Entradas

Divide y convencerás, por @fransegarrab #marcapersonal

Divide y convencerás es la fórmula que propongo para gestionar nuestra marca desde la empatía y el mayor conocimiento de uno mismo:

Divide

Bajo mi punto de vista,  marca personal no es trabajar para  gustar y caer bien.
Es trabajar para posicionarse.  

Y posicionarse significa aprender a asumir que no gustaremos a todo el mundo.

De manera natural e inevitable confundimos marca personal con visibilidad.

Trabajar el alcance de nuestro mensaje es importante, desde luego. Pero importa más el vínculo que estableces con las personas que entran en contacto con tu mensaje.  No voy a entrar a hablar ahora de “engagement, ni compromiso de marca o marketing emocional. Prefiero que hablemos de empatía, porque estamos hablando de personas.

¿Y qué hace una persona? Transmite humanamente, tiene creencias y actúa en consecuencia a ellas: opina, discute y con sus acciones, polariza. Divide la opinión de aquellos que le escuchan. Lo que podríamos llamar como “caer bien” o “caer mal”. Pero estratégicamente.

El planteamiento que te propongo es: Encanta a aquellos con los que tu mensaje resuena, asócialos al máximo con tu historia. Probablemente a otros no les gustas nada. Esta parte de tu audiencia siempre estará ahí. No importa.

Posiciónate

Existir es participar, participar es compartir y compartir es posicionarse. Existes, luego compartes.

Y hoy, no podemos lanzar nuestro mensaje cual anuncio de televisión y esperar al baño de masas. Las redes sociales se han convertido en un medio líquido, activo y que conecta personas a todos los niveles.
La red social no entiende ni de receptores ni de emisores. Ahora lo importante es la interacción.

Por eso debemos entender la comunicación como medio global, en el que tomar la decisión de lanzar un mensaje, significa asumir que todo el mundo lo puede leer, puede opinar y puede no estar de acuerdo.

¡Atención! Incluso si decides no participar, porque crees que esto no va contigo, también estarás lanzando un poderoso mensaje: “Esto no va conmigo”. Inevitablemente, estarás participando. Y te estarás posicionando en una dirección. Polarizarás sin quererlo.

Convence (te)

Para convencer a los demás, debes convencerte a ti, de ti mismo. Para transmitir confianza, debes generarla. Y solo puedes generar una confianza real con una propuesta de valor profundamente interiorizada. Vaya…que tienes que creértelo.

Sí, todos estamos sobradamente preparados para encantar por tal y como somos. Pero insisto, para que suceda fuera, primero debe suceder en ti. Cuando te posicionas, no solo has de estar preparado para dividir a tu audiencia, sino que debes estar preparado para aceptar la elección en ti mismo: aprender a ser lo suficientemente flexible para encajar que no vas a gustar a todo el mundo. Nada fácil.

Para empezar a hacerlo, te propongo: lanza tu mensaje, mide el impacto, analiza la reacción empática, observa las necesidades de estas personas, adapta tu producto, vuelve a lanzar tu mensaje. Conecta, trabaja, colabora, dedica tiempo a otras personas.

Para saber más

Te recomiendo esta lectura al artículo ¿Personal Marca? para entender mejor la confusión entre marca personal y visibilidad.

Divide y convencerás. Permítete tomar el control.

Imagen: Life of Pix