Entradas

Personal Branding, el arte de invertir en ti (13). ¿Te comprometes?

Leí en alguna parte que el COMPROMISO es el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo. No es una mala definición. En cualquier caso, el compromiso es otro de los valores pilares de una persona.

Si una persona no está comprometida con algo, navega sin rumbo. El compromiso nos distingue de otras especies del reino animal. De hecho, todos estamos comprometidos con alguien o algo.

Un padre de familia se compromete a cuidar física y espiritualmente de su mujer y sus hijos. La amistad es un compromiso en sí misma, también el matrimonio, y también la vinculación a una empresa o a un proyecto. Un sacerdote cristiano adquiere un compromiso con Dios, el director de una empresa familiar adquiere un compromiso con una familia, un maestro adquiere el compromiso de completar (los padres son los primeros educadores) la educación de sus alumnos. Una hipoteca es un compromiso de pago. Un ecologista es alguien comprometido con el planeta y con la sostenibilidad. Un deportista se compromete con unos resultados, con un equipo y con un país.

La carrera profesional supone un compromiso. Todos nos marcamos una meta y nos comprometemos a llegar a la misma siguiendo una ética.

Un compromiso implica un plan de acción. De hecho, comprometerse está relacionado con algo a futuro, con algo que no existía.

Pero quizás la parte más importante de todo compromiso es que influye en los demás, no queda únicamente en el territorio de intimidad de una persona. Llegados a este punto, entendemos porqué la falta de compromiso convierte a una persona en alguien de poco fiar. En política, por ejemplo, el compromiso es uno de los tres valores básicos junto con la honestidad y el liderazgo. Somos capaces de perdonar al político que falla en liderazgo, pero acostumbramos a no aceptar al político no honesto o no comprometido.

Ahora llega tu turno: Redacta una frase que empiece por:

Yo me comprometo a…

Una vez la tengas, crea tu plan de acción para que ese compromiso se cumpla en los plazos adecuados y ante las personas que hayas elegido.

Os dejo un vídeo del Dalai Lama en que nos habla de su compromiso de promover la paz interior en las personas.

[youtube]http://youtu.be/MI7KsbAa5wo[/youtube]

4 motivos para seguir luchando

Foto: Sergio Béjar / Flickr creative commons

Ayer fue mi cumpleaños. Mi aniversario es un momento de reflexión personal sobre lo que está pasando , sobre lo que ha sido y  sobre lo que pudo haber sido y no fue. Este año mi reflexión ha estado empapada de perplejidad, rara sensación que se zarandea entre la incapacidad de actuar y la de comprender lo que está pasando.  Pobreza, culpa y falta de norte son las palabras más redundantes. ¿Qué tengo que hacer para poder ir tirando un año más?

1)    Nuestro mundo se ha hundido y yo con esos pelos. Que ya no somos lo que fuimos, es más que una obviedad. Se encargan de difundirlo desde la prensa hasta la portera pasando por el gobierno. No es que nos estemos yendo al garete, es que ya hemos recorrido una buena parte del camino hacia ninguna parte, al menos por el momento. Como dejarme llevar por las circunstancias no va con mi biología yo he optado desde hace unos meses por trabajar todavía más duramente. Soy una persona afortunada, lo sé, porque he tenido la visión de formular un proyecto personal y empresarial que me ayuda a encontrar mi norte en estas aguas socialmente turbulentas y ahora he decidido ir con los  motores a tope.  Porque nadie salvo yo mismo me va a sacar las castañas del fuego.

2)    No soy culpable de nada. La verdad es que no me siento en absoluto culpable por haber intentado vivir cómodamente en los años de bonanza.  No estoy dispuesto a expiar  pecados que no he cometido y me he apretado el cinturón, y de que manera, porque las circunstancias obligan pero con rabia, porque hubiera preferido no hacerlo y estaría más tranquilo si de una vez se pidieran responsabilidades a los que nos han llevado a esta situación y a los que teniendo que encontrar soluciones colectivas nos ahogan en la expiación de la culpa de haber vivido por encima de nuestras posibilidades.

