Entradas

No se trata de comunicar, debes ser capaz de emocionar

Como todos los sábados, presentamos una sesión del curso online Personal Branding Plan, y la de hoy es la dedicada al relato o storytelling y de la que soy autora. Esta sesión Nº 10 es la 2ª del módulo visibilidad y networking.

Cuando estás en el proceso de transmisión de tu marca personal no puedes limitarte a la elaboración de un mensaje. No se trata de comunicar, debes ser capaz de emocionar. Y para ello nada mejor que narrar tu historia.

En esta sesión se aprende a:

  • Preparar los elementos clave que han de contener una historia personal para emocionar.
  • Identificar la emoción que conecta.
  • Conocer los elementos clave en el storytelling: personas, trama, objetivo y  el estilo de narración.
  • Identificar las características de la historia: atemporal, memorable, noticiable y transmitible. Y, por encima de todo, relevante.

Aquí tenemos el vídeo de introducción a esta sesión:

[youtube]http://youtu.be/CeR9Vz_rqZk[/youtube]

Marketing Humano IV: Colaborar es clave

Iniciamos esta cuarta entrega de “Marketing Humano” recordando las cuatro “C”: Creer, Confiar, Colaborar y Comunicar. Hoy nos centramos en una “C” importante, la de Colaborar.

Es obligado referenciar a Kotler y sus 10 principios del nuevo marketing”, en que cita el marketing colaborativo y lo define como un marketing que evoluciona desde el transaccional (1950) y el relacional (1980) y cuyo eje central es la colaboración con el cliente –la persona- para juntos crear nuevas y únicas formas de generar valor.

Recordaremos que en el principio del marketing, conocido como marketing transaccional, la empresa definía y creaba valor para los consumidores. La llegada del marketing relacional implicaba que la empresa debía atraer, desarrollar y fidelizar a los clientes rentables.

Pero el gran éxito de la “C” de colaborar consiste en que por fin la empresa cuenta con las personas –clientes- a la hora de diseñar y distribuir sus ideas. La empresa invita a personas externas a desarrollar conjuntamente ideas que luego puedan generar nuevos servicios o nuevos productos. Sólo así se entienden fenómenos como Wikipedia, la mayor enciclopedia colaborativa que existe. Sólo así se entiende que podamos elegir un mismo modelo de reloj con 15 pulseras de colores distintos. Sólo así se entiende que exista en las tiendas de alimentación la posibilidad de elegir chocolate negro con chile, con naranja, con frambuesa, con menta, con canela, y con una montaña más de sabores.

Las personas ya no nos conformamos con comprar un reloj, queremos un reloj personalizado, que sea casi exclusivo nuestro.

La realidad de la web 2.0, un fenómeno colaborativo por excelencia, ha facilitado un contacto más directo entre las empresas y las personas gracias a los blogs, las redes sociales y la mayor utilización del storytelling como elemento de comunicación emocional. Si pruebo un nuevo sabor de chocolate, entro en la web o el blog del fabricante y les doy mi opinión. Eso me cuesta 30 segundos, cuando 20 años atrás suponía un trámite de semanas.

Si una marca me convence por un precio muy bajo pero sin aportarme otros valores, para mí será un simple commodity, pero nunca llegará a la categoría de marca, ya que le faltará el vínculo emocional.

Este nuevo enfoque de la actividad comercial de las empresas implica un acercamiento cada vez mayor a las personas o clientes, un ámbito de colaboración continuada y positiva. Es una oportunidad que ni empresas ni personas deberían desaprovechar, uno de los aspectos más humanos del marketing.

Pero aún vamos más allá. El espíritu colaborador debe trasladarse desde la dirección empresa-cliente a la colaboración entre personas.
El verdadero marketing humano, el colaborativo, plantea un principio universal humanista de colaboración entre personas basado en el conocimiento, el respeto, la sinergia y el espíritu de desarrollo personal, crecimiento y aprendizaje.

No nos quedemos únicamente en el plano empresarial o de mercado, el nuevo marketing no consiste solamente en un cambio de dirección, sino en el traslado a nuevo dimensión, de carácter relacional y conceptual.

Nos quedará pendiente hablar de la última “C”, la de comunicar. La semana que viene sin falta. No olvides seguir el debate en Twitter con el hashtag #marketinghumano

Guillem Recolons y Pablo Adán / Asesores de marca personal

planesconsult

¿Cómo puede serle útil la marca personal a un universitario?

“Soy Licenciado, tengo un Master y hablo tres idiomas…¿por qué nadie me contrata?”. Esta es la frase que muchos estudiantes como yo nos hacemos, o nos hemos hecho, al terminar nuestros estudios.  Y es que una vez nos visten con la toga y nos dan el título creemos que ya está todo hecho… pero en la mayoría de casos nada más lejos de la realidad.



Después de estudiar varios años, una vez conseguimos finalmente ser abogados, periodistas, publicistas, diseñadores… Seguramente la pregunta que todos nos hacemos es , ¿Y ahora, cómo voy a conseguir trabajo?. Solo unos pocos afortunados cuentan con un puesto de trabajo nada más terminar la carrera, el resto tal vez deberíamos anticiparnos y preparar de antemano nuestro aterrizaje en el mercado laboral.

La construcción de nuestra marca personal puede ayudarnos mucho en este proceso. La mayoría de nosotros acumulamos conocimientos, idiomas y experiencia… pero solo unos pocos cuentan con una marca personal. Pero… ¿Cómo construye un estudiante su marca personal? Parece complicado, pero deberíamos empezar pensando en todo aquello que nos hace diferentes y únicos, y que en definitiva es lo que forma el ADN de nuestra marca personal.

Pongamos por ejemplo grandes marcas como Apple, Nike, Harley Davidson… Seguro que solo con pensar en ellas nos vienen algunos conceptos e ideas a la mente. De eso se trata, la clave es construir un vínculo entre nuestro nombre y aquellas características con las que queremos que se nos identifique.

Una vez tengamos eso bien definido el siguiente paso sería determinar aquellos valores con los que queremos que se nos asocie profesionalmente (creatividad, flexibilidad, especialización…). Este proceso requiere planificación, autoconocimiento, estrategia y comunicación. Hemos de pensar en nosotros mismos como un producto el cual queremos vender a la empresa en la que nos gustaría trabajar, y las redes sociales pueden ser nuestras aliadas.

El CV ha quedado atrás, ahora de lo que se trata es de:

Ser diferente y genuino + buena estrategia + comunicación = Marca personal

La clave es saber diferenciarnos, posicionarnos y saber utilizar los recursos y canales disponibles para poder comunicar al mundo/ a la empresas que existimos, que creemos en lo que hacemos y somos capaces de aportar valor y dedicación si nos dan una oportunidad.

Alèxia Herms / asesora de marca personal