Entradas

¿Quieres comunicar mejor? Escucha más y habla menos

 

Hoy empiezo mi post con esta historia… 

“Laura trabaja en la Cafetería Kismet. Sueña con ser cantante pero, de momento, le va bien como camarera. Todos en la cafetería la adoran e incluso su jefe ha comprado un karaoke para que Laura pueda cantar delante de la clientela…

Un sábado por la noche, durante uno de sus conciertos improvisados, llega a la cafetería un cliente al que Laura no había visto nunca. Él, con cara de poco interés, se sienta sin prestar ni un ápice de atención a la bella voz de Laura. A Laura normalmente eso no le importaría pero parece que este chico ni siquiera la ve. ¿Quién es? ¿Por qué no la ha mirado no tan sólo una vez?”…

Si quieres saber como acaba la historia te invito a que veas el vídeo entero, son 8 minutos, pero te aseguro que valdrá la pena.

[youtube]http://youtu.be/EJ1sMnlhWLc[/youtube]

 

Esta historia tiene varias moralejas, quédate con la que quieras. Pero en clave de marca personal tiene una realmente clara: De nada sirve que compartas contenidos en las redes sociales si no hablas el lenguaje de tu público objetivo. A veces para poder comunicar, hay que entender, y para entender, lo que hay que hacer es escuchar y observar.

ESCUCHAR, RESONAR Y ACTUAR  estos tres verbos deben acompañarnos en nuestro plan de comunicación

1. Escuchar qué dice el mercado. Hemos de poder convertir la escucha en “escucha comercial”,  para poder conectar lo que ofrecemos con lo que el mercado necesita.

2. Resonar para conectar nuestros contenidos con nuestro público objetivo o las personas claves. Somos usuarios interconectados y hemos de seguir a aquellas personas que son “nodos”, y que al seguirlas pueden acercarnos a nuestro mercado objetivo.

3. Actuar en consecuencia – y digo en consecuencia – porque se nos va a juzgar por los contenidos que compartamos en la red. Comunicar es compartir, y todo aquello que difundamos debe ser parte de nuestra identidad de marca, ya sea personal o profesional. Un posicionamiento de marca claro nos ayuda a que la comunicación sea más auténtica y transmita mejor nuestra marca personal.

Para Laura lo más importante no sólo es cantar la canción adecuada, sino cantársela a la persona adecuada. Para nosotros lo más importante no es tener muchos seguidores en las redes sociales, lo que realmente cuenta es la capacidad de generar influencia, valor y credibilidad con nuestra marca personal para ser relevantes para nuestro público objetivo. Y eso sólo se consigue con ESCUHA y AUTENTICIDAD. 

¿Las personas tenemos producto y envase?

 

Sé de antemano que la pregunta es algo demagógica. Pero desde una perspectiva de branding, podríamos trazar un símil entre el producto y lo que sabemos hacer, nuestra propuesta de valor, y siguiendo el mismo símil podríamos hablar de nuestras habilidades comunicativas y persuasivas como el envase.

Ana-Botella-en-la-rueda-de-pre_54380110666_54374916805_576_694

© La Vanguardia

En los campos industrial y comercial es frecuente encontrar productos sin envase –los graneles, por ejemplo-, pero en territorio personal ambos activos se necesitan, se retroalimentan. Si una persona tiene una excelente oferta profesional pero no sabe comunicarla, no encontrará mercado. Si, por el contrario, se trata de alguien con grandes dotes comunicativas pero vacío de contenido, sin oferta de valor, encontrará un mercado hostil.

No me gusta hacer leña del árbol caído, pero en el caso de la candidatura olímpica de Madrid 2020 parece que ha fallado el envase. Todo el mundo estaba de acuerdo en que, tras muchos años de candidaturas e inversiones, la ciudad estaba sobradamente preparara para acoger los juegos de 2020. Tanto en infraestructuras como en la fuerza del voluntariado y en la cantidad y calidad de embajadores mediáticos.