3)    Doy gracias. Aunque pueda oler a rancio e incienso yo cada día doy gracias y he llegado a la conclusión de que me sobran motivos. Ser agradecido con la vida me pone en situación de valorar lo que tengo por encima de lo que me falta y de lo que he perdido. Me he creado el hábito de encontrar tres cosas al final del día, sólo tres, por las que dar gracias. Y aunque pueda parecer que va contra el signo de los tiempos las tres cosas día tras día aparecen. No se trata de gestos heróicos si no de pequeños signos cotidianos que nos ayudan a seguir adelante. Cuando menos te lo esperas aparecen unos ojos sonrientes que te cambian la vida.

4)    Me comprometo. Reafirmo mi compromiso por seguir impulsando personas, por poner mi experiencia y conocimiento para ayudar a gestionar la marca personal de los que confíen en mi y para impulsar proyectos e ideas de negocio. Sé que de esta manera contribuyo a que el mundo sea mejor y más habitable. Pero también me comprometo con mi entorno porque sé que no estoy solo y los tiempos actuales requieren respuestas colectivas, doy mi apoyo a quienes quieran tomar el testigo de trabajar para todos nosotros desde cualquier ámbito pero especialmente desde la acción política que necesita grandes dosis de renovación.

Os tendré al corriente dentro de un año del nuevo estado de las cosas.  Doy gracias a todos los que me leéis y me apoyáis a través de las redes sociales, sé que no estoy solo.

Tres actitudes para ser memorables

Cuando decidimos gestionar nuestra marca personal iniciamos un camino al final de cual conseguiremos que los demás nos recuerden y nos vengan a buscar cuando nos necesiten, seremos memorables y los elegidos. Ponerse a caminar no es garantía de llegar a destino, depende entre otras cosas de que no nos desviemos del camino trazado.

Hoy hablaremos de tres actitudes básicas que ayudarán para que nuestra marca personal sea sólida y consiga sus objetivos.

  • Coherencia. La coherencia es la conexión que existe entre lo que se dice y se hace. Es una actitud , un valor, básico en marca personal. Su falta se llama incoherencia y pone rápidamente en evidencia a las personas. Si declaramos que  gestionamos nuestra marca personal basándonos en principios como solidaridad, ayuda a las personas, trabajo en equipo, potenciación de los colaboradores y similares , hemos de actuar en consecuencia y demostrar que somos solidarios, que ayudamos a los demás, que trabajamos en equipo y que potenciamos a nuestros colaboradores. Parece muy sencillo pero no lo es. Nuestra marca es para los demás, entre otras cosas, una expresión de confianza en lo que prometemos.  Obrar de manera opuesta a nuestros principios, ser incoherentes, rompe está confianza y nos pone en una situación tan comprometida que puede llegar a hundir nuestra propia marca. La coherencia se refiere a lo que se dice con palabras y a lo que se manifiesta con nuestro lenguaje no verbal, atentos a este detalle porque tanto vale lo que está escrito o verbalizado como lo que damos a entender. De aquí que sea tan importante tener bajo control lo que transmitimos aun a riesgo de ser demasiado transparentes.
  • Consistencia. Me refiero a la firmeza o solidez de nuestros actos. Cubre un amplio espectro que va desde hacer bien las cosas materiales, no ser, en pocas palabras, un chapucero a tener trazabilidad en nuestras acciones con los demás. Decir hoy una cosa para mañana afirmar la opuesta puede hacer enloquecer a nuestros interlocutores y convertir nuestra marca en un esperpento, en una imagen distorsionada y grotesca. Si echamos una mano a alguien, si prometemos algo, no podemos convertir por arte de birlibirloque la mano en una soga y la promesa en una maldición. Si nos comprometemos con alguien tanto en lo personal como en lo profesional debemos mantener los términos del compromiso en las mismas condiciones en que fueron emitidos y aceptados. La falta de consistencia nos hace absurdamente impredecibles y lejos de convertirnos en memorables provoca en los demás el deseo de borrarnos de sus registros.
  • Compromiso que es sentirnos obligados a ser fieles a lo que hemos manifestado. Es muy fácil desaparecer de la vida de las personas y de las organizaciones como si nada hubiera pasado. Estar hoy y dejar de estar mañana sin ningún motivo real o aparente descoloca y hace mucho daño a los que han confiado en nosotros. Todos tenemos experiencias de este tipo y muchas veces somos muy laxos, demasiado. Se dice que en el amor y la guerra todo está permitido y basados en este refrán justificamos situaciones absolutamente reprobables. Siempre podemos pedir perdón pero todo tiene un límite y si lo sobrepasamos nuestra marca personal se irá devaluando a medida que corra la voz y seremos olvidados.

