Entradas

¿Sueñas o Haces realidad tus sueños?

El otro día llegó a mis manos un artículo de Bill Tikos, coolhunter de reconocido prestigio  y fundador de TheCoolHunter.net. Su contenido me pareció tan estimulante e inspirador que pensé que tenía que compartirlo con el resto de personas que al igual que yo, creen que la pasión es lo que mueve a las personas a alcanzar sus sueños.

Cierto es que en esta vida hay dos tipos de personas, unos que sueñan y otros que hacen sus sueños realidad. Y yo personalmente admiro profundamente a los segundos, a  esas personas capaces de tomar acción y conseguir que las cosas pasen.

 

Empezar a ir al gimnasio, cambiar de empleo,  hacer lo que realmente siempre hemos querido hacer… de lo más simple a lo mas profundo y complejo. Todo son retos, y el proceso para que se conviertan en resultados es el mismo. Tener iniciativa. Tomar acción. Alcanzar objetivos.

La marca personal tiene mucho que ver aquí, ya que nos ayuda a plantearnos preguntas como:

¿Se lo que quiero?, ¿Me gusta la vida que llevo?, ¿Estoy dispuesto a cambiar? ¿A dónde quiero llegar al final de mi vida? ¿Qué mensaje quiero transmitir?

La respuesta a estas preguntas es el punto de partida para salir de nuestra “zona confort” y empezar con nuestra VIDA. Para así mostrar al mundo quién somos realmente y hacer lo que siempre hemos querido, tanto en el ámbito personal como  profesional.

Aquí os dejo el magnífico artículo de Bill Tikos:

If It’s Important, You’ll Find A Way. If It Isn’t, You’ll Find An Excuse

 

Some people dream of success, others make it happen. Of course, you can dream as much as you like but waiting for things to happen gets you nowhere. Get active and start making things happen.

Whatever journey your path takes you on, the most important thing is to have passion in what you do.

How many of you went to college, got your degree, and ended up doing something totally unrelated to your major? Studying it did not make you passionate about it. It wasn’t your path.

Education or even talent aren’t worth much without passion. So do the stuff that you love and you’ve always wanted to do because without it, you’ll feel stuck and unfulfilled. If you work in a bank but your dream is to be a naturopath, then make those changes now. Make this year the turning point in your life. When you do what you love you will be rewarded — it will just flow naturally.

Look at those around you who just make things happen. They have a clear goal in mind and they know where they want to go. They don’t always have a plan but they have the passion and the tenacity to make it work, and they achieve their goals as the end result.

Trust us when we tell you this. If something important to you, you WILL find a way. If it isn’t, you’ll find an excuse. It’s that simple. Find your way. Make it work, whatever it takes. Are you 10 kilos heavier than you should be? It is simple:

Commit, go to that gym every day, no excuses, and train until you lose those 10  kilos. When you accomplish this, you’ll have the confidence to do more. Set a goal and make it happen.

Want to stop smoking? Stop making excuses, take control of your circumstances before they take control of you.

Success isn’t just about what you accomplish in your life, it’s about what you inspire others to do and when you do accomplish something as simple as quitting smoking or losing weight, you’ll inspire others to do the same. Anyone can change the world, and everybody should try. And it all starts with your own life.

Stop waiting for the perfect time to do what you want to do. Do it now.

Life begins at the end of your comfort zone, so get used to being uncomfortable. It won’t kill you. Do you need a sign? Here it is: – Bill Tikos

Aléxia Herms / Asesora de marca personal

Blíndate de los buitres

Esta mañana, en medio de una reunión de planificación con los colegas de Soymimarca, el vibrador de mi teléfono me ha puesto sobre aviso de una llamada de una clienta con la que no conseguía conectar desde la tarde de ayer y que por sus mensajes de voz parecía que tenía cierta urgencia. Me llamaba desde el aeropuerto para comentar y analizar el impacto en su marca personal de un cambio en su organización y las actitudes a tomar frente al papel negativo de algunos de sus colegas.

¿Alguno de vosotros, queridos lectores del blog, ha tenido que convivir en un comité de dirección con personajes que aparentando una abnegación, dedicación, competencia profesional y amor a la compañía lo que realmente hacen es servir a sus intereses particulares o a nada en concreto? ¿Habéis experimentado el hastío teniendo que negociar hasta la saciedad los más mínimos detalles para que las cosas más triviales se puedan poner en marcha? ¿No os habéis encontrado con personajes que bajo una aparente situación de control en sus departamentos por no saber delegar absorben todas situaciones y los convierten literalmente en un polvorín? Yo, sí.