¿Dónde está el problema? Desde una perspectiva (subjetiva, eso sí) he leído tres errores que pueden haber sido clave:

  • Valores. Ha faltado humildad. Se ha dado a entender que esto estaba ganado, que a la tercera va la vencida. He visto una actitud institucional de cierta prepotencia, de querer arrasar con todo. Se llegó a publicar que 50 de los 98 miembros del COI con  derecho a voto apostaban por Madrid, con nombres y apellidos. Si yo soy uno de ellos, retiro el voto, no lo dudaría. La indiscreción se paga cara.
  • Incoherencia. ¿Cómo se entiende que un país en profunda crisis económica envíe el doble de delegados que Tokio a Buenos Aires? O lo que es peor ¿Cómo se entiende que un país en plena crisis económica destine una cantidad ingente de recursos económicos a potenciar –no una- tres candidaturas?
  • Incompetencia. La parte final, la que rodea las votaciones, es la culminación del envase. Es donde se demuestra la habilidad de los portavoces para convencer a los miembros del COI. Y esa parte de improvisó, se dejó en manos de personas con escasa habilidad para comunicar, para presentar. Empezamos a estar hartos de tener responsables políticos e institucionales que no conozcan más que su lengua materna. Ese es un asunto grave. Nadie, entre los votantes que hallaban en Buenos Aires el pasado viernes, entendió a la alcaldesa de Madrid, nadie. Ella tampoco entendió las preguntas que le hicieron. Se sacó de la manga un relato equivocado, el café con leche de la Plaza Mayor. España fue el hazmerreír del mundo. España no supo comunicarse.

Se ha hablado muchos de aspectos técnicos, como la poca lucha contra el dopaje, etc. No creo que sea la clave. Sé que es fácil decir esto “a toro pasado”, pero la primera rueda de prensa y los errores de la alcaldesa de Madrid ya hacían presagiar que las cosas no acabarían bien.

Producto y envase. No hay una cosa sin la otra, y menos en el terreno personal. Me hubiera gustado que Madrid se lo llevara. En vez de eso, siento vergüenza.

La felicidad tras el despido. Parte I

Es un tópico hablar de despido y depresión, de fases de luto, de indefinición, desorientación, crisis. Como hubiera dicho Louis Van Gaal, “siempre negativo”. Pero, ¿Qué pasa con el lado positivo del despido? ¿Por qué nunca se habla de personas que han descubierto que existe una vida mejor tras un ERE? ¿Qué hay de todos aquellos que, de la noche a la mañana, han descubierto que eran auténticos emprendedores? ¿Por qué insistimos tanto en tapar nuestros fracasos? ¿Hay vida tras el despido?

Hoy iniciamos una sección nueva, una sección, parafraseando a mi querida amiga y “coopetidora” Arancha Ruiz, de historias de cracks, de historias de reciclaje positivo. Las hay, y muchas, aunque muchos nos hagan ver únicamente el lado negativo. Los anglosajones nos llevan ventaja, ellos saben sacar tajada de un fracaso como nadie. Es más, en un país como Estados Unidos, por ejemplo, muchos headhunters y muchos Capital Risc prescinden sin piedad de profesionales que no hayan conocido el fracaso.

Bienvenidos pues a la serie “La felicidad tras el despido“. Para poder completar esta serie necesitaré vuestros testimonios. Os ruego que si habéis experimentado un proceso de felicidad post-despido me escribáis en la sección de contacto de este blog con el asunto “La felicidad tras el despido“. Como no podía ser de otra manera, comenzaré con un caso que creo conocer bien, el mio.

El caso GR. La vida comienza a los cuarenta

El qué

Cuento con el privilegio personal y profesional de haber experimentado un despido, lo que fue la palanca de lanzamiento de una nueva vida con más sabores que sinsabores. Con más destellos de felicidad que de tristeza. Si  hoy me dedico al personal branding es gracias a lo que aconteció a finales de 2004.

El cómo

Inicié mi carrera profesional muy joven. Mi primera nómina, un contrato de prácticas en la agencia de publicidad Tiempo BBDO, está fechada en enero de 1979. Yo tenía 16 años y estudiaba por las noches. Ahí entendí que el entorno de la comunicación, la creatividad, la publicidad y toda la locura que conllevan se convertirían en mi profesión.

Y así fue. Pasé 11 años por J. Walter Thompson, luego por Bassat & Ogilvy y luego por Saatchi & Saatchi. En total, unos 20 años en el entorno de la agencia de publicidad internacional, trabajando para anunciantes de gran presupuesto y para marcas globales. Tras esos 20 años quise probar el sabor de formar parte del accionariado de una empresa, así que acepté la oferta para dirigir la agencia barcelonesa Altraforma. Corría el año 1998 y la experiencia no pudo empezar mejor.

Me sentía a gusto, trabaja con la misma intensidad o más, fines de semana, algunas noches. Pero trabaja “para mi”. Un cachito del resultado (si no recuerdo mal un 15%) era mio. En 2000 y 2001 conseguimos colocar a la agencia en lugares de ranking reservados a grupos muy grandes. Éramos un bombón. Recibimos muchas ofertas de compra de grupos multinacionales. Las circunstancias hicieron que no se aceptara ninguna de esas ofertas (craso error) y que en 2003 se avistaran signos de desaceleración. Algún cliente perdido, algún despido inoportuno, cosas que pasan en las mejores familias y que se suelen superar.

Pero sucedió algo que marcaría mi vida para siempre. Sin saberlo, me instalé en la “zona de confort“, en esa zona cerebral que impide ver la necesidad de cambiar la manera de hacer las cosas. Es posible que alguna circunstancia adversa en mi entorno familiar influyera en mi estado de ánimo, pero fuera como fuere en septiembre de 2004 llegué a un acuerdo de salida con el socio mayoritario de la agencia. Eufemismos al margen, me despidieron de la compañía. Hablemos claro, por favor. Vendí mis acciones y me fui en diciembre de ese mismo año, tras una fiesta de Navidad que se convirtió en mi funeral publicitario.

En enero de 2005, y gracias a algún anunciante que no se quería desprender de mi, inicié mi propio negocio, Lateral Consulting. Lo de lateral venía por la influencia positiva de Edward de Bono y su “Lateral thinking”, un libro que se debería leer a los bebés en la cuna.

Ahí descubrí que se podía trabajar como un burro y ser feliz. Las presiones eran mis presiones, nadie me ponía metas, me las ponía yo solo. Sin  saberlo, ideé mi propio personal branding plan. En 2007 acepté una oferta para gestionar en España el negocio de TVLowCost, una joven agencia francesa que rompió moldes y abrió en dos años filiales por todo el mundo desafiando con su filosofía a las grandes multinacionales. El invento no funcionó aquí, lo que me dio nuevos parámetros para saber lo que no hay que hacer, pero afortunadamente mi negocio con Lateral Consulting funcionaba bien.

En 2007, desde Lateral, empecé a trabajar en proyectos de estrategia y comunicación orientados a personas, a profesionales. Políticos, emprendedores, personas que habían sufrido un despido… Aun no lo sabía, pero mi buena amiga Linda Reichard un día me dijo que lo que yo hacía se llama “personal branding“.

A principios de 2010, de la mano del que luego sería mi actual socio, Jordi Collell, asistimos a una jornada en Madrid sobre marca personal capitaneada por el sherpa Andrés Pérez Ortega, y en octubre de ese mismo año abríamos SOYMIMARCA.

El porqué. Key learnings.

La felicidad existe. Solo hay que ir a buscarla. Y eso se consigue superando miedos.

