Entradas

¿Nos estamos convirtiendo en borregos?, por @guillemrecolons

Defino borregos en el contexto: personas que siguen a la manada, aunque ésta se despeñe.

No utilices las MAYÚSCULAS en Internet, significa gritar

Nunca utilices la palabra nunca ni la palabra pero

No te toques las nariz cuando hablas, significa que mientes

Sé amable en las redes aunque no lo seas fuera de ellas

Cuando escribas, hazlo para Google, no para tus públicos

Crea una marca personal para ser más visible

Nunca plantees un eslogan negativo

Solemnes tonterías. Esto lo vemos o leemos cada día. Y también eso de 20 claves para… Ojo, el que esté libre de este pecado que tire la primera piedra (y me incluyo como pecador). Somos demasiado borregos, plegándonos a los designios de lo políticamente correcto y del gran dios Google. Tomando recomendaciones generalistas de coaching y PNL como puros dogmas.

Demasiado Internet, demasiada TV, poco Platón, mucho Instagram. Es tentador informarse de lo que sucede desde los tending topics de Twitter, pero también es superficial. La postverdad, las fake news han venido para quedarse.

Personas que plagian impunemente textos de autores que apenas pueden defenderse. Frases atribuidas a autores falsos. Confundimos pautas con obligaciones.

Llevo mucho tiempo escribiendo sobre marca personal, y lo que reflejo en mis escritos es fruto de experiencia de clientes y de la mía propia. Pero no tiene porqué funcionar contigo. Porque todos somos diferentes. He tenido muchos clientes que han exprimido al máximo las sesiones de personal branding. Querían hacerlo, pero sobre todo implementarlo.

Sin acción no hay nada, pero esa acción debe estar guiada por nuestra manera de hacer las cosas. Si te da la gana de gritar, grita. Si crees conveniente que tus frases empiecen por la palabra NO, hazlo. La cuestión, al final, es ser uno mismo, dejar de lado a los borregos y los dogmas. Entender que los consejos no sirven igual para todos.

La marca personal no es para todo el mundo. Es para quienes estén dispuestos a identificarla y gestionarla según sus propios principios. Es para los que estén dispuestos a adoptar un nuevo hábito, el de llevar las riendas de su marca. Es para los que desean ser referentes y para ello se preparan como nadie lo hace.

No vale la pena crear una marca, ni un personaje. Saca el mejor partido de la marca que dejas en los demás. Es la marca natural, auténtica. Descubre cuánto valen tus ideas para los demás, y cóbralas, no las regales.

Es genial que tengas referentes, que -como diría Paco Alcaide– aprendas de los mejores. Pero luego vale la pena crear tu propio método, mejorar lo que has visto y hacerlo a tu medida y a la de tus públicos. Pero nunca pierdas tu YO.

No es un consejo, no es un dogma, solo es algo que he aprendido con el tiempo. No defiendo la anarquía, siempre habrá normas. Pero cada uno debe interpretarlas y gestionarlas a su manera. Los borregos, para hacer lana.

 

 

 

#Frases marca personal -semana 15 septiembre 2014-

Soymimarca / Personal Brandingemployeer branding soymimarcaGuillem Recolons / Soymimarcapersonal branding soymimarcaembajadores de marca / soymimarcaEsperamos que os hayan gustado las #Frases marca personal de esta semana. Si quieres ver toda la colección te invitamos a visitar nuestro tablero “memes” en Pinterest. Feliz fin de semana!

¿Precio… o Marca?

 

