Entradas

Copiar no siempre es efectivo: cada marca tiene su código, por @guillemrecolons

Sí, cada marca tiene su código. O debería tenerlo. De un tiempo a esta parte vengo observando que cada vez clonamos más los estilos y formatos de los demás. Si uno crea un podcast, venga, todos a por el podcast. Si uno hace infografías, todos a por ellas. Hasta aquí no hay nada grave. Lo peor es cuando entramos a imitar códigos de marca.

El código que crea una marca debería ser inimitable

Y eso vale también para una marca personal. Y cuando hablo de código me refiero a nuestros gestos, colores, muecas, andares, muletillas…

Fijaos lo que pasaría si McDonalds utilizara el código de marca de Apple:

Cómico, sin sentido ¿no? De acuerdo, es una parodia, pero en la vida real vemos como muchas marcas tratan de seguir el código de la marca líder. Error grave de posicionamiento.

No sé si te pasa, pero muchos presentadores de noticias en TV y radio hablan utilizando las mismas técnicas de entonación de voz ¿por qué? Lo que nos hace únicos e irrepetibles es utilizar nuestras propias armas, nuestro propio estilo. No hay nada peor que alguien soso tratando de contar un chiste. Debemos conocernos a fondo para saber cuál es nuestro territorio natural de marca personal.

Si copias, hazlo sin que se den cuenta

En este enlace de Antena 3 “8 increibles productos chinos copiando cutremente marcas famosas” podemos horrorizarnos un rato (y reír sin parar) al ver imitaciones que rozan el absurdo.  Por ejemplo ésta:

copia absurda

Copiar es un arte. Entiendo que crear es difícil, innovar es complicado, y mucha gente cree que copiar es lo fácil. No es así. Una cosa es inspirarse en un diseño, un gesto, un tono, estilo, y la otra imitarlo con poca gracia. Si llevas el peinado de Cristiano Ronaldo o el de Messi, dejas de ser tú, y eso es una lástima. La marca personal no consiste únicamente en ser uno mismo, pero desde luego, si imitas a otro refuerzas la marca personal del otro, no la tuya.

No abandones lo que te hace una persona única, ni siquiera tus defectos

Hace poco un coach especialista en analizar presentaciones, vídeos… me pidió si no me importaría un análisis suyo de una charla TEDx que di en Lleida. Le dije, adelante. Y viendo su informe (gratuito) veo que lo que trata es de suprimir aquellas coletillas que hacen que yo sea yo. Quiere que me parezca a él, o a los grandes speakers como Tony Robbins o Sir Ken Robinson.

Lo gracioso es que Robbins y Robinson tienen su propio código, y no se parecen en nada. Y de ahí parte de su éxito.

Personas auténticas

Para acabar, te dejo un vídeo que publiqué hace pocos días en YouTube con interesantes definiciones de marca personal de personas muy auténticas. Espero que lo disfrutes: