Entradas

Cómo dar la cara y no perder la cabeza

No estamos en el mundo para agradar a todos, y en la vida y en el desarrollo de nuestra marca personal aparecen situaciones en las que mantenemos objetivos, intereses y posiciones diferentes a las de otras personas, son los temidos conflictos.

personalbranding_metodoicebergLos conflictos son siempre una molestia cuando aparecen porque nos obligan a pensar, decidir y actuar, actividades no siempre bienvenidas, y tenemos la sensación de que las cosas se complican y de que por su culpa nos alejamos de nuestro camino y de nuestros objetivos.

Cuando aparecen situaciones discrepantes es preciso tener muy claro que el pensamiento único no existe y que a pesar de que seamos los mejores la percepción y las posiciones de los demás pueden ser diferentes a las nuestras. Los conflictos aparecen porque el mundo es diverso, sin ellos la vida sería muy aburrida así pues demos gracias a Dios de que sean inevitables.

La manera de hacer frente a los conflictos es distinta en cada persona y es un elemento identificativo de su marca personal y se resume en dos tipos de actitudes: ignorarlos, negarlos y hacerles frente. Mi experiencia personal y profesional me ha acabado demostrando que la ignorancia o la negación a medio plazo pueden convertir las situaciones en un peligroso polvorín y el profesor Pablo Cardona nos indica que haciendo frente a los conflictos podemos tener una mayor comprensión de los problemas y de las personas. Tomar el toro por los cuernos o esconder la cabeza debajo del ala son dos grandes decisiones a tomar por las que al final seremos conocidos y reconocidos por los demás. La manera de posicionarse frente a un conflicto es un indicador de la calidad de la marca personal.

¿Qué podemos hacer para que nuestra marca personal no salga trasquilada cuando valientemente nos disponemos a dar la cara para solucionar un conflicto?

En el iceberg encontraremos la solución:

AUTOCONOCIMIENTO: Para poder desarrollar las competencias necesarias para tomar perspectiva frente al conflicto teniendo la información necesaria para poder gestionarlo.

  • Empatía: Sabernos poner en lugar de los demás. Desarrollar esta competencia pasa por saber escuchar activamente las posiciones de los demás para comprenderlas. Nos permite abordar los problemas sin atacar a las personas. 
  • Manejar nuestras emociones para ser capaces de enfocar nuestra posición y orientarla hacia el cambio.
  • Ganar-Ganar que es una actitud y una competencia que nos permite enfocar la solución desde una perspectiva beneficiosa para todas las partes.
  • Asertividad para ser capaces de mantener nuestras posiciones sin ceder más allá de lo que es necesario para conseguir el equilibrio final, para mantener alta la autoestima no cediendo de manera indiscriminada.

 ESTRATEGIA: Para dibujar la hoja de ruta que nos encamine a la solución.

  • Dibujar un mapa de opciones para ubicar visualmente el punto de partida y las posibles alternativas. Posicionar el problema con sus posibles alternativas ayuda a la comprensión y encontrar soluciones.
  • Trabajar el relato para convertir la situación conflictiva en una oportunidad de mejora tanto para nosotros como para nuestros adversarios. No se trata en absoluto de manipular ni intentar dar gato por liebre si no de explicar las cosas desde una visión distinta e imaginativa resaltando aquello que nos refuerza a todos y que será la base de la solución final.

VISIBILIDAD: Porque al final la solución de un conflicto pasa por un apretón de manos.

  • Presentar acuerdos claros, factibles y sin trampas que es la base para que todos ganemos y sepamos a que atenernos.
  • Integrar los acuerdos en un marco de crecimiento para el proceso vivido ayude a crear unas relaciones futuras más ricas entre las partes convirtiendo el conflicto en un proceso de aprendizaje.

Quien gestiona su marca tiene la capacidad para hacer frente a los conflictos y salir reforzado. Los personal branders estamos a tu servicio para que seas el elegido en todas las situaciones de tu vida.