Estamos viviendo una época realmente compleja, con una gran crisis a nivel económico y financiero que está provocando situaciones francamente difíciles tanto a empresas como a particulares. Los hábitos de consumo también están cambiando notablemente. Ante este entorno tan complejo, muchas empresas están apostando por el precio como su principal variable competitiva. Si observamos muchos sectores, vemos que la mayor parte de las campañas publicitarias se centran en precios bajos, descuentos, ofertas… Y en esta espiral, la mayoría de empresas termina bajando al barro y compitiendo a base de precios bajos. Además, los conceptos outlet y low cost se aplican a gran cantidad de sectores y es muy frecuente observar establecimientos de este tipo en cualquier lugar. La venta por Internet también ha fomentado la comparación de precios y una lucha más dura, si cabe, entre las empresas presentes en un sector determinado. También hay que tener en cuenta el fenómeno marca blanca (o marca del distribuidor). Lo que empezó hace unos años como una iniciativa para que algunas cadenas de establecimientos pudiesen completar su oferta con unos productos más económicos, hoy se ha convertido en una oferta muy habitual. En la actualidad, los productos con marca de distribución están ocupando cada vez más espacio en los lineales… y también en nuestra mente. De hecho, se acaba de publicar un estudio en el que se afirma que en España, 9 de cada 10 personas compran habitualmente productos de marca blanca. Ante este escenario, resulta difícil que muchas empresas puedan competir con éxito y tener unos buenos resultados económicos. En general, las empresas que obtienen mejores resultados son aquellas que evitan la guerra de precios y apuestan por competir con una marca fuerte y reconocida.

Google Images

Google Images

Y en el mercado laboral la situación es muy parecida. Con más de 6 millones de parados, una tasa de paro del 26% y un paro juvenil superior al 50% la situación es insostenible para muchas personas y familias. Muchos de los profesionales, acuciados por la necesidad han apostado por una estrategia de precios bajos, es decir, de rebajarse el sueldo para competir en el mercado laboral. Cada vez resulta más fácil encontrar buenos profesionales, bien preparados y con experiencia, a unos sueldos cada vez más bajos. Me parece un error entrar en esta guerra de sueldos, aunque entiendo la situación desesperada que lleva a muchos profesionales a apostar por el precio como su (única) estrategia competitiva.

No obstante, creo que es mucho más interesante apostar por una marca personal fuerte y reconocida. El problema de esta vía es que requiere tiempo, así que cuanto antes empieces mejor. Para ello debes en primer lugar trabajar bien tu producto, es decir, tu competencia profesional. Debes esforzarte en ser cada vez mejor, estudiando y completando tu formación con experiencia profesional. También debes elegir qué estrategia vas a seguir para competir con éxito en el mercado laboral. Ya he comentado en otro artículo que, sólo existen 2 estrategias competitivas válidas para los profesionales: la especialización y/o la diferenciación. Y además también debes comunicar tu marca personal, ya sea a nivel tradicional (Curriculum Vitae) como a nivel 2.0 (blog personal, redes sociales…), relacionarte con otros profesionales y empresas (networking)… En definitiva, trabajar tu propia marca personal, tal y como lo hacen las grandes empresas con sus marcas. A mi entender, es la mejor forma de competir en un mercado laboral como el actual sin tener que recurrir a precios (salarios) bajos. La decisión es tuya: ¿Quieres ser un profesional con marca blanca y competir por precio o un profesional con una marca potente?

La dificultad de identificar valores diferenciales

Cuando a uno le preguntan cuáles son sus valores diferenciales se suele producir un silencio largo.

Curiosamente, disponemos de una mente analítica perfecta cuando se trata en valorar lo que destaca en los demás, ya sea en personas, en empresas, en marcas comerciales…

Pero cuando se trata de nosotros, la dificultad en identificar esos diferenciales es extrema. Y ahí está el gran problema: no seremos capaces de diferenciarnos de posibles competidores sin saber lo que nos hace únicos, sin entender perfectamente bien cuáles son nuestras propuestas de valor.

Llegados a este punto, vale la pena recurrir a una de las soluciones más efectivas para desatascar la situación: preguntar a nuestro entorno. Sí, así de sencillo, y así de difícil. Quienes nos conocen nos ayudarán a destacar nuestras competencias, nuestras habilidades, nuestras “virtudes”.steak_frites2559

Tenemos que mentalizarnos de la necesidad de entender y expresar lo que nos diferencia, lo que nos da mayor valor. Hemos de huir de la idea de ser un commodity, ya que en ese caso no podremos exigir nada y tendremos que obedecer la deriva de los mercados.

Se trata de establecer la diferencia entre marca y producto, y hacerlo en base a una premisa clave: las marcas tienen valores a menudo intangibles, los productos tienen atributos.

Así que, puestos a optar a cualquier proceso de selección, vale la pena clasificar nuestro arsenal entre lo que son valores de marca (nos acompañan siempre), y nuestros atributos como productos (pueden variar con el tiempo).

