Entradas

“Si no hacemos películas para el público, nunca haremos buen cine”

Por nuestra nueva sección de entrevistas han pasado expertos en Publicidad, Marketing experiencial, Imagen y Branding….  Esta semana nos hemos ido al mundo del cine. Hoy entrevistamos a un director joven aunque preparado, Sergi Vizcaíno.

Su marca personal mezcla pasión, talento, creatividad y una forma de entender el cine un tanto peculiar: “hago cine para el público”.  Fue entrenador de tenis y colgó la raqueta para empezar a contar historias y a dirigir grandes equipos.

Recientemente ha dirigido XP3D la primera película española de terror en 3D. Ganó el primer premio en el Festival de Sitges con el cortometraje “Tight” . Fue premiado en el Festival Diba Express por “El tiempo que nos queda” y finalista con “La despedida”, entre muchos otros proyectos.

 

Preguntas:

AH: De entrenador de tenis a director de cine.  ¿Hay que sacarle jugo al pasado?

SV: Siempre he creído que las personas somos todo el legado que llevamos acumulado. No solo lo que hacemos hoy en día importa, también lo que hemos hecho en el pasado.

A lo largo de mis 8 años como entrenador de tenis aprendí unos valores que me ayudan en mi profesión actual de director de cine. Lo importante es conseguir sacar lo mejor de cada persona y hacer que todo el mundo comparta un objetivo común, sea el éxito de una película o ganar un campeonato de tenis.

 

AH: ¿Crees que una película puede resultar más atractiva para el público en función de la marca personal de los actores que la protagonizan?

S.V: Es evidente. La marca personal de los actores que protagonizan una película es básica para que resulte atractiva y la gente vaya a verla. No hay mejor ejemplo que ver los posters de promoción donde ponen las caras de los protagonistas.

Aunque también hay buenos ejemplo de marca personal en el mundo de los directores de cine. Marcas tan potentes que hacen que los actores pasan a segundo plano como Steven Spielberg, James Cameron o Peter Jackson. Sus películas venden porque tienen su marca personal, venden un estilo y una manera de hacer cine que gusta al público.

 

AH: Afirmas que “haces cine para el público”. ¿Quién NO lo hace así?

S.V: Yo entiendo el cine como un producto comercial que la gente va a pagar para ver. Por eso creo que hay que hacer películas que gusten al publico.

El tema es que aquí en España esto no suele ser así. Se ve el publico como algo secundario. Si esto no cambia el cine en España seguirá en crisis, ya que si no hacemos películas para el público nuca haremos buen cine.

Para mi “Lo imposible”, es un buen ejemplo de una película hecha para el gran público. Es un producto comercial hecho para ganar dinero, y eso en España se critica, se mira mal. Y eso dice mucho del cine que se hace aquí.

 

AH: ¿Crees que existen películas con marca? ¿Cuáles son las tuyas?

S.V: Si. Existen películas que funcionan por si solas, sin grandes actores ni directores. En España “REC” es un gran ejemplo. Ninguna de las 3 películas hasta el momento es igual. El éxito esta en que mantienen un concepto y en que la marca “REC” esta presente en todas ellas. Estoy convenido de que REC 5 con otro director seguiría funcionando.

A nivel internacional Star Wars, Superman o Spiderman son otras películas con marca que triunfan las dirija quien las dirija y actúe quien actué.

¿Mis películas con marca? Pues sin duda Star Wars, Rocky y Regreso al futuro. Han alimentado mi cultura del cine y han sido una fuente de inspiración para mi. Forman parte de mi forma de hacer cine, y del cine que me gusta hacer.

 

Quiero saber lo que se experimenta al sentir tanta pasión por algo

Meryl Streep lleva implícito el aroma de un Hollywood dorado, en el que se hacía imposible separar la belleza y la inteligencia de sus intérpretes.

Mary Louise Streep nació en Summit, New Jersey (Estados Unidos), en el seno de una familia presbiteriana. Hija de Mary W. Streep, una artista comercial, descendiente de británicos, irlandeses y suizos, y de Harry William Streep Jr., un ejecutivo de la industria farmacéutica, descendiente de holandeses. A los 8 años hizo su primera función y poco después decidió ser actriz. Estudió música, arte dramático y ópera en la Universidad de Yale.

En la prestigiosa escuela de interpretación Vasser College su maestro le pidió una improvisación. Y ella se atrevió nada menos que con un monólogo de Blanche Dubois, de la mítica obra “Un tranvía llamado deseo”. Dejó sin habla a profesores y compañeros. Sus primeros pasos los dio en los escenarios de teatro y en 1977 debutó en el cine con “Julia” de Fred Zinnemann. Dos años más tarde, Meryl Streep era una actriz reconocida gracias a “Manhattan”, una de las películas más inolvidables de Woody Allen, o su gran éxito “Kramer contra Kramer”, película por la que ganó su primer Oscar.

