Entradas

¿Buscas el lado positivo de la vida?

 

Para este Viernes Santo os dejo la Fabula del Árbol de los Deseos. Espero que os guste. Tiene una buena moraleja.

Estaba un joven viajero muy cansado, que se sentó junto a un pequeño árbol para poder descansar en la sombra. Lo que no pasaba por su mente, era que ese era un árbol magico: “El árbol que convierte los ‘deseos‘ en realidad“.
Mientras permanecía en la tierra, pensaba en lo relajante que sería tener una cama muy cómoda. En ese instante, apareció esa cama junto a el. Con mucho asombro se lanzó sobre la cama y se dijo así mismo, que sería de lo mas dichoso si una mujer le masajeara los pies. Y enseguida apareció una chica a darle un masaje.
Luego dijo:
– Tengo mucha hambre. Comer en este momento haría de este día uno perfecto.
Enseguida apareció una gran mesa repleta de alimentos y bebidas. Ya saciado y con mucha sueño por causa del vino y la fatiga, se dispone a dormir.
– Dormiré al menos unas dos horas. Lo peor que podría pasar sería que un tigre apareciera mientras estoy durmiendo.
De inmediato apareció un tigre y se lo comió.
Moraleja: Aleja los pensamientos negativos. Siempre debes buscar y ver el lado positivo de la vida, y te sorprenderá los resultados.

Hacer, estando, siendo…

Hacer, tener iniciativa, ser proactivos, tomar las riendas de nuestra vida, arriesgar, emprender, acometer nuevos retos, mirar hacia delante, ilusionarte, averiguar nuestros deseos, conocer nuestras motivaciones.

Estar, tener presencia, relacionarnos. En las cosas que ocurren, junto a la gente, estar contigo, estar en los equipos, en los proyectos, en los grupos, tomar conciencia de la situación, participar en el desarrollo de las cosas, en el progreso, en la vanguardia.

Siendo tú mismo, siendo coherente, siendo consecuente. Siendo lo que quieres ser,  siendo el dueño de tu destino, hacer tus sueños, ser parte de los demás también es ser, ¿porqué no?

Así es; hacer estando, siendo. Así se hace tu marca, así se cumple la misión.

Pablo Adán / asesor de marca personal

Un Sultán Soñó

Comunicación asertiva

El otro día estaba disfrutando uno de esos fantásticos desayunos de trabajo con mis socios, Jordi, Ignasi y Guillem y  manteníamos una conversación  sobre marca personal y en esos momentos a Guillem se le ocurre decirme, “¿por qué no escribes un post sobre asertividad? “. Inmediatamente mi parte racional empezó a investigar sobre el tema. Después de recopilar mucha información sobre el origen de la palabra, las aplicaciones, los beneficios, etc.… encontré un cuento que creo que  transmite muy bien el significado de la comunicación asertiva.

Los cuentos nos conectan directamente con nuestra parte más emocional, con nuestros deseos, con la posibilidad de imaginar el mejor de los mundos, el que más nos acerca a nuestro propio centro.

Como dijo  Aristóteles Nada llega al intelecto que no haya pasado antes por los sentidos”.

Quiero compartir con todos vosotros este breve e intenso relato extraido de “Las mil y una noches“, la famosa recopilación de cuentos árabes.

“Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño. “¡Qué desgracia, Mi Señor! Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad”, dijo el sabio. “¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Que le den cien latigazos!”, gritó el Sultán enfurecido. Más tarde ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: “¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes”. Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: “¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro. El segundo sabio respondió: “Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado.”

La comunicación  asertiva significa  expresar  nuestra opinión de forma  consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

Si reflexionamos, las quejas  más habituales en el entorno empresarial están relacionas con  la falta de comunicación y las relaciones tóxicas que se establecen con los demás y en muchas ocasiones esto nos provoca estados de  tensión y ansiedad. Hay que  aprender a  relacionarse con los iguales, subordinados y superiores de manera asertiva, saber presentar solicitudes y demandas, saber pedir favores sin rebajarse y sin molestar, decir no cuando es necesario.

¿Alguna vez te has quedado pensando que deberías haber dicho algo, y no lo dijiste? En ese caso fuiste pasivo  ¿Alguna vez has dicho algo y te has quedado mal porque piensas que parecías un déspota? ¿Sentiste que los demás no pudieron decir lo que pensaban por tu actitud? En ese caso fuiste agresivo.

Podemos concluir diciendo que la asertividad se basa en el respeto y por tanto comporta la libertad para expresarnos respetando a los demás y asumiendo la responsabilidad de nuestros actos.

Montse Taboada / Personal Branding Coach / soymimarca

El iceberg soymimarca de la marca personal

Queríamos encontrar una metáfora visual para explicar nuestro proceso de construcción de la marca personal, y nos ha parecido que el iceberg es la representación perfecta de nuestro método de trabajo. Muchos piensan que la marca personal es la parte emergente del iceberg, la de las redes sociales, los blogs, el networking… , pero lo cierto es que esa parte no sirve de gran cosa si antes no hemos trabajado la parte sumergida, la que define nuestra posición actual, analiza el porqué de esa posición, traza una nueva hoja de ruta y determina unas herramientas para seguirla.

La marca personal es el iceberg al completo. No existe lo uno sin lo otro. Igual que no existe 2.0 sin 1.0 Además de la imagen, os dejamos un vídeo que explica con mayor detalle el funcionamiento del iceberg soymimarca.

Esperamos que os animéis a construir desde hoy vuestra marca con nosotros. Es una buena inversión: invertir en uno mismo. ¿Cuándo empezamos?