Entradas

Y tú, ¿a qué marca amas?

 

Romance, amor y marca personal; curiosa combinación de palabras . Pues parece ser que el arte de la seducción guarda una estrecha relación con las marcas.

Ya hemos hablado en otros posts del mítico libro “Lovemarks” de Kevin Roberts,  en el que nos explica que las marcas con futuro serán aquellas capaces de hacerse con un sitio en nuestro corazón.

Romancing_soymimarcaPues bien, recientemente leía una entrevista a Tim Halloran, – Presidente de Brand Illumination y autor del libro Romancing the Brand: How Brands Create Strong, Intimate Relationships with Consumers. – en la que explica cómo las marcas pueden crean relaciones sólidas con sus consumidores. Y en la que hace referencia a los ingredientes claves que se necesitan para crear una marca fuerte.

A continuación recopilo algunos de sus consejos.  Aunque hable en términos genéricos de marca, creo que se pueden llevar al terreno del branding personal. Y es que una marca es una representación de entidad , ya sea un producto, un servicio, una empresa o un individuo; todos somos marca.

  • Conocerse bien:  Los expertos en relaciones siempre hablan de la importancia de conocerse.  Antes de nada debemos definir claramente nuestros beneficios de marca o propuestas de valor, para así poder establecer lazos más íntimos y emocionales.  Estos lazos son los que garantizan una relación duradera.
  • Conocer a nuestro “tipo”: Para conseguir que la relación con nuestros públicos objetivos crezca y sea más fuerte, lo primero que hemos de hacer es entender sus necesidades. En el lenguaje del las relaciones sería “conocer a nuestro tipo”. Consiste en escuchar a nuestro mercado o target para descubrir sus intereses, preocupaciones y expectativas.  Sólo de esa forma podremos adaptar nuestra oferta a lo que el mercado realmente necesita.
  • Aprender a conectar: “No contar siempre la misma historia”. No todos nuestros públicos objetivos son iguales ni quieren ser tratados de la misma manera. A menudo el afán por querer llegar a todo el mundo provoca que nuestra marca personal pierda fuerza. La clave esta en identificar a quién nos dirigimos y elaborar un mensaje que conecte con cada uno de nuestros públicos.
  • Saber conquistar: La vida son relaciones, y como marca estamos en un contexto relacional. El objetivo es conseguir que nuestra marca “enamore”. Y para ello debemos asegurarnos que generamos una experiencia especial y sobretodo memorable. Sería como eso de “tener o tener feeling”, siempre hay que tenerlo con nuestros públicos objetivos.
  • Mantener la llama del amor:  Llamémoslo fans, prescriptores, , clientes fieles…  Cada una de las personas que ha tenido una relación satisfactoria con nuestra marca va a convertirse en un altavoz que va a gritar a los cuatro vientos lo buenos que somos. A estas “personas influyentes” han que cuidarlas, ya que el boca oreja sigue siendo una potente herramienta marketing.

Y acabo mi post con una un breve relato que nos recuerda la importancia de ESCUCHAR e INVESTIGAR para poder conectar y estrechar lazos, ya sea con personas o con marcas.

Relaciones de éxito “El hombre más interesante del mundo”.

Dos Equis era una pequeña marca de cerveza regional que tenía bastante éxito entre los estudiantes universitarios de la Universidad de Texas.

Mientras los estudiantes pensaban en cómo aprovechar su “Spring Break” en México , algunos infiltrados de la marca de cerveza se dejaron ver por cada uno de los bares frecuentados por los estudiantes. De bar en bar y noche tras noche hablando y tratando de llegar a conocer íntimamente a su consumidor identificaron una “necesidad común”: la de pertenencia a un grupo.

Estos estudiantes querían ser parte de un grupo, y lo peor que le podía pasar era no tener una buena historia que contar. En esencia, lo que ellos querían era ser interesantes. 

 Así que la idea de ser ” interesante” es lo que dio lugar a la campaña “El Hombre Más Interesante del Mundo”, que transformó una marca que estaba disponible en 5 estados a ser la sexta mayor marca de cerveza en los Estados Unidos. La marca supo escuchar a su mercado, conectar con sus necesidades y establecer una relación íntima y duradera. 

 

Storytelling en clave personal

 

Recientemente mi colega Guillem Recolons y yo hemos impartido 8 talleres sobre storytelling para la Diputació y la Càmbra de Comerç de Barcelona dirigidos básicamente al sector turístico.

DSC_0147

Guillem Recolons y Olga Villacampa en uno de los talleres de Storytelling

Ha sido una experiencia única ya que para muchos el concepto de relato como poderosa herramienta de comunicación era desconocido. El sentido práctico de los talleres, cuya parte final era casi de consultoría personal ha sido uno de los elementos de mejor valoración.

Lo que quizás ha sido una de las mayores aportaciones de valor, además de la necesidad de comunicar emocionalmente, es la estructura de los mensajes a partir del modelo centrífugo. Me explico.

En consultoría de marca personal, Soymimarca utiliza un esquema propio para llegar a desarrollar el mensaje que sigue el siguiente camino:

  • Por qué hago lo que hago (La visión)
  • Cómo lo hago (La misión)
  • Qué hago (La oferta profesional)

Este esquema sustituye y amplifica al clásico “me llamo Olga Villacampa y soy consultora de marketing”, y le da un sentido más emocional y vital a nuestra introducción profesional.

Un ejemplo que utilizamos a menudo en las presentaciones es el caso de alguien conocido, ya que eso simplifica la explicación: el caso de Steve Jobs.

  • El por qué de Jobs: Para hacer más cómoda y fácil la vida de las personas (Visión)
  • El cómo de Jobs: Simplificación de la tecnología. Menos botones, funcionamiento intuitivo basado en movimientos naturales (Misión)
  • El qué de Jobs: ordenadores, sistemas operativos, tablets, smartphones, iTunes… (oferta profesional)

Este sistema centrífugo (de dentro hacia fuera) permite conocer las motivaciones, los detonantes de una vida profesional forjada alrededor de un sueño, y eso otorga un valor a nuestra presentación que sobrepasa al clásico nombre + oferta o cargo.

Sabemos que la comunicación es clave, pero aún lo es más la diferenciación, no en vano la humanidad se mueve en más de 7.000  millones de almas. Y una forma interesante de diferenciarse es hablar de detonantes, de sueños y dejar la “titulitis” para el final.