” de Apple consiguió ese nivel de impacto.

  • 8 millones de personas vieron el salto en directo (streaming) en YouTube (el evento que le sigue, los JJOO de Londres, consiguieron 500.000 personas conectadas a la vez en esta red).
  • Después del aterrizaje, Red Bull publicó la foto de Baumgartner flexionando sus rodillas al tocar tierra en Facebook. En menos de 40 minutos, la imagen fue compartida con más de29.000 veces, generó cerca de 216.000 “likes” y más de 10.000 comentarios.
  • Durante el salto y en los momentos, la mitad de los trending topics en Twitter en el mundo hablaban salto – quitando el protagonismo de otros eventos simultáneos como Justin Bieber y los juegos de la Liga Nacional de Fútbol USA.
  • Solo en España y a través de Teledeporte, 4,3 millones de personas siguieron el salto en directo (el 27,8% de la cuota).

Pero no todo es 2.0

En efecto, el salto de Baumgartner fue real, como real fue la enorme inversión en la nave y los preparativos del salto. El equipo de control de tierra era digno del lanzamiento de un cohete espacial, y al día siguiente no había portada de periódico que no hablara del salto.

La publicidad de Red Bull llevaba años en el mundo con el “te da alas“, por lo que podríamos decir que el evento del salto era la culminación perfecta de la campaña. Una empresa que invierte el 25% de su facturación en marketing es una empresa que arriesga… y en este caso gana.

Storytelling

Si tuviera que enmarcar el salto en alguna disciplina de comunicación, me atrevería a decir que Red Bull ha construido el mejor relato de la historia. Recordad la tensión permanente de todas las horas y minutos previos al salto, un guión impecable. El sudor de los controladores de tierra. Los miles de comentaristas de radio y TV que aventuraban lo peor para Baumgartner. El riesgo, la intriga, el control (o descontrol) de los tiempos. La preparación de todos los equipos en el desierto en que cayó. Impresionante. Marketing de atracción en estado puro.

Medios propios

Red Bull utilizó sus propios canales en Facebook, YouTube, Twitter… para retransmitir el evento. Innovación pura. Otro hubiera organizado una exclusiva con algún canal de TV, algún diario o revista. Red Bull no quiso compartir protagonismo, se jugaba demasiado.

¿Ha muerto la publicidad?

La pregunta que me hago como publicitario y como víctima del bombardeo indiscriminado de anuncios de baja calidad es ¿Ha muerto la publicidad?

Seguramente en su estadio actual sí. La publicidad consistente en interrumpir nuestras vidas con algo que no deseamos está desapareciendo. Las personas nos estamos rebelando contra el anuncio de 20″ que nos interrumpe una película. Preferimos grabarla, alquilarla o verla por 2€ en alta definición a través del Apple TV. Estamos cansados de pasar páginas y páginas de diarios repletos de anuncios los domingos. Apagamos la radio o cambiamos de emisora cuando entra la publicidad. ¿Por qué? Por varias razones:

  • Hay otras opciones, otros canales que quizás en ese momento no emitan publicidad
  • Falta de afinidad: No emiten anuncios de productos o servicios que nos interesen, lo que hace más aburrido tener que escucharlos.
  • La creatividad está de capa caída. Solo 1 de 100 anuncios contiene elementos estimulantes o sorprendentes.
  • Hemos aprendido a valorar el silencio, la paz. Y un buen momento para apagar la TV o la radio es cuando entra publicidad.
  • Se acabó el tiempo de “repetition is reputation“. Ahora la repetición se castiga con el abandono de la marca. Una campaña emitida entre octubre 2012 y febrero 2013 de selección de residuos en Cataluña (envàs on vas) ha conseguido el efecto contrario al deseado por exceso de repetición. Más vale poco y bueno que mucho y malo.

Lo cierto es que la publicidad excesiva en medios clásicos está cambiando las pautas de consumo de los medios.