Por ejemplo, la experiencia de cada uno en una determinada área de negocio es única, pero la habilidad de hablar inglés a la perfección puede ser un atributo que compartamos con muchas otras personas.  Lo mismo sucede, por ejemplo, con los objetivos personales, son valores de marca.

Es muy importante que sepamos distinguir bien entre el bisté y las patatas. Seguiremos hablando del tema.

¿Ya has pensado en qué te especializarás?

 

Y como comentaba en el artículo anterior, hoy en día, la situación a nivel económico y en el mercado de trabajo es realmente compleja. Para competir como profesionales en un mercado tan competitivo y saturado como el actual os recomendaba seguir la estrategia de diferenciación y/o la estrategia de especialización. Una vez explicada en el artículo anterior la estrategia de diferenciación, ahora explicaré la estrategia de especialización. Esta estrategia se basa en enfocarnos o en un segmento o nicho de mercado en concreto (grupo de personas con unas necesidades comunes) o bien enfocarnos en un tipo de producto o servicio determinado.

12.09.11-generalist-vs.-specialist

Google Images

La especialización resulta esencial en la estrategia de marca personal. Ofrece muchas ventajas. En primer lugar conviene destacar que la especialización también nos permite diferenciarnos de nuestros competidores, ya que la mayoría de ellos suelen optar por estrategias mas generalistas o poco o nada especializadas. Además, la especialización también nos otorga una presunción de expertos en el tema en concreto y nos permite centrarnos y profundizar en nuestras fortalezas. El hecho de especializarnos también nos permite tener una comprensión mucho más clara por parte del público objetivo y esto posibilita que los clientes se precualifiquen ellos mismos y facilita notablemente nuestra acción de comunicación.

Para especializarnos básicamente tenemos que seguir 3 pasos. En primer lugar, tenemos que identificar debidamente a nuestro público objetivo y entender sus necesidades, cómo piensan, cómo se comportan, cómo son atendidos por nuestros competidores, qué valoran, qué necesitan… En segundo lugar, tenemos que diseñar nuestro portfolio de productos y servicios, es decir, concretar qué necesidades de nuestros clientes satisfaremos y de qué forma lo haremos. Y en tercer lugar, debemos reinventar nuestro modelo de negocio teniendo en cuenta los puntos anteriores (cómo con nuestro portfolio de productos y servicios atendemos a un determinado público objetivo).

También es interesante conocer los 2 principales errores que se suelen cometer cuando hablamos de especialización. El primero de ellos es la diversificación, es decir, ofrecer productos y servicios que no están en consonancia con nuestra estrategia de especialización. La diversificación es una gran tentación que crea mucha confusión en los clientes y que se suele pagar caro en el futuro. El segundo error más habitual es la dilución, es decir, coger clientes que no son parte de nuestro público objetivo. Este error nos puede aportar ingresos a corto plazo, pero más adelante nos penalizará ya que perjudicará gravemente nuestra estrategia de especialización.

La especialización genera grandes ventajas para la gestión de la marca personal. En la gran mayoría de profesiones (médicos, abogados, ingenieros…) los especialistas suelen cobrar mucho más dinero por su trabajo y suelen tener un reconocimento profesional mayor. Un gran ejemplo de especialización como estrategia de gestión de la marca personal es el Dr. Eduard Estivill. Desde hace muchos años se ha especializado en temas de sueño. La mayoría de personas no sabemos si es el mejor en este ámbito, lo que sí tenemos claro es que es el más notorio, el gran referente, el que todos pensamos en él cuando tenemos algún problema relacionado con el sueño. Y esta estrategia le ha permitido crear gran cantidad de iniciativas alrededor de su especialización (libros, programas televisivos, conferencias, clínica del sueño..). El Dr. Estivill, me parece una extraordinaria marca personal.

Porqué ya lo decía el reconocido especialista en personal branding, Peter Montoya al decir “Especialízate o gasta”, es decir, si no nos especializamos en un determinado ámbito tendremos que invertir mucho tiempo y dinero en darnos a conocer, captar clientes… Apreciado lector, ¿ya has pensado en qué te especializarás? O continuarás siendo un generalista…

Adiós empleo. Hola proyecto.