Seamos conscientes, de todos modos, de que nuestra historia no es una línea recta. Quien no haya sido incoherente, inconsistente o no haya faltado nunca a sus compromisos o es un santo o miente como un bellaco. Gestionar nuestra marca personal implica tener siempre en la mente nuestra misión, visión y valores para que nos inspiren el día a día y nos aporten grandes dosis coherencia, consistencia y compromiso.  Quizás no lleguemos a ser perfectos pero si que conseguiremos ir mejorando con el paso del tiempo. Este es el reto más importante.

3 trucos para tener el control de tu vida

A todos nos gusta triunfar aunque hablar de ello pueda parece políticamente incorrecto porque se ha hecho un mal uso de la palabra. Triunfar no es ni más ni menos que conseguir aquello que nos hemos propuesto y por esta misma razón solo triunfan los que se proponen algo en la vida. Si has tenido la sensación de que tu vida es como un canto rodado arrastrado por una corriente o que está metida en un laberinto, te recomiendo la lectura de este post, lo he escrito expresamente para ti.

Las buenas cosas nunca vienen por casualidad. Para ponernos en la senda del éxito necesitamos una marca personal fuerte y hemos de estar convencidos de tres cosas básicas:
  • Nuestra vida es responsabilidad única y exclusivamente nuestra.
  • Para navegar a buen puerto hemos de fijar el rumbo y conocer el puerto. Necesitamos tener metas y comprometernos hasta el tuétano para conseguirlas.
  • Las cosas malas, aquellas que nos separan del camino que nos hemos propuesto recorrer, llegarán alguna vez y nos hemos de preparar desde el principio para que cuando esto suceda sepamos actuar de manera positiva para mantener viva la luz de nuestras metas y no perder el rumbo.
Los objetivos que nos fijemos tienen que ser claros y una manera de hacérnoslos comprensibles es escribirlos ya que así podremos verlos cuando queramos y tenerlos presentes siempre que tomemos decisiones o planifiquemos acciones.
En nuestros cursos de marca personal recomendamos pasar el filtro SMART para saber si unos objetivos están claramente definidos y para ello verificamos que sean específicos, mesurables, alcanzables, realistas y temporalmente definidos, con plazos fijados.
Y con ello ya estamos preparados para conseguir lo que queramos.
¿Te quieres poner en marcha hacia tu éxito? Cuenta con nosotros.
Jordi Collell / asesor de marca personal

Las 8 virtudes de la marca personal

Todo veneno tiene su antídoto, aunque para evitar males mayores es más práctico estar siempre alerta para eludir el peligro.  Para prevenir que los vicios tomen por asalto nuestra marca personal lo mejor es mantener una actitud virtuosa. Es fácil, es barato, es seguro y nos pone más a tiro conseguir el objetivo número uno de nuestra marca que es, ni más ni menos, ser la opción preferente, ser los elegidos.

Consistencia: Mantener el timón con un rumbo definido.  No dar bandazos, saber explicar el por qué de lo que hacemos.

Nos ayudará el tener claros nuestra misión, visión y valores.

Humildad: No somos los reyes del mambo. Apreciemos las aportaciones de los demás y considerémoslas una aportación positiva y un regalo.

Dejemos de compararnos  con los demás, tomemos consciencia de nuestras limitaciones y abrámonos a la ayuda. Si pedimos seguro que se nos dará, haced la prueba.

Generosidad: Se trata de dar y de devolver. Acabaremos recibiendo con creces.

Devolvamos favores, agradezcamos las recomendaciones. Si nos retwitean o mencionan  seamos recíprocos y crearemos una onda expansiva de abundancia.

Pasión, compromiso y buen humor: Seamos vehementes, mostremos nuestras ilusiones, pongamos los medios personales para realizarlas y siempre con una sonrisa. Crea efecto llamada.

Pensar en grande,  apuntar alto y buscar los medios a nuestro alcance para ir avanzando nos ayudará en este cometido.