Adiós, publicidad. Hola, Branding

Pienso sinceramente que el presente -y probablemente el futuro- está en el branding, el gran paraguas de la comunicación comercial. Entiendo el branding como un proceso integral de creación de valor alrededor de una marca, ya sea corporativa, social o personal. Intento explicarme con este gráfico:

branding_guillemrecolons

¿Qué es lo bueno del branding?

Es un proceso completo alrededor de la marca.

En corporate branding, por ejemplo, incluye la planificación estratégica de la comunicación, el naming, la investigación de conceptos e insights, el estudio del campo de significados de la marca, el diseño de la marca (logotipo, anagrama…), el packaging, la publicidad, el storytelling, las acciones de RRPP asociadas, el “publicity” (obtención de noticias gratuitas en la prensa), la estrategia de Social Media, los eventos, las promociones, el merchandising, el patrocinio, el product placement, el marketing directo, la planificación y compra de medios, la construcción de soportes para eventos, las artes gráficas, el diseño gráfico, la fotografía, la realización audiovisual, los sistemas de medición de audiencia, influencia y reputación -ya sean convencionales u online-, el street marketing, las acciones de retail en punto de venta (degustaciones, promos, señalización…), el “city branding” o estudio de marca de las ciudades, el diseño de web y blogs corporativos, todo, todo.

Cómo se diseñaría idealmente una estrategia de branding

Del corazón hacia fuera. Desde la visión (el por qué) hasta la misión (el qué) pasando por los valores diferenciales (el cómo). Es muy difícil partir del qué, hay que iniciar el proceso con el por qué. Luther King soñó con una América sin racismo (visión), y por eso su mensaje caló hondo. No se limitó a denunciar a los blancos, no le hubiera servido de nada. En su lugar, creó conciencia colectiva, un acción gigantesca de social branding. Algo parecido hizoMahatma Gandhi. Y también lo hicieron Steve Jobs, que soñó hacer las cosas más fáciles a la gente o Bill Gates, que soñó en 1975 que cada casa podría albergar un ordenador.

En el terreno comercial, la visión o sueño de Red Bull ha sido que la gente vuele (y lo ha conseguido, vaya si lo ha hecho). La visión de BMW -en España- es despertar el placer de conducir. No se trata de vender refrescos o automóviles, se trata de crear sensaciones y emociones, de llegar al corazón de las personas, de atraer por pasión, no por repetición. La respuesta deseada a una acción bien planteada de branding no es “esta marca me ha convencido”, es “esta marca habla mi lenguaje, me entiende, sintoniza”.

¿Qué pasará con las agencias de publicidad?

Muchas han entendido el cambio y están ofreciendo -aun sin especificarlo- procesos de branding. Las otras temo que acabarán desapareciendo o convirtiéndose en especialistas al servicio de empresas de branding. Si solo se dedican a vender anuncios sin querer ver más allá serán agencias de anuncios, poco más. Hace poco, hablando con una buena amiga, apareció la idea de llamar “comunicación comercial” a todo el conjunto de procesos que he descrito antes. Pero creo que se queda cojo, falta un concepto más alto, falta la marca. Y marca es todo: empresas, instituciones, personas, grupos de ciudadanos. Todo deja marca. Por eso la palabra branding (originalmente marcar a fuego las reses con un símbolo distintivo) llena tanto, es un eje aglutinador.

Y qué pasará con los profesionales de la publicidad

A mi juicio hay una excesiva especialización alrededor de la profesión publicitaria; quedan pocos publicitarios “holísticos” y abundan los directores de arte, redactores, planners, directores de cuentas, especialistas de medios… Lo cierto es que los anunciantes no quieren ver a un equipo de 5 personas en una reunión. Quieren hablar con uno, con el que puede hablar de todo con conocimiento de causa. Esa historia que se repite en reuniones de “esto lo consultaré con el redactor” aburre al más pintado. Hay que resolver, asesorar, mojarse.

Si a ello añadimos que pocos profesionales de publicidad entienden demasiado de promociones, de street marketing, de eventos, nos encontramos que los anunciantes están obligados a contratar a 10 agencias para resolver la gestión de una misma marca: la de publicidad, la de medios, la de social media, la de promociones, la de RSC, la de….

