Entradas

3 puntos que unen ciencia, conexión humana y marca personal, por @FranSegarraB

Como ya sabes que, independientemente en el sector en el que trabajes, siempre voy a animarte a trabajar tu marca personal. Ya sea para que te conozcas mejor a ti mismo, mejorar tu propuesta de valor o mejorar tu mensaje, tarde o temprano, en mayor o menor medida, vas a acabar obteniendo alguno de sus beneficios (descubre 8 fundamentales en este post).

En este artículo quiero que profundicemos en un perfil que me interesa especialmente: el perfil profesional científico y su relación con la conexión humana.

Este es el último artículo de una trilogía de post dedicados a este perfil y que he escrito para esta casa, la casa de la marca personal.

En el primer y segundo post, analizamos cómo el personal branding puede ser (y de hecho, es) una excelente herramienta al servicio del desarrollo científico, para luego ver algunos casos de éxito en la buena gestión de marca personal, como Tim Berners-Lee o Stephen William Hawking. 

En este artículo quiero hablarte de algo más práctico. Quiero ayudarte a trabajar sobre un cambio en tu mindset, para sensibilizarte y hacerte consciente de la importancia de trabajar una comunicación mucho más humana y así sobresalir en un contexto tecnológico e hiperconectado.

Un cambio de contexto necesita un cambio de estrategia. Y un cambio de estrategia, necesita un cambio de mentalidad. Veamos algunas claves importantes para ello: 

Divulga conversando: tu público está muy informado 

Hoy en día, la información circula libremente y en grandes cantidades. Y un gran número de casos, el científico que divulga ya no es una fuente primaria de información. Quién busca información, busca contrastar y validar la que ya conoce (aunque esta sea incorrecta, sesgada o de mala calidad). Esta es una nueva realidad que plantea un reto a la vez que una oportunidad.  

Hablando de conexión humana, la comunicación con voluntad de informar ya no es lo que era, en un mundo globalizado e hiperconectado.

La atención: tu mensaje tiene una ventana de oportunidad limitada.

Es un hecho, la atención humana no sólo no incrementa a medida que evolucionamos, sino que se está reduciendo a causa de la sobreestimulación que experimentamos en nuestro entorno hiperconectado. 

Eso provoca que el recurso más limitado en nuestro contexto, en el que se nos ametralla con información constantemente, sea precisamente la atención.

Si quieres divulgar ciencia, debes tenerlo claro: para despertar y mantener el interés de una persona sobre tu mensaje, deberías ser conciso, personalizado y persuasivo.

¿Es Injusto? Por supuesto, si lo és, pero la oferta es demasiado extensa para que no sea así. Tómatelo como un reto.

Trabaja la Conexión Humana

Sea lo que sea lo que tengas que explicar, explícalo tú. Sé tú mismo, cercan@, sin distancias. 

Trabajar la marca personal en este sector podría tener un gran efecto de optimización de recursos y un aprovechamiento único de las oportunidades que tenemos en este nuevo contexto digital.

En el sector sanitario, por ejemplo, imagina el poder que tendría generar canales de comunicación directos entre médico/paciente. Adivina qué pasaría si se generarán espacios virtuales en los que se potencie un contacto más directo, humano y emocional, como por ejemplo, a través de perfiles de Twitter o Instagram bien trabajados y activos. 

Siempre imagino tener el consejo de mi médico a un WhatsApp de distancia. 

Una estrategia de marca personal deja de tener sentido si no eres tú mismo el que comunica, de manera natural. Acerca el mensaje a tu público objetivo.

 

Photo by h heyerlein on Unsplash

Marca Personal… ¿de qué va? por @fransegarrab

Esta lista solo es eso, una lista. contiene algunas de las cosas que podrían diferenciarte del resto de profesionales de tu sector. No hay nada imprescindible. Puedes seguir haciendo lo mismo de siempre, si te funciona.

Marca Personal cada vez va menos de:

  • Tener el mejor currículum.
  • Tener montones de followers en tus cuentas sociales.
  • Tener un estilo literario impecable.
  • Trabajar para llamar la atención, con propuestas estrambóticas o centrar tu estrategia en el copywriting.
  • Trabajar por obtener montones de “likes” en tu página de Facebook.
  • Escribir los contenidos de tu blog para SEO, posicionamiento en Google, o dejar tu profesionalidad en manos de los “robots”.
  • El “tarjeteo” no estratégico.

Eso no significa que lo anterior no sea importante, pero cada vez estan dejando de ser (o parecer) “lo importante” para pasar a ser señales, elementos, puntuaciones, hitos, “data”, añadidos…

Creo que marca personal cada vez va más de:

  • Conexión humana, feeling, emoción, intuición, puntos diferenciales y propuestas de valor únicas.
  • El valor añadido que tu trabajo /producto/ servicio o capacidades deja en los demás y que solo tú puedes aportar. La transmisión de tu capital humano a lo que ofreces al mundo.
  • La capacidad que tengas de sorprender a tus clientes, de superar sus expectativas.
  • La calidad de las cosas simples y pequeñas que desarrollamos día a día. Todos tenemos momentos de “inspiración”, pero solo unos pocos son excelentes cada día, en lo cotidiano.
  • Ser capaz de colaborar con personas mejores que tú. Eso puede ser difícil, si te menosprecias a ti mismo y tienes miedo de no quedar en primer plano.
  • Hablar frente a una cámara para tu canal de Youtube.
  • Transmitir entusiasmo.
  • Ejecutar, o transformar ideas en realidades.
  • Resolver conflictos. Ya sean inter-personales o intra-personales.
  • Impulsar la creatividad. La propia y de los demás.