Proactividad: Se trata de que estemos atentos  a lo que pasa a nuestro alrededor para anticiparnos a los acontecimientos. Nuestra marca será un referente.

Tomemos un poco, muy poco, de tiempo para contemplar nuestra marca como  si fuéramos un observador externo. Preguntemos a los demás. Informémonos sobre lo que pasa y lo que pasará. Y, siempre, actuemos.

Creatividad: Podemos cambiar las cosas, podemos hacer cosas nuevas, ¿a qué esperamos?

Una propuesta nueva, un artículo inédito, un pensamiento innovador a la semana es un reto fácil de conseguir y de superar. ¿Qué perdemos en intentarlo?

Visibilidad: Recordemos que nuestra marca es un iceberg. Hagamos quela punta brille.

Redes Sociales, blog, twits. Conferencias, artículos cursos. Eventos, reuniones de amigos, tertulias. Todo vale y además divierte.

Buenas maneras: Imagen que proyectamos, lenguaje no verbal que utilizamos y como nos expresamos. Así nos ven, así nos mostramos.

¿Proyectamos a través de nuestra imagen los valores de nuestra marca personal? Cuando hablamos, ¿transmitimos eficazmente lo que queremos decir? ¿Nuestros gestos nos acompañan?

Los profesionales de la marca personal te ayudamos a poner en práctica las Ocho Virtudes de Tu Marca Personal. Sólo tienes que confiar en nosotros.

Jordi Collell / asesor de marca personal

15 M: Los 7 pilares de la indignación. ¿Los apoyas?

Hace tres meses desde Soymimarca preguntábamos ¿Tú te indignas o tragas con todo? comentando el libro de Stéphane Hessel “Indignaos”. La pantalla ha sido sustituida por las plazas y la pregunta está más viva que nunca.

¿Debemos aguantar estoicamente todas las situaciones que se producen? ,  ¿Hemos de aceptar las acusaciones de que somos unos malgastadores y frívolos que nos están lloviendo?, ¿El ajuste de cinturón es para todos o sólo para unos cuantos que son los que además están pagando el desaguisado? Y a la vista de lo anterior, ¿hay o no hay razones para indignarse?

La indignación se traduce en siete puntos que nos resume la publicación www.20minutos.es;  apoyarlos o no depende de cada cual.

  1. Control Político: Eliminación de los privilegios de la clase política con un control estricto del absentismo de cargos electos, eliminación de la inmunidad asociada al cargo, supresión de los privilegios respecto a impuestos, años de cotización y monto de las pensiones.
  2. Bancos: Prohibición de cualquier rescate o inyección  de capital a entidades bancarias, devolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado y la prohibición de bancos españoles en paraísos fiscales.
  3. Servicios: Servicios públicos de calidad, con la supresión de gastos inútiles en la Administración y el establecimiento de un control de gastos, la contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera y de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, reducción del coste de matrícula en la educación universitaria, financiación pública del la investigación, y un transporte público barato, de calidad y ecológicamente sostenible. Reducción del gasto militar.
  4. Participación: Mayor participación en aspectos como el control de internet         ( con la abolición de la ley Sinde), protección de la libertad de información, referéndums obligatorios y de gran calado por cuestiones que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos y para medidas dictadas desde la  Unión Europea.
  5. Paro: Fomentar las reducciones de jornada, la conciliación laboral, la jubilación a los 65 años, bonificaciones para empresas con menos de un 10% de contratos temporales y el establecimiento del subsidio de 426 euros para parados de larga duración.
  6. Impuestos: Aumento del tipo impositivo alas grandes fortunas y entidades bancarias, eliminación de las SICAV, recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio, el control de la fuga de capitales a paraísos fiscales y la promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales ( tasa Tobin)
  7. Vivienda: Expropiación por el Estado y alquiler de las viviendas construidas y n vendidas, ayudas al alquiler para jóvenes y personas con escasos recursos y la cancelación de la hipoteca con la entrega de la casa al banco.

Las personas con marca se distinguen del conjunto por sus decisiones y por sus actitudes, huyen de lo gris  y de lo políticamente correcto, quieren ser singulares y dejar huella. Son personas comprometidas y por ello acaban siendo la opción preferente. ¿Puede tener marca personal alguien que no tenga la capacidad de indignarse?