Por tanto, me atrevo a aventurar que el profesional integral de branding se impondrá, será el ángel de la guarda de la comunicación de empresas, instituciones, profesionales… No, aun no existe el grado universitario de branding. Los expertos de branding han adquirido su experiencia trabajando en muchos lugares y con la mente muy abierta. Será un perfil más creativo que de gestión, eso no lo dudo, pero tendrá que compartir su lado derecho del cerebro con cierta capacidad analítica. Un todoterreno, un brander.

El brander

Aunque aun no hay estudios para ser “Brander”, me permito recomendar algunas lecturas para entender el fenómeno del branding

Artículo publicado en Puro Marketing el 11 de marzo de 2013

¿Freelance o Freebrand?

Definición que nos da Wikipedia de Freelance: A la persona cuya actividad consiste en realizar trabajos propios de su ocupación, oficio o profesión, de forma autónoma, para terceros que requieren sus servicios para tareas determinadas, que generalmente le abonan su retribución no en función del tiempo empleado sino del resultado obtenido, sin que las dos partes contraigan obligación de continuar la relación laboral más allá del encargo realizado.

Sin entrar en demagogia populista, ahora con las nuevas leyes sobre el despido, cualquier trabajador que está dentro de una empresa podría valerle esta definición porque la tendencia es que los profesionales de cualquier ámbito acaben siendo freelance, tanto dentro como fuera de las empresas, y que su trabajo sea valorado tan sólo por el resultado obtenido sin que la empresa contraiga la obligación de continuar con él de por vida.

Entonces, ya no somos indispensables para las empresas. Ya no tenemos la seguridad que nos proporciona la palabra “Empleado fijo”, las reglas del juego han cambiado y es este el punto de partida del por qué es necesario convertirse en Freebrand.

¿Qué es un freebrand? La definición es similar a la anterior pero incluyendo nuevos elementos y matizando ciertos aspectos.

Se podría decir que un Freebrand es la persona cuya actividad profesional consiste no tan sólo en realizar trabajos propios de su ocupación, oficio o profesión, de forma autónoma para terceros que requieren sus servicios para tareas determinadas, sino también realizar trabajos y colaboraciones propias de su ocupación, oficio o profesión que le aporten un valor añadido a su marca personal y que suponga un atractivo para la contratación de sus servicios.

De esta forma, la retribución que generalmente le abonan, no sea tan sólo por el tiempo realizado o el resultado obtenido, sino  también por el valor añadido que su trabajo proporciona a la empresa o a terceros, y que aunque no haya obligación de continuar su relación laboral pueda ir más allá del encargo realizado.

Llegados a este punto, siempre me gusta lanzar una pregunta ¿Que escoges, Freelance o Freebrand? 

¿Es rentable cargarse a los directores?

Podemos aportar pruebas. Las compañías que apoyan la marca personal de sus empleados funcionan. La puesta en marcha del nuevo paradigma, de empleados a trabajadores autónomos, mejora no sólo los resultados de las compañías sino que las remuneraciones de los colaboradores son superiores en un 20% en comparación con organizaciones similares. Y esto, por ejemplo, sucede en una empresa que factura  más de 350 millones de dólares.

En la edición de diciembre 2011 de la Harvard Business Review, Gary Hamel  nos explica la experiencia de Morning Star Company  dedicada el proceso  de los tomates en tres factorías y nos da cuatro pistas para poner en marcha la transición hacia este modelo de gestión.