Arriesgar es clave. Si no arriesgas puedes vivir razonablemente bien con un sueldo digno, pero será difícil que vayas a trabajar con el grado de motivación adecuado.

Se puede vivir con  menos. Muchas personas se cierran en banda a emprender por miedo a no llegar a los niveles de retribución  que tenían trabajando como empleadas.

Think big. Piensa en grande. Si tienes una buena idea, ponle recursos, no seas tacaño. No hay idea que prospere sin una inversión decente.

Rodéate de los mejores. Hasta ahí el tópico. Pero quiero decir rodéate de las mejores personas, de gente a la que puedas confiar las llaves de tu vida. Despréndete rápidamente de quien no comparta tu grado de entusiamo por el proyecto, se convertirá en un agente tóxico.

Hazte un plan. Tu plan. Sigue un guión. Y ves adaptándolo según las circunstancias. No te cierres a cambios de rumbo, pero mantén el destino. Y recuerda, como dijo el poeta griego Constantino Kavafis, que lo importante no es solo llegar al destino, sino aprender del viaje sin forzar la travesía.

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

Contáctanos aquí y buscaremos soluciones.

 

¿Hablar en público? ¡No te cortes!

Hablando la gente se entiende y hablar en público es  una muy buena manera de comunicarnos con nuestra audiencia, pero muchas veces  da miedo y a algunas personas hasta terror.

Una simple presentación de un ponente o la exposición elaborada de lo que hacemos pueden ser un camino de rosas o un calvario, dependiendo de nuestras habilidades o de la percepción que nosotros tengamos de nuestras capacidades. Sea lo que sea hablar en público no es forzosamente un don, y como la mayoría de las cosas se puede educar para que pase a formar parte del cajón de herramientas que potencian nuestra marca personal .

En mi vida profesional he tenido que hablar en público muchas veces, en pequeño comité o para audiencias grandes, y en mis inicios me vi forzado por las circunstancias a ser autodidacta lo que me llevó algún que otro dolor de barriga a causa de los nervios y de la incertidumbre.

Lo peor eran las presentaciones para obtener financiación, lo llamábamos rondas de financiación. Se trataba de convencer a través de una exposición a un grupo de analistas bancarios que nos dieran los recursos financieros necesarios para desarrollar un proyecto. El público no era numeroso pero si técnicamente exigente y como disponía de un tiempo reducido tenía que ser capaz de transmitir además del contenido del proyecto y su viabilidad, la confianza necesaria para provocar que se decidieran por nosotros y no por otros porque como siempre los recursos son escasos y los usos alternativos. Y al final solo había un si o un no.

Siempre acabé consiguiendo lo que me propuse, en parte gracias a la providencia y también porque una reunión de una hora me llevaba varios días de intensa preparación y ensayo ante el espejo.

Si hubiera tenido una guía, un modelo o una referencia estoy convencido que mis resultados hubieran sido todavía mejores, vaya extraordinarios.

Nuestra amiga Natalia Gómez del Pozuelo nos echa una mano y nos pone fácil el hablar en público. En un e-book de treinta páginas nos hace una puesta a punto en todos los aspectos a tener en cuenta para comunicar con éxito frente a una audiencia.  Y además, como la tecnología lo permite, combina la palabra escrita con el uso de material audiovisual que lo hace todavía más digerible.

Se llama “30 páginas esenciales para hablar en público ¡y tener éxito! y lo encontraréis en Amazon por sólo 1,33 € iva incluído.

Ya no tenemos excusas. Y no digamos nunca más : “yo para hablar en púbico no sirvo”.

Marketing Humano V: La cuarta C es Comunicar

Además de establecer nuestra marca personal, construida y edificada sobre valores reales, y sobre una argumentación vital consecuente con lo que somos y con nuestras aspiraciones, el marketing humano establece las relaciones entre personas, entre marcas personales.

Tanto los aspectos de visibilidad como de actitud son bases de una estrategia de comunicación. La comunicación entre personas es condición sine quanon para la actividad del marketing humano.