Son los directivos tóxicos. Su manera de hacer nos puede hacer perder los nervios, minar la autoestima y en momentos de crisis poner la propia compañía al borde del abismo.

Por su ejemplo los distinguiréis. Para clasificarlos, a lo largo de mis años en diversos ruedos empresariales, he ido elaborando una tipología que os voy a revelar por si os puede ser de utilidad.

El bonachón, se le reconoce porque bajo una apariencia de ser gente legal, buena gente, a menudo simpática con buen rollo y hasta amante de la buena mesa tiene una visión restringida del negocio y de las personas y es un obstáculo para el cambio.

El chantajista, acostumbran a ser profesionales competentes en su terreno, el mejor profesional, lo que les convierte en egocéntricos incapaces de delegar. Tiene sus departamentos sumidos a la tiranía del control total, exigen fidelidad a toda prueba y da cobijo a una tribu de incompetentes que pasan desapercibidos precisamente porque  él es quien realiza todos los trabajos. Frena el cambio con la amenaza de la dimisión que dejará a la compañía huérfana de conocimiento.

El canalla, es un personaje que de entrada ha tenido una actitud positiva para la organización y sus éxitos le han elevado al pedestal de los héroes. Es muy competente y se rodea de gente también muy competente, es exigente y aprieta a sus subordinados para que actúen a su imagen y semejanza. Actúa en beneficio estrictamente propio  boicoteando cualquier acción que no le reporte resultados personales y no le importa dañar a alguna parte de la organización, como obtiene buenos resultados acaba vistiendo el traje de Supermán y arreglando la cuenta de resultados para llevarse su parte de retribución variable.

El anti grupo, anti organización y anti normas. No soporta trabajar con criterios ordenados y comunes de actuación, vaya, no le gustan las normas. Siempre hace lo que le da la gana y lo justifica de manera más o menos sólida. Se hace difícil trabajar con él y cuando es posible es a costa de tener que cargar con el peso de tener que organizar su caos y al final acaba compartiendo las mieles del éxito y escabulléndose del fracaso en medio del caos.

El ventilador, cuando pone en marcha las aspas difumina sus errores y las culpas en todos los sentidos y permanece indemne. Puede compartir este perfil con alguno de los anteriores y su actitud normal es el ataque constante aunque no venga a cuento.

El normativo, encuentra en las normas, procedimientos y la legislación en general escusas para no actuar ni dejar actuar a los demás. Boicotea las reuniones con argumentos de imposibilidad en la mayoría de situaciones. Es un pelmazo.

Hay más seguro pero no he tenido el horror de experimentarlos. Son personajes que dejan huella, que abren boquetes por donde pasan y que tienen el dudoso honor de tener una anti marca personal que como la anti materia en contacto con las marcas personales  auténticas puede hundirlas y neutralizarlas.

Hay que evitarlos y neutralizarlos usando todos los recursos que tengamos a mano. Facilitando la justa información para que no la mal utilicen, tejiendo alianzas que esterilicen sus intentos de boicot al quedar en minoría, denunciando su actitud y no siguiendo su juego cuando aparezcan como salvadores o abriendo espacios mentales que permitan abstraernos de su presencia.

Vencerlos refuerza nuestra autoestima y nos hace menos vulnerables. Reforzar nuestra marca personal nos hace resistentes a sus intentos de erosión.

Un buen viernes para todos y un fuerte abrazo para mi clienta.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca

El iceberg soymimarca de la marca personal

Queríamos encontrar una metáfora visual para explicar nuestro proceso de construcción de la marca personal, y nos ha parecido que el iceberg es la representación perfecta de nuestro método de trabajo. Muchos piensan que la marca personal es la parte emergente del iceberg, la de las redes sociales, los blogs, el networking… , pero lo cierto es que esa parte no sirve de gran cosa si antes no hemos trabajado la parte sumergida, la que define nuestra posición actual, analiza el porqué de esa posición, traza una nueva hoja de ruta y determina unas herramientas para seguirla.

La marca personal es el iceberg al completo. No existe lo uno sin lo otro. Igual que no existe 2.0 sin 1.0 Además de la imagen, os dejamos un vídeo que explica con mayor detalle el funcionamiento del iceberg soymimarca.

Esperamos que os animéis a construir desde hoy vuestra marca con nosotros. Es una buena inversión: invertir en uno mismo. ¿Cuándo empezamos?