¿Que pasa en el mundo mundial?

 a) Una empresa con 10 trabajadores necesita uno  para dirigirlos, si aplicamos la misma proporción pongamos que para una de 100.000 se necesitarán 11.111 directivos dado que también será necesario un staff para dirigir a los directivos. Esto significa mayor coste.  b) Tanto personal tiene que justificar su puesto y las decisiones se toman a través de imbricados procesos que las alargan y alargan. Esto significa ineficacia. c) Al final acaba tomando la decisión una persona en base a sus propios criterios que no tienen que coincidir exactamente con los intereses de la compañía. Esto significa arbitrariedad. d) Las normas y la jerarquía matan muchas veces el sentido de la responsabilidad de los empleados ya que si como consumidores podemos tomar la decisión de gastarnos 30.000€ en un automóvil o en cualquier otra cosa de manera responsable cuando queremos realizar un gasto de pongamos 3.000€ en la empresa en la que trabajamos hemos de seguir un procedimiento la mayoría de las veces complicado. Esto significa matar las ganas de hacer cosas.

¿Qué hacen en Morning Star Co.? 

a) Cada colaborador es responsable de la redacción de su misión personal en la que indica cual será su contribución para alcanzar los objetivos de la compañía. b) Cada año cada colaborador negocia con los colegas que están más afectados por su trabajo un plan operativo para poder llevar a buen término su misión, a esto lo llaman Colleague Letter of Understanding (CLOU). c) Las 23 unidades de negocio de Morning Star negocian un acuerdo de proveedor/cliente entre ellas, en un proceso similar al de las CLOU. d) No existen responsabilidades definidas de manera centralizada y cada colaborador tiene la posibilidad de tener mayores responsabilidades en función de sus habilidades y experiencia. e) Se motiva la realización y puesta en marcha de propuestas operativas y de negocio. f) Como todo lo anterior no funciona sin información esta última se distribuye de manera indiscriminada  en toda la organización. g) Los planes, las ideas y las decisiones de inversión se consultan entre colegas. Una inversión de 3 millones de dólares se comenta con más o menos 30 colegas. h) Las disputas y desacuerdos se saldan a través de la mediación interna. i) Periódicamente se revisan entre pares las decisiones tomadas. Por lo menos una vez al año, en febrero, se organiza una reunión estratégica en la que cada unidad de negocio expone el estado de las cosas y los resultados alcanzados. j) Cada año, cada colaborador hace una autoevaluación indicando el nivel de cumplimiento de su CLOU, se elige un comité de compensación que valora las autoevaluaciones y fija, como su nombre indica, las compensaciones económicas individuales. Así de simple y así de fácil.

¿Qué ganan  con ello en Morning Star? 

a) Menores costes, lo que se ahorran en salarios y gastos fijos lo pueden emplear en mejores compensaciones para los colaboradores y para impulsar el crecimiento. b) Mejor ambiente ya que el politiqueo y otras prácticas no productivas se acaban cuando no se compite para subir en el escalafón. c) Mayor iniciativa  y proactividad, producto de la mayor libertad de acción. d) Mayor lealtad, la ausencia de rivalidades permite a los colaboradores centrarse  más en la organización. e) Aumento del “talento”: al ser cada persona responsable de la calidad de su trabajo se invierte individualmente en mejorar conocimientos y habilidades. f) Mejores decisiones:  al eliminar los niveles piramidales  las decisiones que se toman son más rápida y más inteligentes. g) Aumenta la flexibilidad: Se responde más rápidamente a los retos al estar las personas más acostumbradas a compartir y trabajar en equipo.

¿Todo es color de rosa?

Pues no, la verdad, porque todo cambio de manera de hacer conlleva riesgos. a) Difícil adaptación por parte de muchas personas que ha desarrollado toda su carrera en organizaciones jerárquicas. b)Enmascarar la responsabilidad: Cuando no se encuentran respuestas a los retos que se presentan, al no haber nadie que tome el toro por los cuernos la cosa puede derivar en u  reino de mediocridad. c) Puesta en marcha lenta: Poner en funcionamiento las nuevas incorporaciones puede tardar un año.  d) Crecimiento personal: Sin escalafón puede resultar complicado evaluar el progreso individual y puede convertirse en un problema real si se quiere, por ejemplo, cambiar de empresa.

¿El modelo es exportable? 