Vivimos en una sociedad cada vez más compleja. Y no nos referimos a los últimos años, no. La sociedad lleva evolucionando desde hace un millón y medio de años, y hasta hoy no ha dejado de hacerlo. Eso sí, cada vez a un ritmo mayor.

Desde la aparición de los primeros homos hasta hoy, el lenguaje ha ido siempre por detrás de la necesidad de su uso, hasta que el hombre moderno ha construido en los últimos siglos un sistema de lenguaje tan complejo que hemos aprendido a utilizarlo incluso para trabajar el engaño.

Es por ello que la complejidad del lenguaje poco ayuda al establecimiento de relaciones en el marketing humano, el marketing entre personas, si no hacemos un uso adecuado del mismo.

  • La marca debe ser coherente
  • La intención debe ser sincera
  • La comunicación debe apoyarla

Así pues, y partiendo de la premisa de que somos marcas y que transmitimos ¿no será inevitable controlar esa comunicación? Su control, su aprendizaje y su práctica se ejercita en tres niveles de nuestra dimensión personal:

  1. Lo que se ve
  2. Lo que se oye
  3. Lo que se percibe

1. Lo que se ve.

Lo que se ve representa la imagen, responsable del primer nivel de impacto. Se compone del aspecto físico, pero también de nuestra formas de transmisión del mensaje, en el aspecto no verbal. La kinesia, los gestos que apoyan mi mensaje, la mirada que lo hace sincero, la demostración palpable de nuestras cualidades en forma de tarjeta de visita o presentación. Y la proxemia que me sitúa en esa distancia íntima o social

2. Lo que se oye.

El tono de voz, si expresa seguridad o temor, franqueza o duda. Nuestra capacidad verbal, que soporte el respeto, el conocimiento y la cortesía. La entonación, la viveza y la musicalidad de mi mensaje. Hacerlo entretenido, agradable. Es el nivel paralingüístico, el de los recursos sonoros.

3. Lo que se percibe.

La energía, la franqueza, la credibilidad, la confianza,… nuestra promesa de valor. Es el fruto, el resultado de las anteriores, pero también es el objetivo último de una marca personal, y el fondo estructural del marketing humano.

La interrelación entre marcas personales, y su sentido conceptual humano, basado en la realidad, la sinceridad y la confianza tiene el fin último de instalarse en la memoria social, esa parte de nuestro cerebro que se destina a recordar tras ser identificado y admitido.

Para ello la memoria utiliza el filtro de la percepción. Y ésta decidirá si hemos pasado a formar parte de una memoria colectiva, y por lo tanto a estar entre los llamados a interrelacionarnos en el marketing de las personas y de las percepciones. El marketing humano.

Pablo Adán y Guillem Recolons / Asesores de marca personal

12 retos del personal branding en la empresa

1. Nueva configuración de la organización: Las nuevas tendencias organizativas tienden a que las empresas trabajen por proyectos o en red. En este marco los trabajadores dejan de ser meros ejecutantes situados en una estructura jerárquica para tener un papel de “emprendedores” de modo que la identidad estereotipada y la apariencia única dejan lugar a una reconstrucción libre del entorno. Conservando la identidad individual se desarrollan sinergias que promueven una interdependencia saludable.

  • El personal branding y la visibilidad individual que del mismo se desprende pueden contribuir a la puesta en marcha de proyectos y espacios virtuales de colaboración así como a la construcción del conocimiento.

2. Imagen personal e imagen corporativa: Del mismo modo que la imagen de la empresa influye en la imagen personal, la imagen de un individuo puede tener un impacto sobre la imagen de la empresa.

  • Una imagen fuerte y positiva de un individuo, por carisma, beneficia al final la imagen de la empresa.

3. Coherencia personal: Con un programa de personal branding la empresa favorece la coherencia personal de sus empleados y dispone a los trabajadores más en consonancia con sus misiones personales y les confiere más confianza en el desarrollo de sus funciones.