Habilidad o conocimiento

Mi opinión es que la habilidad va a prevalecer por encima del conocimiento, la practicidad por encima de la teoría, ser por encima de parecer (o de comunicar).

La marca personal no deja de ser otro tipo de reacción natural, adaptativa e inteligente al nuevo mundo que se nos presenta ante nosotros, Un mundo global, interconectado, cada vez más pequeño y configurándose como una especie de Aldea Global (Marshall McLuhan).

Un nuevo mundo, que trae consigo un nuevo entorno socio-laboral y económico incierto, líquido (Zygmunt Bauman) , mucho más competitivo y en pleno proceso de cambio, que hace que todo lo que entendíamos como seguro e inmutable sea replanteado hasta el punto que incluso, conceptos básicos como “trabajo” o “empleo”, estén mutando hacia nuevas definiciones.

¿Te funciona?

Como te comentaba al principio, no hay nada imprescindible en todo lo anterior. Puedes seguir haciendo lo mismo de siempre, si te funciona… ¿Te funciona?

 

Photo by Evan Dennis on Unsplash

Humanidad: un poder del que no puedes escapar, por @fransegarrab

Humanidad: un poder del que no puedes escapar

Sorpresa, asombro, admiración… Es probable que esta foto que acompaña el post evoque en ti alguna emoción similar.

Y es que hay algo de lo que no podemos escapar. Es algo innato, inevitable, poderoso, persistente e  inconsciente: la conexión humana.

Y no podemos escapar de ella porque reside en nuestra esencia, como seres sociales por naturaleza y hace que, de manera automática, reconozcamos el lado humano de todo lo que está a nuestro alrededor.

Para nosotros, todo es “humanizable”, todo es emoción. Incluso en aquello que es inanimado o azaroso,  nuestra mente siempre “se fuerza”, en la medida de lo posible, a percibir rostros humanos o formas reconocibles.

En psicología, este efecto psicológico es denominado “Pareidolia” y es tan poderoso, que somos capaces de proyectar atributos humanos en cosas no humanas, que por supuesto, no tienen emociones.

¿Por qué no usamos este poder?

La Pareidolia constata un hecho: estamos irremediablemente preparados para conectar rápida e intensamente con otros seres humanos, más que con otro tipo de entes.

Estamos preparados para la emoción, para empatizar y para encontrar la atracción en aquello que es más humano.

Poco a poco, vamos asumiendo que, por muy racionales que creamos que somos, tomamos las decisiones principalmente a través de la emoción.

Entender como emocionar a las personas que entran en contacto contigo o con tu negocio te proporciona la capacidad de conectar de una manera increíblemente poderosa con tu audiencia.

¿Por qué debería ser este un poder que no vamos a usar? ¿Por qué nos empeñamos en obviar lo humano en aquello que nos rodea?

Incrusta el poder humano en tu negocio.

Aquí van algunas ideas para incrustar la conexión humana en tu marketing personal o el de tu negocio:

  • Entender como tu producto o servicio puede impactar positivamente a tu cliente.
  • Ir más allá de pensar como tu cliente potencial: sentir como él. Desarrolla un perfil psicológico. ¿Qué valores tiene? ¿Qué tipo de personalidad? ¿Qué le mueve emocionalmente?
  • Centra entre el 60% – 70% de tu tiempo invertido en marketing en la conversación. No automatices procesos en las conversaciones. Conecta de manera real.
  • Escuchar el mensaje en lugar de hablar sobre tu discurso. Basta de altavoces sociales: la interacción de
  • Implementa un proceso de detección y promoción de Embajadores de Marca en tu plan de marketing global.

Como puedes ver en el siguiente gráfico,  confiamos más en las personas “como nosotros” que en directivos o CEOS (aunque los directivos también tienen mucho que decir como embajadores de marca) . La conexión entre contexto interno y contexto externo de la empresa, cuanto más humana, mejor.

  • Revisa los touchpoint o puntos de interacción de tu negocio con tus clientes. Allí es donde se producen los “momentos de la verdad” más intensos. ¿Son todo lo humanos que podrían ser? ¿Se producen en ellos la emoción que quieres que se produzca? ¿Cómo estas midiendo esta emoción?

Quizás ya lo sabíamos.

El poder de la conexión humana es algo, por supuesto, ya tenemos en cuenta. Pero en mi opinión, no nos lo creemos. No nos lo creemos y no lo queremos creer, porque es mucho más “cómodo” confiar en la tecnología y en “la data”. Pero tecnología y “data” solo es útil si hay personas detrás capaces de entender e interpretar los datos (cuantitativos y cualitativos) desde una perspectiva humana, emocional y creativa.

Los datos, los dispositivos, la tecnología, son el territorio. Las personas, construimos el mapa.

 

 Foto: © Tomas Castelazo,  / Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0,