Claro que lo es, y vale la pena probarlo dado que las ventajas superan netamente los inconvenientes y se puede hacer de manera controlada y progresiva. 1) Aunar las misiones personales con la de la compañía, el modelo del redactado individual de misión incidiendo en cómo se puede crear valor tiene sentido. 2) Ampliar la autonomía de las personas eliminando las prácticas que la limitan e impiden el desarrollo de la misión. Contribuir al desarrollo de la marca personal de los colaboradores es una forma de dar mayor autonomía. 3) No poner barreras a la información ya que para actuar inteligentemente las personas necesitan tener elementos para clacular el impacto de sus decisiones. 4) Limar la pirámide jerárquica disminuyendo las distancias entre los que dirigen y los demás y responsabilizando a cada persona de sus decisiones.

Soymimarca, por ejemplo, ha desarrollado un programa de Embajadores de Marca para impulsar a las organizaciones hacia el cambio de paradigma.

 

8 reflexiones para despedir el año

Será porque mi visión está todavía sesgada por un pasado contable no tan lejano, será porque necesito tener indicadores temporales para valorar las cosas , será por lo que sea, yo me planteo los finales de año como el cierre de un ejercicio. Estamos a punto de acabar este 2011 y quiero compartir con vosotros algunas reflexiones sobre un año que ha sido, como otros muchos, intenso, duro y rompedor.  ¡Vamos allá!

1. Año del descubrimiento. Normalmente tardamos en reaccionar. En mayo del 2010 ya nos habían dicho que la situación no se podía sostener y empezaron los recortes pero no nos lo acabamos de creer, teníamos la esperanza de que con unas medidas más o menos intensas la cosa volvería a despuntar.  Finalmente nos hemos dado cuenta que el sistema se tambalea y que todavía no se ve la luz al final del túnel. Ahora todos lo sabemos y además nos lo creemos.

2. Crisis de confianza. Hemos descubierto que los que hemos elegido no tienen poder y en definitiva no mandan.  Nos han contado que nos habíamos pasado, que vivíamos por encima de nuestras posibilidades, hemos aceptado sin casi rechistar una pérdida de derechos económicos y embargo y no han sido suficientes. Como si del suplicio de Tántalo se tratara cada recorte era el preámbulo de otro todavía mayor y  sin el menor atisbo de saciedad por parte de los “mercados” que se han convertido en árbitro de nuestro futuro sin que nadie se lo haya pedido, sin haber sido escogidos para ello.

3. Pobreza. Hemos batido el record de parados en términos absolutos y porcentuales de toda nuestra historia. Se han recortado salarios, cercenado derechos y roto esperanzas. Cada día somos colectivamente un poco más pobres.

4. Desigualdad. Los platos rotos los han estado pagando las víctimas. A todos los niveles y desde todos los estamentos sociales. No hay evidencias que los que han ocasionado la crisis estén en peor situación .

5.  Engaño. Han salido voces bien pensantes que nos anuncian a bombo y platillo dos tipos de mensajes: a) Nos merecíamos la crisis por haber sido unos inconscientes b) Demos gracias a la crisis porque nos va a permitir recuperar valores olvidados. Son un engaño. Señores, lo que nos ha caído encima es una mala jugada para la mayoría, que se lo cuenten a los que han perdido el empleo ,y no valen los profetas del vivir con menos mientras toleramos que algunos vayan teniendo cada vez más.

6. Cambio de paradigma. Quien no se adapta a un entorno cambiante acaba por desaparecer. Pensemos en los dinosaurios, los pobres, que sólo existen en los tratados de paleontología o en las exposiciones temáticas y en las películas. Adaptarse no es tragar con todo, es saber entender la realidad y actuar en consecuencia. Dejemos a un lado la nostalgia por lo que hemos perdido y las lamentaciones por lo que nunca volverá. Ha llegado el momento de mirar las cosas con una óptica distinta a la que estábamos acostumbrados: Nadie, nadie, nadie nos volverá a sacer las castañas del fuego, sean el estado, las empresas  cualquier ente público o privado, dependemos de nosotros mismos y hemos de actuar en consecuencia. A esto le llamo yo el cambio de paradigma y tras cinco puntos cargados de negatividad llega el sexto cargado de esperanza., es nuestro momento, el momento de la persona. Y para mi el año 2011 ha sido el del cambio del paradigma.