4. Nueva concepción del trabajo: Rompe con el antiguo paradigma del trabajo que es proporcionar el sustento. El personal branding refuerza la nueva tendencia:

  • Búsqueda de sentido o actividades en concordancia con las pasiones.
  • Búsqueda de reconocimiento
  • Deseo de desarrollo personal
  • Necesidad de interdependencia
  • Querer ser “uno mismo” en el puesto de trabajo

5. Motivación: Uno de los desafíos de las empresas es poder conciliar sus retos con los proyectos personales de sus miembros. Los profesionales no se implican realmente  si los proyectos no tienen sentido para ellos.

  • Desgraciadamente los individuos conocen mejor los objetivos de la empresa que sus objetivos personales, no están acostumbrados a dejar aflorar y a aceptar sus emociones y motivaciones profundas.
  • Ayudar  a que los trabajadores se conozcan más y mejor y que por este hecho tengan una visión más clara de su futuro y de lo que quieren, constituye una fuerte palanca de motivación.

6. Sacar mejor partido de la experiencia: Si gracias al Personal branding el trabajador puede orientarse hacia el tipo de misiones que se corresponden mejor con su evolución y características personales la empresa se beneficia de un nivel de desempeño superior.

7. Gestión de las competencias: El Personal branding permite a la empresa perfilar de manera más certera las contrataciones que en un entorno clásico de contratación.

  • Asimismo permite descubrir competencias en los trabajadores que antes hubieran quedado escondidas.
  • Algunas empresas como Microsoft, Procter & Gamble, British Telecom, JP Morgan han integrado el concepto de Personal branding en su programa de desarrollo de talento. Estas empresas consideran que la mejor estrategia es pedir que sus trabajadores den lo mejor de sí y no el máximo.

8. Recursos Humanos = Gestores de Marcas Personales: Entramos en una época en que se necesitan profesionales multifunción capaces de cambiar de entornos, equipos y tareas al ritmo de las cambiantes condiciones de trabajo  y la relación empresa / trabajador ya no se basa solo en la fidelidad sino en la capacidad mutua de encaje a corto plazo. Se prevé una tendencia en la que los individuos serán su propia empresa unipersonal.

  • La capacidad de los RRHH de gestionar las marcas individuales y contribuir a su evolución de acuerdo con las necesidades de la empresa marcará el nuevo rumbo.

9. Enriquecimiento de las funciones: Desarrollar una marca personal dentro de la empresa permite que el trabajador pueda proponer en cualquier momento de su carrera una oferta de servicios que vayan más allá de su descripción de funciones proporcionando un beneficio mutuo.

10. Networking: Contribuyendo al desarrollo del personal branding la empresa  afianza los contactos de sus colaboradores con el exterior que redundan en beneficio mutuo. Muchas veces se contrata a un profesional más que por sus conocimientos por su red de contactos.

  • Lo mismo es aplicable a las redes sociales del entorno 2.0.

11. Competencias del Personal branding al servicio de la empresa: Una persona que desarrolla su marca personal despliega un conjunto de competencias que son de eminente interés y utilidad para la empresa:

  • Espíritu de empresa
  • Sentido de iniciativa
  • Creación y búsqueda de oportunidades
  • Creatividad práctica
  • Audacia y originalidad
  • Capacidad de comunicación y marketing
  • Convicción personal y fuerza de persuasión
  • Desarrollo de una personalidad fuerte
  • Capacidad para desarrollar una estrategia
  • Visión clara de sus objetivos profesionales
  • Equilibrio de competencias y conocimientos
  • Desarrollo constante y óptimo en su dominio profesional
  • Pasión por su trabajo
  • Desarrollo de una red de contactos
  • Anticipación por las novedades y cambios del entorno
  • Adaptación al cambio
  • Capacidad para construir sus propios referentes
  • Aptitud para manejar la incertidumbre

12. Riesgos: una lectura conservadora puede convertir todos o muchos de los puntos anteriores en riesgos para la compañía: Escasa confidencialidad, dispersión de la mano de obra….