Jordi Collell / asesor de marca personal

Los 7 pecados capitales de la marca personal

A sabiendas o no una marca personal puede apartarse de las buenas prácticas. Los resultados de esta situación son generalmente malos para la salud tanto física como espiritual. En este post indico siete prácticas que apartan a una marca del buen camino y que es conveniente conocer para evitar o enmendar. Os invito a que me ayudéis a ampliar la lista.

Soberbia: Cuando proyectas a través de tu marca que eres superior a los demás, menospreciándoles. Incapacidad para reconocer el talento ajeno.

Una actitud de marca que se apoya en la soberbia acaba recibiendo como pago la ignorancia y el descrédito por parte de su audiencia. Es una buena vía para convertirse en spam.

Invisibilidad: Si no te ven no existes. Ojos que no ven marca que se muere.

Más claro el agua.

Avaricia: Dar poco y pedir mucho, no tener reciprocidad. No devolver favores, recomendaciones, retwiteos son sus manifestaciones básicas.

Pillar al avaricioso cuesta poco tiempo y acaba por ser ignorado.

Envidia: Cuando la misión implícita o explícita  de la marca es hundir a los demás.

Al final se pierde la credibilidad.

Reactividad: No tomar la iniciativa, actuar a remolque de los acontecimientos.

El riesgo es que sean las circunstancias las que impongan el camino a seguir y la marca sea un mero títere.

Falta de creatividad: No tener propuestas propias de valor, basarse siempre en opiniones y propuestas ajenas.

La marca que no crea  y que solo difunde contenidos ajenos se convierte en un rumor.

Apatía (falta de pasión): Huir del compromiso, no promover el cambio, no buscar y proclamar el sentido de las cosas que hacemos.

La pasión es la esencia de la marca. Cuando falta o no se transmite de manera eficaz la marca desaparece de la mirada de la audiencia y muere.

Si te das cuenta de que tu marca personal está entrando por alguno de estos derroteros actúa y por supuesto cuenta con nosotros.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Por qué te quedarías tú en una empresa?

Nos decía ayer nuestro amigo y socio Pau Hortal que hoy saber retener a la gente valiosa ha de ser uno de los hitos de la buena gestión empresarial. ¿Qué necesitamos para poder decir “me quedo”?

En un momento como el actual puede parecer una frivolidad hablar de retener talento con un índice de paro que está por las nubes, digámoslo de entrada. Pero retener no tiene solo un significado físico porque muchas personas ante la imposibilidad, real o no, de largarse optan por aletargarse y este estado de hibernación es también una pérdida de talento en si misma.

Me he puesto a pensar en los motivos que he ido acumulando a lo largo de mi carrera para saber si una empresa me interesaba  y os los resumo:

Si no me siento comprometido con mi trabajo me largo. Necesito compartir la misión, visión y valores de la compañía y disponer de los elementos necesarios que me permitan ser consecuente con ellos, no me gustan las declaraciones de papel mojado.

Quiero sentirme apreciado, valorado y único, si no me largo. Sea a través de un plan de carrera o de por lo menos de una hoja de ruta que me permita evolucionar, crecer profesionalmente y que se reconozca en la organización.

No me conviertas en una máquina o me largo. Tener el grado suficiente de libertad y que se promueva mi creatividad experimentando cosas nuevas y que se valoren mis fracasos como parte integrante del proceso de crecimiento o aprendizaje.

Si me aburro tendré que largarme. Mi antídoto contra el aburrimiento es tener responsabilidades y desafíos que sellen mi compromiso con la empresa y ayudar a crecer a los demás.

Si me consideras un” empleado” no cuentes conmigo. Porque yo soy un profesional que tiene vida propia y quiero desarrollar proyectos con sentido que me permitan aportar lo mejor de mí mismo, crecer profesionalmente y tener una vida personal equilibrada. Yo soy mi marca y estoy a tu servicio porque eres mi mejor opción. Si mi marca no puede evolucionar con la empresa lo hará sin ella.

¿Qué quitáis o añadís? El debate está abierto.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿En qué te comprometes?