7.  Todos tenemos nuestro hueco. Se trata de buscarlo y es una tarea muy fácil o muy difícil según como se plantee porque hay que echarle horas e imaginación y  es mejor hacerlo cuando la necesidad no apremia. Ese mejor acordarse de Santa Bárbara antes de que truene. Pero las oportunidades existen y las podemos encontrar y esto es otra buena noticia. Y en este año que dejamos he reforzado mi hueco y he ayudado a encontrarlo a otras personas.

8. Por fin somos nuestra marca. Para movernos con agilidad en la nueva situación, para saber leer la realidad a través del nuevo paradigma y para encontrar el hueco que todos tenemos hemos de conocernos muy bien, descubrir lo que nos apasiona y trazar el camino para convertirlo en realidad.

Yo soy mi marca y todos nosotros somos nuestra marca. Y mi marca es mi propuesta de valor que pongo en conocimiento de los demás para que cuenten conmigo, para ser el elegido. Nuestra marca no se crea, todos la tenemos, todos dejamos una huella, nuestra marca la gestionamos para que enseñe al mundo lo que realmente somos y queremos porque si no lo hacemos nosotros los demás nos verán a través de los cristales de sus gafas y puede que salgamos distorsionados.

El 2011 que nos deja ha sido  importante para la marca personal, Soymimarca ha cumplido un año  y se ha consolidado la oferta profesional para ayudar gestionar las marcas personales.

Gracias por leerme y feliz 2012.

¿Tu sabes donde coño vas a llegar?

Si tu eres de los que cree que ya has llegado donde querías o que nunca llegarás a ninguna parte porque eres demasiado joven o mayor, con poca formación específica o sobrecualificado, gris o brillante en exceso, no sigas leyendo este post porque te pondrás de un humor de perros y más vale que te quedes tranquilo aunque sea a costa de tus creencias.

Uno de los aspectos interesantes del cambio de paradigma del que últimamente venimos hablando es que acabará rompiendo creencias que hasta ahora han condicionado y limitado a un alto porcentaje de la humanidad. Convertirnos en profesionales que trabajan por proyecto, de ahora en adelante PPP, nos obliga a estar alerta para adaptarnos permanentemente a las necesidades de los clientes potenciales, a usar la imaginación par buscar los huecos en los que colocar nuestra propuesta de valor y a explicarla a los demás de manera ágil y comprensible. Y por supuesto a dotarnos de los medios técnicos para dar soporte a nuestra oferta.

Las limitaciones de edad, formación o de otra índole empiezan a pasar a segundo plano porque pasan a tener un peso relativamente más bajo porque al perder la categoría de “recurso humano” y pasar a la de “persona” dejamos de depender de la evaluación de un intermediario, llámese departamento de RRHH o como se quiera, que tiene sus propios criterios interpretativos y en muchas ocasiones necesita alimentar creencias para sobrevivir. De quien realmente dependemos es de nosotros mismos y de cómo somos capaces de transmitir nuestro proyecto para que se engarce en el nuestros clientes.

Cada éxito, cada proyecto cubierto de manera satisfactoria no es más que el santo y seña para abrir la puerta al siguiente, sin límite y sin acomodación. Nunca  podemos dejar de aprender y crecer, nunca podemos dejar de andar del mismo modo que nunca dejamos de respirar. No tenemos estación de destino definida.

Conseguir nuestros objetivos, el éxito, no es un destino sino un viaje durante el cual vamos dejando huella, nuestra marca personal.

Desde Soymimarca te animamos a que sigas tu camino para que llegues lo más lejos posible y te ayudamos a allanar el recorrido. Confía en nosotros.

Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

planesconsult

Ser joven, ¿tocado y hundido?