Ser creativos. Thinking different

Este es el artículo sobre creatividad que publiqué hace pocas semanas en mi blog personal y que luego fue publicado por la revista Puro Marketing. Espero que os guste.

Creo que estamos básicamente de acuerdo en que una persona creativa no es un gurú, no es un milagro de la naturaleza, ni una persona tan diferente a la mayoría de los mortales.

Esta claro por otro lado que para desarrollar cualquier trabajo con un mínimo de conocimientos de la profesión es necesario en primer lugar ser consciente de nuestras habilidades y luego formarse para desarrollarlas y mejorarlas.

Tras muchos años trabajando en agencias de publicidad y con creativos de muy diversa procedencia y condición, tengo que reconocer que el mito del creativo bohemio y en cierto modo informal se me ha caído. No soy realmente un especialista en analizar este tipo de perfiles pero si creo que puedo concluir que junto con las indudables cualidades de grandes creativos, unos adorados como dioses del Olimpo, otros con menos suerte y reconocimiento pero de igual o mayor valía, hay grandes dosis de pasión por su trabajo. Creo que ahí radica la clave, y creo que fundamentalmente es eso lo que los define y diferencia. Pasión por su trabajo, pensar en creativo.

Vivimos tiempos de cambio. Tras las turbulencias ya pasadas lo que nos queda ahora es adaptarnos al nuevo escenario. Ya nada volverá a ser lo mismo, pero es no es malo del todo. Uno de los recursos que nos ayudaran sin duda es el pensamiento creativo.

Viendo Redes hace unos días, acerca del pensamiento creativo,  planteaban cuatro claves para ser creativo, para tener una habilidad creativa:

  1. Saber lo que mas nos motiva. El autoconocimiento, el descubrimiento de lo que más nos interesa, lo que nos gusta, en lo que podemos destacar, el motor de nuestro cuerpo y nuestra mente. El leit motive
  2. La pasión. Poner grandes dosis de esta condición en las cosas que hacemos, poner en ello nuestros 5 sentidos, añadiendo el cuerpo y el alma. Combustible para la acción.
  3. Disciplina y conocimiento. El trabajo en equipo, la auto exigencia, la comunicación. Y formación, la puesta en activo de forma pertinente del proceso de aprendizaje.
  4. Arriesgarse. Asumir riesgos, pensar que los fracasos nos ayudan en el aprendizaje, sin riesgo no hay progreso.

Así que ser creativo es un proceso mental que aplicamos a nuestro día a día. Dicen que el que no es creativo, puede ser debido a varias razones, entre ellas:

  • porque no sabe,
  • porque nunca lo ha aprendido,
  • porque nadie le ha enseñado,
  • porque no lo ha practicado.

¿Sorprendido? No deberías estarlo.

Tu puedes serlo, debes serlo. Tu lo necesitas, tu empresa lo necesita. Es una cualidad del liderazgo, del emprendedor, y una garantía para el éxito.

Cambia tu forma de ver las cosas, cambia tu forma de interpretarlas, y cambia la forma de resolverlas. Aplica el pensamiento creativo.

Think different, be creative

Pablo Adán / asesor de marca personal


Pablo Adán y SOYMIMARCA en Economía 3

SOYMIMARCA hace visible el talento personal.

Pablo Adán fotografiado por Vicente A. Jiménez

Bajo este sugerente titular, la prestigiosa revista empresarial de la Comunidad Valenciana ECONOMIA 3 publica en el número de marzo una entrevista a Pablo Adán, consultor de marketing y publicidad, y director de la delegación en Valencia de la Asesoría de marca personal SOYMIMARCA.