No es el futuro. Es el presente. El empleo, tal y como lo conocíamos hasta ahora, se transforma, evoluciona, cambia. Esa idea arraigada en muchas personas acerca de encontrar un trabajo para toda la vida pronto desaparecerá. El empleo seguro ya ni existe,ni siquiera como funcionarios o en un banco centenario.

Instituciones que creíamos intocables han caído, en uno y otro lado del Atlántico. Las marcas se tambalean, y solo nos queda fiarnos de una: la nuestra, nuestra marca personal. No se trata de ser egoístas, se trata de verlas venir y de estar preparados para un futuro que promete incertidumbre.

Foto: Flickr CC

Trabajaremos por proyectos, en formato multitarea. Crearemos comunidades de profesionales independientes con nuevas motivaciones y con altas dosis de creatividad, y no estará muy claro que la hiperespecialización sea la clave de la diferenciación. Tener una visión amplia de las cosas, una visión de águila, quizás será de más ayuda.

Somos empresa

Cuando me detengo a leer los perfiles de Linkedin de profesionales veo que muchos están en más de una empresa. Es falso. En realidad están en más de un proyecto, se llame como se llame.

De la misma manera que el empleo se transforma, las herramientas clásicas como el Currículo dan paso a estrategias más completas de branding personal. Esto no lo para nadie.

No hay que tener miedo al cambio, hay que aceptarlo como algo inevitable y positivo, y siempre sin mirar atrás: el empleo tradicional pronto estará en la vitrina de los museos.

Si existe una certeza en nosotros, es la de nuestra identidad

 

De las frases interesantes que leemos todos los días, retengo esta del psicólogo William G. Roll sobre la identidad. Espero que os guste.

Foto: Flickr -creative commons-

“Si existe una certeza en nosotros, es la de nuestra identidad. Sin ella no sabríamos diferenciarnos de los otros y de nuestro entorno. Ello nos conduce a una sensación conocida: la de habitar un cuerpo, conocerlo, posicionarse en le espacio o simplemente la sensación de existir con y por él. De alguna manera nos da certeza de nuestra propia identidad”.

Recognition, reputation and reach

Por alguna razón que desconozco, algunas palabras y expresiones “suenan mejor” escritas en inglés. El titular de hoy rompería las 3 erres si lo tradujéramos: Reconocimiento, reputación y alcance. Pero lo cierto es que, sea en la lengua que sea, estos tres conceptos son claves en la configuración de la marca personal.

Cada concepto es la consecuencia de la evolución positiva del anterior. Me explico: sin reconocimiento difícilmente podemos conseguir reputación, y sin reputación será difícil llegar a muchas personas o colectivos.

Para empezar: ¿Cómo se consigue el reconocimiento? La respuesta puede parecer obvia, pero aquí se trata de trabar duro. Nada cae del cielo sin más. Y ese trabajo duro debería poner el foco en tres aspectos clave de nuestro mensaje: diferenciación, convicción y relevancia. En otro post entraremos en detalle sobre estos tres aspectos, pero los necesitamos a todos.

Lograda esta primera etapa de reconocimiento, las demás vendrán por sí solas. En un país como España el fracaso empresarial está mal visto, pero normalmente el fracaso suele ser la clave del éxito (eso también merece un post ad hoc), y es un gran indicador de que la persona que emprende ha aprendido de sus propios errores.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

La gran incongruencia

 

Muchas personas nos hemos habituado a invertir parte de nuestro dinero en contratar a profesionales para uso personal.

Las aplicaciones son diversas:

  • Están las deportivas, con entrenadores personales para natación, tenis, yoga, triatlon, esquí.. que nos permiten depurar la técnica para conseguir mejores resultados.
  • Tendríamos las relacionadas con ocio y cultura, como cocina, cata de vinos, canto, dicción, pintura, danza, teatro, etc.
  • Y ya en el terreno profesional estamos habituados a contratar profesores particulares -o en pequeños grupos- para mejorar nuestro inglés, nuestras nociones de marketing, de informática, de negociación…

¿No nos estamos olvidando de algo? ¿No hay en todo esto una gran incongruencia?

Estamos obviando invertir en lo que realmente sustenta toda nuestra vida profesional , lo que nos puede brindar posibilidades futuras en momentos difíciles, lo que nos permite diferenciarnos de nuestros competidores, lo que nos da autenticidad: nuestra marca personal, nuestro YO, S.A.