Veo en muchos jóvenes signos palpables de desesperación en la manera de cómo hacer frente al futuro. El paro y la falta de oportunidades lastran su esperanza, detrás de cada negativa o de cada silencio no se abre ninguna vía de salida a la que agarrarse, muchos aunque sobradamente preparados no tienen la más mínima posibilidad de independizarse porque lo que debería ser su salario no alcanza los mínimos vitales. ¿Los tiempos pasados fueron mejores? Yo creo que no.

El jueves pasado abrimos en la Facultad de Comunicación de Blanquerna ( Universitat Ramon Llull) las actividades del curso para sus Alumnii hablando de lo nuestro: la Marca Personal y dado que es una facultad joven, poco más de una década, sus antiguos son en su mayoría jóvenes también.

El debate final abordó la falta de posibilidades para encontrar un trabajo estable y bien remunerado a pesar de los intentos múltiples y fallidos y de la situación de vacío, indefensión y hastío que genera en cada persona. Es una situación de difícil digestión pero estoy convencido de que hay una puerta abierta a la esperanza que se basa en un cambio de paradigma y en una cuestión de método, de filosofía de vida.

A los baby boomers, generación a la que pertenezco, se nos educó todavía en la filosofía de un empleo , si no de por vida, por lo menos de larga duración y donde no llegaba la oportunidad en el mundo privado el Estado con su legión de funcionarios cubría la necesidad. Bastantes de mis colegas de universidad optaron por el funcionariado aprovechando que la transición generó una demanda considerable. La situación ha cambiado completamente, por una parte los puestos de trabajo de larga duración están en fase de clara extinción y los de por vida suenan a recuerdo lejano y la crisis actual, que no será la última, ha lanzado serios avisos a los servidores del Estado, esto no se puede sostener y lo peor está por llegar. Del recorte de salarios, caso de la sanidad pública, es fácil pasar al recorte de plazas como en Grecia. El cambio de paradigma se impone, se ha acabado el trabajo fijo o estable de por vida y hemos de enfocarnos por otros derroteros.

Lo que podría parecer un desastre, una puerta abierta a un apocalipsis social y económico yo lo leo en clave positiva. Se ha acabado la era de los empleados y se abre la era de los profesionales, se ha agotado el trabajo fijo o estable de por vida y se abre la época del trabajo por proyecto. En los tiempos no tan lejanos cambiábamos de empresa alguna veces durante nuestra vida profesional, y a partir de ahora nunca trabajaremos de manera fija para la misma empresa, para el mismo cliente. Perderemos en seguridad pero ganaremos en motivación y en calidad de nuestra intervención, no habrá lugar para la permanencia aburrida en un trabajo y tendremos que renovar día a día las ganas de hacer una tarea bien hecha, estamos saliendo de la mediocridad para entrar el la auténtica excelencia.

La situación anterior que recomendaba situarse en el centro de la distribución de competencias profesionales, ni demasiado bueno, ni demasiado malo, en definitiva no destacar en exceso para ir tirando. Y si esto agotaba la pasión y la ilusión en el campo profesional, qué le vamos a hacer , era el peaje a pagar por la seguridad y la continuidad en el empleo. En la nueva situación esto también se está acabando. Dejaremos atrás las mayorías silenciosas para pasar a los profesionales con marca personal ya que al trabajar por proyecto y proyecto a proyecto tendremos que tener muy claro y muy visible quiénes somos y lo que realmente queremos y sabemos hacer para que los demás nos encuentren, crean en nosotros y nos convirtamos en los elegidos. Adiós la mediocridad, la monotonía y lo gris , llega la excelencia, la marca personal.

El momento presente es de transición, las transiciones crean vacíos e incertidumbres pero también oportunidades. Abandonar el viejo paradigma y las prácticas grises y abrazar el trabajo por proyecto apoyado en una marca personal potente marca la diferencia y es el punto de luz al final del túnel. Depende de cada cual. Yo prefiero lo que viene a un mundo de zombies.


Jordi Collell / Coach y Asesor de Marca Personal