En sus páginas interiores la periodista Mónica Martínez va desgranando, pregunta tras pregunta, el porqué de la necesidad del desarrollo de la marca personal, su viabilidad en épocas de cambio, y el aporte de valor hacia los diferentes profesionales.

Fuente: Economía: 3

 

50 Artículos sobre Liderazgo, Marketing Personal y Comunicación (y gratis)

El jueves pasado nuestro socio y gran amigo Pablo Adán decidió hacer un gran regalo; y lo hizo desde su blog personal: Regalar un libro que recoge 50 Artículos sobre Liderazgo, Marketing Personal y Comunicación. Después de repasar los 50 artículos, desde SOYMIMARCA creemos que debemos contribuir a difundir estas excelentes experiencias.

Si además la descarga del libro es gratuita, parece que no hay excusa para compartir conocimientos de una manera cercana y madura. Aquí os pasamos el enlace de MEGAUPLOAD para descargaros el libro en formato PDF.

Buen provecho

 

Antención, pregunta… ¿Sabemos escuchar?

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor. Pese a la importancia que le solemos atribuir a la comunicación verbal, entre un 65 % y un 80 % del total de nuestra comunicación con los demás la realizamos a través de canales no verbales.

Me imagino que algunos de vosotros os habréis encontrado en alguna ocasión alguna situación similar a lo que narro a continuación; yo en más de una. Ahora te  pido que imagines que entras al despacho de un compañero o de tu jefe con la intención de comunicarle algo que para ti es importante. El receptor en ese momento te dice: si dime, que quieres, te escucho, pero su comunicación no verbal es la siguiente: sigue realizando las tareas que estaba haciendo hasta ese momento ya sea escribir en el ordenador, repasar sus notas, etc.… ¿te suena? y ¿como te sentías? ¿Que pensabas?

Lo mismo suele suceder en algunas reuniones que cuando hablas, alguna de las personas  no te prestan la atención que deben y aun así te dicen: “sí, te estoy escuchando”.

Al final de mis seminarios siempre me gusta realizar una ronda de sensaciones, os puedo asegurar que el 90 %  de los asistentes no contestan a mi pregunta y contestan lo que ya tenían predefinido en sus mentes. Y bromeando les digo “vosotros no soy los que me decías que sabíais escuchar……..” Escuchar no es tan fácil como parece.

La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. ¿Cuál es la diferencia entre el oír y el escuchar? Existen grandes diferencias. El oír es simplemente percibir vibraciones de sonido. Mientras que escuchar es entender, comprender o dar sentido a lo que se oye. La escucha efectiva tiene que ser necesariamente activa por encima de lo pasivo.

¿Cuál es la diferencia entre el oír y el escuchar?

La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Para llegar a entender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, es decir, saber ponerse en el lugar de la otra persona.

Escuchar = oír + interpretar

Algunas de  las habilidades para la escucha activa son: Mostrar empatía, parafrasear, emitir palabras de refuerzo o cumplidos, resumir con el objetivo de comprobar que has entendido bien el mensaje.

Desde mi punto de vista una de las partes más importantes de la comunicación consiste en escuchar a los demás. Si no préstamos atención nos perderemos fragmentos cruciales de información que podrían referirse a algo que va mal, aspecto que nos impiden reaccionar a tiempo. Si no escuchas a tu entorno difícilmente sabrás que necesita, que quiere, ¿Cómo podemos nosotros elaborar un mensaje que llegue hasta nuestra audiencia con toda su fuerza si no escuchamos?

De este tema se podría hablar o escribir mucho, pero espero que os haya llegado mi mensaje. Escuchar no es fácil, pocas personas lo saben hacer y no es lo mismo escuchar que oír.

Si quieres comunicar con eficacia debes empezar escuchando  a los demás.

Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar  de nuevo. André Guide

Si quieres ser sabio, piensa con inteligencia, escucha con atención y actúa con sabiduría. Sólo así conseguirás una marca personal coherente y perdurable.