En la década de los ochenta, la actriz fascinó a Jeremy Irons en “La Mujer del Teniente Francés” y posteriormente interpretó una de las películas más románticas de todos los tiempos, “Memorias de África”, donde un imponente Robert Redford lograba conquistar el corazón de Karen, una danesa de corazón no tan frío. Diez años más tarde, Meryl Streep volvió a hacer magia con los sentimientos del espectador, brindando por las noches antiguas y la música lejana con Clint Eastwood, en la magnífica “Los puentes de Madison”.

Tanto romanticismo no le ha impedido saber reírse de sí misma y hacer de la comedia otro registro lleno de sabiduría con “La muerte os sienta tan bien”, “El Diablo viste de Prada” o la entrañable “No es tan fácil” donde provocó un desmayo a Alec Baldwin.

Meryl Streep es la actriz más nominada de todos los tiempos, 17 veces en los Oscars, consiguiendo tres estatuillas, la última este año por su gran interpretación de Margaret Tatcher en “La Dama de Hierro”.

A pesar de su virtuosismo ante las cámaras, y su conocido perfeccionismo, ha luchado para mantener lejos de la frivolidad de Hollywood su vida privada. Casada desde 1978 con el escultor Don Gummer, la actriz es madre de cuatro hijos y una de las pocas cosas que teme en la vida es viajar en helicóptero.

Diane Keaton dijo de ella: “Sin duda, es el genio de nuestra generación”. Basta con ver alguna de sus interpretaciones.

Para seguir esta serie sobre mujeres excepcionales, haz clic en este ENLACE

Esta mujer supone un cambio en mi existencia

Fue lo que dijo el actor y torero Mario Cabré cuando conoció a Ava Gardner, la actriz que se bebió la vida a tragos y fue incapaz de encontrar la felicidad en el amor, pasó por tres matrimonios , una larga retahíla de amantes y nos dejó  cincuenta y nueva películas , una belleza fuera de lo común y el placer de seguir admirándola por los siglos de los siglos.

Ava Lavinia Gardner nació en Brogden, Carolina del Norte y murió en Londres en 1990 a los 68 años. Tuvo tres sonados matrimonios que duraron más bien poco con Mickey Rooney, un año y divorcio por “crueldad mental”, el cineasta Artie Show, un año, y el divino Frank Sinatra, 6 años. Por su cama pasaron desde Howard Hudges hasta los toreros Luis Miguel Dominguín y Mario Cabré al bailaor Antonio por citar algunos.

De belleza impresionante vivió para el cine y por el cine en los años en que se mantuvo en activo y se retiró prematuramente en 1968 a los 43 años.

Detrás de las bambolinas de su teatro particular, fuera del glamour y de la fama su existencia tenía un regusto agridulce: “Nunca fui uno de aquellos bebedores silenciosos, que bebe día y noche sin arar. Me encantaban las fiestas y trasnochar. Cuando bebía, era sólo por el efecto. Con todas las copas que me he tomado, no recuerdo haber disfrutado de ninguna. El único motivo por el que bebía era para superar mi timidez. Si quieres que el matrimonio funcione, necesitas tener algo más en común. Me casé con tres hombres atractivos, de mucho talento, que sabían fascinar a las damas. Supongo que ellos podrían decir lo mismo de mi. Pero teniendo en cuenta que entre mis tres maridos han reunido una colección de veinte esposas, no creo que todo fuera culpa mía, todo lo que saqué de mis tres matrimonios fueron dos años psicoanálisis, pagados por Artie Show

Una vez le preguntaron a propósito de su matrimonio con Frank Sinatra “ ¿Cómo una mujer como Vd. con alguien que pesa 50 kilos? a lo que ella contestó sonriendo “Si, hay un Frank que pesa 50 kilos, pero tiene 43 kilos de pene”.

Su mejor autodefinición: “Soy una estrella de Hollywood con todas sus consecuencias, pero a pesar de ello, nunca me he cortado las venas, ni he tomado pastillas para dormir, y eso es toda una hazaña”.

Quedan para nuestro recuerdo y disfrute “Pandora y el Holandés Herrante”, “Las Nieves del Kilimanjaro”, “Mogambo”, “La Condesa Descalza”, “Melodías de Brodway”, “55 días en Pekin”, la “Noche de la Iguana” y muchos títulos más. Una muestra una marca personal que ha dejado huella perenne en la historia del cine y en nuestro corazón.

Jordi Collell / asesor de marca personal