Compromiso es vida, es viaje, es trabajo, es amor,  es estar con uno mismo, es estar con los demás, es estar en el mundo, tener lo que deseas y perseguir lo que  deseas y no tienes y es no tener y no conseguir  lo que persigues y deseas, es estar donde quieres y no estar donde no quieres, pero también estar donde no quieres y no sufrir por ello, es sufrir por lo que quieres y no tienes y disfrutar con lo que tienes y con lo que no tienes… Desigual : just 26 (Libro del 26 aniversario) pags. 62-63

Copyright Desigual, Barcelona 2010

La marca personal es la huella de nuestro compromiso, no existen el uno sin el otro. Es el reflejo de nuestra autenticidad, está forjada con el trabajo diario, se mece con las olas de nuestro sueño, avanza con la fuerza que imprime el mensaje que enviamos al mundo y al universo, se gana paso a paso el respeto de las personas y empresas a las que queremos y servimos, nos hace diferentes de los demás y nos da luz propia para que brillemos en la oscuridad y nos hace todavía más visibles a la luz del sol. Sin compromiso no hay huella, sin huella no hay marca y por supuesto la marca no se compra ni se vende llaves en mano porque la semilla nunca crece sin agua, sol, amor y respeto.

Nuestro compromiso es facilitar los recursos para que el mundo esté surcado de huellas profundas, auténticas y duraderas. Confíanos la construcción de tu marca personal, estás en buenas manos.

1. Un contrato de por vida para ti, que buscas trabajo

¿Buscas trabajo? Te ofrecemos un contrato de por vida

Una excelente oportunidad. Un contrato que te obliga a poco y te aporta mucho. Un contrato donde eres parte fundamental y única.

Una alianza contigo mismo. Donde deberás comprometerte y cumplir objetivos.
Deberás profundizar sobre ti mismo, tu persona, lo que puedes dar, lo que estás dispuesto a sacrificar.
Si por alguna razón no lo tienes claro todavía, piensas que es pronto, o no le ves beneficio, no lo hagas. Espera.
Pero antes de renunciar, lee atentamente y reflexiona. Dialoga contigo mismo, o si lo deseas con nosotros, que para eso estamos en SOYMIMARCA.

CONTRATO

Yo, MI NOMBRE Y APELLIDOS, de NN años de edad, mayor de edad, natural de CIUDAD profesional del sector SECTOR con experiencia de N años, y cuyo último puesto de trabajo ostentado es el de CARGO.

MANIFIESTO QUE

En los últimos años he reflexionado acerca de la difícil situación social y económica, y el cambio que ésta ha generado en las personas y en su relación con el mundo laboral.

Observo a mi alrededor cómo personas que llevan muchos años trabajando en empresas, emprendedores, estudiantes y desempleados, se encuentran sumidos en el miedo, la incertidumbre y la falta de confianza en sí mismos.
Y analizando la situación he comprendido que una de las causas principales de esta situación es la falta de una marca personal que nos haga fuertes y seguros, reconocidos y valorados.

Y POR ELLO ME COMPROMETO A
Analizar mis valores, mis fortalezas y debilidad, y construir sobre ellos una marca personal fuerte, única y diferenciada.

Para ello me asesoraré con los profesionales acreditados del personal branding, estableceré con ellos el plan de trabajo y daré todo lo que se y lo que tengo para llegar a la meta que me plantearé junto a ellos, y haré cuanto esté en mis manos para facilitar este proceso.

Garantizaré que mi esfuerzo y deseo para emprender este proceso son auténticos, que estoy preparado para trabajar y recibir feedback.

Y ESPERO OBTENER

Un plan de acción claro y delimitado para conseguir mis aspiraciones personales y profesionales.

Un mejor conocimiento de mi mismo y de mis posibilidades, al analizar el entorno que me rodea para orientar mis esfuerzos y adaptar mi mensaje a las necesidades reales y aspiracionales que tengo.

Y POR ELLO

Firmo a continuación el presente documento, estableciendo conmigo mismo un acuerdo de desarrollo de mi marca personal, con el objetivo de ser un profesional reconocido por mis valores y por el resultado de mi trabajo.

DURACIÓN Y FINALIZACIÓN

Una vez iniciado este proceso, no acaba nunca, por lo que el compromiso conmigo mismo es irreversible e ilimitado en el tiempo.

Firmado: YO